Entradas

Dream Theater

El 3 de julio regresará a Chile una de las bandas más queridas del Metal Progresivo en nuestro país. DREAM THEATER llegará a presentar su último álbum conceptual «The Astonishing» y además estrenará el Teatro Coliseo (ex Teatro Continental), ubicado en Nataniel 59 a la salida del Metro Moneda.

Las entradas estarán disponibles a partir del lunes 2 de mayo con una pre venta exclusiva para el fan club de la banda. La venta general comenzará el martes 3 de mayo por sistema Puntoticket.

Los precios son:

Primetas Filas (numerado): $75.000
Diamante (numerado): $65.000
Golden (numerado): $55.000
Piso 2: $40.000
Piso 3: $28.000

En entrevista con La Tercera, Leonardo Valeria (director de la productora Transistor) contó sobre el Teatro Coliseo: «El teatro estará en restauración desde el 2 de mayo pero está en excelentes condiciones ya que la iglesia lo mantuvo en funcionamiento de manera permanente y con actividad semanal». Recordemos que el recinto fue utilizado por 20 años como templo religioso y sede del grupo «Iglesia Universal del Reino de Dios». «Es el teatro de mayor capacidad en Santiago, con 1.800 asientos y 2.500 personas de pie», detalla Valeria.

Dream Theater en Chile | 3 de julio 2016 | Coliseo

 

Dream Theater

Si bien aún no hay ninguna fecha confirmada, DREAM THEATER, a través de su Facebook, subió una foto en la cual anuncia su visita al nuestro continente.

Estaremos ampliando la noticia apenas tengamos más información oficial.

Dream Theater

 

Ayreon

Durante el mes de Septiembre de 2015 y durante cuatro concierto completamente agotados en el Teatro Nieuwe Luxer en Rotterdam, fanáticos de todo el mundo pudieron presenciar a AYREON en vivo. Estos shows fueron grabados para lanzarse próximamente en formato DVD/Blu-Ray

«The Theater Equation» estará subtitulado en nueve idiomas e incluye un poco más de una hora y media de contenido extra. El lanzamiento será el 17 de Junio de 2016 a través de InsideOut Music, y estará disponible como una edición especial 2CD+DVD Digipak, independiente en Blu-Ray y en descarga digital sólo de audio.

«Aún hoy, mientras escribo esto, sigo asombrado por todo lo que el mundo trabajó, y por cuánto amor y cuidado pusieron para hacer que todo esto sucediera ¡A veces el sueño se hace realidad!» señalo la mente maestra de AYREON Arjen Lucassen.

En los shows, AYREON contó con casi toda la formación de cantantes que participaron en el disco «The Human Equation». La lista completa de vocalistas que participaron es la siguiente:

Reparto de vocalistas:
James LaBrie es ‘Yo’
Devon Graves es ‘Agonía’
Heather Findlay es ‘Amor’
Eric Clayton es ‘Razón’
Magnus Ekwall es ‘Orgullo’,
Marcela Bovio es ‘La Esposa’
Irene Jansen es ‘Pasión’
Anneke van Giersbergen es ‘Miedo’,
Jermain van der Bogt (Wudstik) es ‘El Mejor Amigo’
Mike Mills es ‘Rabia/Padre’
Nienke Verboom es ‘Enfermera’
Peter Moltmaker es ‘Doctor’
Anita van der Hoeven es ‘Mamá’

Ayreon

Dream Theater

Classic Rock invitó a los miembros de DREAM THEATER James LaBrie, Jordan Rudess y John Petrucci a realizar una versión acústica de una canción de alguna banda que los inspiro como banda y decidieron hacer su versión de «Wish You Were Here» de PINK FLOYD. Pueden ver el video aquí mismo.

«‘Wish You Were Here’ es una de mis canciones favoritas de PINK FLOYD de todos los tiempos. Tengo muchos recuerdos de escucharla en la secundaria, incluso en las fiestas. Era una canción que todo el mundo tipo de parecía saberse y que a todos les gustaba cantar. PINK FLOYD ha sido una enorme influencia no sólo en mí, sino en el resto de los chicos» comentó Petrucci.

Dream Theater

DREAM THEATER está en pleno desarrollo de un videojuego basado en su último álbum «The Astonishing», en conjunto a Turbo Tape Games. El juego, que llevará el mismo nombre del disco, saldrá a finales de Abril en PC, Mac, iOS y Android; y será gratis en sus primeras fases pero para completarse habrá que pagar.

«El juego estará basado en la historia del disco y le dará a los jugadores la posibilidad de experimentar el mundo de la milicia Ravenskill y el G.N.E.A. mientras combaten las fuerzas imperiales para proteger la posición del hombre en el arte de este mundo futurista»

Más información en esta dirección.

 

Complejo. Probablemente es la palabra que mejor define un trabajo de esta magnitud. Dream Theater nos tiene acostumbrados a álbumes de largo aliento, pero esto sobrepasa todo lo antes publicado. Más de dos horas de duración conforman el proyecto más ambicioso de John Petrucci y compañía, donde  la narrativa se asemeja bastante a «The Theory of Everything» de Ayreon. Con estos antecedentes, la placa gritaba a los cuatro vientos que había que darle las escuchas y el tiempo necesario para que tanta información decantara de la mejor forma de cara al siguiente review.

ACTO I

Un futuro distópico ambientado en el año 2285 es la premisa de «The Astonishing«, donde The Great Northern Empire (gobernado por el emperador Nafaryus) oprime a la población sin contemplaciones. El principal medio de control es básicamente la música creada por las Noise Machines (NOMACS), que además son el único «entretenimiento» disponible, ya que cualquier expresión de arte ha sido arrebatada. En el otro bando tenemos a la Ravenskill Rebel Militia, que dirigidos por Arhys pretenden recuperar la libertad de los habitantes y destruir las fuerzas enemigas guiados por el «elegido» que liderará la revolución.

Así, partimos el largo viaje con Descent of the NOMACS, intro «compuesta» por las máquinas de ruido, que rápidamente nos sitúan en la devastadora realidad a la que se enfrentan los protagonistas, donde literalmente escuchamos máquinas trabajando.

El panorama no cambia mucho durante los primeros segundos de Dystopian Overture, ya que una atmósfera oscura y densa abre este nuevo corte instrumental. Conforme avanzan los minutos, nos encontramos con una especie de resumen de todas las emociones a las que apunta el disco en sí. A la oscuridad ya mencionada, se le suman momentos que dan una sensación más reconfortante y esperanzadora o bien otras que siembran la incertidumbre respecto a lo que ocurrirá en la historia. Sacando la canción un poco fuera de contexto, es uno de esos temas con los que Dream jamás se equivoca. Es de conocimiento público que los cuatro instrumentistas funcionan a la perfección en este tipo de situaciones.

En The Gift of Music escuchamos por primera vez a un enérgico James LaBrie, que en primera instancia y bajo la voz del narrador, nos relata las atrocidades a las que está sometido todo el pueblo. Luego Arhys llega a dar una luz de esperanza a este futuro sin música, ya que su hermano Gabriel posee un talento natural para componer piezas de una forma extraordinaria. Todo esto acompañado en un principio por una base que recuerda a los tiempos de «Images and Words«, donde los arreglos corales y las excelentes intervenciones de Jordan Rudess destacan de sobremanera. Hacia el final nos topamos con una excelente sección instrumental donde hay espacio para que todos se luzcan.

El piano y las guitarras acústicas, más el apoyo de los arreglos orquestales, dan paso a una bella balada de corta duración. Básicamente, durante The Answer, Gabriel reflexiona acerca del rol que cumplirá dentro de todo el asunto. Súmenle un punto a LaBrie que se oye en perfectas condiciones, más aún cuando al final sentencia «They are finding faith in me and they believe I’m the one to set them free». A Better Life en un principio parece ser una continuación directa con su predecesora, pero de pronto pasamos a una especie de mid-tempo donde Myung y Mangini suenan aplastantes. Rudess -siempre muy activo- crea una excelente atmósfera que termina por cohesionar un gran tema. Por otro lado, John Petrucci se despacha un solo de esos que nos tiene tan acostumbrados.El track le debe su título al hecho de que Arhys nos deja entrever que detrás del profundo deseo de la libertad, está la promesa que le hizo a su difunta esposa Evangeline: conseguir un mejor futuro para él y para su hijo de ocho años, Xander.

Los rumores del talento de Gabriel llegan a oídos del emperador, quien decide visitar Ravenskill junto a toda su familia para ver con sus propios ojos a la posible amenaza. Es por esto que Lord Nafaryus es teatralidad pura que por momentos recuerda a Jesus Christ Superstar. No se puede dejar de destacar la calma con la que el emperador presenta a cada uno de los integrantes de la familia real, para luego cuestionar las capacidades de Gabriel con un tono burlesco y desafiante. Sin duda una de las más entretenidas, ya que evoca perfectamente la maldad y el dominio del imperio.

A Savior in the Square representa de manera perfecta el primer encuentro entre los dos bandos. En primer lugar, nuevamente nos topamos con una sección acústica muy inspiradora a la que se le suma un sutil solo de Petrucci. En su totalidad representa la música con la que Gabriel deleita al pueblo. Se produce un corte más grandilocuente donde escuchamos la faceta «metalera» de la banda, para dar el anuncio del arribo del emperador, quien solicita que el elegido no pare de tocar su guitarra. Finalmente volvemos a la calma gracias al piano de Rudess, momento en el que Gabriel queda pasmado con la belleza de Faythe, hija de Lord Nafaryus. De esta forma nos conectamos con When Your Time Has Come, una de las mejores baladas de todo el álbum. Principalmente narra como Gabriel y Faythe se dan cuenta que están destinados a estar juntos. Acá prácticamente escuchamos el primer estribillo de todo el álbum. «When you’re facing the path that divides/ know that I will be there by your side. / Find your strength in the sound of my voice/ and you’ll know which choice is right.», canta un LaBrie muy inspirado.

Durante Act of Faythe, la protagonista asocia la música interpretada por Gabriel con un secreto que guarda por años: Un reproductor musical que encontró durante su niñez, el cual contiene canciones del pasado compuesta por humanos. Jordan -quien a esta altura ya se robó toda la película- junto a los arreglos orquestales que no se hacen esperar, son los encargados de llevar toda la canción con una excelente melodía. Imposible no recordar por algunos instantes a Goodnight Kiss de «Six Degrees Of Inner Turbulence» (2002).

Three Days da cuenta de los celos del emperador al terminar la exhibición musical del elegido. Es por esto que da la orden de que éste último debe ser entregado al imperio en un plazo de tres días, de otra forma, volverá con sus tropas y destruirá todo a su paso. Al tratarse de una nueva intervención de Nafaryus, volvemos a la magnificencia con todas sus letras. La banda se da el gusto de llevarnos por pasajes más oscuros e histriónicos donde es imposible no cantar el «Brace yourself, bow down to Nafaryus!/ Pray for help, kneel before Nafaryus!» que exclaman los guardias imperiales. También es destacable la sección de vientos y el vértigo implantado al final, donde Mangini hace de las suyas. Temón de aquellos.

The Hovering Sojourn es una nueva instrumental compuesta por los NOMACS. Si bien es de cortísima duración, cumple la función de poner los pies en la tierra y recordar la cruda realidad que describe «The Astonishing«.

Brother Can You Hear Me?, es un corte más épico, marcial y solemne donde Arhys asegura que no se rendirán ante las amenazas del emperador. A Life Left Behind cuenta con una excelente intro al más puro estilo Dream Theater. Luego pasamos a esos tonos reconfortantes y maternales que se mantienen hasta el final. El coro «I’m waking up/ from a life left behind / To see what lies ahead/ I’m waking up!» es realmente inspirador. En este punto Faythe viaja de vuelta a Ravenskill para ver a Gabriel una vez más. A su vez, la emperatriz Arabelle le ordena a su hijo Daryus que siga la travesía de su hermana procurando que llegue sana y salva. Como no todo podía ser tan bueno, Daryus esconde malas intenciones que pronto saldrán a la luz.

Seguida muy de cerca por su hermano, Faythe logra llegar a los brazos de Gabriel, ganándose la confianza de Xander y Arhys. La hija del emperador asegura que es capaz de convencer a su padre para que decline sus amenazas en contra del pueblo. La canción tiene la virtud de pasar de la calma a la intensidad con la que interactúan los personajes de una forma natural. Nuevamente los arreglos orquestales que ambientan todo el encuentro destacan de sobremanera. Muy similar a su predecesora es Chosen, donde Gabriel definitivamente se empieza a «creer el cuento». El plan consiste en encontrarse nuevamente con Nafaryus para tratar de abrirle los ojos a través de su música. Para los que lo echaban de menos, Petrucci acá se nota un poco más protagonista por algunos momentos.

Una vez que Daryus toma como rehén a Xander, hace una oferta que consiste en asegurarle a éste un futuro bajo los privilegios que ofrece la familia real, a cambio de que Arhys entregue a Gabriel lo antes posible. A Tempting Offer es otro de esos cortes mid-tempo que resultan ser más densos. Si bien no llega a innovar para nada lo que ya hemos escuchado, no deja de tener esa fuerza con la que Dream interpreta este tipo de canciones, principalmente gracias a lo implacable que suena la dupla Myung/Mangini de fondo.

Digital Dischord es la última intervención que hacen las máquinas de sonido en este primer disco.

El amor y el compromiso de protección incondicional hacia un hijo, quedan excelentemente plasmados durante The X Aspect. Digo esto porque Arhys no tiene otra opción más que aceptar las condiciones propuestas por Daryus. Otra balada (sí, otra) donde la primera mitad puede sonar un tanto repetitiva -considerando que ya estamos llegando al final del primer disco-, pero luego la sutileza y la clase de los norteamericanos llega a poner todo en su lugar. Ojo con las gaitas del final.

Con A New Beginning llegamos al clímax del primer acto. Volvemos donde Faythe, quien descubre que el reproductor musical que encontró hace algunos años perteneció a su padre. Bajo este giro, logra convencer al emperador de que se encuentre con Gabriel según lo habían planeado. Si alguien quiere escuchar algún track del disco dejando de lado la historia, este es el indicado. Musicalmente es Dream Theater hecho y derecho. La parte instrumental es simplemente notable, donde un Mike Mangini «directo al hueso» marca la pauta para que los demás se luzcan. Finalmente, John Petrucci se despacha un solo para los más nostálgicos. Un temazo para enmarcarlo en la pared.

Por último The Road to Revolution sigue con la discusión entre Daryus y Arhys. En el otro frente, Faythe le comunica a su padre que el encuentro se realizará en Heaven’s Cove, un antiguo anfiteatro abandonado. Nafaryus se alista para acudir a lo que él cree, será la rendición de Gabriel. Con algo más de tres minutos y medio de duración, se asemeja bastante a Dystopian Overture en lo que a pasajes musicales se refiere. Una forma sobria de poner fin a la primera parte de este extenso trabajo.

ACTO II

2285 Entr’acte es la introducción que nos prepara para lo que se nos viene en este segundo acto. Sin tanta lucidez pasamos a Moment of Betrayal, momento en que Arhys le informa a Daryus que entregará a su propio hermano en el anfiteatro Heaven’s Cove. La canción sabe llevar muy bien los tiempos según lo requiere el actuar del líder de los rebeldes. De un estado casi de desesperación llegamos a un buen coro donde el «Burning rose, secrets sold/ moment of betrayal…» te queda dando vueltas rápidamente. Luego, una sección instrumental que recuerda mucho a la de Outcry del «A Dramatic Turn of Events» (2011), corona un gran comienzo.

Tras una bella intro, en Heaven’s Cove resalta el excelente feeling que tiene la guitarra a medida que el narrador canta su breve aparición. Durante Begin Again escuchamos a la princesa Faythe reflexionando sobre lo que ha ocurrido hasta ahora, para luego comenzar a proyectarse en el futuro bajo su status real. Definitivamente, acá nos encontramos con un baladón de aquellos, donde James LaBrie le pone todo el corazón en su interpretación. Para qué mencionar la hermosa melodía que suena de fondo. Acercándonos al final, una vez que Faythe dice «…before we can at last begin again» los cuatro instrumentalistas nos regalan uno de esos momentos que quisiéramos que no se acabaran nunca.

The Path That Divides relata el enfrentamiento y posterior muerte de Arhys a manos del hijo del emperador, una vez que el rebelde declina de entregar a su hermano. Musicalmente la banda suena sólida como siempre. Nos da una verdadera clase de metal progresivo que da paso a que Mike Mangini muestre gran parte de sus virtudes.

Una nueva intervención de las desagradables NOMACS se produce en Machine Chatter.

Con The Walking Shadow llegamos a otro de los clímax de la obra. Xander, quien escondido observó con sus propios ojos como mataban a su padre, presencia también el error que comete Daryus al atacar a su hermana pensando que en realidad se trataba de Gabriel. Jordan Rudess es el encargado de ambientar cada sección de este tema. Por momentos con su teclado evoca a la locura y la impotencia hasta llegar al tope de las emociones con las palabras del narrador. De esta forma se conecta perfectamente con My Last Farewell. Gabriel finalmente llega a Heaven’s Cove y al presenciar la agonía de su amada y el cuerpo sin vida de su hermano, deja escapar un grito sobrehumano con el que deja un daño irreparable en los oídos de Daryus. La cruda escena es acompañada por una banda absolutamente compenetrada, donde si bien LaBrie hace un excelente trabajo, a ratos desearíamos que la parte instrumental fuera más extensa, más aun cuando escuchamos esos solos de marca registrada.

Losing Faythe es otra balada con tintes más épicos y apasionantes. A esta altura se hace difícil que destaque por sobre lo que ya hemos escuchado (¡llevamos casi dos horas de música!), pero les aseguro que si siguen la letra detenidamente, se encontrarán con un gran tema, que describe cómo Lord Nafaryus arriba también al anfiteatro y observa a su hija a punto de morir. En ese instante tiene una epifanía: Si Gabriel es el salvador que dice ser, su don podría salvar la vida de Faythe. Seguida por la orquestada Whispers On The Wind, el protagonista se encuentra incapacitado de cantar a causa del ensordecedor grito descrito anteriormente.

Durante Hymn of a Thousand Voices, la gente del pueblo de igual forma acude a Heaven’s Cove. Inspirados por Gabriel, empiezan a cantar como un gran coro casi espontáneamente, dándole forma a la «revolución». El elegido tampoco puede ser menos y ante tal situación comienza a hacer uso de sus habilidades logrando que Faythe vuelva en sí. La canción a pesar de los excelentes arreglos corales que posee, siento que se queda corta en la transición desde las palabras del narrador (con un violín y una guitarra acústica más que interesantes), hasta el coro que representa la importancia del momento que se vive.

Acercándonos ya al final, Gabriel y Faythe deciden hacerse cargo de Xander, prometiéndole cumplir el deseo de su difunto padre de construirle un futuro mejor. Our New World es más ganchera y «oreja» que toda la larga lista de sus predecesoras. Suena bastante fresca y realmente llega a renovar energías con un excelente estribillo. «We’ll build a new world, a better world /We’ll build a new world, our new world», simple pero efectivo. Si me lo preguntan a mí, la mejor de este segundo acto.

Power Down es la última vez que escuchamos a las máquinas de sonido, ya que Lord Nafaryus da la orden de destruirlas en el acto. Con Astonishing finaliza este trabajo monumental con el que Dream Theater vuelve a posicionarse en la escena mundial. La paz se restablece y el emperador promete un reino más justo donde las expresiones humanas de arte volverán a ser apreciadas como se merecen. Al ser el epílogo definitivo, rescata algunas secciones y melodías de canciones anteriormente interpretadas, pero esta vez con el toque de pomposidad necesario.

Muchas cosas se vienen a la mente una vez que se hace el balance final. En primer lugar, bajo muchos criterios siento que para algunos se hará muy fácil criticar de forma negativa este disco. Es cierto, se hace casi imposible escuchar las más de dos horas de duración de corrido, por momentos nos gustaría desconectarnos por un segundo de la historia y simplemente escuchar esos temas de Metal Progresivo a la vena al estilo del «Train of Thought«. También están los que extrañarán escuchar a John Petrucci llevando la batuta como solo él sabe hacerlo, o aquellos que esperan oír a Mike Mangini demostrando aún más la máquina de dar beats que es, siempre apoyado por John Myung. Ahora, ¿estas consideraciones hacen que el disco quede al debe?. Desde mi punto de vista, ni por un instante. El fan de Dream Theater sabe apreciar los detalles, la dedicación y el extenso trabajo detrás de cualquier álbum publicado, y con este no debería ser la excepción.

Ahora bien, con el álbum homónimo del año 2013 (disco que a parecer personal es bastante débil) siento que la fórmula definitivamente se les agotó. Quedó evidenciado el «piloto automático» y creo que hablo por muchos al decir que esperábamos una consolidación más certera de la nueva formación. Es por esto que este LP tiene la gran virtud de innovar en cierta forma el presente de la banda, con una apuesta más que arriesgada que pondrá a prueba a cada oyente. Imposible además, no destacar el notable trabajo de James LaBrie y Jordan Rudess, que definitivamente se roban la película de principio a fin.

Volviendo a los puntos negativos de «The Astonishing«, innegablemente el hecho de que debemos conocer la historia detrás de cada canción para darle sentido a lo que escuchamos, puede generar cierta distancia con aquellos que gustan de esos tracks aleatorios sin mucha temática de fondo. Pero como dijimos anteriormente, superando esta barrera les aseguro que se encontrarán con una placa que no pierde detalle alguno y que irá ganando adeptos con el pasar del tiempo.

Señoras y señores, Dream Theater está de vuelta. ¡Más exagerado y grandilocuente que nunca!

 

Dream Theater

«Moment of  Betrayal» es el nuevo tema que dieron a conocer los norteamericanos DREAM THEATER, perteneciente a su próximo trabajo «The Astonishing», el cual saldrá a la venta el 29 de Enero. Pueden escuchar la nueva canción a continuación:

Dream theater The Astonishing

 

 

john petrucci

En una entrevista reciente con The Huffington Post, el guitarrista John Petrucci habló sobre el concepto detrás del nuevo album de DREAM THEATER «The Astonishing» el cual sale a la venta el 29 de Enero.

«Bueno, ya sabes, está sucediendo en todas las áreas, con puestos de trabajo donde antes la gente se encargaba de la fabricación y todo lo demás, que están automatizados ahora. Incluso ahora esta pasando en areas que jamás hubieras imaginado. Ya hay autos que se manejan solos en los que están experimentando. Muy pronto, vamos a estar recordando: ‘¿Recuerdas cuando solías tener que conducir tu mismo? Soy un músico, y ya que la música es una parte tan importante de mi vida y de las personas que me rodean, sabía que la música tenía que ser un tema central. Que con todos los avances en la tecnología, cómo la música se vuelve menos y menos importante y es realmente fácil de hacer ‘stream’ y escuchar rápidamente una canción y hacer algo con tu teléfono, o lo que sea. La importancia se perdió, pensé que sería una locura y una farsa si la gente dejase de hacer música o ya no participara en las artes y que todo se vuelva artificial, todo fuese hecho por máquinas Así que eso es lo que es este futuro distópico de mi historia, ese es el escenario de la historia. Es cerca de trescientos años en el futuro, donde la gente no hace más música, la hacen las máquinas».

Dream theater The Astonishing

 

Dream Theater

Los norteamericanos DREAM THEATER publicaron un trailer de su próximo trabajo «The Astonishing», el cual estará disponible el 29 de Enero en formato físico y digital. El adelanto muestra la muestra un adelanto acerca de la historia que relatara el álbum y se puede ver a continuación:

Dream theater The Astonishing

Dream Theater

DREAM THEATER acaba de estrenar el primer adelanto de «The Astonishing», álbum conceptual con una historia de ciencia ficción en la que participarán varios personajes. Algunos de ellos son el Emperador Nafaryus del Gran Imperio del Norte de las Américas, GabrielArhys, miembros de la Milicia Rebelde Ravenskill.

Puedes escuchar «The Gift Of Music» a continuación:

El tracklist de «The Astonishing»es:

Act I

01. Descent Of The NOMACS
02. Dystopian Overture
03. The Gift Of Music
04. The Answer
05. A Better Life
06. Lord Nafaryus
Dream theater The Astonishing07. A Savior In The Square
08. When Your Time Has Come
09. Act Of Faythe
10. Three Days
11. The Hovering Sojourn
12. Brother, Can You Hear Me?
13. A Life Left Behind
14. Ravenskill
15. Chosen
16. A Tempting Offer
17. Digital Discord
18. The X Aspect
19. A New Beginning
20. The Road To Revolution

Act II

01. 2285 Entr’acte
02. Moment Of Betrayal
03. Heaven’s Cove
04. Begin Again
05. The Path That Divides
06. Machine Chatter
07. The Walking Shadow
08. My Last Farewell
09. Losing Faythe
10. Whispers In The Wind
11. Hymn Of A Thousand Voices
12. Our New World
13. Power Down
14. Astonishing

La banda se refirió así al arte del disco: «La portada del disco extiende una invitación ominosa al escenario distópico retro-futurista de ‘The Astonishing’. La imagen engañosamente hermosa pero a la vez escalofriantemente totalitaria es un presagio audaz de los componentes visuales y las ideas presentadas en el relato sonoro que es nuestro más ambicioso trabajo creativo hasta la fecha. Estamos muy orgullosos de pronto traerles ‘The Astonishing’«.

Dream Theater

Gabriel

Dream Theater

DREAM THEATER sigue revelando datos de «The Astonishing», su nuevo álbum. Los norteamericanos ahora revelaron el artwork que acompañará al disco el cual se puede ver aquí mismo. Además, en la página oficial del proyecto se puede conocer a un nuevo personaje conocido como Gabriel, quien también es parte de la «Ravenskill Rebel Militia».

«La portada del disco extiende una invitación ominosa al escenario distópico retro-futurista de ‘The Astonishing’. La imagen engañosamente hermosa pero a la vez escalofriantemente totalitaria es un presagio audaz de los componentes visuales y las ideas presentadas en el relato sonoro que es nuestro más ambicioso trabajo creativo hasta la fecha. Estamos muy orgullosos de pronto traerles ‘The Astonishing’« comentó DREAM THEATER.

Dream theater The Astonishing

Gabriel

 

Dream Theater

Los norteamericanos DREAM THEATER revelaron nuevos detalles de su nuevo álbum, llamado «The Astonishing». El álbum será conceptual y la historia será de ciencia ficción en la que participarán varios personajes. Los primeros personajes confirmados son el Emperador Nafaryus del Gran Imperio del Norte de las Américas y Arhys, miembro de la Milicia Rebelde Ravenskill. DREAM THEATER además creo una web especial para el disco donde se irán entregando datos sobre «The Astonishing» como los personajes de la historia, un mapa y otros datos, dentro de los cuales está el tracklist que se puede ver más abajo. La web se puede acceder en este link.

El tracklist de «The Astonishing»:

ACT I:

  1. Descent of the NOMACS
  2. Dystopian Overture
  3. The Gift of Music
  4. The Answer
  5. A Better Life
  6. Lord Nafaryus
  7. A Savior in the Square
  8. When Your Time Has Come
  9. Act of Faythe
  10. Three Days
  11. The Hovering Sojourn
  12. Brother, Can You Hear Me?
  13. A Life Left Behind
  14. Ravenskill
  15. Chosen
  16. A Tempting Offer
  17. Digital Discord
  18. The X Aspect
  19. A New Beginning
  20. The Road To Revolution
ACT II:
  1. 2285 Entr’acte
  2. Moment of Betrayal
  3. Heaven’s Cove
  4. Begin Again
  5. The Path That Divides
  6. Machine Chatter
  7. The Walking Shadow
  8. My Last Farewell
  9. Losing Faythe
  10. Whispers on the Wind
  11. Hymn of a Thousand Voices
  12. Our New World
  13. Power Down
  14. Astonishing

 

Dream Theater

Los norteamericanos DREAM THEATER, quienes están actualmente trabajando en su próximo disco de estudio, han anunciado una gira europea en la cual tocarán este nuevo trabajo en completo, el cual lleva el nombre de «The Astonishing». El tour de siete fechas se realizará durante Febrero y Marzo del próximo año.

El nuevo disco de DREAM THEATER aún no tiene fecha de lanzamiento, pero estaría disponible a inicios del 2016. Hasta ahora la banda solo ha adelantado una invitación a los fans a ser parte de una de dos facciones: «The Great Northern Empire» (El Gran Imperio del Norte) o «The Ravenskill Rebel Militia» (La Milicia Rebelde Ravenskill), lo que se puede hacer desde su sitio web.

Dream Theater - the astonishing

mike portnoy lars ulrich

Mike Portnoy, baterista de THE WINERY DOGS y ex-miembro de DREAM THEATER, habló con Stick For Stones y se le consultó sobre si Lars Ulrich, baterista de METALLICA, era un buen percusionista, dado las constantes críticas que se le hacen a lo que respondió:

«Bueno, tengo un enorme respeto por Lars, a pesar de que se lleva palizas desde la comunidad de bateristas. Para mí, su valor no está necesariamente en el tocar, sino con ser parte de una revolución musical en la que él fue gran, gran parte de su inicio. Ha sido un miembro vital para METALLICA, no sólo como escritor, sino como un hombre de negocios con sus habilidades en cosas de mercado y su capacidad para organizar la música y su habilidad en el escenario. Es un tipo muy animado en los shows. Personalmente, prefiero ver a alguien como Lars Ulrich en el escenario que a uno de estos bateristas técnicos que pueden hacer paradiddles cuádruples a 240 BPM. Para mí, eso es aburrido. ¿a quién le importa eso?.

«Prefiero que me entretengan e ir a un show y ver un baterista que me hace realmente sonreír Así que no juzgo a los bateristas en función de su capacidad técnica. Los juzgo basado en el paquete completo y en lo que aportan a la música de la que son parte. Y lo que Lars entrega a la música de METALLICA es absolutamente invaluable. Así que me importa poco si su metraje podría ser ligeramente más alto o bajo, o si sus rellenos son un poco descuidados. No me importa eso. Para mí, hay cosas más importantes para ser un buen baterista que la precisión y la técnica «.

 

 

Dream Theater

DREAM THEATER de a poco muestra avances de lo que será su próximo álbum de estudio. Ahora la banda progresiva esta invitando a los fans a tomar parte de una de dos facciones: «The Great Northern Empire» (El Gran Imperio del Norte) o «The Ravenskill Rebel Militia» (La Milicia Rebelde Ravenskill), lo que se puede hacer desde su sitio web. Al elegir una facción ingresas a la lista de mails para información de DREAM THEATER.

Dream Theater

 

Metal Allegiance

La super banda METAL ALLEGIANCE, proyecto compuesto por el baterista Mike Portnoy (ex-DREAM THEATER), el bajista David Ellefson (MEGADETH) y el guitarrista Alex Skolnick (TESTAMENT) más un sin número de invitados, ha lanzado el video clip para la canción «Gift Of Pain» la cual cuenta con D. Randall Blythe (LAMB OF GOD) en voces y Gary Holt (SLAYER y EXODUS). El disco, también titulado «Metal Allegiance», saldrá a la venta este 18 de Septiembre via Nuclear Blast.

El video de «Gift Of Pain» a continuación:

Metal Allegiance

La nueva «superbanda» METAL ALLEGIANCE, conformada por el ex DREAM THEATER Mike Portnoy en batería, el bajista de MEGADETH David Ellefson, el guitarrista de TESTAMENT Alex Skolnick y el vocalista Mark Menghi, revelaron el primer single de la banda titulado «Can’t Kill The Devil», el que se puede escuchar aquí mismo.

METAL ALLEGIANCE lanzarán su disco homónimo el proximo 18 de Septiembre, bajo el sello Nuclear Blast. El trabajo contará con 9 canciones, las cuales destacan por presentar invitados como Gary Holt, Phil Anselmo, Chris Jericho, Andreas Kisser, Cristina Scabbia entre otros.

Bien es conocida la costumbre de Dream Theater de documentar la mayoría de sus tours con el lanzamiento de un DVD (o en los últimos años, Blu Ray). Esta práctica nace en los momentos que la banda empieza a despegar en popularidad, a finales de los noventa. Antes de eso, solo se contaba con dos lanzamientos en VHS de sus primeros diez años de existencia, Images & Words Live in Tokyo (1993) y 5 Years in a Lifetime (1998). Impulsados por su ex baterista y miembro fundador, Mike Portnoy, junto con John Petrucci, fanáticos de los “bootlegs”, demos y cualquier registro audiovisual que pudieran conseguir, Dream Theater comenzó con una larga lista de lanzamientos de este tipo, llegando a lanzar cinco en los últimos diez años.

Esta práctica arroja muchos DVD destacables (Live At Budokan y Score) y algunos menos regulares (Chaos In Motion). Entonces, ¿que nos prepara este nuevo lanzamiento, Breaking The Fourth Wall? ¿Es capaz Dream Theater de seguir documentando sus conciertos sin caer en la repetición, ofreciendo material de calidad?

Breaking the Fourth Wall fue lanzado el mes de septiembre de 2014, y documenta la presentación en el Boston Opera House, presentando su último disco homónimo, Dream Theater. Al no ser un live review, queda afuera el sentido emocional que pueda tener la presentación en sí, pues solo hablaré sobre sus atributos y defectos.

Dream Theater es una banda que es un poco lo contrario a lo que se suele buscan en registros en directo. Es agradable cuando uno puede escuchar y sentir la energía más cruda en algunos directos de agrupaciones como Hammerfall, Judas Priest, Blind Guardian o Sabaton, sin creer, por ningún momento, que podría ser una versión demasiado editada, dándole esa personalidad y toque de un registro en vivo. Pero con DT pasa algo diferente. DT es una banda que sufre demasiado cuando su vocalista, James LaBrie, no se encuentra en excelente forma vocal o mal ecualizado en sus efectos de sonido, al punto que puede hacer que todo el concierto no sea una experiencia perfecta.

Lo mismo sucede cuando, a veces, Jordan Rudess exagera mucho en solos o pasajes de canciones “antiguas” (Blind Faith del tour Chaos in Motion por ejemplo), dándole una complejidad innecesaria, o cuando el bajo de Myung es casi inaudible. Afortunadamente, este registro se encuentra por encima del más que correcto Live at Luna Park (2011), con un sonido casi perfecto, especialmente en la ecualización de los instrumentos. Quizás, como siempre, al bajo le falta más protagonismo, pero tanto Petrucci como Mangini, Rudess e incluso Labrie (en el noventa y nueve por ciento del concierto) suenan espectacular. Algunas notas más forzadas o gritos de James Labrie suenan algo extraños, pero son pocos momentos, principalmente en Ilumination Theory. Sin embargo, hay que destacarlo en cortes como Along For The Ride y la excelente Lifting Shadows of a Dream.

La versión Blu ray muestra una fantástica imagen. La iluminación del escenario es simple, pero bien lograda y no sufre de una sobrecarga de colores cálidos, como sucede en algunos Blu Ray. Se agradece mucho que las diferentes cámaras personales que hay en el escenario, especialmente la de Rudess, muestren una imagen perfecta de la acción. La tecnología nos da una mano al ofrecer una calidad pareja y constante en todas las tomas. Fiel al estilo de edición, DT no abusa de cambios de ángulos o cámaras cada dos segundos, sino que suele mostrar a cada músico cuando hacen lo suyo. Eso es algo que se agradece con este tipo de bandas. Cabe mencionar que las ultimas cinco canciones son tocadas junto a una orquesta y coro. Le dan un buen toque a algunas, pero no cambian mucho el “feeling”, solo para Ilumination Theory donde quedan espectacular los arreglos. Una apuesta segura, menos notorio que a la orquesta en el Score.

Gran parte del valor de un DVD tiene que ver con su tracklist. Que no sea monótono, que ofrezca algo nuevo, tanto para fans nuevos como para los más antiguos. A gusto personal, es el mejor atributo, pues balancea bien ambas cosas. La primera parte del set son canciones de épocas más recientes, The Enemy Inside, The Shattered Fortess, On The Back of Angels, etc. Si bien no son clásicos (aunque OTBOA se perfila como tal), son muestra de una banda que está orgullosa de su trabajo y que no solo vive de viejos recuerdos. Buena elección de material. Dentro del primer set esta uno de los mejores cortes, Trial Of Tears de su disco Falling into Infinity (1997). Si bien ya había una versión excelente en el Live at Budokan (2004), esta versión destaca con méritos propios, impecable y nada que envidiar.

Las verdaderas joyitas y, a mi gusto, la razón de porque este DVD vale su precio, es el segundo set y el encore. Al cumplirse veinte años de Awake (1994) y quince de Scenes From a Memory (1999), DT dedica todo la segunda parte de su concierto a estos dos grandes álbumes (y una larga, pero correcta canción de su último disco, Ilumination Theory). The Mirror, Lie, Lifting Shadows off a Dream, Scarred (tremenda joyita) y Space dye Vest son, justificadamente a lo largo de los años, unos temasos que no se encuentran en sus últimos lanzamientos HD o en versiones con sonido 5.1.

Jordan Rudess mantiene un respeto a las composiciones más personales ejecutadas por Moore, primer tecladista de DT. El final del concierto es con toda una orquesta y coro, el Berklee College of Music Orchestra & Choir. Si bien se aprecia más en Ilumination Theory, es un buen toque que se alcanza a apreciar, pero que no cambia mucho las canciones. Overture 1928”, Strange Deja Vu, Dance Of Eternity y Finally Free dan por cerrado el registro. Nuevamente canciones que no estaban en un DVD desde el querido, pero dada su antigüedad, deficiente a veces en calidad de imagen, Live Scenes from New York.

Es un lanzamiento exitoso, pero hay que tener cuidado que no es para cualquiera (tampoco digamos que es para el “die hard” fan), pues no está cargado a los hits, la mejor muestra de esos es la ausencia del cien por ciento de canciones de mi disco favorito, Images & Words (1992), pero es algo que los fans agradecen, seguir expandiendo el abanico de canciones disponibles y no tener tres, cuatro o cinco versiones del mismo tema.

La buena selección del material reciente, las joyitas en la segunda parte del registro, la excelente calidad de imagen y sonido, junto con la buena performance del grupo, hace que pequeñísimos detalles no mermen la calidad de este lanzamiento. Recomendadísimo, definitivamente superior al Live at Luna Park y un goce audiovisual.

 

dt14cl-02

Dream Theater es uno de los grupos de Heavy Metal, dentro de los que podríamos denominar “grandes” –por repercusión y convocatoria fundamentalmente, sin entrar a debatir sobre la calidad de muchas agrupaciones que de acuerdo a los primeros criterios son más “pequeñas”– que más se demoró en llegar a Chile. Recién lo hizo por primera vez a fines del 2005, en ese show tan recordado por quienes tuvimos la fortuna de asistir y, sobre todo, por la propia banda, que quedó sorprendida e impactada por la inmensa convocatoria de chilenos que repletaron la Pista Atlética del Estadio Nacional. Claro, eran otros tiempos, los neoyorquinos no habían venido nunca y sin duda era de los actos más esperados por la fanaticada nacional.

Posteriormente los norteamericanos se fueron “poniendo al día” e hicieron dos conciertos, el 2008 y 2010, en el mismo recinto que nos convocaría este miércoles 24 de septiembre, en que sin dudas el del 2010 acapara nuestra memoria al ser una de las primeras instancias de “normalidad” que vivía la zona centro-sur del país tras la tragedia del terremoto de Febrero de aquel año, aunque hayan hecho un espectáculo algo más corto de lo que tenemos la costumbre de ver en la banda. Y su última presentación, del 2012, fue en ese inaccesible local que es Espacio Riesco, en que muchos fans recordamos el terrible tráfico y lluvia que debimos sobrellevar para poder lograr arribar al recinto. Por suerte la banda aplacó esas sensaciones amargas en lo que fue el primer show de Dream con Mike Mangini en estas tierras, con un show contundente y técnicamente impecable, como acostumbran estos norteamericanos.

dt14cl-04Así, Dream Theater versión 2014 nos convoca a su quinta presentación en nuestras tierras, ya con Mangini más empoderado en su posición de batero titular, pese a que, por cierto, siempre existirán quienes extrañen y añoren a Mike Portnoy. No vamos a entrar a discutir quién es mejor baterista ni mucho menos, cada quién tendrá su opinión y es respetable, pero sí es indudable que, más allá de su talento con los tarros, el carisma de Portnoy era importantísimo para darle un mayor grado de emotividad y cercanía a la banda con el público en sus presentaciones en vivo. De todas formas, el talento de Mangini y su capacidad para ponerse esa mochila en la espalda está fuera de toda discusión razonable y así quedó demostrado con su irreprochable y admirable performance del 2012.

De esta forma, el Movistar Arena se preparaba para “An Evening With Dream Theater”. Me agrada el concepto de “evening” que existe en inglés y que no es tan literalmente traducible, es como el “inicio de la noche” pero no es “la noche noche” que es cuando uno duerme. Paulatinamente se fue formando un marco de público bastante interesante considerando que es la quinta vez que nos visita la banda, unas 6.000 personas aproximadamente, una hora antes del concierto, en que un humo de dudosa procedencia inundaba la vista, pese a que el Arena es un recinto que permite ver bien desde prácticamente todos sus sectores.

Personalmente creo que nunca serán suficientes veces para ver a los grupos que a uno le gustan y que forman parte importante no sólo de la banda sonora de uno, sino que derechamente de su biografía, y que si bien es cierto los precios de las entradas francamente no ayudan a poder ir a todos los shows, hay instancias en la vida donde uno tiene que hacer ciertos sacrificios. Y buena parte de los asistentes lo entendió así, pasándolo bien en la previa del espectáculo, riendo con un show personal de un vendedor de papas fritas o cantando el himno nacional (!) para aplacar la espera. Así, pasaban los minutos y veíamos un telón cubriendo el escenario, que mostraba el símbolo de “Majesty” que, como sabemos, está en cada rincón gráfico de la banda, hasta en los bombos de Mangini o en el teclado de Rudess.

Esperábamos ya con ansias el inicio del show y ver si nos tenían preparada alguna sorpresa en la obertura del espectáculo, como el memorable inicio del recital del 2012 con la música de Hans Zimmer, las pantallas/cubos y el avioncito de Dream Theater “aterrizando”. Y si el desafío era superar esa introducción, sin dudas era bastante difícil. Pero lo que vimos a partir de las puntuales 20.30 horas, ya con unas 8.000 personas, cuando se apagaron las luces, fue realmente memorable y ya valía cada peso de quienes desembolsamos nuestros emolumentos para adquirir la respectiva adhesión para ingresar al show, porque es una de las performances audiovisuales más geniales que se hayan visto en un show rockero en Chile en todos los tiempos.

dt14cl-25

Porque claro, se apagan las luces, sobre las pantallas gigantes se proyecta una cuenta regresiva, y empieza a sonar una versión orquestada de esa brillante intro de su última placa, titulada minimalistamente Dream Theater, que es False Awakening Suite, de las mejores de la carrera de los norteamericanos. Pero no sólo eso: en las pantallas gigantes luego del “countdown” se proyectaría un video realmente increíble, que recorrió animadamente, en orden cronológico y con movimiento, todas las portadas de los discos de la banda. Así, pasamos de ese joven muchacho que está siendo marcado cual bovino de un rancho de Tennessee con el logo Majesty del When Dream And Day Unite, pasando por el corazón y la niñita de Images And Words, viajando al reloj y espejos de Awake, al niño en la playa de A Change Of Seasons, el mar y los binoculares del Falling Into Infinity, pasar por la cara y los periódicos de Metropolis 2: Scenes From a Memory y llevarse la primera ovación de la jornada, y así pasaban Six Digrees Of Inner Turbulence, Train Of Thought con su ojo, Octavarium y su péndulo de Newton, las autopistas de Systematic Chaos, el cielo oscuro de Black Clouds & Silver Linings, conectando de maravillosa forma con el trapecista en el cielo de A Dramatic Turn Of Events y finalmente llegar al logo Majesty de su nueva placa. Realmente formidable y alucinante, cualquier concepto laudatorio se queda corto ante una verdadera obra maestra audiovisual, si usted estuvo allí seguramente lo entenderá, en video es difícil de apreciar la magnitud y la magia del momento.

Y así, cae el telón y comienza el llamado “primer acto” de la noche, viendo ya a Mike Mangini, John Petrucci, Jordan Rudess y John Myung sobre el escenario del Movistar Arena para dar el puntapié inicial de la velada con The Enemy Inside, el single destacado de su última placa, fabulosa forma de retratar artísticamente el stress postraumático de los veteranos de guerra. Así, sale a escena James LaBrie, con un plus bastante importante: todos sabemos que el canadiense arrastra desde hace largo tiempo ciertos problemas en sus cuerdas vocales, incluyendo una lesión bastante severa que lo tuvo a mal traer durante un buen tiempo… pero Dream Theater no tocaba en vivo desde hace casi dos meses, por lo cual en la previa presumíamos que la voz de James estaría más descansada que en ocasiones anteriores. Y no nos equivocamos, pues LaBrie interpretó el tema de forma irreprochable. Palabras aparte para el apoyo visual con las pantallas gigantes proyectando el videoclip de este corte, realmente generando una notable compenetración entre la banda y el público y haciéndonos pensar que sería el comienzo de una velada memorable. Primer corte de su nueva placa defendido en vivo, y con particular éxito.

dt14cl-11

En este “primer acto” la banda interpretaría prácticamente en su totalidad temas de sus últimos tres discos. Así, lo que vendría a continuación del “buenas noches Santiago” de LaBrie sería un recuerdo del interesante Black Clouds & Silver Linings, con la excelente The Shattered Fortress, la última parte de la famosa “Suite de los doce pasos” de Portnoy, un tema con una extraordinaria cantidad de matices –y referencias a los otros temas de la suite– y que probablemente contenga parte de los pasajes más “pesados” del catálogo de la banda, lo que de por sí le proporciona un importante plus para tocarla en vivo. Curiosamente no la habían tocado en Chile en el show del 2010 que precisamente promocionaba Black Clouds. Pues bien, en directo resultó prácticamente impecable de no mediar por un sonido un poquitito sucio, y nuevamente el apoyo visual con el excelso trabajo de cámaras y puesta en escena del equipo de apoyo de la banda resultó tremendo, pudiendo ver, por ejemplo, desde arriba el teclado y el iPad del “Wizard” Jordan y su polera con la bandera de los Estados Unidos en negro y blanco y al revés. Fantástico inicio del show.

dt14cl-05James vuelve a saludarnos y nos dice que “it’s great to be back”, y otra serie de palabras de muchacho criado en un hogar con muchos valores y principios, para a continuación dar paso al momento de repasar algo del gran A Dramatic Turn Of Events, un disco que ha “envejecido” de manera notable y que se aprecia mucho más hoy en día que en el tiempo en que apareció, quizás porque las primeras escuchadas estaban algo condicionadas por la curiosidad y sobreatención que implicaba el hecho de tratarse del primer trabajo de la banda sin Portnoy y con Mangini. Pues bien, el corte de apertura de este disco, la magistral On The Backs Of Angels, que ya tuvimos la fortuna de escuchar en vivo en Espacio Riesco, nos mostró a un James LaBrie con su polera de “Sons Of Anarchy” pidiéndonos corear los “uo-o-o-ooooh, uo-o-o-ooooh” del principio, invitación que obviamente aceptamos de buena gana, y nuevamente –no me canso de destacarlo– con un soporte audiovisual de inmejorable factura. Es un tema realmente fabuloso y en vivo se le saca un lustre mayor al ver el desempeño técnico de estos verdaderos genios.

Siguiendo con el soporte audiovisual, habría varias apariciones de un taxi amarillo de modelo antiguo llamado “Majesty Taxi”, con su patente “DT1985” (haciendo obvia alusión a las iniciales de la banda y al año de su formación) recorriendo diversos lugares, en los momentos en que se ejecutarían temas de su última placa. Aquí fue la primera aparición de este taxi, que llega a una casa solitaria en medio de la nada y con el logo Majesty formando una especie de constelación en el cielo. Esto nos marcaba una vuelta al presente, con la increíblemente rushiana The Looking Glass, un corte respecto del cual si lo escucháramos cantado por Geddy Lee no nos extrañaría para nada, y que si bien no me parece de lo más destacado de su último esfuerzo en estudio, aprobó con buena forma, más que nada al comprobar la confianza con que andaba (y anduvo toda la noche) LaBrie. Como dijo un amigo, “entró con confianza, incluso le está pegando desde afuera del área”, haciendo una analogía pelotera al ver a James cumpliendo con excelente nota su función.

Y por primera vez en la jornada nos tocaba un viaje hacia el pasado, pero al pasado pasado, específicamente hacia el discutido, injustamente a mi juicio, Falling Into Infinity, que me parece un muy buen trabajo más allá de su flirteo con sonidos más “comerciales”. Sin interrupción desde el tema anterior, Dream nos regaló ese sensacional corte que es Trial Of Tears, que si bien tuvo una introducción un poquito más extensa de lo deseable, marcó uno de los momentos más emocionantes de la velada. Dream Theater es una banda de detalles y sabe los cómo y los cuándo, por ejemplo LaBrie cantando “on the streets of Santiago” en vez del original “on the streets of New York City”, o a Jordan poniéndose su “keytar” (o como algunos la conocen, “el teclado como guitarra de banda sound”) y caminando y tocando como guitarrista, ganándose una merecidísima ovación, a quien, a opinión personal, ha heredado de Portnoy el testimonio del carisma del quinteto.

dt14cl-20

La mejor forma de que el vocalista de una banda pueda descansar es un solo de alguno de los instrumentistas. Y si ello viene en el contexto de un tema instrumental, tanto mejor. Y si viene acompañada de otra excelsa, increíble, entretenida y fascinante animación audiovisual, inmejorable. Ante ello, Enigma Machine, instrumental de su última placa, es útil para ese propósito, y además por cierto es el pie preciso para que Mike Mangini nos pueda deleitar en su kit con parte de lo más granado de su tremendo talento. Todo esto en el contexto de un video que se titulaba “D.T. vs D.T.”, una simpática caricatura en negro y blanco que exhibía a los músicos de la banda buscando un diamante con el “Majesty logo” en su interior y sorteando diversas peripecias con dicho propósito, una mezcla ideológica entre Indiana Jones y el juego Montezuma de Atari. Y todo de forma tal que, por ejemplo, cuando en este corte instrumental protagonizaba más la guitarra de “The Beard” Petrucci, veíamos a su caricatura peleando con un dragón, y cuando le toca a Mangini desplegar su talento en un solo incluido en el mismo tema, veíamos a su versión cartoon corriendo cual hámster en una rueda. Impecable, entretenido, fascinante y, ciertamente, fabuloso el trabajo de Mangini. A todo esto, LaBrie se lleva finalmente el diamante en el video, perdón por el spoiler.

dt14cl-10Ahora correspondía que Mike pudiese descansar un poco y ante ello, la banda elige este momento para lanzar otro corte de su último disco, en este caso la balada Along For The Ride, que si bien es muy bonita, no alcanza los niveles de excelencia de otras baladas de Dream, un acápite en el que los neoyorquinos dictan cátedra desde hace muchos años, con joyas como Anna-Lee, The Spirit Carries On, Through Her Eyes o la alucinante Space-Dye Vest, pero más allá de eso, se generó un bonito ambiente, volvimos a ver al simpático “Majesty Taxi” en las animaciones, James recibió una bandera chilena tras múltiples y frustrados intentos por llegar al escenario por parte de quienes la lanzaban… hasta que llegó el gran bache de la jornada. Hacia el final del tema hubo problemas con el micrófono de James y al parecer también con el teclado de Jordan. Intentaron resolverlo pero finalmente decidieron adelantar el interludio de quince minutos que correspondía después de lo siguiente, que debía ser Breaking All Illusions, pero que lamentablemente, a causa de estos problemas técnicos, finalmente no pudo ser ejecutada por la banda. De hecho LaBrie pidió disculpas y nos dijo que harían un intermedio de quince minutos, igual que lo ocurrido en el show del 2005.

Pero no fue cualquier interrupción. Primero, en la pantalla gigante se veía un coqueto cronómetro que retrocedía desde los quince minutos. Y cuando uno pensaba que el cronómetro permanecería allí hasta el final del interludio, comienzan a aparecer paulatinamente cosas en la pantalla, como el texto “youtube remix”, escuchándose luego una conversación telefónica de alguien que quería comprar la guitarra de Petrucci, luego una simpática animación de Jordan Rudess en versión “action figure”, la historia de un muchacho que quería tocar el triángulo en la banda, luego una hilarante aparición de Petrucci como “action figure” convirtiéndose en Transformer y luego en “Oso Transformer”, Mangini como promotor de detergentes, LaBrie como “action figure”, diversos músicos interpretando en diversas instancias canciones de Dream (hasta una especie de orfeón universitario en una cancha de fútbol americano), y terminando con una caricatura de la banda a la usanza de “Bad” de Michael Jackson, entre otras innumerables cosas que vimos en la pantalla y que es imposible reseñar en su totalidad pues la memoria algo tiene de fragilidad. La idea es que usted, amigo/a lector/a, también nos ayude y rememore algunas de las cosas y detalles que, por la frágil condición del cerebro humano, hayamos pasado por alto.

dt14cl-22Y luego de este entretenido intermedio, vendría la denominada “segunda parte”, que básicamente sería nada menos que apretar mentalmente el “play” por el lado B del cassette del Awake, disco extraordinariamente querido por la gran mayoría de los fans de la banda y que este año cumple nada menos que dos décadas. Y si bien Dream es una banda que varía montones sus setlists en los tours, jamás imaginé escuchar algunos de los temas que vendrían a continuación. La pesada y densa guitarra de Petrucci marcaría el inicio de The Mirror/Lie, corte doble donde LaBrie la “descosió” como decimos los peloteros, más allá de un “gallito” por ahí que es perdonable considerando lo bien que anduvo en toda la jornada y particularmente en los recuerdos de Awake, donde muchos corearon los “Don’t tell me you wanted me, Don’t tell me you thought of me, I won’t, I swear I won’t, I’ll try, I swear I’ll try”. Notable performance.

Luego de darnos las gracias y preguntarnos “are you still with us?” y que seguirán viniendo, James nos dice que seguirán con el “Awake theme”, y que en un rato más nos entregarían material de Metropolis 2: Scenes From a Memory, provocando la natural ovación de los forofos apostados en el recinto santiaguino. Pero lo que correspondía a continuación sería continuar con Awake y nos regalarían lo siguiente, la melancólica Lifting Shadows Off a Dream, con un video en negro y blanco muy “otoñal” y que ayudó a contextualizar el tono casi lúgubre de este corte que jamás imaginé escuchar algún día en vivo.

Con Scarred, un verdadero lujo, ya pude confirmar una apreciación personal pero que seguramente más de alguien compartirá: era la mejor presentación de James LaBrie en vivo en Chile, demostrando que los fantasmas de sus padecimientos están quedando en el más profundo baúl de los olvidos. Y qué decir de lo que se logró con la maravillosa Space-Dye Vest, con esa tan alucinante como sencilla línea de piano, idea de Kevin Moore –quien merece más que un reconocimiento– y preciosa y precisamente ejecutada por Jordan que, con la humildad que caracteriza a los grandes en serio, no intenta y no necesita “pasar por encima” de la composición de Moore y la ejecutó de forma sencilla, como manda un corte de ese nivel de emotividad. Ovación total para el final del “Awake Theme” y con esto, sólo falta que alguna vez toquen Innocence Faded y con eso habríamos escuchado el Awake completo en vivo en Chile sumando todos los conciertos de la banda.

dt14cl-19Y una vez que culminó esta vívida remembranza de un disco que salió hace nada menos que veinte años, vendría el último corte de esta segunda parte, y el último del nuevo disco de la banda, la alucinante Illumination Theory, tema de más de veinte minutos de duración. Varios comentarios previos al show que uno pudo recoger decían que querían ver cómo lo harían con este corte, y realmente le sacaron lustre de manera magistral. Vuelve el “Majesty Taxi” al apoyo audiovisual, recorriendo diversos lugares, dejando atrás unas palomas e instalándose en el “Drive in Theater” para ver en la pantalla a Petrucci tocando. Fue sin duda uno de los momentos más brillantes del show y, me atrevería a decir, del año en shows en vivo, fue increíble cómo en directo tomó más “cuerpo” que en su versión en estudio, generó mucha mística con el público de cancha saltando al ritmo de los sones de Live, Kill, Die, el segundo “movimiento” de esta obra (tras la intro Paradoxe de la Lumière Noire), con su riff atrapante y enjundioso. Y luego, apoyados con un soporte audiovisual atinadísimo, con soles/luciérnagas recorriendo una especie de bosque, el tercer movimiento The Embracing Circle –muy filmscore– logró total atención y fue de verdad emocionante. Finalmente, con el cuarto movimiento, The Pursuit Of Truth, el carismático Jordan vuelve a tomar su “keytar” y se va para adelante nomás para recibir los extasiados y merecidos aplausos de un público que rendía merecido tributo a una banda y a un músico fantásticos. Y con el último movimiento, Surrender, Trust & Passion, se puso fin a una ejecución que no sólo respondió a las expectativas, sino que en el caso de varios, la superó. La banda se despide, LaBrie nos dice “good-bye”, y así, siendo las 22.55 horas, culminó la segunda parte de un espectáculo prácticamente irreprochable.

Tras un par de minutos de descanso y de luces apagadas, donde obviamente se sintieron las pifias y gritos de un público que quería más de los neoyorquinos, vendría la tercera y última parte del espectáculo. ¡Y qué parte! Nada menos que una especie de resumen ejecutivo de Metropolis 2: Scenes From a Memory, para muchos su trabajo preferido de toda la carrera de los norteamericanos. Es impresionante cómo Overture 1928 logra generar una atmósfera distinta a la del resto del concierto, y fue coreada por todo el público, cosa no demasiado común en los temas de Dream Theater precisamente por la estructura de sus temas, ayudada además por un soporte audiovisual increíble, que comenzaba con un “2014” en la pantalla que iba retrocediendo año a año hasta llegar, por cierto, al 1928. Y qué decir de la ebullición a la que se llegó con la memorable Strange Déjà Vu, a estas alturas un clásico de la banda y que, como curiosidad demostrativa, podemos decir que es EL ÚNICO tema que Dream Theater repitió en Chile respecto a su show del 2005, lo que da cuenta de un recontra prolífico catálogo de temas que perfectamente los podrían tener ocho horas arriba del escenario sin perder demasiado fuelle. Brillante y además simpática con el genial Rudess mirando directo a la cámara que lo enfocaba desde arriba y captaba su brillante alopecia, su prolija barba cana y su teclado giratorio.

dt14cl-21

Y ya culminando el show, a fin de decorar una fabulosa torta de Heavy Metal y Rock, las guindas y cubierta de chocolate crispy serían nada menos que dos cortes excelsos del Metropolis 2. Primero, la increíble instrumental The Dance Of Eternity, un verdadero desparramo de exquisitez técnica y rítmica, ejecutada de manera sobrecogedoramente brillante, y finalmente con la colosal Finally Free, que tocaban por primera vez de forma íntegra en nuestro país, más allá de la inclusión de parte de este corte en el medley Schmedley Wilcox el 2008. La verdad, a varios se nos puso la piel de gallina al no sólo escuchar, sino que vivir la montaña rusa emocional y los distintos ambientes que se ven en este tema, de hecho el “one last tiiiime” fue probablemente uno de los pasajes más cantados de la noche por parte del respetable. Así, a las 23.20 horas y con una banda contenta y recibiendo banderas en el escenario (incluyendo una colombiana), se despiden de un público que podía darse más que por satisfecho, y que abandonó el recinto mientras en la pantalla gigante se proyectaba un video muy de película donde daban los créditos a los músicos y a los audiovisuales que hicieron las animaciones y videos de apoyo.

dt14cl-12En la parte más crítica del show, ciertamente el inconveniente técnico que tuvieron promediando el show y que provocó que no tocaran ese maravilloso corte que es Breaking All Illusions generó algo de pena, y por cierto que se extrañó algún bocadillo de Images And Words, probablemente el disco más icónico de toda la carrera de la banda y que contiene buena parte de sus justificadamente llamados clásicos. Quizás también el sonido no haya sido 100% prolijo, por instantes sonó un poco sucio y con rebote, especialmente el kit de Mangini. Pero en la suma y resta es un show que sin duda alguna quedará en la memoria de la gran mayoría de los asistentes, con un LaBrie cantando como en sus mejores tiempos y con cuatro músicos que están, justificadamente, en los top de los rankings mundiales de sus respectivas especialidades, y que tuvimos la fortuna de volver a ver en directo sacándole lustre a sus credenciales. Y a la larga, cualquier concepto que uno pueda señalar sobre Dream Theater se queda corto, pues cuando uno tiene la fortuna de poder ver a una banda así de grande, talentosa, vigente, dinámica, reinventora y entretenida, todas las flores están de más.

Setlist de Dream Theater:

Primera Parte:
01. False Awakening Suite (intro)
02. The Enemy Inside
03. The Shattered Fortress
04. On the Backs of Angels
05. The Looking Glass
06. Trial of Tears
07. Enigma Machine (con solo de Mike Mangini)
08. Along for the Ride

Segunda Parte:
09. The Mirror/ Lie
10. Lifting Shadows Off a Dream
11. Scarred
12. Space-Dye Vest
13. Illumination Theory

Encore:
14. Overture 1928
15. Strange Déjà Vu
16. The Dance of Eternity
17. Finally Free

 

MIRA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Todo listo para la quinta visita de DREAM THEATER en nuestro país. El show comenzará a las 20:30hrs en Movistar Arena y la apertura de puertas está contemplada para las 17:30hrs.

Las entradas tendrán un valor de $39.000, sin cargo por servicio, y estarán disponibles en la boletería del Movistar Arena a partir de las 15:00hrs.

Los norteamericanos se reencuentra así con el público chileno, gracias a un material que los volvió a poner en la primera línea. Un disco que según sus creadores viene a significar un nuevo comienzo, por eso decidieron titularlo con el mismo nombre del grupo: «Es el primer álbum homónimo de nuestra carrera y no hay nada que se me ocurra que sea un manifiesto de identidad musical y creativa más que fuerte que eso. Exploramos a fondo todos los elementos que nos hacen únicos, desde lo épico e intenso a lo atmosférico y lo cinematográfico», asegura el guitarrista y fundador John Petrucci.

Coincidentemente, la banda también tiene 25 años que celebrar: los que se cumplen desde la edición de su primer álbum, «When Dream and Day Unite» de 1989. Un cuarto de siglo en el que se han posicionado como una institución del rock, llevando la batuta en el lado más progresivo del género. Su ilimitada creatividad y performance de excelencia ha sido aplaudida desde todos los sectores, que han visto el milagro de ver juntos en una sola banda a algunos de los mejores músicos de las últimas décadas.

John Petrucci (guitarra), James LaBrie (voz), John Myung (bajo), Jordan Ruddess (teclados) y Mike Mangini (batería) son quienes conforman actualmente el grupo. «Dream Theater» es el segundo disco que materializan con esta alineación, después de haber pasado la prueba de la renovación de integrantes con «A Dramatic Turn of Events» de 2011. En esa etapa se consagraron como una de las bandas de más presencia en vivo, con una gira de 14 meses, 110 shows y 34 países recorridos. Con ese mismo espíritu se lanzaron nuevamente a recorrer el mundo este 2014, comenzando en enero en Europa

En PowerMetal.cl calentamos el 5to show de DREAM THEATER en Santiago, y preparamos un especial recopilando reviews escritos en nuestro sitio, además de toda la info de su próximo concierto en Santiago.

Visita el especial en www.powermetal.cl/dreamtheater

Las entradas están a la venta por sistema Puntoticket y puntos habilitados en Ripley y Cinemark. Disquería Rockaxis en Portal Lyon.

Precio Especial Estudiantes: $27.000 (con control de credencial estudiantil al ingresar al recinto)
Pre Venta Futuro: $29.000 (AGOTADA)
Venta General: $39.000

Dream Theater en Chile | 24 de septiembre 2014 | Movistar Arena