Entradas

Todo listo para la quinta visita de DREAM THEATER en nuestro país. El show comenzará a las 20:30hrs en Movistar Arena y la apertura de puertas está contemplada para las 17:30hrs.

Las entradas tendrán un valor de $39.000, sin cargo por servicio, y estarán disponibles en la boletería del Movistar Arena a partir de las 15:00hrs.

Los norteamericanos se reencuentra así con el público chileno, gracias a un material que los volvió a poner en la primera línea. Un disco que según sus creadores viene a significar un nuevo comienzo, por eso decidieron titularlo con el mismo nombre del grupo: «Es el primer álbum homónimo de nuestra carrera y no hay nada que se me ocurra que sea un manifiesto de identidad musical y creativa más que fuerte que eso. Exploramos a fondo todos los elementos que nos hacen únicos, desde lo épico e intenso a lo atmosférico y lo cinematográfico», asegura el guitarrista y fundador John Petrucci.

Coincidentemente, la banda también tiene 25 años que celebrar: los que se cumplen desde la edición de su primer álbum, «When Dream and Day Unite» de 1989. Un cuarto de siglo en el que se han posicionado como una institución del rock, llevando la batuta en el lado más progresivo del género. Su ilimitada creatividad y performance de excelencia ha sido aplaudida desde todos los sectores, que han visto el milagro de ver juntos en una sola banda a algunos de los mejores músicos de las últimas décadas.

John Petrucci (guitarra), James LaBrie (voz), John Myung (bajo), Jordan Ruddess (teclados) y Mike Mangini (batería) son quienes conforman actualmente el grupo. «Dream Theater» es el segundo disco que materializan con esta alineación, después de haber pasado la prueba de la renovación de integrantes con «A Dramatic Turn of Events» de 2011. En esa etapa se consagraron como una de las bandas de más presencia en vivo, con una gira de 14 meses, 110 shows y 34 países recorridos. Con ese mismo espíritu se lanzaron nuevamente a recorrer el mundo este 2014, comenzando en enero en Europa

En PowerMetal.cl calentamos el 5to show de DREAM THEATER en Santiago, y preparamos un especial recopilando reviews escritos en nuestro sitio, además de toda la info de su próximo concierto en Santiago.

Visita el especial en www.powermetal.cl/dreamtheater

Las entradas están a la venta por sistema Puntoticket y puntos habilitados en Ripley y Cinemark. Disquería Rockaxis en Portal Lyon.

Precio Especial Estudiantes: $27.000 (con control de credencial estudiantil al ingresar al recinto)
Pre Venta Futuro: $29.000 (AGOTADA)
Venta General: $39.000

Dream Theater en Chile | 24 de septiembre 2014 | Movistar Arena

 

Imágenes del reciente show de Dream Theater en Movistar Arena.

Fotos: Guillermo Salazar

 

Dream Theater

Dream Theater sin duda alguna es el eslabón más esencial entre el Heavy Metal y el rock progresivo de gigantes exponentes como Pink Floyd, Rush, Yes, Genesis, King Crimson o Marillion, por sólo nombrar algunas de ellas, más allá de la indiscutible calidad de otros exponentes del metal progresivo como, por ejemplo, Fates Warning, Crimson Glory o Symphony X. Al menos en popularidad y en calidad, el pedestal de este quinteto norteamericano en el olimpo del Heavy Metal no admite mayor discusión.

De igual forma, tampoco admite discusión la trayectoria de estos neoyorquinos. Con trece discos de estudio (contando entre ellos a A Change Of Seasons), Dream Theater está a punto de cumplir nada menos que treinta años de carrera. Exactamente llevan veintinueve, desde el ya lejano 1985, instancia en la cual John Petrucci y John Myung, en esos entonces apenas unos aprendices de músicos que estudiaban en el prestigioso instituto Berklee, en Boston, quedaron boquiabiertos viendo el talento en la batería de un muchacho llamado Michael Stephen Portnoy, que al igual que ellos, venía desde Long Island y era fan del rock, cosa difícil de encontrar en Berklee.

Desde allí, y desde 1989 con When Dream And Day Unite con Charlie Dominici en las voces, pasando por los icónicos Images and Words, Awake y Falling Into Infinity, el glorioso Metropolis 2: Scenes From a Memory, los interesantes Six Degrees Of Inner Turbulence y Train Of Thought, llegamos a su debut en Chile el 2005 en la gira de Octavarium, con un impresionante marco de público en la Pista Atlética del Estadio Nacional –destacado por la banda en su momento como el show más masivo que han tenido–. A ese show sucedieron su concierto del 2008 en el Arena Santiago, el recordadísimo show post-terremoto de Marzo del 2010 –aportando un granito de arena en darle una señal de “normalidad” mental a un país que tanto lo necesitaba–, y la última aventura que implicó llegar a Espacio Riesco en Agosto de 2012.

Respecto a esa última visita: la banda fue capaz de sobrevivir a un puñal en su integridad como fue la partida de Mike Portnoy y dio potentísimas señales de buena salud con A Dramatic Turn Of Events, primer disco de los neoyorquinos con Mike Mangini . Dicha gira los trajo a nuestro país por cuarta ocasión, un día de grandes inclemencias climáticas y viales, que por suerte no fueron suficiente obstáculo para evitar presenciar a una banda extraordinariamente talentosa y una apuesta segura, como son los neoyorquinos.

Además, la banda tiene un gigante plus en vivo: no repiten sus shows y son mucho más impredecibles que los de otras bandas. Y ello se acentúa al saber que Dream inicia en Chile un tour que durará más de un mes y que, además de llevarlos a países hermanos de Latinoamérica, los conducirá a Asia y Australia a fines de Octubre. De hecho, no sabemos cuál será el tracklist de la banda y esa “sorpresa”, a estas alturas en que la información está al alcance de un par de clicks o movimientos de un dedo, es un punto extraordinariamente a favor. Y eso lleva a otro plus: hay que considerar que cuando se inicia una gira, la voz de la banda estará descansada (es cosa de recordar cómo cantó Ozzy en el Monumental David Arellano el año pasado, muy por sobre lo que muchos esperábamos, precisamente porque Sabbath iniciaba su gira latinoamericana en Chile), por lo que podemos tener tranquilidad y confianza en la performance de James LaBrie.

¿Qué podemos esperar de esta nueva visita de Dream Theater? Un enorme despliegue de talento en un recinto acorde a la cuantía de la banda y que facilita los desplazamientos del público, poder presenciar en vivo a esa bestia creativa que es Jordan Rudess, ver cómo defenderán en vivo su nuevo homónimo trabajo, cuáles clásicos recordarán de su extenso catálogo, y sobre todo, rendirle tributo a una banda que bien merecido tiene su sitial como una de las más grandes de la escena. Y por último, así como nosotros crecemos, nuestros músicos también lo hacen, y nunca se sabe cuándo será la última vez que los veamos… y eso hace a Dream aun más imperdible.

DARÍO SANHUEZA DE LA CRUZ

Dream Theater en Chile | 24 de septiembre 2014 | Movistar Arena

 

Dream Theater

DREAM THEATER vuelve a Chile para tocar el 24 de septiembre en Movistar Arena. En PowerMetal.cl nos preparamos para el 5to show de los norteamericanos en nuestro país, y preparamos un especial recopilando reviews escritos en nuestro sitio, además de toda la info de su próximo concierto en Santiago.

Visita el especial en www.powermetal.cl/dreamtheater

Las entradas ver a DREAM THEATER se venden por sistema Puntoticket, tiendas Ripley y Cinemark habilitados, y sin cargo por servicio en The Knife (Eurocentro).

  • Precio Especial Estudiantes: $27.000 (con control de credencial estudiantil al ingresar al recinto)
  • Preventa Futuro: $29.000
  • Venta General: $33.000

Dream Theater en Chile | 24 de septiembre 2014 | Movistar Arena

DREAM THEATER se presentará por quinta vez en Santiago, en esta oportunidad en el Movistar Arena, el próximo miércoles 24 de Septiembre. Los norteamericanos se reencuentra así con el público chileno, gracias a un material que los volvió a poner en la primera línea. Un disco que según sus creadores viene a significar un nuevo comienzo, por eso decidieron titularlo con el mismo nombre del grupo: «Es el primer álbum homónimo de nuestra carrera y no hay nada que se me ocurra que sea un manifiesto de identidad musical y creativa más que fuerte que eso. Exploramos a fondo todos los elementos que nos hacen únicos, desde lo épico e intenso a lo atmosférico y lo cinematográfico», asegura el guitarrista y fundador John Petrucci.

Coincidentemente, la banda también tiene 25 años que celebrar: los que se cumplen desde la edición de su primer álbum, «When Dream and Day Unite» de 1989. Un cuarto de siglo en el que se han posicionado como una institución del rock, llevando la batuta en el lado más progresivo del género. Su ilimitada creatividad y performance de excelencia ha sido aplaudida desde todos los sectores, que han visto el milagro de ver juntos en una sola banda a algunos de los mejores músicos de las últimas décadas.

John Petrucci (guitarra), James LaBrie (voz), John Myung (bajo), Jordan Ruddess (teclados) y Mike Mangini (batería) son quienes conforman actualmente el grupo. «Dream Theater» es el segundo disco que materializan con esta alineación, después de haber pasado la prueba de la renovación de integrantes con «A Dramatic Turn of Events» de 2011. En esa etapa se consagraron como una de las bandas de más presencia en vivo, con una gira de 14 meses, 110 shows y 34 países recorridos. Con ese mismo espíritu se lanzaron nuevamente a recorrer el mundo este 2014, comenzando en enero en Europa

Las entradas para el show de los norteamericanos se pondrán a la venta el próximo 07 de agosto, vía Puntoticket, y tendrán los siguientes valores:

  • Precio Especial Estudiantes: $27.000 (con control de credencial estudiantil al ingresar al recinto)
  • Preventa Futuro: $29.000, desde el 07 de agosto
  • Venta General: $33.000, desde el 18 de agosto

Aquí puedes recordar cómo vivimos el último show de DREAM THEATER en Chile.

Al decir “Teatro de los Sueños”, el oído más pelotero lo asociará a Old Trafford, el mítico estadio del Manchester United, pero el oído más musical interpretará dicha denominación como una forma de referirse a una de las más grandes agrupaciones de la escena mundial, estandarte de un estilo, adorado por muchos, vilipendiado por otros, aunque definitivamente indiferente para nadie que los haya escuchado. Y no son otros que Dream Theater, quizás una de las “grandes bandas” que más se demoró en venir por primera vez a Chile, pues recién pudimos verlos debutar en el sur del mundo en diciembre del 2005 en un inolvidable concierto en una Pista Atlética repleta y que es recordado por el conjunto como uno de los shows donde más asistencia ha convocado. Luego de ello, dos visitas al Arena Santiago (o Movistar Arena posteriormente), 2008 y 2010, completan la foja de Dream en Chile, siempre promocionando materiales lanzados recientemente: el 2005 fue Octavarium, el 2008 fue el turno de Systematic Chaos y el 2010 de su largaduración Black Clouds & Silver Linings, esta última pocos días después del terremoto 8,8 que azotó estas tierras y que, coincidente o no con la sismicidad de ese entonces, mostró a una banda haciendo un show bastante más corto de lo acostumbrado.

Pero si bien ahora igual la idea es promocionar su última placa en estudio, en este caso el sólido y dignísimo A Dramatic Turn Of Events (ADTOE), había algo distinto en el ambiente: se trataría del debut en vivo de Dream sin uno de los miembros más capitales de su historia, nada menos que Mike Portnoy, catalogado de forma muy poco discutible como uno de los mejores bateros de la historia del rock, líder y alma mater de la banda hasta hace no demasiado tiempo. En este sentido, quiero hacer un alcance: en toda agrupación se siente, y bastante, cuando se va un miembro “importante” de la misma, pero creo que particularmente en la función de batero, en pocas bandas el “mazazo” sería tan grande como en Dream Theater. Por ello, el valor, coraje y confianza en sus medios de Mike Mangini para tomar la posta y asumir el cargo merece desde ya un reconocimiento pleno, pues no es sólo ponerse en la espalda una mochila, sino que derechamente ponerse en la espalda un Fiat 600 con quince personas en su interior como en los concursos que se hacían en Sábados Gigantes.

Ante esto, la expectación por ver a Dream en Espacio Riesco sería algo distinta a las otras oportunidades en que habíamos visto su performance en vivo. Si bien uno sabe a lo que va, a presenciar un show de quizás no tanta emotividad sino que de pulcrísimas, brillantes e intrincadas ejecuciones, en este caso en particular se respiraba en el aire ese tufillo a morbo de “a ver cómo anda el Mangini” y ver si el denominado “baterista más rápido del mundo” lograba hacernos olvidar a Portnoy o por lo menos dejar la viudez de lado por un par de horas.

Ya de partida debo señalar que el lugar no me agradó para nada, más aun considerando la desprolijidad de la productora a cargo de la organización, que en su página web agendaba este concierto para las 21 horas y en los tickets se señalaba como kick off las 20. Si bien conocía el Espacio Riesco en otros contextos, nunca me había tocado ir a un recital allá y a priori me parecía que, estructuralmente, no era el mejor recinto para explotar de buena forma las cualidades sónicas de Dream Theater, además de sus complicadas entradas y su ubicación geográfica complejamente accesible de no ser en vehículo (defecto que la intensa lluvia de la jornada se encargó de amplificar), lo que lo convierte en un lugar muy poco recomendable para conciertos masivos. De todas maneras hay que entender que el lugar donde anteriormente habían tocado estaba ocupado por el Ratón Mickey patinando en hielo así que por ello no pudimos disfrutar de este show en un lugar más céntrico.

Pero lo importante es que al frente habría una banda encargada de transformar cualquier otra consideración, dificultad o problema, en algo menos que secundario. Y así lo entendió la fanaticada de Dream, que pese a la inclemencia del tiempo y a la “trasmanidad” del venue, se hizo sentir en gran número en el Espacio Riesco, siendo quizás una de las diez o quince bandas metaleras que más público es capaz de convocar en sus shows. A eso de las ocho, la hora de esta nueva cita de Dream con su audiencia chileno, unas seis mil personas esperaban con ansias el inicio del show.

Y así, con gran puntualidad, y con un escenario auxiliado con dos pantallas gigantes, una a cada lado del mismo, comenzarían los sones de la intro Dream Is Collapsing de Hans Zimmer, celebérrimo compositor de soundtracks de películas como Gladiador o El Origen entre otras. De hecho este tema precisamente pertenece a la banda sonora de este último –gran– film. Al mismo tiempo, en unas especies de tres cubos utilizados como pantallas, se proyectan –en una onda muy pinkfloydiana o rushiana– una suerte de “Merrie Melodies” psicodélica y que culmina con un avioncillo de Dream Theater aterrizando y con sus músicos dirigiéndose a escena. Un momento realmente creativo, mágico, alucinante y cargado de belleza estética. Y la sensación era: “vaya, si así de tremenda es la intro… ¡cómo será el show!”, y si la expectativa era alta, luego de la intro ésta creció aun más.

Se apagan las luces y se escuchan las voces de los cantantes de garganta de Tuvá distintivos de uno de los más grandes cortes de su última placa. Bridges In The Sky tendría el honor de abrir los fuegos de esta jornada, debido a que el tema tiene su propia introducción, luego de la cual salen a escena Mangini junto a “las cuatro Jotas”, Kevin James LaBrie, Jordan Charles Rudess, John Peter Petrucci y John Ro Myung, a ejecutar este brillante tema. Ya podía confirmarse bastante de lo que se presagiaba, una banda sin errar una nota, causando emoción y sobretodo admiración contemplativa del público –que seguía llegando–, y un sonido que lamentablemente no era de los mejores y no lo fue durante toda la noche, desagradándome particularmente el sonido algo “tarriento” de la imponente batería de Mangini, de la cual ya hablaremos. De todas formas un poderoso inicio de una jornada que se presagiaba extensa.

Sin solución de continuidad, los clásicos sonidos de batería de 6.00 marcarían un instantáneo retorno al pasado, rememorando el gran Awake de 1994, con un público que seguía llegando en gran número a este inaccesible recinto que es Espacio Riesco, superando los problemas climáticos, de estacionamientos, de lejanía de la entrada, controles, etc., conformando “al ojo” ya cerca de siete mil personas transcurridos los primeros 15 minutos de un show sólido y contundente.

En esos momentos LaBrie se dirigiría al respetable, prometiendo un show de “más de dos horas” –se cumpliría– y presentan uno de mis temas favoritos del algo irregular Systematic Chaos de 2007, la poderosísima e intensa The Dark Eternal Night. Huelgan las palabras para resaltar el desempeño de los gigantescos músicos pero me siguió incomodando el sonido, a tal punto que por momentos costaba distinguir si LaBrie estaba cantando bien, mal o más o menos. Si bien el audio mejoraría a lo largo del show, me parece que nunca cuajó el nivel de excelencia que uno espera de un show de una banda tan prolija. No es culpa de ellos en todo caso, que contaron además con un Rudess muy “dicharachero” a ratos, aplicando al final todo su talento con una “guitarra/teclado” tan típica de esas agrupaciones sound que por suerte pasaron bastante de moda. Merecidísimos aplausos y los primeros “ooo…o-o-o, oh” de la noche.

Otra tónica comenzaría a marcarse con la bonita balada This Is The Life, que como sabemos también forma parte de ADTOE. En los temas más lentos y reposados pudimos escuchar y distinguir mejor a LaBrie. El canadiense es inteligente, sabe que no tiene la voz de antes así que explota muy bien sus virtudes vocales y en este tipo de temas es cuándo más pudimos notarlo. Y además le sirve un poco para descansar a Mangini que estaba haciendo ya a esas alturas un trabajo tremendamente remarcable.

Tocaría ahora el momento de viajar hacia el pasado reciente y rememorar a Octavarium (2005), con su portada de ese gigantesco Péndulo de Newton que hizo su aparición en los tres “cubos” que cumplían la función de “telón mutable” a medida que se desarrollaban las canciones. Con The Root Of All Evil (una de las partes de la llamada Twelve-Step Suite y que abre Octavarium) se logró otro de los más destacados instantes de la noche, con su inicio lleno de poder, a pura batería y riff, muy celebrados por el público que seguía llegando y a esas alturas ya frisaba los ocho mil espectadores. Tremendo también el final, algo “alargado” y con un logradísimo juego de luces.

Este tour es de promoción de ADTOE y así o haría sentir la banda, tocando, como veremos, en total siete de los nueve temas que componen dicha placa… y era el turno de Lost Not Forgotten, uno de mis temas favoritos del último esfuerzo de Dream y que contó con una ejecución resplandeciente por parte de la banda, con Rudess haciendo show aparte con su teclado “rotativo” y la camarita instalada en uno de sus costado, y con un Petrucci mucho más protagonista con las segundas voces, función que antes cumplía Portnoy.

Y llegaría el momento de ver al “baterista más rápido del mundo”, al Usain Bolt de los tarros, Michael “Mike” Mangini, presentado por LaBrie. Es decir, ya lo habíamos visto durante varios temas, y los más aplicados pudieron verlo en vivo hace un par de años cuando vino a hacer una clínica. Pero creo que varios concordarán con que “el” minuto que esperaba el forofo nacional estaba dado con ver a Mangini tocando un solo de batería. Y el tipo no sólo mostró buena parte de sus destrezas, sino que realmente hizo alucinar a quienes tuvimos la fortuna de conectar los sentidos con su impresionante talento y velocidad para tocar una batería gigantesca. Si el sonido de la batería hubiese sido óptimo –que insisto, desde mi posición, más cercano a la parte trasera, hacia la derecha del escenario, no fue bueno–, estaríamos hablando de un solo lisa y llanamente perfecto, además por el enorme trabajo de íluminación que engalanó la impresionante performance del batero, que se llevó una merecida ovación junto a varios Mangini, Mangini.

Sin dejar descansar por ahora al nuevo “chiche” de la banda, Dream decide retornar al pasado pero esta vez a la época antediluviana, rememorando esa verdadera piedra fundacional del progresivo que es A Fortune In Lies, primera pista de When Dream And Day Unite, el primer disco del Teatro de los Sueños. Muchos quedaron derechamente “locos” al ver que Dream ejecutaba un tema tan antiguo, con un LaBrie aguerridísimo cantando un tema de ejecución de alta complejidad.

Ya en medio del show, llegaría el momento acústico, bastante más íntimo, área en que Dream tiene una experticia a toda prueba, con una carrera donde las excelentes baladas y temas más “soft” tienen un punto de notoria relevancia. Sólo acompañado con Petrucci y su guitarra acústica, LaBrie nos cuenta que llevan aproximadamente catorce meses promocionando ADTOE, le da las gracias al público, y antes que Petrucci comenzase a tocar alguien del público le tiró un gorro de lana largo a LaBrie que con gran sentido del humor señaló que era como para colgarlo en la pared para Navidad y luego, para sorpresa de todos –y tras un intento fallido–, se lo puso, causando la espontánea ovación del público. En este entretenido contexto Petrucci y LaBrie ejecutan The Silent Man del Awake, parte de A Mind Beside Itself, con el guitarrista cumpliendo a la perfección las importantísimas segundas voces de este tema. Lindo momento.

Se incorporarían Mangini y Rudess a escena y con los “cubos” mostrando una animación del trapeciclista de la portada de A Dramatic Turn Of Events, y sin el poco expresivo pero talentoso Myung, era el momento del tema que cierra este último trabajo, la preciosa Beneath The Surface, que adquiere un brillo distinto en vivo, otro alto punto de la noche.

Otro corte que adquiere una dimensión mucho más alucinante en vivo es Outcry, también de su última placa. De los temas “largos” de ADTOE, probablemente sea el que menos me llene el gusto, pero verlo en vivo fue realmente impresionante, con un extraordinario juego con las imágenes de los “cubos”, mostrando diversas protestas –recordemos que “outcry”, si bien se puede traducir literalmente como “grito”, se entiende más como un clamor en el sentido de protesta– en distintos lugares del mundo, especialmente en Medio Oriente. Todo esto por cierto mientras la banda la ejecutó de manera soberbia, no sólo sin baches sino que revistiéndola de nuevos brillos, especialmente en el desempeño escénico de Rudess.

Y respecto a él quiero detenerme un poco, aprovechando que lo siguiente sería un solo de teclado/piano. Todos sabemos que los cinco músicos que componen Dream Theater poseen cualidades instrumentalmente excelsas, cada uno de ellos (quizás con la excepción de LaBrie) perfectamente pueden figurar en rankings de los diez mejores en su instrumento en el mundo. Pero para mí, el músico que más “feeling” tiene en Dream es Jordan Rudess. El tipo vive para su música, proyecta una intensidad y una felicidad al crear notas y melodías que realmente cautiva y por momentos conmueve. Es tan notable que es capaz hasta de crear aplicaciones para iPad para seguir haciendo música, si al costado derecho de su teclado mantenía una especie de pantalla táctil desde la que también emitiía sonidos durante diversos pasajes del show (probablemente haya sido la aplicación “MorphWiz”). Tan notable fue su performance que luego de la ovación del público, el propio LaBrie señaló que él siempre en los conciertos se ponía en el mismo rincón para observar y contemplar “como público” a quien estima, “de verdad, como uno de los mejores tecladistas/pianistas del mundo”. Excelso.

Llegaría el momento de recordar quizás el disco más “querido” de la banda, Images And Words de 1992, la fantástica Surrounded, especialmente para delicia de quienes son fans de Dream desde los tiempos donde estimábamos como un sueño lejano tenerlos en nuestras tierras. De seguro fue uno de los momentos de la noche donde más “prendido” se vio al público, especialmente en ese momento en que el ritmo se acelera un poco y Petrucci lanza a la pelea su sencillo pero intenso solo.

Luego de varios “ooo… o-o-o, oh” vendría otro de los momentos más intensos de la noche, el instante de visitar a Six Digrees Of Inner Turbulence (2002) con dos partes de su tema homónimo, War Inside My Head y The Test That Stumped Them All, con un Petrucci haciendo las segundas voces de estupenda forma, con unos “cubos” mostrando ojos, fuego, ojos en fuego y con un juego de iluminación espectacular. Extraordinario pasaje que contó con una de las respuestas más encendidas de la noche, pese a que el sonido no era el que uno esperaba.

Petrucci se queda en el escenario acompañado por Rudess, era el momento en que el guitarrista efectuase su reglamentario solo de guitarra. Quizás con menos pirotecnia que en otras ocasiones pero procurando mostrar mayor sensibilidad, no vamos a entrar ahora a descubrir el talento en las seis cuerdas del ítalo-americano, cuya única crítica a su solo es que me pareció algo más extenso de lo recomendable. Luego del gran y merecido aplauso que se llevó el músico, LaBrie manifestó que John era un guitarrista “absolutamente único en la forma en que se expresa”, provocando un nuevo gran aplauso.

LaBrie continuó dialogando para presentar el siguiente tema, ya acercándonos peligrosamente al final del show, señalando que hablaba de “nuestra existencia, hacia dónde vamos”, y extrapoló el significado hacia el espíritu, que es “resiliente”. El momento era de The Spirit Carries On, el único de la noche donde se recordaría el irrepetible Metropolis 2: Scenes From A Memory (1999), y que a mi juicio está dentro de las mejores baladas de la historia del rock. Piel de gallina y emoción en muchos, desgarro de gargantas en otros (el “where did we come from, why are we here” retumbó como una metralla), fue uno de los instantes más altos de la jornada, fundamentalmente por su intensa emotividad y por ser, lejos, el corte más cantado de toda la velada. Maravilloso.

Y cerrando la primera parte del show, y en medio de unos aislados “Me-tro-polis, Me-tro-polis”, vendría una última repasada al estupendo A Dramatic Turn Of Events con Breaking All Illusions, para varios su tema favorito del último disco de Dream Theater. Un tema fantástico realmente, que amalgama de estupenda forma el lucimiento personal (especialmente de la dupla Petrucci/Rudess) con una “sensación de banda”. Tremendo el inicio en guitarra, los cambios de ritmo, las duplas, los quiebres más tranquilos, un tema que cumple con notable precisión con el ADN de Dream y que fue recibido de gran manera. Tras dos horas y 25 minutos que se pasaron bastante rápido, y con LaBrie tomando una bandera chilena, el grupo se despidió del escenario.

Tras el encore llegaría el último tema de la noche, un nuevo recuerdo de, como dijimos, uno de sus discos más queridos, Images And Words. La duda era… ¿Metropolis o Pull Me Under? Y ya al primer segundo, con ese sonido ambiental, y las imágenes del Empire State y otras zonas neoyorquinas sabríamos que la elección sería la emblemática Metropolis 1: The Miracle And The Sleeper, ante la emoción de un público ávido por culminar la jornada con un clásico de esta envergadura e importancia en toda la discografía de Dream. Además es un tema que permite el lucimiento personal de todos los músicos, que en algún momento tienen el turno de tomar mayor protagonismo. En medio de ese glorioso y enorme pasaje instrumental (algo alargado al efecto), LaBrie da las gracias y se despide del público, para volver a cantar y rematar esta grandiosa pieza musical. Y así, luego de dos horas y 40 minutos, Dream Theater le dice adiós al Espacio Riesco con la satisfacción del deber cumplido y con un público bastante satisfecho pese a los inconvenientes. Para destacar también que desde la audiencia le lanzaron una muy bonita bandera a Mangini que decía algo así como “Mangini Welcome Home”, que el batero recibió con gran y sincera alegría. Era lo mínimo que merecía, por cierto.

Independiente de las dificultades en el acceso y llegada al recinto –para replantearse el volver a asistir a un concierto en un lugar así– o que el sonido nunca llegó a ser convincente (sin ser burdamente malo), me pareció un show intenso, muy pulcramente ejecutado, parejo en el buen sentido, con los temas bien distribuidos y que fue disfrutado de buena forma, dejando al público quizás más conforme que en su visita anterior, muy afectada por la cercanía con el terremoto de febrero de 2010. Pero más allá de esto, el mayor gusto fue haber visto con tanta vida, vigencia y naturalidad a una banda que muchos dieron por desahuciada tras la partida de uno de sus miembros más importantes, pero que tuvo la capacidad, inteligencia y perspicacia para encontrar en Mike Mangini no sólo al reemplazante de Portnoy, sino que a un músico que paulatinamente se comienza a tutear con un reconocimiento más “macro” y que merecía hace tiempo. Dream es como un paciente transplantado, pero que no sólo sobrevivió a la partida de Portnoy, sino que quedó sin secuelas. Y verlo en vivo es un privilegio.

Setlist:

01. Intro – Dream Is Collapsing (Hans Zimmer)
02. Bridges in the Sky
03. 6:00
04. The Dark Eternal Night
05. This is the Life
06. The Root of All Evil
07. Lost Not Forgotten
08. Solo de batería de Mike Mangini
09. A Fortune in Lies
10. The Silent Man
11. Beneath the Surface
12. Outcry
13. Solo de teclado de Jordan Rudess
14. Surrounded
15. On the Backs of Angels
16. War Inside My Head
17. The Test that Stumped Them All
18. Solo de guitarra de John Petrucci
19. The Spirit Carries On
20. Breaking All Illusions
Encore
21. Metropolis Pt. 1: The Miracle and the Sleeper

 

De forma lenta, fuerte y clara articula Mike Mangini sus palabras desde Guatemala para la entrevista con Chile, dejando escapar toda su vocación docente desarrollada en las aulas del Berklee College Of Music, donde antes de transformarse en el nuevo batero de Dream Theater era profesor de percusión. Enuncia como si estuviera dictando y pidiendo tomar nota, citando con calma afirmaciones para después graficarlas con ejemplos en todo lo que debe ser un método casi académico para facilitar la comunicación y el diálogo.

Con un cuidado en beneficio de un mayor entendimiento y exactitud -por el temor natural a no ser bien traducido al castellano y por el deficiente audio de la conexión telefónica-, este intérprete de clase mundial nos habla de pasión por tocar, de disfrutar la música, de contribuir a un nivel espiritual y emocional a la banda que por primera vez en su impecable carrera le permite, según esta charla-entrevista, ejecutar los patrones que siempre soñó pero nunca fue capaz de hacer por no dar con los músicos indicados. Y ahora que tiene la chance en A Dramatic Turn Of Events de desplegar todo su drumming y estilo, no entrega otra definición que de “batero de orquesta” para calificar su participación en aquel álbum, el más aclamado del grupo desde la segunda parte de Metropolis, donde le saca máximo partido a su impresionante set.

Pero también habla de respeto a Portnoy, a sus canciones, a sus discos y a los fanáticos de Dream Theater que en Chile verán de vuelta a los gigantes progresivos el próximo 22 de agosto en Espacio Riesco. A sacar una hoja y tomar apuntes. El profesor llega a la sala.

EN CLASES CON MIKE MANGINI

OK Mike. Lo primero es que Dream Theater ha estado aquí varias veces en Chile y si bien se trata de tu primera visita con ellos, ya has venido al país por ejemplo en octubre del 2010, cuando hiciste una clínica/clase magistral en la que se te promocionaba como “el baterista más rápido del mundo”. ¿Qué recuerdos guardas de aquella experiencia?

Lo que recuerdo yo de mis experiencias con las clínicas y también de mis shows con Steve Vai por alrededor de todo el subcontinente sudamericano, ¡y de hecho por Centroamérica inclusive!, es el feeling tan entusiasta de cada uno de los fanáticos. Me acuerdo que sentía que estaban muy instruidos con respecto a la música que les tocábamos, con respecto a la música que yo les tocaba… ¡y la comida es fantástica! Me fascina la comida picante así que la experiencia como un todo, desde mi drumming hasta lo que comía, son puros momentos felices (risas). ¡Oh!, ¡y los cigarrillos también!, los cigarrillos allá son muy buenos, así que recuerdo puras cosas positivas de Chile y Latinoamérica.

Dream Theater son muy populares acá en Chile y sin ir más lejos, la primera vez que vinieron, a fines del 2005, congregaron entre 20 y 25 mil fanáticos, en el que ha sido al menos hasta esa fecha el concierto más multitudinario en la historia del conjunto. Como puedes ver este fenómeno de lejos, ¿por qué estimas que existe una conexión tan especial entre Dream Theater y los chilenos?  

La relación tiene que ver principalmente con el espíritu humano en realidad. De verdad creo que todas las personas una vez que tratan de absorber con mayor profundidad la música terminan apreciando mucho más a esos músicos que se apasionan. Y me parece que esa es la conexión en común que existe entre Dream Theater, los seguidores de Dream Theater y los que están por convertirse en seguidores de Dream Theater, lo que vendría a ser la pasión que nos lleva a ser lo mejor que podemos y a disfrutar la música. Considero que la gente en Chile tiene dicha pasión, entonces la música es un lenguaje que conecta la pasión entre las personas. Eso es lo que yo encuentro tan especial.

CONTRIBUYENDO A NIVEL ESPIRITUAL Y EMOCIONAL DE DREAM THEATER: “MI PASIÓN ERA VERDADERA”

En tu carrera has dado una gran cantidad de audiciones…

Sí, he dado de hecho 46 audiciones…

(Risas) correcto, aunque la de Dream Theater para ti fue especial ya que como han dicho antes, “la diferencia era que sabía que tenía que ingresar a esta banda”. ¿Qué viste particularmente en Dream Theater que querías tanto el puesto?

La razón por la cual mi audición con Dream Theater lograra llenarse de pasión y dirección, enfoque, se debió a que había estado viendo en mis sueños y practicando las formas de tocar un drum set que no aún no se había hecho antes ya que no había dado con los músicos con los cuales trabajar así y tocar de esa manera. Por ello, apenas se hizo real la oportunidad con Dream Theater, sabía que yo podría sentirme feliz trabajando en mi instrumento y contribuyendo en un nivel espiritual y emocional al grupo como también a los fanáticos, ¡sólo porque mi pasión era verdadera!, dado que pensaba que aquí podría utilizar mi nueva forma de drumming para llevar al conjunto a otro nivel técnico y artístico, ¡y estaba convencido de que sería capaz de hacerlo! Sabía que lo que estaba haciendo era realmente distinto y especial, esperando ojalá que los integrantes lo notaran, ¡y así ocurrió!

Y como esta audición era tan clave para lograr tocar con músicos capaces de entender el modo que haces las cosas, ¿cuánta ansiedad se puede sentir cuando oportunidades tan únicas y anheladas surgen en el camino?

Bueno, he aprendido en mi vida a tomar la ansiedad y convertirla en energía positiva resultante en acción. Por ejemplo, yo me esfuerzo mucho, me levanto temprano de la cama, sacrifico otras cosas de mi vida para dedicarme a mis tareas y hacerlas, y me di cuenta de que en esta oportunidad y esta audición, podrían aparecer sus desafíos extra que quizás no nos sería posible de anticipar. Por ejemplo, lo normal en una audición es debas aprenderte la música de otro individuo. Primero que todo y lo más importante entonces, aprendí de mi profesor de batería que la persona que se ensaye 300 veces una canción, se quedará con el puesto, ¡punto!, así que eso lo llevé conmigo. Lo otro que puse yo de mí fue que practiqué cuestiones técnicas, time signatures, poliritmos y coordinaciones de batería, sólo en caso que me ellos me pidieran que improvisara  y respondiera con time signatures complejos y pasajes difíciles, ¡y eso fue justo lo que pasó Jorge! Me encontraba tan bien preparado, tan listo que ni siquiera cometí un solo error con las canciones, que ni siquiera cometí un solo error en la prueba. No cometí un solo error con los jams ni tampoco cometí un solo error al hablar acerca de quién yo era, acerca del tipo de personas con la que quería compartir alrededor y acerca del tipo de vida que deseaba tener, por lo que estaba preparado para conversar, para improvisar, para tocar sus temas y para escuchar genuinamente. Me encontraba listo para estar callado y escuchar lo que irían a pedir de mí, por lo que me encontraba listo en cinco niveles como en, ¿sabes?, como si fuera un atleta olímpico preparado para cada una de las pruebas. Eso es lo que pienso yo, ¡y funcionó!

“SÉ QUE NO SOY TAN GRANDIOSO (…) QUE SOY CAPAZ DE COMETER ERRORES”

Hablaste de sacrificios y uno que hiciste para convertirte en batero de Dream Theater fue dejar tu trabajo de docente full-time en el Berklee College of Music, como “profesor asociado del percusión” dando ramos de Private Drumset Instruction, Drum Lab 1 & 3, Double-Bass Drum, Polyrhythms 1 & 2, entre otros. Entonces, junto con lo emocional y espiritual, ¿cómo utilizaste el aspecto “académico” a la hora de audicionar y entrar a Dream Theater?

Lo primero… bueno, el asunto más importante es que todo lo necesitamos saber se basa en emociones: se llama respeto. Lo primero que debemos hacer es RESPETAR. Por ejemplo, si a una persona, si a un estudiante se le aproxima una audición debe RESPETAR lo que ya existe de antes. Por ejemplo: respeté el hecho de que Dream Theater tuviera diez discos. Respeté las partes de batería de Mike Porntoy. Respeté las canciones de Dream Theater. Respeté a los fanáticos y me respeté a mí mismo. Me respeté a mí mismo en el sentido que sé que no soy tan grandioso. Comprendo que soy capaz de cometer errores pero tengo que ser honesto y reconocer mis limitaciones para dar el primer paso. Y luego, el siguiente paso que es académico y mental, es la habilidad de distinguir patrones. Debo distinguir patrones, patrones de time signature, patrones de key signature, patrones de dinámica. Todas esas cosan toman muchos años de instrucción así que entre estar preparado emocional y espiritualmente, también debo estar preparado académicamente. Lo académico da lo mismo sin embargo si la persona no muestra respeto. Eso es lo que pienso.

Por último, ya has comentado antes que los temas más difíciles de tocar de Dream Theater son, justamente, los que grabaste en A Dramatic Turn Of Events. ¿Qué ocurre en tus partes de batería, en tu drumming que hace que sean tan desafiantes de interpretar en estudio y en vivo?  

Lo que resulta tan desafiante es que tengo que tocar y golpear la batería para seguir la música primero que todo, como una orquesta, como un batero de orquesta y eso significa que a veces debo interpretar patrones de batería que necesitan que los haga mitad zurdo o mitad diestro, dependiendo de la combinación de ritmos. Además, también debo cubrir y alcanzar distancias bien grandes porque mi setup de batería es como… no cuesta seguir los teclados o seguir las guitarras pero la batería, o sea mi batería no está configurada de una manera tradicional, puesto que tiene un setup ambidiestro así que debo cubrir y alcanzar distancias bien grandes y golpear con harta fuerza, así que resulta bastante desafiante en lo físico. Tocar más encima como zurdo a ratos y como diestro en otros, ¡eso es algo que me costó perfeccionar durante una década y ninguna persona puede llegar y hacerlo así nomás!, ni yo, ni un alumno, ¡nadie se puede sentar a hacerlo y listo! Aquello es lo que lo hace tan desafiante y la gente tendrá que verlo, de eso de trata, esa es la idea. La gente tendrá que ver el show para dilucidar por completo el porqué dije que es lo más desafiante. ¡Y ahí lo tienen!

Perfecto, entonces todos aquí en Chile que vayan al concierto para verlo. Gracias por tu tiempo y nos encontramos pronto acá Mike con Dream Theater.

(Se relaja) No tienes nada que agradecer Jorge, de verdad espero con ansias que lo veas y ojalá puedas acercarte a estrechar mi mano y saludarnos, decirnos hola. ¡Adiós!

Más especial de lo pensado será el viaje de DREAM THEATER por toda América Latina. No sólo tocará por primera vez en países como Guatemala, El Salvador y Costa Rica, sino que también filmará los dos conciertos agendados en el Estadio Luna Park de Argentina, para después lanzar un DVD en vivo. Esto, según lo publicado en Blabbermouth.net, que agrega que el material saldría en algún momento del 2013.

El conjunto progresivo actuará en Buenos Aires el 19 y 20 de agosto, después que el 17 se presente en Rosario. Para Chile mientras tanto el único concierto está programado para el 22 de ese mes en el Espacio Riesco. Las entradas se están vendiendo por Ticketek y The Knife.

Dream Theater

DREAM THEATER anunció hace unos días las fechas de «A Dramatic Tour Of Events», gira que los traerá nuevamente a Chile.

La banda actuará en Santiago el 22 de agosto a las 21:00hrs. en el Espacio Riesco y las entradas tienen un valor de $25.000. Este sábado 16 de junio comenzó la pre-venta exclusiva para clientes Entel con un 20% de descuento por sistema Ticketek, ticketek.cl, 690 2000, Cine Hoyts, Falabella y The Knife.

La venta general será a partir del 23 de junio.

Esta será la primera vez que la banda toque en países como Guatemala, El Salvador y Costa Rica, además de retornar a Brasil, Argentina, Colombia, El Salvador, Costa Rica y Chile.

Las fechas del tour son:

8 de agosto: Ciudad de Guatemala, Guatemala – Forum Mundo E
10 de agosto: San Salvador, El Salvador – Anfiteatro CIFCO
12 de agosto: San José, Costa Rica – Palacio de los Deportes
15 de agosto: Bogotá, Colombia – Palacio de los Deportes
17 de agosto: Córdoba, Argentina – La Usina
19 de agosto: Buenos Aires, Argentina – Luna Park
20 de agosto: Buenos Aires, Argentina – Luna Park
22 de agosto: Santiago, Chile – Espacio Riesco
24 de agosto: Porto Alegre, Brasil – Pepsi on Stage
26 de agosto: Sao Paulo, Brasil – Credicard Hall
29 de agosto: Belo Horizonte, Brasil – Chevrolet Hall
30 de agosto: Río de Janeiro, Brasil – Citibank Hall
1 de septiembre: Brasilia, Brasil – Ulysses Guimaraes

Afiche: Dream Theater en Chile 2012

Dream Theater

En gira promocional de su disco «A Dramatic Turn Of Events», DREAM THEATER anunció en su sitio web las fechas para Latinoamérica que los traerá de vuelta a Chile el 22 de agosto en el Espacio Riesco.

Esta será la primera vez que la banda toque en países como Guatemala, El Salvador y Costa Rica, además de retornar a Brasil, Argentina, Colombia, El Salvador, Costa Rica y Chile.

Las fechas del tour son:

8 de agosto: Ciudad de Guatemala, Guatemala – Forum Mundo E
10 de agosto: San Salvador, El Salvador – Anfiteatro CIFCO
12 de agosto: San José, Costa Rica – Palacio de los Deportes
15 de agosto: Bogotá, Colombia – Palacio de los Deportes
17 de agosto: Córdoba, Argentina – La Usina
19 de agosto: Buenos Aires, Argentina – Luna Park
20 de agosto: Buenos Aires, Argentina – Luna Park
22 de agosto: Santiago, Chile – Espacio Riesco
24 de agosto: Porto Alegre, Brasil – Pepsi on Stage
26 de agosto: Sao Paulo, Brasil – Credicard Hall
29 de agosto: Belo Horizonte, Brasil – Chevrolet Hall
30 de agosto: Río de Janeiro, Brasil – Citibank Hall
1 de septiembre: Brasilia, Brasil – Ulysses Guimaraes

El Viernes 12 de Marzo se presentó por 3ra vez en nuestro país la banda insigne en la actualidad de lo que conocemos como “metal progresivo”.  Dream Theater pisó el movido suelo nacional con el fin de mostrarnos en directo su última placa “Black Clouds & Silver Linings”.  Como todos deben saber, el concierto estaba programado originalmente para el Jueves 11, pero debido a que el mismo día se producía el cambio de mando del gobierno central, se optó por aplazarlo un día más. La banda ya se encontraba en nuestro país desde el Miércoles, por lo que algunos de sus miembros optaron por salir a conocer la ciudad y cumplir, además, con la agenda que tenían programada, que incluía la firma de autógrafos en una conocida tienda de instrumentos musicales de la capital.

dt-chile-2010-01

Llegó el día Viernes. Por diversos motivos, que esta demás comentar acá, no tuvimos oportunidad de presenciar a la banda soporte de esta gira, Bigelf, quienes fueron escogidos por el mismo Mike Portnoy para acompañarlos. Conforme a los comentarios que recibí de varias personas que presenciaron su show, se mostraron sólidos, sonaron bien y gustaron. Entiendo que tienen un sonido bien setentero, con influencias de Black Sabbath, Deep Purple y toda la música más densa de los setenta, a lo que agregan algunas dosis de sicodelia, descripción que me provoca cierta cuota de arrepentimiento al no poder haberlos visto. La cosa es que terminada la presentación de Bigelf, logramos entrar al sector de cancha para comenzar a tomar posiciones. La espera se hizo más bien corta, ya que, muy atinadamente, escogieron versiones de temas de los mismos Dream Theater para amenizar el ambiente, como As I Am y Pull Me Under. Mientras esperaba y caminaba buscando un lugar, comencé a mirar a mi alrededor para ver si los eventos naturales que han azotado nuestro país los últimos días, habían repercutido también en el marco de asistencia y la verdad es que, sí, se notó que algo pasaba, ya que a esa hora no habían más de unas 6.000 a 6.500 personas dentro del recinto: la cancha estaba medio vacía (o medio llena, como quieran) y en las plateas y galerías habían sectores donde derechamente no había un alma.

A eso de las 20:40 aprox., se apagaron las luces y el griterío no se hizo esperar. Junto con la primera nota de Rudess se encendieron los focos laterales del escenario, lo que permitía ver las siluetas de los músicos a través del telón negro que cubría todo el stage, esto por cierto acrecentó aún más los gritos que se dejaban sentir en la Arena. Aquella primera nota correspondía precisamente a la del primer tema de su último álbum.  A Nightmare To Remember hizo estallar el recinto, ya que para esta ocasión la verdad es que no había mucha diferencia entre estar en cancha o en platea, ya que todos saltaron y corearon junto a la banda.  Temblores, terremoto, réplicas… todo parecía olvidado en cuestión de segundos, no había espacio para eso.  La catarsis colectiva fue la única protagonista durante la apertura del show, además que la gran mayoría de los asistentes había hecho sus tareas y se sabía el tema a la perfección.  El sonido la verdad es que partió de forma deficiente, al menos desde donde yo me encontraba –cancha, a un costado derecho-, se lograba entender lo que estaban tocando, pero estaba todo demasiado saturado, de hecho el bajo era inentendible en las partes más pesadas del tema, pero ¿ustedes creen que eso le importó a alguien en ese momento? Claro que no.

dt-chile-2010-03

La gente seguía llegando al lugar. Tras el término del primer tema, decidí subir a galería y desde ahí pude apreciar que durante la primera canción se habían sumando al menos unas 3.000 personas más aproximadamente. Los espacios vacíos se redujeron bastante y la cantidad de personas que asistieron finalmente ese día debe haber bordeado las 10.000, una cantidad inferior a la vez anterior, pero entendible dadas las circunstancias especiales vividas en el país.

El show continuó con A Rite of Passage, tal cual el último disco, un corte que al menos en lo personal me gusta bastante, pero que, y compartiendo la opinión de algunas personas que estaban cerca, hubiera preferido omitieran para incorporar algún otro más “clásico”… y es que tenemos que considerar que con A Nightmare To Remember y A Rite of Passage ya tenemos prácticamente media hora.  Pero bueno, la gran mayoría coreó y disfrutó el tema y en definitiva eso es lo que importa.  Lo que se venía era algo que al menos los que no nos molestamos con ver setlist de otros conciertos, no nos esperábamos.  Tras una notable introducción de unos muy inspirados Rudess y Petrucci, LaBrie trajo su silla hasta el escenario y sentado y muy relajadamente comenzó la interpretación de Hollow Years, el que se transformó a la larga en uno de los puntos más altos dentro de la presentación de Dream Theater en esta ocasión.  La emoción se sintió en todo el recinto y en cada momento, me atrevería a decir que TODOS cantaron este tema, bueno, algo que podrán comprobar con las imágenes que registramos para ustedes.  Fue un momento emotivo a más no poder.

dt-chile-2010-27

La ejecución por parte de la banda es algo que, como podrán suponer, está fuera de todo comentario.  Con bandas como esta pierde todo sentido contarles lo bien que lo hace cada uno en lo suyo. Todos, o al menos quienes hemos tenido oportunidad de estar en sus anteriores presentaciones, tenemos plena certeza que en vivo la banda es una máquina musical que funciona como reloj suizo, y lo único que yo temía aquella noche era que se sucediera alguna réplica que alterara los ánimos de Mr. Portnoy y que en definitiva, tuviera una repercusión negativa en la performance de los músicos, por suerte nada ocurrió.  Lo que si sucedió es que el sonidista sólo logró “perillear” de forma correcta hasta bien entrado el segundo tema.  Por suerte desde Hollow Years en adelante, el sonido mejoró bastante en relación al inicio.

dt-chile-2010-18

A continuación la banda en pleno se retira del escenario y sólo quedó Jordan para deleitarnos con un extenso solo, que incluyó a su propia caricatura proyectada en las 3 pantallas gigantes del Arena, la gente escuchó con atención cada una de las notas y se disfrutó con el virtuosismo propio de un músico de la categoría de Mr. Rudess. El solo decantó, para mi deleite, en uno de los temas que más me gusta de su anterior placa, Prophets of War. Es probable que a muchos les haya hasta molestado la inclusión de este corte y es que Systematic Chaos al parecer no fue del agrado de la gran fanaticada de la banda, pero eso da para discusiones bastante largas.  En lo personal es un tema que musical y, muy en particular, líricamente, considero que esta tremendamente bien logrado.  La cosa continuó bastante calmada, ya que luego de algunas palabras de LaBrie (en donde la verdad no logré entender bien si dijo que era una canción para la cual habían grabado un video o que grabarían algo en ese momento), prosiguieron con Wither, que conserva la línea plácida y que otorgó momentos de calma y relajo para la gran mayoría de los asistentes, lo que dadas las circunstancias era sumamente agradable.

Pero la calma tenía su tiempo contado y muy bien definido, porque con el siguiente corte el recinto casi se vino abajo y esta vez sería por el terremoto ocasionado con todos los saltos de los asistentes, tanto en cancha, como en platea y galerías, ya que Dream Theater se despachó uno de los instrumentales más potentes que han grabado hasta la fecha, The Dance of Eternity, proveniente de aquella placa que para muchos marca el punto de inflexión en su carrera, por lo menos hasta ahora.  Como les decía anteriormente, para que vamos a hablar de la ejecución, simplemente fuera de serie, si no fuera por el ruido ambiente sería como estar escuchando la pista de audio original, lo que es importantísimo cuando se trata de presenciar la ejecución de un instrumental de estas características, con tantas partes, tantos cambios de ritmo, progresiones y arreglos como los que tiene este The Dance of Eternity.  La calidad musical de la banda en vivo es algo sinceramente sobrecogedor.

dt-chile-2010-23

¿Y que mejor que continuar con otro corte de Scenes From A Memory?… bueno, mejor es continuar con dos cortes de aquel álbum, y eso fue justamente lo que la banda hizo, ya que tras el término del mencionado instrumental, el show continuó con One Last Time, que fue cantado como si fuera el último de aquella velada. Pero lo mejor aún estaba por venir, ya que el siguiente tema fue The Spirit Carries On, canción que fue presentada de forma muy especial, dedicada y tocada para Chile y todos los fans chilenos que se vieron o no afectados por los acontecimientos de este último tiempo.  Una muestra del cariño que Dream Theater siente por estas tierras y que se agradeció con uno de los aplausos más cerrados que he tenido oportunidad de presenciar en el Movistar Arena.

dt-chile-2010-26Hasta acá ya había transcurrido, casi sin darnos cuenta, poco más de una hora de show, por lo que todo hacía presagiar que aún quedaba mucho por delante. In The Name of God fue el encargado de continuar con el espectáculo, y como era de esperarse, fue recibido de gran forma por la audiencia, la que a estas alturas y tras esa magnífica tripleta de temas de Metropolis Pt. 2, se encontraba con el ánimo por las nubes.

Una vez ejecutado la banda se retira del escenario, para luego regresar y presentarnos el último tema de Black Clouds… The Count of Tuscany, un excelentísimo corte, el que definitivamente y dada la reacción de la gran mayoría, también se encuentra entre los favoritos de esta última placa y no es para menos, ya que se trata de una excelsa demostración musical que la banda se encarga de ejecutar prácticamente a la perfección en vivo, tal cual pudimos comprobar aquel Viernes. Terminado la banda comienza el rito de despedida del público nacional. Quienes no sabíamos nada respecto de los temas que estaban tocando en esta gira, no podíamos creer que ese era el final del concierto; pero si hace un rato estaban tocando The Spirit Carries On y después de eso sólo tocaron 2 canciones más ¿y se acabó?… bueno, entre In The Name of God y The Count of Tuscany, más el tiempo entre ellos, tenemos casi 40 minutos de show y es que con Dream Theater, a pesar de la longitud de sus composiciones, el tiempo la verdad es que se pasa volando. De todas formas, esta última presentación de la banda fue más corta que su anterior visita, eso esta claro. Ni hablar de compararla con la del 2005.

dt-chile-2010-30La verdad es que la sensación final, me imagino que sobre todo para quienes era primera vez que los veían, fue de “gusto a poco” y las impresiones fueron variadas. En lo personal, nada que decir respecto a la banda y su performance, naturalmente todos notables, salvo que hubiera cambiado un par de temas por otros, pero eso es así siempre, todos queremos escuchar nuestros favoritos, pero tampoco es menos cierto que sería una real lata que vinieran a tocar siempre las mismas canciones.  En el papel, 10 temas y algunos solos parece ser muy poco, pero en el caso de Dream Theater, eso sumó poco más de una hora y cuarenta minutos de show, tiempo más que prudente para la presentación de cualquier banda.  La única salvedad para esta ocasión, es que, no sé si fue una impresión que me llevé sólo yo o alguien más habrá notado cierta “frialdad”  de parte de la banda hacia el público, los percibí más distantes que las veces anteriores, aunque cuando se despidieron lo hicieron de forma muy agradecida… finalmente creo que sólo deben haber sido los nervios provocados en la banda por las réplicas vividas y que los inquietaron un poco, sobre a todo a Portnoy y toda esa telenovela que se generó en internet con los dimes y diretes que vinieron tras los twitteos de Mike.

Muchos podrán haber quedado disconformes con la cantidad de temas, otros con la selección de estos, para otros el problema fue la duración total del evento, pero para la gran mayoría todo eso son sólo meros detalles cuando se trata de presenciar a una, sino, la más importante y exitosa banda de metal progresivo de los últimos tiempos. Dream Theater estuvo por tercera vez en tierras chilenas, esperemos que la próxima sea pronto y con un Chile total y absolutamente reconstruido.  Hasta la próxima.

dt-chile-2010-31

Setlist:

01 – A Nightmare To Remember
02 – A Rite of Passage
03 – Hollow Years
04 – Prophets of War
05 – Wither
06 – The Dance of Eternity
07 – One Last Time
08 – The Spirit Carries On
09 – In The Name of God
encore
10 – The Count of Tuscany

REVISA LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Dream Theater

Time 4 Fun ha confirmado el cambio de fecha para el concierto de DREAM THEATER en Chile:

«El cambio obedece a que el show coincide con el traspaso de mando presidencial, razón por la cual la Intendencia de Santiago, nos solicitó aplazar en un día el concierto y colaborar con las necesidades de la autoridad. Los tickets adquiridos para el concierto con fecha 11 de marzo, mantienen su vigencia. Agradecemos de antemano la comprensión de las personas y lamentamos cualquier inconveniente».

Además, se dieron a conocer los horarios programados para el día Viernes:

  • 18:00 – Apertura de Puertas
  • 19:15 – Presentación de Bigelf
  • 20:30 – Presentación de Dream Theater

Las entradas siguen a la venta a través del sistema Ticketmaster y tienen un precio general de $24.000 (más cargo por servicio). Los clientes de la Zona Entel PCS tienen un 10% de descuento y los tickets sin recargo se encuentran en The Knife de Euricentro.

Dream Theater en Chile

Concurso | Dream Theater

Estos son los ganadores de un Meet & Greet con Dream Theater en la Megatienda Auiomúsica de Ñuñoa:

  • César Andrés Rojas Giovanelli (JORDAN RUDESS)
  • Guillermo Nicolás Villalobos Zaid (JORDAN RUDESS)
  • Macarena Villalobos Zaid (JORDAN RUDESS)
  • Ximena Ovalle Guzman (MIKE PORTNOY)
  • Marcelo Francisco Núñez Campos (MIKE PORTNOY)

La lista de ganadores fue enviada a la producción del Meet & Greet. El evento con Jordan Rudess se realizará este Miércoles 10 a las 19:00 y con Mike Portnoy el Jueves 11 a las 13:30.

Muchas gracias a todos quienes participaron y atentos a los nuevos concursos que tendremos en PowerMetal.cl

Concurso | Dream Theater

Regalamos 5 Meet & Greet con Jordan Rudess y Mike Portnoy de DREAM THEATER en la Megatienda Audiomúsica de Ñuñoa.

¿Cómo participar? Los 5 cupos serán distribuídos en cada una de estas alternativas:

  1. Deja aquí tu comentario y ya estarás participando (tu mail debe ser válido para contactarte)
  2. TWITTER: Síguenos en Twitter y en tu timeline copia y pega lo siguiente: Gana un meet & greet con Dream Theater en @powermetalcl
  3. FACEBOOK: Si eres fan de PowerMetal.cl en Facebook, sólo comenta en el estado del concurso.
  4. Deja tu comentario de apoyo en el blog-editorial dedicado a las víctimas y afectados del cataclismo sufrido en Chile en MT troopers.
  5. Envíanos un mail a concurso@powermetal.cl con el asunto DREAM THEATER indicando por qué quieres conocer a Jordan Rudess y Mike Portnoy. No olvides dejar tu nombre completo y RUT para contactarte en caso de ganar.

El concurso finaliza el Martes 9 de Marzo a las 12:00pm y los ganadores se darán a conocer a las 12:30pm.

AUDIOMÚSICA tendrá la visita exclusiva de Jordan Rudess y Mike Portnoy, tecladista y baterista de DREAM THEATER, quienes se encuentran endorsados por las prestigiosas marcas KORG y TAMA, respectivamente.

Por razones de agenda, Jordan Rudess estará el Miércoles 10 de Marzo a las 19 hrs. y Mike Portnoy el Jueves 11 de Marzo a las 13:30 hrs, ambos en la Megatienda Audiomusica de Ñuñoa, ubicada en Avda. Chile España #393.

En la oportunidad, los artistas compratirán con sus seguidores, quienes deberán inscribirse mandando un correo al mail concurso@marketingymusica.com , contestando la pregunta: ¿Cuál es el primer disco de DREAM THEATER?

Más información en: www.audiomusica.com

Dream Theater - Meet & Greet

El concierto de DREAM THEATER junto a BIGELF en Chile sigue en pie, confirmado por el mismo Mike Portnoy, para el Jueves 11 de Marzo en Movistar Arena. El valor general de los tickets es de $24.000 más cargo por servicio y se encuentran a la venta bajo sistema Ticketmaster. Los clientes de la Zona Entel PCS tienen un 10% de descuento.

Bigelf

Los progresivos BIGELF serán los encargados de abrir los conciertos de DREAM THEATER en Sudamérica, según anuncian las dos bandas en sus respectivos sitios web oficiales.

El concierto de DREAM THEATER en Chile está fijado para el 11 de Marzo en Movistar Arena. El valor general de los tickets es de $24.000 más cargo por servicio y se encuentran bajo sistema Ticketmaster. La preventa para los clientes Entel PCS considera descuentos de un 20% en preventa exclusiva y de 10% en venta normal. La venta para público en general comenzará el día 4 de Febrero.

Dream Theater

Puedes escuchar a BIGELF en su MySpace.

Dream Theater

Se inició la venta de entradas para el concierto de DREAM THEATER en Chile, programado para el 11 de Marzo en Movistar Arena. El valor general de los tickets es de $24.000 más cargo por servicio y se encuentran bajo sistema Ticketmaster.

La productora Time 4 Fun anunció una alianza junto a Entel PCS que considera descuentos para sus clientes con un 20% en preventa exclusiva y de 10% en venta normal. Las entradas para DREAM THEATER quedan en preventa a un valor de $19.200 y luego pasarán a costar $21.600 (sólo para clientes Entel PCS y no incluyen cargo por servicio).

Las preventas exclusivas consideran 7 días desde su inicio y luego pasan a venta para publico en general, en este caso, desde el día 4 de Febrero.

Dream Theater

El quinteto ha anunciado las fechas del tour que los traerá el próximo año por Sudamérica. La banda se presentará por tercera vez en Chile el Jueves 11 de Marzo en Movistar Arena.

Las fechas confirmadas para el continente son:

11 de Marzo – Santiago, CHILE – Movistar Arena
13 de Marzo – Buenos Aires, ARGENTINA – Luna Park
16 de Marzo – Porto Alegre, BRASIL – Pepsi On Stage
18 de Marzo – Curitiba, BRASIL – Master Hall
19 de Marzo – Sao Paulo, BRASIL –  Credicard Hall
20 de Marzo – Río de Janeiro, BRASIL – Citibank Hall
22 de Marzo – Lima, PERÚ – Jockey Club
24 de Marzo – Caracas, VENEZUELA – Poliedro

Dream Theater, quiéranlo o no, es por estos días el referente más representativo e importante de lo que se conoce como Rock/Metal Progresivo a nivel mundial.

Dueños de una técnica envidiable y de una capacidad creativa sin límites, la banda norteamericana pisó nuestras tierras por segunda vez en el marco del tour de promoción de su último trabajo, Systematic Chaos, siendo Chile el lugar de inicio de esta nueva travesía por tierras sudamericanas.

Inicialmente fijado para realizarse en la Pista Atlética del Estadio Nacional, el show de Dream Theater fue cambiado para el Arena Santiago. ¿Los motivos? No vamos a decir la poca de venta de entradas, porque no es el caso. Lo que sí ocurrió es que no se vendió lo que se esperaba, que no es lo mismo. Recordemos que a 10 minutos de la Arena Santiago, para ser más exactos, en el Teatro Caupolicán, una leyenda del Hard Rock también se estaba presentando y prácticamente a la misma hora: Deep Purple. Una buena cuota de público probablemente optó por los veteranos ingleses, quienes agotaron las entradas para su presentación. Además, otro punto importante a considerar radica en que una semana más tarde se presentarán en Chile los también ingleses, aunque no tan veteranos aún, Iron Maiden. Si sumamos a esto que en abril tendremos la posibilidad de ver por segunda y probablemente última vez en Chile al Madman Ozzy Osbourne y que ya se ha vendido al parecer más de la mitad de las entradas, simplemente no hay bolsillo que aguante. De todas formas, Dream Theater se presentó ante un público que debe haber bordeado los 12.000 asistentes, lo que por supuesto no es para nada un número menor.

dt2008_000

OPENING BAND CONTEST WINNERS!: DELTA

Con ese título se destacaba en las noticias de la página oficial de Dream Theater, los nombres de los ganadores del concurso que la banda organizó, para encontrar a las agrupaciones que abrirían sus shows en los distintos países que incluye esta gira por Sudamérica.

Inimaginable debe haber sido la reacción de los nacionales Delta al enterarse de tal hito en su corta, pero maratónica carrera. Con solo 5 años desde su formación, la banda ya se ha dado el lujo de abrir para bandas de la talla de Symphony X, Vision Divine y ahora Dream Theater, cuentan con dos placas a cuestas y el público reconoce y aplaude sus temas.

La presentación de Delta partió puntualmente a las 20:00 hrs., como se había señalado y su misión era encender y preparar al público para lo que se venía…y cumplieron con ello a cabalidad. Desde el primer tema la banda logró, prácticamente de forma inmediata, la aceptación de todo el recinto, con canciones potentes, demostrando un gran dominio escénico y montando un sólido espectáculo, en el que destacó el gran sonido logrado por el grupo, además del trabajo vocal de Felipe del Valle, quien remeció el recinto en más de una oportunidad con sus potentes gritos. Cerraron su presentación con Burning Soul y el ya clásico, Black & Cold y se fueron entre vitores de la gente, que incluso y haciendo alusión al Festival, solicitó antorcha para la banda. Felicitaciones a la banda por este nuevo acierto.

CHAOS IN MOTION: A DREAM COME TRUE

dt2008_015

Pasadas las 21:00 hrs., partió la segunda presentación de Dream Theater en territorio nacional, dando comienzo con un video que repasaba la historia completa de la banda, incluyendo imágenes desde sus inicios hasta la actualidad, mezcladas con muy pequeños trozos de temas de cada uno de los álbumes editados hasta la fecha. La banda abrió con el tema conocido por todos como: 2001 Odisea del Espacio y por supuesto la locura fue total. Si bien la cantidad de gente en cancha ocupaba, digamos, un 80% de esta, la cantidad de asistentes en platea y galerías era un espectáculo aparte, me imagino que muchos, incluyéndome optamos por estas posiciones debido al tipo de espectáculo a presenciar, más aún cuando pudimos percatarnos de que el show incluía una pantalla gigante detrás del escenario y de detalles como un semáforo colgando de la estructura de iluminación, que fue precisamente el que al dar la luz verde dio el «vamos» al concierto.

dt2008_031El primer tema descargado por la banda provino, como era de esperarse, de su último álbum. Constant Motion desató toda la energía contenida por quienes estaban esperando presenciar a Dream Theater nuevamente en nuestro país; tanto cancha, como plateas y galerías lo corearon como si se tratara de uno de los más clásicos temas del grupo, reacción que se mantuvo incólume cuando arremetieron con Never Enough, un temazo de su anterior placa, Octavarium, y el cual no tuvimos la oportunidad de oír en directo en su anterior visita.

Iban solo dos canciones y algo más de 15 minutos y el público ya estaba completamente entregado a la emoción de estar presenciando nuevamente a una de las máximas expresiones de la música progresiva de las últimas décadas, lo que se acentuó aún más cuando sonaron las primeras notas de Blind Faith, tema que, por la reacción de la gente, al parecer nadie esperaba oír, transformándose en la primera sorpresa de la noche.

dt2008_017

Otro gran momento se vivió cuando comenzó a sonar Surrounded, proveniente del álbum que catapultó a Dream Theater a ser reconocido en todo el orbe, Images & Words, la cual tocaron en su versión modificada que comenzó a hacerse conocida el 2007 a través de los tantos bootlegs que circulan de la banda a través de la red. En esta versión se incluyó, para deleite de muchos, algunos pasajes de Mother de Pink Floyd, los que fueron agradecidos por el público con total euforia.

dt2008_007

Hasta ese momento solo habían tocado un tema de su última producción, pero todos teníamos absolutamente claro que aún faltaban probablemente muchas otras canciones de Systematic Chaos que oír, y es precisamente luego de finalizar Surrounded, que la banda descargó toda la potencia de The Dark Eternal Night, un tema que generó algo de polémica cuando fue lanzado el disco. Mientras para algunos (me incluyo) es un gran tema, de mucha potencia y partes muy pesadas, aunque algo moderno, para otros trae algunos claros guiños hacia un sonido propiamente nu-metal o aggro (como quieran llamarle). Sea como sea, la verdad es que The Dark Eternal Night funcionó en vivo como una inyección de adrenalina para todo el público espectador. Se palpaba la euforia en la cancha de la Arena Santiago, mientras en las partes superiores del recinto, si bien se veía una situación similar, muchos nos deleitábamos con las extraordinarias animaciones que se proyectaban en la pantalla gigante, en donde la guerra de escupos de Mike Portnoy contra la bestia animada provocó más de alguna carcajada.

dt2008_030

Es importante hacer notar la extraordinaria sincronización a lo largo de todo el evento, entre lo que sucedía en el escenario y lo que se proyectaba en la pantalla, así como también el magnífico trabajo de iluminación que tuvimos oportunidad de presenciar. Si a esto sumamos el notable trabajo de cámaras, a muchos nos dio la sensación que quizás estaban grabando el evento para una eventual incorporación de dichas tomas a un DVD… quien sabe.

dt2008_029Luego de la devastadora demostración de potencia que significó The Dark Eternal Night, Dream Theater nos regaló dos temas que yo creo que nadie, ni en sus más optimistas pensamientos, se imaginó siquiera que tendría alguna vez la oportunidad de oírlas en vivo, al menos no ejecutadas por sus propios creadores.

Erotomania, el extraordinario instrumental de Awake (otra de las piedras fundamentales en la discografía de la banda) y la melódica y emotiva Voices, del mismo álbum, hicieron que la Arena casi se viniera abajo por algo más de los 15 minutos que fue lo que en suma demoraron en tocar ambos temas, transformándose así en la segunda gran sorpresa de la noche.

Con el público, a estas alturas, extasiado luego de tamaño par de temas, Dream Theater prosiguió con la presentación de cortes de su última placa y es así como a oídos de todos llegaron, de la mano de Jordan Rudess, las primeras notas del segundo single de Systematic Chaos, Forsaken, un tema relajado y más directo de lo que nos acostumbran a entregar en sus distintas composiciones.

dt2008_003Aunque para una banda de las características de Dream Theater y de la capacidad técnica de los integrantes que la conforman, no tiene mucho sentido hablar del desempeño individual de sus miembros, haremos un pequeño comentario respecto a cada uno de ellos, y comenzaremos por James LaBrie, quien definitivamente, cada vez esta cantando mejor y lo demostró en cada una de las notas logradas a lo largo de su performance. Petrucci es un tipo que prácticamente no comete errores con su instrumento, demostrando que, según se requiera, es capaz de manifestar potencia al máximo como también lograr la nota más emotiva con las seis cuerdas.

Myung es un bajista extraordinario, sin embargo, escénicamente no logra proyectar nada, el tipo se para en el escenario, toca y hace su trabajo, pero evita en términos generales, cualquier contacto con la gente o incluso con sus compañeros de banda, su concentración es inmutable mientras ejecuta su labor, lo cual a algunos provoca cierto rechazo, pero que a la hora de oír el resultado final se agradece.

Rudess es un genio delante de un teclado y ha sabido compenetrarse a lo largo de todo este tiempo con la música de la banda e impregnarse de la esencia que transmiten los temas de Dream Theater, sin embargo, sigue siendo objeto de las mayores críticas que se le pueden hacer a un integrante de esta banda, sobre todo por parte de «las viudas de Moore», llegando incluso a señalar que en vivo «destroza» las composiciones realizadas por Kevin para su ex banda. Pero bueno, cada quien esta en su derecho de opinar lo que se le plazca.

dt2008_028

Por último, Portnoy. Que se puede decir de un tipo que por si solo es lo que podríamos llamar un «showman». Tocando la batería de pie, alentando a la gente, marcando tiempos mientras se golpea la cabeza con las manos y tocando complicadas partes mientras al mismo tiempo las canta, de hecho, luego de Forsaken, vino Take The Time, y fue el propio Portnoy quien partió cantando las primeras estrofas de este clásico tema de su segundo álbum. En definitiva, hablar de sus integrantes y de lo que son capaces de hacer, no tiene mucho sentido. Si lo tiene señalar que, sea como sean individualmente, en suma son una verdadera máquina, imparables, capaces de tocar lo que se les plazca, a su total antojo y encargándose de demostrar con cada canción, porqué están en la cima del género.

dt2008_032

Volviendo al concierto y luego de Take The Time, la banda tocó sin ningún tipo de pausa, dos temas nuevos, bueno en realidad uno, que en suma totaliza más de 25 minutos de música. Se trata por supuesto del Opus de Systematic Chaos, In The Presence of Enemies (Parte 1 y 2). En lo personal me hubiera bastado con que interpretaran solo la segunda parte, pero no todos tenemos los mismos gustos frente a la banda y probablemente a muchos otros les guste más la primera de ellas. Ahora bien y sea cual sea el caso, en términos generales, escuchar un tema de tal naturaleza en vivo y completo, como fan del estilo, es algo impagable.

dt2008_021Luego de esta magnífica interpretación y ya bordeando las 2 horas de show, la banda se retira del escenario a un breve descanso, para luego regresar y entregarnos el último tema de la noche, que en realidad se trató de un medley que resume gran parte de su discografía y que se pasea por discos como Falling Into Infinity, Scenes From A Memory, Images & Words, Train of Thought y Octavarium.

Smedley Wilcox, como se titula esta mescolanza de temas, incluye a Trial of Tears, Finally Free, Learning To Live, In The Name of God y Octavarium (Razor’s Edge). Probablemente haya quienes hubiesen preferido escuchar alguno de dichos temas por separado y completo, pero en honor al tiempo, Dream Theater los junta y crea una amalgama única, que transmite y le otorga gran dinamismo a la parte final del concierto, ya que en no muy extensos trozos se van mostrando partes de temas que la gran mayoría de fans de la banda conoce a cabalidad y gusta de ellos, por lo que la reacción a cada una de esas partes es inmediata y efusiva. Por mi parte, encuentro acertadísima la opción de por lo menos escuchar algo de temas que de otra forma no tendríamos oportunidad de oír.

dt2008_026

Con ese paseo final por la discografía de la banda, Dream Theater cerró una gran noche, en la que tuvimos oportunidad de oír y disfrutar de una banda nacional que se la jugó e hizo las cosas mejor aún de lo que muchos esperaban y en donde pudimos presenciar, ya por segunda vez en nuestro país, a una de las bandas más importantes de los últimos tiempos, llamenle rock o metal, da igual, Dream Theater de la mano de una excelente ejecución, una puesta en escena impresionante y un despliegue de matices y detalles absolutamente bien cuidados, se encargó de regalarnos una presentación magnífica que difícilmente será borrada de la mente de los miles que estuvimos presentes.

Setlist:

1. Intro: Video / 2007: An Ant Odissey
2. Constant Motion
3. Never Enough
4. Blind Faith
5. Surrounded (Extended Version)
6. The Dark Eternal Night
7. Erotomania
8. Voices
9. Forsaken
10. Take The Time
11. In The Presence of Enemies (Pt. 1 & 2)
Encore:
12. Smedley Wilcox:
i. Trial of Tears
ii. Finally Free
iii. Learning To Live
iv. In The Name of God
v. Octavarium (Razor’s Edge)