Entradas

DREAM EVIL se presentará hoy, a partir de las 14:00, en un show en streaming desde Gotemburgo. El proyecto Heavy / Power Metal del productor y guitarrista Fredrik Nordström tocará varios de sus éxitos.

Pueden ver el show a continuación:

 

DREAM EVIL es el proyecto Heavy / Power Metal del productor y guitarrista Fredrik Nordström y que ha contado con Gus G. y Snowy Shaw entre sus integrantes.

El próximo Sábado, a las 14:00 de Chile, DREAM EVIL. realizará un concierto en streaming gratuito a través de su cuenta Facebook. Puedes seguirlo a continuación:

 

 

Ronnie Romero (LORDS OF BLACK, RITCHIE BLACKMORE’S RAINBOW) ha unido fuerzas con el guitarrista japonés Nozomu Wakai (ex-BLIZARD) para el proyecto llamado DESTINIA. Al grupo se ha incorporado Marco Mendoza en el bajo (THE DEAD DAISIES) y Tommy Aldridge en batería (WHITESNAKE) para dar vida al disco “Metal Souls”, que fue mezclado por Fredrik Nordström (DREAM EVIL, ARCH ENEMY) y masterizado por Jens Bogren (AMORPHIS). El disco será lanzado el 13 de Julio vía Frontiers Music SRL.

Puedes escuchar el single “Metal Souls” en el siguiente enlace:

El setlist y el artwork de “Metal Souls” es el siguiente:

01. Metal Souls
02. Rain
03. The End Of Love
04. Promised Land
05. Take Me Home
06. Raise Your Fist
07. Be A Hero
08. Metamorphoses
09. Cross The Line
10. Judgement Day

Este 26 de Mayo finalmente, después de seis años, podremos escuchar el regreso de DREAM EVIL con «Six«, trabajo producido por el guitarrista de la banda, Fredrik Nordström, en Studio Fredman y que será lanzado vía Century Media Records. Como último vistazo previo al disco han decidido liberar el single «Creature Of The Night«, el que viene a completar la promoción junto a los videos para «Antidote» y el homónimo «Dream Evil«.

Escucha «Creature Of The Night» a continuación:

El tracklist de «Six» será:

  1. Dream Evil
  2. Antidote
  3. Sin City
  4. Creature Of The Night
  5. Hellride
  6. Six Hundred And 66
  7. How To Start A War
  8. The Murdered Mind
  9. Too Loud
  10. 44 Riders
  11. Broken Wings
  12. We Are Forever

DREAM EVIL sigue preparando la llegada de «Six», su regreso discográfico después de 6 años de receso. El trabajo será lanzado el próximo 26 de Mayo y ahora los suecos nos dejan el video para «Antidote», su nuevo single.

El video a continuación:

Después de 6 años vuelve DREAM EVIL con «6», un nuevo disco de estudio y como primer adelanto la banda lanzó el single «Dream Evil». Pueden ver el video acá:

El próximo 26 de Mayo será el día que tras 6 años de espera tengamos un nuevo trabajo de los suecos DREAM EVIL. El disco llevará el nombre de «Six» y será producido por el guitarrista de la banda Fredrik Nordström en Studio Fredman.

«Finalmente, seis años después del lanzamiento de ‘In The Night’, comenzamos a grabar nuestro nuevo álbum titulado ‘Six’, que es el álbum número seis de DREAM EVIL. Sabemos que nos tomó un tiempo sacar nuestros pulgares de nuestros culos, pero ahora la espera ha terminado y estamos seguros de que el nuevo material hará que el tiempo de espera valga la pena. El 26 de Mayo será el momento, es hora de ‘Six'» escribió DREAM EVIL.

Pueden ver un trailer y el artwork del disco a continuación:

Fredrik Nordström, fundador de DREAM EVIL y productor de ARCH ENEMY, DARK TRANQUILLITY, IN FLAMES, DIMMU BORGIR y los primeros discos HAMMERFALL será en encargado de las mezclas para el próximo album de DELTA.

El quinto disco de los nacionales tiene como invitados a Gabriel Hidalgo, presente en la integridad de una de las canciones, May Schuster en arreglos vocales, el oboista de la Sinfónica de Chile Jorge Galán, Andrés Walker en guitarra acústica y John West, vocalista de ROYAL HUNT y ARTENSION, quien canta a duo con Felipe del Valle en otro de los tracks.

Todas las pistas que componen este trabajo ya se encuentran grabadas y esta semana pasarán a las manos de Nordström para comenzar la mezcla.

Agradeciendo la participación de Gabriel Hidalgo en este último año, DELTA tocará el jueves 22 de noviembre en la Sala SCD del Mall Plaza Vespucio, show que servirá también como pre-estreno de su nuevo dico.

 

Dream Evil - In The Night (promo)Un nuevo tema de DREAM EVIL titulado «Bang Your Head» se pouede escuchar en su MySpace.

La banda sueca anunció para este mes el disco “In The Night”, su nuevo trabajo en estudio. La producción, nuevamente, está a cargo del guitarrista de la banda Fredrik Nordström quien es conocido por su trabajo como productor de, entre otras bandas, HAMMERFALL, IN FLAMES y DIMMU BORGIR.

El tracklist de «In The Night» es:

01 – Immortal
02 – In The Night
03 – Bang Your Head
04 – See The Light
05 – Electric
06 – Frostbite
07 – On The Wind
08 – The Ballad
09 – In The Fires Of The Sun
10 – Mean Machine
11 – Kill, Burn, Be Evil
12 – The Unchosen One

El disco saldrá a la venta en 2 formatos: un mediabook con imágenes exclusivas y bonus tracks. La otra será una versión normal anunciada para el 25 de Enero.

Dream Evil

La banda sueca DREAM EVIL anunció que en Enero podremos escuchar «The Night», nombre con el que bautizaron a su nuevo disco de estudio.  La producción, nuevamente,  está a cargo del guitarrista de la banda Fredrik Nordström y algunos temas que lo componen son «Immortal», «In The Night», «Bang Your Head» y «In The Fires Of The Sun».

Dream Evil

La banda que nos convoca este octubre es una que, sin lugar a dudas, ha traído al nuevo siglo los sonidos puros y crudos de la música que muchos comenzamos a escuchar hace bastantes años y que otros han ido conociendo con el correr de los años, ya que bandas como Black Sabbath, Iron Maiden, Accept, Rainbow y Judas Priest han sido pilar fundamental para toda la movida metalera de los últimos veinte años. Dentro de estas bandas hay una que rescata casi al pie de la letra todo el concepto callejero y de cueros del heavy metal clásico. Estamos hablando de los suecos de Dream Evil.

Suecia es una cuna de grandes músicos y sobretodo de grandes bandas, resaltando, por sobre todas la escena de Gotemburgo, aunque debemos destacar que Gotemburgo, es más célebre en lo que a bandas death metal se refiere, llegándose a hablar de un estilo de metal: el death metal sueco.

A pesar de que Suecia esté ligada al trabajo más extremo, existen grandes bandas de heavy metal nacidas bajo el frío de las tierras boreales: partiendo por el gran Yngwie J. Malmsteen y con Hammerfall como referente más cercano. Y es esta banda la que tiene un roce con la banda de este mes, parentesco que se detallará más adelante.

DE PRODUCTOR A MÚSICO

Pero dónde están las raíces de esta banda que ha dado  tanto que hablar el último tiempo. Habría que remontarse a 1999 cuando el ya afamado productor, Fredrik Nordström un reputado productor musical que ha tenido a su haber bandas de la talla de HammerFall, In Flames, Dimmu Borgir y Spiritual Beggars ente otras decide que su conocimiento musical podría canalizarlo en una banda propia.

Antes de dedicarse por completo a su trabajo en los Estudios Ferdman, Fredrik, quien vive en un pequeño campo a las afueras de Gotemburgo, había estado tocando en una banda de covers llamada Snake Skin Cowboys, pero que sin embargo nunca abandonó la idea de tener una banda propia, con temas propios.

Para eso se une a su gran amigo, el joven Gus G., ex guitarrista de bandas como Firewind y Mystyc Prophecy, venido de las mitológicas tierras griegas, más específicamente de la ciudad de Thessaloniki, pero que pasa su mayor parte del tiempo en un departamento compartido con unos amigos en Gotemburgo y le propone llevar adelante un proyecto musical, haciendo germinar la semilla de algo que vería la luz más adelante.

Pero faltaban aún más músicos para llevar a cabo esta propuesta musical. Para llenar el puesto vocal, Fredrik contacta a un vocalista invitado en los dos primeros albums de HammerFall (y ahí la ligazón entre HammerFall y Dream Evil), que él había producido, por tanto ya había sondeado para poner la voz en DreamEvil, nos referimos al experimentado (está por sobre los 35 años) Niklas Isfeldt, quien pone su particular voz, muy en la onda de Anders Zackrisson, primer vocalista de los también suecos, Nocturnal Rites. Fue invitado a un ensayo, y bastaron sólo pocos minutos para que Fredrik se diera cuenta que su voz calzaba perfecto en lo que él tenía pensado para DreamEvil, por lo que no hubo que buscar más: Niklas se transforma en el vocalista de este nuevo grupo. De hecho, fueron necesarias sólo tres canciones para que Gus G. Saltara gritando en la sala «Él es, él es!!!», y así no más fue.

Ya la base estaba casi formada, sólo faltaba llenar los puestos de la base rítmica, esto es bajo y batería. En el primer caso, la vacante fue llenada en forma natural, porque es común que las bandas hayan tenido experiencias anteriores, sobretodo tributando en bandas de covers, y ésta no es la excepción, ya que una cosa trae a la otra y la llegada de Niklas a la banda trajo de la mano le llegada de uno de sus grandes amigos a DreamEvil, el bajista Peter Stålfors, oriundo de Hindes, un pequeño pueblo a 35 kms. a las afueras de Gotemburgo. Peter era un viejo conocido de Niklas, puesto que había estado compartiendo escena en una banda de covers con él llamada The Jericho Brothers, donde habían entablado una gran amistad, y que también participó en el primer disco de HammerFall, por lo que la llegada a Dream Evil, fue más sencilla de lo esperado. En efecto, en el momento de que Niklas fue elegido como vocalista, éste les señaló que conocía a un bajista, le preguntaron si era bueno, Niklas respondió afirmativamente, con lo cual Peter se transforma en el bajista de la incipiente banda.

Y el puesto de la batería fue llenado de una forma no menos sencilla. Estando en Inglaterra Gus y Peter conversaban acerca de la necesidad de un baterista permanente. «Sí, pero un buen baterista, porque hay una gran cantidad de bandas con malos bateristas«, señaló Peter. Gus conocía a una de las leyendas de la batería, Snowy Shaw, quien trabajó con King Diamond, Notre Dame y Memento Mori, por lo que Gus quedó en llamarlo, sin saber si éste aceptaría, por su reputación. A pesar de que éste aceptó en un principio a ayudarlos sólo en los ensayos, la sintonía fue tal, que pasado un tiempo, se le ofreció que tocara en la banda de forma permanente, ante lo cual Snowy aceptó gustoso.

Con los músicos ya listos, había que ver qué nombre se le ponía a este nuevo grupo. Fredrik se había anticipado a muchas cosas, entre ellas a conseguir sello para su banda. El hecho de ser un reconocido productor le abrió las puertas a numerosas casas discográficas, entre ellas Century Media, que fue la elegida para distribuir el futuro trabajo de la banda. Con ellos mismos fue la discusión acerca del nombre para el grupo.

Fredrik es un gran fanático del Hard Rock y del heavy metal de los ’80, bandas como Thin Lizzy y Accept son influencia directa de este músico sueco, quien encontró en Ronnie James Dio una fuente de inspiración para el nombre del grupo.
Claro está… Fredrik antes de elegir el nuevo nombre se había paseado por toda la familia de los «Dragons», «Dragon Heart», «Dragon Foot», «Dragon Kidney», hasta llegar al «Dragon Slayer», sin embargo el tema no agradó a Century Media. Hasta que llegó el nombre de uno de los más grandes discos de Dio a Fredrik, «Dream Evil», lo cual encantó al músico y lo presentó a los encargados del sellos quienes se manifestaron conforme. Paradójico, Dragon Slayer iba a ser el nombre del grupo, pero terminó siendo el nombre del disco.

Ya estaba todo listo y la ventaja de que todos son muy buenos músicos, hizo que el proceso de composición del material fuera más fácil, por lo que el resultado, si bien demoró, por los compromisos de los integrantes de la banda, sobretodo de Fredrik, hicieron que a mediados del 2001 la banda se metiera de lleno a los estudios Ferdman (era que no), con la producción de… Fredrik Nördstom, lo cual pudiera parecer fácil, sin embargo él ha declarado en más de una oportunidad que ese proceso ha sido muy difícil puesto que es mucho más difícil alcanzar un sonido propio, por la responsabilidad que conlleva éste para uno, no para terceros

El resultado fue extraordinario. Se sabía que Fredrik y la banda en sí, tenían en mente un disco melódico, pero a la vez con mucho poder. Lo que quizás la banda no imaginó fue la repercusión que iba a tener el disco, ya que rescata todo el hard rock de los ’80, con un tinte de heavy metal de la vieja escuela, que recuerda un tanto a Rainbow y a HammerFall como referente más cercano, pero que va más allá, Dragonslayer (nombre que como se señaló estaba elegido hace tiempo), es un disco muy variado, con temas que van directo al hueso, de distinta forma, con temas a medio tiempo, muy melódicos, como la excepcional Chasing the Dragon, que es la que abre los fuegos; con temas rápidos muy bien logrados, como In Flames You Burn, y la magistral The Prophecy, un tema directo, muy powermetal, que está llamado a convertirse en un nuevo clásico. Pasa por momentos de carácter hímnicos, con The Chosen Ones y Heavy Metal In The Night, momentos de calma que encontramos en Losing You, y entretención con Heavy Metal Jesus.

En este trabajo, Fredrik trabaja en un par de temas con la sección de cuerdas de la Orquesta Filarmónica de Gotemburgo, conocida por Fredrik ya que trabajó con ella en el Puritanic Euphoric Mysantropia de Dimmu Borgir, quienes realizan un sutil y excelente trabajo en The Chosen Ones. Un artwork muy poderoso a cargo de Axel Hermann, da un complemento perfecto entre imagen y música.

Este álbum le trajo excelentes dividendos a la banda sueca con excelentes críticas, los medios especializados de todo el orbe se rindieron a los pies de este nuevo portento musical. Frases como «si vives para el heavy metal y además te gusta el power metal, no hay razón para que no ames este disco» (Metal – Rules); «con un mayor desarrollo de su estilo están llamados a formar parte de las grandes ligas del heavy metal» (Metal Reviews); «estamos en presencia de la revelación del 2002, un disco potente, con una fuerza y frescura que se extraña y que siempre será bienvenida.» (Powermetal.cl), sirvieron de base para un real y prematuro éxito que los hizo pisar grandes escenarios como el Wacken, el 3 de Agosto del 2002. Giraron por toda Europa, y llegaron incluso a pisar tierras niponas, lo cual indica que el suceso fue amplio.

Pero la banda no se duerme en los laureles, a pesar del éxito, las cosas fueron tomadas más en serio, y comenzaron a trabajar en nuevo material. Entre giras, siguieron componiendo, tratando de mantener el nivel de composiciones, para que lo sembrado con Dragonslayer, no se esfumara, y es así como desde Septiembre del pasado 2002, Dream Evil trabajó en nuevo material, siempre en los estudios Ferdman. Este material vio la luz el 27 de Enero de este año, y lleva por título Evilized. En este trabajo, nos encontramos con una banda que no ha perdido el poder y la melodía que los ha hecho particular, sin inventar absolutamente nada nuevo, sino que rescatando la potencia del heavy metal y hard rock de los ’80, y eso entre tanto trabajo similar que privilegia los sonidos más «épicos», con más fineza que fuerza, se agradece, ya que Dream Evil va por otro lado, por el contrario ya que la música de esta banda sueca desborda poder. Se destacan en este disco la potencia de Break The Chains, con un gran trabajo melódico entre Fredrik y Gus, la potencia de By My Side, y los sonidos hímnicos de Made Of Metal. Podemos señalar que es un disco más maduro, quizás más hard rockero que su predecesor, con un excelente trabajo del autodidacta Niklas.

La banda siguió realizando su trabajo, cada vez con un mayor presupuesto y una mejor acogida por parte de los medios y de los fans. Después de una larga gira y de la consecuente participación de Dream Evil en cuanto festival europeo hubo, la banda sintió que era hora de volver a pisar los estudios. El MCD Children of the Night, fue un pequeño aperitivo de lo que vendría, un verdadero libro…

EL LIBRO Y EL QUIEBRE

La banda no quería lanzar un disco cualquiera, quería escribir “un verdadero libro” que llevara en cada página hecha canción lo mejor de las influencias ochenteras plasmadas en cada nota de Dream Evil. Y así es como el 24 de mayo del año 2004 ve la luz el tercer disco de los suecos: “The Book of Heavy Metal”, un verdadero compendio de cómo llevar los sonidos clásicos del heavy metal y el hard rock al nuevo siglo y milenio. Un disco que, si bien no logra superar el fantasma de su debut, mantiene la fuerza de siempre. El presupuesto se nota, un art work de lujo, un sonido impecable y un video impresionante de su opening track “The Book of Heavy Metal”, hicieron de éste uno de los mejores lanzamientos del año 2004.

Y el público lo recibió como tal. Tanto así que en Japón, donde ya se están transformando en hijos ilustres, vendieron la friolera de diez mil copias en sólo cinco días, lo que muestra el nivel de adhesión de los suecos en tierras niponas. Nuevamente se embarcan en gira, donde Japón cómo no, tiene un lugar preponderante. Además se pasean como soporte en Europa, de una de las bandas que más los influenciaron, los ingleses de Saxon.

Sin embargo algo pasa en el grupo. A pesar de que el “The Book of Heavy Metal” fue su disco de mayor éxito en ventas, los roces en el grupo comenzaron a desgastar la relación entre los miembros, lo que hizo que a fines del 2004, el guitarrista Gus G. decidiera abandonar la agrupación siendo reemplazado por Mark Black, nacido, como él mismo dice el mismo día que Jimi Hendrix (27 de noviembre) pero 30 años después (1972).

Con Mark continuaron las giras y continuaron también los problemas para la banda, los que llegaron de la mano de Niklas. Mientras se encontraban realizando su tercera gira por Japón, en febrero del 2005, le fue encontrado un daño en sus cuerdas vocales por lo que el médico le ordenó dejar de cantar, para evitar un daño permanente en su voz. Esta noticia devastó a Niklas, quien le señaló al resto del que no quería ver a la banda caer ni detenerse por su culpa, recomendando incluso otros vocalistas para reemplazarlo temporal o permanentemente, si la situación llegaba a ese extremo. Incluso Niklas decide dejar la banda, llevándose a Peter con él en Junio del 2005. No duraron mucho fuera de DreamEvil. Sólo dos meses alcanzaron a estar fuera de la banda y lejos de sus fans.

El silencio continuaba, no exento de momentos tensos. El mayor se vivió a principios de este año. Mientras la banda se encontraba en proceso de composición de su cuarta placa, Snowy Shaw decide dejar su puesto tras los tarros, llevándose todo el material que llevaba compuesto. Un golpe durísimo para Nordström y compañía. Pero dicen que lo que no te mata…

UNIDOS…

Los fans estaban consternados con la noticia, pero la vida sigue. La banda encontró al reemplazante idóneo para Snowy en el frío y demoníaco (según sus propias palabras) Pat Power (qué nombre), un hombre que gusta de la música más extrema, pero igual de clásica que las influencias de Dream Evil, por lo que el ya nuevamente quinteto recomenzó la tarea titánica de componer el disco y llevar a la banda al sitial que se habían ganado desde su debut.

Y es así como estamos ad portas de lo que será el cuarto disco de los suecos. United es el nombre de la placa que verá la luz el próximo 16 de octubre y del que ya se ha escuchado un pequeño adelanto. Fire, Battle, In Metal!, sigue la senda trazada desde su inicio, recuperando la fuerza un tanto extraviada. Un verdadero temazo de una banda que ha hecho del heavy metal un estandarte, de las guitarras armas afiladas y de cada riff un metralleo incesante. Dentro de tanto recargo y parafernalia, Dream Evil nos entrega el mejor heavy metal, crudo, con los aderezos necesarios colocados inteligentemente. Es de esas bandas que vale la pena escuchar y que a los pocos minutos te tiene con la cabeza de arriba a abajo. Una banda que con sólo escuchar un par de segundos de cualquier tema no te saca otro concepto que no sea HEAVY METAL!!!!

Dream Evil

Cuando Dream Evil tuvo su tan aplaudido debut por allá en el año 2002 de mano de Dragon Slayer, se supo al instante el objetivo que Fredrik Nordström se traía entre manos; converger a un solo instante el poderoso sonido de la década de los 80`s con pequeños tintes de la nueva generación de bandas, todo con su pizca de Rock. A pesar que esto no se vio fielmente plasmado en su primera placa -aún sonaba muy Power para lo que se quería hacer-, la idea se pulio aun más con la venida de Evilized disco en el cual los acordes rocanroleros se hicieron notar de buena forma. Pero aún faltaba lo más importante, el sonido seco y caracteristico del Heavy Metal. Con este nuevo trabajo se podría decir que la tarea casi se cumplió. The Book of Heavy Metal cumple con casi todos los requisitos que Fredrik y compañia se autoimpusieron en el comienzo de su era, generando un ambiente seco y con mucha garra, al igual que en aquellos días.

Desde el primer segundo se hace notar que la placa será especial. Un intenso grito, la palabra «¡Metaaaaal!» pronunciada a todo pulmón, da paso un tema que recoge toda una filosofía digna de esta banda. La estrofa «Some twenty years ago, the goods put down there feet / so firmly in to the ground that no man of sword nor pen / could ever chains the rules upon which / The very fundament of metal was made» es un fiel reflejo de la esencia que dio vida a Dream Evil. En ella se encuentra toda la devoción e ideales que intentan volver a revivir cada vez que lanzan una nueva placa, el objetivo de Dream Evil. The Book of Heavy Metal promete convertirse en todo un himno de estos suecos, si ya no se convirtió en uno de ellos. Potencia, convicción, garra, eso es Dream Evil en estos días, y cada vez lo dejan más en claro. Quizá lo único que le podría reprochar al tema es, a mi parecer, el abuso del coro, repetido tantas veces que por el final del corte llega a ser latero; pero después de todo no deja de ser más que un mero detalle para un comienzo explosivo, de esos que no se escuchan tan seguido como uno quisiera.

Into the Moonlight es, junto con un posterior Tired, uno de los temas con más feeling de la placa. Es bastante melódico, con un coro que confirma la importancia que se les dio en esta oportunidad. Qué decir, son de aquellos segundos que uno espera revivir en un concierto, con todo el público enfervorizado y conectado en un 100% con la banda. Lo vuelvo a repetir, «convicción» es la palabra que mejor identifica al presente disco; cada lírica esconde un mensaje bastante potente, recordando aquellos días en que se vio nacer a las grandes bandas, los padres del Heavy Metal. En este corte el virtuosismo no está presente nada más que en el momento justo, nada de derroches, la dosis justa y necesaria entre un buen riff y un muy buen desempeño de la banda en general. Tema seguro a tocar en vivo.

Hace algunos años, todos fuimos testigos de cómo, poco a poco, la escena musical internacional -especialmente en EE.UU.- se veía sorprendida por un pequeño puñado de bandas que se hacían pasar por metaleras, las llamadas ahora Nu-Metal. Quizá todo eso haya sido causa del «efecto MTV», ajeno a la naturaleza de la escena, pero provocó una campaña de proporciones en contra de tamaña ofensa. «May happen to heavy metal / But rock never rust» deja en claro lo que sienten Fredrik y compañía al respecto, pero siempre con un dejo de ironía en sus palabras lo que perfectamente se podría convertir en un arma de doble filo. Por una parte intentan revivir una filosofía de antaño, y por otro juegan con estas palabras. The Sledge es un tema directo y sin tapujos como la mayoría de la placa, el que a pesar de estar compuesto a la forma de Dream Evil, le hubiera dado un aire más serio para que cumpliera mejor su objetivo.

Ya más rockeros, las revoluciones se hacen presentes y nos presentan a No Way, tema que a grandes rasgos nos habla de como el Metal se ha mantenido fiel a su base a pesar de los múltiples caminos que ha desarrollado en los últimos años, y como se ha sabido, de cierta forma, evolucionar sin traicionar ciertos aspectos de oro que hacen de la escena la que es y ha sido desde su nacimiento. El dúo de guitarras entre Fredrik y Gus se roba la escena desde un comienzo siendo sólo sobrepasada a momentos por el increíble despliegue de Niklas Isfeldt en su mejor presentación con Dream Evil. Lo más destacable es la alegoría a la estrella más oscura de nuestro cielo, ¿quién?, ni más ni menos que Ozzy.

Crusader’s Anthem es un tema a medio tiempo en el cual se roba la película nuevamente el coro. Sigue la misma tendencia que Into the Moonlight, acercándose mucho más al Power actual que al antiguo Heavy, ya que a pesar de todo no podrían alejarse de forma definitiva de una escena que los vio nacer hace unos años. Tenemos para todos los gustos, creo que nadie podrá decir que no le gusto al menos un tema de la placa.

Si de rockear se trata, para eso llegó Let’s Make Rock, con una propuesta simple y un sonido bastante recatado, hace una pequeña pausa a las revoluciones de la placa con puro Rock & Roll. En Dream Evil no se andan con flojera a la hora de divertirse, y de un mensaje un tanto profundo llegamos a algo menos serio y más liviano, no sólo de Heavy se vivió en los 80’s. La variedad de cortes hacen de The Book of Heavy Metal un disco agradable de escuchar a todo momento, siendo un gran trabajo esta especie de recopilación de sonidos por parte de la banda. Lo que me parece excelente y le da un plus extra, es que los cortes son tan naturales y sensibles que pareciera que fueran sólo un compilado de viejos temas; derivando en un perfecto trabajo por parte de este quinteto sueco.

Entre tanto revoltijo está claro que no podía faltar el tema melancólico del disco. Tired es un bonito tema, bastante sentimental -¡sí! en Dream Evil también lloran!!- y con una fuerza bastante especial a pesar de la lírica que predica. Y en estos días no podría faltar un tema con tintes orquestados. Chosen Twice aparece casi como para completar la receta que se ha puesto de moda, con coros profesionales y momentos bastante arreglados. Siguiéndolo, y de vuelta a la faceta más ruda de Dream Evil, M.O.M. presenta una buena dosis de sarcasmo y un ambiente seco que se complementan en excelente forma, y junto con The Mirror finaliza la parte Heavy del disco. Los tres cortes intentan mirar hacia la espina dorsal de cada uno en forma directa y sin rodeos protagonizando una especie de «casting» en forma indirecta, debido a la naturaleza de sus letras.

Seguimos con Only for the Night, que se pasea por los jardines del glam en otro intento por recordar viejos tiempos. Bastante melódico y poseedor de un coro bastante pegadizo va cerrando la placa en un ambiente opuesto al inicial, ya más tranquilo y con otros ánimos. El entorno duro y con garra de los primeros temas se muta en palabras más suaves, las revoluciones bajan y se apagan las luces poco a poco. Luego, y por último, seguimos con la balada Unbreakable Chain que al contrario de sus predecesores no muestra mucho ni aporta mucho al disco. Es el corte que se puede encontrar en casi cualquier disco de Power Metal. No es mala, pero si la comparamos con March of the Metallians (TBoHM) o No Way simplemente no posee el mismo peso en la lírica ni en la composición instrumental, por lo que no es un tema como para finalizar la placa.

Dentro de todo, el disco intenta revivir las antiguas raíces del Heavy y sacarlas nuevamente a flote. Tal vez el título de este, The Book of Heavy Metal, sea un poco pretencioso debido a que es un nombre que le viene mejor a una compilación de viejos temas que a una nueva placa, acá por el 2004. A pesar de todo el trabajo se cumple y la magia de Dream Evil se mantiene en alto durante los 50 minutos que dura su nuevo trabajo, quienes de seguro han escrito una nueva página en el libro del Heavy Metal.

Dream Evil

Dream EvilSi hacemos un recuento de lo mejor del 2002, podemos encontrar grandes discos de bandas consagradas, como Blind Guardian, Nightwish o Symphony X. Pero si vamos más allá e intentamos dilucidar la interrogante de cuál fue la revelación del pasado año, tenemos algunas alternativas, como por ejemplo los finlandeses de Thunderstone. Sin embargo una banda que, en sólo un año creció como espuma debido a su fantástico disco debut, fue sin duda la banda que nos convoca este mes: nos referimos a los suecos Dream Evil.

Suecia es una cuna de grandes músicos y sobretodo de grandes bandas, resaltando, sin lugar a dudas la escena de Gotemburgo, aunque debemos destacar que Gotemburgo, es más célebre en lo que a bandas death metal se refiere, llegándose a hablar de un estilo de metal: el death metal sueco.

A pesar de que Suecia esté ligada al trabajo más extremo, existen grandes bandas de heavy metal nacidas bajo el frío de las tierras boreales: partiendo por el gran Yngwie J. Malmsteen y con Hammerfall como referente más cercano. Y es esta banda la que tiene un roce con la banda de este mes, parentesco que se detallará más adelante.

DE PRODUCTOR A MÚSICO

Pero dónde están las raíces de esta banda que dio tanto que hablar el pasado año. Habría que remontarse a 1999 cuando el ya afamado productor, Fredrik Nordström un reputado productor musical que ha tenido a su haber bandas de la talla de HammerFall, In Flames, Dimmu Borgir y Spiritual Beggars ente otras decide que su conocimiento musical podría canalizarlo en una banda propia. Antes de dedicarse por completo a su trabajo en los Estudios Ferdman, Fredrik, quien vive en un pequeño campo a las afueras de Gotemburgo, había estado tocando en una banda de covers llamada Snake Skin Cowboys, pero que sin embargo nunca abandonó la idea de tener una banda propia, con temas propios.

Dream Evil

Para eso se une a su gran amigo, el joven Gus G., ex guitarrista de bandas como Firewind y Mystyc Prophecy, venido de las mitológicas tierras griegas, más específicamente de la ciudad de Thessaloniki, pero que pasa su mayor parte del tiempo en un departamento compartido con unos amigos en Gotemburgo y le propone llevar adelante un proyecto musical, haciendo germinar la semilla de algo que vería la luz más adelante.

Dream Evil

Pero faltaban aún más músicos para llevar a cabo esta propuesta musical. Para llenar el puesto vocal, Fredrik contacta a un vocalista invitado en los dos primeros albums de HammerFall (y ahí la ligazón entre HammerFall y Dream Evil), que él había producido, por tanto ya había sondeado para poner la voz en DreamEvil, nos referimos al experimentado (está por sobre los 35 años) Niklas Isfeldt, quien pone su particular voz, muy en la onda de Anders Zackrisson, primer vocalista de los también suecos, Nocturnal Rites. Fue invitado a un ensayo, y bastaron sólo pocos minutos para que Fredrik se diera cuenta que su voz calzaba perfecto en lo que él tenía pensado para DreamEvil, por lo que no hubo que buscar más: Niklas se transforma en el vocalista de este nuevo grupo. De hecho, fueron necesarias sólo tres canciones para que Gus G. saltara gritando en la sala «Él es, él es!!!», y así no más fue.

Dream Evil

Ya la base estaba casi formada, sólo faltaba llenar los puestos de la base rítmica, esto es bajo y batería. En el primer caso, la vacante fue llenada en forma natural, porque es común que las bandas hayan tenido experiencias anteriores, sobretodo tributando en bandas de covers, y ésta no es la excepción, ya que una cosa trae a la otra y la llegada de Niklas a la banda trajo de la mano le llegada de uno de sus grandes amigos a DreamEvil, el bajista Peter Stålfors, oriundo de Hindes, un pequeño pueblo a 35 kms. a las afueras de Gotemburgo. Peter era un viejo conocido de Niklas, puesto que había estado compartiendo escena en una banda de covers con él llamada The Jericho Brothers, donde habían entablado una gran amistad, y que también participó en el primer disco de HammerFall, por lo que la llegada a Dream Evil, fue más sencilla de lo esperado. En efecto en el momento de que Niklas fue elegido como vocalista, éste les señaló que conocía a un bajista, le preguntaron si era bueno, Niklas respondió afirmativamente, con lo cual Peter se transforma en el bajista de la incipiente banda.

Dream Evil

Y el puesto de la batería fue llenado de una forma no menos sencilla. Estando en Inglaterra Gus y Peter conversaban acerca de la necesidad de un baterista permanente. «Sí, pero un buen baterista, porque hay una gran cantidad de bandas con malos bateristas«, señaló Peter. Gus conocía a una de las leyendas de la batería, Snowy Shaw, quien trabajó con King Diamond, Notre Dame y Memento Mori, por lo que Gus quedó en llamarlo, sin saber si éste aceptaría, por su reputación. Sin embargo éste aceptó en un principio a ayudarlos en los ensayos, la sintonía fue tal, que pasado un tiempo, se le ofreció que tocara en la banda de forma permanente, ante lo cual Snowy aceptó gustoso.

Dream Evil

Con los músicos ya listos, había que ver qué nombre se le ponía a este nuevo grupo. Fredrik se había anticipado a muchas cosas, entre ellas a conseguir sello para su banda. El hecho de ser un reconocido productor le abrió las puertas a numerosas casas discográficas, entre ellas Century Media, que fue la elegida para distribuir el futuro trabajo de la banda. Con ellos mismos fue la discusión acerca del nombre para el grupo. Fredrik es un gran fanático del Hard Rock y del heavy metal de los ’80, bandas como Thin Lizzy y Accept son influencia directa de este músico sueco, quien encontró en Ronnie James Dio una fuente de inspiración para el nombre del grupo. Claro está… Fredrik antes de elegir el nuevo nombre se había paseado por toda la familia de los «Dragons», «Dragon Heart», «Dragon Foot», «Dragon Kidney», hasta llegar al «Dragon Slayer», sin embargo el tema no agradó a Century Media. Hasta que llegó el nombre de uno de los más grandes discos de Dio a Fredrik, «Dream Evil«, lo cual encantó al músico y lo presentó a los encargados del sellos quienes se manifestaron conforme. Paradójico, Dragon Slayer iba a ser el nombre del grupo, pero terminó siendo el nombre del disco.

Ya estaba todo listo y la ventaja de que todos son muy buenos músicos, hizo que el proceso de composición del material fuera más fácil, por lo que el resultado, si bien demoró, por los compromisos de los integrantes de la banda, sobretodo de Fredrik, hicieron que a mediados del 2001 la banda se metiera de lleno a los estudios Ferdman (era que no), con la producción de… Fredrik Nördstom, lo cual pudiera parecer fácil, sin embargo él ha declarado en más de una oportunidad que ese proceso ha sido muy difícil puesto que es mucho más difícil alcanzar un sonido propio, por la responsabilidad que conlleva crear un sonido particular, propio, no para terceros.

Dream Evil

El resultado fue extraordinario. Se sabía que Fredrik y la banda en sí, tenían en mente un disco melódico, pero a la vez con mucho poder. Lo que quizás la banda no imaginó fue la repercusión que iba a tener el disco, ya que rescata todo el hard rock de los ’80, con un tinte de heavy metal de la vieja escuela, que recuerda un tanto a HammerFall, pero que va más allá, Dragonslayer (nombre que como se señaló estaba elegido hace tiempo), es un disco muy variado, con temas que van directo al hueso, de distinta forma, con temas a medio tiempo, muy melódicos, como la excepcional Chasing the Dragon, que es la que abre los fuego; con temas rápidos muy bien logrados, como In Flames You Burn, y la magistral The Prophecy, un tema directo, muy powermetal, que está llamado a convertirse en un nuevo clásico. Pasa por momentos de carácter hímnicos, con The Chosen Ones y Heavy Metal In The Night, momentos de calma que encontramos en Losing You, y entretención con Heavy Metal Jesus. En este trabajo, Fredrik trabaja en un par de temas con la sección de cuerdas de la Orquesta Filarmónica de Gotemburgo, conocida por Fredrik ya que trabajó con ella en el Puritanic Euphoric Mysantropia de Dimmu Borgir, quienes realizan un sutil y excelente trabajo en The Chosen Ones. Un artwork muy poderoso a cargo de Axel Hermann, da un complemento perfecto entre imagen y música.

Este álbum le trajo excelentes dividendos a la banda sueca con excelentes críticas, los medios especializados de todo el orbe se rindieron a los pies de este nuevo portento musical. Frases como «si vives para el heavy metal y además te gusta el power metal, no hay razón para que no ames este disco» (Metal – Rules); «con un mayor desarrollo de su estilo están llamados a formar parte de las grandes ligas del heavy metal» (Metal Reviews); «estamos en presencia de la revelación del 2002, un disco potente, con una fuerza y frescura que se extraña y que siempre será bienvenida.» (Powermetal.cl), sirvieron de base para un real y prematuro éxito que los hizo pisar grandes escenarios como el Wacken, el 3 de Agosto del 2002. Giraron por toda Europa, y llegaron incluso a pisar tierras niponas, lo cual indica que el suceso fue amplio.

Dream Evil Dream Evil

Pero la banda no se duerme en los laureles, a pesar del éxito, las cosas fueron tomadas más en serio, y comenzaron a trabajar en nuevo material. Entre giras, siguieron componiendo, tratando de mantener el nivel de composiciones, para que lo sembrado con Dragonslayer, no se esfumara, y es así como desde Septiembre del pasado 2002, Dream Evil trabajó en nuevo material, siempre en los estudios Ferdman. Este material vio la luz el 27 de Enero de este año, y lleva por título Evilized. En este trabajo, nos encontramos con una banda que no ha perdido el poder y la melodía que los ha hecho particular, sin inventar absolutamente nada nuevo, sino que rescatando la potencia del heavy metal y hard rock de los ’80, y eso entre tanto trabajo similar que privilegia los sonidos más «épicos», con más fineza que fuerza, se agradece, ya que Dream Evil va por otro lado, por el contrario ya que la música de esta banda sueca desborda poder. Se destacan en este disco la potencia de Break The Chains, con un gran trabajo melódico entre Fredrik y Gus, la potencia de By My Side, y los sonidos hímnicos de Made Of Metal. Podemos señalar que es un disco más maduro, quizás más hard rockero que su predecesor, con un excelente trabajo del autodidacta Niklas.

Qué le espera a Dream Evil en el futuro. Disfrutar y aprovechar de los buenos dividendos que, de seguro, les dejará este disco. Preparar la gira europea con HammerFall que los llevará a Alemania, Francia y España, entre otros países.

Dream Evil

Como palabras finales, podemos señalar, que quizás a esta altura, es poco lo que se pueda crear, la mayoría (por no decir todas) las bandas nuevas siguen una influencia, por lo mismo quizás la influencia de bandas como Iron Maiden, Dio y Manowar es escasa, sin embargo podemos señalar que estamos en presencia de una banda que ha rescatado todo el hard rock y todo ese heavy metal clásico y nostálgico, lleno de melodía, le ha regalado frescura y mucho, pero mucho poder. Dream Evil es una banda cien por ciento recomendable, no sólo para los amantes del clásico heavy metal, sino para todo aquél que disfruta del buen rock, y eso se agradece. Si le das «Larga Vida al Rock And Roll», Dream Evil es imprescindible.

Suele suceder que, cuando realizamos un recuento del año en materia musical, aparece una banda que, con su debut, nos deja helados, ya que el trabajo de maduración que se da con la experiencia, es dejado de lado y ese primer disco da que hablar a todo el mundo metalero. Ejemplos hay muchos, o nadie recuerda la revolución en 1997 cuando Hammerfall y Rhapsody sorprendieron al mundo del metal con esas sendas obras maestras que fueron el «Glory to the Brave» y el «Legendary Tales», respectivamente. O sin ir más lejos el año recién pasado, cuando Lost Horizons nos tiró a la cara esa magna muestra de True Metal llamada «Awakening the World», por lo mismo, cuando llegan a nuestras manos materiales como el de estos suecos, nos reconforta. Sabiendo que además tienen un plus, sus músicos algo han hecho en el mundo del metal. Partiendo por su mentor y guitarrista Fredrik Nordström, quien es uno de los más respetados productores de la escena, ya que entre sus «clientes» figuran grupos de la talla de Hammerfall, In Flames y Dimmu Borgir. La voz está a cargo de Niklas Isfeldt, quien realizó coros para el ya mencionado «Glory to the Brave» de Hammerfall. Y la sorpresa corre tras la caja y los platos, puesto que el baterista de esta agrupación proveniente de Gotemburgo, es nada menos que la leyenda Snowy Shaw, quien estuvo en bandas como King Diamond, Mercyful Fate y Memento Mori, por lo que los ingredientes en materia de músicos están en un gran nivel y promete un resultado poderoso.

Qué afirmación, esta última más cercana a la realidad, porque el resultado sorprende desde el principio, ya que el tema que abre el disco es una bofetada en el rostro, sin ser rápido, Chasing the Dragon, es de aquéllos temas hechos para hacerte saltar, ya que es poderoso a rabiar, con una grata melodía y una potencia en la voz de Niklas, que recuerda al ex vocalista de Nocturnal Rites, Anders Zackrisson, pero con más poder. Un coro muy pegajoso y una excelente estructura del tema hacen de éste un gran inicio en esta carrera para convertirse en clásico.Un sonido de guitarras limpias y una cadenciosa voz de Niklas, pasan repentinamente a un quiebre, por parte de Snowy y Niklas, pasando a un tema rápido, rabioso, que nos llena la cabeza de puro power metal, In Flames You Burn es la descarga con coro que hace recordar los mejores momentos de esta bella religión que es el heavy metal, una frescura en las melodías y una fuerza increíble y envidiable.

Un quiebre de batería del ya mencionado Snowy nos da paso a un tema a mid tempo, de esos que te hacen saltar, y mover la cabeza al ritmo de los que tus oídos perciben. Save Us mantiene esa dosis de frescura de la que hablábamos, un tema un poco más digerible, pero a la vez lleno de poder, de true metal…

Kingdom of The Damned, sigue la tónica del tema anterior, a medio tiempo, digerible, con una melodía muy agradable, con partes más lentas, lo que lo hace muy variado, con un coro muy pegajoso, y con un cambio de melodías al medio del tema muy interesantes, lo mismo con los solos de Frederik y Gus G. Muy afiatados, gran corte. Que da paso, a lo que según mi parecer es el mejor tema del disco, y creo uno de los mejores del año. Sí, porque The Prophecy rescata toda esa potencia de bandas como Hammerfall y Helloween, de los buenos tiempos de cada banda, y el resultado es un tema potente, fuerte, con un cambio en las guitarras que van por el fondo en las estrofas espectacular y un coro que, quizás no sea original por completo, pero de un tiempo a esta parte es lo que uno quiere escuchar. En esto ayuda mucho la voz de Niklas, en el sentido de que es potente, quizás no tan aguda y limpia, pero es la dosis justa y necesaria de melodía y agresividad y da con el punto exacto para que Dream Evil suene fuerte… muy fuerte, y como dije se plasma en este tema… un temazo!!!

Una guitarras sin distorsión amenazan con una balada, que a esta altura del partido, con tanta potencia se hacen necesaria para un respiro. Sin embargo, Peter en el bajo se queda solo con Niklas en las voces, van entrando los demás instrumentos dando origen a un tema con vocación de himno, The Chosen Ones, un tema más pausado, no balada, y como dije con un coro hímnico. Se luce Niklas en las voces sacando todo su caudal vocal, que si bien no es exuberante (el hombre no es Kiske), lo utiliza a la perfección y como dije va en el sentido que busca DreamEvil. Cabe señalar para darle incluso más altura al tema que cuenta con la participación de parte de la orquesta Filarmónica de Gotemburgo, la que Frederik conoce muy bien puesto que también trabajó en el Puritanical Euphoric Misantropia de Dimmu Borgir, banda de la que Fredrik es productor.

Ahora sí… una melodía de teclados a cargo de Fredrik nos señala que viene la balada, además el título del tema inspira esa apreciación. Losing You tiene una estructura un tanto típica de power ballad, con una estrofa donde Niklas queda solo con teclado y sin distorsión y un coro donde entran las baterías y las guitarras con más peso. Sí, es muy estructurada como balada, pero responde bien, funciona y da un grato respiro. Creo, que es un gran momento del disco, porque a pesar de que personalmente no soy un fan de las baladas, creo que ésta es excelente… típica, pero excelente.

The 7th Day parte un poco más desordenada, recordándome un poco en el sonido de las guitarras a lo que hace Primal Fear, es decir una gran dosis de violencia, con coros en el intermedio que la hacen un poco distinta, pero desborda poder, potencia, y sobre todo puro heavy metal.

Heavy Metal in the Night es de aquellas canciones que ponen nostálgicos a los metaleros antiguos, puesto que suena mucho a Judas Priest, recuerda los 80, las chaquetas de cuero, y como nos señala el título puro heavy metal, con un coro en los que dan ganas de gritarlo con el puño en alto. Otro himno a escena.

Lo siguiente es muy, pero muy entretenido, un rock and roll con todas sus letras, con un título muy sugerente… Heavy Metal Jesus. Se imaginan…, un tema como dije muy hard rock, muy rocanrolero, con un coro pegajoso, 2 minutos de pura entretención. Lo que muestra que la propuesta de Dream Evil es muy variada, no es cuadrada como algunos grupos que hacen temas rápidos y unas baladas medias épico – medievales (no quiero nombrar a nadie, pero se me viene una banda italiana – no es Rhapsody – a la mente.

Hail to the King es lo que va poniendo punto final al trabajo de estos muchachos de Gotemburgo, un tema muy ochentero, con toques glam, pero muy heavy, con la potencia que este quinteto sueco desbordó durante todo el disco, con un solo de gran factura y un coro que se queda en tu mente. Dijimos que era el final, porque sigue un Outro, con unos sonidos de cuerdas que cuesta entender, pero que no pasa de ser anecdótico.

Como señalé, estamos en presencia de la revelación del 2002, un disco potente, con una fuerza y frescura que se extraña y que siempre será bienvenida. Y que sirve como tapabocas para quienes señalan que el heavy metal está perdiendo fuerza, que cada vez sus trabajos son de menor facturas y cosas así. Gracias a bandas que van surgiendo, como Dream Evil podemos decir que el heavy metal tiene larga vida… y como dijo un sabio por ahí… LONG LIVE ROCK AND ROLL!!!!!!