Entradas

Dave Mustaine, quien hace unos meses anunció que padece de Cáncer a la garganta y que actualmente se encuentra en tratamiento, se di0 un tiempo para actualizar a sus seguidores sobre su condición de salud.  El mensaje se publicó en la web oficial de MEGADETH y es el siguiente:

«Quería tomarme un momento para informarles a todos sobre el estado actual de mi salud. Ya casi estoy en la última ronda de tratamiento y mis médicos se sienten muy positivos con respecto a mi progreso. Quiero agradecerles a todos por el apoyo y los mejores deseos en estos últimos meses. No puedo expresar suficiente gratitud ya que han hecho que este camino sea más fácil sabiendo que están en mi esquina luchando conmigo. Durante las próximas semanas se evaluará mi estado y los mantendré informados sobre mi progreso a medida que nos acerquemos a la fecha de salida del primer Megacruise. No podemos esperar verlos y sé que todos los otros artistas maravillosos sienten lo mismo. Hagamos de este evento uno para la historia. Faltan menos de 30 días hasta que estemos en el Pacífico. Nos vemos muy pronto»

 

Empezamos a calentar motores para Santiago Gets Louder 2019 donde podremos asistir a la despedida de SLAYER. Además podremos disfrutar de ANTHRAX, KREATOR (que reemplaza a MEGADETH debido a la enfermedad que aqueja a Dave Mustaine) y PENTAGRAM.

Por lo mismo, les traemos el video del show completo realizado por ANTHRAX en el reciente Hellfest a continuación:

Santiago Gets Louder congregará a 26 mil personas el próximo 6 de octubre en el Estadio Bicentenario y sólo quedan disponibles 800 tickets en Cancha. Estas últimas entradas se venden por sistema ticketplus.cl y así está el panorama de localidades:

Galería Sur: AGOTADA
Cancha Monster Energy Preventa 1: AGOTADA
Cancha Monster Energy Preventa 2: AGOTADA
Cancha Monster Energy Normal: $67.900
Andres Sur: AGOTADA
Andes Norte: AGOTADA
Pacífico Sur: AGOTADA
Pacífico Centro: AGOTADA
Silla De Ruedas + Acompañante: AGOTADA

SLAYER acaba de lanzar un misterioso teaser de algo que ocurrirá en Primavera de este año, tras la gira que lo tendrá en nuestro país como parte de «Santiago Gets Louder 2019» junto a ANTHRAX y PENTAGRAM, además de una banda por confirmar tras la baja de MEGADETH por los problemas de salud de Dave Mustaine.

El video pueden verlo a continuación:

Para esta cuarta edición del SGL se esperan 26 mil personas, convirtiéndola en la versión más brutal de su historia.

Las últimas entradas para el festival se venden por Ticketplus.cl y estos son los valores:

Galería Sur: AGOTADO
Cancha Monster Energy Preventa 1: AGOTADO
Cancha Monster Energy Preventa 2: AGOTADO
Cancha Monster Energy Normal: $67.900
Andres Sur: AGOTADO
Andes Norte: AGOTADO
Pacífico Sur: AGOTADO
Pacífico Centro: AGOTADO
Silla De Ruedas + Acompañante*: AGOTADO

Luego de haber comunicado su diagnóstico de cáncer a la gargantaDave Mustaine informó que la mayoría de las presentaciones de MEGADETH este año serían canceladas. Esto incluyó al Santiago Gets Louder, festival que los tendría en el Estadio Bicentenario.

SLAYER, ANTHRAX y PENTAGRAM se mantienen en el cartel y la producción pronto informará a la banda que reemplazará a MEGADETH.

Las personas que quieran solicitar su devolución total del ticket tienen hasta el 17 de julio en Ticketplus, enviando los datos de compra en este formulario. Luego de 30 días de ingresar la solicitud recibirá el monto correspondiente a su compra.

Lotus, productora a cargo del Santiago Gets Louder, indica los siguientes pasos para la devolución:

I.- Si compraste con tarjeta de crédito, independiente del medio recaudador del dinero, la devolución se realizará directamente a esa tarjeta de crédito. En los términos y condiciones de Ticketplus se especifica que se hará única y exclusivamente a la cuenta asociada a esa tarjeta de crédito, no a otra cuenta ni banco.

II.- Si compraste con tarjeta de débito, a través de Mercadopago Débito, la devolución no se puede realizar a una cuenta bancaria directamente, sino que se reversa el cobro hacia el ente recaudador (Mercadopago) y desde la plataforma de ellos podrás solicitar la devolución del dinero con el usuario registrado en esa plataforma. Si desconoces el usuario registrado, luego de los 30 días de plazo de devolución escribe a devoluciones@ticketplus.cl y podrán indicarte ese dato.

III.- Si compraste con tarjeta de débito, transferencia electrónica o pagó a través de Servifácil o Multicaja, debes informar los datos de una cuenta bancaria para la transferencia de dinero. La devolución se realizará en 30 días.

IV.- Si compraste de manera presencial en Hard Rock Café, debes escribir a devoluciones@ticketplus.cl, desde ese correo de contacto te indicarán cómo proceder con tu devolución.

A una semana de anunciar su diagnóstico de cáncer a la garganta, DAVE MUSTAINE reapareció en redes sociales para enviar un saludo en video y agradecer a todos por su apoyo.

Múltiples estrellas del Rock y del Metal han enviado su apoyo y buenos deseos al líder de MEGADETH tras conocerse la noticia, además de los miles de mensajes que los fans han hecho llegar al guitarrista y cantante.

MUSTAINE dio las gracias de esta manera: «Hola. Quería tomarme pequeño momento y agradecer a mi familia, a mis amigos y a los mejores fanáticos del mundo por todo su apoyo y amor en los últimos días. Vamos a vencer a esto juntos».

Recordemos que MEGADETH debió cancelar la mayoría de sus conciertos para este 2019, incluido Chile con el Santiago Gets Louder, festival que pronto anunciará a la banda que tomará su lugar junto a SLAYER, ANTHRAX y PENTAGRAM en el Estadio Bicentenario de La Florida.

 

DAVE MUSTAINE ha sorprendido a todos esta mañana con un lamentable comunicado, informado que padece de cáncer de garganta.

Me han diagnosticaron cáncer de garganta. Claramente, es algo que debe respetarse y enfrentarse de frente, pero he enfrentado obstáculos anteriormente. Estoy trabajando en estrecha colaboración con mis médicos y hemos trazado un plan de tratamiento que consideran que tiene una tasa de éxito del 90%. El tratamiento ya comenzó.

Desafortunadamente, esto requiere que cancelemos la mayoría de los shows este año. El «Megacruise 2019» se hará, y la banda será parte de alguna forma. Toda la información actualizada estará en megadeth.com a medida que la tengamos. MEGADETH volverá a la carretera lo antes posible.Mientras tanto, Kiko, David, Dirk y yo estamos en el estudio, trabajando en el sucesor de Dystopia, que no puedo aguantar a que todos escuchen.Estoy muy agradecido de todo mi equipo: familiares, médicos, miembros de la banda, capacitadores y más.

Mantendré a todos informados.
Los veo pronto,
Dave Mustaine

La participación de MEGADETH en el Santiago Gets Louder fue cancelada, pero el cartel se mantiene con SLAYER, ANTHRAX, PENTAGRAM y una banda que pronto será anunciada.

La banda liderada por Dave Mustaine entró al estudio para comenzar los trabajos de lo que será su álbum Nº16, sucesor del exitoso «Dystopia» del 2016.

David Ellefson, Kiko Loureiro, Dirk Verbeuren y la misma cuenta de MEGADETH en redes sociales han ido subiendo una serie de imágenes para mostrar el proceso de preproducción, que puedes ver más abajo.

MEGADETH girará por Sudamérica durante el segundo semestre de este año, aprovechando su paso por Rock In Rio (Brasil) en octubre.

El mismo líder de MEGADETH Dave Mustaine ha decidido que, ya que se cumplen 35 años de vida de la legendaria banda norteamericana, es hora de lanzar un «grandes éxitos» y por eso ha sido él mismo quien eligió los 35 tracks que serán remasterizados para dar vida a «Warheads On Foreheads», trabajo que saldrá el 22 de Marzo.

Pueden ver un teaser y la portada a continuación:

 

Si bien se lanzó de manera oficial hace algunos días, por fin está disponible a nivel mundial el video para «Lying In State» de MEGADETH, el cual fue dirigido por Leo Liberti. En un principio, la banda de Dave Mustaine lo lanzó solo para acceso del fan club oficial pero ahora está disponible y lo pueden ver a continuación:

«Lying In State» es parte del último disco de MEGADETH: «Dystopia»

El baterista de ACT OF DEFIANCE y ex-MEGADETH Shawn Drover fue recientemente entrevistado por «Talking Metal» y se le consultó sobre que piensa de MEGADETH actualmente y se mostró muy agradecido con Dave Mustaine:

«Todo fue bueno. No tengo nada malo que decir sobre ellos. Dave Mustaine me dio una carrera y siempre le estaré agradecido por eso. Fui muy amigo de él durante 10 años y, en cierto punto, me di cuenta que quería seguir y expresar mi propia visión musical, hacer las cosas que quería hacer antes de que fuera demasiado viejo. No soy un niño, tengo 51 años, así que comencé a pensar que si quería hacer algo propio, tenía que hacerlo ya, antes de que el tiempo me atrapará. Por extraño que parezca, Chris Broderick estaba pensando lo mismo que yo, así que tomamos una decisión: ¿Por qué no hacemos algo nuestro? Pero no tengo nada más que decir sobre ellos que cosas buenas. Dave me dio una carrera y solo tengo cosas buenas que decir sobre él y toda la organización. Les deseo lo mejor » comentó Drover.

Fácilmente podríamos decir que ayer domingo asistimos nuevamente al extinto «The Metal Fest». Siete bandas y dos escenarios, más un gran despliegue de stands de merchandising, patios de comida, exposiciones y miles, miles de fanáticos que se dieron cita en el Movistar Arena, prometían una jornada de ensueño durante la segunda versión del festival Santiago Gets Louder. Y así no más fue, puesto que asistir a este tipo de eventos es toda una experiencia en sí. Lo pudimos comprobar en primera instancia mientras Tirano y Vimic abrían los fuegos en el Talavera y Domo Stage, respectivamente, ya que realizamos las típicas vueltas de reconocimiento, tanteando terreno y comprobando el ánimo de los cerca de 1.500 asistentes que se encontraban en el recinto durante las primeras horas del festival.

El primer punto a destacar -y por qué no decirlo, digno de aplaudir- fue la puntualidad y la rigurosidad para cumplir los horarios establecidos previamente por la producción. Decimos esto porque la logística y la organización de este tipo de shows prácticamente va determinando la disposición y el comportamiento del público. Vale decir, si desde un principio se da cuenta de que todo está en su lugar, básicamente la sensación de que estás en buenas manos te ayuda a disfrutar de mejor forma a cada una de las bandas. Bien ahí.

Entonces, entrando de lleno al show, a las 16:00 hrs. en punto Walter Giardino Temple logró llenar de gente todo el espacio dispuesto para su presentación en el Talavera Stage.

WALTER GIARDINO – TEMPLE

¡Madre mía como canta Ronnie Romero! La verdad es que no hay otra forma de comenzar este análisis. En serio, ¿notaron toda la calidad y el desplante de nuestro compatriota? Sin restar mérito al resto de la banda y mucho menos al maestro Walter Giardino, la verdad es que el vocalista de alguna forma se las ingenió para salir adelante pese a todos los problemas de sonido a los que se enfrentó. Si bien hay un sinfín de videos de gran resolución en la red respecto a su participación con Ritchie Blackmore, lo cierto es que poder apreciarlo más de cerca y tener la posibilidad de conectarse con cada una de sus interpretaciones es sencillamente indescriptible. Lo decimos de nuevo, sí, hubo muchos, muchos problemas de sonido durante toda la presentación. Por momentos se mostró bastante incómodo y molesto al mirar a su técnico de sonido, pero lo cierto que esto no lo detuvo para despacharse unos tonos más que envidiables.

Las clásicas Corte Porteño y Sobre la Raya fueron las encargadas de dar el puntapié inicial. La verdad es que la primera costó distinguirla en sus primeros acordes, principalmente por los problemas en el micrófono ya mencionados, y también por el altísimo volumen de la guitarra. Aún así, el «Ella vive esperando oculta en la oscuridad/ es un alma porteña y ronda por la ciudad…» a estas alturas es inconfundible. Punto para Ronnie además, puesto que los que estuvieron atentos notaron que jugó un poco con la letra al decir «es un alma chilena«. En tanto, la segunda fue acompañada por un enérgico headbanging gracias a la gran base rítmica de Pablo Motyczak en el bajo y Fernando Scarcella en la batería. Para qué mencionar el teclado de Javier Retamozo o los solos de Walter. Sencillamente notables.

El primer cover llegaría con la mítica Man on the Silver Mountain. Desde luego que tuvo un gran recibimiento al ser conocida por todos, y si bien las contrariedades persistieron en gran medida, el cantante sobresalió con una interpretación perfecta. Mismo asunto para Cacería, que tras las correspondientes palabras de agradecimiento, todo se tornó en una aplanadora gracias al doble bombo y a la potente pegada de Scarcella. Entonces, para jugar con la intensidad y con las distintas emociones, un interesante contraste se vivió cuando comenzaron a interpretar la rockera Héroes de la Eternidad, ya que versos como «Sólo quiero que hoy escuches mi canción/ se lo pido a tu cansado corazón…» trajeron la calma y el toque setentero tan influyente en la carrera del guitarrista trasandino.

Acercándonos ya al final, no deja de llamar la atención el gran legado de Dio en nuestro día a día. En serio, a todos se nos dibujó una sonrisa cuando comenzó a sonar ese clásico incombustible llamado Neon Knights. Y no es para menos, ya que debe ser uno de los mejores opening tracks de cualquier disco de Heavy Metal alguna vez publicado. Por lo demás, hay que resaltar que fue una versión bastante respetuosa y enérgica. Solo quedaba cantar el «Again and again» con todas nuestras fuerzas. Por último, la encargada de cerrar no podía ser otra que Alquimia. Desde luego que ganó bastante en relación a la versión en estudio, ya que la potencia desplegada en vivo hizo que cada uno destacara a su debido tiempo. Así, con el estribillo «Aprendiz mi hermandad/ signos de lo universal/ Aprendiz fuego y sal/ ángeles y diablos ven que llegará» se puso término a un poco más de media hora de show.

Como mencionamos al inicio de este review, Ronnie Romero demostró que tiene méritos de sobra para llevar la batuta de cualquier banda a nivel mundial. Con muchos aspectos en contra logró sacar adelante la tarea en base a su técnica y a su confianza sobre el plató. Por otra parte, los instrumentistas derrocharon clase de principio a fin y conformaron una base sólida para apoyar a Walter Giardino. obre este último, si bien podríamos nuevamente destacar la calidad de sus solos y toda su experiencia, a estas alturas parece ser totalmente innecesario, realmente un maestro. Contra vientos y marea, gran, gran concierto.

Setlist Walter Giardino Temple:

  1. Corte Porteño
  2. Sobre la raya
  3. Man on the Silver Mountain (cover de Rainbow)
  4. Cacería
  5. Héroes de la Eternidad
  6. Neon Knights (cover de Black Sabbath)
  7. Alquimia

RATA BLANCA

Difícil situación la de los trasandinos. No es fácil tener que llorar la despedida de uno de los miembros más antiguos y más queridos de la banda y al poco tiempo estar en la carretera de nuevo. Emocionalmente la pérdida es incalculable y todo aquél que haya visto a Rata en vivo y en directo conoce la importancia y el significado de Guillermo Sánchez sobre el escenario. Para nosotros los fanáticos, la verdad es que la única opción era seguir demostrando esa devoción a prueba de balas hacia Walter Giardino y compañía. Y vaya que no defraudamos, puesto que el escenario central se encontraba con una gran cantidad de metaleros agolpados en los lugares más próximos al escenario para apreciar el acotado -pero no menos potente- show de uno de los platos fuertes de la jornada.

Y no hay descanso alguno para la mayoría de los integrantes, puesto que tan solo habían treinta minutos de diferencia entre una presentación y otra. En base a esto, no puedo dejar de imaginarme a Walter, Pablo y Fernando corriendo por las dependencias del Movistar Arena para llegar al Domo Stage. Situación más que curiosa y aguerrida a la vez. Directo al hueso entonces. Con anterioridad ya vaticinábamos que el setlist sería bastante parecido al de la última visita a nuestro país. Así lo confirmamos al escuchar en primer lugar las entretenidas Los Chicos Quieren Rock y un clásico como Sólo para Amarte, al igual que como sucedió hace un par de años.

La primera y única revisión a «La llave de la Puerta Secreta» (2005) llegaría con la notable La Otra Cara de la Moneda, que además de ser considerado un clásico en este punto de la historia, dio cuenta del excelente sonido con el que nos deleitaban. Gran trabajo de Adrián Barilari por cierto, que demostró un gran nivel en cada una de las canciones. Prueba de ello fueron las primeras líneas de Rock and Roll Hotel. Deslumbrante manera de cantar el «Cuarto de hotel ya no hay forma que pueda dormir/ Cuando pienso que vivo tan lejos de ella digo, porque estoy aquí…«. Y en el estribillo fue algo parecido. Eso sí, contó con la colaboración del bajista Pablo Motyczak (también bajista de Temple) apoyando en el fraseo inicial.

De esta forma, de aquí en adelante todo fue clásico tras clásico. Partiendo por El Círculo de Fuego y la Canción del Guerrero. Pero la que se robó todos los aplausos fue Agord, La Bruja. Acierto total al incluirla en el setlist, y así lo entendimos todos, puesto que el outro con el «Es importante que no pierdas la razón/ debes prestar mucha atención/ Solo a tu corazón…» sonó y fue recibido como un verdadero cañón. Por último, al igual que en otras ocasiones, Guerrero del Arco Iris -con la tremenda ejecución de Danilo Moschen en los teclados- nos daba indicio de que prontamente se vendría el grand finale.

Las escogidas para poner el broche de otro fueron nada más y nada menos que Mujer Amante y La Leyenda del Hada y el Mago. Lo cierto es que cualquier cosa que quisiéramos agregar para describir este nivel de clásicos ya está dicho con antelación. De esta manera, después de un poco más de una hora de duración, los trasandinos comienzan a despedirse bajo una ovación cerrada. A modo de conclusión, voy a ser sincero al admitir que creo que varios esperábamos algún gesto o alguna palabra más explícita para Guillermo Sánchez. Como fanático hubiera sido bastante emotivo presenciar un pequeño homenaje hacia el difunto bajista, pero a la vez entendemos que puede ser una forma de dar a entender que la carrera de Rata continúa y que se sobrepondrán a cualquier adversidad. En fin, sólida presentación.

Setlist de Rata Blanca:

  1. Los chicos quieren Rock
  2. Sólo para Amarte
  3. La otra cara de la moneda
  4. Rock and Roll Hotel
  5. El Círculo de Fuego
  6. La canción del Guerrero
  7. Agord, La Bruja
  8. Guerrero del Arco Iris
  9. Mujer Amante
  10. La Leyenda del Hada y el Mago

KING DIAMOND

Sí, King Diamond debió cerrar el festival. Y a estas alturas eso es lo de menos. Vamos a lo realmente importante, ¡cuántos años esperando su regreso a nuestro país por la cresta! ¡Cuántos años esperando poder escuchar tal nivel de clásicos en estas tierras! ¡Cuántos falsos rumores que jugaron con los sentimientos de miles de fanáticos! Pero basta. Suficiente. Sí. Sucedió. Kim Bendix Petersen arrasó con todo a su paso. Deuda histórica, señoras y señores. ¡Pedazo de concierto que se mandó! No podemos dejar de lado la euforia y la adrenalina que nos embarga. No si presenciamos la interpretación de ese discazo llamado «Abigail» en su totalidad. No si el opening track fue la notable Welcome Home. No si cada uno de los participantes dejó la vida durante la hora y cuarto de show. No si esta performance será recordada como una de las más notables y emotivas que se tenga memoria. Varios necesitábamos sacarnos ese peso de encima. Bien, vamos a los detalles.

Desde ya el telón que cubría todo el escenario era lo suficientemente imponente para vaticinar lo que se vendría, mientras retornaba al reducto principal parte del público que fue hacia el otro escenario a ver la performance de los brasileños de Ego Kill Talent. Las clásicas The Wizard (Uriah Heep) y Out from the Asylum sólo fueron aumentando la tensión hasta que la mencionada Welcome Home abriera los fuegos y pusiera fin a años de sufrimiento e impaciencia. Desde luego que la aparición de la abuela en silla de ruedas no se hizo esperar y rápidamente comenzó una performance como nunca antes se ha visto. Tanto así que durante el «Let me help you out of the chair, Grandma/ Let me touch you, let me feel!» literalmente se iba recreando la letra casi palabra por palabra. A propósito, la voz de King Diamond se ha mantenido prácticamente intacta. Para los más escépticos, busquen su interpretación durante Sleepless Nights y verán cómo se iba adecuando sin problema alguno.

Momento de que el frontman se dirigiera a nosotros para también aprovechar de presentar a cada uno de los integrantes de la banda. Lo particular es que presentó a Pontus Egberg como Pontus Norgren (el cual de igual forma se encontraba dentro del recinto, ya que es uno de los ingenieros en sonido de la gira que nos convoca) y para cuando notó su error un par de canciones después fue personalmente a disculparse con el bajista. Un crack. Y bueno, hora de otro clásico. Y vaya clásico. Acorde a la fecha además. Halloween multiplicó los saltos y los headbangings durante toda la intro. Así, la única revisión a «Fatal Portrait» (1986) quizás mostró la mejor forma de la banda musicalmente hablando. Decimos esto porque fue tocada con una soltura y una energía que traspasaba hacia todo el recinto. Pedazos de solo que se despachan Mike y Andy por lo demás.

En este punto debemos hacer una pequeña pausa y comentar una situación curiosa y plausible a la vez. Vamos por parte, una vez finalizado el track anterior, Mr. Diamond comienza a mirar a su alrededor cada parte de la tremenda escenografía que había a sus espaldas. De manera transparente nos da a entender que el show no debía ser de esa forma, básicamente porque las luces no estaban funcionando como era debido. Y claro, toda la iluminación que estaba dispuesta alrededor de las cruces invertidas, bajo las gárgolas y alrededor de las escaleras se encontraban apagadas. La atmósfera hasta ese momento era bastante oscura principalmente por este hecho. Entonces él nos propone una especie de trato: tomarse el tiempo que sea necesario para arreglar el problema y luego poder tocar toda la noche de ser necesario, además de afirmar que nos iba a dar el espectáculo por el cual habíamos pagado, sí o sí. Ovación cerrada. Tras un par de minutos con el escenario vacío, desde la mesa de luces dan el visto bueno para continuar el concierto, a lo que el vocalista responde casi con rabia «Show me that it works!«. Y sí, efectivamente el cambio fue evidente durante Eyes of the Witch. Un crack con todas sus letras.

Hora de recordar a Mercyful Fate  y qué mejor que hacerlo con dos temazos como Melissa y Come to the Sabbath. Con la primera, la sección de cuerdas se llevó todos los aplausos ya que lograron recrear la atmósfera de manera perfecta mientras el frontman cantaba «Melissa, you were mine/ Melissa, you were the light«. Por supuesto que los más entusiastas se animaron a tratar de llegar a los tonos del vocalista. En tanto, algunos simplemente observábamos casi en éxtasis como se comía el escenario con nada más que su presencia y cómo la actriz que daba forma al personaje principal hacía su performance sobre el balcón recreado en la escenografía. En cambio, la segunda fue interpretada como era de esperarse. Derechamente el Movistar se convirtió en una sola voz al cantar el «Come come to the sabbath/ Down by the ruined bridge/ Witches and demons are coming/ Just follow the magic call!» y los cambios de tiempo perfectamente marcados por Matt Thompson sellaron una ejecución perfecta. Obviamente que las armonías y los solos de Andy y Mike también se llevaron todas las miradas. Pequeña pausa con Them sonando de fondo y se venía lo mejor.

Ahora sí, tras un breve descanso rápidamente comenzó a sonar Funeral por los altoparlantes. Es aquí cuando parte de la cancha comenzó a abrirse para generar un mosh de grandes proporciones. Dicho sea de paso, notable el cambio de los telones de fondo. Pasamos de tener una imagen central de Jesús rodeado de varios demonios, al frontis de una catedral gótica en cosa de segundos. Y eso no es todo, puesto que la teatralidad fue llevada al límite cuando desde un ataúd King saca a Abigail y pronuncia «That must be it«. Sí, la historia de «Abigail» iba a ser recreada hasta en el más mínimo detalle. Musicalmente en tanto, bastó esa pequeña frase para que Arrival desatara el caos y todos comenzáramos a alucinar con lo que estábamos presenciando. Bastaba ver la cara de los que se encontraban a tu alrededor para entender la importancia de este show. Hasta alguna lágrima vi caer por ahí. Por lo demás, ¡qué temazo por la cresta!, es increíble cómo se va narrando la historia y como va tomando forma a medida que la letra comienza a avanzar. Interpretada a la perfección.

Y la situación solo fue en alza. El doble bombo y el ride de Matt durante A Mansion in Darkness aplastó todo a su paso, siempre seguido muy de cerca por Pontus Egberg. En cuanto al cantante, cuánta energía al entonar «Riding up the alley in the rain/ No lights to show the way…» mientras que al mismo tiempo interactuaba con Miriam Natias. Sí, literalmente las hace todas. Conoce su lugar a la perfección y hasta le da tiempo para incitarnos a nosotros a cantar «The shadows at the gate, they seemed to be alive/ Yeah, the shadows at the gate/ Alive!«. Imposible seguirle el paso. Más aún durante The Family Ghost donde se manda unos fraseos realmente envidiables.

Y cuando decimos que ningún detalle es dejado al azar realmente hablamos en serio. Prueba de ello es que antes de que comenzara a sonar The 7th Day of July 1777, los tramoyas que llevaron las guitarras acústicas a cada costado del escenario iban vestidos como monjes con la cara cubierta y muy metidos en su papel. Vale decir, ningún movimiento brusco o alguna salida de libreto. No. Todo pensado a la perfección. En cuanto al tema en sí, ¿qué más se puede decir? ¡Simplemente sublime! Es cierto que podríamos centrarnos netamente en la ejecución de este, pero estaríamos siendo injustos con la tremenda performance que ocurrió sobre las escaleras. Como la historia lo indica, la esposa del conde es dejada caer desde lo alto y es así como pierde el bebé que llevaba en su interior. ¡Excelente juego de luces! No había otro lugar donde mirar, toda la atención estaba puesta sobre el momento de tensión.

Al tener una letra más bien breve, Omens fácilmente fue una de las más coreadas de la noche. Tan solo bastaba escuchar el «Deadly! omens!» para comprobar esto último. Buenísimas las transiciones del teclado con los posteriores solos de guitarras. Cada matiz sonaba tanto o mejor que su versión en estudio, gracias a un nivel de sonido descollante. Obviamente que a su vez los aspectos visuales continuaron, esta vez lanzando pétalos de rosa para luego seguir con las apariciones de Miriam. Por el contrario, The Possession fue tocada directa y al hueso. Tras esa intro de batería, los «Eh! eh! eh!» no se hicieron esperar y como mencionamos anteriormente, esta fue quizás la canción más potente y «cruda» en su sonido. La verdad es que describir la posesión por el espíritu de Abigail no podía ser de otra forma.

Acercándonos al final del álbum, el riff inicial de Abigail retumbó en todo el Movistar Arena. Cómo sonó el «Miriam can you hear me!«, madre mía. La verdad es a que esta alturas no debería sorprendernos ya que básicamente lo que escuchamos durante la homónima y el ending track Black Horsemen fue una especie de resumen de todo el show en cuanto a las actuaciones, el sonido y la ejecución de cada instrumentista. Final épico cuando los monjes se llevan a Miriam tras su muerte mientras escuchamos «That’s the end of another lullaby/ Time has come for me to say goodnight«. Y así no más fue. Siendo las 20:40 hrs. toda la banda comienza a despedirse entre una ovación cada vez más estridente. El show se hizo cortísimo y no es de extrañarse. Rotundamente afirmamos que fue una de las mejores presentaciones de Heavy Metal que ha pisado nuestro país en todo aspecto a considerar. Sonido, puesta en escena, nivel de interpretación, juegos de luces y el recibimiento del público. Ténganlo presente, la tarde del domingo hicimos historia. ¡Aguante King Diamond!

Setlist de King Diamond:

  1. Welcome Home
  2. Sleepless Nights
  3. Halloween
  4. Eyes of the Witch
  5. Melissa (de Mercyful Fate)
  6. Come to the Sabbath (de Mercyful Fate)
  7. Funeral
  8. Arrival
  9. A Mansion in Darkness
  10. The Family Ghost
  11. The 7th Day of July 1777
  12. Omens
  13. The Possesion
  14. Abigail
  15. Black Horsemen

MEGADETH

Para el redactor, escribir un live review sobre Megadeth resulta bastante complejo y a veces frustrante. Principalmente porque es una banda que nos visita con bastante, bastante regularidad. Prácticamente un show por año. Entonces, ¿cómo evitar ser redundante al analizar un espectáculo que has visto en varias ocasiones?. Por favor, no me malentiendan, bajo ningún motivo estamos estableciendo una queja o un reclamo por la cantidad de veces que Dave Mustaine pisa nuestro país. Es más, personalmente esta es una de mis bandas favoritas de toda la vida y siempre será un agrado escuchar los clásicos de siempre. La cuestión entonces va por otro lado. Volviendo unas líneas atrás, como fanático acérrimo uno ya va con una idea preconcebida sobre lo que presenciaremos durante una hora y media. El setlist es más o menos predecible y hemos llegado a un punto en el que cada canción se ha convertido casi en una coreografía de miles de participantes. Cada uno sabe cuando gritar, cuando saltar y cuando realizar un mosh de proporciones épicas. La complicidad está a la vista y no hay mucho en lo que innovar.

Entonces, ¿qué sucedió cuando comenzó a sonar Hangar 18? Exacto, lo que todos se están imaginando en este preciso instante. Cada uno coreando los riffs, cantando ambas estrofas y esperando la sección de solos para dejar la vida gritando «Megadeth!…Megadeth!…Megadeth!«. Catalogarlo como todo un ritual pareciera ser poco. Y durante Wake Up Dead la situación no fue distinta. Comenzaron a aparecer pits cada vez más numerosos y la cancha ya era un total descontrol. Tanto así que en el sector derecho se encendió una bengala que lo único que hizo fue desatar un caos para enmarcar. Y esto no dejó indiferente a nadie, ya que un par de guardias saltaron la reja divisoria y literalmente ingresaron al medio del mosh para poner todo en orden. Bueno, eso intentaron, porque la verdad es que no había forma de calmar los ánimos, puesto lo siguiente sería In My Darkest Hour, que siempre trae consigo esa catarsis colectiva y esa interpretación tan propia de su lírica. Mi parte favorita por lejos es cuando la cancha se abre súbitamente mientras el colorado gesticula cantando «I walk, I walk alone into the promised land/ There’s a better place for me but it’s far, far away«. Lo que sigue es tierra conocida. ¡Demoledor!

Uno de los tantos clímax se vivió durante la dupla conformada por The Threat is Real y Skin o’ My Teeth. Más detalladamente, durante la primera por fin pudimos tomar un pequeño respiro y de verdad poder apreciar en alguna medida el desplante que había sobre el escenario. Dave Mustaine ya nos tiene acostumbrados a los aspectos visuales -tanto en las pantallas como en los juegos de luces- para darle más sentido a cada canción. Entonces, el clímax mencionado se vivió entre la transición hacia la segunda canción. ¿Se imaginan el por qué? Exacto, ¡apareció otra bengala! Ojo, bajo ningún motivo estamos incitando a este tipo de comportamiento, pero seamos francos al decir que estos detalles son los que van dando cuenta del éxtasis de los presentes. Dicho sea de paso, gran decisión de incluir Skin en el setlist, pedazo de tema.

Momento de que David Ellefson y Dirk Verbeuren queden solos en escena y comiencen a interpretar ese interludio llamado Dawn Patrol. Señal inequívoca de que nuevamente se formaría un campo de batalla apenas comenzara a sonar la parte rápida de Poison Was the Cure. ¿Alguien pudo mantener su posición sin que lo empujaran? Yo lo único que recuerdo es que se formaron dos mosh simultáneos uno al lado del otro. Dicho de otra forma, podías pasarte de un pit a otro dibujando una especie de número ocho con tu desplazamiento. ¡Para enmarcar!

Bastó tan solo un golpe en la batería para que todos nos diéramos cuenta de que se venía Trust. Durante la intro poco a poco se van calentando motores y es sabido que hay que cantar la letra de principio a fin. Y no es casualidad, ya que fácilmente fue la más coreada de toda la noche. Además, el coro en español del final ayuda en demasía para dar lo mejor de cada uno de nosotros. Pero ojo, esto no fue nada con lo que se vendría a continuación con la sublime Take No Prisoners. Uff, cuesta encontrar las palabras para describir lo que se vivió durante la rescatada de «Rust in Peace» (1990). Aparte del mosh gigantesco, debo decir que me sorprendió la gran cantidad que se sabe cada estrofa de principio a fin. Sí, es un clásico con todas sus letras, pero al no ser tan recurrente en el tracklist de las presentaciones en vivo, fácilmente muchos podrían «dejarla de lado». Pero no. Todos cantando el «Got one chance -Infiltrate them-/ Get it right -Terminate them-…«. Para qué mencionar el «Take no prisoners, take no shit!«. Doy fe de que observé a muchos gritar esa parte como si no hubiera mañana. ¡Otro de los clímax!

Sweating Bullets siguió con la senda construida por todas sus predecesoras. La particularidad de este track es que cualquier recinto se convierte en un karaoke instantáneamente y todos ayudamos a que así sea. A modo personal, nunca ha sido de mis predilectas, pero sí le doy el crédito de tener una reacción única dentro de la fanaticada. Situación que no cambia mucho con A Tout Le Monde, la cual fue introducida por Kiko Loureiro y que a todos nos pone un poco más emotivos. Como siempre, el singalong del final fue acompañado por las palmas de cada uno de los presentes generando una postal para el recuerdo.

Al igual que el año pasado, Dystopia tuvo un recibimiento correcto pero bastante lejano del promedio del setlist. A pesar de esto, las melodías y el coro fueron seguidas muy de cerca por todos. Con esto, resulta una labor un tanto ingrata hablar de este tema considerando que vendría otro de los puntos altos de la noche. Señoras y señores, ¡de pie para recibir a Mechanix! Gran, gran sorpresa para nuestro país, más aún considerando que en su anterior visita la escogida del «Killing» fue Rattlehead. O sea, Mustaine y compañía demostraron estar conscientes y comprometidos con realizar los cambios precisos entre un show y otro. Pero volviendo a la canción en sí, que hermoso poder cantar el «Whoever thought you’d be better at turning a screw than me, I do it for my life…» en vivo y en directo una vez más. Clásico incombustible y en la cancha seguía el caos.

Para finalizar la primera parte de la presentación, Symphony of Destruction y Peace Sells agotaron prácticamente todas nuestras energías tras una jornada maratónica en el Movistar Arena. Así, los «Megadeth, Megadeth, aguante Megadeth» y los «If there’s a new way/ I’ll be the first in line/ But it better work this time» resultaron ensordecedores. Por último, Holy Wars…The Punishment Due -con la tercera y última bengala de la noche- fue el epílogo definitivo para un festival que resultó a la perfección. Como mencionamos al comienzo de este análisis, cuesta un mundo innovar cuando se habla de Megadeth y de Dave Mustaine. Sólo queda destacar el gran desempeño de cada uno de sus integrantes. Kiko y Dirk ya son totalmente de la casa.

Setlist de Megadeth:

  1. Hangar 18
  2. Wake Up Dead
  3. In my Darkest Hour
  4. The Threat is Real
  5. Skin o’ My Teeth
  6. Dawn Patrol
  7. Poison Was the Cure
  8. Trust
  9. Take No Prisoners
  10. Sweating Bullets
  11. A Tout le Monde
  12. Dystopia
  13. Mechanix
  14. Symphony of Destruction
  15. Peace Sells

Encore

  1. Holy Wars… The Punishment Due

Megadeth en Chile

Es cierto que es la enésima visita de Megadeth por estas tierras, pero muchos aún no nos aburrimos de verlos tocando. Y es que la banda del «colorado» despierta esa fidelidad incondicional  que hace que cada visita a nuestro país nos deje ese «algo» que muchas veces resulta inexplicable.

Esta vez habría algunas novedades respecto a los shows anteriores. La primera de ellas desde luego era que interpretarían canciones de «Dystopia«, álbum que sin dudas enmendó el rumbo y trajo de vuelta la agresividad y el vértigo que los hizo tan conocidos. Seguido de esto viene quizás lo más interesante de presenciar: una nueva formación, donde tanto uno «de los nuestros» como Kiko Loureiro, como el baterista belga Dirk Verbeuren tenían la misión de ganarse el cariño del público chileno y demostrar que la camiseta no les pesa bajo ninguna circunstancia. Eso sí, antes de esto Saken debía calentar los motores en un Teatro Caupolicán que poco a poco comenzaba a recibir a los metaleros que se agolpaban en las ubicaciones que iban quedando.

SAKEN

Siendo las 19:54 hrs., y ya con unos 2.500 espectadores en el Teatro, se apagan las luces para dar comienzo a la presentación de los compatriotas, que vendrían a defender en vivo su última placa llamada «Dense & Thick» (2015) con la que nuevamente se han ido abriendo paso dentro de la escena nacional. Sin dudas un golpe enérgico para ellos mismos fue la tremenda ovación que se llevaron una vez que sonaron los primeros acordes de una poderosa intro con la que fueron calentando los ánimos antes de interpretar el primer track en sí. Rápidamente arremeten con ese hachazo que es Fuck & Roll, canción que por lo demás desataría el primer mosh pit luego de que el vocalista Carlos Quezada exclamara «Vamos!» incitando a todos a que se unieran a él. En una primera impresión me pareció que el sonido estaba saturado y a un volumen un tanto elevado, pero esto de ninguna forma impidió que Álvaro Font se luciera con cada una de sus intervenciones en las seis cuerdas. Un punto aparte es la base rítmica de André Bravo y Rodrigo Velázquez, que nos sorprendió a todos con un breakdown ejecutado a la perfección durante la parte media.

megadetch16cl-09

La primera revisión a «Hell Within» (1997) vendría con la brutal Nasty Gods. Imposible no destacar el trabajo de pies y sobre el ride de André, quien en las partes instrumentales realiza los cambios de tiempo como si nada, llevándose así todos los aplausos. Por su parte, los más entusiastas del público apoyaban con los típicos «Eh! Eh! Eh!«, mientras que el resto seguía muy de cerca la performance de los santiaguinos. Mismo asunto con MDFK, donde fácilmente presenciamos la mejor interpretación del frontman, que a estas alturas demostraba una confianza absoluta en lo que nos estaban presentando. Una gran postal fue cuando buena parte de la cancha se animó a cantar el estribillo con los puños en alto en repetidas ocasiones.

Mientras de fondo sonaba la bella Into The Garden Of My Evil Dreams, los músicos ya se alistaban para el siguiente tema. La escogida de cara a la segunda mitad del show fue 13 (Man In Black), donde la intro sonó como un verdadero cañón que entre otras cosas sirvió para traer de vuelta el mosh y los saltos descontrolados una vez que Carlos comienza a escupir el primer verso. Por su parte, Álvaro se despachó el solo de guitarra con una soltura envidiable, siempre apoyado por André y Rodrigo, que continuarían arrollando todo a su paso durante XFF (The Circle of the Snake), ya que musicalmente hablando, acá la banda mostró su mejor faceta con un ritmo frenético que no se toma pausas.

megadetch16cl-08

Antes de despedirse, el vocalista da las palabras de agradecimiento correspondientes para luego gritar «Queremos verlos a todos ahora, motherfuckers!«, desatando la locura conforme tocaban la clásica Pieces. A muchos nos llamó la atención como poco a poco construyeron el outro, de tal manera que cuando los instrumentalistas alcanzaron una perfecta sincronía, fueron capaces de hacer temblar el piso del teatro demostrando toda su potencia. De esta forma, a las 20:27 hrs. ponen fin a su presentación donde demostraron con creces que merecían estar sobre el escenario de un concierto de tal magnitud e importancia. Por sobre todo hay que destacar la cohesión entre los músicos y los asistentes ya que estos últimos respondieron de muy buena manera ante la propuesta de los nacionales, viéndose reflejado en las ovaciones cerradas que recibió la agrupación una y otra vez. ¡Bien por Saken!

Setlist de Saken:

  1. Intro
  2. Fuck & Roll (Love Song)
  3. Nasty Gods
  4. MDFK
  5. Into The Garden Of My Evil Dreams
  6. 13 (Man In Black)
  7. XFF (Circle of the Snake)
  8. Pieces

 MEGADETH

¡¿Día martes y el Caupolicán lleno?! En serio lo decimos, desde hace años que no veía tanta gente dentro del recinto de San Diego, situación que no sólo es satisfactoria ya que Megadeth sigue demostrando el poder de convocatoria que tiene, sino que también fue signo de que viviríamos una noche redonda en todos los aspectos posibles, con 4.500 personas que adquirieron todas las entradas del show. El primer aspecto a destacar, desde luego es la gran escenografía que se encontraba armada sobre el escenario. Una especie de colisionador -que contaba con pantallas pequeñas sobre su estructura- tenía la batería ubicada al centro haciéndola mucho más visible. Todo esto acompañado con máquinas de humo que como veríamos, ayudarían a ambientar cada canción. Como si esto fuera poco, todo el aparataje estaba coronado con una gran pantalla central en lo alto del teatro, dando cuenta de la calidad visual a la que nos enfrentaríamos.

Mientras aguardábamos el inicio del show, no deja de sorprender el amplio rango etario que había entre la audiencia. Gente de todas las edades observaba a modo de entretención cómo algunos se pasaban desde la platea hacia la cancha. Si bien todos lo lograron con éxito, los más desafortunados sufrían una estrepitosa caída entre la gente que se encontraba más próxima a los palcos.
megadetch16cl-10

Tras mirar el reloj repetidas veces, finalmente a las 21:07 hrs. se apagan las luces y se produce esa estrepitosa reacción con la que aumenta la adrenalina y la ansiedad por que los músicos salga a escena. Mientras escuchamos Prince of Darkness de fondo, es justamente cuando en las pantallas aparecen las clásicas grúas que van formando el logo de la banda pieza por pieza, aumentando cada vez más la tensión de cara a lo que se vendría. Rápidamente se deja ver el recién ingresado Dirk Verbeuren, quien enérgicamente saluda a los presentes para luego pegar un par de platillazos y hacer que el resto de los músicos salgan a escena arremetiendo con el clásico incombustible llamado Hangar 18. ¿Qué se puede mencionar que no se haya nombrado antes? Unos cuantos acordes y Megadeth ya tenía a todo el público en el bolsillo. Tal vez solo resta mencionar las imágenes conspiracionistas relacionadas a la ufología que se proyectaban en cada una de las pantallas. O que en esta oportunidad la atención para varios de nosotros estaba puesta sobre Kiko Loureiro, ya que esta era su primera «prueba de fuego» y debía demostrar que estaba ahí para dar cátedra en cada uno de los solos de esta canción. ¡Y vaya que cumplió! Si bien quienes seguimos a Kiko desde Angra y lo hemos visto en vivo varias veces conocemos de sobra sus capacidades, siempre está presente cierta incertidumbre, puesto que ahora se encontraba tocando con una banda de las ligas mayores del Metal mundial.

Dejando de lado esto último, es notable como cada uno de los asistentes sabe qué hacer en cada momento del tema. Me explico: hay partes donde todos cantan las estrofas, luego debes corear la melodía de las guitarras y otras en las que hay que saltar con los cambios de tiempo de la batería. Está también la parte de los solos, donde luego de cada redoble todos gritan al unísono «ME-GA-DETH!» como si de eso dependiera su vida. ¡Qué temazo señores! Debo decir además que si alguno esperaba otro corte para empezar el concierto, déjeme decirle que pecó de ingenuo, ya que es de conocimiento público que el «colorado» tiene sus caballos de batalla y en esto no transa ni por un segundo.

La primera revisión a «Dystopia» vendría de la mano del opening track del álbum. The Threat Is Real partió con el líder y frontman solo en escena tocando el riff inicial para que luego se le una el resto de la banda. Pero vamos por parte. Dirk destacó de sobremanera tocando como un reloj de principio a fin. David Ellefson y Kiko apoyando continuamente las segundas voces en los coros y finalmente Mustaine que es un show en sí mismo. Buenos solos, la sección de cuerdas robándose las miradas al centro del escenario, y nosotros a su vez atentos a cada detalle. El resultado no es otro que una cohesión impresionante de esta nueva alineación. Destacable a su vez es lo que sucedía tras escena, ya que veíamos como Vic Rattlehead era perseguido por la policía a través del mundo descrito en el concepto del LP.

megadetch16cl-02

Llega la primera interacción entre Dave y la audiencia con un «Good evening!» que fue respondido por todos inmediatamente. Las correspondientes palabras de agradecimiento y nos adelanta que el próximo corte está dedicado al difunto baterista Nick Menza. De esta forma presenta la infaltable Tornado of Souls, que dicho sea de paso, mostró a un Mustaine que en su rostro no podía ocultar la felicidad en relación a la respuesta de los presentes. Tanto así que nos incitó a cantar el coro en ambas ocasiones. Y sus deseos son órdenes, puesto que no había nadie que no se supiera el «But now I’m safe in the eye of the tornado / I can’t replace the lies, that let a 1000 days go…». Por otro lado y como es costumbre, siempre va creciendo la expectación sobre cómo será ejecutado el solo de guitarra. Es la marca registrada y los fanáticos somos exigentes en este aspecto. Espero entonces no ser el único que piense esto, pero me parece que Kiko dio la impresión de que estaba en el living de su casa. ¡Lo tocó como si nada! Y si la memoria no me falla, creo que le puso algo de su cosecha por un par de segundos dándole un toque más personalizado. Por último, mención especial para los dos mosh pits en la parte posterior de la cancha que no cesaron en ningún momento. Gran, gran momento.

Cuando revisamos «Dystopia» hace algunos meses, hicimos hincapié en lo compleja e interesante que resultaba ser Poisonous Shadows. Por tanto, en base a lo ya demostrado en los tracks anteriores, no esperaba menos respecto a su ejecución en vivo. Tras la intro acústica, la banda simplemente dio clase sobre cómo llevar una pieza musical de esta naturaleza. En tanto, los juegos de luces pasaron a ser más sobrios y sin tanta parafernalia, respondiendo solamente a los cambios de la canción. Si bien bajó un poco las revoluciones, pronto entenderíamos la función que cumpliría dentro del setlist. Digo esto porque seamos sinceros, ¿cuántos se imaginaban que lo siguiente sería Rattlehead? La mezcla de sorpresa y euforia no se dejó esperar y es totalmente entendible. Cuantas veces nos decíamos a nosotros mismos «Ojalá toquen algo del Killing» y de la nada Megadeth arremete con esto. Recapitulemos cómo fue. La banda abandona el escenario y a los pocos segundos vuelve Mustaine saludando a lo largo de todo el plató a los que estaban más próximos a la reja. Tras los «Olé Olé Olé, Mustaine, Mustaine» recibe una bandera que con mucho cuidado la coloca sobre el atril de su micrófono. Es entonces cuando nuevamente da las gracias y nos desafía diciendo «les comenté que íbamos a tocar algunas cosas antiguas… a ver si la reconocen«. Así, de la nada comienza con el riff para luego exclamar «Well, here I come!». Listo. Un descontrol total en todo el recinto, que tuvo su clímax durante el «You, your head, is pounding with pain / You shake loose parts of your brain». Punto aparte fueron las viñetas de cómics que mostraban bocetos de Vic para darle un toque vintage al asunto. ¡El público chileno la merecía!

Y si lo anterior fue descontrol, lo que siguió fue caos con todas sus letras. Wake Up Dead es otra infaltable y fue recibida como tal. Al igual que con Hangar 18, acá prácticamente nos encontramos con una coreografía de parte de los presentes. Cánticos, headbanging saltos y el respectivo mosh. Todos los saben y no dudan en ponerlo en práctica. Como es costumbre, el outro es conectado con In My Darkest Hour. Y acá me quiero detener un segundo. Sin exagerar, TODOS cantaron la letra de principio a fin. El Caupolicán se convertía en un karaoke donde cada uno iba poniendo lo mejor de sí en su interpretación. Digo esto porque no es una canción para andarla coreando feliz de la vida, sino más bien es una especie de catarsis colectiva plasmada en cada verso y en cada gesticulación de Mustaine. No puedo dejar de mencionar como durante el «I walk, I walk alone into the promised land / There’s a better place for me but it’s far, far away…» casi la totalidad de la cancha se separó dejando un gran espacio al centro cual wall of death, para posteriormente desatar un mosh descomunal que fue acompañado con una bengala proveniente desde la platea. Por esto digo derechamente que aquí vivimos el mejor momento de la jornada.

megadetch16cl-06

Continuaríamos con la dupla compuesta por Conquer or Die y Fatal Illusion, ambas extraídas de «Dystopia». La primera al ser una pieza instrumental, dio paso a que toda la banda se luciera y demostrara sus atributos. Sabiendo que durante toda la canción el protagonista es Loureiro, Ellefson y Mustaine supieron restarse y pasar a segundo plano para que el músico brasileño hiciera de las suyas al frente del escenario. La segunda en tanto trajo de vuelta la agresividad una vez que se rompe la calma gracias a la intervención del bajo. Para destacar también es como los mencionados David y Dave cantan a dúo algunos versos de gran manera. Un aspecto que salió a la luz durante ambos temas, es el hecho de que dentro de la sección de cuerdas, Kiko pone esa pizca de espontaneidad y carisma que quizás al resto le cueste más. No me malentiendan, es cierto que todos son cercanos al público chileno y siempre muestran su gratitud, pero él lo lleva en sus venas y simplemente es el que más irradia felicidad produciendo un matiz necesario y más que interesante.

Nuevamente el frontman queda solo dirigiéndose a la audiencia y nos pregunta «Are you feeling good?!«. Ante la obvia respuesta dice que es momento de tocar algo del «Cryptic Writings» (1997) y nos asegura que el siguiente track hace alusión a una antigua polola de un amigo muy cercano, que era una «hooker«. Fue entonces cuando varios supimos que se refería a She-Wolf. Rápidamente comienzan a proyectarse imágenes frenéticas de un lobo a medida que la canción avanzaba, llegando al punto cúlmine en ese estribillo que es imposible no corearlo enérgicamente. Hacia el final, no queda otra cosa que resaltar lo bien que sonó la armonía de guitarras y lo bien que se mostró Dirk en cada uno de los pasajes.

Es entonces momento de que Mr. Ellefson se tome el escenario con Dawn Patrol. Quizás para muchos pasó desapercibido, pero debido al accidente que sufrió hace poco en una de sus piernas, el bajista debió utilizar una bota ortopédica que a su vez le ayudaba a desplazarse con más facilidad. También contaba con soportes cerca de su micrófono que permitían apoyar el pie para descansar de vez en cuando. Prácticamente no se notó ya que su performance no se vio opacada en ningún instante. Volviendo al tema, como todos sabemos esta es la señal inequívoca de que volverá el caos al centro de la cancha de la mano de Poison Was The Cure. Dicho y hecho, ya que una vez que toda la banda desata su poder, vuelve el mosh acompañado por otra bengala desde el mismo sector de la platea. Eso sí, nadie se queda sin gritar «Taste me!» acercándonos al final.

megadetch16cl-07

Sweating Bullets sería la primera revisión al «Countdown to Extinction» (1992). Mustaine la presentó como la canción de alguien que está «loco» (lo dijo en español), y como era de esperarse, el Colorado dejó que cantáramos el primer verso para luego unirse él en el coro. Todos saltando y esperando el momento justo para levantar el puño y cantar el «… i’m chomping at the bit and my palms are getting wet / Sweating bullets!«. Mientras tanto, a través de las pantallas viajábamos por el mismo manicomio que se aprecia en el videoclip de la canción. Ojo que este aspecto es más que plausible, ya que visualmente el show fue completísimo. Está la banda, están las máquinas de humo, están las proyecciones y está la escenografía. No había forma de aburrirse o de encontrar alguna monotonía, ya que todo estaba planeado al detalle. Y bueno, siguiendo con los clásicos, qué mejor que À Tout Le Monde. Una vez que escuchamos las primeras notas de la intro, Dave nos anima a que cantemos con él. Cómo no hacerlo si es de esas canciones en las que a varios les entra una basurita al ojo. Nuevamente el teatro parecía ser una sola voz, más aún durante el sing along, donde todos acompañamos con aplausos mientras cantamos el estribillo como ya lo hemos hecho tantas veces. ¡Otra postal para el recuerdo!

Llega el turno de que Dirk sea el centro de atención absoluto y cumplió con creces al dar inicio a Trust. Todo acompañado con un excelente juego de luces a medida que iba golpeando su batería. Pronto se le une David y en un segundo ya estaba toda la cancha saltando y coreando el riff a todo pulmón. ¿Se dieron cuenta si alguno de los asistentes no se sabía el coro? Sé que puede sonar redundante, pero simplemente no puedo dejar de mencionarlo ya que la complicidad a estas alturas resultaba conmovedora. Un hecho no menor es que Kiko fue el encargado de secundar los coros, labor que históricamente le ha tocado a Ellefson. Sin dudas un cambio que logra renovar su ejecución en vivo.

Antes de escuchar el último par rescatado del último álbum, Dave hizo un gran gesto al acercarse a la reja para tomar todas las banderas que allí se encontraban para luego colgarlas sobre los atriles de los micrófonos de sus compañeros. Pasamos así a deleitarnos con Post American World donde el doble bombo parecía destruir todo a su paso. Al igual que su versión en estudio, los solos tocados entre cada estrofa la hacen bastante entretenida de ver y escuchar. De la misma forma es notable como después del interludio acústico va subiendo la tensión hasta que todo explota en una parte instrumental que sonó como un cañón. Súbitamente pasamos al title track Dystopia, del cual en primera instancia debo decir que esperaba que fuera recibida de mejor forma. Quiero pensar que muchos estaban atentos a las pantallas que mostraban como seguía la cacería por Vic, esta vez a través de una carretera próxima a la ciudad en la que estábamos situados. Luego vimos como cada uno de los integrantes cumplía una función específica para lanzar un misil hacia la mascota de la banda. Todo esto sucedía mientras la composición era interpretada de gran forma vocalmente hablando, más unas segundas voces muy bien logradas. Personalmente, una de mis favoritas del LP que mereció mucho más.

megadetch16cl-01

Ya acercándonos al final de la velada, llegaba el momento de hacer retumbar todo el Caupolicán. En lo alto se leía «… For the people» y ya sabíamos lo que vendría. Sí, me refiero precisamente a Symphony of Destruction. Digan lo que digan, es imposible no contagiarse con el «Megadeth, Megadeth, aguante Megadeth«, es efectivo y es una inyección a la vena para aquellos que pudieran estar cansados. Siempre me ha llamado la atención lo bien que funciona la pausa que hacen durante los versos «A warring for the heaves / A peaceful man stands tall«. En base a esto, probablemente en este punto presenciamos la mejor interpretación de Mustaine en toda la noche. Y no es algo menor, ya que el líder se mostró bastante sólido en cada una de sus líneas durante toda la noche.

«Última canción y nos despedimos«. No, mentira. Todos sabemos que esto nunca es así, pero siempre hay que disfrutar como si fuera cierto. Bombo marcando, aplausos para acompañar y Ellefson comienza con la intro de Peace Sells. Aparecen las imágenes relacionadas al dólar, al New World Order, y obviamente, a la paz mundial. Toda la banda nos incita a cantar el estribillo lo más fuerte posible y respondemos de gran forma a esta petición. De aquí en adelante entramos a territorios conocidos. Aparece el Vic Rattlehead humano y una vez que se pregunta «Can you put a price on peace?» el caos en la cancha es cosa de segundos. 22:38 hrs. y la banda se despedía en lo que sería el único encore programado.

Mientras lo más precipitados ya empezaban a pedir Holy Wars, los gritos de «Megadeth! Megadeth! Megadeth!» se fueron haciendo cada vez más ensordecedores una vez que Dave volvió a escena. Diciendo lo mucho ama nuestro país, nuevamente nos desafía al decir que el siguiente concierto de la gira será en Argentina y hay que asegurarse de que nos escuchen desde acá. Obviamente los abucheos y pifias bajaron de inmediato y pronto se dejaron escuchar algunos «C-H-I» y un cántico de «Chile campeón, Chile campeón, Chile campeón«. Pasado el momento cliché, apenas nos anuncia que el último track de la jornada es Holy Wars… The Punishment Due, cada uno de los presentes se encargó de poner las últimas fuerzas que iban quedando para finalizar una jornada épica lo más alto posible. Destacable fue la proyección de retratos de varios líderes mundiales conforme avanzaba la letra de la canción, mientras toda la cancha giraba sin parar. Como siempre, terminado el solo de guitarra, Mustaine suele presentar a cada uno de los músicos, donde la ovación fue cerrada para cada uno de ellos. Luego suele exagerar su gesticulación durante la última estrofa como solo él sabe hacerlo. Así, a las 22:51 hrs. comienzan a despedirse definitivamente ante un público que lo dio todo y que demostró porque es una de las mejores audiencias dentro del Metal. El frontman nos asegura que volverán pronto y cierra la noche con el clásico «You’ve been great, we’ve been Megadeth, good night!«.

megadetch16cl-05

Todo está dicho prácticamente. Kiko Loureiro y Dirk Verbeuren dieron la impresión de llevar años en la banda, mientras que David Ellefson y Dave Mustaine siguen siendo esa institución a prueba de balas que está al frente de una de las agrupaciones más queridas en nuestro país. Personalmente, no caben dudas que ha sido el mejor show desde la noche épica del año 2012 en la que escuchamos «Countdown to Extinction» en su totalidad.

Un punto que siempre puede generar discordia sin dudas es el setlist escogido. Es cierto que la base es prácticamente la misma que han venido tocando hace algunos años, pero admitamos que estando dentro del show, poco y nada importa este aspecto, ya que la entrega es total de parte de ambas partes. Los buenos discos se defienden en vivo y prueba de ello fue lo ocurrido la noche del martes. Un sonido realmente impecable, la selección justa de canciones de su último trabajo y los clásicos que todos queremos escuchar. Señoras y señores, ¡Megadeth lo hizo de nuevo!

Setlist de Megadeth:

1. Hangar 18
2. The Threat Is Real
3. Tornado of Souls
4. Poisonous Shadows
5. Rattlehead
6. Wake Up Dead
7. In My Darkest Hour
8. Conquer or Die
9. Fatal Illusion
10. She-Wolf
11. Dawn Patrol
12. Poison Was The Cure
13. Sweating Bullets
14. A Tout Le Monde
15. Trust
16. Post American World
17. Dystopia
18. Symphony of Destruction
19. Peace Sells
Encore
20. Holy Wars…The Punishment Due

GALERÍA

Megadeth

Es cierto que Megadeth ha venido bastantes veces a Chile. Quienes ya peinan algunas canas podrán recordar sus primeras visitas de fines de los ’90, o ya pasando a la década pasada el inolvidable show en el Court Central del Estadio Nacional –para varios ese fue su primer show–, o además formando partes de carteles de festivales como el Maquinaria 2011 o como banda invitada del increíble show de Black Sabbath en el Estadio Monumental.

Pero esta nueva visita de Megadeth tiene algo diferente, y que a diferencia de muchas bandas de trayectorias análogas, tiene que ver con el presente de la banda.

Probablemente “Dystopia” sea el mejor trabajo de Megadeth en muchísimo tiempo. Quizás “Endgame” (2009) se le pueda acercar en cuanto a su nivel de inspiración, pero más a cuentagotas y sin el nivel de consistencia que definitivamente muestra el último trabajo de los muchachos de Mustaine, una verdadera joyita, tan sólida como quizás inesperada considerando la inestabilidad y poco apacible vida interna que muchas veces ha demostrado Megadeth, y sus algo erráticos trabajos precedentes.

Y en el corte y confección del disco sin ninguna duda hay un factor importante, que dice relación por supuesto con sus ejecutantes. Y para nosotros es lógico centrar ello en Kiko Loureiro, a quien es inevitable sentir como “uno de los nuestros”, tanto a nivel de cercanía geográfica como de influencias musicales. Que un tipo salido del “riñón” del Power Metal, de una banda no sólo tan trascendente a nivel mundial como Angra –y además representativa de una tierra cercana–, no sólo haya llegado como refuerzo a Megadeth, sino que sea factor trascendente en refrescar y derechamente revivir a un “tanque” de la música mundial, es motivo de orgullo más allá de la música.

Pero ese buen presente sin dudas debe ser ratificado en vivo, que es donde se ven los gallos. Es cierto que la voz del colorado californiano no es la misma de antes, pero en estudio, este Megadeth versión 2016 se nota una banda fresca, inspirada y con ganas de seguir siendo referencia, no sólo por su glorioso pasado –que por cierto, también será revisado y nunca serán suficientes veces para vibrar con Holy Wars o con Hangar 18–, sino que fundamentalmente por un presente alentador. Y hay que verlos. Perderse a Megadeth con Kiko en Chile definitivamente no es opción.

DARÍO SANHUEZA DE LA CRUZ

Últimas entradas para Megadeth en Chile por Ticketek: http://goo.gl/x6kTxU

Megadeth

David Ellefson

MEGADETH debió suspender el resto de sus fechas por Europa luego que David Ellefson se quebrara un pie en Hungría. Esta lesión no impedirá que los shows previstos en Sudamérica se realicen de forma normal, así lo comunicó oficialmente la banda en este comunicado:

Estimados fans de Megadeth ,
Nuestra gira por América del Sur comienza en menos de dos semanas y nosotros estamos muy emocionados. Como ustedes pueden haber oído , nos vimos obligados a cancelar los últimas 3 fechas de nuestra gira europea ya que David Ellefson se rompió el pie antes de nuestro espectáculo en Hungría. La banda está ahora en casa y David está recibiendo atención médica esta semana. Nuestra gira por América del Sur, así como los espectáculos en México siguen sucediendo como estaba previsto y esperamos verlos a todos pronto.

A pocas semanas del regreso de MEGADETH al Caupolicán, ya se agotaron las localidades de Palco y Platea Baja. Aún quedan alrededor de 100 entradas de Cancha y Platea Alta, las que siguen a la venta por sistema Ticketek, tiendas Falabella y Cines Hoyts. Sin cargo por servicio se venden en The Knife, RockMusic y Kmuzzik.

Los precios son:

Platea Alta: $25.000
Platea Baja: AGOTADO
Cancha: $35.000
Palco de Pie: AGOTADO

El concierto del 2 de agosto lo abrirán los chilenos SAKEN.

Megadeth

 

 

Megadeth

A poco menos de un mes para el regreso de MEGADETH al Caupolicán, la banda de Dave Mustaine ya agotó las localidades de Palco y Platea Baja.

Aún quedan 160 entradas de Cancha y Platea Alta, las que siguen a la venta por sistema Ticketek, tiendas Falabella y Cines Hoyts. Sin cargo por servicio se venden en The Knife, RockMusic y Kmuzzik.

Los precios son:

Platea Alta: $25.000
Platea Baja: AGOTADO
Cancha: $35.000
Palco de Pie: AGOTADO

El concierto del 2 de agosto lo abrirán los chilenos SAKEN.

 

 

Dave Nick

A través del Facebook de MEGADETH, Dave Mustaine dejó un mensaje sobre el triste fallecimiento del baterista Nick Menza, quien perdió la vida la madrugada de hoy mientras tocaba en vivo con su actual banda OHM.

«Me desperté esta mañana con un mensaje de texto de mi hijo, con la noticia de la muerte de Nick Menza. Choqueado, devastado, y entristecido no alcanzan a describir mis sentimientos.
Originalmente un técnico para la banda, Nick pronto mostró tanto talento y personalidad, que no pasó mucho tiempo para que nos diéramos cuenta de que debía estar en el escenario con nosotros, detrás de la batería. Le preguntamos a Nick si quería unirse a MEGADETH como nuestro baterista en 1989. En ese momento, la banda ya tenía su primer disco de platino, lo que sólo sirvió para avivar el fuego. Todos queríamos dominar el mundo con gran parte de nuestras vidas y sueños por delante. Mientras navegábamos a través de la vida y el negocio de la música, nuestro primer disco con Nick, «Rust in Peace», y los posteriores álbumes «Countdown To Extinction» y «Youthanasia», lograron mantener el ritmo. Nos separamos después de «Cryptic Writings». Nosotros, como todos los hermanos, no estábamos de acuerdo en ocasiones, pero nuestro vínculo era fuerte. Como intérprete, Nick tenía un muy potente estilo de jazz, impredecible y siempre entretenido. Y con todo lo gran baterista que era, el tiempo pasado con él como persona, como compañero de banda, y como amigo fue aún más divertido. Hubo varias veces que discutimos su vuelva a la banda, pero por diversas razones nunca volvimos a juntarnos. Hemos estado en contacto todo el tiempo, fue a nuestros conciertos recientemente, y él siguió siendo un gran amigo, un verdadero profesional y una persona más grande que la vida.
La familia MEGADETH cuida a cada uno de sus integrantes, y esperamos escuchar pronto sobre una iniciativa para ayudar a los niños de Nick. Todos nosotros en esta comunidad están conectados, nos cuidamos y a nuestros seres queridos.
Mis más profundas condolencias a la familia de Nick»

Dave Mustaine

Dave Nick

Nick Menza

Nick Menza, quien fuera baterista de MEGADETH en discos clásicos como «Youthanasia», «Countdown To Extinction» y «Rust In Peace», falleció esta madrugada a sus 51 años debido a una falla cardiaca. Según testigos, Menza se encontraba tocando en vivo junto a OHM cuando dejó de respirar.

Desde Powermetal.cl enviamos nuestras condolencias a la familia, amigos y todos los que se sientan afectados por la triste deceso de Nick Menza

Dave Mustaine, líder de MEGADETH, escribió a través de Twitter: «Digánme que no es verdad. Me desperté a las 4 AM para enterarme que Nick Menza falleció mientras el 21/5 mientras tocaba su batería con OHM en Baked Potato«

También quien fuera su compañero en MEGADETH, el guitarrista Marty Friedman, escribió en su Facebook: «Todos sabemos el gran y único baterista que Nick Menza fue, pero también fue un amigo confiable, un chistoso compañero de banda, así como un amoroso padre. Estoy más que triste, esto no lo vi venir. QEPD hermano».

Dave Ellefson, bajista de MEGADETH y quien también fue compañero de Menza, comentó por Twitter: «Condolencias a la familia y amigos de Nick Menza. Hemos perdido un gentil gigante… Un verdadero artista y un amigo de todos nosotros»

Dave Mustaine

Dave Mustaine grabó un saludo especial «hablando español» con motivo de promocionar la visita que hará MEGADETH el próximo 2 de Agosto a nuestro país. El show, que se enmarca en la gira promocional de «Dystopia», el último LP de la banda, se realizará en el Teatro Caupolicán. Para la ocasión, los americanos serán acompañados de SAKEN.

Pueden ver el video de Mustaine a continuación:

Las entradas ya se encuentran a la venta y la producción reveló que a falta de más de 2 meses para el show ya hay mas del 60% de los tickets vendidos. Los precios son los siguientes:
$25.000 Platea Alta
$30.000 Platea Baja
$35.000 Cancha
$45.000 Palco de Pie

Megadeth 2016

 

Cuando se confirmó a Kiko Loureiro como guitarrista de Megadeth, se generó en varios un sentimiento de alegría que fue creciendo a medida que se iban dando a conocer los pormenores de «Dystopia», esta nueva placa. Para muchos fanáticos del Power Metal -más allá de que haya dejado de lado sus funciones en Angra– la sensación de que «uno de los nuestros» llegaba a una banda de tal importancia, creó una gran expectativa en cuanto al desempeño que tendría el músico brasileño. Por otro lado, para los que no estaban tan familiarizados con su trabajo, la situación generaba al menos bastante curiosidad.

Ahora bien, siendo Megadeth una de mis bandas favoritas, sentía cierto temor en lo que Dave Mustaine tenía para ofrecernos. A modo muy personal, considero que su último álbum rescatable fue «The System Has Failed» (2004), lo que sumado al incierto presente de los norteamericanos tras la salida de Chris Broderick y Shawn Drover, bajo ninguna perspectiva la tarea parecía fácil.

Pero tras la tormenta viene la calma, y una vez abierto el mercado de pases, Chris Adler (Lamb of God) y el ya mencionado Kiko Loureiro llegaban a poner las cosas en su lugar, respaldados absolutamente con el talento mostrado a través de los años en sus bandas natales. De todas formas, historia archiconocida bajo el mandato del «colorado». Veamos que nos propone este «Dystopia».

The Threat Is Real parte de inmediato con un riff agresivo y vertiginoso, con el cual es imposible no recordar los mejores tiempos de la agrupación. Prontamente se suman los demás instrumentos, brindando una especie de midtempo para que Mustaine escupa los primeros versos con su tono y temáticas características. Es imposible no destacar las intervenciones de las guitarras al final de cada estrofa de la canción, consiguiendo excelentes matices conforme avanzan los minutos. Por último, Chris Adler sin ser protagonista cumple su función llevando muy bien todo el tema. Sin dudas es un gran comienzo para el álbum.

Dystopia nos presenta toda una declaración de principios. Es cierto que existe una gran semejanza con Hangar 18, más aún terminada la intro, donde el «colorado» se despacha unas frases incisivas con una excelente melodía, coronada con el estribillo que simplemente exclama «Dystopia!«. Pasada la parte media, se produce un quiebre donde nos brindan una sección instrumental más que destacable. Al igual que su predecesora, Fatal Illusion da cuenta de lo bien que suena la banda en su conjunto. La calma de los primeros segundos se rompe con el bajo de David Ellefson, para luego mantener un ritmo aplastante donde Chris muestra su excelente trabajo con los pies. Como ya es una tónica en este disco, los solos de ambos guitarristas son de excelente factura.

Death From Within probablemente es el track más pesado de todo el disco. Imposible no hacer headbanging para acompañar el tiempo muy bien marcado por la batería. Luego pasamos a un coro muy bien logrado que está hecho para ser cantado en vivo junto a una gran audiencia. «On the march, no place to run / Time has come, nowhere to hide…» exclama Dave con una rabia a flor de piel que te incita a levantar el puño.

A un ritmo marcial se le suma un guitarreo acústico para marcar el inicio de Bullet to the Brain. Esta vez una atmósfera un poco más oscura nuevamente da paso a un entretenido estribillo, donde las guitarras explotan para darle más fuerza al tema. Todo muy bien acompañado por Ellefson y Adler, que aquí particularmente hacen un excelente trabajo realizando los cambios necesarios para que la canción varíe en los momentos indicados.

Post American World y Poisonous Shadows son las primeras en contar con Kiko Loureiro en los créditos. La primera lamentablemente suena algo monótona y repetitiva. Digo esto porque al final del día pienso que la gran performance vocal de Mustaine se podría haber aprovechado de mejor manera. Canta con los «dientes apretados» cada una de las palabras que pronuncia, dándole gran intensidad a su interpretación. Por otro lado, es de destacar el quiebre acústico que da paso a otro solo de marca registrada. La segunda es un corte donde la banda explora distintos pasajes en donde realmente se nota la mano de Loureiro, que literalmente «las hace todas». Uno de los tracks más complejos, donde hay arreglos orquestales, secciones de piano y guitarras acústicas. Digno de escuchar con suma atención.

Imposible no recordar Sweating Bullets con el fraseo inicial de Look Who’s Talking. Por suerte eso es solo al comienzo ya que prontamente la canción toma rumbos propios y se vuelve un temazo de aquellos. Cambios de tiempo, buen coro y letra, excelente el acompañamiento de las guitarras durante cada estrofa, impecable instrumentalmente y así podría seguir enumerando sus virtudes. Personalmente, mi favorita dentro del disco.

Loureiro vuelve a las composiciones en Conquer or Die, una pieza instrumental que sin brillar en demasía permite que toda la banda se luzca para afrontar la parte final del álbum, puesto que se conecta de manera perfecta con Lying In State. Siendo una de las menos extensas, está llena de fuerza y agresividad desatada con una banda que suena como cañón. A diferencia de algunos de los temas escuchados anteriormente, la clave acá es dejar de lado algunas pretensiones y simplemente hacer thrash a la vieja usanza.

The Emperor se basa en un riff y ritmo mucho más simple y «oreja», si se le quiere llamar de alguna forma. Incluso por momentos logra rescatar algunos elementos del Punk, sobre todo en el sonido algo más crudo ocupado en las guitarras. El coro es totalmente efectivo ya que rápidamente te queda dando vuelta en la cabeza el «You look so perfect, perfect, the emperor has no clothes / So bloody perfect, perfect, the emperor has no clothes». Es la canción que más se aleja de la idea principal de «Dystopia», pero no por eso deja de ser una composición más que entretenida.

Last Dying Wish es uno de esos temas con los que Megadeth se va a la segura. Dave «canta» la mayor parte de la letra con una voz de anunciador (similar a la utilizada en Headcrusher) para dar paso a otro estribillo muy pegajoso. Lo demás es dar paso a secciones instrumentales que no aburren por ni un segundo. Por último, un cover a Fear pone término al decimoquinto álbum de los americanos. Foreign Policy plasma el concepto general de este trabajo en una versión que no se guardó absolutamente nada como ending track.

Tras un panorama que parecía totalmente adverso, la sensación es plenamente satisfactoria. A los que se sintieron decepcionados tras «Super Collider», les aseguro que esta placa enmienda el rumbo que parecía perdido. Para mí, lo que hace brillar a este LP por sobre cualquier aspecto, es el avasallador sonido de las guitarras. La escuela clásica implantada hace décadas, sumada a la nueva perspectiva que provee Kiko terminan por crear un huracán de fondo que no se toma pausas. Por otro lado, Chris Adler sin hacer un gran disco, suena bastante sólido y aprueba sin problemas. Y un punto que no se puede dejar de lado es la voz de Mustaine, quien realiza un trabajo plausible dentro de lo que permiten sus capacidades, claro está. Las líricas conspirativas y paranoicas no se hacen esperar y por momentos sorprende con su interpretación.

Megadeth sin duda necesitaba nuevos aires y el factor Loureiro/Adler vaya que funcionó a la perfección.

 

Megadeth en Chile | 2 de agosto 2016 | Teatro Caupolicán

En el marco del «Dystopia World Tour» llegará MEGADETH al Teatro Caupolicán el próximo 2 de agosto con su renovada formación, a la que además de los legendarios Dave Mustaine y David Ellefson, se suman Chris Adler y Kiko Loureiro.

Las entradas para el show saldrán a la venta este viernes 5 de febrero, desde las 10:00 horas, a través de Ticketek, tiendas Falabella y Cines Hoyts. Sin recargo podrás encontrarlas en The Knife, Rockmusic (Eurocentro) y Kmuzzik (Interprovidencia)

Los precios son:

Platea Alta: $25.000
Platea Baja: $30.000
Cancha: $35.000
Palco de Pie: $45.000

 

megadeth

En una entrevista reciente con Revolver, el líder de MEGADETH Dave Mustaine dijo que siente que la versión actual de MEGADETH tiene el mejor lineup en la historia de la banda.

«Ellefson me decía el otro día ‘esta es la mejor la banda en la que hemos tocado juntos, y con la que nos hemos llevado mejor’. Y estaba pensando en ello, hemos tenido alineaciones donde todos hemos sido muy amable con los demás, y luego hubo otros momentos en los que teníamos gente super, super talentosa, pero con los que no podíamos congeniar. Pero Kiko tiene todo lo que Marty Friedman y Chris Poland tenía, todo en uno, y es muy, muy agradable estar con él. Y ojalá pudiéramos clonar a Adler para que podamos contar con él y que LAMB OF GOD también pudiera. Navidad llegó temprano para mí» comentó Mustaine.