Entradas

El Metal progresivo ha tenido, durante el último tiempo, un sorprendente auge, que también le ha permitido ir transformándose. Donde antes los cambios de ritmos y melodías eran «suficientes», por llamarlo de alguna manera, hoy en día esos mismos elementos son combinados con elementos extraídos de la música electrónica, creando diferentes matices, sensaciones y opiniones entre los seguidores de este género.

En ese contexto, esta vez desde tierras australianas, Caligula’s Horse presenta su reciente placa titulada “Rise Radiant” que ve la luz por medio del sello discográfico InsideOut Music. La agrupación musical la componen Jim Grey (voz), Sam Vallen (guitarra), Adrian Goleby (guitarra), Dale Prinsse (bajo) y Josh Griffin (batería).

El disco abre con el primer sencillo lanzado por la banda: The Tempest, un tema directo y potente cargado de energía, como el conjunto lo ha ido forjando hasta ahora, en donde la sonoridad, los ritmos y cambios de compases son los principales elementos que diseñan la canción. Cabe destacar particularmente la melodía durante el coro, en donde el ensamble va creando la sonoridad para dar un singular realce a la voz. Sin duda, un sólido corte con mucha elocuencia y efusividad.

Slow Violence es el segundo single que lanzó la banda, que posee un comienzo muy sigiloso que se rompe en cuanto los riffs de ensamble se hacen presente, y que continúan de una forma más pausada para dar el paso al canto. En este tema, nuevamente el coro posee un aspecto melódico que es resaltada por la voz. Un correcto tema, con mucho encanto.

Hasta ahora, todo lo melodioso y tranquilo cambia con Salt, una canción que inicia con un tímido piano que actúa como puntapié para que el tema continúe de forma brutal. Esto no se extiende por mucho, pues al entrar al canto, las revoluciones bajan rotundamente y se va extendiendo hasta el estribillo en donde otra vez la sonoridad se hace notar. A la mitad del tema, nuevamente las revoluciones bajan, transformando así a la canción en un sube y baja de sensaciones. Corte con mucho matiz y prolijidad.

Resonate es un tema lento, en donde únicamente las voces en compañía de los sintetizadores y la percusión son los únicos protagonistas que actúan a lo largo de la canción. Sencillo y pacífico, que, sin grandes elementos, logran cautivar al oyente.

El inicio de Oceanrice es muy tranquilo, hasta que los riffs del ensamble entran abruptamente para guiar a un tema lleno de potencia y energía que logra su peak en el coro, donde se puede apreciar de nuevo la fortaleza que ésta posee y como logra cautivar al oyente con la sonoridad que se va gestando hasta ahora en el álbum. Fino tema y con mucho dinamismo.

Valkirie es el tercer sencillo que ha presentado la banda, en donde se muestra todo el lado más brutal que la agrupación posee, y que desde un comienzo pretenden manifestar con un directo tema que no deja nada a la imaginación, partiendo con un marcado riff al inicio, solapado por los sintetizadores que marcan la agresividad de los riffs prolongándose de esta manera durante todo el tema en conjunto con la voz. Certero tema, sumamente enérgico.

Autumn es una balada muy melancólica y cargada de emoción, y que se evidencia apenas comienza, con una guitarra muy dulce arpegiando mientras se explaya la voz, guiando así hasta un sublime interludio de bajo que introduce al solo de guitarra y de esta manera continuar con un tema que suministra una atmósfera de calma, haciendo que el oyente se transporte a un lugar pacífico y sereno. Acertado corte, muy bien construido, con un pomposo final.

El final del álbum llega con The Ascent, un extenso tema de casi once minutos en donde queda de manifiesto todo el virtuosismo y destreza de la agrupación, con un comienzo sumamente enérgico y pesado que avanza hasta el canto, donde todo se frena abruptamente para que la voz domine serenamente por algunos pasajes que se intercalan con la brutalidad del ensamble, que marca presencia con el doble pedal en cortos intervalos de tiempo. Este es un tema muy matizado, y que quizá resume todo lo anteriormente elaborado por la banda. Sólido tema que no es más que la consagración del álbum.

Rise Radiant” marca un acertado punto de una agrupación que, con casi diez años de trayectoria, ha logrado cautivar a los oyentes y ganar muchos adeptos alrededor del mundo, dejando en claro el virtuosismo, potencia y energía que la banda aún tiene por entregar. Un disco bastante sólido, audaz y melodioso, en el cual plasman todo el trabajo desarrollado a lo largo de este tiempo.

Por: Samuel Lorca