Entradas

«Rise Of The Dragon Empire», el nuevo LP de BLOODBOUND, se lanza el próximo Viernes via AFM Records. Un nuevo adelanto se ha liberado el día de hoy en formato de lyric video el cual pueden ver aquí mismo:

El tracklist y el artwork a continuación:

01 Rise Of The Dragon Empire
02 Slayer Of Kings
03 Skyriders And Stormbringers
04 Magical Eye
05 Blackwater Bay
06 Giants Of Heaven
07 The Warlock’s Trail
08 A Blessing In Sorcery
09 Breaking The Beast
10 Balerion

Este 22 de Marzo llega el nuevo disco de BLOODBOUND titulado «Rise Of The Dragon Empire». El trabajo saldrá bajo el sello AFM Records y ahora tenemos el primer single «Slayer Of Kings» el cual pueden escuchar a continuación:

El tracklist y el artwork a continuación:

CD:
01 Rise Of The Dragon Empire
02 Slayer Of Kings
03 Skyriders And Stormbringers
04 Magical Eye
05 Blackwater Bay
06 Giants Of Heaven
07 The Warlock’s Trail
08 A Blessing In Sorcery
09 Breaking The Beast
10 Balerion
11 Reign Of Fire

DVD:
01 Bloodtale
02 Battle In The Sky
03 Stand And Fight
04 In The Name Of Metal
05 Stormborn
06 When All Lights Fail
07 Moria
08 Silver Wings
09 Dragons Are Forever
10 Nosferatu
11 Made Of Steel

Los alemanes BLOODBOUND acaban de anunciar su 8vo disco de estudio que llevará el título «The Rise Of The Dragon Empire». El disco saldrá el próximo 22 de Marzo via AFM Records. El trabajo además vendrá acompañado de un DVD con los mejores éxitos de la agrupación alemana.

El tracklist y el artwork a continuación:

CD:
01 Rise Of The Dragon Empire
02 Slayer Of Kings
03 Skyriders And Stormbringers
04 Magical Eye
05 Blackwater Bay
06 Giants Of Heaven
07 The Warlock’s Trail
08 A Blessing In Sorcery
09 Breaking The Beast
10 Balerion
11 Reign Of Fire

DVD:
01 Bloodtale
02 Battle In The Sky
03 Stand And Fight
04 In The Name Of Metal
05 Stormborn
06 When All Lights Fail
07 Moria
08 Silver Wings
09 Dragons Are Forever
10 Nosferatu
11 Made Of Steel

Los suecos de BLOODBOUND continúan promocionando su séptimo larga duración, «War Of Dragons«, trabajo que salió al mercado el pasado 24 de Febrero via AFM Records. Para quienes aún no han podido disfrutar de este álbum, los suecos han liberado un nuevo lyric video para la canción que da nombre al disco, «War Of Dragons«.

Disfruta lo nuevo de BLOODBOUND a continuación:

El tracklist de «War Of Dragons» es:

  1. A New Era Begins
  2. Battle In The Sky
  3. Tears Of A Dragonheart
  4. War Of Dragons
  5. Silver Wings
  6. Stand And Fight
  7. King Of Swords
  8. Fallen Heroes
  9. Guardians At Heaven’s Gate
  10. Symphony Satana
  11. Starfall
  12. Dragons Are Forever

«Stand And Fight» es el nuevo adelanto del próximo LP de BLOODBOUND titulado «War Of Dragons», el cual se lanza esta misma semana. Pueden escuchar la canción a continuación:

Los suecos BLOODBOUND lanzaron un video musical para el tema «Battle In The Sky» que pertenece a su álbum «War Of Dragons«, el cual saldrá a la venta el próximo 24 de Febrero a través de AFM Records.

Puedes ver el videoclip aquí:

Como bien sabemos, por estos días atravesamos un pleno “veranito de San Juan” cuando nos ponemos a parlotear respecto a heavy y power metal, y es que si pensabas que después de los años mozos de Hammerfall, Stratovarius, Gamma Ray o Vision Divine ya no habría tiempo para volver a desempolvar este tipo de material, craso error amigo mío porque este tipo de sonidos nuevamente ha vuelto con tanto o más vigor que antes, con más y nuevas bandas queriendo hacer de las suyas sobre la faz de este mundillo e inundando con sus placas el hoy más que nunca saturado y poco vendedor mercado musical.

Bloodbound por supuesto que no son ningunos novatos en este género, y si de hacer metal se trata, ellos saben bien donde poner los acentos y que es lo que vuelve este estilo tan adictivo.  Vaya que han tenido cambios, sobre todo de vocalistas, pero este último Patrick “Pata” Johansson – con el cual ya llevan tres trabajos editados – ha sabido muy bien como subirse a este tren en movimiento que es Bloodbound. Y es que en realidad, estos tipos ya con seis álbumes a cuestas a estas alturas no creo que estén probando suerte o fórmulas, cuando lo que hacen lo realizan con tal nivel de profesionalismo y calidad que vale la pena escuchar cada vez que aparece un nuevo disco bajo su etiqueta.

Recuerdo aún ese potente Nosferatu del 2006 en el cual ya hacían gala de sus influjos power metaleros con tendencias clásicas y armonías gemelas, y de ahí en más la banda no ha hecho sino perpetuarse y llegar a ribetes de calidad cada vez más óptimos, superándose a ellos mismos y por supuesto a las expectativas de quienes hemos visto y oído cada peldaño en su carrera.  Ahora en Stormborn vemos definitivamente una de sus mejores entregas en todo lo que va de su fulgurante discografía, al menos para mi gusto acá la banda consigue un balance adecuado – más aún de lo que ya tenían – entre el heavy y el power metal melódico, con unos arreglos mucho más pretenciosos que antaño, con un Patrick Johansson que realiza unas labores vocales algo más acrobáticas, y por supuesto todo ello bajo una producción que no destiñe y los arropa muy bien.

El intro Bloodtale oscurece los ambientes con un aire tétrico, lo cual se amolda en buena forma para soltarnos esa bestia feroz de apertura como es Satanic Panic, con un riff amenazante que termina desbordándose en un veloz tema con unas guitarras brutales de tintes clásicos, muy a lo Judas, por parte de los hermanos Olsson (Tomas y Henrik) con un “Pata” desgarrándose la garganta en una interpretación muy “halfordiana” en materia de tonos altos y agudos, aunque eso sí con unos coros más pomposos, oscuros y altisonantes, entregándonos un himno muy, pero muy ganchero (sin contar por supuesto el melódico solo que luce en muy buen pie).

Iron Throne inicia también con unos redobles de batería, muy marciales, con unos épicos corales, dando paso a otro poderoso tema apabullante en términos de doble bombos y factura power metalera, con lo cual por si tenías alguna duda, podrás reconocer al instante ese sello escandinavo del cual pueden estar orgullosos estos suecos.  Nightmares from the Grave si bien no deja de lado ese aspecto más power (sobre todo en materia de corales, de esos que se cantan de puño en alto, no existe otro modo) echan mano de unas tesituras en las cuales no es habitual escuchar a estos chicos, como es esa base de corte folkie que notarás en el manejo de los sintetizadores que acompañan de fondo, y que además para sorpresa, se añaden unos coros de niños hacia el final que otorgan un aura mucho más especial a lo que hasta ahora les habíamos escuchado.

Uno de los sencillos escogidos por la banda para promoción es el medio tiempo Stormborn, un tema de rítmicas sencillas y algo monocordes, pero en donde nuevamente están los coros ahí para hacerla más efectiva y pegadiza, en lo cual de seguro están apostando ya que incluso han rodado un video para este track. Luego en We Raise the Dead apuestan por esos sonidos más tradicionales y oscuros de la NWOBHM marcándose otro tema de gran valía, con armonías gemelas en la partida, un riff central muy compacto y duro (hasta cierto punto me recuerdan a los Grim Reaper tanto en atmósfera como en lo melódico) aunque claro que en materia coral es ahí donde precisamente terminan por recordarte su origen escandinavo.  Made of Steel enseguida se despacha una de las melodías más agresivas, un uptempo a lo Accept, con murallones de riffs para cabecear de principio a fin, con una garra interpretativa muy ad hoc de Johansson.

Los tracks finales en general logran un buen asalto auricular de puro power metal trepidante y a la sueca, muy machacador y con acelerador puesto a fondo, como en el agresivo, y dramático al mismo tiempo, Blood of my Blood, el hímnico a lo Gamma Ray Seven Hells o ese convincente final con When all lights Fail, logrando así un punto culmine de un trabajo en donde los suecos de Bloodbound una vez más dejan en claro que están a la altura para hacer del género un espacio de encuentro entre los fanáticos más antiguos y los recién llegados y que por supuesto en su momento quizás no estuvieron ahí (o eran muy pequeños) para atestiguar toda la grandeza que ha hecho del estilo lo que sigue siendo hasta nuestros días.

 

¿Recuerdan lo que fue a mediados de la década pasada la irrupción de los suecos de Bloodbound en la escena metalera mundial? Bueno, quizás no, porque tal vez ni siquiera pueda considerarse una “irrupción”. Veamos: Nosferatu (2005) fue un –enorme- disco, que si bien sorprendió a todos quienes lo escucharon, no logró gran notoriedad y la verdad es que aquellos quienes llegaron a escucharlo no fueron muchos. Claro, ese era su debut, es entendible que a pesar de la calidad del material no generaran mucho ruido. Luego vinieron otros tres álbumes más que correctos, mas con algunos cambios de integrantes que seguramente fueron limitantes a la hora de cuajar la solidez de la propuesta, pues por algo aún hoy no es posible afirmar con total propiedad que Bloodbound haya logrado la consagración.

¿Qué pasó? Difícil de decir. Escucho un disco como Unholy Cross (2011) con temas como Drop The Bomb o Moria y no me explico que aún no la hayan “rompido”. Es posible, como dije antes, que tantos cambios de vocalista (tres en cinco discos) les hayan jugado en contra a la hora de establecer una identidad sonora que fuera reconocible por el medio. Por ahí debe ir el asunto, porque acepto que sus últimos cuatro discos (incluyendo el que comentamos hoy) no son obras maestras, pero tienen lo suyo. Ahora bien, si pretendían alcanzar la consagración con el presente álbum, dudo mucho que lo logren ¿Por qué? Creo que, como el nombre del álbum lo indica, quisieron hacer un tributo al Metal, pero terminaron haciendo una mezcla de estilos y sonidos de otras bandas. En algún momento tuvieron un sonido propio, pero hoy suena a menjunje, y no creo que eso les sea del todo favorable. No se extrañen cuando hagamos referencias a otras bandas. Pero bien, pongámonos a escudriñar los rincones de In The Name Of Metal, la quinta producción en los siete años de carrera de Bloodbound.

El asunto inicia de forma muy auspiciosa de la mano del tema que da nombre al disco: In The Name Of Metal. De inmediato te das cuenta de algo que, por el nombre del disco, ya intuías: se trata de una suerte de alegoría al viejo y querido Heavy Metal. Desde luego, el mejor tributo a nuestro género siempre será una canción bien hecha, pero acá son las letras las encargadas de destacarlo y glorificarlo. En esta canción en particular la cantidad de frases para el bronce es notable. Para muestra: “You think I’m ugly, looks like a witch / I’ll kick your ass like a pussy, bitch! / You call me loser, I raise my glass / Let’s make a toast, you can kiss my ass!” ¡Pintorescos y pendencieros versos! Pero entretenidos a la vez. En lo musical: nada de aspavientos. La apuesta es lo sencillo y lo directo, incluso rozando lo cliché. Quiero decir: nada más predecible que el agudísimo grito al inicio contrastando con el par de segundos iníciales, por decir algo. La letra misma es un cliché ¡pero funciona! Y creo no exagerar si digo que resuena a Manowar por todas partes. Creo que la idea era que fuese un golpe efectivo y lo es. No hay duda de eso, aunque sacrifiquen creatividad.

Seguimos por buen camino con When Demons Collide, otro muy buen corte concebido con un propósito similar al del anterior: la efectividad. Una batería galopante, unos riffs pesados y un arpegio simple con una melodía que cautiva, son la impronta. La letra logra ser épica, apelando a la unión en momentos de oscuridad. El desempeño de Patrik Johansson (que repite actuación en relación al disco anterior) es notable. Quizás el hombre no llama mucho la atención, pero es un tipo talentoso y sumamente regular, con un excelente registro y buena técnica y en esta canción está particularmente sólido ¡Atención a ese estribillo! Nótese cómo las segundas voces ayudan a construir una atmósfera de solemnidad, capitalizado todo con los acceptianos “oooh oooh” que pueden oírse posteriormente. Lo cierto es que ya en el disco anterior, Unholy Cross, la banda logró perfeccionar esta técnica y la utiliza bastante, cosa que se agradece, aunque uno siempre piense “¿dónde escuché eso antes?” El Heavy Metal de Bloodbound encuentra aquí una pieza antológica.

No hay especio para sorpresas y nos encontramos con otro corte que sigue la misma línea que los anteriores: Bonebreaker. Basta con leer el título para tener una idea de lo que puede ser y la verdad es que no defrauda. Canción sólida en todas sus líneas, muy rompehuesos. Eso sí, vemos que acá hay algo más de espacio para probar con la inclusión de otros sonidos. Por ejemplo, durante el coro la base rítmica bajará un poco la intensidad y se acercará bastante al Hard Rock de los 80s, pero con los avances de producción de esta era. Sin embargo, el inicio, los puentes y el segmento instrumental antes de final son puro Power Metal manowariano, acelerados y brutales, con una interesante labor por parte del batero Pelle Åkerlind y de Anders Broman en el bajo. Ni hablar de los solos perpetrados por los hermanos Thomas y Henrik Olsson. Otra vez la apuesta es la contundencia y el objetivo se logra a plenitud. Es una muy entretenida canción.

En seguida viene una que en principio me pareció muy normal, piolita, como decimos por acá. Dije: “esperen, ¡esto es Warriors Of The World + Balls To The Wall!” y la dejé pasar, pero con sucesivas escuchas se fue transformando en una de mis favoritas. Se trata de Metalheads Unite ¡Y es que a todos nos gustan los himnos! ¿No? Es muy simple, “básica” dirán algunos, pero pienso que en esa simpleza está su mérito. Se trata de una exhortación a la unidad entre metaleros, y me parece que lo fundamental aquí es que el mensaje sea inequívoco. Es como si hubiesen pensado “Ok, que se oiga fuerte y claro”, y por esa razón lo hicieron tan simple como fuese posible. Si todo marcha bien, sus versos tipo “Metalheads unite! / March into the night! / Metalheads unite! / Sing: M! E! T! A! L! For Metal!” deberían trascender en el tiempo. Por otra parte, las melodías utilizadas en el puente, así como lo golpeado de su ritmo, hacen de esa pequeña parte otra pieza de colección ¡Lo que ha de ser esto en vivo! Me imagino que fue especialmente concebido para contextos como ese, porque sería un machaque brutal para los cimientos de cualquier recinto ¡Todo un acierto!

La quinta pista es Son Of Babylon, que aunque presenta varios elementos destacables, se queda un poco y no termina de levantar vuelo, sin ser una mala canción en todo caso. En su inicio hay indicios de un metal más moderno, engarzados a unos arpegios llamativos, pero rápidamente regresa al sonido “clásico de la banda” y todo transcurre con bastante normalidad hasta la llegada del coro. Ahí levanta bastante, pero es muy breve, poco menos de 15 segundos y se estanca en un puente al que le falta lo que otras canciones de esta agrupación tienen en abundantes cantidades: huevos. Algo que sí hay que destacar es el solo de guitarra, muy preciso y bien pensado, hallando siempre las notas apropiadas en el siguiente movimiento.

En seguida tenemos a Mr. Darkness, que a mi juicio es la canción menos relevante del disco. Adolece de lo mismo que el corte anterior. Digamos que en general está bien, pero vamos, que a una banda como Bloodbound, en la que la complejidad y la elaboración no son lo primordial, se le exige al menos una eficacia que pueda traducirse en tonadas entretenidas, y eso no se logra en Mr. Darkness. Es un tanto parco, como si la inspiración se hubiese tomado un descanso en las mentes del grupo al momento de componerla… y hablando de inspiración: ¿habrán hallado algo de ella en otros temas con la palabra “Mr.” en su título? Lo digo porque si me dicen que este tema lo sacaron de Master Of The Rings o del The Dark Ride, lo creería fácilmente.

Bastante mejor es I’m Evil, con un comienzo medio stratovariano que progresa hasta tornarse en el heavy metal base de Bloodbound, con riffs que golpean hasta convencer. No la posicionaría entre lo más destacado del álbum, pero ciertamente no se trata de un mal corte.  La interpretación de Johansson juega un rol fundamental acá, imprimiendo fuerza a un coro que de otra manera habría sido totalmente prescindible. Nuevamente un excelente trabajo de los guitarristas Olsson y un enorme despliegue en los tarros de Åkerlind. Continua la marcha con Monstermind, y la referencia a Dr. Feelgood de Mötley Crüe durante la introducción es clara ¡Cuánto Heavy Rock ahí! OK, la originalidad brilla por su ausencia, sin embargo el asunto es básicamente: ¿en qué medida logra la banda combinar elementos ya conocidos para dar lugar a algo con sonido propio? A mi me parece que lo logran parcialmente. Consiguen el objetivo de tributar al rey del disco: el metal, pero por momentos se evidencia cierta falta de ideas. Ahora, eso no es problema de los ingredientes a mezclar, sino del cocinero.  Es decir: ¡la idea es buena! Solo que por momentos no funciona del todo.

Bueno, ya iba siendo hora de algo más movido y afortunadamente llega King Of Fallen Grace con toda su impronta power metal a salvar esta segunda parte del disco. Es muy veloz, muy melódica, llena de energía y cuenta con un muy freedomcalliano estribillo que resulta ser de lo más alto del disco. Además, creo que esto es de lo mejor que le hemos podido escuchar a Johansson en Bloodbound. Hay que ver lo versátil que puede llegar a ser su voz: sus tonos altos limpios y sus tonos bajos con voz rasposa, parecieran ser obra de cantantes distintos, pero no. Eso sí, en un concurso de originalidad esta canción saca el último lugar, pero tiene todos los elementos para constituirse como una de las más efectivas. Luego viene Black Devil, que la verdad no tiene mucho que aportar. En una entrevista Olsson señalaba que hasta influencias de Bon Jovi se podían oír en esta placa, yo no lo creí hasta escuchar esto. A mi encanta el Bon Jovi del Slippery When Wet o del New Jersey, y creo que es eso lo que intentaron rescatar, pero acá las influencias simplemente no permitieron hacer algo entretenido, algo que motivara a escucharlo dos o tres veces más. Discreta canción. Mención a parte para Patrik, que por instantes sorprende con la fuerza que le pone.

Algo más afortunada es Bounded By Blood¸ que vendría a ser como la declaración de principios de la banda (es otra forma de decir Bloodbound) y por lo tanto cuenta con una letra digna, aun cuando las frases en ella sean apenas un poco menos trilladas que las de las composiciones anteriores. Otra cosa positiva es que debe ser uno de los temas que más Bloodbound suena. Eso, a decir verdad, y en este disco en especial, es más que positivo. Metal simple, directo y sólido. Un coro sencillo, pero ganchero, con buenas melodías y riffs potentes ¿Se necesita más? Además hay un segmento instrumental cuyo solo presenta reminiscencias de heavy ochentero. Buena canción. Luego (dependiendo de la versión) hay un tema extra, que es una versión remozada de Book Of The Dead, del disco del mismo nombre (2007). Las diferencias en relación a la original son bastante notorias, pero cuesta decir cuál es mejor. Son simplemente distintas. Ni siquiera es posible decir cuál vocalista está mejor (Johansson o Bormann), pues cada uno en su estilo le aporta algo a la canción. Considero que es un muy buen cierre para un disco que en su segunda mitad baja bastante.

Bloodbound quiso hacer algo distinto. Quiso rendir tributo a aquello que todos nosotros amamos (y eso es algo que no puedo dejar de agradecer) y en el intento salió perdiendo. No quiero ser categórico y afirmar que In The Name Of Metal es un mal disco, pues de hecho, no pienso que lo sea. Más aun: posee varias canciones que ya se quisieran otras bandas. Lo que sí me parece, es que esto no era lo que la banda necesitaba. Su situación en la escena necesitaba de un mazazo que remeciera todo y los reposicionara, un “Nosferatu II”, por así decirlo. En lugar de eso sacaron un compendio de sonidos de algunos grandes estandartes del género y se quedaron en ello. Renunciaron al progreso. A eso me refiero cuando digo que “salieron perdiendo”. Quizás eso es exagerado, pero si no perdieron, al menos no ganaron. De todas formas, y esto es lo fundamental: igual quedan algunas grandes canciones para la eternidad.

Los suecos BLOODBOUND anunciaron la partida de Urban Breed debido a diferencias musicales y personales. En su reemplazo, contarán ahora con Patrik «Pata» Johansson, perteneciente a la banda DAWN OF SILENCE.

«»Patrik ha sido amigo de la banda por un tiempo, y su voz suena como una mezcla entre Bruce Dickinson y Tobias Sammet, calzará perfectamente en la banda» declaró el grupo.

BLOODBOUND . BLOODBOUND . BLOODBOUND

BLOODBOUND . BLOODBOUND . BLOODBOUND