Entradas

No hay plazo que no se cumpla y deuda que no se pague. Más vale tarde que nunca dice otro refrán. Al fin, el 18 de agosto se materializó uno de los deseos más guardados del mundo metalero nacional: Blind Guardian en Chile. En la primera gira de la banda por Sudamérica en 1998, los Bardos tocaron en Brasil y Argentina, no así en Chile. Pero cuatro años más tarde, el 2002, no cometieron el mismo error y dieron uno de los conciertos más especiales y emotivos que se recuerdan del género desde Stratovarius ’99.

La conferencia que ofrecieron en House Of Rock antes de la firma de autógrafos el día anterior al recital, fue una de las tantas actividades que Blind Guardian realizó en el país. Todo el grupo excepto Thomen -obvio- acudió a la entrevista, pero Hansi Kürsch fue quien más dialogó con los medios y fanáticos. Además de ser reconocido como uno de los grandes genios del metal actual, Hansi demostró ser una gran persona, preocupado por sus fans y abierto a la conversación, lo que hizo que, más que un honor, fuera un gusto poder hablar con él.

Blind Guardian
BLIND GUARDIAN TRIO + ALEX HOLZWARTH

PM.CL (Jorge): Habla Jorge Ciudad de PowerMetal.cl, el webzine chileno de Heavy y Power Metal, y en el nombre de todos los que trabajamos en el sitio, quisiera saludarlos y darles la bienvenida a Chile, por fin. ¿Cómo ha sido la vuelta a Sudamérica y qué esperan de toda la emoción contenida por tanto tiempo en su primera venida a nuestro país?

Hansi: Gracias por la cordial bienvenida primero que todo, la verdad, para nosotros es realmente increíble estar aquí. Como te puedes imaginar, haber hecho música por 17 años y no haber venido a Chile nos ha sido muy difícil también. Pero esta es la segunda vez que estamos en Sudamérica, ya conocíamos Brasil y Argentina y ya nos imaginábamos de algún modo lo que aquí podíamos esperar. Es muy especial llegar hasta acá porque no es fácil tocar en Chile, hay muchos fanáticos pero es realmente complicado incluso hasta tener la chance de presentarse en un país como este, así que estoy muy agradecido de los que hicieron esto posible.

Blind Guardian prensa Blind Guardian prensa

El grupo se inició en 1985 con el nombre de Lucifer’s Heritage, y desde antes que se rebautizaran como Blind Guardian un par de años más tarde, la banda ha contado con la misma alineación que sigue hasta hoy: Hansi Kürsch, Thomen Stauch en la batería y los guitarristas André Olbrich y Marcus Siepen. En 1997 se les unió el bajista Oliver Holzwarth, pero la formación oficial no ha cambiado en ninguno de sus discos. Entonces, resulta extraño, por no decir impactante, ver al conjunto de gira sin uno de sus músicos, Thomen Stauch. El baterista no pudo viajar a Brasil y Chile esta vez por causa de una tendinitis en su mano izquierda que se agravó después de su participación en Wacken Open Air, donde se presentaron ante 45 mil personas, imposibilitado de tocar por dos semanas. El hombre detrás de los platillos de Rhapsody, Alex Holzwarth, sin ningún ensayo previo, se encargó de reemplazar al lesionado en el tour sudamericano.

PM.CL (Jorge): Dentro y fuera del escenario, ¿cómo han notado la ausencia de Stauch? ¿Cómo ha respondido Alex? ¿Han tenido algún problema al respecto?

Hansi: Afortunadamente, ninguno. Me enteré del asunto cuando Thomen me llamó poco antes de partir a Brasil. Quedé impactado con la noticia, pero sabía que no podríamos cancelar la gira, todo estaba arreglado y resultaba imposible optar por una salida como esa, por la expectación de la gente. Alex es un gran baterista y teníamos contactos con él por su hermano Oliver, quien toca el bajo con nosotros desde hace cuatro años. Alex aceptó y quedé impresionado de ver cuan rápido se las arregló y se integró a la banda. En Brasil, Sao Paulo, fue donde tocó por primera vez con nosotros y cada día va mejorando. Ahora, es como si estuviésemos con Thomen… No lo había esperado así.

Blind Guardian Prensa Blind Guardian Prensa

PM.CL (Jorge): ¿Es esta la primera ocasión que salen de gira sin uno de los integrantes?

Hansi: Es verdad, así es, se me había olvidado mencionarlo. Hemos tenido la misma formación desde hace 15 ó 16 años y seguiremos siendo los mismos por, no sé, 20 más. Pero en estos casos es bueno saber que podemos contar con Alex. Experimentamos sentimientos encontrados porque, bueno, estábamos acostumbrados siempre a viajar los cuatro, Marcus, Thomen, André y yo, pero la situación era muy importante como para dejar de venir.

INFLUENCIADOS POR EL ESPÍRITU DEL TIEMPO

Esta formación que admirablemente se ha mantenido unida a través de los años ha edificado una sólida trayectoria y reputación con nueve álbumnes, siete de estudio, uno en vivo y una colección de covers y rarezas, The Forgotten Tales. Blind Guardian ha logrado en sus 17 años de carrera romper la historia del Heavy Metal europeo de la década de los noventa con discos que son todos distintos comparados entre sí. Hansi y André explican como encuentran la inspiración para seguir haciendo música después de haber estado juntos por tanto tiempo.

Hansi: Lo más importante para nosotros después de todos estos años, es que cada miembro siga siendo «uno mismo», sin pretender ser otro. Mantener el espíritu, ser perseverante, hacer lo que más nos guste y que venga desde lo más profundo de nuestro ser. Es difícil de explicar, pero es como la necesidad de dar vida a algo en una determinada etapa de tu carrera y nada se puede hacer para detenerlo.

André: Estamos influenciados por el espíritu del tiempo. Las tendencias pasan, tu vida cambia, la música evoluciona, vienen nuevas ideas a la mente y esa es nuestra meta.

Imagen 012 Imagen 003

Esa es la razón principal de la diferencia, determinada por el tiempo y las vivencias de los integrantes de la banda, entre el álbum conceptual basado en El Silmarillion de J.R.R. Tolkien, Nightfall In Middle Earth, y el más «técnico e intenso» A Night At The Opera. Hansi considera cada trabajo de Blind Guardian drásticamente diferente a sus pares. «A Night At The Opera -sigue- es una evolución natural que decidimos seguir, era muy importante para nosotros explorar otras direcciones después de Nightfall. Cuando empezamos a escribir canciones para el nuevo álbum, sabíamos que no podíamos copiar la fórmula del anterior… Después de un tiempo llegamos a un sonido más brillante y técnico, con líricas de ambiente místico que se ajustaron bien a la música, por eso es que el álbum es diferente a lo que se escucha en Nightfall In Middle Earth».

Por buscar nuevas direcciones también fue el motivo de por qué la banda no acudió a Andreas Marschall, autor de las portadas de Blind Guardian desde Tales From The Twilight World, para encargarse de la carátula de A Night At The Opera. «Tuvimos serios problemas para encontrar a otro dibujante -Hansi confiesa-, pero al final y afortunadamente, dimos con (Paul Raymond) Gregory (…) Así, el disco en su todo es muy diferente a los del pasado».

Sobre el trabajo lírico de Hansi Kürsch, las letras de Blind Guardian están influenciadas por el mundo de la literatura. «A lo que concierne a la música -dice Hansi- leo los mismos libros una y otra vez hasta que encuentro el tópico apropiado para la canción correcta (…) Por eso leo, leo y leo siempre (…) Cuando tengamos la música indicada, puede ser que hable otra vez de Tolkien, Steven King o algo más intelectual… Depende de la canción y qué tema se adapte mejor».

Imagen 014 Blind Guardian Prensa

PM.cl (Jaime): Musicalmente, ¿cuál sería el próximo pasó natural de Blind Guardian? ¿Qué nos depara en el futuro? ¿Hacía adónde va la banda?

Hansi: El punto es que no pensamos en ello hasta llegar al momento de escribir los temas. Todo viene más o menos de forma natural. Lo bueno es que ni siquiera estamos preocupados de eso porque nuestro próximo álbum será uno en vivo… y doble. Sólo después estaríamos trabajando en nuevas canciones y no se sorprendan si es que sale un disco completamente diferente a A Night At The Opera o incluso a Nightfall In Middle Earth (…) Esa es la línea.

Al menos desde Tales From The Twilight World, Blind Guardian ha cambiado su propuesta estilística en cada trabajo, con lo cual han logrado que todas sus producciones sean diferentes y se note una clara evolución. Ante la posibilidad que los bardos vuelvan en cierto modo a recrear discos en el futuro como el mencionado anteriormente, es decir, volver a las raíces del grupo, Hansi Kürsch comenta: «Como mencioné, cada álbum que hemos hecho es de alguna manera un reflejo de su tiempo, que expresa los sentimientos que tuvimos en ese período. Dudo que vayamos a hacer en estos días un nuevo Tales From The Twilight World por ejemplo. Todavía nos gusta el disco, en vivo disfrutamos tocando esas canciones y aún sentimos su energía. Entonces, ¿por qué no seguir escribiendo temas como esos? Aun si lo intentásemos, no saldrían iguales. No pensamos mucho en el pasado como no lo hacemos tampoco sobre el futuro, es sólo cuestión de evolución y tiempo».

OTRAS CITAS Y FRASES DE LA ENTREVISTA…

Sobre la película El Señor De Los Anillos y los rumores acerca de posible banda sonora escrita por Blind Guardian (Cristián Cruz, presidente Fan Club).

André: La película es mejor de lo que había imaginado, pero todavía creo que la hicieron en fast forward, porque pudo haber sido de la misma calidad y durado como 20 horas o más (risas). Sobre la banda sonora del filme, la música que escribieron es bastante buena, pero tiene mucho de estilo Hollywood y me recuerda a Volver Al Futuro (risas). Muy buena pero no me impresionó.

Hansi: Sobre la posibilidad de haber hecho nosotros la música para la película, trabajamos en algo similar, pero no está estrictamente enfocado para ser una banda sonora… podría ser utilizado para un musical también. (Estas composiciones) contienen elementos típicos de Blind Guardian y otros música clásica. Es una buena mezcla de diferentes matices y lo vamos a grabar algún día, quizá como un musical con la participación de otros varios vocalistas (…) Si Peter Jackson (director de LOTR) viniera y nos preguntase, todavía estaríamos dispuestos a ofrecérselas para Las Dos Torres o El Retorno Del Rey, pero creo que ya lo arreglaron todo. Pero vamos a utilizarlas algún día porque las considero las mejores composiciones que hemos escrito.

Blidn Guardian prensa hansi_prensa1

La razón de por qué Hansi dejó el bajo (pregunta de Yuri de Ecuador).

Hansi: Lo complejo de los temas, definitivamente. En Imaginations (From The Other Side) no me sentía cómodo cantando y tocando el bajo, y cuando llegó el momento de grabar Nightfall In Middle Earth, me percaté que no había logrado progresar como bajista tanto como los demás músicos incluyéndome en el desempeño vocal. Sabía que algo faltaba en Imaginations y no podía figurarme mejores líneas para el bajo en Nightfall In Middle Earth. Charlie Bauerfeind, quién fue ingeniero asistente en Nightfall, nos recomendó a Oliver (Holzwarth) y fue la decisión correcta, afortunadamente.

Sobre la segunda parte de Demons & Wizards.

Hansi: Cuándo iremos a lanzarlo es una buena pregunta (risas). Espero que podamos empezar el proceso de composición este o el próximo año y en el caso que Blind Guardian no esté listo con temas para otra nueva producción, vamos a sacar el segundo álbum de Demons & Wizards a principios del 2004, podría decir.

Hay momentos, eventos y ocasiones que una persona ha esperado tanto para que se concreten, que incluso ha llegado a soñar con su llegada. Es más, esa espera se puede transformar en el sentido de una existencia, que sirve para apreciar lo que somos y nos ayuda a seguir adelante. Hay otros, que marcan la vida de un ser humano y se transforman en referentes de una época en el breve paso por este mundo de cada uno. Existen también otros episodios, en que las emociones son tan intensas que uno teme no ser capaz de abrazarlo todo; de ahí viene la frase “demasiado bueno para ser verdad”.

Sería mentira decir que los fanáticos de Blind Guardian en Chile no experimentaron una especie de hito personal por la venida de los bardos después de tantos años de espera. Sería mentira decir que muchos de ellos no miraban el calendario y fijaban la vista en el número 18 en la hojita de Agosto… y sería mentira decir que hay varios para quienes esta experiencia no los va a marcar por el resto de sus vidas, porque somos humanos y vivimos de recuerdos.

Blind Guardian en Chile… ¿Estábamos soñando? ¿Pasó realmente?

Blind GuardianBueno, OK, OK, es verdad, hay que aterrizar la conversación… Blind Guardian es una banda de canciones muy ambiciosas y ostentosas, especialmente desde Imaginations From The Other Side en adelante, con miles de arreglos, coros e instrumentalizaciones… mientras que en vivo, son sólo dos guitarras, un bajo, batería y teclado. En total, seis personas subidas a una pequeña tarima que tienen como fin entretenerse y dar un buen espectáculo más que alcanzar los altísimos niveles de sofisticación impuestos por ellos mismos en sus últimos discos, porque lo segundo es imposible. Seguramente, si se toma un bootleg de Blind Guardian de la gira del Nightfall In Middle Earth, puede quedar un vacío en el oyente, ya que los temas no suenan iguales a sus versiones de estudio. Pero estos discos piratas “mata pasiones” no pueden reflejar los aspectos más notables de Blind Guardian en vivo: emoción, mística y pasión, tal como aquellos mágicos artistas, poetas y músicos de la cultura celta, los bardos.

Blind Guardian sonó increíble. No sólo fue la emoción, también la excelente calidad musical del concierto; si hasta incluso el Estadio Chile, lugar pocas veces dispuesto a contribuir en el trabajo de los ingenieros de sonido, colaboró. Se tenía el recuerdo del recital de Helloween y más de alguno temía una réplica en ese sentido. Afortunadamente, nada de eso pasó. Esta era la segunda vez que visitaban Sudamérica y la primera que aterrizaban en Chile, por lo que la emoción estaba totalmente garantizada y avisada con antelación. Blind Guardian despierta el fanatismo en todo el subcontinente y si no lo creen así, pregúntenle a Yuri, un “cheverísimo” personaje con pinta estilo Los Prisioneros que nació en Marruecos, vivió en Perú y trabaja ahora en Ecuador, que hasta vendió su televisor para poder venir a Chile y estar presente en el concierto. Para él, vale totalmente la introducción expuesta.

Blind GuardianSobre el desempeño colectivo y personal de Blind Guardian la noche del 18, todo el conjunto a excepción de Alex Holzwarth –cuatro músicos además de Hansi– hizo su aporte en los coros, las segundas voces características del grupo. El rebote y eco del recinto hicieron que no se sintieran de manera íntegra como lo fue en Angra el año pasado en el Teatro Providencia, pero los momentos en que utilizaron el recurso se hicieron notar por su emotividad y quiebre. Obviamente, los coros fueron en complemento de la voz de Hansi Kürsch, y hasta este punto quería llegar: nunca jamás me habría imaginado que pudiera cantar tan poderosamente, rompiendo el techo del Víctor Jara y provocando la consternación de todos los presentes. Hansi no tiene un gran desplante como frontman… de hecho, él no es un frontman como tal, más bien un bajista que optó por cantar y que luego renunció a las cuatro cuerdas, pero su trabajo superó toda expectativa y fue el punto más destacable del espectáculo, después de la entrega de misticismo y magia por parte de toda la banda en cada una de las canciones. Michael Schüren, el mismo que toca el piano en temas como “The Eldar” o “Age Of False Innocence”, emuló de manera impecable los efectos y sintetizadores. El hermano de Alex, el bajista Oliver Holzwarth, se paró en escenario como si fuese miembro de Blind Guardian desde los días de Lucifer’s Heritage, mientras que Magnus tomó lo principal de la guitarra rítmica, y André hizo lo suyo con la líder y lead breaks, completando ambos el sonido de las seis cuerdas de Blind Guardian que se puede reconocer a kilómetros de distancia.

Hay que detenerse un poco en Alex Holzwarth, el actual baterista de Rhapsody quien vino a Brasil y Chile junto con Blind Guardian reemplazando a Thomas Stauch. Desde que se divulgó la noticia que Thomen no podría tocar en Chile a causa de una inflamación en un tendón de su mano izquierda, se supo de inmediato que no sería lo mismo, más todavía si se piensa que la formación actual es la misma desde 1987. Después de tantos años de espera, Blind Guardian vendría al fin al país, pero sin uno de sus miembros.

Blind GuardianCierto otra vez, Thomen es un baterista muy distinto a Alex, y aquello sí se notó en el concierto porque más de alguna canción sonó diferente. Son los temas de Stauch y no los de Holzwarth, y por eso muchos baquetazos e incluso hasta ritmos resultaron ser otros. Mientras Thomen, según palabras de Alex, ocupa una batería con un sinfín de tombs y platillos, él no utilizó en su drum set más de dos tambores encima de los bombos y otro en el suelo. Pero no por ello salió mal, para nada y por el contrario, Alex hizo un trabajo sensacional, muy destacable si se considera que recibió un llamado telefónico la noche anterior del vuelo de la banda a Brasil en que se le pidió reemplazar a Thomen. No hubo ensayo, sólo horas de viaje en avión que seguramente aprovechó Alex para escuchar y aprenderse los temas. Se debe que tener mucho valor para hacer lo que hizo Holzwarth y hay que destacarlo, y hay que decir que fue un instante muy emotivo cuando en el concierto Hansi presentó a Alex, el baterista se paró y fue ovacionado por todos. Este medio reconoce y agradece a Alex el haber vestido la polera de PowerMetal.cl durante en show completo.

LA ARREMETIDA DE LOS SEIS MAGOS

Todo comenzó primero con algo de retraso con el mayor producto de exportación powermetalero que tiene Chile en estos momentos, Six Magics. Con una puesta en escena a un nivel internacional y notablemente trabajada, con coristas incluidos, muy parecida a la que mostraron en el recital del lanzamiento del álbum el mes pasado, se encargaron de abrir la velada.

sm2

Nunca Six Magics se había presentado ante tanto público como en esta ocasión, y más encima que la galería de frente que se levantaba al escenario, pudieron haberse sentido nerviosos o incómodos, pero dieron prueba concreta de profesionalismo y de forma contundente. El grupo tiene que irse acostumbrando a estos trajines porque en un futuro no muy lejano es posible que se los vea tocando en Europa y su disco mostrándose en vitrinas de tiendas alemanas e italianas.

El sexteto comandado por el guitarrista Erick Ávila, demostró en el escenario su notable calidad y personalidad épica mezclada con poderío, cosa que, ojo, no muchas bandas nuevas del power metal europeo pueden combinar bien. No por nada es que Six Magics está acordando un contrato con el sello italiano Underground Symphony para la distribución de Dead Kings Of The Unholy Valley. Aunque el sonido no fue el óptimo como el que se escuchó en el lanzamiento, -nuevamente la acústica del Chile es el gran responsable– esta presentación no hizo más que ratificar el potencial internacional de esta banda, y terminar de calentar un ambiente ávido del poder de los bardos germanos…

Set List Six Magics

1. Elizabeth VI
2. Storm
3. Agony Of A Hero
4. Eternal Warrior
5. Prince Of Pure Light
6. Talisman
7. Infinite Keeper

A LA EDAD OSCURA Y A LA TORMENTA

¿Cómo se prendió la mecha que haría explotar toda esta emoción contenida? “The field is lost, everything is lost… the Black One has fallen from the sky and the Tower in ruins lie”, las líneas del diálogo entre Sauron y Morgoth conocidas como War Of Wrath, fueron seguidas a voces por los 2 mil 200 ó 300 asistentes al evento. La banda entró caminando lentamente a tomar sus instrumentos saludando al público que se levantaba imponente ante el escenario. Era impresionante ver desde allí la galería de frente atestada de fanáticos.

Blind GuardianComo la introducción ya había anunciado, Into The Storm de Nightfall In Middle Earth abrió el concierto causando una explosión de euforia en todos los rincones del lugar. Increíblemente bien logrados los coros, no porque casi toda la banda se haya involucrado en ellos, sino debido a que la frase We are following the will of the one y lo que sigue, fue acompañada por toda la concurrencia y desde ese momento, muy temprano en el recital, el público se transformó en una especie de “séptimo miembro” de Blind Guardian –ya que eran seis los músicos arriba– encargado de las segundas voces.

El siguiente tema fue Welcome To Dying, con el cual Hansi y Compañía dejaron en manifiesto sus intenciones de hacer una poderosa y contundente entrega de metal con todas sus letras y sin vacilaciones. Después llegó uno de los imperdibles nuevos clásicos de la banda, la hechizadora Nightfall. Aunque hubo un desfase entre Alex y André en el solo, la canción no perdió su magia, sobretodo en los coros. Luego, Oliver con el bajo dio paso al primero de los seis temas que tocarían del Imaginations From The Other Side, placa a la cual más recurrieron en la noche, The Script For My Requiem. Esta fue la pieza que más diferente sonó en el show debido a que Alex le pegó a la caja en varias partes del tema en otro tiempo del compás, pero no cayó mal el cambio y al final los fanáticos aplaudieron The Script For My Requiem “versión Holzwarth”.

El momento de la primera balada había llegado, André y Magnus tomaron sus guitarras acústicas y Hansi presentó la canción que lleva el título de los libros más reconocidos de J.R.R. Tolkien, Lord Of The Rings, la cual resultó ser un híbrido entre las versiones del Tales From The Twilight World y The Forgotten Tales, en lo que terminó siendo uno de los momentos más sobrecogedores de todo el concierto. Pero después del instante de calma, Blind Guardian sacudió el gimnasio completo con Valhalla del Follow The Blind, una de las favoritas del público, que supo hacérselo saber muy bien a la banda por medio de una estruendosa ovación, una más de las tantas que se sintieron en la noche. Otro momento memorable del show que no paraba en pasión, intensidad y emoción.

Blind GuardianA estas alturas ya habían tocado seis temas y hasta ese instante ninguno había sido del último álbum, el inconmensurable A Night At The Opera, lo cual no pasó inadvertido ya que generalmente los grupos comienzan sus espectáculos con una canción de su más reciente producción. Pero por el otro lado, los cortes del ANATO son tan complejos y sofisticados que resultan casi imposibles de ser reproducidos de manera creíble en vivo. Quizá esa es la razón –sensata y comprensible– de por qué no se escuchó más del nuevo LP. Incluso, la que vino después de Valhalla, The Soulforged, fue recién la primera que tocaron de ese disco, un tema que la verdad no prendió mucho entre los asistentes. Pero las que si prendieron, y mucho, fueron Born In A Mourning Hall y Mordred’s Song, ambas del Imaginations, álbum que es al parecer por el que más cómodo le resulta a Blind Guardian expresarse.

Y si esas dos prendieron, la personalidad de Blind Guardian clásico de antaño personificada en Banish From Sanctuary incendió el recinto, como también una de mis canciones predilectas: Bright Eyes. Watching You! Watching You! Aquel susurro se convirtió en una tormenta y lo interpretaron tal cual aparece en Imaginations, siendo que en la gira de Nightfall In Middle Earth la mezclaban con la versión acústica que aparece en The Forgotten Tales.

Después de Bright Eyes llegó la última ocasión en que se pudo escuchar una canción de A Night At The Opera, el corte más rápido de ese álbum, Punishment Divine, que, al igual que The Soulforged y a pesar de su poderío, tampoco logró entusiasmar tanto como los otros números.

Había llegado el momento de la siguiente balada y otra vez los guitarristas se sentaron y tomaron sus guitarras electroacústicas. Era inevitable, se venía The Bard’s Song – In The Forest y el público enloqueció incluso antes de que Hansi la presentara. Entre todos los grandes episodios del recital, este pudo haber sido el más emotivo de todos. Sólo las guitarras y el bajo, Kürsch casi no abrió la boca. Nuevamente los asistentes, el “séptimo integrante”, se hicieron sentir hasta la Tierra Media, en lo que resultaron ser los minutos de mayor intimidad entre los músicos y los presentes. En eso, con el público todavía sin salir del mundo de los bardos introducidos por el tema recién interpretado, las guitarras eléctricas volvieron a manos de André y Magnus, mientras que Hansi anunciaba la última de la noche y la despedida de Blind Guardian: Imaginations From The Other Side, otro de los temas en que Alex Holzwarth le agregó bastante de su genio personal.

Blind GuardianEsa canción es un gran cierre para cualquier concierto de Blind Guardian, pero no porque fuera propicia para esa ocasión el público iba a aceptar que la banda se fuera. Los años de espera por parte de los chilenos, la mística del ambiente creado y la emoción ordenaban que el grupo tenía que volver a escenario al menos una vez más, o dos, tres, o se quedara para siempre; no importaba, los mágicos momentos que se estaban viviendo hicieron que cualquier noción de tiempo y espacio se diluyeran en la música de los bardos. Por ello no fue sorpresa que la banda haya vuelto a la tarima sin hacerse de rogar, y su vuelta no fue mezquina. Primero, fue Journey Through The Dark, segunda y última canción de la jornada de álbum Somewhere Far Beyond, y posteriormente, una increíble versión de A Past And Future Secret, en el cual destacó de sobremanera el teclado de Michael Schüren, nada de sampleos y mucho ambiente, considerando la compleja estructura del tema.

Terminada la juglaresca balada que habla de la Leyenda del Rey Arturo, el público empezó a corear al unísono una sólo palabra, que si se dice dos veces, se invoca a una de las más grandes canciones de Blind Guardian: Mirror! Mirror! Hansi movió su cabeza de un lado a otro diciendo simplemente no no, no mirror. Pero como claramente no podía faltar en un buen concierto de Blind Guardian, el público empezó a pedirla con más fuerza todavía, MIRROR!! MIRROR!!

Ante la estruendosa petición, Kürsch volvió a acercarse al micrófono y dijo “¿quieren Mirror Mirror?”, y todos gritaron descontroladamente en lo que se entendió como un SÍ. Un discurso de Hansi que se puede redondear en Mirror Mirror, para los fanáticos con más pasión del mundo”, cerró la discusión y los que acudieron a ver a Blind Guardian se salieron con al suya. Hansi, invitaba a corear la melodía de la guitarra durante la introducción y el grupo se entregó al público. Un increíble cierre para una noche de encuentro, emoción y mística de un conjunto que nunca debió haber estado alejado de estas tierras. Ellos saben eso y, como dijo Hansi, remediarán el error tratando de volver a Chile el próximo año. Como señaló en algún momento del recital, “gratos momentos, grandes personas”, refiriéndose a su estadía en Chile.

Blind GuardianFueron 17 canciones en total en cerca de dos horas de show. Pudo más de alguien decir que faltaron Majesty, otra más del Somewhere Far Beyond o la poderosa Lost In The Twilight Hall, que hasta hace poco era considerada por Blind Guardian como un corte obligado en su repertorio. También se pudo haber echado de menos más canciones del A Night At The Opera, sólo presentaron dos, pero la verdad es que cuesta imaginarse a los bardos tocando con buenos resultados Battlefield, por ejemplo. De hecho, este no fue un concierto de la gira de A Night At The Opera, fue mucho más que eso, es decir, fue todo un regalo para los fans, el set list estuvo grandioso y no existió ningún tema de relleno… eso sería imperdonable con tanta cantidad de grandes composiciones con que cuenta la banda. En resumen, uno de los mejores set que se han visto acá en Chile.

Esta fue la primera vez que Blind Guardian tocaba en Chile, y la emoción de apoderó del grupo, del público y del ambiente reinante en el Víctor Jara como pocas veces había sucedido acá en el país. Hansi Kürsch no se cansó de señalar que estaba admirado de la pasión y entrega de los chilenos y de lo bien que lo estaba pasando Blind Guardian en el show. Para Hansi, como él mismo lo señaló, fue “more than just a concert” (más que sólo un concierto), lo cual muy bien entendemos porque sentimos esa noche exactamente lo mismo, como uno de los eventos metaleros más especiales que nos ha tocado vivir.

Set List Blind Guardian

01. War Of Wrath
02. Into The Storm
03. Welcome to Dying
04. Nightfall
05. The Script For My Requiem
06. Lord Of The Rings
07. Valhalla
08. The Soulforged
09. Born In A Mourning Hall
10. Mordred’s Song
11. Banish From Sanctuary
12. Bright Eyes
13. Punishment Divine
14. The Bard’s Song – In The Forest
15. Imaginations From The Other Side
16. Journey Through The Dark
17. A Past And Future Secret
18. Mirror Mirror

Blind Guardian

DE LOS BARDOS…

Hay muchas instancias en la literatura fantástica en que la palabra «Bardo» se utiliza indiscriminadamente para hablar de trovadores, juglares, poetas, músicos, heraldos, es decir, cualquier oficio en el arte del entretenimiento. Los verdaderos Bardos se encontraban en las culturas celtas (Escocia, Irlanda, Gales, Galia, Bretaña, etc.) y cumplían la misma función que los «Escaldos» en Escandinavia y los «Scops» entre los anglosajones.

Los Bardos escribían y recitaban poesías, hablaban de historias, leyendas y mitos versadamente y con música. El instrumento principal de un Bardo era el arpa y él era el responsable de transmitir oralmente las epopeyas nacionales y poemas a otros. Un círculo de Bardos consistía en una junta de estos que se entretenían contando historias y en la que todos participaban con un par de canciones o poemas musicalizados. Sus tradiciones se remontan desde la Antigüedad, pero proliferó con más fuerza en Gales y en Irlanda durante la Edad Media hasta el Prerrenacimiento. Los Bardos desaparecieron de la Galia después de la Conquista Romana, aunque permanecieron en otros lugares ocupados como Armórica, actual Bretaña. Luego de la llegada del Cristianismo a Gales, los Bardos se transformaron en «Poetas de la Corte». Algunos solían pertenecer a la nobleza y fijaron reglas para recitar a través de la formación de gremios.

Blind GuardianLos Bardos desaparecieron cuando fueron considerados por los ingleses «políticamente peligrosos» y decretaron a sus gremios fuera de ley. No se escuchó más de ellos hasta que a finales del segundo milenio, en el siglo XX, la década de los noventa, el espíritu bardo renació en cuatro alemanes. Ellos son Hansi Kürsch, André Olbrich, Marcus Siepen y Thomen Stauch, quienes encantaron al metal con emotividad épica, dulzura juglaresca y una sensibilidad mágica musical nunca oída, lo que los transformaron en uno de los conjuntos más reconocidos del metal de los últimos años. La siguiente es la historia de los Bardos del Metal perdidos en el tiempo: BLIND GUARDIAN. Al final se podrá apreciar un apéndice relacionado con la música de Blind Guardian vinculada a la obra de J.R.R. Tolkien.

Tomorrow will takes us away
Far from home
Noone will never know our names
But the bard’s songs will remain…

DE LUCIFER’S HERITAGE AL GUARDIAN CIEGO

En la localidad alemana de Krefeld se encuentra el punto de partida de Blind Guardian, cuando en 1985, el guitarrista de 18 años André Olbrich propone a uno de sus compañeros de colegio, Hansi Kürsch, formar una banda con influencias de Metallica, Iron Maiden, Queensryche y la incipiente escena de Hamburgo liderada por Helloween. El último accede a tocar el bajo y cantar, y eligen el nombre Lucifer’s Heritage.

El dúo encuentra a Marcus Dörk para acompañar a Olbrich y al inexperimentado baterista de no más de 15 años, Thomas Stauch, quien tomaba lecciones de guitarra con André. Con formación completa, ese mismo año, Lucifer’s Heritage graba Symphonies Of Doom. En la maqueta se escuchan cinco canciones («Halloween», «Brian», «Dead Of The Night», «Symphonies Of Doom» y «Lucifer’s Heritage») con marcadas influencias de Metallica de la era de Kill’em All, el tinte épico de los primeros años de Iron Maiden y de la explosiva melodía de Helloween. Pero el grupo no consigue el ansiado contrato con algún sello que los llevase a grabar un LP y Thomen, junto con Dörk, que también canta en SoD, abandona la fallida incursión.
Blind Guardian
Pero en 1986, y tras la ida y venida de varios integrantes, hacen el segundo demo con la participación de Christoff Theissen en la segunda guitarra y Hans-Peter Frey como baterista. Battalions Of Fear es el título y se ven clásicos como «Majesty» y «Run For The Night». La nueva propuesta de Lucifer’s Heritage es mejor recibida, la producción mejora y los temas son mucho más ordenados que los del primer demo. A raíz del progreso del grupo, Stauch no tarda en volver a la alineación y entra el nuevo guitarrista Marcus Siepen, en lo que sería el último cambio de miembros en la carrera de la banda. Sin duda, el inédito hecho en la historia del metal de que Blind Guardian mantenga su formación intacta desde 1986 -desde hace16 años para ser precisos-, es uno de los secretos que ha desembocado en el éxito de la trayectoria de estos alemanes.

Después de los cambios, Lucifer’s Heritage pasa a llamarse Blind Guardian y la suerte les empieza a sonreír. Una copia del Battalions Of Fear llega a manos del departamento de No Remorse, una nueva compañía discográfica independiente y Blind Guardian firma contrato con dicha casa en 1987.

Blind Guardian

Así Hansi, André, Thomen y Marcus graban su primer full length album en Karo Studio Münster, Alemania, entre octubre y noviembre del ’87 y con la producción de Kalle Trapp (Destruction, Drifter y Grinder). En enero de 1988 el disco sale a la venta bajo el nombre de Battalions Of Fear, al igual que la maqueta anterior. En esta primera placa aparecen los cinco temas del segundo demo más otros cuatro que fueron escritos después de la llegada de Siepen. Battalions Of Fear muestra a una banda joven con una actitud agresiva pero melódica, tal como en Walls Of Jericho de Helloween.

Desde este disco ya se nota una preferencia por parte de Blind Guardian de hablar en sus letras de ficción y fantasía medieval, especialmente de la literatura del profesor J.R.R. Tolkien. En «Majesty» se habla de El Señor de los Anillos, al igual que el título de la instrumental inspirada en el compositor clásico Antonin Dvorak, «By The Gates Of Moria» y el bonus track «Gandalf’s Rebirth«. Y esto sería sólo el comienzo del coqueteo entre la obra de Tolkien y la música de Blind Guardian, que más tarde llegaría a zanjarse en una relación inseparable. La canción «Guardian Of The Blind», mientras, está basada en It de Steven King. Battalions Of Fear irrumpe con cierto éxito en el underground de Alemania, pero no más allá de eso. «Tocamos nuestros primeros conciertos -ocho fechas, junto con Grinder- en todo el país y llamamos la atención de varios fanáticos de la escena (Hansi)».

Lanzado al año siguiente, Follow The Blind es el álbum más rudo que Blind Guardian ha entregado hasta la fecha. «Pasábamos escuchando Testament, Forbidden y Holy Terror todo el día. Sí, fue nuestra época Thrash (Marcus)». En el segundo trabajo aparece una nueva fuente, la saga Stormbringer extraída de las series de Elric of Melnibone escritas por Michael Moorcock, patente en «Damned For All Time» y «Fast To Madness». Este álbum es considerado ahora por algunos como el más débil de la discografía, refiriéndose al estándar histórico del grupo.

Blind Guardian

Salvo «Banish From Sanctuary» y «Valhalla», más la colaboración de Kai Hansen en voces y guitarras en esta última y «Hall Of The King», el resto del LP no posee ningún otro punto sobresaliente y pocos son los momentos en que se escuchan trazos melódicos, a pesar de la utilización de sintetizadores, es lo que se argumenta. Sin embargo y gracias al performance de Hansen, Follow The Blind capta nuevos adherentes para Blind Guardian en Alemania y, sorprendentemente, en Japón, donde el álbum se mantiene durante varios meses rankeado en los charts, lo que habla muy bien de este LP. Lamentablemente, la banda no realiza ningún tour este año debido a que Marcus y André son reclutados en el servicio militar alemán. Ello quedaría para el siguiente álbum…

EL RENACIMIENTO DE LOS BARDOS

Después de Battalions Of Fear y Follow The Blind, llega 1990, el año clave en la carrera de Blind Guardian. El 16 de julio, Tales From The Twilight World sale a la venta. Este tercer esfuerzo representa un enorme salto evolutivo en la música, lejos lo mejor que haya hecho hasta ese entonces y, probablemente, el cambio más significativo de Blind Guardian que ayudaría construir las bases de los discos que llegarían. Marcus: «Twilight es el primero en donde alcanzamos nuestro real estilo. Los dos anteriores fueron entretenidos de grabar y todavía nos gustan, pero no estaban definidos».

Tales From The Twilight World derrocha velocidad y melodía del Power Metal con la precisión técnica del Speed. La voz de Hansi muestra un gran progreso y los coros alcanzan una gran elaboración, a la vez que las segundas voces juegan un papel más relevante, estampa característica de Blind Guardian de los noventa. Es en este LP también es donde André Olbrich empieza a desarrollar su ahora inconfundible estilo de tocar los lead breaks.

Blind GuardianTambién se trata del debut del pintor alemán Andreas Marschall (Running Wild, Grave Digger, Destruction) que se encarga de crear la carátula para Blind Guardian, la primera de muchas en las que contribuiría en el futuro, ilustrando un submundo atestado por repulsivas criaturas adorando a un pérfido ser. Algunos de los temas que se pueden nombrar son «Welcome To Dying», «Goodbye My Friend», «Lost In The Twilight Hall» nuevamente con la participación en guitarras y voces de Kai Hansen, y «Lord Of The Rings» escrita por Hansi y Marcus, donde se aprovecha el progreso a la hora de componer para lograr el ambiente adecuado que acompañase las letras inspiradas en los libros del mismo nombre. Como dato curioso de la canción, Hansi Kursch utiliza sin razón alguna la frase seven rings to the gnoms in their halls made of stone, cuando en realidad es seven rings to the dwarves… Además, otra vez recurren a Steven King para los versos de Tommyknockers.

Twilight World es la primera gran obra maestra de Blind Guardian y la última que lanzan uno un año después de haber editado otro el anterior. Venden 30 mil copias en Alemania, pero seis meses después del lanzamiento, No Remorse Records se hunde en la bancarrota y desaparece. El grupo se las arregla para salir del contrato, recupera los derechos sobre su catálogo y queda libre de negociar con cualquier otra compañía. Mientras tanto, Virgin Records distribuye el disco. Como en 1989, Blind Guardian el ’90 tampoco realiza giras. El tour estaba fijado justo después de la salida de Tales…, pero Thomen se somete a una intervención quirúrgica a uno de sus pulmones lo que lo imposibilita tocar por ese año. Recién en 1991 Blind Guardian hace su primera gira por Europa con los norteamericanos Iced Earth y se origina una amistad que no sólo duraría hasta hoy, sino que también entregaría jugosos dividendos musicales en el futuro.

Negociar un nuevo contrato era el objetivo después del tour e, increíblemente, la misma compañía que se había «apiadado» de Blind Guardian cuando No Remorse había quebrado, Virgin Records, un sello de alta envergadura y presupuesto, hace una muy buena oferta y la banda acepta. Blind Guardian contaría con mayores sumas dinero para concretar sus proyectos, pero no falta, y con razón, la voz temerosa que advierte que podrían cambiar su estilo a uno más comercial a cambio de grandes estudios para grabar, edición de ciento de miles de copias, etc. Pero Hansi Kursch se atreve a correr el riesgo. «Cuando llegamos a Virgin, la gente esperaba que cambiásemos de ser una banda de Heavy Metal a una del mainstreem. Afortunadamente, el sello nunca nos pidió que hiciéramos eso. No habríamos firmado con ellos si nos lo hubieran exigido… tuvimos el privilegio de no ser interrumpidos».

Blind GuardianCon un nuevo y mucho más ventajoso contrato, Blind Guardian entra a Karo Studios de Hamburgo, el mismo de siempre, entre marzo y mayo de 1992 para dar forma a Somewhere Far Beyond, una de las piedras angulares del Power Metal de los ’90 y la pólvora que detona la popularidad de la banda. En palabras del propio Marcus, con Somewhere Far Beyond tratan de hacer el Tales… aún mejor, más preciso, pero sin mayores cambios. El álbum sin embargo significa otro paso adelante en el desarrollo musical de los Bardos y cuenta con una puesta en escena más fantasiosa, mágica y melódica que su antecesor gracias a canciones como «Time What Is Time», «Journey Through The Dark» y «Somewhere Far Beyond». Por última ocasión se escucha la guitarra de Kai Hansen en una colaboración con Blind Guardian en «The Quest For Tanelorn», inspirado nuevamente en la saga Stormbringer y escrita por el mismo Kai y la banda. Se descubre además a Blind Guardian haciendo composiciones atípicas como «Black Chamber» y «Theatre Of Pain» con importantes arreglos de orquesta. Pero los momentos más recordados de este cuarto álbum son sin duda las dos canciones conocidas como «The Bard’s Song: In The Forest y The Hobbit». La primera, una balada que emula aquellos círculos de bardos -escena ilustrada en la portada-, se convierte en un gran hit y hoy es un punto obligado en cada uno de los shows. Cabe destacar la primera guitarra de Olbrich que consigue en Somewhere Far Beyond patentar definitivamente su estilo de lead breaks al armonizar los solos con octavas y utilizando el pedal wah.

De inmediatamente realizado el álbum, salen de gira por Europa, otra vez con Iced Earth, hasta que en diciembre tocan por primera vez fuera del Viejo Continente, en Japón para ser exactos. Estas presentaciones no significan sólo para Blind Guardian una de sus más excitantes e inolvidables experiencias, «llegar al otro lado del mundo y tocar ante cuatro mil fanáticos enloquecidos», sino que además escogen dos de esos recitales para grabar un álbum en vivo, como Deep Purple, Judas Priest y Iron Maiden lo hicieran en su oportunidad. Lo titulan Tokio Tales y aparece en las tiendas en febrero de 1993. El disco consta de una compilación en directo de varios de los mejores temas de Blind Guardian, entre ellos «Journey Through The Dark», «Traveler In Time» y «Welcome To Dying», aunque se echa de menos la presencia de canciones del Somewhere Far Beyond -solamente hay tres-, especialmente «The Bard’s Song – In The Forest».

Es durante la mezcla de Tokio Tales cuando la ruptura de relaciones entre Blind Guardian y Kalle Trapp, se hizo evidente. Trapp había sido el responsable de grabar Tokio Tales y cuando les enseñó el tema «Banish From Sanctuary», los integrantes lo detestaron: «¡Sonaba igual a la versión del Follow The Blind! ¡Igual que a la de estudio! Un álbum en vivo debe ser como un álbum en vivo y no como uno de estudio (Marcus)». La banda sintió que Trapp se había alejado de la visión que tenían -hacia una música más compleja- y que no aprenderían más de él, por lo que el momento de buscar a un nuevo productor había llegado.

Blind Guardian

El reemplazante lo encuentran en Flemming Rasmussen, hombre detrás de notables discos como Ride The Lightning, Master Of Puppets y …And Justice For All, de Metallica. La primera experiencia de Blind Guardian con Rasmunssen no obstante fue atípica: Hansi, Marcus, André y Thomen querían con ansias grabar nada menos que «Mr. Sandman» de Walter Valentino Liberace antes de entrar de lleno en el álbum. El nuevo productor odiaba tanto la canción que cuando trabajaban en ella, mandaba a un ingeniero asistente para terminarla. Cuando la finalizaron, decidieron que «Mr. Sandman» aparecería como lado B del single para el CD que grabarían. Resultó que cuando enviaron el cover a Virgin, los ejecutivos se enamoraron de la canción y por primera vez estuvieron dispuestos en gastar grandes sumas de dinero para promocionar un tema del grupo con un video clip. Hansi: «Dijimos OK, pero para hacerle un video tendríamos que incluir «Mr. Sandman» en el próximo álbum, lo que echaría a perder la actitud del disco». De este modo, decidieron que debería estar en otro LP especial y fue así que surgió la idea de The Forgotten Tales

LA CONSOLIDACIÓN DE BLIND GUARDIAN Y SALVACIÓN DEL POWER METAL

Pero el nuevo disco «en serio» es la prioridad de los Blind Guardian que trabajan desde agosto del 1994 hasta marzo del año siguiente en Sweet Silence Studios, Copenhague Dinamarca, en lo que sería la primera superproducción del grupo. El 3 de abril de 1995 aparece Imaginations From The Other Side, un álbum complejo lírica y musicalmente, denotando una búsqueda premeditada hacia la perfección. Se trata de un disco que habla difusamente en algunas canciones de lo que Hansi llama «The Other Side», donde están todas las fantasías -y temores- del ser humano, además de tocar tópicos religiosos («The Script For My Requiem», «Another Holy War») y la Leyenda del Rey Arturo en «Mordred’s Song» y la canción que se transformaría en el primer single CD de la carrera Blind Guardian, «A Past And Future Secret», una especie de réplica de «The Bard’s Song – In The Forest» pero más terminada y con más elementos «bardos». Las letras son simplemente extraordinarias, entre oscuras, íntimas y épicas a la vez, por lo que a Hansi se le reconoce como uno de los grandes letristas del metal europeo.

El trabajo de la batería y percusión de Thomen Stauch alcanza nuevos niveles de complejidad, los solos de André Olbrich se vuelven más elaborados, los efectos de sintetizadores, más prominentes y Kursch canta con más fuerza y energía que nunca… para qué hablar de los poderosos coros y las líneas vocales. Imaginations From The Other Side es el trabajo más nebuloso, carismático e intrigante de Blind Guardian, los músicos pasan como quieren desde la melodía más sobrecogedora hasta descargas de poderío en un mismo tema, como en «Bright Eyes».

Blind Guardian

En 1995, año en que el Power Metal pasa por sus días más negros, Iron Maiden trabaja sin Dickinson, Judas Priest y Metallica no dan signos de vida y Iced Earth a punto de disolverse, Blind Guardian junto con Gamma Ray y su Land Of The Free (en el que Hansi aparece cantando en Farewell) se consolida como una de las bandas más sólidas del metal melódico en Europa, levantando alto el estandarte del Power Metal.

El estándar sin embargo parece no afectarles y, ante muchos ojos atentos, se dan el lujo de concretar al año siguiente el proyecto que se había originado con la grabación de «Mr. Sandman», The Forgotten Tales. En el peculiar disco se encuentran canciones de Uriah Heep («The Wizard»), The Beach Boys («Surfin’ USA») Mike Oldfield («To France») y otros covers que habían hecho a lo largo de su trayectoria, además de temas propios en versiones acústicas y orquestadas, como «Lord Of The Rings», oportunidad que Hansi aprovecha de corregir la frase donde ocupa la palabra gnoms y utiliza correctamente dwarves. También aparece «The Bard’s Song – In The Forest» en vivo, remediando el error de no incluirla en Tokio Tales. A pesar de correr el riesgo de ser calificados de oportunistas, The Forgotten Tales se transforma en todo un éxito de ventas tal como Imaginations From The Other Side.

Así llega, al final de 1996 y primera mitad de 1997, un momento de distensión para Blind Guardian. Durante las vacaciones, Thomen Stauch presta sus ya reconocidos baquetazos para la nueva banda del ingeniero asistente y músico invitado en varios de los discos de Blind Guardian, Piet Sielck, llamada Iron Savior. En Krefeld mientras tanto, se construye un estudio de grabación exclusivo para los Bardos, Twilight Hall Studios, el cual no estaría listo sino hasta después del lanzamiento de Nightfall In Middle Earth.

La acción que más consecuencias trae en este período es el comienzo del proyecto entre Hansi Kürsch y el guitarrista rítmico estadounidense y líder de Iced Earth, Jon Schaffer. Antes de que empezaran las sesiones del próximo trabajo de Blind Guardian, Jon visita a Hansi en Krefeld por unos días durante el descanso de la gira de Days Of Purgatory (1997). A la mañana siguiente después de una fiesta en la casa de Kürsch, aburrido, Jon toma una guitarra y empieza a improvisar unos rasgueos, luego se le une Hansi en las voces y en un poco más de dos horas ya tienen listo un tema: «My Last Sunrise». Este chispazo de creatividad hace ver en ambos un gran potencial y acuerdan realizar un álbum. No obstante, el proyecto que se denominaría Demons & Wizards -como un antiguo disco de Uriah Heep- tendría que esperar a causa de las convulsionadas agendas de Blind Guardian y Iced Earth…

UN HOMENAJE AL PROFESOR…

Blind GuardianHaciendo retrospectiva, 1998 es el año clave del Power Metal, en el que se produce la gran explosión del género en Europa. Los festivales empiezan a quedar chicos por el alza de las concurrencias y ya no resulta un anacronismo confeccionar brazaletes y cadenas como en la época dorada de Judas Priest. Al incluir a Gamma Ray, Stratovarius, Rhapsody con Symphony Of Enchanted Lands, Hammerfall y su Legacy Of Kings, Edguy presentando Vain Glory Opera, algunas revistas especializadas hablan de la Generación del ’98, igual que aquel movimiento literario intelectual español de finales del siglo XIX.

En este competitivo y emergente «mercado», Nightfall In Middle Earth de Blind Guardian es considerado hoy el álbum más importante y referente de la explosión del Power Metal. Cuando todos esperaban una réplica en la línea de Imaginations From The Other Side, Blind Guardian causa un shock en la escena, el más radical y confuso de los virajes estilísticos de los que ha hecho la banda.

Nightfall In Middle Earth es un álbum conceptual basado en El Silmarillion de Tolkien. En once canciones y mismo número de interludios, instrumentales y recreación de escenas, se relata desde la huida de Morgoth y Ungoliath de Valinor con los silmarils hasta el final de la Quinta Batalla, por medio de complejas instrumentalizaciones y desbordes de magia, emoción y todos los sentimientos expresados en el libro como orgullo, dolor, traición y lealtad impregnados en las letras. La portada, la última de Andreas Marschall para Blind Guardian, muestra el momento en que Beren y Luthien intentan arrebatar un silmaril de la corona de Morgoth, el señor oscuro, quien observa hechizado el seductor baile de la elfa.

No es condición leer El Silmarillion para entender el álbum, pero ayuda a apreciarlo mucho mejor, especialmente el trabajo lírico de Hansi Kursch. Por eso mismo, Nightfall In Middle Earth cuesta comprenderlo en su totalidad. «Into The Storm», «Nightfall», «The Curse Of Feanor», el single «Mirror Mirror», «Times Stands Still (At The Iron Hill)» y «When Sorrow Sang» son algunos de los temas más sobresalientes.

Blind GuardianCabe destacar la presencia de un nuevo miembro, aunque no oficial, que se encarga a partir de este trabajo en adelante y también en las giras, de tocar el bajo que Hansi Kursch decide no interpretar más. Su nombre es Oliver Holzwarth. Las razones: «No había quedado conforme con mi desempeño en el bajo en Imaginations, por lo que antes de entrar a grabar Nightfall le comenté al resto de la banda que si queríamos hacer algo mejor que el álbum anterior, tendríamos que conseguir a un nuevo bajista». En ese momento, el en ese entonces mezclador asistente Charlie Bauerfeind intercede ante Blind Guardian a favor de su amigo Oliver y el grupo se transforma en sexteto, porque también se incluye a Mathias Wiesner para los teclados en estudio y a Andreas Kuck (Iron Savior) para los conciertos.

Con NIME, los horizontes de Blind Guardian se amplían, el disco y el catálogo completo es editado por primera vez en EE.UU. y la banda realiza giras por Europa continental, Japón, sudeste asiático, México, Brasil y Argentina. Debido a la agotadora gira, Hansi sufre una lesión que le afecta al sentido de la audición, pero se recupera completamente tras unos meses de descanso. «¡La enfermedad no tuvo nada que ver con el volumen de los amplificadores!»

Luego de su mejoría, Hansi retoma Demons & Wizards. Intercambiándose cintas entre Estados Unidos y Alemania, Schaffer escribe la música y Kürsch, las líneas vocales y en julio de 1999, se juntan en Florida y graban las 13 pistas que formarían el primer y hasta ahora único álbum de Demons & Wizards, la cual se edita en enero del 2000 en Europa y febrero en los Estados Unidos, a través de SPV Records. Schaffer se encarga de la guitarra rítmica y el bajo, el productor Jim Morris de la primera guitarra y Mark Prator, baterista de sesión de Iced Earth, de los tarros. En Demons & Wizards se reconocen «Heaven Denies», «Blood On My Hands», la balada de atmósfera «barda» «Fiddler On The Green» y «The Whistler» basada en El Flautista de Hamelin, más la trilogía «Tear Down The Wall – Gallows Pole – My Last Sunrise» que trata de un duende creador del mundo que decide destruirlo ya que ningún hombre cree en él.

El LP homónimo es fantásticamente recibido, lo que le vale al dúo una nominación al Grammy alemán. La banda, con la incorporación del eximio batero Richard Christy (Death, Control Denied, actual Iced Earth), hace una pequeña pero muy exitosa gira por Europa y antes de que terminara el año, Demons & Wizards logra vender 200 mil copias del disco.

Blind Guardian

Paralelamente, se anuncia mundialmente la adaptación al cine de la trilogía de El Señor de Los Anillos, bajo la dirección de Peter Jackson. De inmediato, el círculo metalero levanta las manos por los Bardos para realizar la banda sonora de la película. Las posibilidades resultan ciertas, hasta incluso se rumoreaba una posible participación de Hansi Kürsch como extra siendo un guardia de la ciudadela de Minas Tirith. Jackson dirige su mirada a esta poco conocida banda de Heavy Metal cuando se da cuenta que Blind Guardian aparecía entre los candidatos más votados en Internet para escribir la música. Se contacta con Virgin Records y pide un demo con algunas ideas por parte de los alemanes. No obstante las negociaciones no prosperan y la banda sonora se la adjudica Enya. «En ese momento estábamos trabajando en las canciones de A Night At The Opera, y si hubiéramos tenido que hacer la banda sonora, no habría existido disco de Blind Guardian el 2002 (Marcus)».

A NIGHT AT THE OPERA & FOURTEEN MONTHS AT THE STUDIO

Después de la salida de Nightfall In Middle Earth, trasformado rápidamente en icono de idolatría, las miradas se fijan con enorme expectación en lo que haría Blind Guardian en el futuro… o lo que no haría. La salida de un nuevo trabajo se agenda para finales del 2000, después se atrasa para principios del 2001 y luego, a medida que avanza el proceso de preproducción y para desgracia de los fanáticos, se vuelve a anunciar para noviembre del mismo, la cual tampoco sería la fecha definitiva. La euforia por Nightfall In Middle Earth y el intervalo de cuatro años sin que Blind Guardian sacase un álbum, hace de A Night At The Opera el disco más esperado de los últimos años.

La banda entra a sus estudios Twilight Hall en octubre del 2000 y no salen de él hasta diciembre del 2001, es decir, 14 meses. A modo de disculpa, en noviembre lanzan el single «And Then There Was Silence», un tema de estruendosa mitológica épica griega de 14 minutos basado en La Iliada, aunque se había dicho preliminarmente que iba a hablar acerca de Tolkien. Se demoran cuatro meses en producirla y ocupan nada menos que 128 pistas para dar conjunto a las toneladas de coros y arreglos que lleva consigo. Como lado B cuenta con la balada «Harvest Of Sorrow» y la portada se le acredita a Anry.

Blind Guardian

La espera termina en marzo del 2002 con la salida del noveno disco oficial que iba a ser llamado The Soulforged, pero se lanza como A Night At The Opera, título sacado de un álbum de Queen quienes, a su vez, lo habían tomado de la comedia musical con el mismo nombre, de los hermanos Marx, 1935. La superproducción, llevada por Charlie Bauerfeind (Angra, Gamma Ray, Helloween, Rage) es monstruosa y justifica todos los meses de trabajo en el estudio. La enorme cantidad de arreglos orquestales, la omnipresencia de la voz de Hansi y los coros hacen ver un álbum de sofisticación llevada a su esencia y perfección. ANATO es otro fuerte quiebre en el estilo de Blind Guardian y, aunque hay canciones «reconocibles» a la línea de la banda como «Battlefield» y «Punishment Divine», hay otras que resultan ser toda una nueva experiencia como «Sadly Sings Destiny» y «Precious Jerusalem».

A diferencia de Nightfall, A Night At The Opera no cuenta con un concepto o línea narrativa, ya que «lo experimentamos con Nightfall In Middle Earth y las letras conceptuales determinan la música y quitan cierta libertad -comenta Marcus-. Cuando tienes un episodio triste, no vas a hacer una canción alegre…»

De «Harvest Of Sorrow», Blind Guardian hace dos versiones en inglés, dos en castellano («Cosecha del Dolor» para Sudamérica y «Mies del Dolor» para España) y otras en italiano y en francés, las cuales sacan como bonus track en los países en que se habla la lengua. A Night At The Opera se instala alto en los rankings europeos, alcanzando el primer lugar en Grecia y top 10 en Alemania, España, Italia y Suecia, a la vez que Blind Guardian se embarca en una exitosa gira que los estaría haciendo pisar escenario en lugares que todavía no lo han hecho como Gran Bretaña, Estados Unidos y Chile.

Blind Guardian

A causa de la estruendosa instrumentalización y cantidad de arreglos que se encuentran en los tres últimos trabajos especialmente, el sonido en vivo de Blind Guardian es diferente a lo que se escucha en estudio, y otras, son simplemente imposibles de interpretar. Siepen argumenta: «Es verdad, ha sido así desde Tales From The Twilight World, cuando empezamos a ocupar coros y armonías. En escenario sólo tenemos dos guitarras y tratamos de hacer las segundas voces lo mejor posible, pero va a ser distinto (…) En todo caso, así sonamos más «crudos y heavy», y con respecto a los coros, en cada show tenemos a dos mil personas que cantan con nosotros…».

Mirando hacia atrás en su trayectoria y comparando cada álbum y las etapas de Blind Guardian, cómo a través del tiempo la banda ha ampliado su estilo, logrado alcanzar nuevos niveles y reinventado a sí misma, Hansi Kürsch saca las siguientes conclusiones: «Todavía estamos muy orgullosos de Battalions Of Fear y Follow The Blind, pero cuando los escucho, hasta yo mismo me asombro de cómo nos fuimos en una dirección completamente diferente. Se puede explicar a razón de que estamos más viejos y hemos ganado experiencia, pero pienso que es sólo en parte porque otros conjuntos no varían tan drásticamente. Cada miembro de la banda ha estado enfocado a metas específicas y ello nos ha permitido crecer».

Y al existir nueve álbumnes con propuestas diferentes, el estilo de Blind Guardian, en palabras de Marcus Siepen, trasciende el Power Metal: «Muchos nos preguntan que tipo de metal tocamos. ¿Es Speed? ¿Progresivo? ¿Clásico? ¿Power? Personalmente, no me gustan las clasificaciones porque te limitan en todo lo que haces. Tenemos progresivo, speed, power, baladas, todo lo que quieran en cada unos de nuestros discos. Somos simplemente una banda de metal». (citas de Marcus Siepen extraídas de metalupdate.com).

BLIND GUARDIAN, J.R.R. TOLKIEN Y EL SEÑOR DE LOS ANILLOS.
(Citas de Hansi Kursch extraídas del sitio oficial de LOTR movie)

Running and hiding I’m left for the time
To bring back the order of devine
Hunted by goblins no Gandalf to help
With swords in the night
Oh the last part of the game
Decision of death and life
Blood for Sauron they’ll call tonight
The final battle cry…

Majesty, Battallions Of Fear.

Como muestra esta canción de 1986, desde los días de Krefeld que los miembros de en ese entonces los llamados Lucifer’s Heritage, son aficionados a la literatura épica fantástica. Las novelas de Michael Moorcock, sagas como Dragonlance y la Leyenda del Rey Arturo han inspirado algunas de las letras de Blind Guardian, pero uno de los reconocimientos más grandes de la banda es haber compenetrado a una propuesta «metalizada» los sentimientos y emociones de la obra de J.R.R. Tolkien. Ese ha sido siempre el objetivo primordial y clásico de Blind Guardian.

gandalf

«Majesty» fue el primer intento en mezclar música y versos basados en emociones de la banda cuando Frodo estaba en búsqueda del Monte del Destino. Pero en esta etapa «estábamos muy lejos de ser perfectos, desafortunadamente aún lo somos… Éramos muy jóvenes y no contábamos con experiencia. Apenas podíamos captar el espíritu de la historia, era demasiado temprano». A pesar de aquello, el público reaccionó positivamente ante la mezcla: letras fantasiosas inspiradas en Tolkien conocieron el metal melódico.

Pero, como más de alguno diría, ¿no es esta una manera poco ortodoxa, casi irrespetuosa se podría afirmar, de homenajear a Tolkien a través del metal? Hansi asegura que cada palabra escrita en la Tierra Media esconde una música que es difícil de no percibir, y las composiciones de Blind Guardian son como sienten sus cuatro miembros esas emociones. «Todo lo que creamos puede ser sólo bajo un aspecto: el nuestro. A algunos les puede gustar y a otros no, pero no deben olvidar que siempre tratamos de honrar al mundo de Tolkien, no contaminarlo».

Dos años después de Battalions Of Fear, Blind Guardian volvió a acudir a Tolkien en Tales From The Twilight World, cuando escribieron «Lord Of The Rings», nuevamente dedicada Frodo. «Lo hicimos mucho mejor (…) Aunque Frodo es intelectualmente más elevado que sus amigos hobbits, él sigue siendo uno más de La Comarca. Esa es la razón por la que decidimos hacer una canción folklórica y simple como tributo a Tolkien y su fantástico mundo». Para Somewhere Far Beyond crearon «The Bard’s Song – The Hobbit«, un muy buen ejemplo de cómo la banda había mejorado como músicos y compositores. Nightfall In Middle Earth se atrevieron a dedicarlo completamente a El Silmarillion. «Me siento muy orgulloso de este, se narra la historia de una manera adecuada (…) Si me pidiesen que recomendara algún álbum como para una primera «experiencia Guardian», propondría escuchar el Imaginations o Twilight World, pero para un fanático de Tolkien, Nightfall In Middle Earth«.

Ahora, si los Blind Guardian hubiesen tenido la oportunidad y el tiempo para escribir la banda sonora para la película basada en «El Señor de los Anillos» y dirigida por Peter Jackson, no lo habrían pensado dos veces. «En el caso de que tuviéramos la chance, dudo que vaya a ser de Heavy Metal. Será algo único que nunca jamás se haya escuchado». Hansi estaba consciente de que no podían competir con la sabiduría orquestal de compositores de la talla de Williams y Goldsmith, pero «somos fanáticos de la trilogía, tenemos garra, frescura, y trabajamos con mayor flexibilidad».

Blind Guardian

El punto era el siguiente: Blind Guardian ya había empezado a trabajar en un proyecto clásico… adivinen sobre qué… «esté en las películas o no. El Señor de los Anillos merece una nueva música alejada de clichés y categorías» y ellos estarían dispuestos a concretarla. «Con André (Olbrich) hemos trabajado algunas partes para cada personaje (…) y lo que puedo decir es que será un viaje por casi todos los estilos, muy parecida a la Música de los Ainur, viva y colorida pero fría y majestuosa (…) He preparado coros a lo Carmina Burana como otras piezas folklóricas para una sola voz (…) Yo, como cantante, voy a tener que mantener mi boca cerraba la mayor parte del tiempo, pero las partes vocales serán tomadas de textos de Tolkien narrados en Quenya, Sindarin o cualquiera otra lengua que se adapte mejor (…) No será una banda sonora de Heavy Metal ni al estilo Hollywood, será algo simplemente más allá de nuestra imaginación».

Peter Jackson optó a favor de Enya para realizar la banda sonora de su película. Sin embargo, Blind Guardian pretende en un futuro no fijado lanzar este proyecto en un álbum. «Tenemos algunos samples listos para quien quiera escucharlos». Volviendo a Blind Guardian, Hansi está seguro «de que vamos a seguir utilizando letras inspiradas en Frodo, Maglor, Olórin o quien sea al momento de dar vida a una canción (…) Creo que cada uno sabe cuantas emociones, olores, imágenes y sonidos existen en el mundo de Tolkien y vamos a seguir ocupando esos sentimientos en nuestra música».

Nota: El texto anterior es una biografía no autorizada de Blind Guardian cuya fuente se basa en entrevistas que la banda ha realizado a medios especializados en Internet y otros datos extraídos de sitios web dedicados al grupo. Como no es una biografía directamente relatada por los integrantes y está escrita con el propósito de entregar una ordenada sucesión de los hechos de interés, algunas referencias de carácter no confirmadas pueden ser equívocas.

A Night At The Opera ha sido el álbum de Power/Heavy Metal más esperado de los últimos años, lo digo sin temor a equivocarme. La suprema calidad de Nightfall In Middle Earth (1998), el largo periodo de tiempo que se toma Blind Guardian para entregar sus trabajos y el retraso particular que ha sufrido el lanzamiento del nuevo disco no han hecho más que elevar las expectativas de los fanáticos a niveles estratosféricos. Cuántas veces hemos tratado de imaginar lo que iríamos a escuchar en A Night At The Opera, cuántas portadas le hemos dibujado en nuestra mente –y cuántas veces nos hemos imaginado a Hansi cantando en el Teatro Providencia. Antes de que viera la luz, este Lp ya ocupaba un espacio en nuestro pensamiento.

Es por eso que el corazón se me aceleró cuando abrí la caja e inserté el CD en la radio. El momento esperado por tanto tiempo por fin había llegado. No obstante, al terminar la última canción, de inmediato me di cuenta que tendría que escuchar el álbum muchas veces más para descubrir lo que tenía dentro. Era demasiado como para tomarlo a la ligera.

La portada, en donde se ilustra una desordenada orquesta compuesta por un sinnúmero de criaturas con los más diversos instrumentos, advierte ante qué estamos: una impensada cantidad de cuerdas, percusiones, arreglos orquestales y corales que, a pesar de la delgada línea entre el éxito y el fracaso, logran ser entregadas en forma impecable y al unísono. De hecho, con todos los arreglos que encontramos en el álbum, a bandas como Gamma Ray o Grave Digger les hubiera alcanzado material suficiente para grabar cuatro o cinco discos, así de denso y compacto. No por nada los bardos se encerraron a trabajar junto con el productor Charlie Bauerfeind en los estudios Twilight Hall IV entre Octubre del 2000 y diciembre del 2001 para dar forma a este monstruoso proyecto.

Pasada la confusión inicial y después de escucharlo una y otra vez, comprendí que me encontraba ante una obra maestra de incalculable valor donde se redefinen conceptos tan recurrentes dentro del Power Metal como lo son la sofisticación y lo épico, muy bien acabado, preciosista y perfecto. En comparación con LPs anteriores, A Night At The Opera no posee el carisma de Imaginations From The Other Side (1995) ni la magia de Nightfall In Middle Earth, sino una identidad particular que lo hace ser un álbum único en su especie, nunca escuchado ni siquiera imaginado, ya que, a mi parecer, NINGUNA banda de metal épico ha logrado alcanzar los niveles a los que Blind Guardian llega con este disco.

Eso se debe al simplemente fenomenal trabajo de Hansi Kürsch en las voces. Haciéndole honor al título del álbum, logra transmitir un ambiente virtualmente operático gracias a los majestuosos coros que imprime en los temas. También por la primera guitarra de André Olbrich, con ese estilo de interpretar los lead breaks que ha transformado en su sello personal. Ayuda además el nuevo sonido que Thomen Stauch aplica a su batería, más moderno y menos “thrashero”,  y complementa con dulces toques de percusión. Y la base rítmica a cargo de Marcus Siepen –guitarra– y Oliver Holzwarth –bajo– es maravillosamente complementada por los teclados y orquestaciones, no al revés.

Sin embargo,  la excelencia del álbum se debe más que nada al valor en sí de cada una de las canciones. Ante un trabajo con composiciones de tal calidad –y cantidad de ella, toda palabra queda corta para describirlas. Si esperaba que en A Night At The Opera aparecieran canciones como Bright Eyes o The Last Candle, después de escucharlo varias veces, todo deseo de que la banda mirara hacia atrás desapareció por completo. Temas como Precious Jerusalem y Wait For An Answer, el inspirador coro de Under The Ice, el pegajoso riff de Sadly Sings Destiny, la poderosa Punishment Divine, la furiosa puesta en escena de Battlefield y mucho más… ¿cómo no quedar indiferente ante todo aquello? No hace falta referirse al And Then There Was Silence, tema de largo aliento que va directo a convertirse en un clásico del metal épico.

Con respecto a la temática de A Night At The Opera, a diferencia de Nitghtfall…, no existe un concepto que una a todas las canciones, pero es posible encontrar algunas pistas conectadas por un tema en común. Ese es el caso de Precious Jerusalem,  Sadly Sings Destiny y Punishment Divine, donde se habla de hechos bíblicos y religión. Asimismo, And Then There Was Silence y Under The Ice están basadas en la epopeya La Iliada de Homero.

Otros temas a los que Hansi recurrió esta vez fueron acerca de Galileo Galilei y su encuentro con el Santo Oficio a causa de sus descubrimientos científicos (Age Of False Innocence), oscuridad y desesperanza (Wait For an Answer) y la dolorosa distancia entre un trovador y su amada, The Maiden And The Minstrel Knight, claramente una canción romántica. Tampoco se olvidó de su inigualable estilo para referirse a lo épico: Battlefield y The SoulForged, esta última basada en la saga Dragonlance.

Ya que estamos hablando del trabajo letrístico, Hansi, a pesar de su reconocido talento a la hora de versar, cae en lo que se podrían llamar “muletillas”. It’s gone, pain, lost, forevermore, end, son algunas de aquellas palabras que se pueden encontrar repetidas a lo largo del disco. Además, varios de los tópicos mencionados ya los había utilizado en Imaginations From The Other Side. Por ejemplo, en Another Holy War y The Script For My Requiem se habla de religión en términos similares, Wait For An Answer posee la misma idea de Bright Eyes y And The Story Ends, mientras que Battlefield caracteriza la pugna hijo v/s padre que se muestra en Mordred’s Song, aunque en diferentes contextos. En conclusión, las letras son tanto o más sensibles y emotivas que las del pasado, pero Hansi no quiso innovar mayormente.

Por último, la edición NEMS de A Night At The Opera contiene el bonus track La Cosecha Del Dolor, versión castellanizada de la balada Harvest Of Sorrow, la cual se encuentra en el single And Then There Was Silence. Aquí Hansi, con una pronunciación poco afortunada, hace dúo con la voz que se escucha en Magos, Espadas y Rosas (1990) de Rata Blanca, Adrián Barilari. Harvest Of Sorrow también fue grabada en varios otros idiomas y las versiones serán incluidas como bono en aquellos países donde se hable la lengua.

Ahora bien, existirá un número de personas que se sentirá desencantada con el nuevo disco por varias razones: que Blind Guardian perdió poder, que es muy parafernálico, que carece de concepto general, que las guitarras pasaron a un segundo plano y otras cosas. Habrá gente que hubiera preferido escuchar algo similar a Somewhere Far Beyond (1992) o algo como relato de El Silmarillion en Nightfall In Middle Earth. A esas personas les digo que, al menos en lo que la música concierne, Blind Guardian nunca se ha caracterizado por repetir lo hecho en el pasado. De esta forma, la banda ha logrado que todos sus discos sean distintos y tengan una estampa única. Cualquier intento entonces de recapitular lo impreso en Somewhere… o repetir la fórmula de Nightfall… significaría un retroceso en la carrera musical de esta ya veterana banda germana que está más vigente que nunca gracias a su capacidad de sorprender e impactar  a sus fanáticos cada vez que se lo proponen.

A final de cuentas, A Night At The Opera es un álbum adelantado a nuestra época, tanto así que pasará algún tiempo antes de que podamos valorizarlo en su totalidad. Y cuando lo comprendamos al fin, Blind Guardian nos entregará otra obra para que nos volvamos a preguntar hasta dónde son capaces de llegar. ¡Gracias Blind Guardian!

No es mucho de lo que se puede hablar acerca de singles y EPs, pero este caso es diferente. Primero, porque se trata de Blind Guardian, una de las bandas con más prestigio en el metal europeo. Segundo, estos teutones se caracterizan por sacar discos en un intervalo de entre 3 a 4 años: por la ansiedad provocada por una larga espera, cada trabajo de Hansi & Cia. es altamente valorado por todos sus mas acérrimos seguidores, entre los cuales me declaro. Y tercero, Blind Guardian ha hecho algo totalmente insólito: lanzar como single promocional del futuro nuevo álbum, que saldrá en febrero próximo, un tema de catorce minutos de duración… ¡Catorce minutos! Es sabido que un single tiene la función de “atraer” a un público más general, y …And Then There Was Silence tiene de todo menos menos la propiedad de ser, lo que en términos periodísticos se denomina, un “gancho”. No va a ver estación de radio alguna que vaya a colocar la canción en su versión íntegra.

La canción es llamada And Then There Was Silence, un tema de monstruoso poderío épico, basada en la Iliada de Homero, epopeya en la cual se relata la Guerra de Troya. Todavía no me puedo explicar cómo Blind Guardian se las ingenia para ir siempre superándose y alcanzando otros niveles disco tras disco que graban. Emoción, magia, poder, melodía, encanto y mucho más, es lo posee este tema. Cada vez que se escucha, se descubren en ella nuevos matices, y en la siguiente otros, y muchos otros después de ser escuchada por enésima vez. Hasta ahora, And Then There Was Silence ha sido la única composición de larga duración que me hubiera gustado que durara unos cinco minutos más. ¿Y las letras? Impresionantes. Hansi Kürsch se ha transformado, además de un tremendo cantante, en un excelente letrista. Logra entrar en la sique de los personajes de la Iliada y reflejar con gran maestría cual es su sentir: sus alegrías, tristezas, miedos y temores más ocultos, etcétera. A través de la intimidad de Cassandra, Aquiles, entre otros, se logra dar cuenta de los hechos de una manera en que sólo Hansi sabe. Si se han dado cuenta, decir que And Then There Was Silence es un “temón”, sólo se transmitiría una pequeña parte de lo que es en realidad.

El lado B del single corresponde a la balada Harvest Of Sorrow (no confundir con Harvester Of Sorrow de Metallica). Es, totalmente, el polo opuesto al tema principal del EP: dura menos de cuatro minutos y es inalcanzablemente más sencilla, pero igual de emotiva.

En tercer lugar, por último, encontramos una pista multimedia, en el cual aparece el video clip de Born In A Mourning Hall, canción del Imaginations From The Other Side (1995).

Anteriormente, la banda había dicho que, en vez del clip, iba a colocar otro tema. Sin embargo, el video cae muy bien, especialmente a nosotros, que vivimos en un lugar donde no hay canales de televisión que paseen videos de metal.

Los temas son majestuosos, pero encuentro dos problemas con respecto al EP. Primero, la portada, obra de Anry, a mi gusto, es horrenda, nada que ver con las increíbles ilustraciones de la Tierra Media que Andreas Marschall (responsable también de las carátulas de Grave Digger, HammerFall, Running Wild, Nocturnal Rites, entre otros) dibujó en los discos anteriores. Es de esperar que en el próximo LP, vuelva Marshall a poner su estampa. Segundo, me salta una duda: con temas tan complejos, con tantos arreglos y coros, ¿cómo lo hará Blind Guardian para reproducirlos fielmente en vivo? Eso, señores, habría que verlo…

«Ustedes se preguntarán -dice Hansi Kursch, compositor y vocalista de la excelente banda alemana Blind Guardian- ¿Por qué tarda tanto la grabación del disco?». Y luego responde: «Se debe a que no sólo escribimos pura calidad, sino también gran cantidad. Todo esto requiere mayor aplicación y habilidad de la que imprimimos en el trabajo anterior (Nightfall In Middle Earth), por lo que tenemos que dar mucho más de nosotros para lograr lo propuesto. Comparar Nightfall con el nuevo álbum es como comparar una carrera de 5000 metros y una maratón».

Aclarada la inquietud, les pregunto ahora, ¿Pueden ustedes imaginarse un disco todavía más emocionante, mágico y complejo que el aclamado Nightfall In Middle Earth por parte de Hansi & Cía? Yo, no porque desconfíe de ellos sino porque mi imaginación se agota, no. Lo que sí puedo decir es que cada disco de Blind Guardian supera en todo aspecto, composición, atmósfera y performance, a su antecesor, por lo que la banda siempre se encuentra en un estado de constante evolución y desarrollo, superando y reinventándose a sí misma y, más importante, dejando con la boca abierta a todos los fanáticos y expertos.

Eso último es lo que podemos esperar de Blind Guardian con el disco que en estos momentos está entrando en la fase final de grabación –algunas primeras guitarras y vocales- en los estudios Twilight Hall IV en Alemania, con la producción de Charlie Bauerfiend (el mismo que trabajó con bandas como Gamma Ray, Helloween y Angra, entre otras) y Nordin Hammadi Amrani como ingeniero asistente. Pero según reportes de la banda estas sesiones se han transformado en un verdadero quebradero de cabeza para ellos y todos los involucrados en la realización del disco. Los temas son tan complejos que, en un principio, no podían ingeniárselas ante las consolas de sonido para materializar en forma óptima todo lo escrito: arreglos de orquestación, coros, percusión, etcétera. Graficándolo, ya estamos en septiembre y las sesiones comenzaron allá por enero –ya 8 meses- y aún les falta por terminar de grabar 2 o tres temas. Debido a esto, la fecha de lanzamiento del disco, que estaba presupuestada para fines de este año, se ha retrasado más de lo deseado, incluso se ha dicho que el álbum no saldrá antes de febrero del 2002. Pero «ustedes se darán cuenta por qué nos hemos demorado tanto después de escuchar sólo una de las canciones», acota Hansi.

VIENTOS DE GUERRA TRAGICA

Pero la demora y el evidente stress por el que debe estar pasando la banda no son razones para no revelar algunos detalles sobre el nuevo álbum. Aclararon que el disco no va a ser conceptual como Nightfall… -inspirado por el libro de J.R.R. Tolkien El Silmarillion- sino que cada canción va a tener su propia temática. Cabe destacar que una de las letras está basada en la saga Dragonlance, historia escrita por un fanático de la banda, ganadora de un concurso realizado por la página oficial. Se señaló también que el disco va a tener una duración aproximada de 60 minutos, aunque en realidad se han grabado 75 y que una de las canciones tiene una duración de 14 minutos. Esta sería la composición, hasta ahora, más larga de los teutones a lo largo de su ya dilatada trayectoria.

Pero, sin duda, el hecho más importante fue el anuncio del lanzamiento de un single para noviembre, el cual incluirá el tema de 14 minutos llamado And then there was Silence, inspirado en la Guerra de Troya, episodio de la epopeya griega La Iliada; también contendrá Harvest Of Sorrow, canción que no va a ser incluida en el nuevo disco más una tercera que la banda a preferido no dar a conocer. Con respecto a la carátula, la banda todavía discute cual debe ser la indicada: «Tenemos dos ilustraciones en nuestras manos. Ambas son espectaculares, por lo que estamos en un conflicto interno sobre cual va a ser la portada del single».

Los fanáticos han reaccionado de buena manera con el anuncio, pero se sorprendieron ante la decisión de Hansi de escribir acerca la Guerra de Troya -puramente épica, esperable en bandas como Manowar o Virgin Steele- y no sobre Tolkien o relatos más bien fantasiosos. La razón la da él mismo: «Porque el tema, en toda su dimensión, es gigantesca. Hay tanta literatura vinculada a esto que todo el trabajo se hizo muy entretenido (…). Todo el aspecto trágico de La Iliada me atrapó por completo. Creo, además, que es similar a El Silmarillion de Tolkien (…)». Otro punto a considerar, muy inusual dentro de industria musical, es la decisión de lanzar como sencillo del álbum un tema de 14 minutos de duración, supuestamente para propósitos comerciales. Sobre este tema Blind Guardian no se ha referido.

Todo esto ha sido lo que ha pasado con Blind Guardian este año, encerrados dentro de cuatro paredes tratando de crear la mejor música para los fanáticos de todo el mundo, no sin pasar momentos de letargo y frustración. Pero en el ámbito personal Hansi nunca había estado mejor. En agosto nació su primer hijo, al que llamó Jonas. Nuestras felicitaciones a Hansi y a su mujer por parte de PowerMetal.cl y todos sus seguidores de la banda aquí en Chile.