Entradas

MINDWALKER es el actual proyecto de Daniel Román, ex-guitarrista de BATTLERAGE y VALKIRIA. El próximo 10 de Junio se lanzará el álbum «Burning Past» y en el participa en voces el inglés Chris Clancy. Pueden escuchar el single «Street Of Dust» a continuación:

El artwork, obra de Gustavo Sazes, a continuación:

El vocalista de BATTLERAGE FoxLin Torres decidió que el Metal chileno tenía que homenajear al legendario Ronnie James Dio y juntó a una gran cantidad de músicos para grabar un cover de «We Are Stars», canción que originalmente fue parte del proyecto de los años 80s «Hear N’ Aid» con el cual el Metal trató de ayudar a combatir la hambruna en África.

Los participantes son:

  • Rob Díaz (VASTATOR)
  • Paulo Domic (INTELLISCIENCE)
  • Rodrigo ‘Igo’ Arias (PRIAPO)
  • Víctor Escobar (AlTO VOLTAJE)
  • Gabriel Hidalgo
  • Andrés Fuentes (ACERO NACIONAL)
  • Rodrigo Rojas (WAIRA)
  • Alejandro Silva
  • Álvaro Soms (DORSO)
  • Lucas Yaksic
  • Cler Canifrú
  • Felipe Vuletich (BATTLERAGE / WITCHBLADE)
  • Álvaro Paci (ENIGMA)
  • Gustavo Robles (IN COLD BLOOD)
  • Mauro Silva (RESILIENCE)
  • Red Frandany (WITCHBLADE)
  • Chinorock (PRIAPO)
  • Peyote Barrera (VASTATOR)
  • Gonzalo Sanhueza
  • Sexbasstian (VOODOO ZOMBIE)
  • Angeline Bernini (THE FALLACY)
  • Merciless (Iron Spell)
  • Carlos Hernández (CATERINA NIX)
  • Sole Genua (HUMAN DEBRIS)
  • Rodrigo Campos
  • Soco Moraga (BATTLERAGE)
  • Gerk Salas (UNBOWEL)
  • Kelly Baliset (LE ROSE CROIX)

 

«We Are Stars» versión Chile a continuación:

Y pueden escuchar la versión original a continuación:

Hace tiempo que no hablábamos de «Long Live the Steel – A Chilean Tribute to Heavy Metal», tributo realizado por bandas chilenas al Heavy Metal de los 80s, y ya podemos anunciar que, según la producción del trabajo, estará listo antes de que termine el año.

El tracklist completo de «Long Live the Steel – A Chilean Tribute to Heavy Metal»:

01. Free For All (originally performed by Tyrant) – Eternal Thirst
02. Rock You to Hell (originally performed by Grim Reaper) – Vastator (feat. Steve Grimmett)
03. Diamonds of the Black Chest (originally performed by Running Wild) – Thunder Lord
04. Hall of the Mountain King (originally performed by Savatage) – 4Estigma
05. Fight for Rock (originally performed by Warlock) – Iron Spell
06. You are a Liar (originally performed by Raven) – Witchblade
07. Heavy Metal Attack (originally performed by Griffin) – Battlerage (feat. William R. McKay)
08. You Burn In Me (originally performed by Riot) – Steelrage
09. Forgotten Heroes (originally performed by Cloven Hoof) – Resilience
10. Gorgon (originally performed by Angel Witch) – Obéissance
11. Deseando Destruír y Matar (originally performed by V8) – Evil Fire
12. Heavy Metal Warrior (originally performed by Pain) – Aberración
13. Slaves of the Sword ( originally performed by Warbride) – Caterina Nix
14. Fantasma (originally performed by Massakre) – Inquisición
15. Baron Rojo (originally performed by Baron Rojo) – Dewok

Hoy se reveló el arte que acompañará el trabajo, el cual fue diseñado por Marcelo González (integrante de DEWOK) y que lo pueden ver a continuación:

 

Battlerage

«Dreams In Darkness» es el primer adelanto del que será el quinto disco de estudio de los chilenos BATTLERAGE. El video clip del single fue grabado en «Mi Bar» y se puede ver a continuación:

BATTLERAGE vuelve a los escenarios para celebrar el 10º aniversario del álbum «Steel Supremacy», en Mibar, ubicado en Santa Isabel 0350.

El show se realizará el próximo viernes 29 de agosto a las 21:30hrs. y las entradas en preventa se venden con una promoción de 2 x $5.000. El día del evento tendrán un valor de $3.000 cada una.

La preventa se encuentra disponible en Mibar o escribiendo al correo: foxlin_tower@hotmail.com

Hagámonos la siguiente pregunta: ¿cuántos festivales de Rock y Metal hay en nuestro país? Ahora, ¿cuántos de ellos suponen un espacio para bandas locales únicamente? Es así: son realmente pocos los festivales de bandas nacionales que existen actualmente en nuestro país. Poquísimos. Claro, hoy tenemos el Metal Fest, pero convengamos en que allí las estrellas son las bandas internacionales y el papel que juegan los músicos chilenos no es estelar, siempre relegados a escenarios secundarios. Son las bandas invitadas. Por ahí anda la cumbre del Rock Chileno, pero es un festival de otra índole, en el que si llega a aparecer una banda de Metal o Rock Pesado hay que considerarlo una especie de milagro. Las hay, pero son las menos. ¿Festivales de Rock y Metal? No hay. A lo sumo alguna tocata organizada con muchas ganas, pero que no deja el plano del amateurismo.

Por todo lo anterior es que considero que lo vivido el pasado fin de semana en el Teatro La Cúpula del Parque O’Higgins es un hito que debería entenderse en el contexto de una realidad muy adversa para las bandas de la escena local. No le temo a la exageración cuando digo que el Chile Rock Festival fue algo histórico. Algo que, esperemos, marque el inicio de una bonita tradición anual que implique, por qué no, el advenimiento del fortalecimiento de una escena que, hoy por hoy, no es fuerte. Es de esperar que esto signifique el desarrollo de un aprecio por parte de la fanaticada hacia las bandas que hacen un esfuerzo por hacer música en Chile. ¡Ojo! No hablo del clásico chovinismo de que “hay que apoyar lo que es chileno porque es chileno y porque nosotros somos chilenos”. Para nada. Eso siempre me pareció un absurdo mayúsculo. No. Yo hablo de apoyar a las bandas locales porque, en su gran mayoría, son buenas y tienen un mérito enorme.

Ahora, difícil será apoyar a esas buenas bandas si no las conocemos. Y allí es donde iniciativas como Chile Rock Festival se vuelven trascendentales y del todo fundamentales. Creo conocer a muchas bandas chilenas, algunas bastante bien, pero no fueron pocas la agrupaciones que escuché por primera vez en esta primera edición de Chile Rock, bandas buenas que ahora podré comenzar a seguir y disfrutar. Y así debería ser para todos. Bueno, no es que “deba”, pero qué bueno sería, ¿no? Porque así es como crece y se desarrolla un movimiento como el Rockero/Metalero, que no deja de ser un movimiento eminentemente cultural. Por esto es que desde aquí, y a nombre de PowerMetal.cl, quiero felicitar al maestro Víctor Escobar (de Alto Voltaje) por atreverse a hacer esto, así como a la producción del evento, por tan magnífico trabajo.

SÁBADO

Pues bien, si bien es cierto nos parece importante destacar y valorar la variedad de estilos, en esta crónica nos centraremos en las bandas más identificadas con el Power y el Heavy Metal, como es de esperar. Dicho esto, creo que el primer día fue algo más variado que el segundo, con bandas de Punk/Ska, Hardcore, Heavy Metal, Hard Rock y hasta Death Metal. Aquella primera jornada la inauguraron a las 15:50, -con una puntualidad extraordinaria-, los muchachos de Corona de Espinas, cultores de un Heavy Metal bien agresivo, con tintes Hardcore en sus voces bastante interesante. Su propuesta sin duda merece la pena. Sonaron bastante bien por lo demás.

Siguió EQZ, impresionante banda que se echó al bolsillo a los asistentes de inmediato, en buena medida gracias al carisma de su orondo vocalista, que no es otro sino Daniel Tobar, más conocido por haber sido el batero de bandas como 2X, BBs Paranoicos y también Devil Presley. El tipo sale al escenario y lo primero que hace es apelar al público y preguntar: ¿Vinieron a ver a la Kel? ¿Qué hacen ahí sentados? ¿Vieron a ver a la Fran Valenzuela?” Todo acompañado de fuertes chilenismos. Ante esto todos reaccionan, se ponen de pie y van a darle su apoyo cerca de la barricada. Tocaron temas como Sin Pudor, Alma Negra, Depravación y Poder y Sangrientos Rituales. Me sorprendieron por el tremendo despliegue de fuerza y el gran carisma de los integrantes. Hasta un cráneo de vaca sacaron, al cual en algún momento Daniel le cantaba, cual Hamlet en su famoso soliloquio. Y a pesar de no haber mucha gente a esa hora, la gente prendió tanto que hasta unos mosh brutales se vieron, de esos en que los tipos salen volando.

En seguida vino Kingdom of Hate, que desgarró oídos con su integración de Thrash y Heavy Metal, con sonidos algo más modernos. Óptimo el nivel vocal exhibido por Andrés Marchant, aunque al comienzo se le vio algo apagado en su despliegue escénico, sólo sobre el final tiró algo más de carne a la parrilla. Si hasta indumentaria tipo Rey Brujo de Angmar, lider Nazgul (de El Señor de los Anillos) sacó. También altísimo el nivel mostrado por los otros integrantes, sobre todo por los guitarras Nataniel Infante y César Añasco. Aprovecharon también de presentar a su nuevo baterista, nada más y nada menos que Fran Muñoz, el crack conocido por su trabajo en Dorso y Husar. Regalaron temas como My Fears y Hidden Rulers of the World, de su nuevo disco. Buena presentación.

Más tarde Aneurisma trajo su bien trabajada propuesta de Metalcore al escenario. Buena faena la de los muchachos. Hubo un momento en el que se disponían a tocar un tema de su nuevo disco, señalando que era especial porque con él “habían logrado encontrar su sonido”. Lo curioso es que, uno de los guitarristas rompió una de sus cuerdas, y dado que el tiempo apremiaba, tuvieron tocar así. Sonaron increíble, lo que habla del talento de los integrantes. De hecho, y esto es una apreciación personal: sonaron mejor con una guitarra que con dos. También tuvieron tiempo para comunicarse con la audiencia, siendo muy bonito el momento en que se dieron tiempo para saludar a un pequeñito de unos 4 o 5 años que estaba allí, en la cancha, sobre los hombros de su viejo rockeando, justo antes de despacharse la tremenda Renacer. Bien ahí.

Siguieron los cracks de Triburbana, una banda que no tenía en carpeta, pero que me maravilló con su interesantísima propuesta, que combina el Heavy Metal con sonidos autóctonos de Chile, y que por cierto solo pudimos apreciar debido a que se reunieron “porque un grupo de amigos organizó el festival”. Utilizaron muchos instrumentos de origen Mapuche, como son el trompe y la trutruca. A decir verdad: cuando comienza a sonar la trutruca, el público estalla con una ovación tremenda, como reconociendo la intención de rescatar lo auténticamente chileno. Extraordinaria puesta en escena además, con su vocalista Pancho Miranda animando al público con cada cosa hacía, pasos de baile incluidos. La presentación arranca con Miranda recitando algunos versos de La Araucana, de Alonso de Ercilla, tras lo cual se vinieron temas notables, como El Cóndor y el Águila (con uso del theremin incluido), Zona de Catástrofe (con hermoso coreo del extraordinario chilenismo que forma parre de la letra), Naturadentro, Ají Chile y Nación Amerindia (verdadero temazo), entre otras. Excelente respuesta del respetable, que por muchos pasajes hasta coreó sus canciones.

En seguida llegó el momento del segmento Punk/Ska de la jornada, de la mano de bandas como Los Mox! y Machuca. Increíble lo de Los Mox a decir verdad. Sólo entonces me percaté de que buena parte de los asistentes eran fans de esa corriente, por lo que no fue extraño que con ellos se haya vivido uno de los momentos álgidos de todo el festival. Casi la totalidad de la gente coreó canciones como Killing The Chicken, Tengo Caña, Cuando Tomo, Rompiendo la Ley (cover de Judas Priest), un medley de Slayer, y los hímnicas Yo Admiro a Don Ramón y Ataque de Caca, entre muchas otras. Lo propio haría Machuca con Ella, Desde Mi Ventana, Al Patibulo, Los Primeros y El Último y Olvidando. Los más adeptos a los estilos profesados por estas bandas estaban vueltos locos.

Posteriormente llegaría al fin lo que uno estaba esperando: el Heavy Metal clásico. Los primeros en dar cara por nuestro estilo serían Alto Voltaje, comandados por el gran Víctor Escobar, que como señalamos anteriormente, fue el principal ideólogo del evento. La mítica banda se valió de sus más grandes himnos, como Adiós A La Fábrica, Alto Voltaje e Historia, con los cuales hicieron vibrar a los presentes, poniendo centenares de puños en alto. Los respectivos coros de estas canciones resonaron con fuerza en La Cúpula. También hubo espacio para cosas más fiesteras, como Rock y Burdel, momento en el que varios que se encontraban sentados se pararon y se acercaron al escenario, pues aparecieron unas bellas muchachas en paños menores a bailar. No los culpo, hasta yo dejé de tomar notas por un buen rato, ejem. Otras como Rocker y Ruda y Sexy terminaron de armar el fiestón en el recinto. Grandiosa actuación la de estos héroes del Rock Nacional.

Inquisicion no fue menos e hizo lo propio. Con su enrome arsenal de clásicos deslumbró a los pocos que pudieran no haberles conocido, y maravillaron a sus seguidores. Quizás esté demás decirlo, pero los despliegues técnicos de los profesores Domic y Schäfler resultaron alucinantes. Uno los ha visto no sé cuántas veces ya, pero siempre se maravilla con el increíble talento de estos monstruos. Lo de Paulo es simplemente increíble. Su voz es más bien un taladro que pone a prueba la resistencia de los tímpanos. Un poderío increíble. Lograron mezclar de buena forma sus grandes clásicos, como Arde El Volcán, con algo del material más reciente y que será parte de su nuevo disco: The Valley of St. Mark, City Of Pain y The Codex. Mencionar también que estaban aprovechando de celebrar sus veinte años de carrera. ¡Qué bonita manera de hacerlo!

Después llegó todo el Metal más extremo con Sadism, banda veterana (¡desde 1988 ya!) que, debo reconocer, no conocía con tanta profundidad, pero cuya aplastante puesta en escena me obliga a investigarlos más. Realmente devastadores. Un nivel técnico superlativo, comandados por el eximio Gabriel Hildalgo, a quien se suman otros maestros como Juan Pablo Donoso en batería, un monstruo; Pablo Proharam en la otra guitarra, Juan Moore en bajo y el enorme Ricardo Roberts en la voz, líder de la agrupación. ¡Y qué voz! Arrollador de principio a fin. Tocaron bastantes canciones de lo que será su próxima producción, The Ocularis Domi-Nations, que por cierto será su regreso después de once años de silencio (más allá de algunos discos compilatorios). Bien por ellos.

Cerrando la noche estuvo Chocloneta, con una propuesta tan peculiar como su nombre. Se trata de una mezcla muy interesante entre algo así como Thrash Metal, con percusiones y otros instrumentos que recuerdan a bandas muy ajenas a lo que uno acostumbra escuchar, como Chico Trujillo. Pero hay que insistir en el componente Thrash, porque realmente tienen momentos arrolladores y brutales. Como dijimos antes, muy interesantes. Misma cosa con Devil Presley, Heavy Hard Rock del bueno, de ese que prende de inmediato a la audiencia y le hace entregarse a acordes sencillos, sin mayores pretensiones que patear cabezas. Temas como Resisto, Six Pack y Aguardiente fueron los portadores de la misión de cerrar la fiesta del primer día del Chile Rock Festival 2013.

DOMINGO

La segunda jornada, la dominical, arrancó también de forma excepcionalmente puntual. También participaron doce buenas bandas, ante unas 600 personas. Cabe destacar también que esta jornada estuvo un poco más cargada al Metal más melódico, con bandas como Concerto, Six Magics o los propios Husar, así como también al Hard Rock, con grupos como Silverjack, Tumulto o La Máquina. Y hablando de ellos, de La Máquina, fueron los oriundos de Isla de Maipo los encargados de abrir los fuegos de la segunda jornada, a las 13 horas ya estaban subiendo al escenario para regalar sus mejores temas, como la emotiva pero poderosa Réquiem Para Un Rockero, dedicada a un amigo de la banda, Rock del Alma y Vampiresa.

La Más Gorda (LMG) devastó el lugar con su pesadísimo Heavy Metal. Fue, me parece, la banda que mejor sonido logró en la totalidad de los dos días. Sonaron como cañón. El suelo bajo uno no paraba de vibrar (literalmente), pero al mismo tiempo lograron sonar muy claros, con bastante definición. Por otro lado, sus temas me parecieron notables. Van muy en serio, ¿eh? No se dejen engañar por lo pintoresco de su nombre. Simplemente te vuelan la cabeza. Además hay algo especial en ellos: desde el momento mismo en que se paran sobre el escenario te cautivan, pues tienen una impronta y una presencia muy singular. Los ves allí y de algún modo sabes que te patearán el hocico. Nada, tremenda banda que aconsejo seguir con atención. Aconsejo escuchar Cerdo, canción cargadísima de crítica con la cual iniciaron su show.

El Power Metal de corte Neoclásico lo proporcionaron los floridanos de Concerto, que sorprendieron a varios con la excelencia de su nivel, regalando temas como Sueño Realidad, Condenas Del Tiempo y la más reciente La Luz Del Sol. Alucinante el nivel de experticia vocal de Jaime Salva, un verdadero monstruo de la voz. Algo similar ocurría cuando los prodigios Nelson Navarro y Felipe Ahumada, especialmente cuando ejecutaban esos vertiginosos solos simultáneos. Prosiguieron los muchachos de Battlerage, que asolaron la Cúpula con su inconfundible True Metal y con canciones de la magnitud de Heavy Metal Axe, Metal Slaughter, Raw Metal, By Steel I Reign Supreme y por su puesto Battle Rage. Como es de costumbre, el buen Fox-Lin Torres se robó la película con su desplante y la gente los premió con tremenda ovación al finalizar su presentación. Al comienzo poca gente se quedó presenciando su show, pero hacia al final, muchos se congregaron para verles, lo que habla de lo llamativo y atractivo del montaje de Battlerage.

El Hard Rock volvió a hacerse presente al alero de los chicos de Silverjack, quienes por cierto le imprimen un toque Heavy y bluesero muy llamativo. Tuvieron una notable entrega a lo largo de todo su show. Su propuesta es bastante directa, pero al escucharlos con detención uno nota que no es tan simple. Claro, sus temas son de líricas sencillas, que buscan llegar de inmediato al oyente, pero aquí y allá Chinorock se despacha tremendos solos que entusiasman a la gente. Lo mismo logra Jaime “Jaimetal” Dutrey. Superlativo cometido de Cristián Himmer también, tipo muy pulcro en su pegada, pero también poderoso. Algunos de los temas que ejecutaron fueron Carretera De Fuego y Fuego Blanco, con los que se vivieron los momentos más álgidos. Notable además el llamado el vocalista Chinorock para que Víctor Escobar (el creador del evento, recordemos) sea presidente. Ovación instantánea para el mencionado músico y la moción.

Memorable momento comenzaría a gestarse en el momento mismo que los míticos Polimetro suben al escenario. 16:10 y la gente se entrega por completo a lo que la banda liderada por Ricardo Susarte y los hermanos Esquivel pudiese hacer. Era sin duda uno de los momentos más esperados. Creo que quisieron irse a la segura, pues entonaron sus mejores canciones. Habmos de himnos clásicos del Metal Progresivo nacional, como Laberintos, Episodios, Fábulas y Los Hijos Del Temor. También se dieron tiempo para repasar algo de lo que será su nuevo disco, como Despertar. Hubo algunos problemas, como la ubicación del micrófono que debía ocupar el enorme Carlos Esquivel para realizar los coros. Ricardo pide un técnico que pueda solucionar el asunto, pero fue el mismísimo Ives Gullé el que se apersonó sobre el escenario. Aprovecharon de pedirle una botella de agua, la que llegó en seguida. Este detalle es decidor del ambiente de camaradería que había entre las bandas, y también entre las bandas y el público. A lo largo de los dos días fue todo como una fiesta entre amigos. Otra cosa llamativa fue la ausencia de América Soto en el puesto que ahora ocupa el bajista Alonso Poblete, quien dio cátedra con una actuación perfecta. Al igual que el maestro Patricio Esquivel tras los tarros y Mauricio Eyzaguirre en los teclados. Nada que decir, una presentación excepcional de una banda que a estas alturas es toda una leyenda.

En seguida los recontra legendarios Tumulto hicieron de las suyas y armaron la fiesta con su Hard Rock directo y clásico con toques de Blues. Siempre resulta emotivo ver cómo el legado de Poncho Vergara (Que Rockeando Descanse) perdura y se mantiene vivo a través del esfuerzo de su hijo Oliver y sus amigos. En verdad es tremendo lo que ha hecho Tumulto tras su regreso en 2009. Posiblemente se habían ganado al público incluso antes de subir al escenario, pero con clásicos como La Carretera Triste, Fantasías, Somos El Rock, Noche, Rock Solo Quiero Esta Noche y Esta Noche Será, se echaron a todos al bolsillo y cumplieron una labor extraordinaria. Por otro lado, Manuel Ezpinosa la descoció, demostrando que es digno sucesor del gran Poncho. Mención especial para aquél momento en que Oliver sube a su pequeña hija al escenario y la presenta como “la nieta de Poncho Vergara”, la pequeña no entendió nada seguramente, pero algún día sabrá que la ovación no era sólo para ella, sino que también para su abuelito.

Luego el Punk y el Ska también dirían presente en la jornada dominical a través de los míticos Los Peores De Chile, a quienes a pesar de ser “el bicho raro” de la jornada, se les escuchó con mucho respeto y hasta se les aplaudió a rabiar tras algunos de sus clásicos, como Cicciolina y Síndrome Camboya . Los puntarenenses de Hielo Negro regalaron la sencillez y potencia de su Rock y cumplieron un buen cometido, Demonio Parlante y Lobo Estepario fueron algunos de los cortes interpretados.

Alejandro Silva Power Cuarteto también la rompió con su virtuosismo y poderío. New Chaos, Habla Janus, Errock y Neopangea, fueron algunos de los cortes que el crack interpretó junto a su tremenda banda. El excelente sonido fue la tónica de todo el festival, pero aquí los técnicos se lucieron, permitiendo apreciar el detalle de todas sus composiciones. Breve pero maciza presentación del genio nacional. Y el Metal de alta factura siguió su curso cuando Six Magics salió a escena. Comandados por Erick Ávila y la gran Elizabeth Vásquez y estrenando nuevo guitarrista: Vicente Salucci, entonaron temas como Rolled, Another Name, Do You Remember, Behind The Sorrow, Carcass y Falling Angels, entre otros. Al comienzo Erick tuvo algún problema con su guitarra, la cual no sonaba, pero él mismo solucionó rápidamente el entuerto. También hubo espacio para el trabajo solista de Erick, pues Vica fue interpretada con mucho éxito, en términos de ejecución y recepción por parte de la fanaticada. Además vimos a una Eli en muy nivel, y bastante participativa con el respetable. Solidísima intervención del quinteto santiaguino-viñamarino.

La jornada y el festival tendrían su broche de oro con estelarísima presentación de Husar, quienes son, a juico personal, el mayor acto musical del país en la actualidad. Lo he dicho y lo repito: Husar debe ser lo mejor que le ha pasado a la música chilena en los últimos treinta años. Así lo entendieron los fanáticos presentes, quienes no pararon de ovacionarlos entre canciones, ni de cantar a lo largo de ellas. Los muchachos repasaron prácticamente la totalidad del disco que tienen a su haber, además de la reciente Clandestino. Hay que decir eso sí: el sonido no fue el mejor. Partieron con muchos problemas. La caja de la batería de Vincen Zbinden (el joven baterista de 17 años, y que fue sindicado como el doble oficial de Justin Bieber) prácticamente no sé oyó durante Condena. Ambas guitarras también sonaron sin mucha potencia. Quizás esto último se hizo intencionalmente, para dar oportunidad a que el importante trabajo de Pascal Coulon en teclados se oyera mejor, pero el resultado no fue el óptimo en el comienzo. Luego mejoró bastante eso sí, afortunadamente. La segunda canción sería Ejército Libertador, donde al menos los problemas en la percusión ya no eran tan evidentes. Al iniciar el corte aparecen desde detrás del escenario los personajes de Manuel Rodríguez (Ives Gullé) y Bernardo O’Higgins (Ricardo Susarte, de Polimetro) sosteniendo una hermosa bandera chilena decorada con referencias a Husar y al Ejército Libertador, como son conocidos sus fieles fanáticos. Gran interacción y teatralidad de parte de los cantantes, con ese cruce de miradas pendenciero Rodríguez y O’Higgins del final como epítome. En Humillación aparece Cristián Farías en su papel de Mariano Osorio. Qué extraordinaria voz la de este muchacho, tremendo en verdad. Sería acompañado por América Soto (Casimiro Marcó del Pont) y Jaime Salva (vocalista de Concerto, como José Miguel Neira). ¡Inolvidable la forma en que se coreó el estribillo! En seguida vino Opresión, en donde se levantaron centenares de puños en el momento en que Ives grita “¡Levanten sus armas!”. Luego salen Gullé y Salva y entran Farías y Soto, luego salen ello e ingresan a la cancha Susarte y Escobar, y así el desfile de personajes no censaba, todo con mucho dinamismo y prontitud, como exige un show de este nivel.

Termina ese pasaje y la gente no tarde en vociferar “¡Husar! ¡Husar! ¡Husar!” Allí llegó Clandestino, tremenda canción cuyo final fue engarzado al legendario coro de We Rock, del Maestro Santo Patrono de los Rockeros Ronnie James Dios. Tras aquello vino Héroe, con un Ives descollante y un Felipe del Valle (José Miguel Carrera) soberbio. En seguida el crack del bajo, Ery López, presenta Guerra, con su potente voz. Allí se suma el enorme Fox-Lin Torres para interpretar a Wekufe, imprimiendo una cuota extra de dramatismo e histrionismo. Prosiguieron con los temones Libertad y Lamentos, donde Jaime Contreras (como Bernardo Monteagudo) y Rodrigo Varela (como Manuel José Benavente, y a quien por cierto hay que rendirle un plauso, pues actuó a pesar de estar muy enfermo) tendrían ocasión de sumarse y mostrar sus cualidades vocales. Unión fue la canción que llevo al encore de la noche.

El capítulo final sería la monumental Héroe, que como siempre contó con la participación de Cristián Banda, dueño de los acordes en guitarras acústica y responsable de ese encanto que tiene la canción en su inicio. Fue memorable. Cristián solo sobre el escenario, en la total oscuridad, hasta que una tenue luz púrpura comienza a cubrirlo, para que de ese modo comience a pulsar las cuerdas de su guitarra. La Muerte fue la encargada de cerrar el telón de aquél domingo. La canción, y su interpretación en vivo están plagadas de momentos notables, tantos que no cabrían todos aquí, pero debo mencionar el grito de “¡aquí mando yo carajo!” que marca el desenlace de todo y genera un silencio de ultratumba por unos segundos, hasta que la gente se repone del golpe y reacciona, es tan potente que un escalofrío llega a recorrerte la espina. Sublime.

A pesar de algunos ripios de índole técnica, fue una soberbia actuación de parte de todos los músicos y los cantantes. Lo dejaron todo y la gente les premió con la correspondiente algarabía final y un aplauso cerrado. Y fue así como el telón final cayó a eso de las 22:30, tras muchas, muuuchas horas de buen Rock y Metal.

Dos días. Veinticuatro bandas. Más de 18 horas de música y quién sabe cuántas canciones dieron vida a esta primera edición del Chile Rock Festival. Excelente sonido, organización impecable y bandas de altísimo nivel es la indeleble marca que deja esta notable iniciativa en su primer capítulo, y que se espera sea replicada el año entrante, según lo manifestado por varias de las bandas concurrentes. Es cierto que la asistencia no fue tan masiva como uno hubiese querido, pero estuvo más que bien para ser el primer intento. Ojalá los organizadores persistan en estos intentos y sigan adelante con la iniciativa. Y claro, ojalá el próximo año tengamos una Cúpula llenísima, ¡porque de verdad vale la pena ir!

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Postales del Chile Rock Festival 2013 en el Teatro La Cúpula, donde se presentaron CORONA DE ESPINAS,  EQZ, KINGDOM OF HATE, ANEURISMA, TRIBURBANA, LOS MOX, MACHUCA, ALTO VOLTAJE, INQUISICION, SADISM, CHOCLONETA y DEVIL PRESLEY, el día sábado.

En tanto, el domingo contó con la participación de LA MÁQUINA, LMG, CONCERTO, BATTLERAGE, SILVERJACK, POLIMETRO, TUMULTO, LOS PEORES DE CHILE, HIELO NEGRO, ALEJANDRO SILVA, SIX MAGICS y HUSAR.

Fotos: Roberto Llanos (sábado) | Guillermo Salazar (domingo)

 

Este domingo 8 de diciembre se realizó la segunda y última jornada del CHILE ROCK FESTIVAL, en el Teatro La Cúpula. Doce bandas se presentaron ante cerca de 600 fanáticos que pudieron presenciar shows del más alto nivel.

La jornada la abrieron a las 13 horas los oriundos de Isla de Maipo, LA MÁQUINA, quienes regalaron su Hard Rock e hicieron vibrar a los que llegaron más temprano. La Más Gorda (LGM) devastó el lugar con su pesadísimo Heavy Metal. El Power Neoclásico llegó de la mano de CONCERTO, que sorprendieron con la excelencia de su nivel, regalando temas como Sueño Realidad, Condenas Del Tiempo y la más reciente La Luz Del Sol. Prosiguieron los muchachos de BATTLERAGE, que asolaron la Cúpula con ya clásico su True Metal y canciones de la magnitud de Heavy Metal Axe, Metal Slaughter, Raw Metal, By Steel I Reign Supreme y por su puesto Battle Rage. FoxLin Torres se robó la película con su desplante y la gente los premió con tremenda ovación al finalizar su presentación.

El Hard Rock volvió a hacerse presente al alero de los chicos de SILVERJACK, quienes tuvieron una notable entrega. Más tarde uno de los momentos más esperados tuvo lugar cuando POLIMETRO salió a escena a regalar sus clásicos: Laberintos, Episodios, Fábulas, y Los Hijos Del Temor. También se dieron de repasar algo de lo que será su nuevo disco, como Despertar. En seguida TUMULTO hizo de las suyas y armó la fiesta con su Hard Rock directo. Luego el Punk y el Ska también dirían presente en la jornada dominical a través de los míticos Los Peores De Chile, a quienes a pesar de ser “el bicho raro” de la jornada, se les escuchó con mucho respeto y hasta se les ovacionó algunos de sus clásicos. Los puntarenenses de HIELO NEGRO regalaron la sencillez y potencia de su Rock y cumplieron un gran cometido.

ALEJANDRO SILVA POWER CUARTETO la rompió con su virtuosismo y poderío. New Chaos, Habla Janus, Errock y Neopangea, fueron algunos de los cortes que el crack interpretó junto a su banda. El Metal de alta factura siguió su curso cuando SIX MAGICS azotó el escenario. Comandados por Erick Ávila y la gran Elizabeth Vásquez, y estrenando nuevo guitarrista: Vicente Salucci, entonaron temas como Rolled, Another Name, Do You Remember,Behind The Sorrow, Carcass y Falling Angels, entre otros. La jornada y el festival tendrían su broche de oro con la sólida presentación de HUSAR, quienes repasaron prácticamente la totalidad del disco que tienen a su haber, además de la reciente Clandestino. Los asistentes pudieron disfrutar de un show magnífico, con interpretaciones vocales extraordinarias y una entrega tremenda por parte de los músicos. El telón final cayó a eso de las 22:30.

Veinticuatro bandas dieron vida a esta primera edición del CHILE ROCK FESTIVAL, donde un promedio de 500 personas en cada jornada las apoyaron y alentaron. Excelente sonido, organización impecable y bandas de altísimo nivel es la indeleble marca que deja esta notable iniciativa en su primer capítulo, y que se espera sea replicada el año entrante, según lo manifestado por varias de las bandas concurrentes.

Las bandas que se presentaron en la segunda jornada fueron: LA MÁQUINA, LMG, CONCERTO, BATTLERAGE, SILVERJACK, POLIMETRO, TUMULTO, LOS PEORES DE CHILE, HIELO NEGRO, ALEJANDRO SILVA, SIX MAGICS y HUSAR.

Pronto en PowerMetal.cl el Live Review y Galería de Fotos de lo ocurrido el sábado y domingo en el Teatro La Cúpula.

 

Ayer sábado 7 de diciembre comenzó a desarrollarse la primera versión del CHILE ROCK FESTIVAL, en el Teatro la Cúpula del Parque O’Higgins. La jornada sabatina, la primera de dos, que concluirán con la de hoy domingo, contó con la presencia de doce bandas nacionales de los más variados estilos.

Alrededor de unas 400 personas vivieron más de ocho horas de intenso Rock y Metal, que arrancaron puntualmente a las 14:50 con CORONA DE ESPINAS y terminaron cerca de la media noche, con todo el poder de DEVIL PRESLEY.

El festival pretende ser un especio que reúna a bandas de las más diversas corrientes del Rock y el Metal nacional. Fue así como pudimos ver propuestas realmente distintas entre sí, como la de TRIBURBANA, quienes mezclan el Rock pesado con motivos folklóricos propios de Chile; y otras totalmente extremas, representadas por agrupaciones como SADISM, un devastador Death Metal de corte técnico y clásico. También el Punk Rock tuvo su espacio, gracias a bandas como MACHUCA y LOS MOX, quienes hicieron disfrutar a todos con su hueveo core.

Por el Heavy Metal sacaron la cara bandas insignes de la talla de ALTO VOLTAJE e INQUISICION. Los primeros se valieron de sus más grandes himnos, como Adiós A La Fábrica, Alto Voltaje e Historia, con los cuales hicieron vibrar a los presentes. Inquisición hizo lo propio, con temas clásicos de la talla de Arde El Volcán y otros de lo que será su nuevo disco: The Valley of St. Mark, City Of Pain y The Codex, al tiempo que aprovechaban de celebrar sus veinte años de carrera.

Cabe destacar que, pese a tratarse de bandas muy disímiles y, en consecuencia, un público muy variado, todo el festival se llevó a cabo en un ambiente de total respeto. Cada banda fue escuchada con atención y entusiasmo, viviéndose momentos más que intensos.

La totalidad de las bandas que se presentaron fue: CORONA DE ESPINAS,  EQZ, KINGDOM OF HATE, ANEURISMA, TRIBURBANA, LOS MOX, MACHUCA, ALTO VOLTAJE, INQUISICION, SADISM, CHOCLONETA y DEVIL PRESLEY.

Aún quedan entradas para la jornada final que se desarrollará hoy domingo, las que puedes comprar en la misma puerta del Teatro La Cúpula con un valor de $9.000.

Los horarios para hoy son:

INGRESO PÚBLICO – 12:00
LA MAQUINA – 13:00
LMG – 13:35
CONCERTO – 14:10
BATTLERAGE – 14:50
SILVERJACK – 15:30
POLIMETRO – 16:10
TUMULTO – 16:55
LOS PEORES DE CHILE – 17:45
HIELO NEGRO – 18:35
ALEJANDRO SILVA – 19:25
SIX MAGICS – 20:15
HUSAR – 21:10

Sólo unos días más. El sábado 7 y domingo 08 se llevará a cabo la primera versión del CHILE ROCK FESTIVAL evento organizado por varias bandas de la escena rockera y metalera nacional, que decidieron unirse para cumplir un sueño: Realizar un espectáculo de producción independiente y de calidad, dedicado a todos los seguidores que concierto a concierto llenan los recintos donde estas bandas se presentan, compran sus discos y también, para todos quienes se interesen en ser espectadores de lo mejor que ofrece el circuito nacional concentrado en sólo 2 días.

Estos son los horarios para ambas jornadas en el Teatro La Cúpula:

Sábado 7:

INGRESO PÚBLICO – 13:30
CORONA DE ESPINAS – 14:50
EQZ – 15:20
KINGDOM OF HATE – 15:55
ANEURISMA – 16:35
TRIBURBANA – 17:20
LOS MOX – 18:05
MACHUCA – 19:00
ALTO VOLTAJE – 19:55
INQUISICION – 20:40
SADISM – 21:30
CHOCLONETA – 22:20
DEVIL PRESLEY – 23:10

Domingo 8:

INGRESO PÚBLICO – 12:00
LA MAQUINA – 13:00
LMG – 13:35
CONCERTO – 14:10
BATTLERAGE – 14:50
SILVERJACK – 15:30
POLIMETRO – 16:10
TUMULTO – 16:55
LOS PEORES DE CHILE – 17:45
HIELO NEGRO – 18:35
ALEJANDRO SILVA – 19:25
SIX MAGICS – 20:15
HUSAR – 21:10

El precio preventa ($7.000 por joranada) dura sólo hasta este viernes 5 de diciembre y se pueden adquirir por sistema Feriaticket y sin cargo por servicio en Mucky Rock (Eurocentro, locales 0211-0212, Santiago Centro), Central Music (San Diego 171 Local 07, Santiago Centro), Estudios Transmission (Rancagua #574, Providencia), La Taberna Bar (Dieciocho #37, Santiago Centro) y Maibrooklyn Tatoo (Avenida Pajaritos #1450, Maipú)

Además, el evento contará con stands de tatuajes, venta de merchandising de las bandas y otros.

El CHILE ROCK FESTIVAL dio a concoer el cartel definitivo para los días 7 y 8 de diciembre en el Teatro La Cúpula.

El concierto, autogestionado por bandas chilenas, reunirá a grandes exponentes del Metal, Rock y Punk nacional que tendrá a las siguientes bandas por día:

SÁBADO 7

  • DEVIL PRESLEY
  • LOS MOX!
  • SADISM
  • ALTO VOLTAJE
  • ANEURISMA
  • MACHUCA
  • INQUISICION
  • CHOCLONETA
  • TRIBURBANA
  • CORONA DE ESPINAS
  • KINGDOM OF HATE
  • EQZ

DOMINGO 8

  • SIX MAGICS
  • HUSAR
  • ALEJANDRO SILVA POWER CUARTETO
  • HIELO NEGRO
  • LOS PEORES DE CHILE
  • TUMULTO
  • POLIMETRO
  • BATTLERAGE
  • CONCERTO
  • LA MÁQUINA
  • LA + GORDA
  • SILVERJACK

Las entradas están a la venta por sistema Feriaticket.cl y tiendas Feriamix con un valor de $7.000 (por jornada) más cargo por servicio.

Sin recargo se pueden encontrar en MuckyRock (Eurocentro, locales 0211-0212), Maibrooklyn Tatoo (Avenida Pajaritos #1450, Maipú), Transmission Estudios (Rancagua # 574, Providencia), La Taberna Bar (Dieciocho 37, Stgo Centro), Bar Oxido (Purisima #282, Barrio Bellavista) y Estudios Belive (Vicuña Mackenna #10588, La Florida).

Pronto se darán a conocer los horarios de cada agrupación.

 

Más Heavy Metal se sigue sumando al CHILE ROCK FESTIVAL, concierto autogestionado por bandas chilenas que se realizará los días 7 y 8 de diciembre en el Teatro La Cúpula. Luego del anuncio que confirmó la presencia de HUSAR, ahora son POLIMETRO, BATTLERAGE y CONCERTO los nuevos convocados a la cita.

El festival reunirá a 24 grandes exponentes del Metal, Rock y Punk nacional y las bandas anunciadas hasta ahora son:

  • HUSAR
  • SIX MAGICS
  • POLIMETRO
  • INQUISICION
  • CONCERTO
  • ALTO VOLTAJE
  • BATTLERAGE
  • SADISM
  • TUMULTO
  • HIELO NEGRO
  • LOS PEORES DE CHILE
  • SILVERJACK
  • DEVIL PRESLEY
  • ANEURISMA
  • 2X
  • MACHUCA

Los abonos (acceso a ambos días) tienen un precio de $11.200 y se encuentran disponibles por sistema Feriaticket.cl, tiendas Feria Mix, Bar Oxido (Barrio Bellavista), Transmission (Providencia), Estudio Believe (La Florida), Maibrooklyn (Maipú) y Mucky Rock (Eurocentro).

 

SÓLIDO SHOW DE BATTLERAGE

Con un cartel cargado a los más extremo de la escena metalera nacional e internacional, los nacionales Battlerage eran los encargados de inaugurar su tan característico True Heavy Metal. A eso de las 17:25 horas del día sábado, Fox-Lin y compañía se tomaban por asalto el escenario nacional, para dar incio a su show con Heavy Metal Axe lo que de inmediato encendió los ánimos del público presente y de aquellos que se encontraban en las afueras del Movistar Arena recorriendo los diversos stands dispuestos a su alrededor.

La presentación siguió con Metal Slaughter y Raw Metal y los mosh no se hicieron esperar; cabe destacar la gran convocatoria que generó Battlerage, prácticamente llenando el sector habilitado para el escenario nacional. Show aparte el del histriónico Fox-Lin, imponiendo su cuota de teatralidad lo que lo ha llevado entre otras a ser parte de la Metal Ópera Nacional Húsar y sin temor a equivocarme, uno de los mejores frontman de la escena local, y quien además bromeó con el show de Accept de La Previa, diciendo que era lo mejor del Festival y que estaba muy prendido por eso, lo que quedó en su presentación.

El show fue cerrado con la poderosa By Steel I Reign Supreme y la solemne Battlerage, redondeando los 30 minutos de una impecable presentación, con gran sonido, buena cantidad de asistentes y una rápida pero sólida revisión a su discografía.

Setlist Battlerage

1. Heavy Metal Axe
2. Metal Slaughter
3. Raw Metal
4. By Steel I Reign Supreme
5. Battlerage

LA HISTORIA SE HIZO PRESENTE

Los encargados de seguir con el sonido más puro del Heavy Metal fueron Inquisición, quienes pasadas las 18:30 subieron a escena para descargar lo más destacado de su discografía. La tarea no fue fácil, debido a que a ésa hora Sodom descargaba clásico tras clásico  dentro del Movistar Arena; sin embargo, la banda hizo gala de todos sus años de trayectoria, los que los han llevado a compartir escenario con diversas bandas de talla mundial y lo que provocó que el público prendiera y coreara sus temas.

Fueron 7 los cortes elegidos, dentro de los cuales incluyeron 4 temas de lo que será su próximo disco titulado Whisper From Beyond, el cual está inspirado en el manuscrito Codex Gigas: Call of the Gipsy, The Codex, Living Sin y The Valley of St. Mark, además de las ya conocidas Innocent Sinner, Up the Metal Hammer! y Arde el Volcán.

Setlist Inquisición:

1. Innocent Sinner
2. Call of the Gipsy
3. The Codex
4. Up the Metal Hammer!
5. Living Sin
6. The Valley of St. Mark
7. Arde el Volcán

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DE INQUISICION Y BATTLERAGE

Ambas agrupaciones se presentaron en el Escenario Nacional del festival con una gran respuesta del público. Battlerage repasó su discografía e Inquisición hizo lo suyo, además de presentar canciones de su próximo álbum.

Fotos: Roberto Llanos

 

El estandarte del True Metal en Chile estará tocando el sábado 14 a las 17:30hrs. en el escenario de bandas nacionales en The Metal Fest.

Fox-Lin Torres repasa lo que ha sido la carrera de Battlerage, sus cambios de formación, su participación con Husar y sobre todo: El Metal.

Battlerage es una banda que viene actuando con cierta regularidad, ya sea en tocatas o teloneando a bandas internacionales. En ese contexto, The Metal Fest es quizás unos de los más importantes escenarios que puedan pisar, ¿qué significará este show para Battlerage?

¡Hola! Significa solamente hacer un buen show y disfrutar de él tocando lo que más nos gusta. No nos hacemos muchas expectativas antes. Después se vienen las consecuencias de lo que entregaste y cómo fue el proceso de toda la organización y todo lo que compete tocar en un festival de Metal. La verdad estamos bien tranquilos.

Hace tiempo estuvimos reseñando «True Metal Victory» en nuestra página y el comentario fue bastante favorable, ¿cómo sientes tú que le ha ido al disco?

El disco habla por si solo… aunque la gente no tiene idea lo difícil que a veces es logar mantener la armonía de trabajo y de compañerismo. ¡¡¡Si se nos fueron los dos guitarristas después de este disco!!! Pero bueno, acá estamos aun con Battlerage y hay para rato. El disco en Chile esta prácticamente agotado y en Europa ha tenido una acogida muy favorable. No nos quejamos.

Al igual que la mayoría de las bandas nacionales, Battlerage ha visto partir a varios de sus integrantes, sin embargo, pareciera que ahora tienen una formación más estable, ¿lo sientes así? ¿A qué se debe? Por otro lado, ¿sientes que su rendimiento o funcionamiento como banda depende esto?

Battlerage está preparado para esto y mucho más. No son 10 años en vano. Simplemente cada individuo ve el Rock de distinta manera y los que se han ido claramente no lo ven como yo. Pero hasta el día de hoy hay muy buenas relaciones con varios ex Battlerage. Yo creo que seguiremos tocando de aquí al 2040 más menos. Espero que las fans se mantengan bien tambien (risas).

La propuesta de Battlerage es muy directa. De algún modo, cuando uno le da play a un disco de Battlerage sabe qué va encontrar. ¿Cómo proyectas el sonido del grupo, entre mantener un sello o innovar en otros ámbitos sonoros?

No somos una banda que se apegue mucho a los cambios sonoros. Sí nos gusta encontrar un buen sonido y estudio de grabación y creo que Transmission es el lugar indicado para hoy y el nuevo disco que haremos este año. Ahora creo que la etapa de composición y entregar buena música para nosotros principalmente es lo que más nos interesa.

Si hablamos de True Metal, hay un par de bandas que es imposible no recordar, como Manowar o Virgin Steele. ¿Qué tan importante ha sido el trabajo de otras bandas a la hora de influir en el sonido e ideas de Battlerage?

Al principio creo que todas las bandas tienen más marcado eso de las influencias. Creo que es natural, pero después cada uno va adquiriendo el sonido y la manera de crear la magia de ser una banda única o muy distinta a las que son más comunes y corrientes o las que se quedan muy pegadas. Creo que Battlerage, más que una banda, ahora en estos tiempos tiene influencia del Metal en general. Pero el Heavy Metal por sobre todo y siempre.

Imagino que a lo largo de los años has podido notar que, como todo estilo dentro del Metal, el True Metal tiene gran cantidad de adeptos y también algunos detractores, ¡por los motivos que sean! ¿Qué les puedes decir tú a estos últimos?

Nada… ¿qué les voy a decir? Cada uno escucha lo que quiere ¿o no?

Relacionado con lo anterior, ¿qué reflexión haces respecto de la importancia del contenido lírico de Battlerage en el momento actual de la música?

La lírica es parte de lo que sentiste hace muchos años, lo que sientes y lo que puedes imaginar en el futuro. Es atemporal. La música acompaña muchas veces, después de una buena letra y va naciendo y transformándose según la historia a contar. A todo esto, ¿cuál es el momento actual de la música?

En una entrevista anterior, Francisco dijo que no le gustaba hablar de la “escena metalera”, que “Battlerage no responde ni pertenece a ninguna escena”. Esa es su opinión, evidentemente. ¿Cuál es la tuya?

La misma. Simplemente tenemos una buena relación con las demás bandas, pero no siento que pertenezcamos a un movimiento, moda o a un «club» del Metal.

Ahora bien, más allá de que Battlerage pueda sentirse parte o no de una escena, ¿qué opinión te merece la escena Heavy Metal local?

La verdad un poco pobre. Hay pocas y muchas que no duran o cambian de estilo. La verdad, mis respetos son para las bandas que trabajan en discos y shows en vivo. Independiente si son de Heavy o no.

Discográficamente hablando, ¿en qué se encuentra Battlerage en este momento?

Empezando lo que será nuestro 5 disco de estudio y creando, ¡creando!, ¡¡¡creando!!! Será en una onda oscura y con algunas historias bastante interesantes. Creo que les va a gustar.

El estar con Metal On Metal ¿cómo crees que ha favorecido en el proceso de internacionalización de Battlerage?

Desde que sacamos el primer demo allá por el 2003 que estamos en países como Japón, Alemania, etc. Así que de alguna manera no es tan nuevo esto. Además con todo esto de Internet ha ayudado mucho a todos, desde bandas de barrio a bandas famosas y consagradas. Esperemos que el 2014 nos demos una vueltita por Italia. ¿Cómo se dice «donde hay cerveza» en italiano?

Llevándote un poco más al ámbito personal, pudiste participar en algunos shows de Husar. ¿Puedes contarnos cómo viviste esa experiencia? Y por otro lado, ¿qué importancia le atribuyes al proyecto que intenta llevar a cabo Ives?

Una de las mejores experiencias como cantante y artista. La gente ha valorado mucho esta obra y le han tomado un cariño y un respeto enorme, que tanto Ives como toda la producción del disco se merecen. Por otro lado mi personaje a la gente le encanta… ¡¡¡y eso que soy el mas malo de la obra!!! (risas). Creo que Ives tiene que seguir trabajando en futuros discos y quizás no siempre conceptuales. Pero espero siempre participar si necesita de personajes malignos como yo (risas). ¿Será mi voz señor? Esto de fumar y beber alcohol…

Y hablando de lo inmediato, ¿cómo proyectas lo que será la presentación de Battlerage en The Metal Fest?

No sé… aún no toco.

Gracias por tu tiempo Fox-Lin, si quieres dejar algún mensaje para los fanáticos de Battlerage y el True Metal que están leyendo PowerMetal.cl, adelante.

Muchas gracias por la entrevista y recuerden: Para ser un cantante de primera… ¡¡¡Acelera!!!

ANDY ZEPEDA

Las entradas para The Metal Fest están a la venta a través del Sistema Ticketek, cl, Call center 690 2000, puntos habilitados en Falabella y Cines Hoyts, Café La Clave (Av. Providencia #1652, Galería El Patio) y sin recargo en tiendas The Knife (en efectivo)

Precios:

Primera Preventa: 1.000 abonos válidos para ambos días: $40.000. AGOTADA
Segunda Preventa Limitada: Abonos válidos para ambos días: $50.000.
Valor entrada diaria: $33.000 * Cualquier sector a elección según disponibilidad (Cancha, platea alta, platea baja)

Todos a estas alturas sabemos que el Heavy Metal admite muchas formas de expresión. Existen distintas vertientes, algunas más extremas, otras más melódicas, unas más virtuosas y otras más “sencillas”. Puntualizo en esto porque me resulta particularmente llamativa y agradable la propuesta y las influencias que recoge y expresa Battlerage.

Para los que no los conocen (¡espero que este párrafo no sea necesario para nadie!), Battlerage es una banda chilena nacida ya hace casi diez años bajo el alero de ese enorme batero que es Francisco “Pancho” Vera, y cuya “imagen corporativa” no es ni puede ser otra que el gran Fox-Lin Torres, vocalista y frontman de este cuarteto compuesto además por Daniel Román en guitarras y Felipe Vuletich en el bajo. Conozco del trabajo de la banda hace ya bastantes años (de hecho en su oportunidad revisamos el demo Metal Slaughter del 2003 y su propuesta no es nada más ni nada menos que el True Metal, en altas concentraciones. Pero aun sin conocer el material anterior de este actualmente cuarteto, del solo nombre de este trabajo, True Metal Victory, el tercer largaduración de los santiaguinos (tras Steel Supremacy del 2004 y Blood, Fire, Steel del 2009), puede colegirse cuál el estilo que no sólo realiza sino que derechamente profesa Battlerage. O sea, vean lo que es esa carátula.

Y les decía que en lo personal me gusta mucho este tipo de Metal. Puede haber muchas definiciones y palabras asociadas, como “true”, “directo”, “a la vena”, “con bolas”, etc., pero la definición que me convence es que es una banda con pretensiones, pero sin ser pretenciosa. La definición suena un poco inconsecuente y casi como un razonamiento falaz, pero a lo que voy es que la definición del sonido de Battlerage es ser directo, dejar un poco de lado el lucimiento personal “virtuoso” (sin ser ni por si acaso malos músicos ni mucho menos), pero no por ello dejan ser una banda carente de objetivos. De hecho, me llama la atención para bien la persistencia en su propuesta, y de hecho, casi como anécdota, Battlerage es una banda que ha tenido cierta mala suerte porque les tocó en más de una ocasión estar asignados como acto de inicio de una banda internacional, y por X motivos dichos shows se han caído. Pero qué, ¿ustedes creen que Battlerage se va a desmoralizar por eso? Mis polainas.

De esta forma, debo decir que esperaba bastante el lanzamiento de este trabajo porque a estos muchachos les tengo fe. Y es así que lo nuevo de Battlerage se inicia con la enorme intro Battlepath, un bocadillo instrumental de algo menos de dos minutos de duración que no sólo cumple con la función de una intro estándar, sino que cumple perfectamente con el ADN de esta banda, con un sonido a dos guitarras derechamente hímnico y un ritmo de campo de batalla que nada tiene que envidiar a grandes intros de importantes discos de la historia del Metal. En serio. Y da paso a la enorme Return Of The Axeman… “¡¡el retorno del hachero!!”… podría ser el himno de tantos defensas centrales que vuelven a Chile tras ganar sus dólares en el exterior. Pero más allá de haber cumplido con la inevitable y reglamentaria alusión futbolística que debe hacerse en cualquier review de Heavy Metal (?), es un verdadero temazo, una metralla llena de intensidad. De verdad resulta particularmente difícil reprimir las ganas de agarrar un hacha, salir a la calle y golpear a los despreocupados transeúntes infundada e injustificadamente –en todo caso, es mejor que no lo hagan porque me parece que sería delito–. OK, no vamos a encontrar a un vocalista con un rango vocal muy extenso, ni solos muy extensos (cosas y recursos que también me parecen extraordinariamente legítimos), sino que a un cantante de voz raspada que es capaz de trasuntar pasión y actitud a su forma de cantar. Eso, unido a un ritmo imparable, a un coro bestial (“return of the axeman / he’s coming to take you, he’s coming to kill / return of the axeman / an omen of terror and hate to fulfill“) y al enorme trabajo de Daniel y Felipe en el ámbito más melódico (los matices de la guitarra, de sucia a limpia, me parecen excelentes, una notable contribución de Gabriel “Pickblade” Hidalgo), hacen de este tema un indispensable compendio de consistencia, garra y verdad. Tremendo inicio.

La intensidad de la apuesta de Battlerage continúa con Blood On Iron, un corte que me parece muy influenciado por Grave Digger, particularmente de principios de la década pasada. Bueno, no es descubrir la pólvora decir que el estilo vocal de Fox-Lin es bastante similar al de Chris “Uncle Reaper” Boltendahl, y que la injerencia del enterrador germano es muy grande en Battlerage, de hecho no sólo se ve en este tema sino que a lo largo de la carrera de los nacionales. Pero ojo que si bien me parece una influencia notoria, de ninguna manera me parece una copia, ni siquiera derechamente un tributo, sino que una potente inspiración. Aquí vemos a Fox-Lin por momentos experimentando con otro tipo de vocalización, más limpia y melódica, pero sólo al momento del coro, pues en el resto del tema mantiene esa vocalización raspada y muy “de la guata”. Algo menos brillante que el anterior corte, igualmente uno sueña con ver temas como este en grandes escenarios.

Lo siguiente, Raw Metal (o sea, ¡dénse cuenta del nombre de este tema!), mantiene la tónica, esta vez más midtempo que en los anteriores cortes, y nuevamente juega con el recurso de poner a Fox-Lin cantando por momentos más melódicamente. Obviamente me parece que esa forma de cantar de Fox-Lin no es la que lo hace sentir más cómodo, pero sí me parece que lo hace de correcta forma. Me parece muy “de banda” el poner a todos los músicos haciendo los backing vocals. Sí creo que la parte acústica hacia el final, si bien le da un matiz diferente a lo que veníamos escuchando, está un poquito de más y se hace un poco más largo de lo necesario.

Con un sonido de tormenta, un discurso en italiano y campanas se da inicio a lo siguiente que es Black Sunday (La Maschera del Demonio), track muy probablemente inspirado por una película de terror italiana de 1960 llamada precisamente así, y que trata de dos viajeros que encuentran los cadáveres con máscaras de una pareja de amantes brujos ejecutados siglos antes por la Inquisición Rusa, y que una vez que estos viajeros quitan estas máscaras de los rostros de los brujos, éstos vuelven a la vida y cometen fechorías que sólo una pareja de brujos podría cometer. Es una película de culto y es homenajeada por Battlerage de muy buena manera, contando nuevamente con la contribución de Gabriel Hidalgo en los solos. Rítmicamente tiene momentos que me recuerdan a Metal Gods de Priest, y el cambio de ritmo tras la segunda inserción de italiano hablado, unido al solo, me parecen fenomenales. Sí debo decir que no me convence demasiado la pronunciación del inglés de Fox-Lin en el coro pero tampoco me parece algo tan grave, me inquieta un poco. De todas formas creo que es un momento muy bien logrado y trabajado y que da un matiz diferente a la onda más “true” que caracteriza a la propuesta de este cuarteto.

Sin solución de continuidad encontramos a una especie de trilogía, que inicia con The Serpent Slumbers (Book Of Thoth Part I), que sin dudas hace referencia al Libro de Thot, el libro sagrado de los antiguos egipcios, compuesto por jeroglíficos y símbolos, ¡cuánta mística! Y bueno, Battlerage tributa esta tremenda influencia en la historia de la humanidad de buena forma, con un corte algo más denso que lo que veníamos escuchando, quizás incluso más pesado. Me gusta bastante el solo a dos guitarras armónicas, sencillas y contundentes. Y luego se da paso a Stygia (Book Of Thoth Part II), que básicamente es un intenso solo de guitarra muy sencillo pero a la vez muy conectado con el espíritu del tema anterior, finalmente acompañado por el bajo y batería, que le dan un inquietante aura egipcia/densa… ¡y sin parar! Esa es la premisa. Porque para terminar encontramos a My Will Be Done (Book Of Thoth Part III). No me parece un gran, gran final para esta trilogía, pero sí a Fox-Lin le compro completamente su personificación… suena increíble cuando brama “my will be done!” casi a capella.

Y para terminar con este trabajo Battlerage nos regala uno de los mejores momentos de este disco, Warlock’s Epitaph, personalmente uno de mis temas favoritos. Con un ritmo galopante, encontramos mucho de que acostumbra a entregarnos esta banda, voces raspadas, puños en alto, pero realmente es sensacional el momento del solo de guitarra, probablemente el mejor logrado de toda esta placa. Buen final.

Es cierto. Para algunos la propuesta y las ideas-fuerza de Battlerage podrán ser algo monotemáticas, con lo cual no estoy de acuerdo pero sí me parece una opinión legítima. Sin embargo, para mi gusto personal, estos muchachos tienen una propuesta que no sólo es interesante, sino que derechamente se nota, se palpa, se percibe vívidamente la convicción casi podríamos decir que “ideológica” que sienten por lo que tocan. Y eso marca diferencias. Más allá de que estamos en presencia de cuarenta minutos de Metal intenso y consistente, lo que más destaco de Battlerage y de este trabajo es que cualquiera puede agarrar un hacha o un garrote… pero no a cualquiera uno le compra. Y a Battlerage uno le cree. Porque son de verdad.

Battlerage

En la etapa de mezcla final de su tercer LP, True Metal Victory, editado ahora por Metal On Metal Records de Italia, encontramos a Battlerage en entrevista. En ese momento, el cantante Foxlin Torres se encontraba muy contento por lo “espectacular” que sonaban los avances pese a todas las “condiciones terribles” que salieron en el transcurso de la producción. Por eso el vocalista habló sobre este durísimo proceso, lleno de presiones, sacrificios, conflictos y rabia, marcando según sus palabras el fin de una etapa para el grupo. ¡La batalla en nombre del Heavy Metal puro no podía ser de otra forma!

Battlerage

«LA FURIA RENACE CON MAYOR FUERZA CUANDO ES LO ÚNICO QUE NOS QUEDA»

Bueno Foxlin, en octubre por Metal On Metal en Italia se contempló el lanzamiento de True Metal Victory. Me imagino que la presión de sacar un álbum en este momento es bastante grande, pues debes adecuarte a los calendarios de Europa. Ellos trabajan con otro ritmo, con otra máquina. ¿Cuán fuerte ha sido el desafio de terminar una placa sólo dos años después de haber producido Blood, Fire, Steel, siendo que entre el primero (Steel Supremacy) y el segundo, pasaron cinco años?

Para nosotros ha sido súper difícil, ha sido bastante sacrificado, como para todas las bandas acá en Chile. Y con respecto a lo que decías de nuestros primeros trabajos, fueron con un sello acá nacional que ya no existe creo, y hubo entre demos, entre discos un EP, después salió un compilado de los dos primeros demos. Ese fue el primer esfuerzo que hizo Metal On Metal con nosotros… se volvió a regrabar otro disco por ahí, qué sé yo, hemos tenido hartas dificultades. Aunque en estos precisos momentos, hablando de lo nuevo, ha sido muy sacrificado. De hecho no sé si será bueno nombrar, pero ha habido problemas internos y al parecer se nos va un integrante. Ha sido bastante complicado porque no hemos trabajado en condiciones cómodas ni óptimas, aunque las ganas están y la furia renace con mayor fuerza cuando es lo único que nos queda, trabajar con más furia. Y de repente, a regañadientes… no sé, hay un cambio de horarios o nos informan desde Europa que estamos atrasados, que debemos apurarnos con las líricas, ¡con todo!, ya que ellos van viendo nuestro progreso a diario. Siempre mandan correos, siempre preguntan en qué vamos, cómo están las letras, cómo están los arreglos musicales, ¡todo!, se interesan por todo. Por un lado es gratificante ver ese interés por parte de ellos y nos motiva a trabajar, pero creo que este disco ha sido el más difícil de hacer.[audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/11/battlerage_audio_01.mp3|titles=battlerage_audio_01]

Esos momentos difíciles, ¿en qué medida influyen en lo que se escucha en el álbum?, ¿cómo afecta de manera positiva y negativa?

Mira, hablando de lo positivo, que es lo que más me interesa, hubo situaciones graciosas, compañerismo de último minuto. Se producen improvisaciones, y no somos de las bandas que más improvisa pero cuando hay que hacerlo pienso que lo hacemos bien. E insisto, tenemos mucha rabia interna, mucha furia que se refleja en la forma de cantar. Simplemente llego al estudio y bueno, ¡tengo que hacer otras cosas!, ¡no sé! También trabajo, cada uno tiene cuestiones que hacer, uno se va adecuando y de repente te dicen ‘no, hoy día no’, ‘¿sabes qué?, estamos atrasados’. Ahí es cuando uno comienza a revolcarse por dentro y te lanzas. Claro, nos basamos en los ensayos, en la composición y todo el proceso de cualquier banda normal, sólo que estamos trabajando con mucha rabia, aunque a la vez felices por sacar nuestro tercer disco, sin contar el compilado de los demos que es otro CD aparte. Estamos con unos sentimientos encontrados súper raros en realidad, sobretodo yo. El resto de mis compañeros trabaja rápido y primero, entonces yo trabajé en base a lo que ya habían logrado. El material está muy variado y no hay temas muy veloces. Tenemos canciones que la gente las asocia con el Speed Metal e incluso con el Thrash, siendo que somos una banda de Heavy Metal, que es lo que amamos, pero ahora se viene una etapa un poco más lenta quizás. Y bajo el punto de vista negativo, creo que sí hay, sólo que no me fijo mucho en ello porque no quiero distraerme más de lo que ya estoy en cuanto a lo que es grabar con harta presión. Lo único que se me ocurre decirte es que quizás, en el momento de escuchar adelanto que nos van entregando, hay ciertos pasajes míos o de mis compañeros que pienso que podrían haber quedado mejor, aunque ya es algo a la que debemos adecuarnos. No somos una banda grande con todo el tiempo del mundo como otras muchas que existen tanto en el underground como en la escena más abierta, que sí pueden darse el lujo de irse a componer un disco a una casona, a la playa. Nosotros trabajamos bajo una presión grande, lo que nos hace como seres humanos afiatarnos bajo condiciones terribles de hacer un trabajo de Heavy Metal con mucha furia. Si bien quizás no estamos ciento por ciento conformes, lo que existe es un esfuerzo hecho con muchas ganas y luchando, luchando todo el rato, ¡como el Axeman (risas)![audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/11/battlerage_audio_02.mp3|titles=battlerage_audio_02]

Battlerage

“EL HEAVY METAL ES LO MÁS MARAVILLOSO QUE ME HA PASADO EN LA VIDA”

Dentro de todo, eres una persona conocida en el medio no sólo como el cantante de Battlerage, pues la gente te ve en todas las tocatas. Tengo recuerdos fijos de Grave Digger, ¡una bota tuya saltando ahí en la cara del público! Las personas te relacionan bastante con el Heavy Metal y ahora te refieres a conceptos como el aguante y la resistencia. ¿Hasta qué punto estás dispuesto a realizar sacrificios personales por el Heavy Metal?

Lo único que no tranzo es levantarme temprano, ¡lo único! En el resto, siempre he sido un tipo muy sacrificado. Soy bastante solitario aunque la gente no lo crea. Soy una persona muy sociable, pero me fui de la casa de mis papás hace mucho tiempo, trabajo solo, soy independiente, tengo un departamento en Santiago Centro en el cual arriendo piezas para solventar los gastos. Trato de no molestar a mi familia ni tampoco mucho a mis amigos, siempre he aperrado solo por la vida y lo seguiré haciendo. Encuentro que puedo tranzar en muchas cosas por el Heavy Metal. Yo de alguna forma me moldee y me hice así como la gente me conoce, como tú dices que me ven en la calle, en los bares, en todos lados, ¡es lo que yo elegí! El rock para mí, el Heavy Metal es lo más maravilloso que me ha pasado en la vida, y eso hace que puedas tener una creación, que puedas escribir en mi caso que soy letrista, que pueda componer sin ser músico, sin tener estudios, y eso es maravilloso, eso es algo grande. Siempre lo he dicho, que si no tuviese una banda, estaría quizás más borracho de lo que soy, no lo sé (risas). Es algo que me hace vivir, que hace que mi corazón esté latiendo todo el rato con furia, con fuerza, ¡y es mi modo de vida!, lo elegí hace muchos años y seguiré así hasta que me muera, hasta que la salud me dé.[audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/11/battlerage_audio_03.mp3|titles=battlerage_audio_03]

Algo tiene que decir el nombre del nuevo CD, True Metal Victory. ¿En qué medida te representa este título ahora, pese a todos los contratiempos y los obstáculos?

Para mí la victoria todavía no está, aunque de alguna manera vamos hacia allá porque… o sea, todas las personas que deciden hacer una banda y sacan un demo, después empiezan a tocar en vivo como nos pasó a nosotros que fue muy paulatino, ¡y de repente nos vemos con un disco!, trabajando, y ahora con un sello de afuera, qué sé yo… la banda va creciendo y lo que puedo decirte es que me siento no victorioso, pero sí muy feliz de sacar un tercer lanzamiento ya que un conjunto con tres producciones, y entremedio con otras cosas más, algunas invitaciones a tributos, qué sé yo… o sea, perdón, me refiero a… no sé si te enteraste que salimos en un compilado tributo a Manilla Road, que para nosotros fue fantástico, somos fanáticos de ellos, y EPs, qué se yo, todas esas cosas medias raras que tiene Battlerage… ¡FELIZ!, feliz y contento de poder sentir que ya con un tercer disco una banda se consolida un poco más en su carrera. A eso hay que sumarle las tocatas en vivo, todo el show que hacemos y que a la gente le encanta, o salir de Santiago, lo que siempre es bueno, y así se van generando cosas. Con True Metal Victory creo que se acaba una etapa de Battlerage y empieza otra. Es como la carta del tarot, se viene un cambio, no sabemos cuál, pero cuando este disco salga y hagamos la gira nacional, en Santiago, regiones y donde se pueda, me parece que cumpliremos una etapa súper importante. Aunque hayan pasado hartos años, ocho años, creo que habrá un cambio. Nunca jamás cambiaremos nuestro estilo ni tampoco vamos a hacer cosas como estas modas del metal que no me interesan, sino que simplemente cada uno es más hombre, se va haciendo padre de familia, va pasando por etapas las cuales quizás pueden afectar la música, ¡pero la furia y el Heavy Metal que nosotros hacemos va a estar presente siempre![audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/11/battlerage_audio_04.mp3|titles=battlerage_audio_04]

Battlerage

AGRESIVIDAD Y HONESTIDAD

Tocaste el tema de la pasión, el tema de la furia, y muy desde el comienzo, cuando Francisco Vera (batería) tenía deseos de hacer esta música aparte de SteelRage, se nota un alma en ese dúo conformado por ti y por él. ¿En qué medida se mantiene intacto aquel núcleo después de este fin de ciclo con Battlerage?, ¿en qué medida seguirá vigente?

Por supuesto, Francisco y yo somos los miembros fundadores, somos las personas que quedamos de esa época, del 2002, del 2003. Han pasado hartos integrantes por el grupo, excelentes músicos, excelentes personas, aunque nosotros nos hemos quedado hasta el final y creo que tenemos cuerda para rato. Con Pancho nos complementamos súper bien al momento de componer, de escribir, así que tendremos a Battlerage por harto rato. Eso de alguna forma me acerca a la pregunta anterior, de si me siento victorioso, ¡para allá vamos! Me siento súper contento y con muchas ganas de hacer cosas, porque un tercer disco significa consolidar un poco lo que es un conjunto y su carrera latente, presente. ¡Y estamos muy entusiasmados!, trabajando en lo que es la carátula y todo lo que compete editar un material nuevo, ¡así que todo bien! Es súper positivo verlo así, con muchas ganas de hacer lo que nosotros hacemos y, de alguna forma, seguir cubriendo lo que Battlerage ha cubierto por siempre: un Heavy Metal agresivo, un Heavy Metal súper honesto. Ahora se vienen varias canciones lentas. No sé si hablar de Doom Metal pues insisto, somos una banda de Heavy Metal que abarca mucho su estilo, que de repente puede rozar otros, y ahora se viene más lento y oscuro. Bueno, oscuro siempre ha sido el Heavy Metal de nosotros pero se viene distinto, aunque jamás escucharán algo raro o que les parezca fuera de lugar. La gente que le gusta Battlerage estará feliz de encontrar un trabajo que aportará y llenará un espacio que otros no lo cubren, ¡simplemente porque no hay!, ¡no existen! Me he enterado que han salido más bandas de Heavy Metal, sólo que siempre de otra línea, no sé, quizás ya no happy pero sí por otro lado, ¡y lo hacen muy bien! Lo que siempre le digo a Pancho -o a veces converso con amigos más cercanos- es que siento que no tenemos competencia, ¡y a mí me gustaría tenerla! Me refiero a ‘¡oye!, ¡salió una banda!, qué sé yo, ¡toquemos con ellos!, tratemos de hacer algo interesante’, o simplemente ‘chuta, ¡nos salió competencia!’. Por ahora sentimos que trabajamos solos y lo aprovechamos para lograr un resultado tranquilos y sin distracciones.[audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/11/battlerage_audio_05.mp3|titles=battlerage_audio_05]

El mensaje de Battlerage llega a ser bien directo. ¿Qué es lo fascinante para ti de lo épico, de las temáticas de guerra, de lucha y de furia? ¿Por qué te es tan atractivo cantar acerca de eso?

A mí nunca me ha gustado, desde que empecé a escribir canciones, ser muy explícito en las letras. Siempre me ha gustado -y nació solo- el hecho de ocupar metáforas, juegos de palabras. Eso a mí me acomoda mucho. Cuando Pancho me empezó a mostrar sus letras al hacer la banda, fue súper interesante porque abarcamos temas que nos competen a Pancho, a mí y a los otros integrantes que han estado, y están ahora también, que son sacar un poco de la realidad a las personas. De repente hay MUCHA realidad y tú sabes que hoy en día es así. Entonces, para mí es súper gratificante llegar a tu casa después de un día de trabajo o después de un mal día y escuchar una historia interesante, que puede ser una historia fantástica, puede ser una historia que pasó en la antigüedad, puede ser Historia también… ¡es fascinante! Ese punto siempre me ha gustado y siempre me ha acomodado para escribir también, no así como otras tendencias musicales como el punk que es súper directo y de alguna forma súper actual de las cosas que están pasando, las distintas realidades. De chico siempre me gustó más el hecho de escribir e inventar historias, puesto que Battlerage saca historias de cosas que ya existen pero igual abarcando -sobretodo en el disco pasado- algunas que nacen de la invención, y eso produce algo que siento yo que aportamos y lo hace interesante. Es una cuestión que se da sola y esa es nuestra opción. A mí me encanta de alguna forma que la fantasía en el Heavy Metal se pueda explayar de un modo tan grande como ha pasado desde… ¡imagínate!, ¡los setenta!, bandas como Rainbow, hasta el día de hoy, o los grupos clásicos que todavía existen como Manilla Road, cuando escuchas historias, leyendas y todo eso. A nosotros siempre nos ha gustado, pero ocupando una música agresiva. El concepto de Heavy Metal para nosotros ES así, TIENE que ser así.[audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/11/battlerage_audio_06.mp3|titles=battlerage_audio_06]

Battlerage

“DONDE LAS PAPAS QUEMAN”

Por último, me acuerdo que hace años, cuando salía el EP Battlefield Belongs To Me, a Francisco le preguntaban por la escena chilena y decía que “Battlerage no pertenece a ninguna. No me interesa tener amigos en esto ni que los foros de Internet se llenen de “amiguis” tirándonos flores”. Tú en cambio eres una persona con muchos conocidos en el medio, que comparte mucho con ellos, que tiene lazos con la gente de la escena, ¡que se siente socialmente cómodo en la escena! ¿Cómo ves la relación actual entre la banda y el entorno chileno, siendo que tus discos se editan afuera con una distribución que no alcanza a llegar hasta acá? ¿Cómo definirías la relación de Battlerage con la escena nacional, en cuanto a los músicos y al público?

Nosotros tenemos una EXCELENTE relación con las demás bandas, con las que hemos tocado, con las de amigos que aparecen, que se van formando, y es verdad. Mira, en este caso Pancho y quizás el resto de los Battlerage no son tan sociables como yo. Todo el mundo me conoce y ando… qué se yo, emborrachándome en cada bar, y ando en muchas tocatas, en los conciertos ya sean de bandas internacionales o bandas chilenas, pero es por una cosa de personalidad mía, ¡es porque yo soy así! Me gusta estar donde las papas queman, me gusta pelusear, me gusta conocer gente, conocer niñitas por ahí (risas), ¡nunca es malo (risas)!, así que no… simplemente me gusta divertirme, lo paso bien. No soy casado, no tengo hijos, tengo 35 años, voy para los 36 ya ahora y me siento jovial, me gusta compartir, aunque nosotros no trabajamos para la escena ni estamos pendientes de la escena todo el rato. O sea, creo que no hay que confundir el hecho porque Battlerage tenga buena relación qué se yo, con las bandas que tocamos, qué sé yo, con las locales, eso no quiere decir que estemos pendientes de la escena. La escena a veces se desinfla un poco, a veces hay un remezón, pero trabajamos en realidad para nosotros mismos. Si bien hay un poco de egoísmo quizás ahí, siempre habrá gente que se identificará con lo que uno hace, que se identifica primero con una tocata en vivo, después va descubriendo los discos, después se va haciendo amiga de nosotros y tenemos excelente relación con las personas y los grupos como tú dices. Ahora, más que estar preocupados de la escena, no es tan así, siendo que de alguna forma pertenecemos a ella y yo lo disfruto al máximo. El resto de mis compañeros quizás tenga más familia, quizás son más de… bueno, sus responsabilidades como padres que son algunos, ese tipo de cuestiones, pero creo que las cosas se dan solas y en forma natural así que no, excelente relación acá.
[audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/11/battlerage_audio_07.mp3|titles=battlerage_audio_07]

Battlerage

saxon11cl-17

No puedo empezar esta crónica sin una breve reflexión en torno a lo histórico que ha sido este año para Chile en materias metaleras. Primero fue WarCry, luego vinieron Kamelot, U.D.O, Accept, Rage, Grave Digger y X Japan, todas bandas que vieron este año como el de su gran debut en tierras nacionales. Ese hecho en sí bastante es sorprendente, pero si analizamos los casos de bandas como Digger o Accept, lo es mucho más, porque seguramente no fueron pocos los que alguna vez pensaron que ya era casi imposible que nos visitaran. Y bueno, algo similar ocurría a mi juicio con los ingleses de Saxon.

El caso de los Sajones es uno muy especial. Se trata sin duda de una banda legendaria, ícono por excelencia de la NWOBHM, y ese estatus no se lo ganaron en una cajita de cereal, no. Se apoderaron de ese sitial a punta de discos grandiosos, y canciones que hoy por hoy engrosan la enorme lista de clásicos supremos del Metal. ¿Pero por qué nunca lograron hacerla ‘en grande’? Esa respuesta da como para un artículo aparte, por ahora sólo quiero hacer notar que Saxon es una banda idolatrada, pero al parecer, sólo por un grupo reducido de fanáticos. Es más, si me preguntan, creo que a veces son subvalorados. Son algo así como una banda de culto. Digo todo esto para ilustrar el hecho de que quienes asistieron al histórico concierto del pasado martes, eran probablemente sus más fervientes fanáticos, aquellos de verdad, como solemos decir. Pero antes de ahondar en eso, permítanme relatarles cómo estuvo en número previo.

Cuando estábamos aún fuera del Teatro con los amigos, especulábamos acerca de la cantidad de gente que podría convocar Saxon, y todos coincidíamos en que “no muchos”, con gran pesar, claro está. Unas 600 personas. Pensaba en eso cuando, a eso de las 20:15, ingresé y me topé con una de las escenas más desalentadoras que he podido ver: el telonero acaba de empezar y no habían más de 200 personas en recinto… Pensaba en que Saxon no se merecía eso, pero bueno, así no más estaba la cosa. ¡Una pena! Sólo quedaba entonces disfrutar del show de los nacionales. Hablamos de nada más y nada menos que de Battlerage, quienes son, para mí, uno de los mejores exponentes del Heavy Metal nacional. Se los digo: a mí me encantan, básicamente por lo directa de su propuesta: un Heavy bastante sencillo (¡no simple!) y contundente, rescatando los elementos más clásicos y típicos del True Metal, pero arreglándoselas siempre para sonar entretenidos. Y todo eso se exacerba aún más cuando se trata de montar su propuesta en vivo, sobre lo cual su vocalista, Fox-Lin Torres, tiene gran responsabilidad. El hombre siempre tiene un show aparte, que va desde su chasca hasta su histrionismo, pasando por su puesto por su poderosísima voz.

saxon11cl-03

En efecto, el cometido de Battlerage fue de los mejores. Iniciaron con la Cimmeria, esa notable intro del Battlefield Belongs To Me (2006), para continuar luego con un combo de dos de sus canciones más conocidas: Heavy Metal Axe y Metal Slaughter, ante lo cual los pocos fanáticos reaccionaron muy bien, entonando los estribillos y alanzado sus puños. Continuaron entonces machacando tímpanos con una mezcla de temas de sus dos primeros discos, como Held High The Chaos Sword, Steel Supremacy, By Steel I Reign Supreme y la algo más reciente Warmachine, de su notable tercer disco Blood, Fire, Steel (2009). De eso se trata Battlerage: canciones directas, contundentes y hasta aplastantes. Se les vio realmente muy cómodos, complacidos de poder mostrar su música y entendiendo la importancia de la ocasión; y con notables actuaciones de Pancho Vera en batería, Felipe Vuletich en el bajo, y Daniel Román y Alejandro Ugarte en las guitarras, quien hasta donde pude entender, estaba haciendo su debut con la banda. Y hay que decir además que para cuando ya finalizaban su show, la cantidad de personas ya se había al menos duplicado. Así es, cuando comienzan a entonar la ya clásica Battlerage, había unos 400 asistentes, que pudieron apreciar una brutal actuación de la banda. Excelente cometido, ¡bien por los muchachos!

Setlist Battlerage:

1. Cimmeria
2. Heavy Metal Axe
3. Metal Slaughter
4. Held High The Chaos Sword
5. Steel Supremacy
6. By Steel I Reign Supreme
7. Warmachine
8. Battlerage

saxon11cl-08Luego de poco más de 40 minutos de actuación, los teloneros dejan el escenario e inicia la espera por ver a la leyenda. Si bien estaba programado para las 21 horas, y la espera fue un poco más de lo pactado, a la larga fue mejor que se demoraran algo más, porque eso permitió que la cantidad de gente aumentara -considerablemente. Yo no me di ni cuenta, pero para cuando las luces se apagan indicando el inminente comienzo del show, ¡ya había unas 900 personas en el lugar! Lo sé, no es un gran número, pero es bastante digno, y si hubiesen visto la escena inicial de hacía unos pocos minutos atrás, concordarían conmigo. 21:20 de la noche, la hora mágica: después de treinta y cinco años de carrera, ¡los ingleses Saxon se posaban por fin sobre un escenario nacional! The eagle had landed!

De verdad, yo me alegré mucho cuando vi que la cantidad de fanáticos era más que decente, pero hasta me emocioné con el nivel de ovación que se dejó caer cuando comenzaron a ejecutar la tremenda y poderosa Hammer Of The Gods, de su última producción: Call To Arms (2011), y que no por nueva no iba a prender demasiado . Como ya lo dije: esos 900 fanáticos eran de los de verdad, tipos que sienten a la banda de forma especial, ¡como las leyendas que son! Excelente momento, un arranque a 100 por hora, con un Peter Rodney “Biff” Byford sensacional, rompiéndola desde el inicio mismo, cosa que no deja de sorprender viviendo de un hombre de… ¡sesenta años! Llamaba también la atención lo prendidísimo que estaba Tim «Nibbs» Carter, el bajista. Estaba vuelto mono, con un nivel de cabeceo que hacía temer por su cuello. Fuera de todo localismo, creo que la recepción de la audiencia los sorprendió bastante, y en especial a Nibbs y a Biff, o por lo menos fueron quienes menos lograron disimularlo. La gente gritaba enfervorizada “¡Saxon! ¡Saxon! ¡Saxon!”, y ellos con cara de niños en Navidad.

Y desde lo más nuevo, nos vamos 31 años hacia atrás, a los tiempos del Strong Arm Of The Law (1980), para corear uno de los himnos más grandes de la banda: ¡Heavy Metal Thunder! Qué nivel de clásico, si me dan ganas de alzar el puño con sólo escribirlo. Quedó la escoba, y es que es difícil que la gente no prenda con temas como ese y con un Biff tan entusiasmado, pidiendo palmas y puños en alto, e incluso saltando de allá para acá. ¡Viejo maestro! Luego nos quedamos en esa gloriosa época, pero un año más tarde, en 1981 para ser precisos, cuando la banda lanzara su enorme Denim And Leather, pues era el turno de otro portento que Biff presentaría con unas sabias palabras: “Hay dos palabras que jamás deben olvidar: ¡nunca rendirse!” ¡Never Surrender! ¡Tremenda! Un azote de energía. Y luego de vuelta al presente para seguir presentando material de su nueva placa: Chasing The Bullet, con la que se pudo apreciar lo mismo que con el corte de apertura: a pesar de ser nueva, para la gente fue como uno de los grandes clásicos. Qué nivel de ‘encoramiento’, con un ch-ch-ch-chasing the bullet que resonó de gran manera. Ya era todo una fiesta allí en la cancha del Caupolicán.

saxon11cl-09Por cierto, el sonido era excelente (lo mismo para Battlerage), lo que permitía apreciar, entre otras cosas, el excelente despliegue vocal del gran Biff, y de los grosos solos de Doug Scarratt y Paul Quinn. Con el sonido del motor de una moto avisaban que lo siguiente era otro clásico de aquellos, también de hace treinta y un años, Motorcycle Man, del también enorme Wheels Of Steel (1980) (cuánta grandeza, ¡por la cresta!). Y de nuevo, puro desmadre en la cancha, cosa que era avivada por los asesinos chiflidos de Biff (imaginen nada más la sensación en los oídos con un chiflido de 120 decibeles en un lugar cerrado). ¡Heavy Rock en estado puro y refinado! Luego, Biff anuncia que la siguiente canción pertenece al nuevo álbum, Back In ’79. Para muchos es uno de los cortes más bajos de Call To Arms, pero a mí me encanta, y creo que a los demás asistentes también, ¡porque cómo coreaban y levantaban sus manos con ese “Show me your hands”! Y así mismo pasó con And The Bands Played On, rememorando el pasado en aquella época donde tocaban con leyendas como Rainbow, Judas Priest, Black Sabbath y Scorpions, entre otros. Luego dio paso a la ultra-tremendísima Battalions Of Steel, mi favorita del Into The Labyrinth (2009), y una de mis preferidas de la banda. ¡Glorioso! Y la parte instrumental sirvió para que Biff pudiera darse el tiempo de colgar dos banderas en la batería de Nigel.

Lo siguiente es simplemente anunciado como “algo del nuevo álbum”, pero de inmediato comenzó a sonar un suave arpegio y la gente identificó que se trataba de la mismísima Call To Arms. Viejo… ¡Cuánto poderío! ¡Cuántos huevos le ponen esos ancianos! El quiebre con el que inicia la parte pesada de la canción, justo después de esa suave intro, sonó como un bombazo. ¡Notable! Un verdadero llamado a las armas, muy emotivo. El sonido fue impecable, cosa que hizo que sonara mejor y muchísimo más poderosa que en la versión del disco. Creo que todos nos dimos cuenta, y de ahí que esa haya sido una de las ovaciones más monumentales de la noche. Luego una pequeña tanda de algo más hardrockero de la mano de Dallas 1 P.M., donde Biff dio cuenta de un gran histrionismo al tiempo que iba relatando la historia de la canción, y también de Rock N’ Roll Gypsy, canción que el cantante presenta muy agradecido de los aplausos y el cariño, no sin antes gritar “¡Gran público, muchas gracias!”, en un perfecto español.

Continuamos, y la decimosegunda canción fue ni más ni menos que Mists Of Avalon, otro de los grandes aciertos de Call To Arms, cosa que quedó demostrada cuando Biff dio al público la oportunidad de cantar por sí solo el estribillo y este retumbó por todo el Teatro. ¿Y luego? Battle Cry, hermano, ¡Battle Cry! ¡Pero qué pedazo de canción! Si el coroto de la canción anterior resonaba fuerte, esto fue una locura. ¡Gran momento! Y lo siguiente no se quedó atrás, ¿eh? Biff anuncia que es del nuevo material, y que formará parte de la banda sonora de una película que llevará por nombre Hybrid Theory, que se estrenará el próximo año, hablamos de When Doomsday Comes. Para mí este es otro de los puntos altos de la última placa, pero no creí que fueran a tocarla, y la verdad disfruté muchísimo esta gran versión en vivo. Enorme interpretación. Pero con lo siguiente sí que se estremeció el Teatro, porque no habremos sido más de 900 personas, pero clásicos de la talla de Denim And Leather maximizan las capacidades del rockero promedio y lo vuelven un energúmeno, ¡como debe ser! En momento como estos, uno no canta, ¡grita! Por cierto: hermoso gesto el de dedicarla a San Ronnie James Dio, patrono de los metaleros, y gran amigo de Biff y los demás muchachos.

saxon11cl-11

Un muy sorprendido Biff exclama “¡Grande, ¿ah?!” Es que el tipo estaba contentísimo. Tanto así que le dice a uno de los técnicos “give me the fucking camera!” La toma y se pone a grabar a los enloquecidos fanáticos, y dice que esas imágenes se van al sitio de la banda (habrá que cobrarle la palabra). Luego hace notar su felicidad de ver a tantas generaciones en la audiencia, ¡y tenía razón! Yo ya había reparado en un niñito de unos seis o siete años en los hombros de su padre que estaba vuelto un chango, totalmente desquiciado disfrutando de lo que para él debe haber sido una de las mejores experiencias de su corta vida. Hacia el otro lado, un hombre de unos cincuenta años rockeando como si tuviera veinte. ¡Un cuadro notable! Y eso tenía feliz a la banda, seguramente orgullosos también de poder propiciar aquello. Estábamos en eso cuando rápidamente retoman posiciones y comienzan a  entonar la potente 20.000 Feet, que puso nuevamente a todo el mundo saltar. Luego una sorpresa de aquellas: Ride Like The Wind, rescatada de uno de sus discos más cuestionados: Destiny (1988). Esa es probablemente la mejor canción de aquél disco, así que se agradeció mucho, y la gente la disfrutó tanto como los clásicos mayores.

Y hablando de clásicos de talla mayor: ¡Wheels Of Steel! Un tema tan sólido, que da nombre al disco inmortal de 1980. ¿Cómo no corearlo a todo pulmón? Así lo entendió la gente y así se hizo. El mismo Biff advirtió que quería más entusiasmo: “I wanna see all of you jumping up!”, gritó al comienzo, aunque quizás no hacía falta, ¡si lo íbamos a hacer igual! Unos de los momentos álgidos de la noche, sin duda. El vocalista era el que mejor lo pasaba, se fue hacia una esquina del escenario para vacilar con Paul, luego se fue corriendo a toda velocidad a la otra esquina junto a Tim, con quien se va corriendo abrazado hasta donde estaba Paul, y luego de vuelta: ¡cuenta energía del viejo Biff! No sólo se banca todo un show cantando, si no que salta y corre, y recordemos: tiene sesenta años. Luego quedan tocando sólo Tim y su bajo junto a Nigel y su bombo, con lo que Biff avisa que vamos corear un poco, y después de un par de “eeeh ooohs” recuerda algunos lugares donde han tocado recientemente, y donde van a tocar en los próximos días, provocando enormes alaridos cuando mencionó que ahora era el turno de Chile y que había que romperla. Buen manejo del público, mostrando que tres décadas sobre los escenarios no han sido en vano. Termina finalmente la canción y abandonan el escenario por primera vez.

saxon11cl-12Pero eso dura poco, pues Paul Quinn vuelva rápido y comienza  tocar el arpegio de la enorme, prodigiosa y excelsa Crusader, del no tan grandioso (siendo honestos) disco del mismo nombre, editado en 1984. En lo personal fue otra gran sorpresa, no la vi venir y siendo una de mis favoritas, me dejó pletórico de dicha. ¡Temazo! Similar cosa pasa con 747 (Stranger In The Night), aunque en este caso no fue tan sorpresivo, porque si bien no es de esos temas que toquen siempre, sí es considerado un gran clásico y es muy querida por la fanaticada y aparece más seguido en los shows. Al terminar aquello, un solo de Doug Scarratt (quien por cierto desde lejos es igual a Janick Gers), que no destacó tanto por su virtuosismo, pero sí por la crudeza del sonido por lo sólido de los acordes. Es entonces cuando el resto de la banda se une y comienza a sonar la genial Power And The Glory, del disco del mismo nombre, de 1983. Prodigiosa interpretación, es un tema que en su versión en estudio es un despliegue notable de Heavy Metal clásico, pero en vivo gana mucho y simplemente te vuela la cabeza. Alucinante.

El anterior era el vigésimo-primer tema de la noche y al terminar, la banda se retira triunfante del escenario, bajo una ovación ensordecedora. Si no volvían, nadie podría haberlos juzgado mal, pues ya lo habían dado todo. ¡Pero Saxon es de verdad! Y siendo las 23:10 regresan al escenario, y esta vez el que se despacha con un solo es Tim Carter, y si Doug es igual Janick Gers, Tim muy parecido a Jason Newsted, no sólo físicamente, sino incluso en la forma de moverse, ¡hasta los cabeceos circulares son iguales! En fin, eso da un poco lo mismo, lo importante es que casi destruye el escenario con su estridente solo. ¡Y cuánta entrega! No sólo en ese minuto de protagonismo, sino que durante todo el show. ¡Un monstruo! En ese momento vuelven los demás y como un flechazo llega Strong Arm Of The Law, tema que abre el disco homónimo, y que ya mencionamos en su calidad de ícono. El “Stop! Get Out!” tronaba por parte del respetable, lo que hacía sonreírse una y otra vez al buen Biff. Casi dos horas de show y todo seguía siendo una fiesta, como el comienzo.

Unas breves palabras para agradecer a los asistentes, incluyendo a la banda soporte Battlerage (no muchas veces vemos esto, y menos que nombren a la banda en cuestión), y luego de eso, probablemente la canción más conocida de Saxon: Princess Of The Night. Más de dos horas de show, y la gente como si nada, ¡qué forma de gritar y saltar! Tanto o más que en el primer a tema, hacía ya 22 episodios. Impresionante la entrega de esos fanáticos y de la banda. La canción efectivamente termina, dedican algunas palabras nuevamente a los asistentes, pero retoman enseguida para repetir el final y rematar de forma portentosa. Hasta hace no mucho, pensé que jamás veríamos a Saxon en vivo, y al tiempo, los teníamos justo enfrente tocando uno de los clásicos más grandes del Heavy Metal. ¡Simplemente memorable!

saxon11cl-10

Fue sin lugar a dudas una noche histórica, en la que contamos con un sonido de primerísimo nivel y una selección de temas que rayó en lo perfecto. Noche histórica que por cierto en un principio pudo verse empeñada pro la baja asistencia (algo que de todas formas no deja de preocupar, pero que no he querido analizar aquí), pero que finalmente salió a flote de una forma más que diga. Y eso queda patente con lo que se llevó la banda: una noche de debut majestuosa ante una audiencia que los había esperado por décadas. El mejor indicio de eso era simplemente la cara y la actitud de los músicos, total y gratamente sorprendidos por la cariñosa recepción de aquél millar de fans, cargada de respeto y admiración. No habrán sido muchos, pero los pocos que fueron, se encargaron de hacer de esa noche algo realmente histórico, tanto para ellos mismos como para Saxon. Ya saben: ¡Never surrender y cosas buenas pasarán!

Setlist Saxon:

01. Hammer Of The Gods
02. Heavy Metal Thunder
03. Never Surrender
04. Chasing The Bullet
05. Motorcycle Man
06. Back In ‘79
07. And The Bands Played On
08. Battalions Of Steel
09. Call To Arms
10. Dallas 1 P.M.
11. Rock N’ Roll Gypsy
12. Mists Of Avalon
13. Battle Cry
14 When Doomsday Comes
15. Denim And Leather
16. 20.000 Feet
17. Ride Like The Wind
18. Wheels Of Steel
Encore 1:
19. Crusader
20. 747 (Strangers In The Night)
21. Power And The Glory
Encore 2:
22. Strong Arm Of The Law
23. Princess Of The Night

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Por primera vez en Chile se presentó la leyenda del Heavy Metal, Saxon. La banda repasó su discografía ante unas 800 personas en la cancha del Teatro Caupolicán.

Fotos: Guillermo Salazar