Entradas

Jon Oliva

El vocalista de SAVATAGE y JON OLIVA’S PAIN es el nuevo invitado confirmado para ser parte de AVANTASIA. Sobre esto, Tobias Sammet dijo: «Jon aparecerá en una canción teatral llamada ‘Death Is Just A Feeling’. La canción es una pequeña película en si misma, muy tenebrosa y podría ser un perfecto capítulo en un musical de terror».

La nueva parte de AVANTASIA saldrá a la venta el próximo 3 de Abril en 2 discos separados titulados «The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon». Recientemente, Sammet reveló el artwork que acompañará a ambos discos y que fue diseñado por Thomas Ewerhard, con quien ya había trabajado anteriormente en «The Scarecrow» y con EDGUY en «Hellfire Club».

Avantasia - The Wicked SymphonyAvantasia - Angel of Babylon

Invitados confirmados:

  • Klaus Meine (Scorpions)
  • Ripper Owens (ex-Judas Priest)
  • Michael Kiske (ex-Helloween)
  • Jorn Lande (Masterplan)
  • Andre Matos (ex-Angra)
  • Russell Allen (Symphony X)
  • Bob Catley (Magnum)
  • Jon Oliva (Savatage, Jon Oliva’s Pain)
  • Eric Singer (KISS)
  • Jens Johansson (Stratovarius)
  • Alex Holzwarth (Rhapsody Of Fire)
  • Felix Bohnke (Edguy)
  • Bruce Kulick (ex-KISS)
  • Oliver Hartmann (Hartmann)
  • Cloudy Yang

La nueva parte de AVANTASIA saldrá a la venta el próximo 3 de Abril en 2 discos separados titulados «The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon». Recientemente, Sammet reveló el artwork que acompañará a ambos discos y que fue diseñado por Thomas Ewerhard, con quien ya había trabajado anteriormente en «The Scarecrow» y con EDGUY en «Hellfire Club».

Avantasia - The Wicked SymphonyAvantasia - Angel of Babylon

Sobre los invitados, Oliver Hartmann ha vuelto al estudio para grabar guitarras y la cantante Cloudy Yang ha sido confirmada como la voz femenina del álbum.

Bruce Kulick

Tobias Sammet, ha anunciado un nuevo nombre dentro de los invitados a participar de los nuevos discos del proyecto. El nuevo elegido es Bruce Kulick, quien fuera parte de KISS y MEAT LOAF.

«Conoci a Bruce el 2008 en Los Angeles. El baterista de KISS, Eric Singer, tocó en nuestro disco de AVANTASIA «The Scarecrow» y a Bruce le debe haber gustado hasta donde se. Así que eventualmente me preguntó si quería cantar una canción en su álbum solista «Bk3» que saldrá en Febrero del 2010. Me gustó la idea, me gustó el tema, me gustó Bruce así que, obviamente, lo hice. Bruce ha sido siempre uno de mis guitarristas favoritos, él es uno de los clásicos de los 80s que tiene un tono único y un feeling único. Su forma de tocar es bastante agradable.

Entonces, yo estaba buscando un guitarrista líder adicional para AVANTASIA que le diera nuevos colores a algunas canciones, lo que me dio razones de buscar a alguien que se volviera parte de mi familia, así que fui por el, y estoy muy feliz de que le haya gustado la idea y accediera inmediatamente. Bruce es un tipo super-cool. Sacrificó las fiestas de Navidad por empezar a grabar para mí en Los Angeles. Eso dice mucho acerca de su ética de trabajo. Es un verdadero profesional y un tipo con clase».

«The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon» están siendo producidos por Tobias Sammet, Sascha Paet y Ralf Zdiarstek. El disco saldrá a la venta el 3 de Abril en una edición doble de lujo con los siguientes invitados confirmados:

  • Klaus Meine (Scorpions)
  • Ripper Owens (ex-Judas Priest)
  • Michael Kiske (ex-Helloween)
  • Jorn Lande (Masterplan)
  • Andre Matos (ex-Angra)
  • Russell Allen (Symphony X)
  • Bob Catley (Magnum)
  • Eric Singer (KISS)
  • Jens Johansson (Stratovarius)
  • Alex Holzwarth (Rhapsody Of Fire)
  • Felix Bohnke (Edguy)
  • Bruce Kulick (ex-KISS)

Andre Matos

El cantante brasileño André Matos, ex-vocalista de ANGRA, se ha unido a la larga lista de invitados de Tobias Sammet a ser parte del nuevo capítulo de su proyecto AVANTASIA.

Sobre la inclusión del carioca, Sammet comentó: «El 2008 André fue parte de la puesta en vivo de AVANTASIA cuando realizamos un tour mundial que culminó encabezando el Wacken frente a más de 100 mil personas. Un año y medio después, nosotros lo invitamos junto a su banda a ser invitados especiales del tour europeo con Edguy. Quiero decir, nos conocemos por más de 10 años y nuestros caminos se han cruzado montones de veces, y recuerdo que André fue una tremenda influencia a principios de los 90s cuando fundamos EDGUY. Él fue una de las piezas claves en una de las pocas bandas que querían tocar metal tradicional cuando NIRVANA y PEARL JAM habían asesinado todas las formas de música que yo amaba. Fue grandioso para EDGUY y para mi recorrer Francia en conjunto con él a finales de los 90s. Ese fue el momento en que construimos una fuerte relación con André, con Brasil y una muy exitosa con Francia. Ahora André es mi invitado de nuevo y estoy muy feliz de su colaboración. Él es un cantante especial con una voz unica y es un real amigo y un tipo con clase. Estoy muy feliz que nuestros caminos se hayan cruzado una vez más, su trabajo es tremendo y estoy deseando ver la opinión de la gente».

Los nuevos trabajos de AVANTASIA, «The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon», serán lanzados el 3 de Abril del 2010.

Avantasia

Tobias Sammet finalmente reveló que lo nuevo de AVANTASIA vendrá en 2 discos separados. Estos llevarán como título «The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon».

Hoy en el sitio web oficial del cantante se ha dado a conocer el nombre del nuevo invitado al proyecto: La colaboración más reciente proviene del hombre que es conocido entre los fans del metal de todo el mundo como uno de los mejores tecladistas neo-clásico a novel mundial. Fue el tecladista que se batía a duelo con Yngwie Malmsteen a la velocidad de la luz en los años ochenta, que tocó con Ronnie James Dio, que es un miembro clave de Stratovarius y a principios del próximo año la habilidad de sus dedos podrá ser escuchada en el próximo capítulo de Avantasia: Señoras y señores, de Suecia, el único, el Sr. Jens Johansson!»

La lista actual de invitados a esta próxima «Ópera Rock» producida por Sascha Paeth y Tobias Sammet es:

  • Klaus Meine (Scorpions)
  • Ripper Owens (ex-Judas Priest)
  • Michael Kiske (ex-Helloween)
  • Jorn Lande (Masterplan)
  • Bob Catley (Magnum)
  • Russell Allen (Symphony X)
  • Eric Singer (KISS)
  • Felix Bohnke (Edguy)
  • Alex Holzwarth (Rhapsody)
  • Jens Johansson (Stratovarius)

Russell AllenHoy se confirmó la participación del vocalista de SYMPHONY X en el nuevo capítulo de AVANTASIA. De esta manera, Russell Allen se suma a Michael Kiske (ex-Helloween), Klaus Meine (Scorpions), Ripper Owens (ex-Judas Priest), Bob Catley (Magnum), Jorn Lande (Masterplan), Eric Singer (KISS), Alex Holzwarth (Rhapsody) y Felix Bohnke (Edguy).

Este último, comentó que pronto comenzarán la composición del nuevo disco de Edguy. Además, durante su estadia en E.E.U.U como parte del tour de la banda, grabó las percusiones de 5 temas que serán parte de la ópera metal.

Avantasia

«Tobias acaba de decidir que hay demasiado material para poner todo en un solo álbum. Así que el siguiente capítulo de Avantasia será repartido en dos discos». Esto es lo que se ha publicado hoy en el sitio oficial de Tobias Sammet sobre el próximo disco de Avantasia, en el cual ya han trabajado Klaus Meine (Scorpions), Ripper Owens (ex-Judas Priest, Yngwie Malmsteen), Eric Singer (KISS), Michael Kiske (ex-Helloween), Jorn Lande (Masterplan), Bob Catley (Magnum), Sascha Paeth, Felix Bohnke (Edguy) y Alex Holzwart (Rhapsody, Sieges Even).

Sammet comenta: «Siempre he dado lo mejor que puedo, pero este nuevo capítulo en la historia de Avantasia es demasiado y demasiado ambicioso para ser sólo un disco normal. He trabajado en él durante años, y se ha transformado incluso en más de dos discos! No sé si lanzaré uno primero, o ambos a la vez, o incluso ambos en un paquete especial… …la producción es tan masiva y tengo tantos invitados esta vez. Es la continuación de la historia de «Scarecrow». Yo sabía que la historia se extendería a lo largo de dos discos cuando empezamos a trabajar en ella el 2006… …»The Scarecrow» fue un gran éxito, y ese éxito que me respalda es inspirador para ser capaz de hacer cosas en grande! En cuanto a la industria de la música hoy en día con todos los CDs grabados y descargas, supongo que en un futuro muchos de nosotros y las tradicionales bandas de rock y metal no podrán gastar mucho en producción… …Es por eso que esta producción lleva tanto tiempo, puede ser la última gran épica que seré capaz de pagar, y yo quiero que sea la pieza más grande que he trabajado hasta ahora».

avantasia08_01

Llegaba el viernes 20 de Junio con uno de los conciertos más esperados del año, de hecho, el sueño de varios por mucho tiempo, sin embargo esta expectación no se vio tan reflejado en la cantidad de público que se podía pensar que llevaría Avantasia, solamente unas 2.500 personas aproximadamente llegaron al Teatro Caupolicán. La obra de Tobias Sammet en vivo tenía contemplada 14 presentaciones en todo el mundo, siendo Chile uno de los privilegiados. De todas formas, los asistentes al evento sabían que presenciarían algo histórico, y no se equivocaron.

COMIENZAN A TORCERSE LAS MENTES

Siempre se agradecerá a las bandas que aparte de su música presenten una gran puesta en escena. No muy acostumbrados estamos en Chile de ver esto; un gran telón con la portada del Sacarecrow y segundo piso en escenografía ambentaban muy bien esta primera vez de Avantasia en Chile. 20:15hrs. y se apagan las luces del Teatro dando paso a los primeros riffs de Twisted Mind. La gente comenzó a disfrutar desde un principio con la canción y también con el sonido, que acompañó de muy buena forma durante todo el espectáculo. El comienzo del show mostró la base como banda de este tour, con Tobias Sammet a la cabeza, Felix Lindenthal en batería, Sascha Paeth y Oliver Hartmann en las guitarras, Robert Hunecke en el bajo, Miro Rodenberg en los teclados y Amanda Somerville con Cloudy Yang como coristas.

avantasia08_12Para seguir con el concierto escuchamos a The Scarecrow, la canción que da título al último disco. Fue después del primer coro cuando apareció en escena desde el segundo piso de la escenografía el hombre quese robó la película: Jörn Lande. Si bien muchos pudimos verlo en el 2003 como vocalista de Masterplan (enconcierto junto a Gamma Ray en el Teatro Providencia) Jörn volvió para dar cátedra, se llevó la ovación del público sólo con su aparición y más aún en cada parte que le tocaba cantar dejaba boquiabiertos a varios. Aprovechando su estadía en escena, el siguiente tema interpretado fue Another Angel Down, también de su último disco. A estas alturas hay que mencionar el gran juego de luces que presentaba el espectáculo, muchas robóticas arriba y muy bien manejadas para cada momento del concierto.

Las luces se apagan y comienza de a poco a vislumbrarse entre la ovación la intro titulada Prelude, el track que dio el vamos a la saga The Metal Opera, aquella intro que da paso a la muy “powermetalera” Reach Out For The Light. El invitado para esta parte del show fue Andre Matos, quien tuvo la misión de hacer las voces de Michael Kiske. El ex Angra y Shaaman cumplió a su manera y fue recibido como alguien de la casa por su cercanía con el público, a favor le jugó comunicarse en español con la audiencia e incluso felicitando por el triunfo de Chile en fútbol contra Venezuela (!). Matos continuó en el escenario para interpretar junto a Sammet el track Inside, algo que ya habían hecho en vivo en alguna oportunidad, pero presentándose Avantasia no podía faltar la ocasión para volver a hacerlo. Matos da el pie para que el público comience a cantar el “olé olé olé olé…” siguiendo un juego para cantar por “Chile”, “Andre” y “Tobi”. Luego el líder de Edguy invita a prepararse para una canción rápida del Metal Opera parte 2: la escogida era No Return y como era de esperarse, el Caupolicán casi se vino abajo.

avantasia08_05

“SOMOS UNA BANDA DE ROCK O HEAVY METAL, COMO QUIERAN LLAMARNOS”

Matos abandona el escenario y Tobias Sammet presenta la siguiente canción donde originalmente canta Bob Catley, quien no podía estar en esta noche (y tampoco participar de la gira por Sudamérica), “se que no soy Bob pero daré lo mejor para cantarla”. Y así lo hizo, Sammet está cantando a un muy buen nivel y en The Story Ain’t Over del EP Lost In Space parte 1 no fue la excepción. A continuación otra “powermetalera” de su último disco continuaría con el show, Shelter From The Rain donde Oliver Hartmann comenzaba a mostrar que no se quedaba atrás entre las grandes voces que pudimos escuchar. Para introducir la siguiente canción, Sammet comenta que son una banda de Rock o de Heavy Metal, como quieran llamarlos, pero que en internet existen los que postean en Blabbermouth, gente que sólo se dedicaba a escribir una manga de estupideces, entre esas, de las bandas que son o no sus favoritas y que nisiquiera tienen tiempo para el sexo… toda esta introducción era para presentar Lost In Space, una canción que sí es rockera y que no importaba lo que la gente pensara. Y claro, tienen que haber recibido muchas críticas por los toques comerciales que pueda tener la canción, pero que a ninguno de los presentes importó para cantar y saltar con el pegajoso coro.

avantasia08_10

“Por ser día viernes y no tener que trabajar al día siguiente había que emborracharse entonces” decía Sammet, presentando una canción para hacerlo, la bien rockera I Don’t Believe In Your Love, uno de los mejores temas del disco The Scarecrow, y uno de los que más disfrutó el líder de Edguy sobre el escenario cantando junto a Oliver, quien nuevamente mostraba que junto a Jörn Lande fueron las mejores voces que se escucharon aquella noche. Tobias Sammet ya se consolida como uno de los mejores frontman en el Heavy Metal, maneja el público a la perfección y sabe que en Chile había que decir que en Argentina la gente sí que gritó muy fuerte, así que no podíamos quedarnos atrás. Harto ruido y entusiasmo que se mantuvo para la canción que da el título a este gran proyecto: Avantasia, el único tema que pudimos escuchar anteriormente en vivo en las giras de Edguy. Serpents In Paradise del mismo Metal Opera parte 1 siguió con el show con Jörn Lande volviendo a escena. Gran interpretación y muy bien recibida y coreada por el público.

avantasia08_16

ALL YOU GIRLS AND BOYS ARE WELCOME TO MY WONDERLAND!!!

avantasia08_15La primera parte del show cerraba sorpresivamente con Promised Land del Lost In Space parte 2. Tras 1 hora y media de show ya se notaba que la gente estaba un poco cansada de tanta intensidad, por eso no fue una gran ovación la que pedía el regreso de la banda al escenario. Pero el encore venía muy bien cargado con 3 canciones más. El regreso lo hacían con la que debe ser (a título personal) la mejor canción de The Scarecrow: The Toy Master, originalmente cantada por la leyenda Alice Cooper junto a Tobias Sammet. Éste último se las arregló solo para lograr una gran interpretación acorde a la mística que trae el tema. El momento más emotivo de la noche vino con Farewell, donde Amanda Somerville bajó de la tarima donde compartía los coros con Cloudy y cantó las partes correspondientes a Sharon Den Adel en la versión original.

Ahora llegaba el momento para presentar a la banda, el que tomó bastante tiempo por los discursos de alabanza a cada músico y en presentar oficialmente a los 2 grandes cantantes invitados como Jörn y Andre. Sign Of The Cross fue la elegida para cerrar el show, con todos en escena. Gran momento el que se vivió con la canción y que el público disfrutó con todo sabiendo que era la última. Pero a la mitad de ésta el ritmo cambia y comienzan a cantar todos el coro hecho himno de la canción que abre el Metal Opera parte 2, Seven Angels, que terminó por derrumbar el Teatro Caupolicán que retumbaba como si estuviera lleno. Show aparte el de Andre Matos. Él sabrá lo que le pasaba, pero sí muchos pudieron interpretar el por qué de sus dos porrazos en escena y también corroborarlo cuando desconectó del cable el micrófono de Oliver Hartmann para cantar sin que este funcionara (estamos hablando de un micrófono que no es inalámbrico).

avantasia08_21

Así terminaba el show de Avantasia en Chile, con todos los músicos despidiéndose muy agradecidos en el escenario y con un público que se fue completamente satisfecho del recinto sabiendo que será muy difícil borrar de sus mentes un concierto que mantuvo en su totalidad la excelente calidad de sonido y de puesta en escena. No sabemos qué pensará Tobias Sammet sobre nuevos proyectos con Avantasia, pero sí hay que tener por seguro se inmortalizará algún concierto de la gira en DVD o disco en vivo que quedará para guardarlo como documento histórico.

Setlist:

avantasia08_2501. – Twisted Mind
02. – The Scarecrow
03. – Another Angel Down
04. – Prelude
05. – Reach Out For The Light
06. – Inside
07. – No Return
08. – The Story Ain’t Over
09. – Shelter From The Rain
10. – Lost In Space
11. – I Don’t Believe In Your Love
12. – Avantasia
13. – Serpents In Paradise
14. – Promised Land
Encore:
15. – The Toy Master
16. – Farewell
17. – Sign Of The Cross / Seven Angels

avantasia08_26

Mucho tiempo estuvo diciendo el carismático Tobias Sammet, sin duda uno de los más grandes compositores de todos los tiempos de la escena powermetalera alemana, que su proyecto de ópera-rock llamado Avantasia duraría solamente dos discos, los célebres “The Metal Opera Pt. 1” y “The Metal Opera Pt. 2”, en que se contaba la historia del monje dominico Gabriel Laymann en el siglo XVII. Pero el hombre de los pantalones bovinos se dio cuenta que siendo el reputado compositor y músico que es –indiscutiblemente–, no podía matar “tan temprano” esta virtual gallina de los huevos de oro. Por lo mismo, armándose de su bajo, ideó esta nueva ópera-rock, y con la pequeña ayuda de sus amigos Sascha Paeth (ex Heavens Gate), Henjo Richter (Gamma Ray), Kai Hansen (Gamma Ray) y Rudolf Schenker (Scorpions) en guitarras, Eric Singer (Kiss) en batería, Michael Rodenberg “Miro” (Kamelot) en teclados, y Roy Khan (Kamelot), Jorn Lande (ex Masterplan), Michael Kiske (ex Helloween), Bob Catley (Magnum), Amanda Somerville, ¡Alice Cooper! y Oliver Hartmann (ex At Vance) en las voces, creó una nueva historia, que tiene ciertas reminiscencias a Fausto de Goethe (el tipo (Sammet) le vende el alma al diablo (Jorn Lande), lo atiende el psiquiatra (Roy Khan), tiene una suerte de espíritu bonachón (Bob Catley), etc.).

Al ver que en la nómina de esta selección hay jugad… perdón, artistas considerablemente más emparentables con el Hard Rock que con el Power Metal (Eric Singer, Alice Cooper, el propio Rudolf Schenker), y por lo mismo uno podía elucubrar en un principio con que este disco sería más rockero y menos powermetalero que los “The Metal Opera”. Y tras escuchar el doble single “Lost In Space” la suposición de que la cosa venía… distinta, tendió a corroborarse. Mucho powermetalero dogmático habrá tirado a la basura el single por la notoria falta de dobles bombos o de ritmos frenéticos, pero soy de la idea que los trabajos de Sammet nunca tienen desperdicio y por lo mismo, a pesar de las dudas que generó el single, había que esperar el disco.

¿Y qué respuestas obtenemos? Queda a la opinión del escucha. Es cierto, el disco carece de muchos de los elementos power “bombásticos” tan característicos de las composiciones de Sammet, pero por otro lado se enriquece con otras influencias y se escucha, en mi concepto, por primera vez a Avantasia como un equipo más que un conjunto de individualidades. Haré referencia a esto al final. Vamos con el “Espantapájaros”.

Al escuchar el inicio con riff arábigo de Twisted Mind es inevitable pensar que parece un tema de Kamelot… por eso uno tiende a esbozar una sonrisa al escuchar la sofisticada voz del noruego Roy Sætre Khantatat, más conocido como Roy Khan. Se trata de un tema midtempo y con un coro contundente (con una genial frase, “de la cuna al manicomio”), muy típico de Sammet (bastante influenciado en su carrera, particularmente en esta faceta, por Queen). Un buen inicio y que marca un poco la pauta de lo que será lo sucesivo del disco.

The Scarecrow probablemente habría sido un buen tema para terminar el disco. Un tema de once minutos (sólo superado por “The Seven Angels” en el “Metal Opera 2”), que además le da el nombre a este trabajo, pero sus letras le dan sentido a su ubicación. Un inicio absolutamente folk, un potente riff y nuevamente una estructura midtempo, dan pie para la aparición de otro grande de las cuerdas… vocales: otro noruego, Jorn Lande. El tipo es un monstruo. En este tema encontramos un sólido trabajo de orquestaciones (créditos para Sammet y Miro), pero a mi juicio lejos el mejor momento llega con el cambio de ritmo de los últimos minutos del tema (para los más maniáticos, a los 8 minutos con 56 segundos), una inyección de rock a la vena liderado por la impresionante voz raspada de Lande. En suma, un tema con ciertos altibajos, bastante complejo, pero con momentos sensacionales (muy bueno el final, con los mismos toques folk del principio, pero con Lande y las guitarras de fondo), y que hacen valer la pena los minutos que dura.

Para los que echaban de menos el Power Metal más bombástico (de alguna manera me incluyo), nos encontramos con Shelter From The Rain, un corte rápido aunque quizás menos “pomposo” que otros temas rápidos de Avantasia. En el coro aparece el mítico Michael Kiske, nuevamente cantando junto a su amigo Sammet… y bueno, valga una pequeña y muy personal reflexión: siempre será noticia escuchar a Michael Kiske cantando Metal. A mí me pasa algo que seguramente compartirá uno que otro lector de este review: cuando escucho a Kiske cantando Metal, recuerdo o imagino mi niñez o adolescencia echándole el ojo a la niña más linda del barrio, viéndola caminar, moverse… y encontrártela un par de años después y verla vestida de monja. En otras palabras, es un terrible desperdicio… un desperdicio que a una de las más grandes voces de todos los tiempos no le guste el Metal y reniegue del mismo. ¿O acaso el tipo sería tan famoso si nunca hubiese cantado en Helloween? OK, es cierto, contestar categóricamente “sí” o “no” sería una falacia del tipo “hipótesis contraria a los hechos”… pero bueno, a llorar a la iglesia. Un muy buen tema, que además cuenta en las voces al sobrio Bob Catley, además de lo llamativo que resulta escuchar a Eric Singer tocando Power.

El tema de este disco que “sacó video”, Carry Me Over, llama la atención en la primera escuchada por no contar con cantantes invitados, sólo escuchamos a Sammet. Una balada con tintes de powerballad, aunque casi sin solos, casi sin cambios de ritmo… casi sin brillo. Me llama la atención que este tema haya sido el elegido para ser hecho videoclip, no sólo por su falta de “luz”, sino porque dentro de los temas que califican dentro del saco de los “orejas”, no creo que sea el mejor ni el más “oreja”.

La frenada de ritmo llega a niveles extremos con What Kind Of Love, una balada con bases atmosféricas, que cuenta con la suave y cálida voz de Amanda Somerville (colaboradora en incontables proyectos metaleros), que sin exagerar recuerda a temas de cantantes como Enya u otras de ese mismo estilo, medio new age. Por un lado, es una indiscutiblemente impresionante muestra de versatilidad compositiva por parte de Sammet, pero por otra parte es un tema muy, muy pero muy lindo. Quizás demasiado o exageradamente lindo, bonito, que perfectamente –no quiero ser peyorativo– se puede escuchar en un mall, en la radio Play o mientras te cortan el pelo. Lamentablemente no tengo la mente musicalmente tan abierta como para no hacer ese alcance.

La película “Y dónde está el Metal?” termina con los primeros segundos de Another Angel Down (uno de los dos temas que aparecen en el single “Lost In Space”), en los que suena un teclado medio atmosférico a lo Labyrinth, pasando a un riff y un ritmo bastante Power y a fraseos cortesía de Jorn Lande. No es un tema muy original, pero por momentos es pegajoso, suena potente, y cuenta con un excelente solo de Henjo Richter. Los halagos aplican.

Si a priori nos dan el tracklist de este disco y nos dicen que Vincent Damon Furnier, más conocido como Alice Cooper va a cantar en uno de los temas, y nos hacen adivinar en cuál, es imposible no decir en The Toy Master. Haciendo de maestro juguetero diabólico, el señero intérprete de la tercera edad (ya tiene 60 años) atrapa junto con su atmósfera, aún más “misteriosa” que la de Twisted Mind. Lo mejor del tema, más allá del excelente trabajo de Sammet en los coros y arreglos, y lo creíble que suena Alice Cooper en el papel de dueño de los juguetes o de payaso maldito tipo Pennywise (It), es el cambio de ritmo del último tercio del tema, sorprendente. De los mejores temas del disco.

A todo pedal de Eric Singer comienza Devil In The Belfry, uno de los mejores cortes de este trabajo. No es un tema rápido en sí mismo, sino que varía entre el midtempo y ritmos más bien galopantes. Un coro a lo Sammet (muchas voces y bombástico), el tercer gran aporte de Jorn Lande y un notabilísimo trabajo de Henjo Richter marcan uno de los puntos más altos e intensos de este disco.

Cry Just a Little producía a priori, antes de escucharla, toda la sensación de que se iba a tratar de una balada acústica y melosa. Después le dicen a uno que es prejuicioso. Pues bien, los prejuicios se vieron totalmente… ratificados: un tema muy bonito, que casi llega a ser tierno (“Cry just a little for me, oh, girl, a little for me”). Más allá de esto, es una bonita balada, con un tipo como Bob Catley que demuestra absoluta comodidad en este tipo de temas, y Sammet que ratifica que vendría a ser como el estandarte o la figurita elegida para contrarrestar los eternos cuestionamientos legos en el sentido de que los compositores metaleros son puros tarros y no los puedes sacar de ahí.

El hard rock vuelve con I Don’t Believe In Your Love, con la gran voz de Oliver Hartmann (uno de los vocalistas preferidos de la escena tedesca) y la inestimable colaboración de un prócer como Rudolf Schenker (Scorpions). Un tema que posee elementos Power, con una letra románticamente muy resentida (“I don’t believe in your love, don’t give a fuck for roses”), muy ganchero, perfectamente podría haber sido el elegido para tener videoclip.

El cierre del disco resulta algo desconcertante. Lost In Space, el single de este disco, es un tema midtempo, bien hechito, sencillo, con la tierna y soft aportación de Amanda Somerville, pero que resulta algo anodino y por momentos desabrido, lo que se acrecienta al pensar que el disco se acaba aquí. Sólo me hace cierto sentido que este tema sea el último del disco sólo concibiéndolo como una especie de cliffhanger (así le dicen los gringos a los ganchos con que las series terminan sus temporadas, para atrapar al espectador para la temporada siguiente), pero no creo que sea suficiente argumento.

Me parece que existen pocas dudas acerca de que este es el más bajo –o el menos alto, para ser justos– de los trabajos ópera-rock de Tobias Sammet. Es decir, no estamos hablando de un disco malo ni mucho menos, para nada, de hecho musicalmente está muy bien construido, y haciendo referencia a lo que dijimos en un principio, en mi concepto por primera vez Avantasia produce una mayor sensación de “banda”, más que un conjunto de individualidades, lo cual es positivo… pero vale la pena preguntarse: ¿es eso lo que buscamos en Avantasia? Creo que la mayoría de la respuestas tenderán a ser negativas. Pero sí resulta destacable, como dijimos anteriormente, la impresionante capacidad que tiene Tobias Sammet para desdoblarse compositivamente y pasar de una balada a una descarga eléctrica de Power Metal como quien cambia de canal en la tele. Este disco es una fiel prueba de dicha capacidad o polivalencia. Veremos qué pasa con “The Scarecrow Part. 2”, a fines del 2009. Mientras tanto, a escuchar este disco, que siempre se pueden sacar cosas buenas de lo compuesto por Sammet.

Nada podía ser mejor. Edguy finalmente estaba recibiendo los frutos del esfuerzo que venían cosechando desde algunos años atrás. El álbum «Vain Glory Opera» les había abierto las puertas hacía un camino de mayor calidad, dando paso a «Theater of Salvation”, en cuya gira por Europa estaban experimentando un tremendo èxito, no sólo por sus fans, sino también por los medios de comunicación. Sin embargo, cuatro discos bajo la manga no fueron suficientes para que a la edad de 21 años Tobìas Sammet decidiera crear un proyecto solista alterno, al cual nombró Avantasia.

Después de haber contado con la participación de Hansi Kürsch (Blind Guardian) y Timo Tolkki (Stratovarius) en «Vain Glory Opera», lanzado en 1998, la idea de una ópera-metal empezó a surgir en la mente de Tobías Sammet. La sensación que percibió al escuchar a otras personas cantar y tocar la música que el había escrito fue tan impresionante, que el sueño de grabar un álbum con muchos músicos invitados comenzó a crecer cada día. Serían músicos que él admirara, que lo hubiesen influenciado o bien, con quienes simplemente había compartido un momento en alguna gira.

Fue a principios de 1999, durante la gira de Edguy por Europa, cuando Tobías empezó a escribir algo parecido a un cuento de hadas. Esto, según lo relata en el folleto de Avantasia Pt. 1, ocurría cada vez que tenía que esperar dentro del autobús hasta que empezara un concierto, por lo que su “aburrimiento” lo llevó a organizar en su mente la maravillosa historia. En el mismo, indicó que luego de esa gira se dio cuenta que ese material serviría para hacer un álbum conceptual ya que tenía muchas canciones para definir las diferentes escenas con música.

Sammet planeaba realizar el proyecto con Edguy, pero decidió que con ese material podía hacer algo diferente. Además, para hacer una opera-metal, que era lo que inicialmente lo había alentado a escribir el cuento, era necesario contar con más de cinco personas. Entonces, concluyó que otros músicos tocarían los instrumentos y no sus compañeros de Edguy. Por tanto, el proyecto tendría aportes diferentes, al menos en la forma de tocar los instrumentos.

Es indudable que Avantasia tiene influencias del siglo XVII, comprendido entre 1601 y 1700. En esa época se dio rienda suelta a la producción artística y se dejaron atrás los lineamientos del Renacimiento, los cuales eran demasiado estrictos. Así, logró incorporar un estilo moderno, el barroco. Éste permitió la inclusión de una nueva forma de vivir, teniendo en cuenta que la sociedad es cambiante.

El modo en el que Sammet escribió las letras de Avantasia refleja la estética del conceptismo, también utilizada en esa época. Esta consiste en asociar palabras de una manera penetrante al tomar varios significados. Es una habilidad innata de Tobìas Sammet el jugar con las palabras y crear infinitas relaciones entre lo que quiere comunicar y la manera como lo hace. Es decir, creó laberintos de significados que son cautivadores para la imaginación del escucha.

La opera-metal es catalogada como barroca ya que es rica tanto en discursos melódicos, como en figuras retóricas del pensamiento y composición. Igualmente, como bien alude el nombre, Avantasia, posee abundantes elementos que impulsan la mente hacía la fantasía e imaginación. Cabe destacar que la ópera nació precisamente en el siglo XVII, con el fin de contar los sentimientos de los/as ciudadanos/as respecto a circunstancias histórico-sociales de un momento determinado. Con estos elementos reunidos en su mente, Sammet empezó a organizar el proyecto Avantasia, el cual, sin duda se caracteriza por armonías tonales y vocalización recitativa, componentes clave para un estilo barroco.

No fue sino hasta dos años después (en el 2001) que, finalmente, se lanzó al mercado la primera parte de Avantasia, la cual, en resumen, narra sobre Gabriel Laymann, un monje novicio que es aprisionado por haber leído un libro pagano, tratando de buscar algo que le ayudara a rescatar a su hermanastra, acusada de bruja. En la celda, Gabriel conoce a un druida que le dice que deben recuperar ese libro, pues éste constituye una de las partes de un sello y también es una de las llaves que, junto con otros seis libros de ese tipo, abren las puertas hacia Avantasia. Así, el espíritu de Gabriel viaja a Avantasia con la ayuda del druida para que el Papa, a quien le fue llevado el libro y además poseía los otros seis, no pueda reunir los siete sellos en el lugar más oscuro del centro de Avantasia, ya que si lo hace, se corre el peligro de que el mundo espiritual se cierre para siempre.

Para la primera parte del proyecto, la impresionante trayectoria de los invitados y el hecho de tenerlos reunidos a todos en un solo trabajo musical contribuyeron a crear expectativas favorables para Avantasia, teniendo a  Michael Kiske (ex-Helloween, Place Vendome), Andre Matos (ex Angra, ex-Shaaman), Kai Hansen (Gamma Ray, ex -Helloween), Timo Tolkki (Stratovarius), Alex Holzwarth (Rhapsody) entre otras figuras emblemáticas del power metal. Ahora bien, «The Metal Opera Pt 2” tenía como gran antecedente el excelente trabajo realizado por Tobías Sammet y los artistas invitados en “The Metal Opera Pt1”, el cual sin lugar a dudas fue un material muy bien aceptado.Por lo tanto, el mayor reto sería lograr el mismo o mayor éxito en la continuación de la historia.

En la segunda parte, Timo Tolkki participa no solo en las voces sino también en las guitarras y Bob Catley (Mágnum) se incorpora a la interpretación de los personajes, ocupando el de El Árbol del Conocimiento. Mientras que el resto de los participantes continúan con sus mismos roles. A partir de esta entrega se concluye el cuento fantástico. Gabriel logra recuperar el sello robándoselo al Papa antes de que éste se lo entregara a la Torre en el centro de Avantasia. Así mismo libera las almas aprisionadas en un cáliz de oro que se encontraba en una habitación en la ciudad de Roma y que le daba poder a las fuerzas malignas. Después, Gabriel regresa al mundo real y  lo único que desea es recatar a Anna Held, su hermanastra, pero como es muy riesgoso que el se acerque a la torre donde esta encarcelada, Lugaid Vandroiy, el druida, lo envía a Irlanda. Al final, matan a Vandroiy después de ayudar a Anna a recuperar su libertad.

En general, la segunda parte del proyecto es menos comercial que la primera, que a diferencia posee una estructura normal referente a estrofas y coros, mientras que “The Metal Opera Pt. 2” varia no solo en eso, sino también en la duración de los temas. Mucho se ha criticado esta segunda parte por haber colocado la canción más larga al principio, ya que algunos aseguran que es cansado para el oyente, pero otros afirman que por ser un material conceptual, la atención se dirige a lo que sucederá con los personajes y no tanto en el tiempo que dure cada tema.

Con una imagen disímil por el papel que ahora interpreta, Tobías Sammet lanzó el 16 de noviembre (2007) lo más nuevo de Avantasia, comprendido en dos álbumes exclusivos, cada uno con 6 temas épicos. Estos son titulados “Lost in Space 1” y “Lost in Space 2”. Tobías recalcó que escribió un verdadero himno épico al cual nombró “The Store Ain´t Over” y también grabó junto a Eric Singer (Kiss) en la batería. También expuso que hay un cover de ABBA en versión metalera.

Si bien estos EP´s comparten el nombre, el contenido es completamente diferente. La única canción en común es «Lost in Space». Además, estos EP’s traen cosas extras como fotos y entrevistas. En fin, demasiada calidad, para tan poco dinero que se paga para obtenerlos, asevera Sammet. Cabe mencionar que ese material no se incluirá en el próximo disco.

Según se anunció en la página oficial de Tobías, el interés del público fue tan alto en Alemania que los discos («Lost in Space 1 & 2») se agotaron el día después del lanzamiento, pero el lunes, 20 de noviembre indicaron en la web que ya habían más copias disponibles.

El 25 de enero del próximo año (2008) saldrá a la venta la primera parte de “The Scarecrow”, el tercer álbum de Avantasia, que será un poco diferente en cuanto al estilo, pero conservará la esencia de los elementos musicales utilizados en las primeras entregas. Se supone que los invitados serán, Alice Cooper, Amanda Sommerville, Bob Catley, Roy Khan, entre otros.»The Scarecrow» será también un trabajo conceptual pero no es el seguimiento de los dos primeros discos. En cuanto a la segunda parte del mismo, quizá estará a la venta en el año 2010, debido a los preparativos del nuevo material de Edguy planeado para el periòdo 2008-2009, declarò Tobìas Sammet en las entrevistas que le han hecho sobre el tema.

Se espera que Avantasia se presente en el Wacken Open Air Festival el 31 de julio del 2008, junto a Iron Maiden, Children of Bodom y Kreator.

Lo de EDGUY resulta a estas alturas meritorio y sorprendente, son contadísimas las bandas que logran sacar un disco tras otro sin caer en ningún momento en la autocopia y los clichés musicales estrujados una y otra vez. La mente creativa de Tobias Sammet parece no tener limites, y tras un MANDRAKE realmente notable y un HELLFIRE CLUB impresionante, la tarea era bastante difícil, sin embargo, la misión fue aprobada y con máximas calificaciones. Lo que Rocket Ride nos propone es un viaje a través de melodías mucho mas rockeras, por lo que siguiendo claramente la huella de su antecesor, este disco es otra pieza importantísima dentro de la discografía de estos germanos que parecen no cometer errores.

El disco abre con la tremenda SACRIFICE, donde uno puede darse cuenta a primera vista, de la propuesta que se reiterara a lo largo del disco, un tema particularmente largo para ser un opening, pero que cuenta con una serie de cambios de ritmo y más importante aun: un coro de esos que Sammet posiblemente componga mejor que nadie en la escena. , ganchero, pegajoso, acompañado por guitarras muy rockeras, mucho menos “power” que en otras ocasiones. Un gran tema para inaugurar un gran disco.

Lo que sigue es el tema que le da el nombre al disco: ROCKET RIDE, que también posee una fuerte carga de Hard Rock, aunque mucho más veloz que el primer corte, acá el disco suena mucho mas EDGUY, si para alguno de quienes escucha el disco no había bastado con SACRIFICE para darse cuenta que este no es un disco de Powermetal propiamente tal en su estado mas puro, con esta canción se termina de salir de dudas. WASTED TIME es lo que sigue, y las características del tema son en si, bastante similares a lo anterior, el tema logra jugar con éxito perfecto entre las melodías a las que EDGUY nos tuvo siempre acostumbrados y tan propias de la escuela de bandas como HELLOWEEN, matizadas con el peso que las guitarras cien por cien rockeras tienen. Tremendo tema.

MATRIX, es el cuarto tema del disco, un mid tempo bastante power, tal vez bastante difícil de “tragar” en una primera instancia, pero que al igual que con SACRIFICE cuenta con el imponente plus que significa ese talento natural de Sammet y cía para crear coros que entran directo en la mente y que uno no termina de darse cuenta en que momento los comenzó a tararear.

En RETURN TO THE TRIBE como su nombre lo indica, volvemos a las raíces, al lugar donde partimos, y podemos identificar un tema netamente Powermetal, extraído directamente de la escuela germana de donde EDGUY proviene, y que se olvida por un momento del Rock, para dejarse llevar por el puño en alto y el galope constante, un tema que de seguro le gustará a aquel fanático del EDGUY mas antiguo y que se resiste un poco al nuevo camino que su música ha tomado. En lo personal, me parece que las búsquedas constantes de evolucionar en su sonido siempre se agradecen, y en el caso puntual de EDGUY sin duda que han resultado un acierto. THE ASYLUM es otro de los temas largos dentro del disco y que por lo demás ya se han convertido en un verdadero clásico dentro de cada nuevo disco de EDGUY, canciones muy largas, que progresan constantemente y que se pasean por muchos ritmo En esta canción nos paseamos por ritmos de balada, mucho Rock and Roll y algo de Powermetal, logrando una mixtura exquisita.

Y si hablábamos recién de clásicos en un disco de EDGUY, por supuesto que no podía faltar la respectiva balada, la que en este caso lleva por nombre SAVE ME, y que sigue la tendencia global del disco, mucho sonido rockero, tal vez incluso mas aun que en los otros temas, hasta podría recordarnos un tema de EUROPE o BON JOVI, es un tema extraído de otra época y que debe ser de las mejores baladas que han compuesto. CATCH OF THE CENTURY es lo que continua en nuestro viaje y posiblemente sea lo mas bajo de todo el disco, sin ser en lo absoluto un mal tema es demasiado común y pasa sin pena ni gloria por un disco que tiene momentos mucho mejores, tal vez lo más curioso sea el final de la canción con un Tobias Sammet haciendo gala de todo su particular sentido del humor, pero nada más. OUT OF VOGUE es otro de los grandes temas de este disco, rápida, directa, muy power y en la vena del EDGUY de siempre, recurriendo a recursos ya conocidos pero siempre efectivos, un tema a gran nivel que fortalece el disco al momento de su análisis global.

A continuación viene el que curiosamente es el único tema extraído del reciente EP llamado SUPERHEROES: el tema del mismo nombre y que además se enmarca como el primer single promocional de ROCKET RIDE. El mencionado tema es quizás la muestra más concreta que tenemos por lo menos en este ultimo disco, de la madurez que la banda ha alcanzado en estos ya mas de diez años de carrera. TRINIDAD es una canción bastante especial, de hecho como que hay que oírla para saber de que se trata, parece extraída de un comercial de bebida o algo similar, un tema extremadamente fresco, alegre, divertido, pero que dentro del contexto de un disco de EDGUY se comprende y se disfruta. Y para llegar al final de nuestro viaje el mejor tema de todo el disco: FUCKING WITH FIRE, donde Sammet se viste por un momento de Sebastian Bach, para regalarnos una canción realmente de antología, puro Rock al servicio del metal, un tema de lujo, de esos que se espera poder cantar a todo volumen en alguna ocasión. Si no es de los mejores temas que Sammet haya escrito pasa muy cerca, completamente alejado de lo que EDGUY siempre nos había tenido acostumbrados y dándonos una lección de evolución y de composición sin complejos. Increíble.

Como conclusión, una nueva joya dentro de la mas que correctísima discografía de estos alemanes, un disco que si bien no supera lo maravilloso de HELLFIRE CLUB, se pasea por nuevos sonidos y por distintos estilos demostrándonos el sentido que parece poco a poco ir tomando el Powermetal. Bandas como EDGUY o VISION DIVINE van cada vez con mas frecuencia, coqueteando con sonidos de hace muchos años atrás lo que en cierta manera nos da indicios del nuevo camino que parece tomar el estilo. Por lo pronto, en este caso particular, EDGUY nos entrega un tremendo disco, muy recomendable para los fanáticos de la banda y donde se demuestra que, por muy cliché que suene, EDGUY lo hizo de nuevo.

Esto de los discos en vivo se ha transformado en una verdadera moda, sobretodo este 2003, con trabajos en directos de bandas como Slayer, Kreator, Gamma Ray o Blind Guardian. Los alemanes de Edguy no se han querido quedar atrás y nos presentan un disco extraído de la gira de su disco Mandrake que los llevó a muchos rincones del planeta incluido Chile en esa calurosa y mágica noche de Febrero del 2002 donde nos pudimos hacer parte de lo que Edguy ofrece en vivo, mucho poder, mucha fuerza y un desplante a toda prueba de su líder y vocalista, el carismático Tobias Sammet.

Cabe preguntarse si era o no el momento de lanzar un álbum en vivo. La respuesta es, sin duda afirmativa, Edguy, a pesar de la corta edad de sus integrantes ya posee una dilatada trayectoria de 5 discos a su haber y una reputación a toda prueba que los ha llevado a colocarse en las altas esferas del metal europeo, compartiendo escena con bandas como Kreator, lo que indica que lo musical traspasa la línea powermetal que tiene la banda, siendo respetada, como decíamos en toda la escena metalera. Por lo mismo el hecho de lanzar un disco en vivo es una buena decisión, no como algunas bandas que sólo sacando un par de discos creen correcto lanzar un directo, como sucede con Sonata Arctica, por ejemplo, una muy buena banda en lo musical, pero con algunas malas decisiones al momento de lanzar discos (pero eso es ya harina de otro costal).

Personalmente tengo reparos con los discos en vivo. Estos reparos van con lo que un disco en vivo desea entregar. Creo que un directo debe traspasar al oyente las vibras del concierto, a pesar de que es difícil sentir lo mismo que estando en el recital mismo, la idea es que el registro logre plasmar en un disco todas las emociones (o al menos la mayoría de ellas) a quien está del otro lado, a quien escucha el disco. El problema en este sentido es que suele suceder que discos en vivos al pasar por ediciones, por mejoras en el sonido, muchas veces al añadírseles ciertos elementos anexos (en estudio), hacen que la magia se pierda, volviéndose un tanto fríos. Hay ejemplos en que incluso el público se siente afinado o que el público pasa a un segundo plano, y creo que ésa no es la idea. Por esto creo que este disco de Edguy aprueba con honores esa materia. Quizás porque el hecho de haberlos visto en vivo con un setlist similar al que entregan en esta placa hace que uno le crea al disco, le crea a lo que está escuchando, y eso se refleja en múltiples detalles. Primero que todo en los juegos que hace Tobias con el público, en las palabras con las que se dirige a la audiencia, incluso es posible apreciar, a lo largo del disco que la voz de Sammet se va desgastando con el trajín lógico que un show que bordea las dos horas, esa honestidad se valora.

De los temas que Edguy incluye en el disco, podemos señalar que como mencionábamos está basado en la gira de su último disco en estudio, Mandrake, y como tal incluye varios cortes de esa placa, como la inicial Fallen Angels, la gran Tears Of Mandrake, o la íntima y muy bien lograda en vivo (porque en estudio se hace bastante tediosa) Pharaoh. Esto sin olvidar temas clásicos como Babylon, la bella Land Of The Miracle y la hímnica Vain Glory Opera.

Todos los detalles están muy bien cuidados en este disco grabado en Francia, partiendo por el sonido, impecable con cada instrumento sintiéndose claramente, con un correcto arte, unas muy buenas fotografías, y lo que es rescatable, sobretodo para el fan de la banda es que es un disco doble, por lo que tenemos casi dos horas de show plasmados tanto en el disco, como en el video clip para computador (si hasta ese detalle fue cuidado) de The Headless Game, que aparece al final del segundo disco.

Como señalábamos cada detalle fue cuidado, incluso el de incluir en el disco tanto Inside, como Avantasia, de la obra homónima de Sammet, las cuales podrían haber quedado fuera, al no ser propiamente de Edguy, pero que también fueron ejecutadas en la gira y por lo tanto forman parte del álbum.

Si hay algo que se le pude criticar al disco, que está muy bien logrado, es que puede llegar a ser un tanto intrascendente, en el sentido de que no es un disco memorable, como por ejemplo el Visions Of Europe de Stratovarius o el Decade Of Aggression de Slayer, sino más bien es un disco correcto, sin grandes pretensiones, y que por lo mismo no va pasar a la historia.

Sin embargo esto no desmerece en absoluto a un trabajo muy bien realizado, por sobretodo honesto y que reafirma el hecho de que Edguy es una de las grandes bandas de metal del último tiempo, que Tobias Sammet es un personaje respetado dentro de la escena, y que logra plasmar en el disco todo el poder y la magia de la banda en cada recital, algo que nosotros pudimos apreciar y que por lo mismo, a pesar de que el disco no fue grabado en Chile, puede transportarnos hasta ese momento. Recomendable no sólo para fans, sino para quienes disfrutan del buen metal.

CD 1.
Welcome To The Opera (Intro)
Fallen Angels
Tears Of Mandrake
Babylon
Land Of The Miracle
Painting On The Wall
Wings Of A Dream
The Headless Game
The Pharaoh

CD 2.
Vain Glory Opera
Solitary Bunny – Drum Solo
Save Us Now
How Many Miles
Inside
Avantasia
Out Of Control

Él es el actual baterista de Rhapsody, Looking Glass Self y Paradox. La primera es una de las bandas más reconocidas del Power Metal. La segunda, reúne a tres miembros de los disueltos Sieges Even y hacen música progresiva. Mientras que la última tiene influencias del thrash de la Bahía de San Francisco. No se puede negar que Alex Holzwarth es un ejecutante multifacético. No hay que olvidar tampoco que son sus baquetazos los que se escuchan en el álbum Angels Cry (1993) de Angra y en los dos episodios de Avantasia. Además enseña batería en Drummer’s Focus de Münich desde 1996.

alexholzwarth_rhapsody_titulo

A este amplio currículum le agregó en agosto pasado la hoja más heroica, quizás la acción más valerosa de su carrera: una día antes que emprendieran vuelo, Alex tuvo que reemplazar al lesionado Thomen Stauch en la gira de Blind Guardian por Sudamérica. Así, de forma inesperada, se unió por semana y media al grupo donde toca el bajo su hermano Oliver y visitó por segunda vez el país en el lapso de un año.

Se trataba de Blind Guardian en Chile, por lo que la noticia que Thomen no vendría significó una desilusión para los fanáticos. Incluso, las expectativas de varios habían bajado. Pero Alex Holzwarth demostró que, además de ser un muy buen baterista -las circunstancias lo evidenciaron-, tiene mucho valor. No cualquiera hace lo que hizo él, por seguro. Para qué hablar del show. Los que fueron se acordarán.

¿Cómo fue que la banda se contactó contigo para tomar el puesto de Thomen en el tour sudamericano? ¿Dónde estabas en ese momento?

Estaba en casa con mi familia jugando a El Señor de Los Anillos. ¡Era la primera vez que lo hacíamos desde la Navidad! En eso les comenté: «Mañana Oliver se va con Guardian»… Extraño, ¿cierto? Y luego de un rato sonó el teléfono… era Oliver y me preguntó: «¿Que vas a hacer mañana? ¡Tienes que venir con nosotros a Sudamérica!» Quedé impactado pero mi hermano me dijo: «¡No tienes otra alternativa!». Llamé a Thomen para chequear el equipo y algunos temas como Lord Of The Rings.

¿Por qué aceptaste?

¡Porque no tenía elección y me encantan los desafíos! ¡Son adrenalínicos!

¿Tuviste tiempo para ensayar con Blind Guardian? Me imagino que conocías los temas…

¡No! ¡No me las sabía! ¡Sólo tenía el Nightfall! Así que empecé a escucharlas después de que me llamaron.

¿Cómo sentías tu estómago justo antes del primer show en Sao Paulo? ¿Hubo algún momento en que hayas pensado algo como «en que cresta me metí»?

Jaja. ¡Por supuesto!

Escuchaba las canciones todo el día y noche. Tuvimos la chance de practicar en una sala de ensayo de la ciudad y después de la prueba de sonido hicimos una especie de preproducción… ¡Todos, en la familia Blind Guardian, estaban super relajados! ¡Y no olvidar a mi hermano! (El en show) estaba siempre al lado de la batería diciéndome que parte del tema venía luego, ¡todo esto mientras tocaba! Teníamos nuestra propia forma de comunicarnos en el escenario, si no hubiera estado Oliver habría sido MUCHO más difícil…

Y después del primer concierto… ¿Cómo te sentiste?

¡Fue uno de los mejores momentos de mi vida! ¡El público era espectacular! Todos sabían que Thomen no había podido venir porque estaba lesionado, ¡por lo que no era tan problemático el cometer algunos errores!

Después vinieron a Chile, estabas más relajado, ya conocías al público con Rhapsody el año pasado… ¿Qué recuerdos tienes de tu segundo viaje a Chile?

Lo pasamos muy bien allá. ¡Recuerdo a todas las personas que eran tan acogedoras! ¡Todos mis amigos de la primera vez! El público me era mucho más familiar. ¡En el concierto me sentí un poco como en casa! ¡Y nunca me olvidaré de los fantásticos cafés y las comidas!

Hansi dijo: «esto es más que sólo un concierto»… ¿Lo sentiste así también?

Sí, ¡fue muy especial! Nostálgico… era la última vez tocando las canciones de Blind Guardian, el último recital de este tour en el que actuamos en frente de una tremenda audiencia. ¡El público era increíble!

¿Consideras esto como un logro?

¡SI!

¿Cómo te recibió Blind Guardian? Era la primera vez que hacían gira sin uno de sus miembros…

¡En realidad no sé porque la última vez que los vi fue en el tour! Voy a chequear eso J.

Rhapsody

Ahora… ¿Cuáles son las diferencias entre Thomen y tú como bateros y cómo eso afectó al sonido de los temas?

Thomen es el baterista de Blind Guardian, nadie puede tomar su puesto, nadie puede tocar esas canciones como él. Yo sólo puedo interpretarlas a mi manera. Traté de comprender los temas y hacerlo de la mejor manera posible, porque pienso que era la única forma de reemplazar a Thomen: entregarle a la gente otra personalidad. ¡No hablo de los errores que cometí!

Esta no es la primera vez que te involucras en este tipo de aventuras, ¡en enero pasado hiciste una gira con Kamelot!

Casey (Grillo, baterista de Kamelot) se había lesionado también, ¡pero fue un poco diferente porque habíamos practicado! No con la banda completa pero ensayamos al menos por una semana, y tuve sus discos mucho antes.

¿Cuándo fue la última vez que saliste de gira con tu hermano?

En la gira de Sieges Even, Uneven Tour 1997.-

Sieges Even es la agrupación alemana que formaron Oliver y el guitarrista Markus Steffen, junto con Alex, en 1985, que recorrió el metal progresivo estilo Watchtower en sus primeros años hasta llegar a una vertiente más sofisticada, elevada y original en los noventa. El título del cuarto trabajo, Sophisticated (1995), lo hace notar. Con cinco álbumes, el conjunto trazó un nuevo sendero dentro de los márgenes del género que, desafortunadamente, permaneció en bajo perfil. El mismo año que salió Uneven, en 1997, Oliver se transformó en el bajista invitado de Blind Guardian y luego de la gira de este disco, Sieges Even dejó de existir. Oliver y Alex se volvieron a juntar en la nueva formación de la banda thrasher alemana Paradox el 2000, cuando lanzaron Collision Course, el primer LP del grupo en once años. Sin embargo, en Paradox «no hicimos tour, sólo algunos shows».

Ahora eres parte de una banda con ex miembros de Sieges Even -incluyendo a Oliver y Markus- llamada Looking Glass Self. André Matos también trabajó con ustedes… ¿Cuál es el dirección que siguen?

En mi opinión seguimos con la línea de Sieges Even. Somos tres personas características, normales, que sonamos así. ¡Eso es! Tocamos y eso es lo que sale de nosotros… ¡me encanta! Cada ensayo de LGS es como una película de aventuras. André (Matos) es un gran vocalista, pero tenía otras prioridades. ¡Fue una gran experiencia trabajar con él otra vez! En fin, ahora tenemos a un nuevo cantante… ¡Así que cuidado! Si alguien está interesado en escuchar algo del material de LGS que vaya a nuestro sitio www.looking-glass-self.com.

¿Quién es el nuevo vocalista?

¡No hay nombres! ¡Sorpresa!

Lo que me llamó mucho la atención es que en el demo de LGS hay una canción que se llama ¡THE VALPARAISO DREAMING! Me imagino que está inspirada en esta ciudad chilena… ¿Quién la escribió?

¡Markus hizo las letras! Valparaíso es un símbolo o inspiración para alcanzar lo inalcanzable. Valparaíso, ese lugar al otro lado del mundo, representa para nosotros la posibilidad superar metas y conseguir medios para lograr algo que parece casi imposible.

Ahora sobre Rhapsody. Has estado con ellos desde hace dos tres años, a pesar de que son un estilo muy alejado al de Sieges Even o LGS. Aun así debes estar contento tocando con ellos…

Tienes toda la razón, son diferentes. (Rhapsody) es como si fuera un deporte. J ¡Me encanta el doble bombo! Me gusta mucho tocar así y la forma en que Rhapsody combina el metal con la música de películas también.

¿Qué recuerdos tiene Rhapsody de Chile?

Fue pesado pero efectivo porque tuvimos la oportunidad de hacer un tour chileno de tres shows en un solo lugar, ¡y sólo en 24 horas!

¿Cuántas chances hay de ver a Rhapsody acá el 2003? ¡Sería tu tercera visita en menos de dos años!

Me encantaría volver lo más pronto posible, pero no tengo ni la menor idea de los planes para el próximo año.

¿Cuáles son tus canciones favoritas de Rhapsody para tocar en vivo?

¡Los solos de batería! Jaja. Mis preferidos son los temas rápidos como Dawn Of Victory y Power Of The Dragonflame. También me gusta mucho The Wizard’s Last Rhymes.

¿Cuál es tu impresión sobre Avantasia, especialmente The Metal Opera Part II?

Bueno, grabamos las baterías de los dos discos en 1999, hace mucho tiempo ya. Me gustan la primera y segunda parte pero yo no escucho todos los días los cedés en que he participado. Para mí como baterista, eso es pasado. Cuando quiero retroceder en el tiempo y recordar esa divertida semana en Hamburgo cuando practicábamos para Avantasia, ahí es cuando escucho los álbumes. ¡En un sentido nostálgico!

Avantasia… ¿se ha hablado sobre la posibilidad de alguna gira?

No

Para ti, ¿quiénes son los mejores bateristas del Power Metal actualmente?

¡Los mejores son a los que se les puede reconocer al escucharlos!

Por último, ¿algún saludo, agradecimiento, algo que quieras decir?

Toda la gente que conocí en Chile y Sudamérica tienen mucha energía positiva… ¡Fue increíble ser parte de todo eso! ¡Muchas gracias!

Entre medio de óperas contemporáneas como Muerte en Venecia de Benjamin Britten y El Amor de las Tres Naranjas del ruso Sergei Prokofiev, Tobias Sammet se alza con su propia obra: Avantasia The Metal Opera.

Siendo la ópera el género musical más apreciado por los más grandes músicos del mundo occidental y el Power Metal un estilo que utiliza recursos de música clásica, es extraño que no se haya hecho antes una ópera Power Metal… o si existió, que hubiera sido exitosa. Una ópera considerando que en ella se incluya una narración con presentación, desarrollo y desenlace, con personajes interpretados por un elenco de artistas.

Depende con el prisma con que se lo mire. Ya existen algunas «óperas metal» como Streets (A Rock Opera) de Savatage y Dimensions de Believer… pero no se había hecho anteriormente en el Power ni una incursión de este tipo. Blind Guardian con Nightfall In Middle Earth (1998) y Rhapsody con sus «Crónicas de Algalord» se farrearon la oportunidad de ser los pioneros porque esos relatos eran propicios para adaptarlos. Qué decir de Rage. Ellos decidieron experimentar con la mezcla de metal con música sinfónica, orquesta incluida, con su Lingua Mortis (1996) y luego con XIII (1998) y Ghost (1999), pero no pensaron en integrarles argumento ni personajes. Quizá Skylark lo haya podido hacer con Gate of Hell (1999) y Gate of Heaven (2000) con las intrépidas aventuras de White Warrior, pero no tuvieron la intención -ni capacidad- de calificarlos como ópera metalera.

Se tuvo que esperar hasta 2001, cuando Sammet se decidió a encumbrar este proyecto que llamó Avantasia.

Lo único que faltaría ahora sería VER a Avantasia, es decir, presenciarla en una actuación, como toda obra operática se da a conocer primeramente en un escenario y no en un disco compacto. Sería increíble ver a Sammet, Michael Kiske, André Matos y Kai Hansen juntos en un teatro reemplazando a tenores, barítonos y bajos, y a la banda integrada por el guitarrista Henjo Richter (Gamma Ray), Alex Holzwarth (Rhapsody) en la batería y Marcus Grosskopf (Helloween) como bajista, tocando junto a una orquesta ahora que la obra está completa.

Pero realmente es muy difícil que se vea algún día a todas estas figuras juntas en el Royal Opera House, por decir, o incluso de gira. Lamentablemente, mientras no sea puesta en escena (entiéndase un tour), Avantasia no será ópera propiamente tal.

Lo que sí existen son estos dos discos.

The Metal Opera Pt. II tiene un punto de comparación inevitable: la primera parte de Avantasia, uno de los álbumes de Power Metal más aclamados el 2001. Existían altas expectativas de lo que se escucharía en esta segunda mitad, pero este mismo referente hizo que el nuevo álbum no sea especial, no sea novedoso. Es lo mismo, la perfecta continuación. Ambos discos perfectamente pudieron haber salido juntos en un doble CD… quizá de esa manera el golpe inicial hubiera sido más estruendoso de lo que fue. Ya se sabía qué es lo que se podía esperar del trabajo de Tobias Sammet y, por tanto, la existencia de Avantasia I hizo que se perdiera el factor sorpresa. Pero este referente, considerando que el último es la continuación, es la prueba de la calidad y brillo que entrega Sammet en este LP con la misma intensidad y generosidad con que lo ha hecho desde Vain Glory Opera (1998).

La única diferencia entre los dos Avantasia es que sólo el primero cuenta con introducción e interludios instrumentales, pero no hay cabida a una comparación en la que se diga cuál es el mejor porque ambos se complementan y se unen en una música, una historia, una personalidad. En otras palabras, Tobias Sammet’s Avantasia The Metal Opera es un álbum completo dividido en dos.

Ahora, la intención no es dar detalles de la historia ni menos contar su desenlace, no es la gracia, pero esta segunda parte y final de Avantasia esta mal desarrollada. Que pena, porque estos tipos de cuentos, que mezclan la archiconocida lucha entre el bien y el mal con fantasía (Avantasia es la mezcla de las palabras Avalon y Fantasia) y la religión cristiana son siempre interesantes y entretenidas. Si se piensa en lo enganchadora y misteriosa que era la historia en su primera mitad, el final es decepcionante porque deja en incertidumbre acerca de cuál es el destino final de casi la mitad de los personajes. Por ejemplo, no se sabe que ocurre con la temida Voz de la Torre (Timo Tolki), o qué pasa con el Papa Clemente VIII (Oliver Hartmann), ni tampoco se da una explicación contundente de por qué el joven monje interpretado por Sammet, Gabriel Laymann, es transportado a Avantasia para salvar a su hermanastra Anna Held (Sharon Den Adel).

Bueno, no es un buen formato el de un álbum para narrar una historia… Las únicas cosas que están al alcance para comprenderla son las letras de las canciones y una sinopsis, no la narración en sí, por lo que habría que preguntarle a Tobias Sammet si algún día se decidirá a publicar la historia completa en alguna especie de libro.

Como en las letras, el álbum no posee un «grand finale» épico ni poderoso, como sí lo tiene su antecesor gracias a The Tower, pero Into The Unknown, con la participación de Eric Singer, el baterista de Kiss en la época del Revenge, no lo hace mal. De hecho, esta balada es uno de los mejores temas del disco.

Pero si se habla de la mejor canción, The Seven Angels se lleva todos los premios. Son 14 minutos gloriosos que dan espacio a tres ambientes musicales -si se puede decir así-, con una introducción tranquila cuasi depresiva que abrupta en una explosión powermetalera, coros espectaculares, momentos clímax por doquier e intervenciones de Kiske, Hansen, Matos, Tolkki y Defeis (Virgin Steele). Por todo ello, el tema puede ser considerado como lo mejor de todo Avantasia, hasta tal vez un nuevo clásico, pero hay que esperar un buen tiempo para corroborar esa última afirmación.

Hablando de otras piezas destacadas, No Return, de la línea de temas de Edguy como Babylon y Golden Dawn, y Chalice Of Agony, son los únicos dos temas que salen del esquema general de mid-tempo que impera en el disco. The Final Sacrifice, con una tremenda participación de David Defeis (fraile Jakob), perfectamente podría haber estado en un álbum de Primal Fear. Neverland y Memory son otros dos momentos altos del LP.

Ahora, ¿por qué algunas personas no quedaron contentas con Avantasia II? La calidad es la misma. No hay evolución ni retroceso con respecto a la primera parte porque que todos los temas fueron escritos -y muchos de ellos grabados- al mismo tiempo. Lo que juega en contra de The Metal Opera Part II es que las expectativas sobre él eran enormes, por la evidente razón que tiene como referencia y vara a uno de los mejores discos del año pasado… la realización de la primera mitad de Avantasia no fue víctima de tantas miradas atentas como la parte segunda. ¿Pero cómo se le puede exigir algo más si se está hablando del mismo trabajo, pero divido en dos?

Sólo una última pregunta… ¿Por qué no participó Hansi Kürsch en Avantasia?

1. The Seven Angels
2. No Return
3. The Looking Glass
4. In Quest For
5. The Final Sacrifice
6. Neverland
7. Anywhere
8. Chalice of Agony
9. Memory
10. Into the Unknown

Edguy

Mucho se ha discutido acerca de quién es el padre del Power Metal germano… Muchos nombres se barajan entre los grandes…Kai Hansen, M. Weikath, aportes de Running Wild, Rage, etc etc …..y ya hay grandes sucesores que han tomado la batuta del “Power”, como el gran Hansi Kürsch de Blind Guardian.

Pero hay alguien, un joven músico metalero alemán, al cual el apelativo de «maestro» empieza a quedarle cada vez más pequeño, y es al señor Tobias Sammet. Dueño de una particular mente y una creatividad sin par, Sammet es una especie de Rey Midas del Power Metal de finales de los ’90, siendo capaz de crear complejas e interesantes composiciones, además de excelentes letras, tanto en Avantasia, su proyecto «solista» de Metal Opera como en Edguy, la banda que ha liderado por más de 8 años.

EL NACIMIENTO

EdguyUn adolescente Tobias Sammet (13 años), lleno de ideas, conoce en el colegio a su amigo Jens Ludwig, quien se transformaría a la larga en su mayor colaborador, intentando plasmar en ensayos sus gustos musicales, que en ese tiempo no consistían en otra cosa que Iron Maiden o Helloween. Posteriormente, a este par de incipientes músicos se agrega Dirk Sauer, del mismo colegio, quien se incorporaría a este proyecto como guitarrista. Y si bien sufrieron para conseguir un baterista, al final lo encontraron en Dominik Storch. Como puede apreciarse, el joven Sammet cantaba, tocaba el bajo y además tocaba teclados, lo cual es una notable demostración de su versatilidad. Ya no deseaba ser periodista, sino un vocalista de heavy metal.

Ya funcionando como una banda propiamente tal, Edguy (nombre inventado por ellos en una ociosa tarde juvenil) grabaría un par de demos, Evil Minded y Children Of Steel en 1994, y al año siguiente lanzan su primer trabajo más «en serio», que se llamaría Savage Poetry, que llamaría la atención de la compañía disquera AFM Records, con la cual sellan un vínculo contractual que a la postre les traería buenos dividendos. En 1997, con una mejor producción, lanzan Kingdom Of Madness, el verdadero primer LP de Edguy, que si bien constituye lo más débil de la discografía de estos jóvenes germanos, demuestra una interesante comunión como banda, y excelentes temas, como «Wings Of A Dream» y la larguísima «The Kingdom».

LA GRAN REVELACIÓN

Poco después del lanzamiento de Kingdom of Madness, Dominik Storch deja la banda, siendo reemplazado posteriormente por Felix Bohnke, quien había tocado en un par de bandas no muy serias, y que nada había escuchado de esta joven revelación. Así, con Bohnke como baterista oficial de la banda (a pesar de que en realidad la batería es tocada por Frank Lindenthal), en 1998 lanzan Vain Glory Opera, espectacular disco con el cual se hicieron mucho más conocidos a nivel mundial, incluyendo por supuesto a Sudamérica, que cuenta con la participación de consagrados personajes como Timo Tolkki de Stratovarius y Hansi Kürsch de Blind Guardian. En este disco, Edguy muestra un sonido impecable, limpio, bombástico, energético y absolutamente refrescante, con composiciones sencillamente espectaculares como lo son «Vain Glory Opera», «Until We Rise Again» y «Fairytale», entre otras.

Edguy

Pero si hay un trabajo que ha hecho grande a Edguy en la historia moderna del Power Metal, es su maravilloso Theater Of Salvation, de 1999. Con la llegada a la banda de Tobias «Eggi» Exxel, el nuevo bajista, Tobias Sammet se concentra aun más en la composición, lo cual se nota a lo largo del disco. Dotado de composiciones un tanto más complejas, pero sin perder esa fantástica frescura compositiva tan característica de Edguy, Theater Of Salvation es un trabajo que supera con creces las altas expectativas generadas en esta joven banda, que en ese momento deja absolutamente de ser una promesa, para convertirse en una notable realidad. Con fantásticos coros (con una implícita influencia de Queen), riffs pegajosos y canciones con estructuras clásicas remozadas, Theater Of Salvation es una fiel muestra del Power Metal de los ’90 en estado puro. Temas como «Wake Up The King», la increíble «The Unbeliever» y la majestuosa «Theater Of Salvation» son sólo muestras del fascinante e inagotable caudal creativo de Tobias Sammet.

EL RECICLAJE Y LA ÓPERA DEL METAL

Después del impresionante éxito a nivel mundial de Theater Of Salvation, Edguy entra en un proceso de «descanso compositivo activo», pues intentan complacer uno de los más fervientes deseos de Tobias Sammet, re-lanzar su primer trabajo. Es así como en el año 2000 Edguy lanza The Savage Poetry,  en el cual se nota la madurez compositiva que siempre ha tenido Edguy, principalmente en temas como «Sacred Hell», «Eyes Of The Tyrant» y «Frozen Candle».

EdguyPero aquél año Sammet además planeaba otra cosa. Al grabar Vain Glory Opera, Tobias se vio sorprendido sobremanera al ver a Hansi Kürsch, al apreciar su forma tan particular de cantar y componer, por lo que se sintió incentivado a crear un proyecto solista. Y un buen día se sentó a escribir una historia, protagonizada por un novicio Domínico en la localidad de Mainz, en Alemania, llamado Gabriel Laymann, quien descubre que su hermanastra, Anna, ha sido encerrada en una torre por estar poseída. Buscando una explicación, encuentra un libro prohibido, donde encuentra ciertos secretos … en resumen, en esta historia se mezclan conceptos fantásticos y verídicos, así como ideas profundamente religiosas y filosóficas.

Así nació lo que a la postre se convertiría en el “DISCO DEL AÑO” para los visitantes de www.powermetal.cl , Tobias Sammet’s Avantasia – The Metal Opera, que a comienzos del reciente año 2001 vino a consagrar para siempre al notable Tobias Sammet, quien fue magistralmente secundado por personajes de la talla de Henjo Richter y Kai Hansen (Gamma Ray), André Matos (Shaman), Oliver Hartmann (At Vance), Timo Tolkki (Stratovarius), Markus Grosskopf (Helloween), Alex Holzwarth (Rhapsody), David De Feis (Virgin Steele) y el ex Helloween, Michael Kiske, entre otros.

LA MAGIA DEL PRESENTE

Luego de una no tan larga espera, Edguy ha lanzado hace muy poco su quinto trabajo en estudio. Llamado Mandrake, citando al mítico mago así llamado, este nuevo trabajo está dotado de una notable producción y distribución (superando en ventas incluso a muchos artistas pop), y de una gran calidad compositiva. Si bien no alcanza la majestuosidad de Theater Of Salvation, Mandrake es un excelente trabajo, cuyos puntos más altos son la emocionante, «Tears Of A Mandrake», la muy power «Save Us Now» y la callejera «Nailed To The Wheel», entre otros.

Lamentablemente, días antes del lanzamiento de su nuevo trabajo, fueron hurtados desde las mismísimas bodegas de AFM Records cientos de copias auténticas de Mandrake, lo cual facilitó el que las canciones estuviesen antes del lanzamiento en internet. Pero afortunadamente para la banda, la venta de copias originales del disco ha ido viento en popa, para lo cual la banda hizo una especie de tour promocional por Europa, con el fin de firmar autógrafos y promocionar la comercialización legal del disco.

Y, como ya lo sabemos, una de las formas clásicas de demostrar que una banda europea es consagrada, es visitar Sudamérica. En efecto, hace algunas semanas ya se rumoreaba acerca de la presencia de Edguy en nuestro subcontinente, pero sólo se habían confirmado 4 fechas en Brasil, descartándose Argentina por la caótica situación económica y social en la cual se encuentra inmerso nuestro país vecino. Pero hace sólo algunos días se ha confirmado la visita de Edguy a nuestro país, el día Viernes 8 de Febrero. Es de esperar que los powermetaleros de corazón asistamos a este evento que promete mostrarnos la notable calidad en vivo de estos jóvenes maestros germanos, que mantienen y mantendrán muy alta la bandera del Power Metal alemán por mucho, mucho tiempo … nos vemos en el Providencia!!!

Edguy

Quiénes son Edguy?:

Tobias Sammet (vocalista)
Felix Bohnke (Batería)
Dirk Sauer (Guitarra)
Jens Ludwig (Guitarra)
Tobias Exxel (Bajo)

Edguy

tobias_titulo

Cristian : Ok Tobias….antes que todo, felicitaciones! De acuerdo a la encuesta de PowerMetal.cl para elegir al mejor álbum Power Metal del 2001, nuestros visitantes le dieron el primer lugar a ….»Avantasia»!!! Haz tus comentarios al respecto!

Tobias:
Tus visitantes de la pagina tienen muy buen gusto…jajaja! Honestamente, es un honor para mi y todos los que estamos involucrados en Avantasia, y que transpiraron sudor y lagrimas conmigo. Quisiera agradecerles a todas y todos! Muchas gracias!

Cristian: Bueno, antes de preguntarte por Edguy, hablemos un poco más de “Avantasia»….porqué decidiste hacer un proyecto solista? Porqué elegiste el nombre “Avantasia”? Sentiste la voz y características de los personajes en tu mente antes de componer?

Tobias: En realidad es difícil decir cómo fue exactamente, ya que no tenía un plan concreto, sino un conjunto de ideas que traté de trabajar. Proyecto solista? Bueno, era un sueño que deseaba realizar, el de llevar a cabo un concepto así con tantos buenos músicos, con los cuales nunca antes había tocado. Ya que no fue posible hacerlo con Edguy, me sirvió como un crisol de nuevas experiencias. Fue un sueño que se convirtió en realidad, y no lo pensé dos veces, si es que podía salir mal o algo así, ya que de otra manera podría haber existido el riesgo de cambiar de idea.
“Avantasia” es una palabra creada por mí, que combina dos palabras en una: Avalon – el «otro mundo» en la saga del rey Arturo – y fantasía, que describe el mundo espiritual no materialista en la historia, y encontré interesante combinar estos dos nombres.
Con respecto a cada músico y vocalista, ya tenía elaborada una pre-idea acerca de qué parte cantaría cada uno, aunque no tenía algo definitivo, sólo las ideas básicas. Algunos se fueron y no concluyeron el proyecto, mientras otros resultaron fantásticos, realmente mucho mejor de lo que esperaba! Nada estaba planeado en un 100%. Simplemente ocurrió!

Cristian: Edguy es clasificado generalmente como estilo «Power Metal», ¿estás de acuerdo? Además, ¿cuál es tu opinión sobre este estilo? Y qué piensas de los detractores de él que dicen “es sólo happy metal”?

Tobias: Estoy de acuerdo en que somos Power Metal. Llámalo metal clásico, happy, rock, heavy, melodico, speed. Sólo es un nombre, y me da lo mismo qué nombre le pongan algunos. Nuestra música no cambia porque alguien le cambie el nombre. Pero si alguien me pregunta qué tipo de musica tocamos, simplemente le digo que escuche el álbum, o bien le diré que es heavy metal clásico con vibras positivas, poder y mucha melodía… Y si alguien lo llama “happy metal”…bueno….algunas veces lo es, podría tener razón entonces….muchas veces estamos y somos felices, con ganas de divertirnos y pasarlo bien, y creo que no tiene sentido fingir lo contrario. Si alguien tiene algún problema con eso, es SU problema. Es raro que en este tipo de música haya gente que crea que eso es un pecado, y que no tenga la capacidad ni la apertura mental de reirse de sí mismos, o bien de alguna otra cosa. Si estamos tocando para 30,000 personas y alguien dice un chiste o tira una talla, lo dejo y nos reímos todos y lo pasamos mejor! Y no hay nada mejor que reírte en frente de esas 30 mil personas, aunque el peor chiste es cuando la talla es muy mala, y nadie se rie de lo malo que fue, pero para nosotros es igual divertido, y creo que los fans de Edguy se están acostumbrando de a poco a ello…

Cristian: Qué opinas sobre la “explosión” de tantas nuevas bandas en Europa? Especialmente dentro del power metal? Te gustan las bandas italianas como Rhapsody, Vision Divine, Thy Majestie, etc?

Tobias: ¿Explotan? Qué pena! Me gustan varias bandas italianas, aparte de las que mencionaste, pero aún si no me gustaran, no desearía que explotaran jajaja. Creo que ni el peor músico del mundo se merece estallar! Creo que el último músico que estalló fue el baterista de Spinal Tap, verdad? …jajaja.
Hace poco tiempo atrás me daba gusto ver tantas bandas nuevas haciendo este tipo de música, pero ahora se está empezando a saturar. Ya son tantas, que no soy capaz de seguirlas a todas y estar al día, pero igual creo que siempre es bueno….al final sólo las buenas bandas van a sobrevivir, eso es lo mejor de todo.

Cristian: Cuáles son tus influencias Tobias? Nómbranos bandas de metal, músicos clásicos y por supuesto tu vocalista favorito!

Tobias: Bandas de Metal: AC/DC, Deep Purple, Kiss, Dio, Helloween, Iron Maiden, Magnum. Compositores clásicos: R. Wagner, J.S. Bach, Beethoven y toda la musica pesada de ese estilo….Vocalistas: Ronnie James Dio, Carl Albert (Vicious Rumors, R.I.P.), Bruce Dickinson, Michael Kiske, Bob Catley.

Cristian: ¿Tratas de dar un mensaje religioso en tus composiciones Tobias? Quizás un mensaje “pagano» como Virgin Steele…o un «mensaje cristiano”? ¿Te gusta estudiar estos temas?

Tobias: Me gusta estudiar ese tipo de temas, pero en realidad no quiero enseñarle nada a nadie. Además, no adhiero a ninguna creencia en un 100%. Mi filosofía de vida tiene algunos elementos cristianos, trato de practicar y apoyar el amor y el pensamiento positivo, quisiera expandir la esperanza y todo eso. Pero por supuesto soy un ser humano y es mucho más complejo que eso hablar acerca de mis creencias. Tengo un poco de todo, y me gustan mucho los temas místicos, espirituales, e incluso ocultistas. Estoy interesado en tantas cosas que en dos oportunidades estuve a punto de «quemarme las manos». Una especie de niño curioso, como el que aparece en el tema bonus de Mandrake: “The devil and the savant” pero no soy un satanista. Estoy mucho más cerca de ser cristiano, pero no comparto muchas de las ideas ni posturas de la iglesia católica.
Pagano? Bueno, me gusta mucho la naturaleza, y acepto que el ser humano tenga muchas necesidades y urgencias como el resto de los animales, pero creo que también tenemos mucho de espiritual… bastante complejo el tema!

Cristian: Por favor has un breve resumen de cada álbum de Edguy y cuéntanos qué tan importante es para Uds. el último trabajo: “Mandrake”.

Tobias:
Savage Poetry 1995: El primer long play grabado, buenas ideas pero no bien ejecutado…

Kingdom Of Madness 1997: El primer álbum oficialmente realizado. Buenas ideas, bien ejecutado, sonido extraño y vendió muy poco jajaja

Vain Glory Opera 1998: En mi opinión, grandes canciones!, fue el “ticket” para lanzar nuestra carrera tan lejos. Se vendió bastante bien y fue el primero con el cual salimos en tour…aún lo amo! Gran trabajo!

Theater Of Salvation 1999: Un álbum más complejo, compuesto en muy poco tiempo..quizá por eso no me gusta mucho cómo suenan las canciones…a veces lo encuentro algo sobreproducido, no tan espontáneo como el “Vain Glory Opera”. Teloneamos a Hammerfall, Gamma Ray y Angra con este trabajo… 3 tours en frente de miles de fans. El álbum tuvo un gran trabajo de coros.

Savage Poetry 2000 (re-recorded): No fue estimado en lo que se merecía. Un gran trabajo de sonido. Un poco diferente del estilo clásico melódico de Edguy, pero un producto de alta calidad. Estoy bastante conforme con el trabajo vocal en él.

Mandrake: El álbum de nuestra carrera, por lejos. Ganamos muchos nuevos fans y al parecer el tour seguirá su resto de tiempo. Tocaremos en lugares que nunca lo habíamos hecho antes y eso es realmente grandioso!

Cristian: Bueno Tobias, una pregunta natural…cuéntanos sobre alguna sorpresa para el próximo show en Santiago…han pensado en tocar temas de Avantasia?

Tobias: Ya lo veremos! Te puedo decir que daremos un 120% de nosotros! Yo estoy realmente ansioso de saber si la audiencia de Sudamérica es tan increíble como me la describió mi amigo Tolkki. Ya lo sabremos! Estamos realmente ansiosos. Ya nos veremos todos y tendremos un gran show que no olvidaremos!

Cristian: Bueno, me despido Tobias, muchas gracias y nos vemos en Santiago…por favor mándale un saludo a todos los fans de Edguy que los verán en Chile!

Tobias: Muchas gracias a todos, estoy muy ansioso por tocar en Chile para nuestros fans! Realmente quiero hablar con todos ustedes, porque si no nos hubieran apoyado tanto no habríamos podido ir. Nunca he estado en Chile en toda mi vida y ya no puedo esperar más para estar allá…..y es posible gracias a USTEDES! GRACIAAAAAS!!!!!

Lo que más me llamó la atención cuando escuché por primera vez el Theater Of Salvation (otro álbum de Edguy), hace un par de años, fue cómo diablos esta banda, con la poca experiencia que contaban, era capaz de hacer algo tan bueno como lo que tenía en mis manos, y me emocionaba pensar que sus mejores discos estaban aún por venir.

Y así fue. Esperé a que se concretara el proyecto de Tobias Sammet, Avantasia, el cual me fascinó, al igual que el remake de The Savage Poetry, pero nunca pensé que Mandrake iba a ser tan bueno. Sólo tengo elogios para esta nueva placa. Lo que pasa es que es lo mejor que ha sacado Edguy hasta la fecha. Más importante, Tobias y compañía, con este trabajo, han logrado consolidar una identidad propia, además de confirmar que hace ya mucho tiempo que Edguy dejó de ser una promesa dentro del metal teutón.

Mandrake sigue la línea del Theater…, es decir, un power metal sencillo y sin adornos, agradable, entretenido y emotivo, pero en versión mejorada. Se aprecia como la banda ha mejorado tanto en la composición como en performance. Las canciones son un poco más heavy, más variadas y pegajosas, mientras que el trabajo de guitarra de Jens Ludwig y Dirk Sauer muestra un gran progreso. Ni hablar de Tobias, hoy uno de los mejores cantantes del género.

Personalmente, pienso que este disco, en lo que se refiere a la música, no tiene puntos bajos. Tears Of Mandrake, la fabulosa Jerusalem, All The Clowns y especialmente Painting On The Wall, cualquiera de ellas está tallada para transformarse en un “hit” (si existe dicho termino en el metal) por la facilidad cómo dichas melodías se graban en la cabeza. Es posible encontrar también algunos himnos de Power Metal (temas rápidos y con coros en tonos mayores) tales como Fallen Angels, Save Us Now y Golden Dawn. Esta última, además de ser poderosa y variada, es extremadamente emotiva, por lo que, sin exagerar, llega nivel de temas como Eagle Fly Free (!)… con eso todo está dicho. Junta con Nailed To The Wheel, de corte más heavy, es mi canción predilecta del Mandrake.

Lo único flojo, a mi parecer, es la producción: el sonido es muy a lo Stratovarius, lo que se justifica porque Mandrake fue mezclado y masterizado en Finnvox-Studio, el mismo lugar donde se cuecen las obras de los finlandeses. Sería bueno que para el próximo disco buscaran un sonido exclusivo para la banda.

No sólo estamos hablando del mejor trabajo de Edguy, sino de uno que los va a llevar hacia las ligas mayores del power metal, además de hacer una gira mundial. Es de esperar que para el próximo año Tobias y los suyos toquen en suelo chileno.

Este Cd había creado en mí muchas expectativas previas. Principalmente al conocer quienes participarían de este monumental proyecto de uno de los más grandes compositores de power metal existentes en la actualidad, el alemán Tobias Sammet, líder, vocalista, tecladista e incluso ex bajista de la banda powermetalera germana Edguy. Este maestro un buen día decidió hacer un album conceptual solista, para lo cual fue creando una historia que es la que se desarrolla en el disco, la cual está ambientada en la ciudad alemana de Mainz (Maguncia), en el año 1602. Sammet interpreta a «Gabriel Laymann», un novicio que hacía sus estudios en un monasterio. Luego, a medida que avanza el disco, van apareciendo otros personajes, como su amigo Lugaid Vandroiy, intepretado por el inigualable Michael Kiske (apodado «Ernie» en este disco); el fraile Jakob, interpretado por David DeFeis, vocalista de Virgin Steele; el elfo Elderane, por André Matos de Angra; el enano Regrin, por Kai Hansen … y dentro de los músicos, contamos a Henjo Richter de Gamma Ray en las guitarras, Markus Grosskopf de Helloween en el bajo, y a Alex Holzwarth de Rhapsody en la batería, además de otros connotados invitados.

El disco comienza con «Prelude», un intro que nos conduce a viajar a través de este disco. El primer latigazo de power metal nos llega con «Reach Out For The Light», tema que con su clásico powermetalero ritmo nos muestra principalmente el toque épico que se desarrollará en el disco, además de la primera aparición de Kiske en los coros. Posteriormente, «Serpents in Paradise», una descarga de poder, nos presenta a David DeFeis con un rol protagónico (además del obvio rol de Sammet), y unos increibles coros múltiples que alguna reminiscencia incluso de Queen me llegan a la memoria. «Malleus Maleficarum» conecta al tema anterior con «Breaking Away», tema con el cual nuevamente nos deleita Michael Kiske, además de un Sammet increible en la voz. «

Farewell» es una hermosísima balada épica, en la cual tiene una breve aparición la hermosa voz de Sharon Den Adel, vocalista de Within Temptation. «The Glory Of Rome», el tema más potente del disco, muestra un gran trabajo de Alex Holzwarth (de Rhapsody) en la batería, además de las notables y poco conocidas voces de Ralf Zdiarstek, Oliver Hartmann de At Vance y Rob Rock (de Warrior). «In Nomine Patris» sirve a modo de intro para entrar al mundo de «Avantasia», el single del disco, que es un tema bastante powermetaleramente pegajoso, con un Kiske brillando a gran altura. «A New Dimension» nos conduce a «Inside», un hermoso y corto tema lento que con la calidez del piano de Frank Tischer y las voces de Matos, Hansen y Sammet nos hace pasar un momento de calma.

«Sign Of The Cross» es un temazo, posee un cadencioso y épico ritmo, la aparición protagónica de Kai Hansen en un pasaje del tema, y además gloriosos coros que nuevamente me recuerdan a Queen. Para finalizar, «The Tower», la increible obra maestra de este disco, es un épico tema de 9 minutos que se pasea por todo lo posible, desde un inicio lento con piano, pasando por la aparición de Timo Tolkki, coros múltiples, y el coro cantado por Kiske y Sammet … el bonus track, «The Final Sacrifice», es un poderosísimo corte, muy potente, que en realidad desconozco las razones por las cuales este tema no fue incluido en el disco pues por calidad no se queda.

Un disco que satisfizo totalmente mis altas expectativas, e incluso las superó, pues varias veces se ha tratado de juntar a grandes personajes de la escena powermetalera (sin ir más lejos, el «Universal Migrator II» de Ayreon), pero creo que nunca se había logrado una simbiosis tan químicamente pura como la que logra el genial Sammet en este disco. Se dice que a finales del año 2002 vendría la segunda parte de esta historia … pero eso está por verse. Mientras tanto, a disfrutar esta maravilla de disco!