Entradas

A través de su Facebook Oficial, el baterista Mike Terrana, miembro de la nueva formación de AVALANCH, compartió el nuevo video musical de «El Ángel Caído» (con la formación actual de la banda española y que puede ser visto aquí) con el mensaje: «Estaré con estos tipos de gira en Latinoamérica pronto».

Por ahora es toda la información sobre una eventual visita a nuestro continente (y quizás a Chile) de la agrupación liderada por Alberto Rionda. Estaremos ampliando.

Pocas son las bandas españolas que han pisado suelo nacional, en lo que a metal respecta. El recuerdo me trae a la mente los dos conciertos de Barón Rojo y la fallida excursión de Héroes del Silencio cuando teloneando a Iron Maiden el 96 sólo estuvieron un par de minutos en escena. Pero más que eso no recuerdo. Por tal razón había una expectación por escuchar y ver a Avalanch en directo. Sin embargo, esa expectación no se tradujo en público, ya que sólo unas 400 personas dijeron presente en el recinto de Vicuña Mackenna, quizás por la poca difusión, o por que su última placa, «Los Poetas Han Muerto», provocó sensaciones encontradas en los fans de la banda ya que es sustancialmente distinto a lo que venía haciendo la banda hispana en sus anteriores discos con Víctor García en las voces, el que fue reemplazado por Ramón Lage, pudiendo ser éste motivo – el cambio de vocalista- el que hizo que más bien poca gente fuera al show.

Sin embargo, los que allí estábamos teníamos expectativas y ganas de ver a la por hoy más importante banda de la nueva hornada de metal español que junto a bandas como Mägo de Oz, Tierra Santa, Dark Moor y Ankhara han producido un sano recambio en la escena española. Pero sin duda es Avalanch la más importante agrupación en estos momentos en la península.

A pesar de la poca gente en el ingreso ésta fue muy bulliciosa, sobretodo por el excesivo retraso que hubo en la apertura de las puertas, el show estaba anunciado para las 18 horas y las puertas se abrieron pasadas las 19. Sin embargo, esto no hizo mella en la fanaticada que dijo presente en la Laberinto.

Mythology_2

Pero vamos al show. Los nacionales Mythology fueron los encargados de abrir el show, por algunos problemas en nuestra acreditación no pudimos verlos desde el principio, pero lo que logramos apreciar desde su tercer tema ejecutado, Symmetry es lo que ya nos tiene acostumbrado esta novel banda nacional, mucho poder, un muy buen show y una gran entrega hacen de Mythology de las grandes bandas del momento en nuestro país. A Lake Of Lie, ese ganchero tema de su disco debut, «The Kingdom Of Sun», fue la siguiente en ser ejecutada, viéndose a una banda mejor parada, sin los nervios de HammerFall (donde comenzaron a consagrarse) y con un excelente desplante. La siguiente fue una sorpresa, ya que como señaló Freddy «vinimos a acompañar a una banda española, por lo mismo cantaremos un tema en español», mientras comenzaban los sonidos de Episodios, ese gran tema de los extintos Polímetro, que hizo que la multitud se multiplicara en sus vítores, disfrutándola al máximo. El final con la que personalmente es la mejor del disco, Messiah, cerró una potente actuación de la banda nacional que nuevamente demostró que se ha ganado el respeto que hoy por hoy tiene. Un muy buen show.

CIEN VECES AVALANCH

Como siempre ocurre en estos eventos, la espera se hizo larga (aunque no lo fue) esperando a la banda principal, la que no se hizo de rogar, y a eso de las 21:00 comienzan los acordes del single del último disco de Avalanch, Lucero, fue la encargada de abrir los fuegos, con un Alberto Rionda muy sobrio y con un Ramón muy expresivo, un muy buen frontman (a pesar de su evidente parecido al cantante popero David Bisbal). El tema fue coreado por la fanaticada de la banda como si fuera un hit, acá pudimos percatarnos de una particularidad, el tema fue tocado sin bajo, pues el bajista Francisco Fidalgo subió recién en el segundo tema. Luego de unas palabras un tanto estudiadas de Ramón (y de la nombrada subida a escena de Fran) vino el segundo golpe de la noche, Cien Veces, también muy bien recepcionada por los fans de la banda, por lo menos los que se hicieron presente corearon a todo pulmón cada uno de los temas de «Los Poetas Han Muerto» que ejecutó Avalanch. Jamás, también de su último disco fue la encargada de seguir y pudimos percatarnos que en escena la banda es muy sencilla, muy sobria, se nota madurez y fiato entre los integrantes.

Avalanch_Ramon

Lo siguiente fue el primer acercamiento (de pocos que hubo) que tuvo la banda con su pasado, El Ángel Caído de su disco homónimo fue la siguiente en escena, y pudimos ver que en los temas antiguos, Ramón baja mucho los tonos, al parecer la banda subió en un tono las guitarras y desde ahí la voz baja una octava, pues los temas que cantaba García, Lage los bajaba considerablemente, el tipo tiene un muy bonito timbre, pero su registro es un tanto limitado, sin embargo el tema sonó perfecto y la recepción del público fue aún mejor, provocando el primer mosh de la noche (a pesar del poco público, éste como es costumbre en los recitales se hizo sentir muy fuerte).

Un discurso antiguerra de Ramón precedió a un muy bello momento de la noche, la interpretación de Niño, uno de los buenos momentos de la noche. Fue el inicio de una tríada de temas relajados que ejecutó la banda, un momento lleno de emoción, con un muy buen interludio por parte del Iván en el teclado. La tríada siguió con El Viejo Torreón y Alborada, sin duda el tema más lento del disco, un tema donde Ramón se lució poniendo mucho sentimiento a un tema entrañable y hermoso, los encendedores y la cerrada ovación al final del tema no se hicieron esperar.

Avalanch_2

El tema que siguió fue uno de los pocos (muy pocos y creo que mal elegidos) cortes del que para mí es el mejor disco de Avalanch, el magistral «Llanto de Un Héroe», Cambaral fue la elegida y nuevamente como fue la tónica, Ramón la cantó a su modo, que es un modo muy correcto, pero que de todos modos hace extrañar a García, el tipo tiene otra voz, otro registro, es un muy buen vocalista y un excelente frontman, pero esa voz carraspeada y alta de García se extrañó en este muy buen corte (no el mejor) del segundo disco de la banda hispana. Esto fue quizás lo único que uno extrañó en escena, más temas clásicos, ésos que la gente iba con ansias a escuchar.

Un solo de Rionda, que nos mostró lo excelente guitarrista que es, precedió el siguiente corte, Corazón Negro, de «El Ángel Caído», que fue coreado por el público que entendió a estas alturas que clásicos iba a oír pocos y que por lo mismo cada uno de los temas antiguos debía ser disfrutado al máximo.

Avalanch

Otro solo, esta vez de Marco en la batería que fue muy bien recibido por el público que no dudó en gritar un sonoro «¡pela’o, pela’o!» (el tipo efectivamente era pelado) precedió la excelente Madre Tierra de su última placa. Esto fue muy interesante, a pesar de que el disco es de este año, y que el comentario generalizado, a parte de que el concierto estuvo excelente, fue que faltaron temas clásicos, cada tema de «Los Poetas Han Muerto» fue cantado palabra por palabra por la gente que asistió, y en esto Madre Tierra no se quedó atrás, siendo cantada íntegramente por quienes asistimos al concierto. Este tema puso punto final a la primera parte del show, que cabe destacar contó con un excelente sonido, no sonó tan fuerte lo que hizo que cada instrumento se distinguiera claramente (quizás Ramón se escuchó bajo, pero es un sino de los vocalistas que a veces se pierden entre la amplificación de los demás instrumentos).

Avalanch_BateroLa banda no se hizo esperar demasiado, Alberto junto con Iván en los teclados inician un breve solo que decanta en la bellísima Vientos del Sur, quizás el momento más emocionante de la velada y donde mayor interacción hubo con el público, Alberto que hace callar a Ramón para casi a capella dejar que el público se exprese, como señalé uno de los mejores momentos de la velada que en este instante comienza a alcanzar el clímax con dos temas del Ángel Caído, la gran Delirios de Grandeza, y la bellísima Xana, que personalmente fue la mejor lograda por Ramón de los temas antiguos.

Pero el público quería más, la banda había salido del escenario, pero todos sabíamos que el gran hit de la banda aún faltaba y que el grupo no se podía retirar sin escucharlo. Nuevamente poco fue lo que la banda se hizo esperar antes de que Iván comenzara a descargar en los teclados la magistral Torquemada, de «Llanto de un Héroe», que provocó la explosión del público asistente, un excelente momento para cerrar un gran show.

En resumen, fuimos testigos de un macizo espectáculo por parte de la banda asturiana, que mostró una madurez a toda prueba en escena, una gran entrega y que cumplió a cabalidad, a pesar de que faltaron un par de temas por ahí, lo que el público quería escuchar. El sonido estuvo impecable, lo mismo que la organización (a pesar del retraso), un gran show que sin duda merecía un gran marco de público, sin embargo los que allí estuvimos pudimos apreciar la buena onda, la entrega y por sobretodo el talento de una gran banda. Un verdadero lujo.

Avalanch_3