Entradas

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Iron Maiden en Chile

Toda visita de Iron Maiden tiene algo muy especial, qué duda cabe. Pero en esta oportunidad, los componentes emotivos quizás serían algo distintos a los que hemos vivido en visitas anteriores de los británicos, cuyos recitales siempre tienen algo de “primera vez”, algo muy difícil de explicarle a las personas que piensan que las visitas de la Bestia a Chile se han tornado algo repetitivas o que creen que es una banda comparable con el resto. La primera vez, en el ex Teatro Monumental, después la primera vez con Bruce Dickinson, la primera vez tocando su set más clásico, la primera vez en el Nacional, a modo de ejemplo, cada una de ellas tuvo un componente emotivo ligado fundamentalmente con la trayectoria de la banda, y por el hito de lograr ser la primera banda de Heavy Metal en llegar a tocar al recinto de todos los chilenos, con el simbolismo que ello implica, y ser el número anglo con más público en este país.

Pero en esta ocasión, como decíamos, había un componente emotivo distinto, y que al menos es fundamental para uno, que ha escrito tantas veces reseñas de los discos y de los recitales de la Bestia. Y es que muchos quedamos “sensibles” con la nefasta noticia de que a Bruce Dickinson se le diagnosticó un cáncer, probablemente la enfermedad más traicionera y canalla que existe. La posibilidad concreta de nunca más tener discos o shows de Iron Maiden fue un gélido puñal en el alma para muchos de quienes hemos fundamentado la banda sonora de nuestras vidas con las canciones, discos y presentaciones de la Doncella. Si a ello le sumamos el fallecimiento de Lemmy Kilmister, un ícono trascendente al Rock al que probablemente muchos creíamos inmortal, la sensación de que “la vieja guardia” está empezando, paulatinamente, a dejarnos, es fuerte y por momentos angustiante.

Por suerte, la detección temprana del padecimiento de Bruce y un adecuado tratamiento lograron que The Air Raid Siren saliese adelante, y no sólo para lanzar esa titánica obra que es “The Book Of Souls”, sino que para renovar los pasaportes y salir a defenderlo al mundo, en un nuevo Ed Force One de gigantescas dimensiones. La emoción del anuncio de un nuevo tour de Maiden luego de la posibilidad cierta de no verlos más, se recibió como un verdadero tónico para la salud y provocó la adquisición en masa de los boletos para asistir a esta “nueva primera vez” de la banda: la primera con Dickinson recuperado del cáncer, y esta vez acompañados de un gigante como Anthrax, y de la banda del hijo de Steve Harris, George, llamada The Raven Age.

Iron Maiden en Chile

Pese al calor reinante en este veraniego Marzo, miles y miles de poleras negras fuimos llegando paulatinamente al enrejado exterior del Estadio Nacional para renovar los votos con una Doncella de ya cuarenta años de carrera, asistentes con una variedad etárea que sólo puede lograr el Rock. Es cierto, Maiden entra a la categoría de los “grandes eventos” y por ello de todas maneras dentro de su público hay algunos “eventistas” que gustan de ir a todos los conciertos masivos, pero parte de la grandeza de la Bestia es tener esa capacidad de convocar masas en torno a una sola pasión.

Y respecto a esto, uno no puede dejar de pensar que, en torno al prisma de la Bestia, incluso se puede analizar la evolución de Chile desde un punto de vista más sociológico. Es cierto que el tema del “satanismo” por el cual les privaron de tocar en Chile a principios de los ‘90 ha sido muy recurrente, pero no es menos cierto que han pasado menos de veinticinco años de ese evento, y pasar de una banda casi proscrita a ser un fenómeno de masas publicitado hasta en el canal católico en tan poco tiempo, es uno de los ejemplos más patentes de los cambios que ha ido viviendo nuestra sociedad contemporánea.

imlrh-17

Lindo fue sobrepasar el laberinto del enrejado hasta llegar al momento en que a uno le cortan su ticket, y finalmente llegar al Estadio Nacional, donde pudimos apreciar una majestuosa y creciente marea de poleras negras en la cancha y en las otras ubicaciones del coloso del “pilucho”. Gente con muletas, padres e hijos, montones de banderas, familias completas y hasta una muñeca inflable (!) fueron parte de la infinidad de cosas que pudimos apreciar en la previa. Y pasando ya a la expectativa del show en sí mismo, a estas alturas ya es imposible no “comerse” algún spoiler del setlist que traería la Bestia, pero ciertamente, aunque no hubiésemos sabido nada de antemano, era previsible que la banda defendería en vivo buena parte de su nuevo y desafiante material. Pero antes vendrían dos sabrosos entremeses: The Raven Age y Anthrax.

THE RAVEN AGE

A las 18:40 se dio el inicio a esta gran jornada del Metal en la capital de Chile. Los encargados de abrir fueron The Raven Age, banda que, como decíamos, es liderada por el hijo del titánico Steve Harris, el joven George Harris, guitarrista de la banda. Esta banda, que cuenta con siete años de antigüedad, lanzó su primer EP en julio de 2014, titulado simplemente «The Raven Age».

George, con quien tuvimos la posibilidad de compartir en el Hotel Sheraton durante la jornada previa al concierto, nos reveló que su largaduración está terminado, a la espera de pequeños detalles y esperan lanzarlo durante este 2016. De gran calidad humana y muy humilde, Harris Jr. además nos contó sobre su experiencia sobre conocer por primera vez este rincón del mundo, de la calidez de la gente latinoamericana y de sus influencias musicales. Cosas así también las transmitió en la entrevista que dio a Powermetal.cl y que está disponible en nuestro sitio.

imlrv-2Los jóvenes, muy carismáticos y entusiastas, interpretaron un repertorio de siete canciones, entre las que destacan Uprising, Eye Among The Blind, The Death March y Angel In Disgrace, todas pertenecientes a su EP homónimo. Un show musicalmente bueno, con un sonido bien logrado y un metal/teatral de tremenda calidad. Esperemos que esta gira con Iron Maiden sea un impulso a su carrera, algo que a simple vista parece obvio. Tras cuarenta minutos de un virtuoso show (George mostró su gran talento con las seis cuerdas), la banda se retira del escenario con aplausos del respetable, su Rock melódico prendió por momentos al estadio que tímidamente se iba copando.

ANTHRAX

La espera para Anthrax, que duró aproximadamente 25 minutos, fue acompañada por una buena selección de Black Sabbath envasado, lo cual poco a poco comenzaba a motivar al público, que a esas alturas de la tarde alcanzaba las 25.000 personas. Hasta que siendo las 19:40 horas, la agrupación liderada por Scott Ian Rosenfeld apareció por los pastos ñuñoínos, bajo una ovación de la fanaticada presente, que se mantenía estoica bajo el calor del fin del verano. En el marco de la promoción de su nuevo álbum «For All Kings», los neoyorkinos, quienes se unieron a la Doncella de Hierro para la gira por Sudamérica, se presentarán con un breve pero intenso set, plagado de clásicos.

El primero en salir a la escena fue el calvo Scott Ian, donde acompañado por su fiel guitarra Jackson comenzó con el riff inicial de uno de los himnos del thrash metal, Caught in a Mosh. Como es habitual, Anthrax le sugiere al público que es momento de hacer un mosh, y el público chileno responde a su llamado. Con un Joey Belladonna en excelentes condiciones vocales y una banda sólida, donde solo el guitarrista líder, Jonathan Donais, es el “nuevo” del grupo, Anthrax da partida a su quinta presentación en Chile.

Sin ninguna intención de bajar las revoluciones, el segundo tema del set es Got the Time, aquel cover de Joe Jackson, de tinte punky y presente en el «Persistence of Time», que logró aumentar la euforia de los metaleros presentes. Bastaron estos dos temas, para que las personas que habían soportado en los primeros lugares tras la reja frente al escenario comenzasen a abandonar, pues es bien conocida la irracionalidad del público por estos lados del orbe, lo que agregado al calor veraniego y otras “cosas” generó algunas “pálidas”.

Anthrax continuó con los famosos covers de su repertorio, ahora con quizás uno de los temas más coreados de su set, Antisocial de los franceses de Trust. Quienes ya comenzaban a llenar el principal coliseo deportivo del país ajustaban sus cuerdas vocales cantando a todo pulmón you’re Anti-you’re Antisocial!”.

imlrh-16

Los neoyorkinos tenían pocas balas para disparar, debido a que en esta ocasión solo venían como banda soporte, pero de las ocho balas disponibles quisieron reservar algunas para material más reciente. Entre ellas Fight’Em ‘Til you Can’t de su penúltimo trabajo «Worship Music», un excelente tema, muy ágil y con ese coro medio “rap” característico, que hizo que varios simplificaran las cosas con un “washu washu washu washu washu washu washu…. I’ll end you”.

La siguiente bala utilizada para material reciente es para presentar nuevo material, de su recién salido «For All Kings»: la elegida fue Evil Twin, el primer single del álbum. Respetuosa aceptación de la gente, pero no con el entusiasmo de las anteriores, por ende, era momento de lanzar un megaclásico a la parrilla. Tras la introducción de Belladonna, donde nos contó que lo siguiente era del «Spreading the Disease», el público se vino abajo. Suena el riff y la inconfundible Medusa hace explotar a los presentes, ¡que gran tema! En lo personal uno de mis favoritos de Anthrax.

El penúltimo tema fue el segundo single de su reciente álbum, titulado Breathing Lightning que tampoco generó tanta algarabía, lo cual es esperable para un disco que tiene recién un par de semanas al aire. Además, es un tema que se aleja del Thrash moshero al cual el público se había acostumbrado.

imlrh-8

Para cerrar la tarde/noche, Charlie Benante, el legendario baterista, comienza con la intro de Run to the Hills, seguramente para tantear que tan prendida está la gente para el plato fuerte de la noche, pero a los cinco segundos varía el ritmo para dar paso a Indians, el excelente y quizás el mejor corte del «Among the Living». Una excelente forma de despedirse, con un público que lo dejó todo gritando el “Cry for the Indians” y que ovacionó a los norteamericanos quienes prometieron regresar en 2017. Los esperamos con los brazos abiertos, porque ocho temas es poco para esta legendaria agrupación.

Setlist de Anthrax:

1. Caught in a Mosh
2. Got the Time
3. Antisocial
4. Fight ‘Em ‘Til You Can’t
5. Evil Twin
6. Medusa
7. Breathing Lightning
8. Indians

LA BESTIA ESTÁ DE VUELTA

Tras los dos aperitivos, y particularmente tras la concisa y contundente presentación de Anthrax y sus circle pits, la ansiedad aumentaba en las ya 50.000 personas que prácticamente repletaban el Nacional. Impresionante cómo seguía llegando y llegando público, sobre todo a la cancha, cuyo acceso norte se veía como una especie de llave incontenible que seguía recibiendo gente. La ansiedad fue aumentando con el paso de los minutos, y primero fue canalizada con el ya clásico “uooo-o-o-o-o” (que recuerda a la gran Metál Az Ész de los húngaros de Pokolgép), y luego escuchando clásicos envasados de ayer y hoy como Still Of The Night de Whitesnake, Ram It Down y Rapid Fire de Judas Priest o Highway Star de Deep Purple, por nombrar algunas. Sin embargo, los minutos pasaban, ya eran más de las 21.00 y ya el público comenzó a emitir algunas de esas pifias del tipo “que inicie la cuestión”.

imlrh-10

Hasta que llegan las 21.10 horas, y esa increíble conmoción que se genera con los primeros sones de un clásico de Iron Maiden que no es de Iron Maiden. Y es que Doctor Doctor de UFO se ha convertido en un tema muy querido por la fanaticada de la Bestia porque es el anuncio inequívoco de que se acaba una espera que se tornó eterna. El público salta y corea el “doctor doctor please” como si fuera un tema original de la Doncella. Se apagan las luces, se desata el delirio y comienza un hermoso video de animación en las pantallas gigantes, donde nos internamos en una jungla donde vive el Eddie maya de “The Book Of Souls”, y se ve el Ed Force One atrapado entre las ramas y lianas de los árboles. Hasta que aparece una mano desde la tierra, logra destrabar el avión y lanzarlo a volar por el mundo. Lindo inicio.

Ya sabíamos que el show iba a empezar con If Eternity Should Fail, pero personalmente creía que el comienzo sería envasado, incluso con la voz de Bruce. Por ello, fue gratamente sorprendente que el “Here is the soul of a man / Here in this place for the taking / Clothed in white, standing in the light / Here is the soul of a man” fuese hecho en vivo y detrás de escena por Dickinson. Sale el resto de la banda, Nicko, Janick, Dave (con una bonita polera alusiva a su última placa), Adrian y por cierto el jefe Steve Harris, y se descubre la hermosa puesta en escena de la Bestia, simulando una pirámide maya y con una serie de detalles, como las caras de los músicos grabadas en “piedras” al igual que en el booklet de su nueva placa, y con un juego de luces y fuego muy apropiados. Pese a que el sonido no fue el mejor en estos momentos, con una especie de “ola” que bajaba y subía las intensidades –con el propio Dickinson reclamando por el sonido–, terminó siendo un gran inicio, particularmente con la sección instrumental de este corte que es fabulosa.

imlrv-1Sin pausas, Bruce nos saluda con un “good evening Chile!” y nos lanzó Speed of Light, que pese a la “ola” sonora sonó como un verdadero cañón desde el grito inicial de Dickinson, una verdadera patada en las gónadas a ese cangrejo bastardo que esperamos no vuelva a osar tener el atrevimiento de volver a afectar a este genio contemporáneo. Como es costumbre, Maiden le saca lustre a sus singles luciéndolos en vivo, dándoles otra vida, pasó sin ir más lejos con El Dorado en su momento. Apoyados con imágenes del videoclip del tema, los británicos hicieron vibrar a las 52.000 personas que vivían el momento casi como si se tratara de un clásico. Palabras aparte para lo de Bruce: “como tuna” como decimos en Chile, el tumor canalla prácticamente no le produjo ninguna afectación en su voz, quizás esté más delgado y con un poquito menos de movilidad que antes, pero estamos hablando de que antes se debe haber corrido tres kilómetros en escena y ahora “sólo” deben haber sido dos y medio, por decir una cifra ridícula. Casi imperceptible y vaya que dio gusto y emoción ver al gran The Air Raid Siren en irrebatible plenitud de condiciones.

Hola Chile!” nos dice Dickinson y comenta lo feliz que está con 60.000 personas (en rigor fueron 52.000 según la producción, pero se entiende), que tocarán algunas canciones de “The Book Of Souls”, siendo interrumpido en su alocución por un enfervorizado público que gritaba “olé, olé olé olé… Maiden, Maiden”. Luego de beber líquido de una especie de cantimplora, nos presentaría el primer clásico de la jornada, la enorme y emotiva Children Of The Damned, un tema que ha envejecido espectacularmente y que contó con un Dickinson realmente imperial, ayudado por un público entregado y coreando hasta el solo. Para algunos es físicamente imposible que la piel no se nos ponga como pollo cuando coreamos el solo, con el primer gran “wooo-oo-oo-oo” de la jornada. El público chileno de Maiden, cuando la banda toca sus clásicos, parece hinchada y eso se agradece al momento de los conciertos. Un corte realmente emocionante y que definitivamente uno no esperaba que volvieran a tocar tras haberlo hecho en la gira del “Flight 666”.

Bruce nos presenta “a sad song of a funny man” y la banda vuelve a defender su nuevo material con Tears of a Clown, homenaje de Iron Maiden al fallecido actor Robin Williams. El sonido se fue afirmando –aunque sin llegar a un nivel 100% satisfactorio–, la sensación de “ola” fue disminuyendo y fue bien recibida por el público, aunque quizás no haya sido la mejor selección de “The Book Of Souls” para tocar en vivo.

imlrh-12

La banda entregaría temas de su última placa en “pares”, y el segundo par se completó con The Red and the Black, que es la única composición de “The Book Of Souls” que es completa y únicamente obra de Steve Harris. Un tema realmente colosal, complejo, desafiante y que sin dudas tocarlo en vivo entraña una gran dificultad. Qué exquisitez fue vibrar con el retumbante bajo del jefe Steve que marca el inicio de este tremendo tema, en medio de la oscuridad interrumpida por luces rojas que lo iluminaban, y en medio de un silencio contemplativo y admirativo. Un tema con muchos matices, algunos para contemplar como su inicio, otros para el “sing-along” con el “wo-o-o-o-o”, y una sección instrumental fenomenal, que sin dudas marcó uno de los momentos más destacados de la revisión de su material nuevo.

Cambia el telón de fondo, cambia el vestuario de Bruce y vendería la revisión de la Doncella a la Carga de la Brigada Ligera en la batalla de Balaclava, durante la guerra de Crimea. Un show de Maiden sin The Trooper no es show de Maiden. Es cierto que a veces muchos somos idealistas y a veces nos gustaría que la banda tocara otros clásicos –que tiene de sobra–, o incluso más idealistamente que toque canciones antiguas que nunca hemos escuchado en vivo –que por suerte cada vez son menos–, pero todo eso es en la previa, porque cuando suena ese galope incesante, cuando vemos a Bruce ondeando la Union Jack empoderado de ese orgullo británico tan clásico, uno sólo quiere cantar el “wo-o-o-o-o-o-o-o-o-o”. Algunas bengalas rojas en plena cancha ayudaron a hacer más bonito un cuadro realmente hermoso, y con un sonido que si bien no era el óptimo, por suerte ya no padecía esas “olas” que en un momento incluso desconcentraron un poco.

Powerslave es otro clásico inmortal de la banda y qué gusto volver a escucharlo, con un Bruce que utilizó una máscara azul eléctrica que era una mezcla entre un verdugo y Rey Mysterio de la lucha libre. Realmente alucinante y brutal, un tema lleno de mística y con una banda en un nivel superlativo, las guitarras de Dave, Adrian y Janick fluyeron perfectamente y complementan de gran forma esa soberbia línea de bajo que dibuja Steve al momento de los solos. Y como decíamos anteriormente, el despliegue y estado físico de Bruce sigue impactando, y ese impacto crece proporcionalmente con el paso de los años, más aun tras la situación del cáncer.

imlrh-4

La última defensa de “The Book Of Souls” también vendría por partida doble. Primero con Death or Glory, cuyo inicio es realmente fabuloso y luego sigue un ritmo similar a Running Free, aunque con un grado superior de complejidad al clásico del disco debut de la Doncella. En este punto sí hay que señalar que uno esperaba una respuesta superior del público. Por cierto que no al nivel de un clásico, es lógico que el público responda más fervorosamente con los clásicos que con los temas nuevos, pero sí dio la sensación de que la respuesta de la audiencia fue algo fría, de hecho el propio Dickinson se movió bastante por el escenario y se dirigió a sectores algo lejanos del mismo pidiendo una mayor respuesta. Algo paradójico pensando la inmensa cantidad de poleras del “The Book Of Souls” que había en el Nacional. Buen tema pero con escasa retribución, y de hecho al final Bruce hizo algunos ademanes, terminados por un nuevo “olé, olé olé olé, Maiden, Maiden”.

Tras los agradecimientos de Dickinson, señalando que no podía empezar a decir lo grandioso que era volver a estar con nosotros, que pasan cosas, imperios, civilizaciones que llegan y que después caen, que la historia es cíclica, y que incluso una de estas civilizaciones era relativamente cercana a nosotros, la civilización Maya y sus misterios, les interesó mucho, y finalmente lanzó una reflexión respecto a que realmente te das cuenta quiénes son tus amigos cuando caes, que muchos interpretamos como un pensamiento muy personal considerando su reciente situación de salud, siendo obviamente ovacionado.

Todo este preámbulo para llegar a la última revisión de su nuevo material con su fabuloso corte homónimo, The Book of Souls, con su inicio acústico cortesía de Janick Gers. Si usted es de los afortunados capaces de conectarse con los desafíos musicales que impone Iron Maiden actualmente, definitivamente tiene que haber disfrutado este tema, por montones, porque su ejecución y puesta en escena fueron realmente maravillosos, pese a que el público –como es un clásico en Chile– aplaudió notoriamente a destiempo. La preocupación por el nivel de la voz de Bruce ya no era tema, pero en este corte en sus primeras presentaciones de la gira tuvo algunas dificultades, las que Dickinson mandó a callar con una intensidad espectacular, realmente formidable lo del orgullo de Nottinghamshire. Y además contamos con la primera salida a escena del Eddie maya que engalana el arte de tapa de “The Book Of Souls”, un Eddie de casi cuatro metros con taparrabos y una especie de machete, con una movilidad que sería la envidia de muchos 9 de área que llegan a jugar a estas tierras, adornando la presencia escénica de la banda. Espectacular y teatral momento, con Bruce sacándole el corazón y lanzándoselo al público, así que ahora, y como siempre, tenemos el corazón de Eddie. Muy metafórico todo.

imlrh-2

Los inconfundibles platillos pausados de Nicko dieron la introducción a otro de los grandes momentos de la jornada. Y es que Hallowed Be Thy Name debe ser el tema favorito de muchos fanáticos de la Bestia, con justa razón, su construcción melódica es increíble y su letra es fascinante. De hecho Bruce salió a escena ataviado con una cuerda, jugando con ponérsela en el cuello, tal como el condenado a muerte que es levantado a las 5 de la mañana para ser llevado al “gallows pole” y ser ejecutado. Sencillo y operático. Incluso el propio Bruce coordinaba los movimientos de la cuerda para pegarle a uno de los platillos del kit de Nicko. En medio de bengalas y de varios “scream for me”, terminó siendo un pasaje altísimo del concierto.

Qué decir de lo que se provoca con Fear Of The Dark, sin dudas el tema de Maiden que más participación del público genera, desde Bruce pidiéndonos gritar el “fear of the dark” al principio, pasando por corear los solos, una masa humana saltando en el estribillo, una locura realmente, que no por haber sido vivida anteriormente deja de ser emocionante. Además, para no poca gente este fue su primer Maiden y tienen todo el derecho del mundo a vivir la experiencia que implica presenciar este tema en vivo.

imlrv-3Scream for me Santiago, scream for me Chile! The Iron Maiden!”, nos brama Bruce. Y es que el tema homónimo también forma parte de la vitrina de las canciones inmortales de la Doncella. Quizás no sea una gran, gran canción, comparada con otras, pero es un tema totalmente querible. Y eso es una diferencia que marca Maiden, banda a la que muchos queremos más allá de la música, es como si fuera un equipo o alguien de la familia. Ese tipo de sensaciones, si bien son permanentes, encuentran su cénit en vivir temas como estos, con esa cabeza gigante del Eddie maya que afloró desde el fondo del escenario, o con ese solo deliciosamente autoritario del jefe Harris que desde hace casi cuarenta años nos está diciendo que él es el dueño, la mente y el corazón de Maiden. Así, tras una hora y media de espectáculo, Bruce nos da las gracias “from Iron Maiden, from Eddie and from the boys”, y la banda abandonó el escenario por primera vez.

Después de un breve receso de uno o dos minutos, se enrojecen las luces, aparece una figura demoniaca en la parte trasera del escenario y retumbó la voz del fallecido actor británico Barry Clayton para comenzar un clásico de todos los tiempos como The Number of the Beast. No cabía ninguna duda que el “Six! Six six! The Number Of The Beast!” iba a ser uno de los momentos más coreados de la jornada y por cierto que así fue.

Tras el Número de la Bestia algunos asistentes insinuaron cantar un “cumpleaños feliz”, ante la incredulidad de Bruce, que de hecho le preguntó a los integrantes de la banda si alguno de ellos estaba de cumpleaños, diciendo que lamentablemente estábamos algo desinformados. Steve Harris cumple 60 años, pero este 12 de marzo, no el 11 como fue la fecha del concierto. Dickinson nos recuerda que estamos en un estadio cuya historia no es muy buena –causando la ovación del público–, pero que es increíble cómo un grupo de gente es capaz de unirse y no discriminar, porque “si te gusta Iron Maiden, te gusta Maiden y eso es todo”. Ese es el espíritu que prima en sus conciertos y qué mejor que ratificarlo con una joya moderna como Blood Brothers, en que incluso le lanzaron a Bruce la hermosa y noble “wenufoye”, la bandera mapuche, que el cantante tomó con curiosidad, aunque seguramente no quiso exhibirla más al no conocerla, situación comprensible pues los artistas están muy expuestos y nunca se sabe cuándo pueden “utilizarlos” para defender ciertas causas. No era el caso, por cierto, y en el contexto de Blood Brothers sirve para reflexionar acerca de la tremenda importancia de los pueblos originarios en nuestro país. Maiden no sólo no discrimina sino que incluye, y bastante tenemos que aprender de ello como sociedad. Lindo momento de la jornada con un tema que ha pasado a convertirse en un clásico.

Y para culminar, quizás una selección algo “rara”: uno no habría imaginado a priori que un show de Maiden terminara con Wasted Years. Pero así fue. Con un último cambio de telón, llegaron los últimos “scream for me” de la noche por parte de Bruce, que nos hizo bramar el coro mientras la segunda voz de Adrian Smith sonó realmente muy fuerte, de hecho quizás haya sonado con más volumen incluso que el propio Bruce. Un final en todo lo alto, tras una hora y cincuenta y cinco minutos de una entrega inclaudicable por parte de una banda honesta, que le saca lustre a sus clásicos pero no vive de sus rentas, sino que desafía con nuevo material en vivo. Y con los sones de Always Look On The Bright Side Of Life de Monty Python, nos retiramos del recinto, no sin antes encontrar muchas dificultades en la salida, especialmente en cancha y galería, un aspecto que sin dudas debió haber sido mejor previsto.

imlrh-3

Es cierto que el sonido tuvo altibajos, y que quizás el concierto haya sido un poco más “estandarizado” que otros shows en Chile, y probablemente haya habido shows mejores de la banda en nuestras tierras. Son observaciones legítimas. Pero Iron Maiden demostró “en cancha” porqué es una de las más grandes manifestaciones artísticas del ser humano contemporáneo, traspasando una energía contagiosa y con un Bruce callando todo atisbo de escepticismo tras su enfermedad. La vida del ser humano se nutre de experiencias y vivencias, y después de esta nueva visita de la Bestia a Chile, cabe reflexionar una gran cosa: la vida de nosotros sería mucho, muchísimo más difícil de sobrellevar, si no hubiese existido Iron Maiden. Con vigencia, garra, entrega, pasión, desafíos y contundencia, Maiden aporta la tinta en el libro de nuestras almas. ¡¡Gracias Doncella!!

Setlist de Iron Maiden:

01. If Eternity Should Fail
02. Speed of Light
03. Children of the Damned
04. Tears of a Clown
05. The Red and the Black
06. The Trooper
07. Powerslave
08. Death or Glory
09. The Book of Souls
10. Hallowed Be Thy Name
11. Fear of the Dark
12. Iron Maiden
Encore:
13. The Number of the Beast
14. Blood Brothers
15. Wasted Years

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Ed Force One en Chile

A eso de las 21:00hrs. de ayer aterrizó el Ed Force One, avión que trae a IRON MAIDEN junto a ANTHRAX y THE RAVEN AGE para tocar este viernes a estadio lleno en el Estadio Nacional. Gran cantidad de fans llegó hasta el Aeropuerto Arturo Merino Benitez, además de la gran expectación de los mismos funcionarios del aeropuerto por captar imágenes de la llegada del imponente avión piloteado por Bruce Dickinson. 

A continuación puedes ver las imágenes enviadas por distintos funcionarios y fans:

Hoy se venderán los últimos tickets sin cargo por servicio en la boletería número 1 ubicada en Avenida Grecia desde las 11.00hrs hasta 19.00hrs en horario continuado y el viernes en Campo de Deportes #870 (retiro en Velódromo del Estadio Nacional).

Si compraste tu ticket a través de www.superticket.cl y aún no lo has ido a retirar, debes acercarte a los distintos puntos de venta disponibles lo antes posible, para así evitar largas filas y eternas esperas. La venta de tickets se realiza a través de www.superticket.cl con opción de retiro en punto de ventas en donde también puedes ir físicamente a comprarlos: Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B), Inframundo (Eurocentro, local 0113), Breaking Point (Eurocentro, local 111), Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226) y Centro Arte Alameda (Av. Bernardo O’Higgins 139).

Los precios son:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Andes: $46.000
Pacífico Lateral: AGOTADO
Pacífico Bajo: AGOTADO
Pacífico Alto: AGOTADO
Pacífico Medio: AGOTADO

Anthrax

Los accesos habilitados serán los ubicados en Avenida Grecia y en Avenida Marathon. El acceso por Pedro de Valdivia estará cerrado para este evento. El Estadio Nacional cuenta con estacionamientos pagados por Avenida Marathon. Se recomienda llegar temprano debido que son sujetos a disponibilidad.

Como es ya de costumbre en eventos de esta magnitud, hay ciertos elementos que no puedes ingresar al Estadio, como por ejemplo cámara profesionales o con lentes intercambiables, botellas y alimentos.

Los horarios son:

Puertas: 17:30hrs. aprox
The Raven Age: 19:00hrs.
Anthrax: 19:45hrs.
Iron Maiden: 21:00hrs.

Iron Maiden en Chile

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

 

 

Iron Maiden

Felicitamos a los siguientes ganadores de entradas y/o afiches de IRON MAIDEN en Chile, que participaron en nuestro Facebook, Instagram y Twitter (recuerden revisar sus mensajes privados o DM):

ENTRADA A CANCHA + AFICHE:

Juan Abrigo
Sofía Larraín
Manuel Herrera
Daniel Sáez

ENTRADA A CANCHA:

Rodrigo Verdugo
Francisca Miranda
Gonzalo Donoso
Valentina González
Bárbara Vergara
Cristóbal Marambio

AFICHE OFICIAL:

Daniela Padilla
Diego Salinas
Cristian Alarcón
Natalia Ortega
Matías Pérez
Roberto Quiñones

Hoy se venderán los últimos tickets sin cargo por servicio en la boletería número 1 ubicada en Avenida Grecia desde las 11.00hrs hasta 19.00hrs en horario continuado y el viernes en Campo de Deportes #870 (retiro en Velódromo del Estadio Nacional).

Si compraste tu ticket a través de www.superticket.cl y aún no lo has ido a retirar, debes acercarte a los distintos puntos de venta disponibles lo antes posible, para así evitar largas filas y eternas esperas. La venta de tickets se realiza a través de www.superticket.cl con opción de retiro en punto de ventas en donde también puedes ir físicamente a comprarlos: Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B), Inframundo (Eurocentro, local 0113), Breaking Point (Eurocentro, local 111), Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226) y Centro Arte Alameda (Av. Bernardo O’Higgins 139).

Los precios son:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Andes: $46.000
Pacífico Lateral: AGOTADO
Pacífico Bajo: AGOTADO
Pacífico Alto: AGOTADO
Pacífico Medio: AGOTADO

Los accesos habilitados serán los ubicados en Avenida Grecia y en Avenida Marathon. El acceso por Pedro de Valdivia estará cerrado para este evento. El Estadio Nacional cuenta con estacionamientos pagados por Avenida Marathon. Se recomienda llegar temprano debido que son sujetos a disponibilidad.

Como es ya de costumbre en eventos de esta magnitud, hay ciertos elementos que no puedes ingresar al Estadio, como por ejemplo cámara profesionales o con lentes intercambiables, botellas y alimentos.

Los horarios son:

Puertas: 17:30hrs. aprox
The Raven Age: 19:00hrs.
Anthrax: 19:45hrs.
Iron Maiden: 21:00hrs.

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

 

Ed Force One

¡IRON MAIDEN ya viene rumbo a Chile! Se estima que el Ed Force One aterrice Santiago a eso de las 21:00hrs. (hora local). ¡Sigue el trayecto del avión piloteado por Bruce Dickinson aquí.

Entre hoy y mañana, Superticket realizará venta de tickets sin cargo por servicio en la boletería número 1 ubicada en Avenida Grecia desde las 11.00hrs hasta 19.00hrs en horario continuado y el viernes en Campo de Deportes #870 (retiro en Velódromo del Estadio Nacional).

Si compraste tu ticket a través de www.superticket.cl y aún no lo has ido a retirar, debes acercarte a los distintos puntos de venta disponibles lo antes posible, para así evitar largas filas y eternas esperas. La venta de tickets se realiza a través de www.superticket.cl con opción de retiro en punto de ventas en donde también puedes ir físicamente a comprarlos: Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B), Inframundo (Eurocentro, local 0113), Breaking Point (Eurocentro, local 111), Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226) y Centro Arte Alameda (Av. Bernardo O’Higgins 139).

Los precios son:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Andes: $46.000
Pacífico Lateral: AGOTADO
Pacífico Bajo: AGOTADO
Pacífico Alto: AGOTADO
Pacífico Medio: AGOTADO

Ed Force One rumbo a Chile

Los accesos habilitados serán los ubicados en Avenida Grecia y en Avenida Marathon. El acceso por Pedro de Valdivia estará cerrado para este evento. El Estadio Nacional cuenta con estacionamientos pagados por Avenida Marathon. Se recomienda llegar temprano debido que son sujetos a disponibilidad.

Como es ya de costumbre en eventos de esta magnitud, hay ciertos elementos que no puedes ingresar al Estadio, como por ejemplo cámara profesionales o con lentes intercambiables, botellas y alimentos.

Los horarios son:

Puertas: 17:30hrs. aprox
The Raven Age: 19:00hrs.
Anthrax: 19:45hrs.
Iron Maiden: 21:00hrs.

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

 

Iron Maiden

Esta semana aterriza el Ed Force One en nuestro país, el Boeing 747-400 Jet Jumbo que trae a IRON MAIDEN junto a sus bandas invitadas ANTHRAX y THE RAVEN AGE, para el show de este viernes en el Estadio Nacional.

Si compraste tu ticket a través de www.superticket.cl y aún no lo has ido a retirar, debes acercarte a los distintos puntos de venta disponibles lo antes posible, para así evitar largas filas y eternas esperas. La venta de tickets se realiza a través de www.superticket.cl con opción de retiro en punto de ventas en donde también puedes ir físicamente a comprarlos: Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B), Inframundo (Eurocentro, local 0113), Breaking Point (Eurocentro, local 111), Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226) y Centro Arte Alameda (Av. Bernardo O’Higgins 139).

El día miércoles 9 y jueves 10 de marzo, Superticket realizará venta de tickets sin cargo por servicio en la boletería número 1 ubicada en Avenida Grecia desde las 11.00hrs hasta 19.00hrs en horario continuado y el viernes en Campo de Deportes #870 (retiro en Velódromo del Estadio Nacional).

Los precios son:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Andes: $46.000
Pacífico Lateral: AGOTADO
Pacífico Bajo: AGOTADO
Pacífico Alto: AGOTADO
Pacífico Medio: AGOTADO

Los accesos habilitados serán los ubicados en Avenida Grecia y en Avenida Marathon. El acceso por Pedro de Valdivia estará cerrado para este evento. El Estadio Nacional cuenta con estacionamientos pagados por Avenida Marathon. Se recomienda llegar temprano debido que son sujetos a disponibilidad.

Como es ya de costumbre en eventos de esta magnitud, hay ciertos elementos que no puedes ingresar al Estadio, como por ejemplo cámara profesionales o con lentes intercambiables, botellas y alimentos.

Los horarios son:

Puertas: 17:30hrs. aprox
The Raven Age: 19:00hrs.
Anthrax: 19:45hrs.
Iron Maiden: 21:00hrs.

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

 

¡PowerMetal.cl te regala entradas y afiches de IRON MAIDEN en Chile!

¡Ya queda nada para IRON MAIDEN en Chile! PowerMetal.cl te invita al concierto más esperado del año y también te regala afiches del show de este viernes. ¿Cómo participar? Tenemos un concurso en cada una de nuestras redes sociales, sólo debes seguirnos en cada una y seguir las instrucciones:

Instagram: www.instagram.com/powermetalcl
Twitter: www.twitter.com/powermetalcl
Facebook: www.facebook.com/powermetalcl

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

 

Anthrax

«Blood Eagle Wings» es el single elegido para el nuevo video clip de ANTHRAX, canción perteneciente a su nuevo disco «For All Kings», el cual salió al mercado el pasado 26 de Febrero. El video puede verse aquí mismo.

No olvidar que ANTHRAX visitará Chile el próximo 11 de Marzo acompañando a IRON MAIDEN y THE RAVEN AGE en su presentación en el Estadio Nacional. Las entradas ya están a la venta a través del sistema Superticket.cl y los precios son los siguientes:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Pacífico Lateral: $32.000 (AGOTADO)
Andes: $46.000
Pacífico Bajo: $65.000 (AGOTADO)
Pacífico Alto: $85.000 (SOLO DISPONIBLE NORTE)
Pacífico Medio: $95.000 (AGOTADO)

Los puntos de venta son:

  • Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B)
  • Inframundo (Eurocentro, local 0113)
  • Breaking Point (Eurocentro, local 111)
  • Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226)

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

Iron Maiden

IRON MAIDEN ya está en vuelo a la primera fecha del «The Book Of Souls World Tour 2016» en Florida, Estados Unidos, gira que los traerá a Santiago el próximo 11 de Marzo. La banda británica quizo compartir el momento del despegue del Ed Force One con sus seguidores haciendo un stream en vivo via Periscope del momento. El video pueden verlo a continuación: Además, IRON MAIDEN también subió un video del momento en que Bruce Dickinson se encuentra por primera vez al nuevo Ed Force One, listo para despegar: IRON MAIDEN se presentará en Chile junto a ANTHRAX y THE RAVEN AGE. Las entradas ya están a la venta por el sistema Superticket.cl y los precios son los siguientes: Galería: $25.000 Cancha: $29.000 Pacífico Lateral: $32.000 (AGOTADO) Andes: $46.000 Pacífico Bajo: $65.000 Pacífico Alto: $85.000 (AGOTADO Alto Sur) Pacífico Medio: $95.000 También se pueden adquirir en Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B), Inframundo (Eurocentro, local 0113), Breaking Point (Eurocentro, local 111), Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226) y Centro Arte Alameda.

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

Ed force one

A través de Facebook, IRON MAIDEN reveló fotos del Boeing 747, más conocido como Ed Force One, aterrizando en Cardiff, capital de Gales, y ya listo para iniciar la gira mundial traerá a Chile el próximo 11 de Marzo a presentarse en el Estadio Nacional, como parte del tour promocional de su último álbum «The Book Of Souls». 

Ed force one

 

IRON MAIDEN se presentará en Chile junto a ANTHRAX y THE RAVEN AGE. Las entradas ya están a la venta por el sistema Superticket.cl y los precios son los siguientes:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Pacífico Lateral: $32.000
Andes: $46.000
Pacífico Bajo: $65.000
Pacífico Alto: $85.000
Pacífico Medio: $95.000

También se pueden adquirir en Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B), Inframundo (Eurocentro, local 0113), Breaking Point (Eurocentro, local 111), Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226) y Centro Arte Alameda.

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

 

Anthrax

ANTHRAX, quienes visitarán Chile el próximo 11 de Marzo acompañando a IRON MAIDEN y THE RAVEN AGE en su presentación en el Estadio Nacional, han lanzado un nuevo adelanto de su próximo disco «For All Kings», que saldrá al mercado el 26 de Febrero via Nuclear Blast. El single se llama «Breathing Lightning» y se puede escuchar a continuación (viene acompañada de una explicación de Scott Ian, si quieres escuchar la canción solamente adelanta al 5:30):

Ya están a la venta las entradas para IRON MAIDEN, ANTHRAX y THE RAVEN AGE en Chile a través del sistema Superticket.cl y los precios son los siguientes:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Pacífico Lateral: $32.000
Andes: $46.000
Pacífico Bajo: $65.000
Pacífico Alto: $85.000
Pacífico Medio: $95.000

Los puntos de venta son:

  • Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B)
  • Inframundo (Eurocentro, local 0113)
  • Breaking Point (Eurocentro, local 111)
  • Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226)

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

bruce dickinson

Bruce Dickinson, vocalista de IRON MAIDEN, visitará Chile el próximo 12 de Enero para dar una conferencia en ATTI 2016, evento que se realizará en el Hotel Sheraton de Santiago. ATTI es una reunión que busca integrar distintos actores de la escena mundial de las TI, por un lado, empresas proveedoras de la industria y por otro, empresas y usuarios finales de nuestro país, quienes compartirán sus conocimientos y experiencias desde distintos escenarios de interacción. Mas información sobre ATTI 2016 aquí.

No olvidar que ya se encuentran a la venta las entradas para IRON MAIDEN en Chile, show que se realizará el Viernes 11 de Marzo del próximo año, con la presencia de ANTHRAX y THE RAVEN AGE. Las entradas pueden adquirirse en Superticket y los precios son los siguientes:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Pacífico Lateral: $32.000
Andes: $46.000
Pacífico Bajo: $65.000
Pacífico Alto: $85.000
Pacífico Medio: $95.000

Los puntos de venta físicos son:

  • Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B)
  • Inframundo (Eurocentro, local 0113)
  • Breaking Point (Eurocentro, local 111)
  • Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226)

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

Anthrax

ANTHRAX lanzará «For All Kings», su nuevo disco, el próximo 26 de Febrero via Nuclear Blast. Los norteamericanos revelaron hoy el artwork del nuevo trabajo que fue diseñado por el dibujante Alex Ross, conocido artista hiperrealista que entre sus trabajos cuenta con la novela gráfica «Kingdom Come» de DC Comics.

«El artwork de este album lo realizo nuevamente Alex Ross, que es probablemente uno de los más grandes artistas vivos. Y él hizo las portadas anteriores. Mi idea para este disco era mostrar este salón y estas enormes estatuas de estos reyes, que, por supuesto, somos nosotros, y tratando de relacionarla con la portada del último álbum con estas criaturas que se sienten atraídas a esta habitación con nuestra ‘A’ de ANTHRAX. Esta vez, verás esas criaturas en este tipo salón tratando de alcanzar a estos reyes. Tratamos de relacionar las portadas de los dos últimos discos con esta portada de este álbum. Y cuando lo ves, es hermoso. Es grandioso. Y, sí, va a ser una gran portada del album» comentó el baterista Charlie Benante.

Anthrax For All Kings

anthrax for all kings

ANTHRAX visitará Chile junto a IRON MAIDEN y a THE RAVEN AGE el Viernes 11 de Marzo del próximo año. Las entradas ya están a la venta a través de Superticket.cl,  además de poder adquirirse en Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B), Inframundo (Eurocentro, local 0113), Breaking Point (Eurocentro, local 111) y Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226). Los precios son:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Pacífico Lateral: $32.000
Andes: $46.000
Pacífico Bajo: $65.000
Pacífico Alto: $85.000
Pacífico Medio: $95.000

Iron Maiden en Chile | 11 de marzo 2016 | Estadio Nacional

Anthrax

Los estadounidenses ANTHRAX, quienes acompañarán a IRON MAIDEN el próximo 11 de Marzo en su presentación en Chile, revelaron los primeros detalles de su próximo disco de estudio, el cual han titulado «For All Kings», a través de un video que se puede ver más abajo. El álbum saldrá al mercado el 26 de Febrero del próximo año por lo que se espera que en su presentación en Chile podamos disfrutar de algunas nuevas composiciones de la agrupación norteamericana.

La venta de entradas para IRON MAIDEN y ANTHRAX en Chile ya están a la venta a través del sistema Superticket.clademás de poder adquirirse en Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B), Inframundo (Eurocentro, local 0113), Breaking Point (Eurocentro, local 111) y Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226)

Los precios son:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Pacífico Lateral: $32.000
Andes: $46.000
Pacífico Bajo: $65.000
Pacífico Alto: $85.000
Pacífico Medio: $95.000

Iron Maiden en Chile - 11 de marzo 2016

anthrax

ANTHRAX el próximo año estará lanzando un nuevo álbum de estudio, aún sin título. Como adelanto, los norteamericanos presentaron el primer single del LP llamado «Evil Twin» en formato lyric video, el cual puede ser visto aquí mismo.

«Estaba muy afectado por la masacre de Charlie Hebdo como he estado con todos los tiroteos que han tenido lugar en las escuelas y salas de cine. No puedo imaginar lo que lleva a alguien a pensar que esa es lo correcto. ‘Le mostraré al mundo, haré feliz a Dios’. Es sólo mierda. No estoy atacando a la religión, no es mi intención, sino a la gente que llega a ese extremo, que sienten que se han convertido en juez, jurado y verdugo sobre el prójimo porque no cree lo mismo lo que él, creo que esa es la ‘Evil Twin’ de la humanidad. Escribir letras acerca de lo que pasa es mi única manera de hacer catarsis» comentó Scott Ian.

ANTHRAX se estará presentando junto a IRON MAIDEN el próximo Viernes 11 de Marzo, con motivo de la gira promocional del último disco de los británicos «The Book Of Souls». Las entradas ya se encuentran a la venta vía Superticket.cl y los precios son los siguientes:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Pacífico Lateral: $32.000
Andes: $46.000
Pacífico Bajo: $65.000
Pacífico Alto: $85.000
Pacífico Medio: $95.000

Anthrax evil twin

Iron Maiden en Chile - 11 de marzo 2016

Iron Maiden

El próximo Viernes 11 de Marzo, IRON MAIDEN estará visitando nuevamente nuestro país con motivo del tour promocional de su último trabajo «The Book Of Souls», el cual salió al mercado el pasado mes de Septiembre. Además, los ingleses serán acompañados por uno de los grupos padres del thrash metal norteamericano como ANTHRAX, además de THE RAVEN AGE, banda que cuenta en las guitarras con George Harris, hijo de Steve, líder de la Doncella.

La venta de entradas tendrá una fase exclusiva de 48 horas para miembros del fan club de IRON MAIDEN a partir de este miércoles a las 10:00am. La venta general comenzará este viernes 9 de octubre a las 10:00 a través del sistema Superticket.cl

Los precios son:

Galería: $25.000
Cancha: $29.000
Pacífico Lateral: $32.000
Andes: $46.000
Pacífico Bajo: $65.000
Pacífico Alto: $85.000
Pacífico Medio: $95.000

Los puntos de venta son:

  • Nothing Store (Portal Lyon, local 54-B)
  • Inframundo (Eurocentro, local 0113)
  • Breaking Point (Eurocentro, local 111)
  • Hard Rock Café (Costanera Center, local 1226)

Bruce Dickinson comenta: “No podemos esperar para volver a salir en tour. MAIDEN prospera en las giras y en acercarnos a nuestros fans, es además lo que más disfrutamos. Cuando empecemos en EUA a finales de febrero serán 19 meses desde nuestro último show en Sonisphere en el Reino Unido entonces estamos muy emocionados por ir. Será un gran sentimiento abordar nuestro nuevo Jumbo Ed Force One con la banda, el equipo y la producción alrededor del mundo y volver a los escenarios para ustedes. Nos encanta venir a Chile ya que siempre hay un ambiente increíble cada vez que tocamos aquí, sobre todo en el Estadio Nacional. La banda entera está realmente emocionada por volver con nuestro nuevo álbum!»

El vocalista también habló sobre el setlist de la gira: “Claro que no hemos decidido la lista de las canciones aún y no lo haremos hasta que empecemos a ensayar, pero realmente esperamos tocar un número de canciones nuevas en vivo, especialmente porque la grabación fue en vivo. Sin embargo, como ha pasado mucho tiempo desde que los vimos por última vez, estoy seguro que incluiremos muchas viejas favoritas de los fans también. Creo que los fans estarán deleitados por lo que tenemos en mente. También estamos en medio de crear un nuevo show y descansen tranquilos sabiendo que estamos trabajando duro para traerles algo espectacular, algo hecho con mucho corazón! Ciertamente lo merecen por su paciencia» . 

Por su parte, Scott Ian de ANTHRAX se refirió a compartir escenario con La Doncella: “La única cosa que podía mejorar, para ANTHRAX, hacer un tour en América Latina era hacer la gira con IRON MAIDEN y ahora lo haremos!!! No podríamos estar más emocionados de compartir escenario con nuestros héroes en frente de una de las mejores audiencias de metal del mundo. No puedo «jodidamente» esperar!! Up the Irons!

Iron Maiden en Chile - 11 de marzo 2016

 

Charlie Benante

El baterista de ANTHRAX Charlie Benante dio una entrevista reciente donde habló del próximo disco de la agrupación, el cual debería ver la luz el 2016:

«Pienso que tomará un poco más de tiempo terminar y completar este disco, porque tenemos cerca de 20 canciones. El problema con tener 20 canciones es que tienes 20 canciones. No es problema tenerlas, el problema es completarlas. Y el mayor problema es cuando no sabes cuales va s a elegir. Tenemos que considerar muchas cosas para realmente saber cuales son las mejores y cuales solo están bien. Así que será una decisión difícil. Estamos dando nuestro cien por ciento en cada canción, por eso que está demorándose un poco más en completar … ¡Es Metal! Definitivamente es metal. No creo que estemos experimentando. No estamos dando ningún paso en falso, no estamos haciendo ningún vals, porque no hacemos vals o cosas así. Es estrictamente rock pesado y heavy metal. Como las canciones de nuestro último disco, si esas eran rápidas, estas serán rápidas. Esa es la evolución».

El nuevo disco de ANTHRAX esta siendo producido nuevamente por Jay Ruston (STONE SOUR, STEEL PANTHER) y algunos nombres de canciones que se incluirán son «The Battle Chose Us», «You Gotta Believe» y «The Evil Twin».

 

A menos de un mes de su salida a la venta, agendada para el 16 de Septiembre de 2014, los norteamericanos de ANTHRAX nos muestran un trailer de su próximo DVD y BluRay, denominado «Chile On Hell«, que registra la espectacular presentación de la banda el 10 de mayo de 2013 en el Teatro Caupolicán.

Aquí puedes ver el trailer:

 

Para el 16 de Septiembre de 2014 se espera el lanzamiento en DVD y BluRay de «Chile On Hell», el registro del show de ANTHRAX en el Teatro Caupolicán del 10 de mayo de 2013, show en el que también participara TESTAMENT.

El trabajo fue producido por Jay Ruston, y filmado por City Drive Entertainment Group y DC3 Global. El arte de tapa fue diseñado por Stephen Thompson.

El setlist del show (y del DVD) es el siguiente:

01. Among The Living
02. Caught In A Mosh
03. I Am The Law
04. Efilnikufesin (N.F.L.)
05. A Skeleton In The Closet
06. March Of The S.O.D. (cover de STORMTROOPERS OF DEATH)
07. In The End
08. Deathrider
09. T.N.T. (cover de AC/DC)
10. I’m Alive
11. Indians
12. Medusa
13. In My World
14. Got The Time (cover de Joe Jackson)
15. Fight ‘Em ‘Til You Can’t
Encore:
16. I’m The Man / Raining Blood (cover de SLAYER)
17. Madhouse
18. Antisocial (cover de TRUST)

 

 

¡Increíble noche! No sólo una de las bandas más importantes del Thrash Metal se presentaba en nuestro país, sino que además aprovechaba la visita para registrar el show y lanzar posteriormente un DVD. Y por si eso no fuera ya mucho, venían acompañados por otra de las grandes agrupaciones del estilo. Anthrax y Testament. Testament y Anthrax. ¡Qué pocas veces tenemos la posibilidad de ver a tan enormes grupos en una misma noche! Son tan pocas, que la verdad el poder verlos se torna un deber. Sí, claro, ahora hay festivales y cada vez se puede ver a más bandas en una misma jornada, pero acá estamos hablando de Testament y Anthrax, ambos íconos de uno de los estilos que particularmente en Chile mueve más afectos. Cada una de las bandas congregadas es indiscutiblemente merecedora de ser vista. Denme a las dos juntas y no me las perdería por nada.

Así se entendió en el ambiente del Metal. Ese que cada vez es más asolado con menos misericordia, porque es cierto que los grandes eventos metaleros se vienen en su mayoría durante el segundo semestre, pero hasta ahora han habido bastantes y sin duda que el bolsillo sufre. Maldita pobreza. Sin embargo, como ya dijimos, la ocasión era -un deber- y el público respondió de una manera que hace bastante no veía. El “Templo” Teatro Caupolicán (como lo llamase Scott Ian la noche anterior) se encontraba virtualmente LLENO, con gente desesperada por entrar y con otras tantas personas que se quedaron afuera y que terminaron siendo repelidas por la fuerza policial. Adentro prácticamente no cabía nadie más, solo en la galería (sobre esos ángulos al costado el escenario en que haría falta un periscopio para poder ver) quedaban algunos claros rojos con asientos vacíos, el resto: ¡repleto! Más de 5 mil personas. Hermosa postal que hacía prever que la noche sería inolvidable.

Con destacable puntualidad partió el show de los de San Francisco, con un enorme telón que rezaba “Testament” y “Dark Roots Of Earth”, haciéndome pensar “qué bueno es tener a estos muchachos de vuelta con discos nuevos”. Y cuando apareció Chuck se me vino a la mente la segunda mitad de esa idea: “porque Testament es una banda que le ganó a la vida y merece poder seguir adelante”, bajándote así toda la admiración de golpe. Qué grande es Billy. No sólo es un tremendo cantante, un genio vocal, sino que es un héroe. Esas cosas estaba yo pensando, mientras sonaba la intro (con un repique de caja y el himno EUA) que era eclipsada por miles y miles de gritos, cuando súbitamente parte Rise Up. ¡Tremenda patada en la cabeza! ¡Inconcebible! Instantáneamente se engendra un mosh pit cuyas dimensiones resultaban más que sorprendentes. Llegado el coro Billy levanta su luminiscente micrófono esperando alguna respuesta favorable y se encontró con mucho más que eso: un trueno furibundo parido por las gargantas de varios millares de metaleros. Devastador arranque.

Una mínima pausa para iniciar el que debe ser el corte más reconocido de The Formation Of Damnation (2008): el espectacular More Than Meets The Eye. Qué pedazo de canción, mamita querida. La estaba esperando, pero un poco más tarde en la velada, por lo que su aparición fue bastante sorpresiva. Pero qué diablos, ¡feliz de poder escucharla! Los “¡Woooh oh oh oh oh oh!” no tardaron un segundo en llegar y acompañar el fraseo de las guitarras de Skolnick y Peterson, apenas una pequeña muestra de lo que se vería al llegar a ese maravilloso quiebre, que pondría a todos a saltar y posteriormente a girar en otro espléndido pit. Un juego de luces muy llamativo (lo suficiente como para que uno reparara en él, que es decir mucho) daba la bienvenida la mítica Over The Wall, del aún más mítico The Legacy (1987), y esta a su vez volvía aún más loco al público. Tres canciones y el Caupolicán parecía zona de guerra. ¡Una verdadera caldera!

Momento de algo más reciente y la seleccionada sería “¡Sangre Nativaaa!”, como bien la presentara Chuck en un perfecto español. Gran canción Native Blood, uno de los puntos altos del más que correcto Dark Roots Of Earth. Lo más genial fue escuchar a Chuck cantar algunas partes en español: “¡No tengo miedo! ¡Lo tengo que decir!” vociferaba el hombre con su bestial registro. Imposible no ver el detalle de una bandera de Wallmapu ondeando orgullosa en medio del sector de cancha. Sin duda el fanático que la portaba entendía el sentido y el valor de esta notable canción. Luego, siguiendo con material de la última placa, regalaron True American Hate, en medio de la cual Billy se dio el tiempo de presentar a Alex, a fin de que toda la atención se centrase en él cuando ejecutara su extraordinario solo, aunque más extraordinario fue escuchar a todos esos fans gritar tan fuerte “¡hate!”, cada vez más poderosa que la anterior; Dark Roots Of Earth vino de forma anexa, con ella al fin hubo algo así como un descanso, aunque no para las cuerdas vocales, pues se siguió cantando con mucha intensidad.

Claro, el uso de la palabra “intensidad” ha de parecer ridículo a la luz de lo que fue el siguiente episodio de la noche. Nada más y nada menos que Into The Pit. Maldita sea, estuve viendo videos de Testament en el Wacken Open Air y les puedo jurar el que mosh pit del Caupolicán era bastante más grande que el que se produjo en el mencionado festival. (No por nada la banda que vendría luego decidió grabar un DVD ante ese público.) Volviendo a Into The Pit: ¡MONSTRUOSO! Prácticamente toda la cancha giraba en torno a su eje, y cada una de las personas que estaba allí gritaba y alzaba sus puños al mencionarse esa colosal sentencia que es “¡In-to-the-pit!”. Simplemente alucinante, costaba dar crédito a lo que uno veía. No quedaba más que agradecer al Metal por regalar esos momentos. Segundos más tardes, y más o menos de la mima época, llegaba Practice What You Preach. Chuck señala que la vez pasada la tocaron, pero que había mucha menos gente, por lo que quería que se cantara tan fuerte como para que quedara “resonando por siempre”. ¡Sus deseos son órdenes, crack! ¡Ensordecedor!

¡Más clásicos! Ahora le tocaba a The Haunting, que trajo de vuelta el caos. En rigor ese caótico ambiente jamás se fue, pero aquí se volvió a hacer muy patente. Continuamos en esa gloriosa era, finales de los 80s, pues era el turno de la homónima The New Order. La dinámica producida por las canciones se mantenían: mucho mosh y puños en alto, pero esta vez con más agresividad. Y de nuevo, si de hablar de agresividad y fuerza se trata, lo ocurrido con Alone In The Dark da una nueva dimensión a ese concepto. ¡Inhumano! Desde los primeros acordes hasta los últimos, la gente lo coreó absolutamente todo. Sí, incluso donde no hay letra, porque si es posible corear la melodía del riff, lo van hacer, claro que sí. ¡Cómo resonaba el cantar de la gente! Y todo sin parar de saltar y agitarse como un todo. De nuevo el pozo giratorio era gigantesco. Chuck Billy invita a todos a cantar sobre el final, con los demás instrumentos muy suaves para dar el protagonismo al público, en uno de los momentos más entrañables de la noche.

La banda abandona el escenario y vuelven de a poco. El primero es Chuck y su micrófono con soporte tipo sable láser de jedi, luego se suman los demás y rápidamente comienzan a ejecutar D.N.R. (Do Not Resucitate), composición de proporciones cósmicas. Indescriptible lo potente y aplastante que se vuelve este corte en vivo. Se canta con rabia, y eso se nota con cada frase de su lírica que replica el respetable. Considérese ahora el detalle de la cantidad de gente que lo corea a todo pulmón y se comprenderá que no es cualquier cosa. Fascinante es decir poco. Casi sin pausa, y en la misma onda, llegó la no menos excelsa 3 Days In Darkness, que sus “oh oh oh” da la idea de que fue especialmente concebida para ser interpretada en vivo y ser ciento por ciento exitosa. Dicho y hecho: demoledora. Y ese final doomesco se enganchó de forma perfecta al potente inicio de The Formation Of Damnation, que muy lamentablemente sería el último de la noche por parte de los californianos. Luego la banda comienza a despedirse y exactamente a las 21:53, es decir, una hora y veinte minutos después de su inicio, se retiran.

Extraordinario e impecable show de Testament. Marcado por el buen sonido (que sobre el final decayó, hay que decirlo) y las ejecuciones perfectas, así como por el notable nivel de Chuck. Una vez leí que el melenudo vocalista es 10% humano y 90% oso grizzly. Anoche me convencí de aquello: es una bestia. Admirable persona. Y también marcada por la entrega absoluta de un público que, quizá son fue a verlos principalmente a ellos, pero los disfrutó a cabalidad y los premió con el mayor de los reconocimientos. Espectáculo redondo para los muchachos de California.

Setlist Testament:

01. Rise Up
02. More Than Meets The Eye
03. Over The Wall
04. Native Blood
05. True American Hate
06. Dark Roots Of Earth
07. Into The Pit
08. Practice What You Preach
09. The Haunting
10. The New Order
11. Alone In The Dark
12. D.N.R.
13. 3 Days In Darkness
14. The Formation Of Damnation

ANTHRAX: ¡LA AMENAZA ES REAL!

Si todo lo ocurrido con Testment hacía pocos minutos había parecido una real locura, lo vivido junto a Anthrax sería… No sé, inventen una nueva palabra. Fue una especie de pandemónium que yo no recuerdo haber visto. Claro, shows intensísimos se han visto varios. Sin ir más lejos: el show anterior de Anthrax en aquél recinto fue demencial, tanto que esa fue la razón por la cual deciden grabar el presente evento para su futuro DVD, pero lo de anoche superó eso y todo lo demás. El propio Scott Ian Rosenfeld señalaría a través de su cuenta de Twitter una vez terminado el concierto: “BEST. SHOW. EVER. SANTIAGO CHILE. HOLY FUCK. We will never forget tonight. GRACIAS!!!”. Lo dice él, ¡no lo digo yo! Y es que de verdad fue tremendo. “Humo” de extintores, rollos de cinta de papel volando hacia el escenario, bengalas, mosh pits casi más grandes que el teatro mismo, un repertorio ideal, etc., todo eso coronado por la sensación que genera el saber que todo eso quedará registrado para siempre. Todos, la banda y el público, se habían jurado así mismos dar lo mejor de sí aquella noche. Y ninguno falló.

A las 22:20 la luz se va y desde ese preciso momento la salvaje locura se desató para jamás volver a ser controlada otra vez. Comienza a sonar la intro de su última placa, Worship Music (2011), y ya se podía ver que quedaría la grande. Así no más fue. Las estrellas, cona la “A” inserta, símbolo de la banda, que adornaban el escenario, cambian de azul a rojo y arranca de forma violenta Among The Living. Segundos más tardes se ve una columna de “humo” emerger desde el centro de la cancha: alguien se robó un extintor. Durante unos instantes medio teatro no pudo ver un carajo, pero no era impedimento para matarse cantando y saltar al ritmo de este incuestionable clásico. Uno solo atinaba a exclamar chilenismos del tipo: ¡Mansa cagá! Y eso que lo mejor estaba aún por venir. Algo de eso podríamos ver con Caught In A Mosh. Una hecatombe parecida a la que se produjo con Into The Pit de Testament. Es que no puedes incluir las palabras “mosh” o “pit” y esperar que no haya muerte y destrucción en el recinto. Prácticamente –toda– la cancha giraba, cual violento tornado.

Sin pausa alguna nos lanzamos con I Am The Law, ¡pedazo de canción! Tiene todos esos condimentos para que sea un exitazo en vivo. En su primera parte es más lenta, lo que posibilita que la gente la cante con todo, como si fuera un himno. En su parte instrumental es velocísima, característica que genera un caos infernal al instante, que fue lo que se vio en ese momento. Y los “¡I am the law!” que sonaban devastadores. Coros sencillos, potentes, eso es lo que uno quiere escuchar. Así que todo bien con el siguiente corte: Efilnikufesin (N.F.L.), otra canción muy efectiva. Claro que antes de Joey se puso a cantar a capella un simple verso: “wasting your life…”, entonó. Guardó silencio y el público continuó por su cuenta, a todo pulmón, algo que no dejó de sorprenderlo a él y al resto de la banda. Para no olvidar jamás. Belladona tenía su propio show. Acá, por ejemplo, se dio tiempo para sacarle fotos a los fans con su propias cámaras y teléfonos. Un genio, tremendo frontman.

Del mismo disco llegó A Skeleton In The Closet, momento en el cual Belladona se dio espacio para seguir jugando con el público, primero haciendo caras chistosísimas y luego manejándolo a voluntad. Los demás músicos estaban prendidísimos. Scott tenía una sonrisa que no se la sacaban y ni a combos. Frank estaba vuelto un chango y no paraba de agitar la melena de lado a lado. Una nueva sorpresa en seguida, de la mano de March Of The S.O.D. (cover de Stormtroopers Of Death), que se engarzó a Hymn 1, ese interludio con cellos que aparece en Worship Music. Finalizado aquello hubo una pequeña pausa en la que se dejaron hacer los primeros “olé, olé, olé”. Al tiempo en que dos de los pequeños telones que adornaban en el escenario caen y dejan ver otros con los rostros de dos grande de la historia del universo: Ronnie James Dio y Dimebag Darrell (ya pueden tomar asiento). La ovación fue instantánea, tal y como se merece la memoria de esas dos leyendas. Joey indicaba que el siguiente tema iba dedicado para ellos. Se trababa por su puesto de In The End. Quizás uno de los momentos más bonitos de la noche, con todos los músicos haciendo la clásica seña de San Ronnie, congelados como una fotografía en medio del escenario mientras una luz azul les iluminaba. Al final la gente solo atina a corear de corazón “Dio, Dio, Dio”, expresando ese eterno y enorme cariño a El Más Grande Todos.

Scott hace un alto para decir cuán feliz estaba de estar allí y en ese momento. Uno siempre escucha esas cosas, pero esta vez se sabía que las palabras del calvo barbón era genuinas, se notaba en su voz. “No podríamos haber elegido un mejor lugar para grabar”, remataba. Anuncia que se viene el primer tema de su primer disco, siendo sufuciente para generar un desorden total nuevamente: ¡Deathrider! Minutos más tardes Ian haría lo mismo, pero esta vez para presentar un clásico de su banda favorita: AC/DC. ¿El tema elegido? Quienes hayan podido escuchar el reciente EP Anthems lo sabían bien: TNT. Tremenda canción que con el sello de Anthrax multiplica su frandeza varias veces. Qué hermosa forma de devastarlo todo con ese colosal y sencillísimo estribillo. Joey estaba tan vuelto loco, que se robó la cámara que operaba un técnico y se puso a grabar con ella. Así que si en el DVD sele una escena toda desenfocada y tiritona, fue Joey. Al final hubo un amague de Back In Black, pero fue sólo eso, lamentablemente. Seguro más de alguien quedó un sentimiento de frustración (me incluyo).

Una pequeña pausa, un mini encore, y la banda regresa con todo, con temas como I’m Alive e Indians bajo el brazo. En este tramo del espectáculo se vio uno de los momentos más álgidos y alucinantes de la jornada: en medio de Indians se encendieron algunas bengalas, con lo cual todo el lugar se iluminaba con un rojo brillante y profundo, que de alguna manera daba cuenta de la energía que circulaba en ese momento en el ambiente. Una linda escena el ver como todo el centro del torbellino humano del pit giraba en torno a estas luces. Hermoso, aunque no deja de ser peligroso. Las bengalas duran unos minutos, las quemaduras duran toda la vida. Cuídense, amigos. La cara de Scott Ian lo decía todo. Parecía pensar “¡No puedo creer lo que está pasando!” Finaliza aquello y Joey pregunta: “Are you ready for something from the Spreading The Disease album?” A lo que la gente responde furibunda “yeaaah”. ¡Era el turno de Medusa! En los momentos instrumentales, Belladona se deba tiempo para compartir con los fans, y me parece que fue aquí cuando se acercó a un pequeño que estaba cerca del escenario, le dio la mano y leyó un papel que le entregaron los adultos que lo acompañaban. Su cara fue de “¡Oh!” Se retiró y volvió para entregarle una uñeta de Scott. Ese menor no olvidará eso en el resto de sus vida. ¡Grande Joey!

La máquina de hacer temones no se detenía y llegaban canciones del tamaño de In My World y el excelente cover Got The Time, ambas del grandioso Persistence Of Time (1990). Y qué gran bajista es Bello, en esa intro simplemente la rompió. Grandiosa canción Got The Time además, con su onda media Punk puso a todo el mundo a golpearse entre sí ahí en el seno del mosh pit. En seguida algo más reciente: Fight ‘Em ‘Til You Can’t, con una muy activa participación de Frank y Scott. De hecho, tuvo a Joey casi de espectador. ¡Cómo ponían los muchachos! Tremenda dupla, contagiaron inmediatamente a la gente con toda ese energía que transmitían. Monumental coro por cierto, con la gente que no falla y apoya en todo momento. ¡Soberbio!

Tras esto la banda abandona el ruedo y se retira por un instante, bastante breve a decir verdad. Vuelven de a poco, siendo Charlie el primero en hacerlo, todo para regalar un excelente solo que, aunque breve, no dejó de sorprender. Posterior a eso comienza un momento digno de recordarse por siempre. Inicia con parte de ese rarísimo corte que es I’m The Man, cantado mayoritariamente por Frank. Esto se convertiría muy sutil e inesperadamente en Raining Blood. ¡Sí, el clásico de Slayer compuesto por el ahora eterno Jeff Hanneman! No se podía creer. Preciosísimo momento que tuvo una respuesta inigualable del público. El componente emocional era innegable. Cada persona allí debe haber sentido que tenía que darlo todo, porque se lo debía al gran Jeff. Claro, no hubo oportunidad de cantar, porque solo fue la intro de Raining Blood, pero aun así la intensidad y la emoción se hizo evidente. Todo aquello sirvió como una superintro para Madhouse, otro de los inolvidables contenidos por Spreading The Disease.

Para finalizar, llegaría algo que minutos antes ya había sido pedida por el respetable: nada más y nada menos que Antisocial, posiblemente el temas más reconocido y uno de los más queridos de Anthrax (aunque sea un cover). El cántico de la gente durante esa intro extendida fue algo mágico. Fue como estar cantando un himno, nada menos. Ni hablar de cómo se coreó la letra misma, particularmente la parte más fuerte y contagiosa del estribillo. O de cómo se gritó el famoso “How do you feeeeeel?!” Qué genial saber que podremos revivir momentos como ese cada vez que veamos el siguiente DVD de la banda. ¡Inmejorable forma de terminar un excelente y perfecto concierto!

¡Qué formidable noche! Una de las más emotivas que viví. Más allá de todo cliché barato, fue simplemente perfecta. Testament vino e hizo lo suyo, regalando temón tras temón. No hubo una sóla canción que te hiciera pensar “esta estuvo de más”. No faltó ni sobró nada, gracias a una minuciosa selección de su repertorio. Lo de Anthrax fue otra cosa, porque el contexto era distinto. No todos los días se graban DVDs en nuestro país (si bien últimamente hemos sido bendecidos por varios), y si se llega a dar la oportunidad, no siempre se trata de una banda que en el sentir de un país sea tan importante, como creo que Anthrax es para el metalero chileno. Siendo así las cosas, con los asistentes entendiendo lo que estaba en juego, nadie se guardó ni una pisca de energía y entregó todo cuanto tenía, proporcionando uno de los conciertos más memorables que se hayan vivido en nuestro país. La banda por su parte estuvo impecable, brindando una actuación realmente sólida. No hay mucho más agregar. La oración “Fue uno de los mejores conciertos que haya visto”, aunque repetida, es inequívoca. Gracias, Testament. Gracias, Anthrax. ¡Gracias al Metal!

Setlist Anthrax:

01. Among The Living
02. Caught In A Mosh
03. I Am The Law
04. Efilnikufesin (N.F.L.)
05. A Skeleton In The Closet
06. March Of The S.O.D. (cover de Stormtroopers Of Death)
07. In The End
08. Deathrider
09. T.N.T. (cover de AC/DC)
10. I’m Alive
11. Indians
12. Medusa
13. In My World
14. Got the Time (cover de Joe Jackson)
15. Fight ‘Em ‘Til You Can’t
Encore:
16. I’m the Man / Raining Blood
17. Madhouse
18. Antisocial (cover de Trust)

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

 

Más de 5 mil personas se hicieron presentes en el Teatro Caupolicán para el tremendo show de Anthrax junto a Testament.

Fotos: Guillermo Salazar