Entradas

Angra en Puerto MonttComienza la gira de tres conciertos de Angra por nuestro país. Los brasileños parten en Puerto Montt hoy jueves 17. Al día siguiente, el grupo actuará en el Huevo de Valparaíso y, el sábado en el Teatro Caupolicán, cerrando la serie de shows.

En la capital de la X Región, Angra será acompañado por Delta, quienes cuentan con un nuevo bajista, Marcos Sánchez, y los locales Drakher, que aprovecharán la velada para lanzar de manera oficial su placa “Rejector”. Este recital comienza a las 20 horas en Arena Puerto Montt y las entradas se pueden conseguir a través de Feriaticket.

El evento de Valparaíso, fijado para el viernes, será el único donde Angra toque sin bandas nacionales de apoyo, en un show para todo tipo de público, sin venta de alcohol. El Huevo abrirá sus puertas para que conjunto empiece a mostrar sus canciones a las 20 horas.

Santiago por último tendrá al grupo sudamericano más importante de la escena melódica mundial, el sábado 19 a partir de la misma hora en el Teatro Caupolicán, con la participación especial de Alejandro Silva, que Angra en Valparaísoen este recital vuelve presentarse como Power Cuarteto con la inclusión del talentoso guitarrista Claudio Cordero, como también la de Polimetro, en su primera aparición en grandes escenarios luego de su regreso a mediados de año.

Para el público de Angra, Polimetro no se trata de una banda desconocida, puesto que al lanzamiento de su único disco el 2000, “Metropolis”, fue invitado nada menos que André Matos, el cantante y líder de los brasileños en ese entonces. Además, su último gran espectáculo lo hizo el 2001, justamente abriendo a Shaman. Asimismo, el sábado tocarán Concerto y Grim, estos últimos, quienes hicieran lo suyo en el concierto de Stratovarius en la Broadway.

Angra en SantiagoTanto las entradas para Valparaíso como las de Santiago, pueden encontrarse a través de Sistema Ticketmaster y sin recargo en tiendas Anarko Metal Shop, Rock In, Valhalla Tattoo y B Side de la V Región, al igual que en The Knife, Mucky Rock y Rock Music del Eurocentro.

Angra pisa Chile luego de dos años de receso debido a problemas con el antiguo management, tiempo en que los guitarristas Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt aprovecharon para dedicarse a sus distintos proyectos. Mientras el primero lanzó el instrumental “Fullblast” y tocó en vivo con la banda solista de Tarja Turunen (ex Nightwish), el segundo editó “Brainworms-I”, donde participó el antiguo batero de Angra, Ricardo Confessori. A causa de este primer acercamiento tras ocho años desde su salida, la banda se convenció para llamarlo de vuelta luego de la partida de Aquiles Priester.

Angra

En el mundo del metal existe una gran cantidad de bandas europeas, pero si se habla de las agrupaciones latinoamericanas más emblemáticas, una de las primeras bandas que se viene a la mente es Angra. La razón por la que estos brasileños ocupen un lugar en el “top of mind” es porque han sabido distinguirse de una manera espectacular gracias a su forma de adaptar el sonido de la cultura brasileña con el estilo europeo y por el sentimiento emocional que transmiten con su música. Pero sobre todo, por seguir el camino de la perfección y madurez sonora desde el principio, demostrando así que el éxito es un factor inmanente de Angra.

Viper

Andre Matos en Viper

El solo significado de su nombre, «Diosa del Fuego» (significado de Angra en la mitología de los indios Tupi), denota una gran calidez, colorido y misterio, además del mencionado reflejo cultural latinoamericano dentro de la «europea» construcción del Power Metal, que los hace tan especiales. Angra es sinónimo de talento, de americanismo y de pasión al tocar. Es una banda que se ha atrevido a mezclar cosas tan supuestamente disímiles como el Power Metal, el metal progresivo, toques de música académica y percusión brasileña.

La entrada de Angra en el territorio del metal fue a mediados de 1991, luego de que cada integrante incursionara en diversos ambientes musicales para, finalmente, desembocar en la gran banda que ahora representan.

Uno de los sucesos clave que infirieron en tan precisa unión de músicos fue la salida de André Matos de la banda Viper que, en aquellos tiempos, había logrado ser respetada, y cuyos discos  “Soldiers of Sunrise” y “Theatre of Fate” fueron muy bien reconocidos. No obstante, los hermanos Passarell (baterista y guitarrista de Viper) deseaban inclinarse más al estilo punk, por lo que Matos decidió que su camino debía ser otro

Mientras tanto, Henrique «Kiko» Loureiro, eximio guitarrista que curiosamente es diestro pero escribe con la mano izquierda, tocaba en una banda fusión (Legalize), lo cual demuestra su enorme versatilidad, de la cual sin dudas ha hecho gala a lo largo de toda la discografía de Angra, siendo considerado uno de los mejores guitarristas de la escena. Por su parte, Rafael Bittencourt, un joven guitarrista que estudiaba en la Academia de Música Clásica de Sâo Paulo, desarrollaba su destreza en las 6 cuerdas en una banda llamada Spitfire, junto a Marco Antunes (quien tocaba batería); Luis Mariutti tocaba el bajo en una banda llamada Firebox.

Angra

Volviendo a 1991, los cinco jóvenes músicos (inicialmente André y Kiko) deciden tomarse en serio sus ensayos y al año siguiente, lanzan un excelente demo llamado «Reaching Horizons», donde ya encontramos temas que se convertirían en clásicos como «Carry On» o «Evil Warning». El éxito obtenido por este pequeño aperitivo hace que en 1993 Angra de a luz a «Angels Cry», un disco notable con todas sus letras, que debe ser uno de los mejores «primeros discos» de la historia del Power Metal y que contiene temas ya clásicos, como lo son los ya mencionados «Carry On», «Evil Warning» y «Angels Cry», y con un sonido distinto al clásico sonido del power alemán, incorporando melodías de tipo académico (como el «Unfinished Allegro» de Schubert) y un toque progresivo en la onda de Dream Theater o Fates Warning que dio un aire fresco a la escena powermetalera.

Además de la considerable cantidad de ventas del disco en Europa y Japón, cabe destacar la participación de músicos invitados como Kai Hansen y Dirk Schlächter de Gamma Ray y Sascha Paeth de Heavens Gate haciendo algunos solos; de Thomas Nack (baterista en ese entonces de Gamma Ray) tocando en «Never Understand», y Alex Holzwarth (actual baterista de Rhapsody) tocando batería. En otras palabras, Angra tenía un gran presente, pero un mejor futuro. Algunos meses después, Marco Antunes es reemplazado por Ricardo Confessori, baterista sumamente técnico que hasta ese entonces tocaba en una banda thrash llamada Korzus. Además, se incorpora a la banda una especie de sexto hombre llamado Leck Filho, que haría los arreglos de teclado en vivo, llamado Leck Filho.

La Tierra Santa

Angra

Angra se acercaba a ser reconocida como una banda consagrada. Después de una notable actuación en Brasil junto a Black Sabbath, Slayer y Kiss frente a 50.000 personas y hacer un tour por Sudamérica y algunos países de Europa, confirmaría su increíble potencial en su segundo disco de estudio, «Holy Land», álbum que fue escrito en cuatro meses en una granja rural en Brasil, y grabado y mezclado posteriormente en Alemania por connotados personajes como Sascha Paeth y Charlie Bauerfeind.

AngraCon este disco, Angra llegó a una consagración a gran escala, vendiendo en unas pocas semanas más de 200.000 copias, y haciéndose ya más conocidos en nuestras australes tierras. La banda había adquirido mucho respecto gracias a «Angels Cry», en el que incorporaron a su música y letras una serie de toques latinoamericanos y especialmente brasileños (lo cual les costó críticas de «falta de creatividad» por parte de Max Cavalera, en ese entonces líder de los también brasileños de Sepultura, banda que sacó su indigenista álbum «Roots» dos meses antes de «Holy Land»… ¿se imaginan a Angra componiendo y grabando el disco entero en un mes? Difícil…). Temas como «Nothing To Say», «Z.I.T.O.» y sobre todo la majestuosa, increíble y sencillamente maravillosa «Carolina IV», destacan dentro de este gran disco. Poco tiempo después, Angra lanza un EP llamado «Freedom Call», compuesto de 6 temas pero sólo uno nuevo, «Freedom Call», en el cual mantienen el toque latino dentro de la europea construcción del Power Metal.

Angra decide capitalizar su éxito a nivel mundial en 1996, a través de un exitoso tour que duró aproximadamente cinco meses, en los que hicieron 49 conciertos y llenaron teatros en todo el mundo (y especialmente en Japón). Debido a este éxito, Angra hace una segunda parte de su «Holy World Tour» en Europa, haciendo alrededor de 13 conciertos en Francia y cerrando la gira con una gran presentación en el «Gods Of Metal» en Italia. Para darle un broche de oro a este increíble período, en 1997 Angra lanza un EP en vivo, «Holy Live».

Durante estos cinco o seis años, Angra tuvo un creciente e impresionante éxito, siendo catalogados por los fans y la prensa especializada como una de las mejores bandas del último tiempo, lo cual es asombroso considerando que Angra era una banda más bien «nueva» (con sólo dos discos) y además no europea, lo que se traducía en una conquista no solo de fans del Power Metal, sino del rock progresivo. Todo parecía miel sobre hojuelas…

El Gran Quiebre y los Fuegos Artificiales

Pero lamentablemente, no todo podía ser feliz pues, poco a poco, el ambiente dentro de la banda comenzó a enrarecerse. Angra preparaba la salida de su nuevo disco de estudio, el cual se llamaría «Fireworks», y sería producido por Chris Tsangarides, reconocidísimo personaje que dentro de su trayectoria cuenta con trabajos junto a Black Sabbath, Judas Priest, Thin Lizzy y Helloween. Al escuchar «Fireworks» se percibía un cambio en la banda que, si bien seguía sonando excelente, no poseía ya ese toque fresco en sus composiciones, por lo que se percibía que algo no andaba bien (incluso Tsangarides participó en la composición de las letras). A pesar de las diferencias cada vez más manifiestas entre André, Luis y Ricardo por un lado, y Kiko, Rafael y Tsangarides por el otro, la banda hace un tour mundial, el cual comenzaron en nuestras tierras el domingo, 18 de abril de 1999 en el Teatro Monumental….

Las diferencias entre los músicos de la banda hicieron que esa bomba de tiempo terminara por explotar, lo cual acarreó la salida de la banda de André Matos, Ricardo Confessori y Luis Mariutti, provocando el estupor de la escena metalera, que veía con incredulidad como una de las más grandes bandas latinoamericanas de la historia del metal se separaba.

Angra

El tiempo transcurrió, y de forma más o menos pronta se supo que André, Ricardo y Luis seguirían tocando juntos en una nueva agrupación, para lo cual reclutaron a Hugo Mariutti (hermano de Luis) como guitarrista y formaron Shaman, banda que nos visitó el jueves, 17 de mayo de 2000 en el Estadio Chile. Pero de Angra poco se sabía, más allá de que se estaban realizando audiciones para llenar las vacantes dejadas por André, Ricardo y Luis.

Pero pronto, en marzo de 2001, se supo quienes llegarían a ocupar esos lugares. Como vocalista llega Eduardo «Edú» Falaschi, un excelente y reconocido frontman de una buena banda brasileña llamada Symbols (con la que grabó dos discos, «Symbols» en 1998 y «Call to an End» en el 2000) y finalista en la competición mundial por ser el vocalista de Iron Maiden tras la partida de Bruce Dickinson, razón de sobra para creer en su gran potencialidad y talento. El nuevo baterista sería Aquiles Priester, quien comenzó a tocar en Porto Alêgre en una banda llamada Hangar y que cuenta en su historial el haber tocado en el disco «Nomad» de Paul Di’Anno (ex vocalista de Iron Maiden). Finalmente, el nuevo bajista sería Felipe Andreoli, un talentoso veinteañero que tocaba en una banda llamada Karma y que también participó en el disco de Di’Anno.

El Renacimiento

Angra volvía a ser una gran banda propiamente tal con las nuevas incorporaciones y para demostrarlo, volvió con nuevos bríos y concentrándose en un fructífero período de creación de canciones que dio como resultado la cuarta placa, “Rebirth”, cuya producción, obra y gracia de Dennis Ward (quien trabajó con Vanden Plas y Pink Cream 69, entre otras bandas) comenzó en mayo de 2001, grabando algunos instrumentos en Alemania y otros en Sâo Paulo. Así mismo, destacó la participación como músico invitado del tecladista de Vanden Plas, Günter Werno.

AngraComo un fiel reflejo de su nombre, “Rebirth” expelía el estilo que los hizo famosos y exitosos en el mundo, confirmando que sus raíces seguían intactas, aunque también presentaba un sonido por momentos más pesado. Con la alta competitividad de Falaschi y una manga llena de excelentes composiciones como “Nova Era”, «Millenium Sun», «Unholy Wars» (tema que posee muchas similitudes a «Carolina IV») y “Running Alone”, no había lugar para dudar que Angra seguía en pie y con un largo camino por delante a nivel mundial.

Siete meses después de haber sido el punto álgido de las aprobaciones y críticas positivas sobre la nueva alineación, y de haber cumplido y superado plenamente las expectativas, la banda decide que hacer antesala para su próximo álbum sería ideal, entonces lanzan el EP llamado “Hunters and Prey”, en el que presentaban cuatro nuevos temas, dos versiones acústicas, un cover de Genesis y Caça e Caçador, la interpretación en portugués de Hunters and Prey.

La gloria de Angra no podía pasar desapercibida. Su fama era tan evidente que estuvieron en eventos de renombre como el Wacken Open Air en Alemania, el ProgPower en Atlanta y el Rock Machine Festival en España. La agenda de estos destacados músicos continuó saturada en el 2003, por tanto, para apaciguar las ansias de sus más fervientes seguidores, dieron luz verde a una compilación de cortes en vivo a la que nombraron “Rebirth World Tour – Live in Sao Paulo”, compuesta por dos CDs y un DVD.

El TEMPLO DE LAS SOMBRAS

El primer mes de 2004 vislumbraba un año de trabajo intenso, pues empezaron las sesiones de grabación del siguiente álbum en Mosh Studios, ubicado en Sao Paulo y nuevamente con Dennis Ward como productor.

Fue hasta septiembre de ese año que el material fue publicado bajo el nombre de “Temple of Shadows”. Esta entrega no solamente tenía como atractivo su carácter conceptual y una descarga de buena música, sino también la colaboración de Kai Hansen, Hansi Kürsch, Sabine Edelsbacher (Edenbridge) y el compatriota de la banda, Milton Nascimento. El concepto de “Temple of Shadows” -creado por Bittencourt- gira en torno a un contendiente del Siglo XI, conocido como “el cazador de sombras”, que cuestionaba los dogmas de la Iglesia Católica de esa época.

Angra

Con este disco, el sonido de Angra sonaba con mayor solidez que nunca, con unas guitarras sofisticadas y melódicas que ofrecían solos más rápidos acompañados de una batería criminal y música fuertemente estética. Además, incorporaron más toques de estilo progresivo como en los temas “Angel and Demons” y “Waiting Silence”.

El fruto del trabajo realizado con “Temple of Shadows” se manifestó en el 2005, cuando estuvieron de gira en su tierra natal y también en Europa, Asia, Oceanía y Centroamérica. Por si fuera poco, al terminar la gira promocional, regresaron a Europa para presentarse en festivales de la región en donde compartieron escenario con bandas como Iron Maiden y Dream Theater.

EL MANUSCRITO LUMINOSO

AngraSi con “Temple of Shadows” Angra se había sumergido en el Siglo XI, en el 2006 se remontaron al XV, ya que la temática de su siguiente larga duración, “Aurora Consurgens”, estaba basada precisamente en los manuscritos luminosos atribuidos a Tomás de Aquino y los cuales abordaban tópicos de trastornos mentales como la actitud bipolar, la esquizofrenia y el suicidio.

El sonido de “Aurora Consurgens” resulta diferente a los anteriores en el sentido de que la música se percibe más cruda y pesada pero no pierde su vínculo con lo melódico y rápido. La complejidad melódica prevalece y mantiene la inclusión de componentes progresivos. No hay mucho que decir con referencia a la voz, pues en esta placa la interpretación vocal fue bastante sencilla/débil. Por su parte, Aquiles realizó un trabajo excelente con sus acostumbrados y difíciles beats al singular estilo de su patria, pero sin dejar a un lado la intención de que los temas tratados en las letras se fusionen correctamente en la exposición musical.

Después de haber estado en medio de tanto ajetreo, deciden tomar un descanso, manteniéndose con un perfil bajo durante el 2008. Ese alejamiento de los escenarios condujo a la generación de rumores acerca de la posible disolución de la banda y no faltaron profetas para concluir que era el fin de Angra, razón por la que Falaschi se vio obligado a aclarar que el grupo haría una pausa porque estaban pasando por momentos complicados. En ese sentido, apareció un buen número de teorías sobre los problemas internos de la banda hasta que en marzo de este año anunciaron oficialmente el regreso de Ricardo Confessori.

Pese a las dificultades que la banda haya tenido para llegar al grado de establecer un receso grupal, la «Diosa del Fuego» promete mantener la bandera del Power Metal (y en especial del latinoamericano) en alto por mucho tiempo más. Por todo lo anterior, hablar de Angra es hablar de una de las más grandes bandas latinoamericanas en la historia del metal, no sólo por su increíble calidad, sino que además por el consecuencial éxito que ha tenido en Europa y en el mundo entero.

En el presente mes, Angra visitará por cuarta vez nuestro país y se presentará en tres ciudades diferentes: Puerto Montt, Valparaíso y Santiago, lo que constituye una increíble oportunidad para presenciar a esta exitosa banda en un concierto que, sin duda, será espléndido para todos los fans del Power Metal.

Angra

Angra

Cuando faltan pocas semanas para las presentaciones de ANGRA en Chile, destacando el regreso de Ricardo Confessori a la batería, la banda reveló que ya están armando un nuevo disco de estudio.

“Ya hemos comenzado a componer las canciones del nuevo disco de ANGRA, y puedo decir que están quedando muy bien. Todos se están esforzando en mostrar sus ideas. Así, tendremos material para ensayar juntos y planear la preproducción. Estoy muy animado porque la situación del grupo es muy positiva y espectacular para desarrollar grandes ideas” – declaró el guitarrista Rafael Bittencourt.

Los brasileros se presentarán el día 17 de Diciembre en Puerto Montt y luego, el 19 del mismo mes en Santiago.

Ya se encuentran a la venta las entradas para el concierto de Angra en Chile, programado para el Sábado 19 de Diciembre en el Teatro Caupolicán.  Los tickets tienen un valor de $13.000 (primeros 500), $15.000 la preventa, $17.000 el día del show y $23.000 el Palco VIP (200 entradas con meet & greet). Estas se encuentran a la venta por sistema Ticketmaster, Falabella, Cine Hoyts, y sin recargo en Rock Music, The Knife y Mucky Rock (Eurocentro), Voz Propia (Portal Lyon) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los brasileros serán acompañados de las bandas nacionales Polímetro, Concerto, Grim y Alejandro Silva.

afiche_angra

El guitarrista de Angra nos cuenta sobre la actualidad de la banda con su nueva formación y de su próxima visita al COCA-COLA ZERO Guitar Fest a realizarse el 5 de Junio en el Teatro Municipal de Valparaíso.

kiko_main

Hola Kiko, es un gusto saludarte… Tantas veces en Chile, en esta ocasión para presentar tu último disco «Fullblast» en el COCA-COLA ZERO Guitar Fest. Cuéntanos, ¿qué te agrada o llama la atención de nuestro país?

e_kiko_02Hola, el gusto es todo mío… Para mi los viajes son siempre una oportunidad de conocer gente. Hoy puedo decir que tengo amigos en Chile, ahí conocí personas muy interesantes.Creo que lo mejor de los viajes es conocer la cultura y la gente de los lugares donde voy. Santiago es una ciudad muy bonita y diferente. También Valparaíso es interesante, pero yo tuve muy poco tiempo para conocer esa ciudad turísticamente el año pasado, tal vez ahora si pueda.

¿Vienes a hacer algo similar al concierto solista que diste el año pasado presentado “No Gravity” o se trata de algo distinto con “Fullblast”?

Esta vez voy a tocar con músicos chilenos que están preparando temas de Angra, No Gravity y Fullblast. Tengo confianza que será un muy buen show, porque los músicos que yo he conocido allá en Chile siempre me impresionan.

Una gran iniciativa de esta visita, es la Clínica de Guitarra gratuita que darás a los jóvenes de Villa Alemana, ¿qué te motiva a enseñar a las nuevas generaciones de guitarristas?

¡Si, si! Creo que debemos utilizar nuestro conocimiento para ayudar e incentivar a nuevos músicos y nuevos talentos. Más aún cuando estos no tienen recursos o posibilidades de pagar para un concierto o clínica.

¿Qué te estimuló a tener una carrera solista? ¿Es sólo el hecho de concretar musicalmente ideas que no son tan aplicables al sonido de Angra?

Sí, y también me gustó por la música instrumental. Me gusta la Fusión y el Jazz. Otra cosa es que estoy siempre componiendo ideas y necesito registrarlas.

e_kiko_03

Hablemos un poco de tu equipamiento, ¿qué cápsulas y cuerdas usas?

Cuerdas D’addario 010 ó 011. Cápsulas Seymour Duncan Trembucker y Hot Hails.

Tú eres zurdo para escribir pero diestro para tocar, ¿cómo lo hiciste para aprender a tocar guitarra, te enseñó alguien o te guiabas por alguna de tus influencias?

e_kiko_04Sí. Yo soy diestro para tocar por que en mi casa teníamos sólo una  guitarra acústica que mi hermana también tocaba. No pude invertir las cuerdas. Yo siempre tuve un profesor. Creo que es importante tener un profesor, sobre todo aquellos que no están en una familia de músicos o que no tienen algún músico profesional cerca.

¿Cómo está la escena metalera brasileña?, ¿hay alguna banda más o menos nueva que nos puedas recomendar?

Hay muchos grupos buenos. Como por ejemplo Mindflow, pero lamentablemente la economía no esta ayudando a estos grupos a vivir solo de la música.

Cuéntanos, ¿en qué se encuentra Angra en la actualidad con esta nueva formación?

La nueva formación anda muy bien. Estamos haciendo la gira con Sepultura. Es un gusto poder tocar con Ricardo Confessori una vez más.

¿Te gusta Sepultura y su actualidad?

Si. Ellos crearon un estilo propio y se ha mantenido hasta hoy. En vivo son muy precisos y el show es brutal.

¿Tendremos la posibilidad de ver a Angra y Sepultura juntos en Chile?

Espero que si. Vamos a pensar en la gira en Sudamérica para después de Septiembre.

Gracias por tu tiempo Kiko, te deseamos lo mejor en tu carrera. Puedes enviar tus saludos a los fans que visitan PowerMetal.cl e invitarlos al “COCA-COLA ZERO Guitar Fest 2009”.

Un gran saludo a todos los chilenos. Vamos a encontrarnos una vez más y con mucho gusto para este evento que es muy importante para la escena de las Guitarras y el Metal.

¡Abrazos!

 

El destacado vocalista brasileño habló en exclusiva con PowerMetal.cl sobre los detalles de su nuevo trabajo con Almah, el potente álbum «Fragile Equality» y de paso aprovechó de desmentir los rumores sobre la separación de Angra.

edu00

Hola Edu, antes de comenzar hagamos un «break» deportivo debido a las eliminatorias para Sudáfrica 2010 que nos tienen a todos acá en Sudamérica con los nervios a full , ¿cómo has visto a Brasil?

almah2EF: Mira sinceramente no me interesa más el equipo de Fútbol de Brasil. Todo es ahora dinero y fama. Odio a esos jugadores!…

Bueno(!), ahora vamos a la música, por favor cuéntanos a nivel general en qué etapa de tu carrera sientes que estás y qué significa el proyecto Almah para ti.

EF: Estoy en el momento más importante de mi carrera, creo estar ahora mucho más maduro y con más confianza que nunca. Este álbum “Fragile Equality” es en mi opinión el más importante y mejor álbum de mi carrera.

Por favor cuéntanos algo más del nuevo álbum de Almah, «Fragile Equality» ¿qué representa el título? ¿cómo describirías el sonido y la música?

EF: Este álbum habla acerca del balance que necesitamos encontrar en cada cosa de este mundo. Desde lo más grande como el balance de los planetas hasta lo más simple como el equilibrio que debemos tener como personas, por ejemplo en nuestro mismo matrimonio… incluso también en las diferencias de religión, la codicia de los países, los problemas étnicos, etc. Y dentro del álbum encontrarás que todo esto está muy bien plasmado, es realmente algo grandioso, en mi opinión “Fragile Equality” es la evolución del PowerMetal.

edu12En el MySpace de Almah se puede escuchar el single «You’ll Understand», es un tema muy interesante, bien Power Metal y potente, ¿es así más menos el resto del álbum? ¿cuál canción crees que mejor representaría al álbum?

EF: Creo que “You’ll Understand” representa muy bien el álbum, potente, técnica, sofisticada, melodías hermosas, guitarras paralelas destructoras, y una batería y bajo demoledores. Puedes encontrar todos esos elementos en el álbum.

Edu, ¿cuál es tu meta musical con Almah? ¿te gustaría evolucionar hacia una música fuera del Power Metal o crear dentro del estilo un referente?

EF: Sí! De todas maneras!, para mí hacer música es satisfacción! Es patear traseros! Y esto es evolución! Realmente estoy muy de acuerdo con algunos CD reviews europeos que afirman que “Fragile Equality” puede ser un Nuevo referente para las bandas de Power Metal, eso es increíble!

Hablemos de la banda, ¿qué tan importante ha sido trabajar con Felipe, qué ventajas y desventajas tiene el trabajar con un amigo que además toca en tu otra banda? ¿Qué podrías contarnos de Paulo y «los Marcelos»?

EF: Felipe es un gran miembro de la banda y amigo, además alguien muy inteligente, así que me ha ayudado en todo el proceso de producción, especialmente porque sabe muy bien cómo llegar a los mejores sonidos para la base rítmica de bajo y batería. Haberlo tenido en el proceso de producción fue muy importante para lograr los resultados de “Fragile Equality”. Los dos guitarristas Barbosa y Paulo son las mejores guitarras paralelas actuales de Brasil, y Moreira es un batero especialista en Power Metal. Tengo la mejor banda posible para un Power Metal moderno y verdadero.

Bueno, una pregunta de «esencia» ¿porqué el nombre «Almah»?

almah1EF: ALMAH puede significar pureza o maldad según la biblia, así que tenemos dos posibles significados, lo que es muy interesante. Además que “Almah” en portugués y español se pronuncia igual que “alma” (de espíritu), el significado perfecto para creadores de música.

Vamos ahora al pasado lejano Edu, ¿por qué decidiste entrar al mundo de la música? todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido un «maestro», ¿quién fue en tu caso? ¿fue muy decisivo para tu carrera?

EF: Siempre he amado la música! Y fue el destino el que me llamó para esta aventura emocional de ser un vocalista de metal. Sobre mi “ídolo”, puedo decir que es Ronnie James Dio, por muchas razones.

Ahora sobre el pasado «más reciente», cuando PowerMetal.cl tuvo la suerte de organizar el show de Angra el 2001, fue la primera gira de la banda contigo en las voces ¿qué recuerdos tienes de ese Show y del público chileno?

EF: Recuerdo que fue impecable, algo increíble, fue en los tiempos del “Rebirth”, hace ya bastantes años!, los fans estuvieron completamente geniales!!! Jamás lo olvidaré!!!, Realmente amo a Chile, los extraño mucho, y aún tengo el sueño de hacer una gira con Almah por allá, quien sabe!

edu01

Edu, hace pocos días atrás salió un comunicado del sello AFM Records (Angra) hablando sobre la separación de Angra, prontamente ese comunicado fue desmentido, ¿Angra sigue? ¿en qué situación está la banda (Angra) y qué podrías contarles a los fans al respecto?

EF: No tengo idea sobre quién y porqué se dio ese comunicado en mi nombre, Angra está en receso, pero la banda no ha muerto, hemos tenido muchos problemas con el manager y hemos tratado de despedirlo pero él posee el registro de Marca de “Angra”, así que es complicado. Pero quizás en el 2009 volveremos más fuerte que nunca y con un nuevo manager.

edu06¿Qué planes tiene Almah para el futuro cercano? ¿los tendremos prontamente en gira y en Chile?

EF: Estamos ahora a full promocionando el lanzamiento del Nuevo álbum a nivel mundial, y ahora en noviembre comenzaremos el tour en Brasil. Realmente deseo que podamos hacer un tour por Sudamérica incluido Chile por supuesto, pero dependemos de los productores chilenos para ello.

Sinceramente te agradezco mucho por tu tiempo y la entrevista Edu, hace tiempo que no nos vemos pero como siempre ha sido un agrado hablar contigo, te deseamos lo mejor a ti y a la banda, si quieres dar un saludo a tus fans este es el momento, gracias!

EF: GRACIAS A TI HERMANO POR LA ENTREVISTA!!! Y GRACIAS A TODOS LOS FANS DE CHILE POR SIEMPRE ESTAR COMIGO. UN SALUDO A TODOS!!!!

hangar_logohangar01

Ok Hangar, primero que todo muchas gracias por esta entrevista, esperamos verlos acá en Chile tan pronto como sea posible. Empecemos con las preguntas. ¿Tienen una fecha para Chile pronto? ¿Cuándo vamos a verlos en el escenario?

Aquiles Priester: ¡¡Seguro!! Estamos ansiosos de volver a verlos.  Recuerdo muy bien mis sentimientos durante los conciertos de Angra y ciertamente pasaremos un buen rato otra vez.

Nando Mello: Estamos muy emocionados por la posibilidad de tocar algunos temas en Chile, encontrarnos con su gente y saber más sobre nuestros hermanos de América.

hangar06Fabio Laguna: Ya tratamos de apuntar algunas fechas para Sudamérica para el próximo invierno. Pero como ya saben, ya habrá muchos grandes conciertos realizándose en todo nuestro continente esta temporada. Así que decidimos trasladar las fechas a alrededor de agosto-septiembre. No estoy muy seguro sobre cuando exactamente será esta gira, pero les aseguro que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo por tocar en Chile. Amo a su país y a su gente. Por ejemplo, estuve allá en el enero pasado y pude conocer a muchos amigos en Santiago.

Muchos fans del Heavy Metal pueden saber más de ustedes a través de internet, pero de cualquier manera nos gustaría oir algunas definiciones de ustedes mismos. Por favor dígannos cómo es su música, cuales son sus “principales influencias”  y “qué tipo” de metal tocan.

HangarNando Mello: Hay muchos tipos de términos y etiquetas usados por los medios. Yo supongo que sólo tocamos Heavy Metal.

Eduardo Martínez:
Estoy de acuerdo. Mi primera intención cuando estoy escribiendo una canción es escribir riffs y guitarras pesadas. Cosas que puedan llevar a la música a un nuevo nivel de brutalidad. También debe encajar con los arreglos batería y viceversa. Siempre pienso en una manera heavy/thrash. También tengo una formación académica, así que puedo tratar bastante bien con los aspectos harmónicos y formales de la composición. Hangar es definitivamente una banda sin limites.

Fabio Laguna: Los miembros de Hangar tienen diferentes preferencias musicales. El único sentido común para nosotros es que amamos la música heavy. Por lo tanto, no es fácil clasificar el estilo de la banda., porque puedes encontrar progresivo, melódico, death metal, cosas étnicas, etc.  en nuestras canciones. Somos básicamente una banda de heavy metal haciendo música con pasión. Cuando escribes canciones con sinceridad, puedes excederla a través de la música. No es por vender. No es por conquistar ni ninguna otra mierda. Es sólo música.

Si vemos la discografía de Hangar podemos apreciar que pasó mucho tiempo entre el último disco y el anterior (2001 y 2007). ¿Qué pasó con la banda durante esos años?

HangarAquiles Priester: Nosotros (yo y Fabio) estábamos tocando en Angra, pero mantuvimos el contacto con Hangar todo el tiempo y dimos un par de conciertos con los años, pero por supuesto la prioridad en esos tiempos era Angra.

Nando Mello: Nunca dejamos de trabajar y esperar el momento apropiado para lanzar “The Reason of your Conviction”. Teníamos que respetar las agendas y horarios de los miembros.

Eduardo Martínez: Trabajamos mucho en la composición, preproducción y arreglos. Pero cuando empezamos el trabajo en estudio (Mr. Som Studios, Sao Paulo, Brasil) salió bastante rápido.

El título del último álbum es «The Reason of Your Conviction». Parece un concepto profundo sobre pensamientos internos. ¿Sobré qué es el tema?

Fabio Laguna: Sí, las letras TRÓYICAS son sobre pensamientos internos de asesinos en serie. Aquiles escribió todas las letras y exploró nuestro lado animal desde un punto de vista romántico, sin usar ningún recurso vulgar como la violencia o la sangre. Escogimos el tema específico porque refleja la atmósfera del álbum.

¿Cómo es el proceso de composición en Hangar? ¿quién es el compositor principal?

HangarAquiles Priester: ¡¡El compositor principal se llama Hangar!! Escribimos todas nuestras canciones juntos y estamos muy felices con el resultado del álbum. Nuestras influencias son muy diferentes y con la banda trabajando en equipo en el álbum todos pueden quedar felices al terminar el proceso.

Nando Mello:
No existe una figura de compositor principal en Hangar, trabajamos en equipo. Alguien trae una idea y los demás colaboran de manera que la canción contenga las influencias de todos.

Eduardo Martínez: Yo siempre estoy escuchando mi material viejo y jams para auto influirme. Soy el tipo de los riffs, aunque muchos buenos riffs vienen de los otros también.

Fabio Laguna: Puede sonar cliché, pero en verdad no tenemos reglas para componer. Sólo nos metemos al cuarto y empezamos a compartir nuestras ideas mientras tocamos. Así tomamos las mejores y empezamos a trabajar en ellas.

¿Cómo ha sido la recepción del álbum «The Reason of Your Conviction»? y ¿Por qué lo lanzaron primero en Japón?

HangarAquiles Priester: ¡¡¡Genial!!! Tenemos la 16ª posición en los rankings japoneses en la revista “Burrn!” (La revista de Heavy Metal más importante de Japón) en la encuesta del noviembre pasado. Estábamos por encima de muchas de nuestras influencias y por supuesto es nos hizo muy felices. La prensa y los fans japoneses son muy exigentes…

Eduardo Martínez: «The Reason of Your Conviction» está siendo recibido de una manera muy “música de todas las tribus”, si es que se puede decir eso. Las partes instrumentales son muy fuertes y heavy, el canto está por sobre el promedio y las canciones funcionan muy bien de manera simple y muchas veces original. También está muy bien producido y brillantemente mezclado por Tommy Newton. «The Reason of Your Conviction» es una obra que durará mucho, este álbum tendrá una muy larga vida. Ahora está siendo lanzado en Europa y Norte América. ¡¡Estamos muy orgullosos de él!!

Ahora dígannos sobre el reciente concierto con Dream Theater. ¿Cómo fue la recepción de los fans y cómo se sintieron en el escenario?

Nando Mello: Tanto los fans de Dream Theater nos recibieron muy bien, de una manera muy gentil que nunca vamos a olvidar.  ¡Pudimos ver a muchos fans de Hangar entre la multitud cantando nuestras canciones! Fue una experiencia genial.

Aquiles Priester: Una vez más, el público de Sao Paulo nos sorprendió… estábamos un poco asustados, porque el público de Dream Theater es muy difícil de conquistar, ¡¡Pero nos respetaron mucho e hicimos un gran concierto!!

HangarEduardo Martínez: Los portones se abrieron durante nuestra prueba de sonido y fue como una canción extra para la banda telonera, jeje, porque tocamos “One more chance” sólo para los primeros tipos que llegaron tan temprano como nosotros. Conocimos a la banda unos minutos antes del show y pude tener unas palabras con el mago de la guitarra John, ¡¡Sobre equipamientos y cosas así por supuesto!! Una vez guitarrista, siempre guitarrista… Tuvimos todo el apoyo de producción para hacer una gran apertura: armamos nuestro escenario en forma de una gran “H” ¡Y hasta la pantalla gigante estaba mostrando la carátula cuando subimos al escenario! Daba la impresión de que nosotros éramos el plato fuerte ¡Ese espacio nos dieron! Esos tipos son realmente únicos, son músicos realmente dotados que aman lo que hacen.  Dream Theater nos mostró un gran respeto. Tratamos de retribuirlo trabajando de manera muy organizada, respetando todas las reglas y horarios de producción y, por supuesto, ¡Tocando lo mejor que pudimos!

¿Cuáles son los planes para este año y el 2009? ¿Alguna oportunidad de ir a Europa o Japón?

Aquiles Priester: El álbum «The Reason of Your Conviction» será lanzado el 23 de mayo y el sello está ofreciendo un par de opciones de tour para nosotros en el segundo semestre. Una vez que estemos en Europa, de seguro iremos a Japón también. El sello en Japón (Spiritual Beast) está esperando la confirmación en Europa primero.

Nando Mello: Nuestra intención es sacar un disco nuevo este año también.

Hangar

Bueno, ésta pregunta es para Aquiles, cómo él sabe, fuimos (PowerMetal.cl) promotores locales de Angra el 2001. ¿Qué recuerdos tienes de tus shows en Santiago?  ¿qué recuerdas de los fans chilenos?

Aquiles Priester: Los recuerdo amigos míos, y como te dije antes, estoy ansioso de ver a los fans volverse locos muy pronto. ¡¡¡No puedo esperar a mostrarles el poder de la banda en vivo!!! ¡¡¡Nos vemos pronto!!!

Bueno chicos, muchas gracias por su tiempo, ¡Espero verlos pronto en Santiago!

Por muy repetido que suene, siento como una obligación comenzar este review resaltando un hecho que ocurre cada vez que una banda con una trayectoria como la de estos brasileños hace noticia con el lanzamiento de una nueva producción discográfica. Resurgiendo luego de la división de la banda con el excelente Rebirth, para luego entregar uno de los mejores discos del género en el año 2004, con Temple of Shadows, la nueva formación de Angra ha logrado situarse entre aquellas bandas que generan un importante nivel de expectación entre los seguidores del estilo, en todas partes del mundo, al anunciar la salida de una nueva placa.

Poco a poco fueron saliendo a la luz a través de la red nuevos detalles sobre la placa que aumentaron la mencionada expectación, y en el caso de este Aurora Consurgens uno de los que más llamó la atención en su momento fue el hecho de que la temática lírica del mismo se basaría en ciertos problemas de índole psicológica que afectan al ser humano; no es que el tema en sí sea novedoso (de hecho tiene que ser uno de los tópicos más recurrentes entre los artistas de la actualidad), pero resultó extraño que una banda que se caracteriza por un sonido más bien alegre dedicara un álbum a este tipo de situaciones; la pregunta natural era, entonces, ¿Podrá Angra desarrollar una obra lírica y musicalmente coherente con la mencionada idea? ¿De hacerlo, afectarán la identidad musical de la banda? Esa será una de las cuestiones que intentaremos desarrollar en esta ocasión.

El nombre del disco fue tomado de un libro escrito por el filósofo escolástico de la Edad Media, Santo Tomás de Aquino. Dicha obra fue utilizada en aquella época para analizar los sueños para, por medio de este estudio, descubrir tratamientos para enfermedades psicológicas, por las relaciones entre ellos. Contrario a lo que se puede pensar, las letras no se refieren a las condiciones mentales de personajes medievales, sino a personajes indeterminados. El artwork del disco fue diseñado por la artista portuguesa Isabel de Amorim, conocida, entre otras obras, por algunas portadas anteriores de Angra.

Momentos después de insertar el disco en el reproductor y presionar play, algunos segundos de música nativa brasileña, pasan a mezclarse con un potente riff de medio tiempo en esa mixtura a la que las bandas de aquella parte del mundo nos tienen acostumbrados (con la que es imposible no recordar algún pasaje del Roots de Sepultura). The Course of Nature nos da la bienvenida a este LP con un ritmo ciertamente más pausado a lo que suelen hacerlo las bandas del género, ganando fuerza y una atmósfera que le da un toque especial al inicio del trabajo. Un coro pegajoso de aquellos a los que la banda nos tiene acostumbrados es seguido por una sección instrumental donde la calidad del desempeño como instrumentistas de Loureiro y Bittencourt, a estas alturas, no debería sorprender a nadie… mención especial al trabajo de doble bombo de Aquiles Priester, complementado por el bajo de Felipe Andreoli. Interesante manera de comenzar el disco, y de presentarlo en sociedad además; recordemos que este es el corte que la banda eligió para lanzarlo como single y grabar un video.

La velocidad que tanto buscan los cultores y fanáticos de este género llega con el segundo tema, The Voice Commanding You. En el comienzo del track se alternan solos de guitarras, separadas y en armonía, con algunos juegos de batería que recuerdan algunas canciones de los discos anteriores de la banda.

Como su nombre lo indica, la letra de esta canción habla sobre un sujeto que tiene una personalidad doble, y en relación con lo mismo hay que resaltar un recurso muy ingenioso utilizado por Rafael Bittencourt, el compositor de la misma: luego de describir en la primera estrofa, el puente y el coro la triste situación que aqueja al sujeto comandado por su voz interna, la voz de Edu Falaschi entona con una melodía más calmada una estrofa que se puede interpretar como la tranquilidad de la que disfruta el mencionado sujeto en sus sueños, para luego volver al puente. Si bien el cambio no es tan marcado, lo que le quita notoriedad, haría a este The Voice… una obra sobresaliente, de no ser por dos detalles. El primero es que cuando estás en pleno cabeceo a la mitad del solo, el tema se detiene abruptamente para dar paso a un coro polifónico que corta la inspiración de raíz, para luego continuar casi inmediatamente con el estribillo… el tema pierde más de lo que gana…

El segundo defecto del tema merece un apartado especial, porque desgraciadamente afectará al resto del disco; seguramente con el objetivo de hacer un poco más pesada la música, dada la naturaleza del tema en común que tienen las canciones, Edu canta en este disco por lo menos una octava más grave de lo que lo había hecho en los anteriores discos de la banda y, por lo menos a mi gusto, ni siquiera no le acomoda, sino que llega a ser incluso desagradable, sobre todo en este tema… cuestión de gustos.

Ego Painted Gray, el tercer corte de esta producción, ayuda a derribar un cliché que es común dentro de los metaleros. Con un ritmo cansino (que de ninguna manera puede ser entendido como un respiro a la mitad del disco), guitarras pesadas, la dosis justa de teclados y una letra bastante descriptiva, la banda demuestra que no es necesario ser My Dying Bride para crear una atmósfera de tristeza, que alcanza su mayor expresión en un estribillo que seguramente será coreado con fuerza por sus audiencias alrededor del mundo. Para responder de antemano a las críticas por la firmeza de esta aseveración, podemos decir que no es que Angra logre llegar a lo que hizo Blind Guardian en el Nightfall in the Middle Earth, pero sorprenden gratamente, y responden saliendo hasta el momento, airosos de las preguntas planteadas al principio de este review. Muy buen tema.

El sufrimiento provocado por amor, quizá uno de los más comunes en la vida de los hombres, es la inspiración de la letra del siguiente track, un tema de un poco más de tres minutos que perfectamente podría haber sido una balada. Lleva por nombre Breaking Ties, y desde que lo escuché por primera vez imaginé que una versión acústica del mismo sería mejor que la presente en el disco… Sería interesante escucharla en la gira, pero teniendo el Fireworks no puede ser considerada por ningún motivo indispensable.

Otro comienzo pesado, y velocidad relampagueante nuevamente. Salvation: Suicide, a pesar de lo que su nombre puede hacer creer a primera vista, es una canción anti suicidio en la que el hablante lírico parece querer convencer a un tercero de no suicidarse (y parece que no lo logra… por lo menos eso sugieren los últimos versos). En este track se pueden escuchar algunas de las líneas de guitarra técnicamente más espectaculares de toda la placa; los barridos a la mitad del solo son ejecutados a la perfección y a una velocidad que dejaría lugar a suspicacias de no conocer de antemano la calidad de Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt, que desde algún tiempo ya han demostrado estar un par de peldaños encima del común de parejas de guitarristas en el mundo del Power Metal… sin embargo, esta vez la duración del lead puede llegar a ser un poco molesta o aburrida para aquellos que prefieren un riff sólido, una canción más estructurada que la vorágine del Shredder empedernido… cuestión de gustos.

A continuación, otro tema rápido que nos demuestra como Angra es capaz de realizar esa difícil mezcla de agresividad y sentimiento como pocas bandas en la actualidad. Window to Nowhere, número seis en la lista, es otro de los Highlights del disco. De una rapidez envidiable en la ejecución de las guitarras rítmicas, estos brasileños demuestran su habilidad para desembocar en un pasaje lento sin que se escuche forzado, y entregándonos uno de los mejores solos del disco, se dan el lujo de hacerle un guiño a un conocido guitarrista (seguramente por eso es el lead que más me gusta de este trabajo…) Diez de Diez.

En So Near, So Far, Angra nos muestra por segunda vez esos ritmos brasileños a los que me referí al hablar sobre el opening track del Aurora, cambiando por un momento no solo la orientación musical del disco, sino también la lírica, entregando lo que por primera vez puede ser considerado con mas argumentos como un respiro en este disco (recién en el tema siete de diez) El solo incluso tiene partes de guitarra española, lo que le da matices agradables al oído. Esta canción puede ser criticada por cortar el hilo del disco, sin lugar a dudas… sin embargo, es interesante que sea Angra por donde se le mire, al igual que casi todo el disco…

Passing By, el siguiente tema, es la única composición del disco cuya autoría, tanto en la letra como en la música, pertenece a Andreoli, y es la que tiene más toques progresivos en todo el disco. Sobre una introducción de guitarras limpias, Falaschi relata los esfuerzos de un sociópata por evadir sus problemas alejándose del mundo, para luego dar paso a un riff denso, que crea una atmósfera diferente… que a diferencia de So Near… no suena a Angra, y desentona a pesar de tener una letra acorde con todo el disco (de hecho es una de las más inteligentes de todas). Passing By, al parecer, es un experimento que no dio resultados, y es de esperar que no se repita.

Terminado el ensayo progresivo, ocurre algo que debe hacerle pasado alguna vez a todo metalero que se precie: de la nada, cuando estabas perdiendo la concentración en la música, un riff te despierta, te hace fruncir el ceño de sorpresa, y te devuelve donde perteneces. Scream Your Heart Out (¡Que nombre! El que no lo haya hecho alguna vez en un concierto tiene un largo camino por recorrer), es a mi gusto otro de los puntos altos del disco; reúne todas las virtudes técnicas que se puedan mencionar de los demás tracks, un solo entretenido y de duración precisa, Edu no canta tan grave. La letra recuerda al Carry On por lo positiva, y lo único molesto que tiene es el “LIVE” con el que Falaschi termina una obra hasta que hasta ese momento rozaba la perfección.

Abandoned Fate, la única balada del disco, ha sido elegida por los brasileños para cerrar su producción. Completamente acústica, carece de ese coro lleno de fuerza que caracteriza a las baladas del estilo, y quizá por eso (o por su ubicación) es que pasa desapercibida, sin pena ni gloria.

La temática lírica del disco logró funcionar, y en lo musical no se alteró, salvo la excepción constituida por Passing By, el espíritu de un disco de Angra. No obstante, como dije al comenzar este review, el tema de las enfermedades mentales ha sido uno de los más recurrentes en el arte moderno, y por lo mismo es ya difícil sorprenderse con obras que utilicen este tópico como base; no es que las letras de la placa sean malas, ni mucho menos, sino que no se utilizaron muchos recursos (como el que mencioné en relación con The Voice Commanding You) para complementarlas. Además, podría haberse escrito líricas en base no solo al sufrimiento de los afectados por estas patologías, sino también a algunos otros efectos de las mismas: ¿Por qué no escribir acerca de los delirios de grandeza de algún personaje, o sobre sus fantasías?

Aurora Consurgens es un disco sólido, variado, con buenos momentos… pero la expectación que mencioné al principio, además de ser un halago para la banda, significa también un reto: los obliga a en cada disco buscar dar un paso más adelante, y esa responsabilidad parece haberle pasado la cuenta al grupo. Aunque las comparaciones son odiosas, y muchas veces injustas, no podemos ignorar que este disco no llega a la altura de sus dos predecesores inmediatos y, por lo mismo, a pesar de ser un buen trabajo, no será reconocido de la manera que se merece. Angra debió pagar uno de los tantos tributos al éxito esta vez… el de ser opacado por la sombra de su pasado.

Corro el riesgo de comenzar este comentario señalando que los brasileños son una banda que ha marcado a fuego buena parte del camino que he recorrido durante todos estos años que escucho Metal. Y claramente es un riesgo porque Angra siempre ha sido una de las pocas bandas sobre la cual casi todo el mundillo tiene una opinión formada y ciertamente fundada, y así como existe una corriente de seguidores fanáticos, también posee sus detractores. Pero casi todos opinan y ello no es sino una muestra de que Angra es una de las bandas más importantes de la escena metalera mundial, más allá de todos los quiebres que a estas alturas han originado nuevas situaciones ya consolidadas.
Con la salida de Rebirth el 2001 Angra tomó un giro, cuando menos, algo diferente a lo que venía haciendo en la era de André Matos. Para bien o para mal, el sonido de Angra adquiría un tono bastante más metalero y europeizado, a diferencia de Shaman que tomaría el rumbo inverso, optando más por la veta americanista y experimental. Y era obvio esperar que en su siguiente placa (no vamos a considerar a Hunters and Prey como un hito en la historia de la banda) Angra versión Falaschi continuaría con su tendencia más europea pero quizás ampliaría un poco su espectro, ya no tan limitados por tener que sacar un disco tan «capta fans» como debía ser Rebirth (logrando este objetivo medianamente a pesar de la calidad del trabajo).
Y lo bueno es que Temple Of Shadows es un disco que, a pesar de que en muchos sentidos era esperable, tiene más momentos sorprendentes (por lo bueno, la gran mayoría) que lo que era dable pensar antes de escucharlo. Más allá de contar con ilustres invitados de la escena -«superhéroes del Metal» los llamaría Solabarrieta- como Kai Hansen y Hansi Kürsch (aportes que -escuchando el disco probablemente piensen lo mismo que yo- son absolutamente prescindibles porque no agregan una gran «plusvalía» a los respectivos temas y que a la larga no son más que una motivación «simpática» para escuchar este disco), el disco llama la atención de entrada por jugar con un concepto interesante en las letras: nos situamos en el Siglo XI y un caballero que discute las ideas de la Iglesia Católica en la época de las Cruzadas, denominado «The Shadow Hunter», comienza a desarrollar una evolución en su manera de pensar hasta llegar a crear un nuevo orden. Interesante concepto que se irá desarrollando a través del disco.
Con un intro sencillo como Deus Le Volt! (que significa «Dios lo quiere» en latín y es la frase con la que el Papa franco Urbano II proclamó el comienzo de la serie de invasiones contra el mundo musulmán), y con el cual es inevitable recordar el intro «Deus Lo Vult» del «Knights Of The Cross» de Grave Digger, se da inicio, como era de esperarse, al primer latigazo del nuevo disco de Angra: Spread Your Fire. Lo mejor de escuchar aunque sea los treinta primeros segundos de este tema es que no sólo todo suena como debe sonar sino que además suena a Angra, con guitarras con una personalidad inconfundible. Edú Falaschi sorprende (para bien en mi concepto) con una vocalización algo más raspada y agresiva, pero sin perder su sensibilidad para llegar a los altos. Es inevitable no cerrar los ojos e imaginar el inicio de un show de Angra versión 2004 con este tema: cuesta sacarse de la mente el telón de fondo, y los fanáticos saltando al ritmo de la infernal velocidad de un monstruo consagrado como Aquiles Priester en batería. Un tema gancherísimo, rápido, con un solo a dos guitarras respecto del cual Loureiro y Bittencourt no deberían jamás temer ser plagiados porque verdaderamente el sonido es incopiable. Y además contamos con la deliciosa presencia de la -perdón por el machismo- exquisita Sabine Edelsbacher de Edenbridge en las voces femeninas. Quizás el final sea un poco abrupto y haga que el tema no sea perfecto, pero es un puntazo a favor de Angra si comparamos Spread Your Fire con Nova Era -temazo en todo caso-, su alter ego en Rebirth.
Lo siguiente, Angels and Demons, comienza muy a lo Dream Theater del Metropolis II (con un Aquiles Priester espectacular) para pasar a lo que parecería ser un tema midtempo más bien típico (no por ello malo, al contrario, típico de una banda como Angra). Y arriesgo teñir mis palabras con un halo de fanatismo y decir que en este corte debe estar uno de los cambios de ritmo más bien logrados de los últimos años en un tema de Heavy/Power Metal, mezclando metal del siglo XXI con un ritmo ochentero thrashero digno de bandas como Exodus o Agent Steel (por recordar a dos conspicuas bandas de la época)… un cambio de ritmo por el cual valdría la pena escuchar un disco malo entero -no es el caso-, y que es imprevisto e imposible de resistir (algún entendido en leyes dibujará una tenue sonrisa con esta frase). Y a la larga un tema que podría haber sido una buena transición entre dos temas excelentes, termina convertido en una joya, con un coro final un par de tonos más arriba y con un término perfecto.
Con el inicio del sonido de la guitarra de Waiting Silence es inevitable recordar uno que otro tema de Helloween de la era The Dark Ride o quizás Better Than Raw. Edú muestra cada vez con mayor fuerza que él es el dueño de la comarca y que cada uno es libre de recordar a otras personas, pero que en estos momentos él es el vocalista de Angra y goza de buenísima salud, cantando cada vez mejor. En este corte la banda juega con un ritmo más pausado y cadencioso (tiene un baterista que prácticamente puede hacer lo que quiera) pero sin perder un atisbo de intensidad, e incluso apretando el acelerador por momentos, desordenando un poco el rancho, para bien.
Wishing Well («La fuente de los deseos») es maravillosa. Como que invita a tirar monedas en una fuente. Está ubicada de forma precisísima en el disco, cuando se esperaba quizás un tema que bajara las revoluciones y que hiciera aparecer guitarras acústicas. Y no es una típica power ballad melosa y cebollera: el toque acústico, reminiscencias a bandas más bien setenteras -particularmente en el coro- y una bien entendida sensibilidad marcan una notable diferencia. Qué decir de las dos guitarras en el solo: notables. Si me apuran, de lo mejor de Angra con Falaschi.
¿Cambiamos el disco y pusimos lo nuevo de Gamma Ray? No. Es Angra junto a Kai Hansen: The Temple Of Hate. No sé si sea a propósito, pero este tema tiene bastante de Gamma Ray, y -como veremos- en Wings Of Destination encontramos varias cosas de Blind Guardian justo en el tema en que canta Hansi Kürsch. Qué se puede decir: si buscamos en el diccionario la definición del Power Metal debería aparecer una foto de este tema. Rapidísimo por momentos, melódico, con acertadísimos cambios de ritmo, momentos sinfónicos casi a lo Carolina IV y más encima cuenta con la participación del padre de este estilo de música (aunque, como decíamos antes, su presencia no es mucho más que un detalle -importante en todo caso-, pues el tema sería quizás igual de bueno sin él). Lo único malo es que parece ser de esos típicos temas que todo el mundo quiere escuchar en vivo y la banda a la larga no los toca. Espero equivocarme.
Guitarras «aflamencadas», lo único que faltaba. En realidad el comienzo de The Shadow Hunter cuenta con un dueto de guitarras flamencas (sin demasiado brillo en todo caso) y percusiones en segundo plano que en realidad me generó grandes expectativas con el resto del tema. Quizás la sorpresa de encontrar toques españoles me provocó la sensación de estar en presencia de esos temas que marcan un disco e incluso la carrera de una banda… pero no es tan así. No digo que sea un mal tema, de hecho es muy pero muy bien logrado y con una cantidad de matices impracticable por la gran mayoría de las bandas de hoy, pero mis expectativas eran demasiado altas. En todo caso hay que resaltar la buena performance de Falaschi, un buen trabajo en las guitarras y sobre todo un momento con voces armónicas que en lo personal me recuerda algo a Symphony X. Quizás le haga falta un poco más de punch (baja un poco la intensidad del disco) pero comprendo que sería demasiado pedir.
No es necesario que un tema tenga mucha guitarra o sea rápido para que sea intenso. Prueba de ello es No Pain For The Dead, una suerte de inclasificable tema lento y quizás algo triste (es lo que se busca), lleno de detalles con guitarras acústicas, violines y además con la preciosa voz de Sabine Edelsbacher combinada con la de Falaschi (formando un notable dueto). Para escucharla varias, varias veces, y no quedarse con la impresión de la primera escuchada.
¡Blind Guardian! No, Angra con Hansi Kürsch. El comienzo de Winds Of Destination (particularmente cuando comienza a cantar Hansi) es muy en la onda de los bardos tedescos, pero no se queda en ello y pasa a ser un tema auténticamente Angra 2004: impredecible. Creo que, en todo caso, conspira contra este tema la «baja de presión» que sufre a los dos minutos (dura 7), pero posteriormente toma un poco más de vuelo hasta pasar a una parte absolutamente Power que ya estaba haciendo falta: el solo a dos guitarras con doble bombo de fondo no es un descubrimiento de América pero era necesario y está muy bien logrado. Hacia el final el tema se desordena un poco y queda la sensación que el aporte de Hansi Kürsch era más bien prescindible.
El comienzo de Sprouts Of Time hace recordar que los integrantes originales de Angra y Shaman anteriormente fueron parte de la misma banda. Un estupendo y relajado tema, sencillo y a la vez complejo, que comienza toques percutivos brasileños y los mezcla con las típicas guitarras de Angra. Tiene -sin parecerse- un cierto aire a Holy Land (el tema), incluyendo además ritmos salseros con guitarra acústica (no espantarse, suena excelente). Este tema debería traer un «Parental Advisory» y señalar que se recomienda abrir un poco la mente para escuchar.
La onda más experimental y con atisbos de rock progresivo prosigue con Morning Star, un tema que quizás sea un poco más largo de lo necesario pero que muestra que Angra se maneja muy bien en este campo. Falaschi consagra su sensibilidad en las voces y el sonido por momentos se torna hasta potente y algo más pesado (pasada la mitad del tema hay un momento muy bien logrado a dos guitarras), pero a la larga el tema es un poco tedioso (dura casi 8 minutos).
Late Redemption es otra cosa. En este caso sí que hay un aporte externo fundamental: la presencia de un monstruo de la música brasileña como Milton Nascimento, cantando en portugués. Por momentos es como lo que Angra pretendió hacer con temas como Lullaby For Lucifer o Stand Away pero llevado a un nivel sobrecogedor… creo que no es necesario ser fan de la música brasileña para apreciar la notable calidad de este tema. Una tremenda gracia es que Falaschi no se vea como un vil pelele al lado de Nascimento sino que se sienta que es necesario e imprescindible. Pero el tema no se queda sólo en lo brasileño con guitarra acústica, no teme en lanzarse adelante con ritmos y sonidos bastante más metaleros, haciendo sonar todo como una unidad compacta. Era el perfecto final para el disco…
Pero lamentablemente hay algo más. Gate XIII, el final del disco, es en mi concepto total y absolutamente innecesaria. Está de más, o quizás debería durar no más de dos minutos. Pero dedicar cinco minutos al sonido medianamente sinfónico del intro del disco mezclado con otros momentos del disco me parece no sólo excesivo sino que incluso poco inteligente. No da para un mayor análisis.
Me parece que Temple Of Shadows es un disco menos indiscutible que Rebirth -es inevitable compararlos y creo que es beneficioso para ilustrar-. Se nota a una banda ultra madura, sin temor alguno y sin esa necesidad imperiosa -que se notaba en Rebirth, y se nota más aun al escucharlo después de oir lo nuevo de Angra- de demostrar que «estamos vivos y rockeando». Temple Of Shadows tiene todo para convertirse en uno de los mejores discos del año, y en mi concepto sería el mejor si no fuese por algunas pequeñas carencias y otras pequeñas sobras. Quizás le haya faltado un tema más Power (¡y haber terminado en Late Redemption!!), y le haya sobrado un par de momentos que si bien no son mal logrados, rozan tangencialmente el tedio. Pero estamos en presencia de un trabajo formidable, irrompible, con un campo de fuerza fabricado a pura calidad y cargado de semillas destinadas a germinar, brotar y perdurar.
Tracklist:
1. Deus Le Volt!
2. Spread Your Fire
3. Angels And Demons
4. Waiting Silence
5. Wishing Well
6. The Temple Of Hate
7. The Shadow Hunter
8. No Pain For The Dead
9. Winds Of Destination
10. Sprouts Of Time
11. Morning Star
12. Late Redemption
13. Gate XIII

Corro el riesgo de comenzar este comentario señalando que los brasileños son una banda que ha marcado a fuego buena parte del camino que he recorrido durante todos estos años que escucho Metal. Y claramente es un riesgo porque Angra siempre ha sido una de las pocas bandas sobre la cual casi todo el mundillo tiene una opinión formada y ciertamente fundada, y así como existe una corriente de seguidores fanáticos, también posee sus detractores. Pero casi todos opinan y ello no es sino una muestra de que Angra es una de las bandas más importantes de la escena metalera mundial, más allá de todos los quiebres que a estas alturas han originado nuevas situaciones ya consolidadas.

Con la salida de Rebirth el 2001 Angra tomó un giro, cuando menos, algo diferente a lo que venía haciendo en la era de André Matos. Para bien o para mal, el sonido de Angra adquiría un tono bastante más metalero y europeizado, a diferencia de Shaman que tomaría el rumbo inverso, optando más por la veta americanista y experimental. Y era obvio esperar que en su siguiente placa (no vamos a considerar a Hunters and Prey como un hito en la historia de la banda) Angra versión Falaschi continuaría con su tendencia más europea pero quizás ampliaría un poco su espectro, ya no tan limitados por tener que sacar un disco tan «capta fans» como debía ser Rebirth (logrando este objetivo medianamente a pesar de la calidad del trabajo).

Y lo bueno es que Temple Of Shadows es un disco que, a pesar de que en muchos sentidos era esperable, tiene más momentos sorprendentes (por lo bueno, la gran mayoría) que lo que era dable pensar antes de escucharlo. Más allá de contar con ilustres invitados de la escena -«superhéroes del Metal» los llamaría Solabarrieta- como Kai Hansen y Hansi Kürsch (aportes que -escuchando el disco probablemente piensen lo mismo que yo- son absolutamente prescindibles porque no agregan una gran «plusvalía» a los respectivos temas y que a la larga no son más que una motivación «simpática» para escuchar este disco), el disco llama la atención de entrada por jugar con un concepto interesante en las letras: nos situamos en el Siglo XI y un caballero que discute las ideas de la Iglesia Católica en la época de las Cruzadas, denominado «The Shadow Hunter», comienza a desarrollar una evolución en su manera de pensar hasta llegar a crear un nuevo orden. Interesante concepto que se irá desarrollando a través del disco.

Con un intro sencillo como Deus Le Volt! (que significa «Dios lo quiere» en latín y es la frase con la que el Papa franco Urbano II proclamó el comienzo de la serie de invasiones contra el mundo musulmán), y con el cual es inevitable recordar el intro «Deus Lo Vult» del «Knights Of The Cross» de Grave Digger, se da inicio, como era de esperarse, al primer latigazo del nuevo disco de Angra: Spread Your Fire. Lo mejor de escuchar aunque sea los treinta primeros segundos de este tema es que no sólo todo suena como debe sonar sino que además suena a Angra, con guitarras con una personalidad inconfundible. Edú Falaschi sorprende (para bien en mi concepto) con una vocalización algo más raspada y agresiva, pero sin perder su sensibilidad para llegar a los altos. Es inevitable no cerrar los ojos e imaginar el inicio de un show de Angra versión 2004 con este tema: cuesta sacarse de la mente el telón de fondo, y los fanáticos saltando al ritmo de la infernal velocidad de un monstruo consagrado como Aquiles Priester en batería. Un tema gancherísimo, rápido, con un solo a dos guitarras respecto del cual Loureiro y Bittencourt no deberían jamás temer ser plagiados porque verdaderamente el sonido es incopiable. Y además contamos con la deliciosa presencia de la -perdón por el machismo- exquisita Sabine Edelsbacher de Edenbridge en las voces femeninas. Quizás el final sea un poco abrupto y haga que el tema no sea perfecto, pero es un puntazo a favor de Angra si comparamos Spread Your Fire con Nova Era -temazo en todo caso-, su alter ego en Rebirth.

Lo siguiente, Angels and Demons, comienza muy a lo Dream Theater del Metropolis II (con un Aquiles Priester espectacular) para pasar a lo que parecería ser un tema midtempo más bien típico (no por ello malo, al contrario, típico de una banda como Angra). Y arriesgo teñir mis palabras con un halo de fanatismo y decir que en este corte debe estar uno de los cambios de ritmo más bien logrados de los últimos años en un tema de Heavy/Power Metal, mezclando metal del siglo XXI con un ritmo ochentero thrashero digno de bandas como Exodus o Agent Steel (por recordar a dos conspicuas bandas de la época)… un cambio de ritmo por el cual valdría la pena escuchar un disco malo entero -no es el caso-, y que es imprevisto e imposible de resistir (algún entendido en leyes dibujará una tenue sonrisa con esta frase). Y a la larga un tema que podría haber sido una buena transición entre dos temas excelentes, termina convertido en una joya, con un coro final un par de tonos más arriba y con un término perfecto.

Con el inicio del sonido de la guitarra de Waiting Silence es inevitable recordar uno que otro tema de Helloween de la era The Dark Ride o quizás Better Than Raw. Edú muestra cada vez con mayor fuerza que él es el dueño de la comarca y que cada uno es libre de recordar a otras personas, pero que en estos momentos él es el vocalista de Angra y goza de buenísima salud, cantando cada vez mejor. En este corte la banda juega con un ritmo más pausado y cadencioso (tiene un baterista que prácticamente puede hacer lo que quiera) pero sin perder un atisbo de intensidad, e incluso apretando el acelerador por momentos, desordenando un poco el rancho, para bien.

Wishing Well («La fuente de los deseos») es maravillosa. Como que invita a tirar monedas en una fuente. Está ubicada de forma precisísima en el disco, cuando se esperaba quizás un tema que bajara las revoluciones y que hiciera aparecer guitarras acústicas. Y no es una típica power ballad melosa y cebollera: el toque acústico, reminiscencias a bandas más bien setenteras -particularmente en el coro- y una bien entendida sensibilidad marcan una notable diferencia. Qué decir de las dos guitarras en el solo: notables. Si me apuran, de lo mejor de Angra con Falaschi.

¿Cambiamos el disco y pusimos lo nuevo de Gamma Ray? No. Es Angra junto a Kai Hansen: The Temple Of Hate. No sé si sea a propósito, pero este tema tiene bastante de Gamma Ray, y -como veremos- en Wings Of Destination encontramos varias cosas de Blind Guardian justo en el tema en que canta Hansi Kürsch. Qué se puede decir: si buscamos en el diccionario la definición del Power Metal debería aparecer una foto de este tema. Rapidísimo por momentos, melódico, con acertadísimos cambios de ritmo, momentos sinfónicos casi a lo Carolina IV y más encima cuenta con la participación del padre de este estilo de música (aunque, como decíamos antes, su presencia no es mucho más que un detalle -importante en todo caso-, pues el tema sería quizás igual de bueno sin él). Lo único malo es que parece ser de esos típicos temas que todo el mundo quiere escuchar en vivo y la banda a la larga no los toca. Espero equivocarme.

Guitarras «aflamencadas», lo único que faltaba. En realidad el comienzo de The Shadow Hunter cuenta con un dueto de guitarras flamencas (sin demasiado brillo en todo caso) y percusiones en segundo plano que en realidad me generó grandes expectativas con el resto del tema. Quizás la sorpresa de encontrar toques españoles me provocó la sensación de estar en presencia de esos temas que marcan un disco e incluso la carrera de una banda… pero no es tan así. No digo que sea un mal tema, de hecho es muy pero muy bien logrado y con una cantidad de matices impracticable por la gran mayoría de las bandas de hoy, pero mis expectativas eran demasiado altas. En todo caso hay que resaltar la buena performance de Falaschi, un buen trabajo en las guitarras y sobre todo un momento con voces armónicas que en lo personal me recuerda algo a Symphony X. Quizás le haga falta un poco más de punch (baja un poco la intensidad del disco) pero comprendo que sería demasiado pedir.

No es necesario que un tema tenga mucha guitarra o sea rápido para que sea intenso. Prueba de ello es No Pain For The Dead, una suerte de inclasificable tema lento y quizás algo triste (es lo que se busca), lleno de detalles con guitarras acústicas, violines y además con la preciosa voz de Sabine Edelsbacher combinada con la de Falaschi (formando un notable dueto). Para escucharla varias, varias veces, y no quedarse con la impresión de la primera escuchada.

¡Blind Guardian! No, Angra con Hansi Kürsch. El comienzo de Winds Of Destination (particularmente cuando comienza a cantar Hansi) es muy en la onda de los bardos tedescos, pero no se queda en ello y pasa a ser un tema auténticamente Angra 2004: impredecible. Creo que, en todo caso, conspira contra este tema la «baja de presión» que sufre a los dos minutos (dura 7), pero posteriormente toma un poco más de vuelo hasta pasar a una parte absolutamente Power que ya estaba haciendo falta: el solo a dos guitarras con doble bombo de fondo no es un descubrimiento de América pero era necesario y está muy bien logrado. Hacia el final el tema se desordena un poco y queda la sensación que el aporte de Hansi Kürsch era más bien prescindible.

El comienzo de Sprouts Of Time hace recordar que los integrantes originales de Angra y Shaman anteriormente fueron parte de la misma banda. Un estupendo y relajado tema, sencillo y a la vez complejo, que comienza toques percutivos brasileños y los mezcla con las típicas guitarras de Angra. Tiene -sin parecerse- un cierto aire a Holy Land (el tema), incluyendo además ritmos salseros con guitarra acústica (no espantarse, suena excelente). Este tema debería traer un «Parental Advisory» y señalar que se recomienda abrir un poco la mente para escuchar.

La onda más experimental y con atisbos de rock progresivo prosigue con Morning Star, un tema que quizás sea un poco más largo de lo necesario pero que muestra que Angra se maneja muy bien en este campo. Falaschi consagra su sensibilidad en las voces y el sonido por momentos se torna hasta potente y algo más pesado (pasada la mitad del tema hay un momento muy bien logrado a dos guitarras), pero a la larga el tema es un poco tedioso (dura casi 8 minutos).

Late Redemption es otra cosa. En este caso sí que hay un aporte externo fundamental: la presencia de un monstruo de la música brasileña como Milton Nascimento, cantando en portugués. Por momentos es como lo que Angra pretendió hacer con temas como Lullaby For Lucifer o Stand Away pero llevado a un nivel sobrecogedor… creo que no es necesario ser fan de la música brasileña para apreciar la notable calidad de este tema. Una tremenda gracia es que Falaschi no se vea como un vil pelele al lado de Nascimento sino que se sienta que es necesario e imprescindible. Pero el tema no se queda sólo en lo brasileño con guitarra acústica, no teme en lanzarse adelante con ritmos y sonidos bastante más metaleros, haciendo sonar todo como una unidad compacta. Era el perfecto final para el disco…

Pero lamentablemente hay algo más. Gate XIII, el final del disco, es en mi concepto total y absolutamente innecesaria. Está de más, o quizás debería durar no más de dos minutos. Pero dedicar cinco minutos al sonido medianamente sinfónico del intro del disco mezclado con otros momentos del disco me parece no sólo excesivo sino que incluso poco inteligente. No da para un mayor análisis.

Me parece que Temple Of Shadows es un disco menos indiscutible que Rebirth -es inevitable compararlos y creo que es beneficioso para ilustrar-. Se nota a una banda ultra madura, sin temor alguno y sin esa necesidad imperiosa -que se notaba en Rebirth, y se nota más aun al escucharlo después de oir lo nuevo de Angra- de demostrar que «estamos vivos y rockeando». Temple Of Shadows tiene todo para convertirse en uno de los mejores discos del año, y en mi concepto sería el mejor si no fuese por algunas pequeñas carencias y otras pequeñas sobras. Quizás le haya faltado un tema más Power (¡y haber terminado en Late Redemption!!), y le haya sobrado un par de momentos que si bien no son mal logrados, rozan tangencialmente el tedio. Pero estamos en presencia de un trabajo formidable, irrompible, con un campo de fuerza fabricado a pura calidad y cargado de semillas destinadas a germinar, brotar y perdurar.

Tracklist:

  • 1. Deus Le Volt!
  • 2. Spread Your Fire
  • 3. Angels And Demons
  • 4. Waiting Silence
  • 5. Wishing Well
  • 6. The Temple Of Hate
  • 7. The Shadow Hunter
  • 8. No Pain For The Dead
  • 9. Winds Of Destination
  • 10. Sprouts Of Time
  • 11. Morning Star
  • 12. Late Redemption
  • 13. Gate XIII

shaman_titulo

Shaman es una banda como muy pocas. Quizás en el último tiempo sólo podría comparársele Masterplan (y probablemente en menor medida): ambas nacieron como bandas con una fanaticada cautiva antes de siquiera sacar un disco. Y esto en un principio iba más allá de una mera apuesta al futuro, pues el magnetismo provocado por estas bandas proviene de una razón no menor: sus miembros más «importantes» provenían de dos bandas exitosas a nivel mundial como Angra y Helloween, respectivamente. Pero sin desmerecer a una notable banda como Masterplan (y dejo hasta aquí la comparación porque el criterio es solamente el esbozado recién), Shaman tiene una «onda» muy especial. No sólo por ser brasileños (por la natural cercanía que genera el espíritu bolivariano que a veces nos aflora), sino porque es una banda que recoge mucho de lo mejor del antiguo Angra, pero llevándolo a otros terrenos. Y bueno, hablar de Shaman es hablar de un talentoso, un músico de excepción, que debe ser de lo mejor que ha exportado Sudamérica en el rubro Metal: André Matos.

MATOSAndré Coelho Matos nace el 14 de Septiembre de 1971 en São Paulo, Brasil, y a los 10 años recibe de regalo de sus padres un piano, lo que comienza a generar en el Matos niño un creciente interés por la música. Poco tiempo después comienza a juntarse con muchachos de su barrio -los hermanos Yves y Pit Passarell (guitarrista y bajista, respectivamente) y Felipe Machado (guitarra)-, con los cuales tocaban covers de sus bandas favoritas. Así, poco tiempo después este grupo de vecinos fue tomando forma de banda, naciendo Viper. André a esas alturas tenía apenas 13 años (de hecho, el primer show de Viper fue el 8 de Abril de 1985), y grabaron un demo, llamado «The Killera Sword»

Lo paradójico del destino es que Matos jamás pensó en ser cantante, pues siempre su favoritismo estuvo cargado hacia el teclado y el piano. Los restantes integrantes lo ungieron como vocalista simplemente porque era el que «mejor cantaba del grupo» y porque físicamente tenía un aire a Bruce Dickinson (¿?). Matos, al hablar de sus inicios, comenta: «tuve una formación desde pequeño, comencé a cantar con mi primer grupo Viper, yo tenía 12 o 13 años de edad, para este entonces yo no tenía ningún tipo de técnica vocal, no conocía nada, simplemente cantaba para imitar a mis ídolos que son Bruce Dickinson, Eric Adams, Ian Gillan y Rob Halford, después comencé a interesarme por la parte técnica de lo que es la voz, tanto para aprender a utilizarla como por el hecho de que me gustaría preservarla… sentí algunas veces que la cosa no era así tan fácil, no era simplemente abrir la boca y comenzar a cantar, me di cuenta de que podrías arruinar tu voz si no la utilizabas de la manera correcta, así que empecé a tomar clases de canto y empecé a cantar en una coral, estas son cosas que me han ayudado mucho y por eso he adquirido técnicas para poder mantener mi voz saludable. Después de eso todo fue cuestión de ir creando un estilo propio, pero comencé imitando a mis ídolos y luego comencé a desarrollar mi propio estilo… me alegra mucho por que he luchado y he trabajado mucho para tener algún tipo de identidad en lo que hago y hoy en día me alegra que la gente me reconozca por la voz y que sea una referencia para algunos, así que ya he alcanzado una buena etapa de mi carrera solamente por este hecho«.

hugo mariuttiMatos tenía imberbes 15 años cuando Viper lanzó su primer disco, llamado Soldiers Of Sunrise. Viper no era un juego, logrando hacerse conocidos en Brasil con un trabajo bastante más speed que lo que hemos conocido de Matos en épocas más contemporáneas a hoy. Pero si hay una razón para que Viper lograra no sólo el respeto de la escena brasileña sino que un reconocimiento ya internacional fue con Theatre Of Fate, disco lanzado en 1989, que cuenta con temas espectaculares como Prelude To Oblivion, una muy bien lograda versión de Moonlight de Beethoven y por supuesto un clásico que Matos recuerda hasta ahora, Living For The Night.

Todo iba viento en popa hasta que comenzaron a manifestarse diferencias de fondo en cuanto a lo que Matos y el resto querían de Viper. La formación musical de Matos (quien además estudiaba piano clásico) era, por decirlo eufemísticamente, muy «diferente» a la de los hermanos Passarell, quienes querían darle a la banda un sonido más crudo y menos elaborado (prueba de ello es escuchar alguno de los posteriores discos de Viper, por ejemplo «Coma Rage»). Matos decide irse y terminar sus estudios de tenor lírico y piano, además de Dirección Orquestal y Composición Musical. Poquito. Y además el tipo habla 4 o 5 idiomas fluidamente, incluyendo un español tan bien hablado que podría pasar por peruano.

Ya a mediados de 1991 André tenía otro proyecto. Pero no se trataría de cualquier proyecto, sino de lo que a la larga se convertiría en una de las más importantes bandas de metal latinoamericanas de la historia: Angra. Además de los guitarristas Henrique «Kiko» Loureiro y Rafael Bittencourt y el baterista Marco Antunes, se les unía el bajista paulista Luis Eduardo Mariutti Pereira, cuya historia tiene ribetes cuando menos entretenidos. Luis, nacido el 22 de Marzo de 1971, comenzó a tocar el bajo a los 13 años inspirado (cómo no) por Steve Harris de Iron Maiden, y dedicando su adolescencia a tocar covers. Su primera banda se llamó Firebox, que en 1989 logró grabar un demo llamado «Starting Fire». El demo tardó en ser lanzado debido a problemas económicos, y a pesar del precio, más encima la calidad era pésima. Entonces, para abaratar costos, la banda montó artesanal y manualmente una a una las mil tapas de los cassettes… ¡eso es sacrificio! Ya por esos tiempos Luis era un fanático del blues, formando un proyecto instrumental llamado «Black n’ Blues», el que hoy sigue vivo bajo el nombre de «Motorblues», y cuenta con Arnaldo Ricci en guitarra y a quien ya nos referiremos en detalle en batería: Ricardo Confessori.

confessoriEl quinteto lanzaba en 1992 su primer demo, Reaching Horizons, llamando la atención de la prensa especializada. Pero no es sino con su primer LP, Angels Cry, cuando logran éxito a nivel internacional, particularmente en Japón y Europa. Carry On, Angels Cry, Evil Warning y Time, entre otros, son temas que pasaron a la categoría de «clásicos» en muy poco tiempo. El disco, tras la partida de Marco Antunes, fue grabado por el alemán Alex Holzwarth, actual baterista de Rhapsody y que en esos momentos se desempeñaba en Sieges Even. Por lo mismo, la búsqueda de otro baterista de hacía urgente, incorporando a Ricardo Confessori, nacido el 25 de Enero de 1969. Confessori comenzó su carrera musical estudiando piano clásico durante cuatro años, y dedicándose además (como buen brasileño) al fútbol, llegando a jugar por el Club Pinheiros. Un amigo suyo en aquellos tiempos le mostró bandas de rock clásico como Rush, Led Zeppelin y Deep Purple y Ricardo se dio cuenta que su pasión iba más por la música que por el fútbol, pero ya no el piano, sino la batería, desempeñándose en las bandas Korzus y Garcia & Garcia (donde grabó el álbum «Mr. Fire» en 1991).

Angra ponía el nombre de Brasil en el mapa Power Metalero mundial (recordemos que el país de la samba, gracias a Sepultura, ya «existía» hacía tiempo como país metalero en el mundo), y André Matos era toda una revelación como vocalista. De hecho, tras la salida de Bruce Dickinson de Iron Maiden, Matos quedó entre los finalistas (las razones de porqué Steve Harris terminó eligiendo a Blaze Bayley son el tercer secreto de Fátima). Tras efectuar varias presentaciones en Sudamérica y también Europa, incluso unafrente a 50.000 personas en Brasil en un recital que reunió nada menos que a Black Sabbath, Slayer y Kiss en 1995, la banda se encerró durante 4 meses en una granja en Brasil para escribir lo que sería su segundo álbum, Holy Land, que llegaría a vender en pocas semanas más de 200.000 copias y que terminó por consolidar a Angra como una banda realmente importante a nivel mundial. Imposible no destacar temas como Carolina IV, Nothing To Say o Z.I.T.O., en el marco de un disco que consolida un estilo diferente al Power europeo, lleno de sutilezas latinas y muy abierto a explorar nuevas facetas.

Tras el lanzamiento de su EP Freedom Call, Angra se fue nuevamente de gira, consiguiendo particular éxito en Japón, y posteriormente presentándose 13 veces en Francia, cerrando con una presentación en el Festival italiano «Gods Of Metal». Era inevitable lanzar un disco en vivo que recopilase lo mejor de estas presentaciones, lo que se llevó a cabo con Holy Live, un EP cortísimo que deja con gusto a poco, paradójicamente, por su notable calidad.

Pero era obvio que algo terminaría por suceder. Las tensiones al interior de la banda comenzaron a ser pan de cada día, con lo que la separación sería inminente. Por un lado, Rafael Bittencourt y Kiko Loureiro querían volver a sonido «antiguo» de Angra, en tanto Matos, Confessori y Mariutti deseaban explorar otras facetas. Además, el manager de la banda se alineó con Loureiro y Bittencourt, con lo que la banda estaba literalmente partida en dos. Aun así, la banda lanzaría su tercer LP, Fireworks, un disco bastante sólido (destacándose temas como Wings Of Reality, Lisbon y sobre todo Speed) pero que carece de la chispa y sobre todo de la «magia» que Angra había alcanzado anteriormente. De todas formas Angra saldría de gira y se presentaría en Chile el Domingo 18 de Abril de 1999 en el Teatro Monumental. A pesar de las desaveniencias, los que estuvimos ahí no podremos olvidar la sólida presentación de los brasileños, e incluso el abrupto final del concierto… debido a que se trataba de un día Domingo, y seguramente por reclamos de vecinos, el recital debió terminar minutos antes de lo previsto, con lo que tuvimos la fortuna de presenciar una sui generis versión de Carry On con las luces prendidas.

SHAMAN - matosTras la gira, a principios del año 2000 se confirmaba la separación de Angra, con la salida de Matos, Confessori y Mariutti. Según Rafael Bittencourt, la salida de André Matos habría tenido que ver al menos en parte con la excesiva cantidad de proyectos paralelos del vocalista (entre ellos Virgo, junto a su amigo Sascha Paeth, ex guitarrista de los lamentablemente desaparecidos Heavens Gate) quien, a su vez, cuenta desde su punto de vista las razones de la separación: «en verdad yo tenía un solo proyecto paralelo que era Virgo, y los chicos sabían que yo tenía ese proyecto, que además hacia música distinta, así que jamás pudo haber un conflicto… fue un conjunto de razones y motivos que se hace difícil detallar, pero en general puedo solamente decir que ya no había más confianza entre nosotros; eran dos partidos dentro del mismo grupo y llegamos a un punto en que siquiera nos hablábamos. Eso ya empezaba a traspasar al publico y por esas razones nosotros tres decidimos dejar el grupo. Lamentablemente no pudimos seguir con el mismo nombre anterior, toda vez que pertenecía al manager y eso ya es una historia sucia que no conviene ser alargada aquí». Rafael Confessori, en el mismo sentido, comentaba: «hubo básicamente un gran desentendimiento con nuestro manager en Brasil. Nosotros tres queríamos echarlo por las cosas malas que ha hecho, pero los otros dos no estaban de acuerdo. Así, empezó a crearse una atmósfera muy nociva para todos y que ya estaba por afectar a nuestras presentaciones en vivo y también a un futuro álbum, si esto ocurriera».

A fines de Febrero del mismo año se confirmó que Matos, Confessori y Mariutti continuarían sus rumbos musicales juntos, pese a que Rafael Confessori señalaba que en un principio pensó que sólo continuaría junto a Mariutti, pues veía a André Matos algo decepcionado de la escena metalera. El proyecto estaba aún en ciernes y lo primero que se necesitaba era darle una identidad. Es así como nace el concepto de Shaman. Confessori lo ratifica: «el concepto estaba justo delante de nosotros hasta que lo vimos. Todo viene de la inspiración de una canción llamada «The Shaman» del disco «Holy Land» de Angra. La canción habla de un ritual de un chamán, de forma que cogimos ideas de ahí y algunas investigaciones que hicimos. La motivación fue un poco dura de coger, porque es un duro trabajo crear una banda en tan poco tiempo, hay que considerar que teníamos que crear un nombre, un nuevo estilo de música y una nueva imagen, y reestructurar todo el negocio entorno a nosotros, comenzando de cero. Creo que encontramos motivación los unos en los otros, tratando de mostrar confianza y ocultando el miedo al fracaso».

shaman2El concepto ya estaba listo, las ideas brotaban, pero hacía falta un guitarrista, al menos «interino», que ayudase en la composición de los temas. De esta forma, Matos y compañía invitaron a tocar con Shaman a Hugo Mariutti Pereira, hermano de Luis, con resultados sorprendentemente positivos: el interinato de Hugo se convirtió en una plaza definitiva. Hugo nació el 18 de Diciembre de 1975 en São Paulo y comenzó a tocar a los 13 años, formando una banda thrash llamada Wardeath, donde además cantaba. Pero sin dudas lo que más «en serio» hizo Hugo antes de unirse a Shaman fue formar una banda llamada Henceforth, junto a sus amigos André Nikakis (bajo) y Fabio Elsas (batería), destacando que este último continúa, al igual que Hugo, hasta hoy en la banda (Nikakis se retiró de la banda y partió a Grecia, siendo reemplazado al menos temporalmente por Luis Mariutti). Como curiosidad, hay que señalar que el primer vocalista de Henceforth fue nada menos que Daniel Matos, hermano menor de André. Con Daniel Matos Henceforth grabó su primer demo, llamado «The Last Day».

Mientras Angra se reestructuraba con la llegada de Edú Falaschi, Aquiles Priester y Felipe Andreoli, Shaman ya era una banda. Y no sólo ello: era una banda con muchos, muchos fans. Sin dudas ello provocó que la banda decidiese, antes de lanzar un disco, salir de gira, lo que les serviría de estreno mundial, donde presentarían algunos temas nuevos y medirían la respuesta del público para con ellos. Así, la incipiente agrupación pasearía su música por -además de Brasil- Francia, México, Argentina y Chile, donde se presentó el Jueves 17 de Mayo del 2001 en el Estadio Chile. En aquellos momentos Shaman sólo tenía un tema algo conocido (a través de su difusión por internet), Time Will Come, pero el show -a pesar de la poca cantidad de público- superó expectativas, recorriendo momentos inolvidables de Angra, presentando 4 temas propios (la mencionada Time Will Come, Blind Spell, For Tomorrow y un corte que finalmente no aparecería en el disco debut de Shaman, Be Free), recordando a Viper con Living For The Night e incluso terminando con For Whom The Bell Tolls de Metallica con Matos en la batería, Hugo en las voces y Confessori en la guitarra.

Ya desligado de Angra, André Matos participó como músico invitado de algunos proyectos, destacándose los dos discos de Avantasia, pero sin dudas lo que más destaca es que pudo dar forma a Virgo, junto a Sascha Paeth. Este proyecto se alejaría considerablemente de lo que se conocía de Matos, como un vocalista de Heavy Metal, puesto que se trata de un trabajo muy influenciado por Queen, además de una multiplicidad de elementos ajenos al metal en sí, con toques rockeros, setenteros, e incluso con guiños de pop y blues. Era obvio que el disco iba a ser objeto de comentarios debido a que el disco no era ni por si acaso de metal, pero muchos fans y especialmente la crítica supieron apreciar la calidad de este proyecto que, valga la redundancia, no era más que un proyecto anexo a las actividades de Matos como músico de Heavy Metal.

shamanCon el material listo, Shaman se trasladó a la ciudad de Wolfsburgo en Alemania para lo que sería la producción (a cargo de Sascha Paeth) y grabación de su primer disco. El lanzamiento del mismo se produciría en Junio del 2002, lo cual acarreó una particular expectativa por parte de la prensa especializada y de los fans a nivel mundial, especialmente debido a que el renovado Angra ya había lanzado meses antes su disco Rebirth, que tuvo una gran aceptación a nivel mundial. Antes de lanzar el disco, Matos prometía: «crearemos un nuevo estilo dentro del Metal, que podría llamarse Mystic Metal«.

La espera se hizo larga, hasta que al fin fue lanzado con bombos y platillos Ritual, un disco que dista de ser ganchero con temas sencillos de tres minutos. Ritual cuenta con una complejidad estilística que, cuando menos, llama la atención. Lo más interesante de todo es que Shaman se hace cargo de la herencia de Angra pero logra inmediatamente una identidad propia, con un sonido muy heterogéneo en el cual se encuentran percusiones africanas, zampoñas, violines y charangos, entre otros instrumentos. En Ritual destacan cortes como la notable For Tomorrow, Here I Am, Blind Spell o la eléctrica Pride, que cuenta con la no despreciable ayuda de Tobias Sammet (Edguy, Avantasia). Además de Sammet, figuran como músicos invitados personajes de la talla del propio Sascha Paeth o Derek Sherinian (Planet X, Dream Theater, Platypus, Yngwie Malmsteen). Del disco se lanzarían dos videoclips, de los temas Fairytale y For Tomorrow. Confessori narra el proceso de grabación: «La grabación y la mezcla tomó tres meses. Nosotros básicamente no acostumbramos a jammear y ensayar por largos períodos de tiempo como lo hacíamos en Angra. André, Hugo y yo preparábamos demos secuenciados con canciones completas o terminadas a medias y yo estaba encargado de hacer las grabaciones con instrumentos reales en mi casa, así que luego decidíamos que era lo que sonaba bien escuchando estas grabaciones. Luis no esta muy involucrado con los secuenciadores, así que el tocaba sus ideas en el bajo«.

Matos nunca ha hecho el quite a hablar de sus sentimientos tras su salida de Angra, lo que volvió a cobrar auge tras la salida de los discos de ambas bandas. Respecto a sus ex compañeros de banda, señala: «Fue su decisión quedarse con el mismo management, y el nombre pertenecía al mismo, por eso nos fue imposible permanecer como Angra. Fue tomar el camino más seguro, por decirlo de algún modo. Ellos son fantásticos, los conozco desde hace mucho tiempo en Brasil, muy buenos músicos. Pero para ser sincero, sin mentir, creo que el espíritu de lo que era Angra antes, se quedó con nosotros, que somos la mayoría. En primer lugar porque lo que teníamos en la cabeza era siempre buscar cosas nuevas, innovaciones, pasión en lo que hacemos. Y no solamente una actitud oportunista de hacer las cosas por la plata, o simplemente mantener un nombre que ya estaba ahí. Nos arriesgamos mucho, pero sabemos que la gente más honesta está con nosotros«.

vEl año 2003 sería pródigo en presentaciones en vivo para Shaman, en lo que se llamaría el Ritual World Tour, pero lamentablemente no visitaron nuestro país, a pesar de que se anunció una fecha, la que posteriormente fue pospuesta para otra, y luego indefinidamente. Siguiendo con las «decepciones», Shaman iba a ser la banda soporte de Metallica en Brasil, pero debido a la cancelación del recital del cuarteto estadounidense esto no se llevó a cabo. Más allá de lo anterior, Shaman registró su presentación en el Credicard Hall en São Paulo del día Sábado 5 de abril de 2003 para lanzar su primer DVD, titulado RituAlive. Cabe destacar que en este recital se utilizó una producción especial (mucha pirotecnia) y participaron músicos invitados de la talla de Tobias Sammet, Sascha Paeth, Andi Deris y Michael Weikath. Del producto final lamentablemente se eliminaron cortes como Living For The Night (Viper), Crazy Me? (Virgo) o Inside (Avantasia), pero a la larga es un interesante material de 115 minutos de duración. De esta misma presentación se extrajo material para realizar un disco en vivo, lanzado este año 2004, también denominado RituAlive, que contiene menos canciones que su homónimo DVD.

Ya este año 2004 la banda ha continuado con sus presentaciones en vivo, planeando pasear su música por Europa (España e Italia, especialmente) y por Sudamérica, agendándose una fecha para Chile para el Viernes 18 de Junio en el Teatro Providencia. Es de esperar que esta vez la banda sí pueda concretar su visita y superar el trago amargo que significó su no venida en los años pasados.

En estos momentos Shaman, además de encontrarse en medio de una gira, ha ido madurando ideas para lo que será su segundo disco. De hecho, muchos temas quedaron fuera de Ritual. De todas formas, más allá de esto, el hecho de que no vengan a Chile con un disco «nuevo» no debería ser de fundamental relevancia, debido a que ahora se trata de una banda consolidada, con un disco en el mercado, y no sólo como una agrupación incipiente con músicos de excepción. Y bueno, siempre será un placer recibir en Chile a músicos de esta categoría y especialmente a Matos, quien se ha ganado la idolatría de la fanaticada latinoamericana gracias a su voz y a su notable carisma.

foto_intro

Debo reconocer que en un principio miré con un poco de desconfianza el lanzamiento de una placa en vivo por parte de estos brasileños nacidos del quiebre en Angra que hizo que Matos, Mariutti y Confessori lanzaran una carrera paralela ahora bajo el nombre de SHAMAN. Porqué la desconfianza, primero porque había demasiados (y muy buenos) lanzamientos en vivo que conspiraban para que éste destacara pudiendo incluso llegar a ser uno más. Si a eso le sumamos que la banda de Matos y Cia. tenían sólo un disco a su haber, sonaba un tanto desproporcionado que su segundo disco fuera un directo.

Sin embargo, hay razones suficientemente fuertes como para justificar “este” disco en vivo: la primera es la más obvia, no estamos hablando de un aparecido en el metal no sólo latinoamericano, sino que dentro del concierto mundial. Andre Matos es un músico reconocido, cuya carrera no se inició con Ritual, sino que mucho antes con Viper y sobretodo con Angra, donde su única experiencia en discos en vivo se reduce al pobre Holy Live (ojo, de pobreza en la cantidad de temas), muy poco para un músico de la talla de Matos. La otra razón de peso es que estamos en presencia de un show pocas veces visto, con una connotación especial. Shaman en su propio hogar, el Credicard Hall de Sao Paulo, abarrotado y con invitados especiales de la talla de Tobias Sammet (Edguy), Sascha Paeth y los legendarios Helloween, representados por Andi Deris y Mike Weikath. Entonces no podía no quedar un registro de aquel espectáculo. Es como aquellos mágicos momentos que deben quedar registrados, y como una postal, un disco en vivo viene muy bien.

Qué podemos señalar respecto del disco, sería absolutamente inoficioso hacer un recuento tema por tema, ese ejercicio ya fue hecho en el review del disco Ritual. Podemos señalar que éste es ejecutado en su integridad, desde el potente inicio con Here I Am, donde podemos notar que prácticamente no se extraña una segunda guitarra. Hugo Mariutti responde a cabalidad, llenando todo el espectro, con un peso que quizás Angra no tenía, ya que la dupla de guitarristas compuesta por Loureiro y Bittencourt es virtuosísima y eso le da un sonido distinto. Este peso se nota absolutamente en For Tomorrow, donde el riff suena impresionante. Y no entrega sólo potencia, sino que talento y virtuosismo como en la excelente Over Your Head. Impresiona también la calidad musical de Matos, aunque ya a estas alturas no debiera impresionar, estamos frente a un talento vivo. El tipo canta como los dioses (me referiré a eso más adelante), toca el piano (junto con Fabio Ribeiro quien hace las veces de tecladista invitado) y además toca los vientos en temas como el propio For Tomorrow. Un músico integral.

Como señalamos, la banda suena aflatada, maciza, con un Ricardo Confessori realmente excelso, suena más potente que en el estudio; un Luis Mariutti quien, con el poder en el bajo, complementa perfectamente a su hermano en las guitarras entregando peso, un peso muy de heavymetal. Y qué hablar de André. Está cantando cada vez mejor. A pesar de que su voz con el tiempo y el desgaste ya no suena tan limpia como en sus tiempos de Angra, sino que suena más gastada, más raspada, lo que le da un toque más roquero, la voz suena mucho mejor, los agudos ya no son tan finos, tienen mucho cuerpo y eso sin duda le ha hecho bien a André.

Volviendo al disco, hay momentos notables, como la entrañable Time Will Come, primer tema conocido de la nueva etapa de Matos y Cia., que fue la que abrió esa inolvidable velada del 17 de Mayo del 2001 en un semivacío Víctor Jara. Hoy en día suena casi como un clásico; y la hermosa Fairytale, con un Matos simplemente pletórico. Pero lo destacable sin duda son los invitados. Nombres de la talla de Sascha Paeth (muy amigo de Matos y socio en ese extraño, pero agradable proyecto llamado Virgo), Tobias Sammet, con los que interpreta la sorpresiva Sign Of The Cross (de Avantasia) y la adrenalínica Pride. No menos sorprendente es la aparición de otros grandes amigos de Matos, los Helloween Andi Deris y Michael Weikath, con la clásica Eagle Fly Free, donde notablemente Andi olvida parte de la letra. Casi imperdonable.

El disco podría haber sido perfecto, el “podría” lo da la pobre interacción que hay entre Andre, la banda y el público. Sabemos, los que hemos tenido la posibilidad de ver tanto a Angra como a Shaman, que André es un excelente frontman y que su comunicación con la audiencia es grandiosa, sin embargo el público se escucha muy a lo lejos, quizás ese detalle quedó solucionado en el DVD, también llamado Ritualive y de casi dos horas de duración.

Pero a pesar de ese pequeño pero, estamos ante un material excelente, dentro de la gran cantidad de lanzamientos en directo de estos últimos dos años, éste logra destacar, dejando con muchas ganas de presenciar el poder de este cuarteto brasileño en su próxima visita a Chile, el 18 de Junio. Un gran disco, de una banda que ha logrado sacudirse de los fantasmas y problemas del pasado, haciéndose de un nombre respetado. Es de esperar que los futuros materiales de la banda mantengan la grandeza entregada tanto por Ritual, como por este gran Ritualive. Aunque con la calidad de músicos de Shaman, esto debiera ser casi un hecho.

El nuevo Angra está con todas las pilas puestas. Con razón, deben mantenerse firmes y atentos para sacarse de encima el cartel que los califica como remedo de un pasado brillante, del que no quieren ni merecen serlo.

En lapso de más menos un año sacaron el Rebirth (2001), que lanzó a los brasileños, sin André Matos, de vuelta a las canchas. Luego Hunters & Prey, un mini LP con canciones inéditas y versiones acústicas y, entre finales del 2002 y principios del 2003, la segunda entrega en vivo de Angra, Rebirth World Tour – Live In São Paulo, grabado en el Via Funchal, el 15 de diciembre del 2001, un mes después tras el concierto hecho en Chile, el 25 de noviembre.

Quiero dedicar algunas palabras al primer en vivo de Angra, el Holy Live (1997). Es uno de los mejores discos en directo que he tenido la chance de escuchar, pero ¡es muy corto! Seis pistas, dos intros y sólo cuatro temas. Por lo brillante de la formación del Angra de antaño, se pudo haber pedido más canciones y algunos, sino muchos, piensan que este EP fue un despilfarro, ya que desaprovecharon la oportunidad de hacer un álbum en vivo en verdad memorable. Pero Angra fue más inteligente. Matos, o quien haya sido, le tenía un gran respeto a la palabra «trayectoria». A pesar de contar con un inmejorable disco debut, Angels Cry (1993), y con una de las superproducciones del metal sudamericano, Holy Land (1996), la banda carecía de material suficiente para hacer un trabajo en vivo, menos doble. Que lo estaban haciendo bien, lo sabían, como también que recién estaban empezando.

Seis años después, sí sacan un doble en directo, aparentemente contradiciendo lo que ellos mismos pensaban sobre de este tipo de trabajos. El Live In São Paulo salió a la primera oportunidad que se les dio, luego de que los guitarristas Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt encontraran a los nuevos miembros, grabaran el Rebirth e hicieran una gira mundial.

¿Pero cómo? ¿Un receso, nueva formación, un disco de estudio y al tiro otro en vivo? ¿Por qué no esperaron a juntar más material nuevo, afirmar la alineación y que no estuviese tan cercano el recuerdo de Matos? Y acá volvemos al principio, Angra quiere demostrar que su pasado no le hace sombra, que están equivocados los que piensan que Angra sin Matos no existe, y que para ello no van a perder tiempo ni oportunidades. ¿Por qué no lo hicieron entonces sacando un segundo de estudio? Sí, pudo haber sido, pero no habrían logrado el efecto que causaron con el en vivo: enseñar que Angra no volvió a empezar desde cero tras la salida de Matos, Ricardo Confessori y Luis Mariutti, sino que ellos, y no Shaman, son la continuación natural del Angra de los noventa, que ese pasado no les es ajeno, es el propio, que si a alguien le pertenecen las canciones «antiguas», es a ellos. ¡Que por algo ellos fueron los que se quedaron con el nombre del grupo!

Nadie puede atacar a Angra de haber elegido este ahora para lanzar un álbum en vivo. Es legítimo, hasta meritorio que después de todas las dificultades que tuvieron que afrontar, regalen otro trabajo tan bueno como este.

Sería bueno partir, al fin, por el ícono del nuevo Angra, el dúo que hacen Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt en las guitarras. La manera en que ambos tocan, se entienden y complementan en vivo es para no creérselo. Su coordinación es perfecta, el timing en paralelos como los de Acid Rain y Metal Icarus, no puede ser más preciso, además de que ambas técnicas y estilo son similares, como si fuese un cerebro que se encargara de dos guitarras a la vez. Y aquí está la mayor diferencia entre este y otros discos como Visions Of Europe (1997) de Stratovarius y Live On The Edge Of Forever (2001) de Symphony X, que al parecer Timo Tolkki y Michael Romeo no pudieron -o no quisieron- encontrar otro guitarrista de sus mismas características para, al menos, acompañarlos en vivo, con el resultado visto que los temas pierden cierta fidelidad. El que Angra cuente con esta formidable dupla hace que gane una gran credibilidad en vivo con respecto a lo que se escucha de ellos en estudio. Todas las canciones, tanto las nuevas como las más conocidas, a excepción de la voz, suenan fieles a sus versiones originales.

Nada nuevo se dice en realidad, ya se vio en el Holy Live. Lo que sí se puede decir, en comparación, es que ahora las guitarras suenan con más distorsión y los temas que se repiten en los dos, Nothing To Say y Carry On, son más poderosas. Así lo quisieron Kiko y Rafael. Pero que agrado era escucharlos cantados por Matos. Son sus canciones, hechas a su muy especial registro y timbre, y eso en algunos casos le pesa a nuestro amigo Edu Falaschi. No es que uno sea mejor que el otro, sino que el ex vocalista de Symbols no llega de la misma manera a los tonos altos de, por decir, Metal Icarus y Time, porque no le son naturales, ni los timbres dulces de Make Believe. Y justamente eso era lo que las hacía especiales. No es culpa de Edu, es una diferencia de carácter y no de capacidad, pero lamentablemente llegó a una banda donde es muy difícil reemplazar al vocal. Esta comparación es el precio que Falaschi debe pagar por la decisión de hacer tan pronto un disco en vivo.

Pero ojo, A Matos lo que es de Matos y a Falaschi lo que es de Falaschi, los últimos temas están hechos a su medida y se nota. El nuevo cantante le entrega más fuerza a las canciones del Rebirth. De hecho, los mejores momentos del Live In São Paulo son, a mi gusto, Acid Rain, Heroes Of Sand -escrito por Falaschi mismo-, Millennium Sun y Unholy Wars, aunque también hace su labor en Angels Cry. Si Angra hubiese esperado a tener un segundo LP con su formación actual, Edu habría brillado más.

Asunto aparte es la base rítmica de Angra, con Felipe Andreoli en el bajo y el tremendo batero Aquiles Priester. Él es un maestrísimo de los tarros y Angra hizo justicia al dar a conocer a este monstruo. Con su jam de batería al final del primer cd, lo demuestra sin más palabras. Es insólito el hecho de que Aquiles no fuera conocido fuera de Brasil y, más aún, la suerte que tuvieron en disponer de tal talento. Felipe lo acompaña de manera impecable, formando una base compacta y sólida para las guitarras, teclados y voces.

Hay una cosa si que se nota en el este trabajo: a sabiendas de que Angra es más pesado, suenan más europeos que nunca. ¿Dónde están las percusiones? ¿Los ritmos más folklóricos del Holy Land o la dulzura del Fireworks? Incluso es Metal Icarus el único tema que los brasileños interpretan del tercero. Los integrantes sobrevivientes de esos discos, Rafael y Kiko, ellos mismo lo han dicho, siempre quisieron crear música así, más poderosa, pero obtuvieron la libertad de hacerlo cuando eso ya era la tónica al otro lado del Atlántico.

Más allá de eso, es un muy buen álbum que refleja de forma notable cómo realmente se desenvuelve la banda arriba de una tarima. Eso queda claro con la comparación entre el disco y el último concierto que dieron en Chile. ¿Pero por qué se hace ahora todo el análisis de Angra en vivo cuando ya desde hacía mucho tiempo que se tenía dicho show como referente? Porque es ahora, y gracias a esta placa, que podemos dejar atrás la emoción y efervescencia post-recital, para sentarnos con calma a escuchar el disco una y otra vez, ponderarlo y sacar conclusiones más precisas. El nuevo Angra es una banda experimentada, con más vivencias encima suyo que aquel del Holy Live, muchas de ellas traumáticas, que pudieron haber doblegado la voluntad de cualquier conjunto, hasta anticipado su muerte. Y aquí están ellos, trabajando tanto o más duro que en el pasado y entregando mucho material para dar que hablar.

CD 1
1. In Excelsis.
2. Nova Era.
3. Acid Rain.
4. Angels Cry.
5. Heroes Of Sand.
6. Metal Icarus.
7. Millennium Sun.
8. Make Believe.
9. Drums Solo.
CD 2
1. Unholy Wars.
2. Rebirth.
3. Time.
4. Running Alone.
5. Crossing.
6. Nothing To Say.
7. Unfinished Allegro – Carry On.
8. The Number Of The Beast (Iron Maiden)

Bien sabemos lo que ocurrió hace ya un par de años. Un hecho que golpeó muy fuerte en los corazones de muchos metaleros, y que -sabíamos- acarrearía consecuencias. Buenas o malas, pero consecuencias al fin. Los íconos del metal sudamericanos, innovadores y llenos de creatividad, los brasileños (a esas alturas, ya patrimonio de la humanidad) de Angra, se separaban. Por un lado Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt, guitarristas, continuarían con «la banda» (con el mismo nombre, lo cual fue bastante criticado) y por el otro Luis Mariutti (bajo), Ricardo Confessori (batería) y el multifacético André Matos (voz y teclados), quienes anunciaban que continuarían haciendo música juntos. Así, algunos esperábamos que al cerrarse una puerta, se abriera una ventana, y que en vez de una gran banda, tuviéramos dos. Sin dudas, una visión optimista que en ningún modo era constitutiva de consenso.

Pasó algún tiempo, y poco antes de que Kiko y Rafael anunciaran que los reemplazantes de André, Luis y Ricardo serían Edú Falaschi, Felipe Andreoli y Aquiles Priester, se anunciaba el nacimiento de una nueva banda, compuesta por los tres primeros, más Hugo Mariutti (hermano de Luis), como único guitarrista: nacía Shaman, una banda como pocas, que antes de ejecutar un acorde ya poseía una cantidad de fans impresionante, dispuesta a seguirla -y en especial a la trascendente figura de André Matos- con un fervor casi religioso. Así, con sólo un tema algo conocido a través de internet, Time Will Come, Shaman visitó nuestro país el jueves 17 de Mayo del 2001, haciendo un muy buen show en el Estadio Chile, en el que interpretaron 4 temas nuevos (el ya mencionado Time Will Come, Be Free, Blind Spell y For Tomorrow), más una considerable cantidad de «covers» de Angra, además de un tema de Viper y una sui generis versión del clásico For Whom The Bell Tolls de Metallica, con André Matos en las baquetas y Hugo Mariutti en las voces.

Por todo lo anterior, el disco debut de esta banda ha sido sumamente esperado por el público heavy-power metalero, especialmente luego de la salida del exitoso Rebirth, del nuevo Angra. Y una espera que se hizo más o menos larga ha llegado a su fin, con la salida a la luz de Ritual, un disco sumamente complejo, con temas en su mayoría bastante largos -más de seis minutos-, que explota de forma pronunciada pero a la vez prudente el tópico de las ceremonias rituales y el chamanismo (vale recordar que un chamán es una especie de hechicero de sociedades tribales o «menos evolucionadas», según un dudoso criterio de «modernidad»), lo que no sólo se ve a lo largo de las letras, sino también en la notable diversidad de variantes musicales que encontramos a lo largo de este trabajo, donde podemos encontrar, aparte de la guitarra, el bajo, la voz y la batería, zampoñas, percusiones africanas, violín, charango y tambores celtas, entre otros. Y además, para terminar de esbozar la complejidad de este material, debemos señalar que, dentro de los músicos invitados, se encuentran nada menos que Derek Sherinian (tecladista, ex-Dream Theater, miembro de la banda que acompañó a Yngwie J. Malmsteen en su última gira), Sascha Paeth (con quien André Matos realizó su proyecto Virgo), y Tobias Sammet en las voces, en el tema que cierra el disco, Pride.

Ritual abre con Ancient Winds, un intro un tanto largo (más de 3 minutos), que inmediatamente nos indica el camino que el disco seguirá: percusiones y sonidos que crean una atmósfera muy «tribal», que nos dan la impresión de situarnos de buenas a primeras en medio de la selva amazónica, unidos a una melodía muy «Age Of Empires». En definitiva, a pesar de lo extenso, el intro, más allá de su obvia función de introducirnos al mundo de Shaman, crea atmósfera para lo que vendrá … un riff totalmente poderoso, power metalero hasta la médula, que marca el inicio de quizás el mejor tema del disco. En efecto, Here I Am nos muestra una fantástica combinación entre momentos bastante rápidos y poderosos con quiebres lentos y casi atmosféricos, con sutiles toques de piano, voces femeninas cuales cantos de sirenas griegas y dobles bombos muy bien ejecutados por parte de Confessori. Y qué decir de la voz de Matos …en resumen, uno de los mejores temas del año 2002, cargado de emotividad (por momentos, especialmente en el coro, muy en el estilo de lo que conocemos en Carolina IV), y con un sonido que sin dudas recuerda los mejores tiempos de Angra, aunque con un contenido y un sonido distinto. Un sello especial.

Después de la fantástica exhibición de talento del tema anterior, Shaman continúa la descarga con Distant Thunder, un tema con un comienzo muy rockero y por momentos bastante heavy (la melodía del comienzo es una declaración de principios), con un ritmo mid tempo lleno de «vida» y un coro sumamente bien construido. Ciertos momentos progresivos (nuevamente el piano se hace presente) dan paso a un solo bastante Power, muy melódico, sin ninguna pirotecnia, dentro de un ritmo bastante acelerado. Excelente trabajo.

El siguiente tema, For Tomorrow, es absolutamente fuera de lo que estamos acostumbrados a escuchar … una introducción absolutamente andina, a base de instrumentos de viento -como zampoñas o quenas, muy en la onda de los primeros tiempos de Inti Illimani-, junto con charangos, sin dudas rompe muchísimos esquemas … posteriormente, la cálida voz de Matos junto a una guitarra acústica conducen a un riff bastante interesante, un pre-coro fantástico (notables las armonías, que recuerdan a algunos trabajos de Queen) y un coro muy bien logrado (muy bien Matos). Por momentos las quenas se hacen nuevamente presentes, mezcladas con percusiones, guitarras eléctricas, y un notable trabajo de Confessori, muy técnico y preciso. El genial cambio de ritmo -y de atmósfera- de mediados del tema, junto con un muy correcto solo (la principal característica de Hugo Mariutti en las guitarras es su corrección, la carencia de artificios o de intenciones de «querer demostrar cuán buen guitarrista es»), terminan por configurar un complejísimo tema, eso sí, bastante difícil de digerir por quienes sólo se llenan con ritmos infernales o princesas medievales.

Ya en pleno disco, Over Your Head pone el toque progresivo, muy en la onda del «Six Degrees Of Inner Turbulence» de Dream Theater, por momentos, pero con la calidez que ya es tónica en este trabajo. Un excelente coro, progresivo pero con mucho Power, nos da paso a una atmósfera bastante tribal (que recuerda a ciertos momentos de «Holy Land»), y posteriormente a un solo excelentemente bien ejecutado (gran protagonismo del teclado), mezclado por momentos con sutiles toques de piano.

Time Will Come, el único tema «conocido» de Shaman al visitar nuestro país el año pasado, comienza con una sutil introducción de piano, posee un ritmo bastante Angra, con matices marcados por sonidos de campanas y un muy buen trabajo, con muchas variantes, de Confessori en la batería (quien se lleva prácticamente todo el peso del tema). No es el mejor tema del disco, pero tampoco desentona.

El siguiente corte, Fairy Tale, juega con un estilo que ya conocemos en temas de Angra como «Stand Away», o la genial adaptación de «Moonlight» de L. V. Beethoven que hace Viper en su «Theatre Of Fate», aunque con la calidez propia de este trabajo. Nuevamente las sirenas de tragedia griega nos invitan a entrar a su mundo, adornado con pianos y con una muy suave voz de Matos en el comienzo, quien muestra a cabalidad el gran manejo que posee en cuanto a los tonos altos, para culminar con un muy buen trabajo de Hugo Mariutti en la guitarra, y un Matos muy sutil.

Blind Spell, el siguiente tema, sigue un camino muy soft-rockero (muy buenos toques ochenteros), con detalles muy bien trabajados y perfectamente compenetrados con el «espíritu» del tema. Un excelente y emotivo coro (nuevamente sobresale el gran trabajo que hace Hugo Mariutti con una guitarra «en segundo plano», tras la voz), además de la infaltable inclusión de toques percutivos tribales (volvemos a recordar a Carolina IV), junto con un muy buen solo de teclado y un final perfecto, hacen de este tema, que si bien no posee todo el Power que uno pudiera esperar, uno de los mejores del disco.

El estilo más bien «rockero» continúa bien trabajado con Ritual, tema que, con un ritmo muy sencillo, muestra a cabalidad la versatilidad de los integrantes de la banda, especialmente de Matos en la voz. Un excelente cambio de ritmo en el medio del tema, que le da un quiebre un tanto progresivo, y, sobre todo, la marcada identidad del sonido de Shaman, que está a años luz de convertirse en una copia del Angra que hizo famosas a las tres cuartas partes de la banda, lo convierten en un muy buen tema.

El final del disco viene a ser una especie de réplica a quienes puedan decir que Shaman nada tiene de Power Metal … en efecto, con Pride, una descarga de miles de voltios de electricidad, Shaman demuestra que también es una banda capaz de hacer temas sencillos, directos a la vena, muy melódicos (muy Edguy, pero con el sonido característico de Shaman) y, sobre todo, con Power. Comentario aparte recibe la participación del alemán Tobias Sammet, quien hace dúo con Matos en las voces … un notable final, cargado de energía.

En resumidas cuentas, Ritual es un disco sumamente especial, al que hay que saber desentrañar su sentido y alcance, lo que difícilmente se logra escuchándolo sólo una o dos veces. Si bien es cierto la expresión «especial» es, hoy por hoy, demasiado utilizada, es la denominación más adecuada que se le puede hacer a este muy buen trabajo. Qué difícil es ser original hoy en día, más aun con la tremenda «mochila» que la precedente etapa que estos músicos vivieron con Angra les impone. Pero Shaman logra, desde un primer momento, dar en el blanco con un sonido original, fresco, por momentos complejo y experimental, pero siempre con ese toque «especial» presente en todos los temas. Quizás este disco, insistimos, no sea del agrado de algunos fans del Heavy Metal, y es comprensible, pues Shaman no busca, con este trabajo, conseguir el agrado de todos y cada uno de los fans. Lo que busca, desde el primer momento, es una identidad propia. Y vaya que lo logra, con un trabajo complejo, con un sonido cuya identidad es la heterogeneidad. Dicen por ahí que lo peor que a uno le puede pasar en la vida es convertirse en una copia de sí mismo. Y Shaman, comprendiendo esto a cabalidad, emerge como una fuerza nueva dentro del mundo del metal.

Desde los primeros tiempos de André Matos en Angra se supo de la gran amistad existente entre este connotadísimo vocalista y tecladista brasileño con el alemán Sascha Paeth, guitarrista de Heavens Gate y productor de, entre otras bandas, los italianos de Rhapsody. Por diversas razones la idea por aquellos entonces gestada de hacer un proyecto juntos se fue postergando, hasta que con la salida de Matos de Angra comenzó a tomar más cuerpo esta idea que se hallaba en ciernes. Así, poco a poco se fue sabiendo que la dupla Matos-Paeth estaba trabajando en un proyecto más bien alejado del Power Metal, con elementos rockeros, pop e incluso influencias de música ochentera e incluso setentera norteamericana. Así nacería «Virgo», nombre que nació debido a que ambos músicos tienen este signo zodiacal, pero además coincide el hecho de que el símbolo del signo zodiacal Virgo forma las letras «MP», de «Matos-Paeth». Ya con los temas elaborados, esta dupla recibiría la colaboración de Miro en los teclados, Olaf Reitmeier en el bajo y Robert Hunecke-Rizzo en batería, para llevar a cabo este proyecto musical que, repito, se aleja considerablemente del metal, pero que muestra el talento compositivo y ejecutivo de estos dos grandes músicos que, sin temor a explorar otras vetas musicales, han elaborado un trabajo muy interesante, de gran calidad, sensibilidad y frescura.

El disco comienza con «To Be …», un variadísimo tema que mezcla matices notables de guitarra acústica con fantásticas pinceladas rockeras e incluso elementos que, como muy recurrentemente sucede a lo largo del disco, recuerdan a los inmortales genios del classic rock, los ingleses de Queen. Un Matos increíble como siempre en las voces y una hermosa y suave orquestación convierten a este tema en una pieza excelente. Luego sigue “Crazy Me”, un muy buen tema que combina de forma interesante elementos hardrockeros con elementos pop, para pasar a momentos fantásticos con coros gospel e incluso toques progresivos. El disco continúa con “Take Me Home”, excelente tema que con una base sugerentemente sencilla muestra elementos melódicos sencillamente notables, un Matos increíble y una atmósfera sin dudas hipnotizante. El single del disco, que incluso tiene video clip, es un entretenido tema, llamado “Baby Doll”, hard rock en su más pura esencia, con incrustaciones pop interesantísimas y algunos cambios de ritmo casi powermetaleros que le dan un toque distinto a este tema. El disco prosigue con una hermosísima balada, “No Need To Have An Answer “, que es quizás una de las mejores muestras de lo que canta Matos, y que posee elementos muy emocionantes, como los fantásticos coros gospel y la belleza de la parte final. El siguiente tema es “Discovery”, un tema que irradia frescura (incluso comienza con armónica), con un sonido muy norteamericano y que tiende a experimentar una veta inexplorada por muchos músicos, convirtiendo un tema con una construcción sencilla a un producto con ribetes geniales.

Este excelente trabajo prosigue con «Street To Babylon», tema que, a pesar de que quizás marca el punto menos alto del disco, mantiene un sonido bastante fresco, influencias pop muy agradables y notables detalles en «segundo plano» muy bien trabajados y sin caer en excesos. El disco continúa con «River», un tema muy setentero, que mezcla momentos muy cálidos con la guitarra de Paeth y el solidísimo Matos en las voces con coros gospel (muy en la onda de algunos temas de Joe Cocker) y la intensidad y frescura tan característicos de este trabajo. Y para quienes, a pesar de lo bueno que resulta ser este trabajo, aun echan de menos una pequeña dosis de Power, está «Blowing Away», un fresquísimo tema que rompe con la temática experimental del disco, sorprendiendo con un pequeño golpe de electricidad que, a pesar de no ser 100% powermetalero, resulta muy agradable para los oídos sedientos de un poco más de guitarras y vocalizaciones power. Ya acercándonos al final del disco encontramos «I Want You To Know», un hardrockero tema (muy en la onda del «Readiness To Sacrifice» de Michael Kiske, pero mucho mejor hecho) que posee un sonido muy sencillo (casi de «fogata»), y es precisamente esta simplicidad, acompañada de momentos geniales con la aparición de fantásticos coros gospel, la que la convierte en un excelente tema. Y el disco concluye con un fantástico tema llamado «Fiction» que, con un ritmo que posee notables toques de blues y un Matos cantando cálida y relajadamente, se convierte en uno de los momentos más altos de este trabajo.

Hay que decir, a modo de consideración final, que muchas veces las experimentaciones musicales llevadas a cabo por músicos que se han dado a conocer y se han hecho un nombre en el Power Metal -sin ir más lejos, dos grandes como Michael Kiske y Timo Tolkki-, no han resultado del todo satisfactorias, no sólo para los fans ávidos de buen Power Metal y quizás con una mente menos abierta, sino para muchos de los seguidores que saben apreciar la buena música aunque no sea de la que más nos agrade. Pero este no es el caso. La calidad compositiva y la versatilidad tanto de André Matos como de Sascha Paeth no sorprende, pero sí es digna de un gran reconocimiento. La calidad de este trabajo quizás no supere la prueba de los más acérrimos seguidores tanto de Angra como de Heavens Gate, en cuanto en este disco no hay más que un 1% de Metal propiamente tal, pero sí será capaz de llamar la atención de quienes siempre esperamos un poco más. Y ese «algo más» está presente en este trabajo, que puede ser el camino para que algunos fanáticos abramos un poco nuestras mentes hacia otros sonidos que, aunque no sean del Power que amamos, pueden resultar muy interesantes.

No existe forma alguna de explicar por medio de simples palabras todas las emociones que experimentamos la noche del 25 de Noviembre en el Teatro Providencia. Hay cosas en la vida que uno sabe que nunca va a olvidar, como esos días en que se mezclan todas las emociones habidas y por haber. Lo que se puede decir es que ésta fue una noche inolvidable. Sin embargo, dicho término no alcanza a cubrir ni siquiera la mitad de lo que realmente fue para todos los que nos encontrábamos en el Teatro Providencia. Sólo los que tuvieron el coraje de ir a ver al Nuevo Angra tocar con tanta pasión, energía y entrega a un público pequeño pero leal, podrán saber lo que a través de estas palabras se trata de explicar. Ésta fue una noche mágica que quedará marcada en la memoria de todos aquellos que fueron.

ALL!! BURN IN THE NIGHT!!

angrapm-01

Las puertas de Teatro Providencia fueron abiertas a las 19:30 hrs. Sólo quince minutos después empezó el espectáculo. La poderosa banda nacional Witchblade entraba al campo de batalla. Potencia y solidez, dejaron en claro sobre el escenario cual es su declaración de principios.

Después de tocar Taurus a modo de intro, Witchblade arremetió con Fire!!, primer corte del disco debut, I, Luego vino Savior, uno de los puntos más altos del mismo trabajo, todo un temazo. El derroche de poderío que en forma tan natural le nace a Witchblade, siguió cuando el ex Polímetro Mauricio Espinosa anunció con su bajo la llegada de The Haunted, para luego pasar a la hipnotizadora y tenebrosa atmósfera de Prophet Of The Sand.

El final, a mi juicio fue lo mejor de la presentación. La furia de los dos últimos temas, Cradle Of Life e Evil Against Evil, lo dijeron todo.

¡Grande Witchblade! Las guitarras de «Yngwiellermo» y «el Gato» sonaron como si fueran una sola, y el bajo, como fue dicho en el review del álbum, se acopló perfectamente con los baquetazos de Rodrigo, mientras que el frontman Freddy Alexis entabló un muy buen diálogo con el público que escuchaba atentamente las canciones y aprobaba con fuertes aplausos a esta tremenda banda nacional.

La actual formación no es la que grabó el disco, pero es la que está haciendo el trabajo sucio de tocar en vivo y su performance es simplemente espectacular. Si es que el metal nacional está pasando por tan buen momento, se debe a bandas como Witchblade. ¡Felicitaciones!

Setlist Witchblade

1. Taurus
2. Fire!!
3. Savior
4. The Haunted
5. Prophet Of The Sand
6. Crade Of Life
7. Evil Against Evil

ANGEL WILL ARISE, BACK TO LIFE!!!

angrapm-02

Había llegado el momento que todos estábamos esperando, ver tocar a Angra con su nueva formación, nuevo aire, a un Angra fresco y renovado.

Las luces fueron apagadas y el público se volvió eufórico. Inmediatamente después se empezó a escuchar una introducción de arreglos orquestales. La sangre de todos los fanáticos estaba en su punto de ebullición, y la introducción seguía… No paraban de aplaudir, y la introducción seguía… La gente se empezó a quedar callada, y la introducción seguía… seguía… seguía… y seguía… ¿Cuándo cresta iba a terminar?, se preguntaban todos. La ansiedad aumentaba y se empezaban a escuchar algunas pifias.

Después de cinco minutos de instrumentalización, al fin se oyó la «verdadera» intro, In Excelsis, prefacio del nuevo disco Rebirth… Una de las mayores experiencias de nuestras vidas estaba a punto de comenzar.

COME ON!! ARISE!!

angrapm-03Angra saltó al escenario y no se hizo esperar en mostrar su renovada fuerza. Nova Era, como era de esperar, fue su carta de presentación en suelo criollo. No pudo haber sido un mejor comienzo, la canción de una rapidez impresionante y de coro emotivo prendió de inmediato en el público. Todo un himno. El segundo tema del set fue la archiconocida Acid Rain, gracias a la difusión de su demo por Internet. Se ponían los pelos de punta con sólo escuchar los coros del principio. Además, por lo que se escuchó en estas dos primeras canciones, la reproducción de ellas en vivo era exacta a la que se están grabadas en el estudio. Impresionante

Al terminar la canción, Edu saludó al público presente, a lo cual recibió a cambio unos coros que lo aclamaban diciendo: ¡EDU, EDU, EDU! Fue un momento emotivo, la increíble voz del nuevo vocalista de Angra, Edu Falaschi, recibía la aprobación de la exigente audiencia chilena. Es que, en realidad, su voz demostró ser tremenda, tenía carisma, supo ganarse al público… ¡era EDU, no el reemplazante de nadie! Él mismo invitó a todos a retroceder en el tiempo, y preparase para escuchar Angels Cry, la canción título de la primera placa de Angra.

Seguramente en este momento, muchos empezaron a ver en concierto bajo una mirada crítica. Aquí se pudo ver al nuevo Angra interpretar una canción del memorable Angra de antaño, estaban ante la prueba de fuego. No era lo mismo. No era lo mismo porque Angra se presentaba con una nueva vitalidad, deseosos de derrochar toda esa energía guardada durante el receso y los tiempos difíciles que los mismos Kiko y Rafael reconocieron haber pasado, la inyección de frescura que los nuevos integrantes, Edu, Felipe y Aquiles, daban al conjunto… el resultado superó todas las expectativas. A ninguno de los nuevos músicos les peso la responsabilidad y ambos guitarristas estuvieron a la altura de las circunstancias. Un momento que pudo haber sido una decepción para muchos, se transformó en felicidad al ver con qué energía la banda tocó Angels Cry.

angrapm-04 angrapm-05

Después de este emocionante reencuentro con lo antiguo mezclado con lo nuevo, volvieron a interpretar un tema del Rebirth. Esta vez fue el turno de Heroes Of Sand, balada compuesta íntegramente por Edu. Esta es realmente una canción que tocó a todos, la manera como cantaba mientras Kiko tocaba los acordes con la técnica de tapping (increíble) me sobrecogió. Sin esperar más, pegada a la anterior, arremetió con fuerza Metal Icarus, el único tema del Fireworks que se tocó esa noche. Personalmente, hubiera preferido escuchar más en el recital de este excelente disco, temas como Lisbon, Mystery Machine… en fin. Al parecer, Kiko y Rafa quieren olvidar esa difícil época que debió haber sido para ellos.

Vino después, previa presentación de Edu, Make Believe, corte de álbum Holy Land. Nuevamente, como en Heroes Of Sand, los encendedores fueron prendidos como antorchas. Pero la relajación del público tras este tema fue radicalmente transformada en desenfrenada euforia, cuando unos cantos y percusiones brasileñas se hicieron sentir: llegaba la canción más larga del Rebirth, Unholy Wars.

angrapm-07Aquí vino la primera pausa del show. Toda la banda fue a descansar mientras Aquiles Priester, quien llevaba puesta una polera de PowerMetal.cl, se preparaba para su solo de batería. Se pudo ver durante las canciones la tremenda habilidad de Aquiles, pero nada hacía presagiar que este solo iba a hacer unos de los más memorables que jamás se hubiera tocado en Chile. El nuevo batero de Angra es uno de los más impresionantes que he visto en el último tiempo. Es poseedor de un increíble dominio del doble bombo, platillos, de todo lo que se pudiera pegar con la baqueta. Realmente se lo perdieron los que no fueron.

Aprovechemos este espacio para hablar de los demás músicos. El bajista Felipe Andreoli, como a muchos, me dejó con la boca abierta. Con sólo 21 años de existencia, Pipe, como le nombró el público, demostró ser un «as» de las cinco cuerdas (en su caso). No es mejor bajista porque no nació antes… Además, hacía los coros junto a Kiko y Rafael. Permítase un paréntesis: la armonización a cuatro voces en los coros (Edu, Kiko, Felife y Rafael) era perfecta, ¡perfecta!. Eso muestra que la banda se preocupaba hasta del último detalle para que los temas en vivo suenen como sus versiones en estudio. Volviendo al tema, no nos olvidemos del sexto integrante de Angra: Fabio, el tecladista. No le quedó ninguna canción chica. Para qué vamos a hablar de Kiko y Rafael. Es más que conocido que este dueto, que ya visitó Chile en 1999, fue uno de los más sobresalientes de los noventa, y seguirán vivos y vigentes por mucho tiempo más. Además, el sonido del concierto fue monumental, uno de los mejores sonidos que he escuchado.

Bueno, sigamos. El recital continuó con el Rebirth, tema que inspiró al título del nuevo trabajo. A estas alturas ya se podía apreciar que este concierto se estaba transformando en uno de los más memorables, no sólo para nosotros, sino también para Angra mismo. Time, del Angels Cry, vino enseguida, otro tema en donde Edu no decepcionó absolutamente a nadie. Angra cantó luego Running Alone, sin los coros del principio. A mi parecer la canción es muy buena, pero no logró entusiasmar al público.

angrapm-08 angrapm-11

La que sí lo logró, y con creces, fue Nothing To Say. Con esta canción se estaba llegando a uno de los puntos más altos del concierto, la gente cantaba a todo pulmón, la banda tocaba espectacular, todo iba perfecto… Pero, cuando se estaba cantando el segundo coro, las guitarras dejaron de sonar. Luego el bajo. Todos nos empezamos a mirar las caras buscando inútilmente una respuesta. La banda paró de tocar. Parecía ser un corto circuito. De inmediato la producción y los técnicos empezaron a moverse para solucionar el problema. ¿Sería el fin de recital? ¿Terminará antes de lo previsto como el ’99? ¿No será que Angra sufre una maldición cuando toca en Chile? La posibilidad de que el concierto terminara ahí era cierta. Pero eso no pasó debido a que nuestros experimentados y cuidadosos técnicos eléctricos lograron solucionar el problema. Se volvieron a prender las luces rojas de los cabezales, no se imaginan el alivio que sentí cuando vi brillar aquellas ampolletitas. El show continuó. La banda retomó la mitad de Nothing To Say como si nada. Angra estaba tremendamente feliz, créanlo, gracias al maravilloso público chileno.

angrapm-09En un concierto, siempre existe una canción la cual todos quieren escuchar. Carry On, desde el principio, fue pedida a voces. La banda se despidió, pero no nos íbamos a ir, ¡faltaba Carry On! Después de dos minutos se empezó a escuchar Unfinished Allegro, pieza de Schubert que sirve de introducción al esperado tema. Tengo que decir, cuando escuché el comienzo de Carry On, estuve a punto de llorar, como casi todos los que estaban al lado mío. Lo que sentí en ese momento no lo puedo describir con palabras… ¡Estaban tocando Carry On!, es lo único que puedo acotar.

El concierto iba a quedar en la memoria de todos los que fuimos testigos de tanta magia, emoción y reencuentro aquella noche. No faltaba más, pero Angra quiso hacernos un regalo. Empezó un diálogo entre la guitarra de Kiko y el bajo de Felipe, lo que dio paso a The Number Of The Beast de Iron Maiden, ¡así es señores! ¡THE NUMBER OF THE BEAST! Realmente fue grandioso. Me sorprendió como Edu cantó esta canción. Habían partes como «I’M COMING BACK, I WILL RETURN» que le salieron muy similar a Bruce Dickinson, cosa extraña debido a su registro más claro. Pero no por nada Edu fue finalista en la selección de nuevo vocalista para Maiden cuando Bruce decidió dejarlos para emprender su carrera solista.

El final fue mejor de lo esperado. La banda salió del escenario hacia camarines muy emocionada. Tras años de dificultad, Angra recibía el cariño y lealtad del público chileno que los esperó pacientemente, todo fruto de la fuerza de estas excelentes personas y a su duro trabajo.

Créanlo, pocas veces la banda se ha sentido tan bien como en este recital, con este público tan maravilloso, como ellos dijeron, como el chileno. ¡Grande Chile! ¡Grandes los fanáticos! ¡Bienaventurados todos aquellos que estuvieron en el recital, porque sólo ellos saben lo que es la gloria! Y pocas veces que nosotros nos habíamos sentido tan bien como esa vez.

Setlist Angra

angrapm-0601. In Excelsis
02. Nova Era
03. Acid Rain
04. Angels Cry
05. Heroes Of Sand
06. Metal Icarus
07. Make Believe
08. Unholy Wars
09. Solo Batería (Aquiles)
10. Rebirth
11. Time
12. Running Alone
13. Crossing
14. Nothing To Say
15. Unfinished Allegro
16. Carry On
17. The Number Of The Beast (Iron Maiden)

La noche del 25 de Noviembre fue una noche especial, un día distinto y único. Por lo mismo, vamos a terminar de una manera diferente. Estas son las opiniones de la gente Metal-Team de PowerMetal.cl, sobre el concierto, producción y trabajo hecho:

angrapm-12Webmaster: Fue un sueño, sin lugar a dudas uno de los días más importantes de mi vida. Empezar a lo grande con una banda de reconocimiento mundial es mucha responsabilidad pero a la vez un desafío tremendamente motivante. El manager de Angra nos felicitó por la producción y los músicos dijeron que fue uno de los mejores shows de sus vidas. Agradezco a la gente que confió en nosotros y compró la entrada. Fue una noche inolvidable.

WatchTower: Se trabajó con mucha dedicación, e incluso me atrevo a decir, con mucho amor por el metal. Creo que para ser la primera vez como productora estuvo perfecto. Todos colaboraron, todos dieron el 110% esa noche. Sin duda fue una noche inolvidable, aparte de que tocara Angra, porque se consolidó un grupo increíble. Muchas Gracias a todos los miembros del equipo y obviamente a Cristian, por haberme permitido vivir junto a ustedes lo que fue uno de los días más emotivos e importantes de nuestras vidas como metaleros. Esa palabra, METAL, a partir de ahora tiene un significado aún más grande. Creo que para todo el team de PowerMetal.cl, y todos quienes apoyaron el evento, significa UNION, TRABAJO, ESFUERZO, DEDICACION, SATISFACCION Y HERMANDAD. Realmente es lejos el mejor equipo del cual haya formado parte. Gracias a todos.

angrapm-16StormRider – Metalcity: Esta ha sido la mayor experiencia que he tenido en mi vida metalera, sin duda uno de los días más importantes. Nunca me imagine a mí en donde estuve ayer. El concierto estuvo increíble, la banda toco espectacular, al igual que el público. El metal team dio todo lo que tenía para que todo saliera como estaba planeado. ¡Saludos y felicitaciones a todos! Fue una noche que recordaré siempre y me alegra que hubiera sido con ustedes. Cristian: ¡Maestro, genio y figura!

Darinho: Eu não posso dizer nada porque eu não falo espanhol!! La experiencia de ayer fue inolvidable, por todo lo que prometía significar y a la larga significó. Levantarse temprano, ir al aeropuerto, al hotel, ir y volver al Providencia, , esperar a la banda, ir al teatro, y dentro del teatro ir, venir, ir, venir … tantas cosas sucedieron, tantas emociones vividas… en fin. Ayer corroboré ante mi alma mi amor al metal. Todas esas emociones se revolvieron y terminaron amalgamándose en una especie de bomba emotiva, al escuchar a Edú, Kiko y Rafael, al tremendo bajista que es Felipe y a Aquiles, uno de los mejores bateros que he visto en mi vida. En Carry On sólo atiné a ponerme la mano en el pecho, cantar con toda mi alma y con lo que me quedaba de voz y sentir que todo se había logrado.

angrapm-15AshTarotH: El Domingo 25 fue el mejor día de mi vida como metalero, una experiencia inolvidable, un día lleno de emociones fuertes, lleno de los más variados sentimientos los cuales no se pueden explicar. Demostramos que más que ser un equipo aplicado y demostramos que el metal recorre nuestras venas sin dudas, nada pudo detenernos. Demostramos que somos un público de elite.

Jaime: ¿Qué más se puede pedir? Orgulloso del granito de arena que todos colocamos para este magno evento. Una pena por los que no fueron, porque los que estuvimos allí, lo gozamos de una manera sobrecogedora. Felicitaciones y gracias Cristian.

Paulo: Quisiera agradecer a Cristian por darme la oportunidad de trabajar en PowerMetal.cl y decir también que lo pase muy bien haciendo la pega que me designaron (traducir todo lo que decía Angra.). Muchas gracias por la acogida a todos y ¡nos vemos!

Juan Francisco: El espectáculo que se brindo fue de lo mejor. Todos fueron muy profesionales preocupados de su trabajo. ¡Qué manera de vibrar el concierto! Edu cantó excelente, no esta para tapar hoyos. Aquiles es un pulpo, Felipe muy bueno y estaba hilando baba con Rafael y Kiko. Demostraron que la Diosa del Fuego no morirá.

angrapm-18Seba: Fue un día que no se puede cambiar por nada. Decir que tenía la sangre a 40ºC es poco, lo que vivimos cuesta describirlo con simples palabras. Saben, aún no me dejan esas notas mágicas de Rafael y Kiko, la impresión de ver que Felipe y Aquiles, son geniales, y, sobre todo de ver a Edu cantando con todo su corazón. Felicitaciones al Metal Team.

Pablo: NOTHING TO SAY!!

Karen: NOTHING TO SAY TOO!!

edu_rafael_angra_titulo

Edú Falaschi es el nuevo vocalista de una de las bandas más importantes que Sudamérica ha producido para el metal: Angra. Edú posee un gran talento como Frontman, el que quedó demostrado en los trabajos de su anterior banda «Symbols» y en el hecho que Iron Maiden lo eligiera como uno de los finalistas para reemplazar a Bruce Dickinson antes de la llegada de Blaze Bayley.

Ok, comencemos hablando de los primeros shows del tour (2 de noviembre en Maringa-Brazil, 3 de noviembre, P. Prudente-Brazil) ¿cómo fue la recepción de los fans? ¿fueron un par de noches especiales para Uds?

Edu: Sólo puedo decir que fue realmente maravilloso, todos los fans cantando todas las canciones con nosotros….aún recuerdo sus rostros llenos de felicidad cuando interpretábamos los viejos éxitos….fue realmente increíble!

¿Qué hay respecto a la nueva energía de Angra sobre los escenarios? ¿Mostraron en concierto la perfecta química que se aprecia dentro de la banda al escuchar “Rebirth”?

Edu: Definitivamente sí, la verdad es que estábamos super emocionados y nos comunicamos muy bien, pero creo que aún podemos mejorar más, aunque de lo que he podido apreciar, los fans nos han aprobado muy bien en vivo!

Rafael, ¿ Qué recuerdos tienes del primer concierto en Santiago (1999)?

Rafael: Los recuerdos son grandiosos! Me acuerdo cómo me sorprendí gratamente por la organización y el país. El aeropuerto y la ciudad parecían de países desarrollados. La gente es muy cortés y las bandas de heavy metal muy populares…estoy ansioso por estar en Chile de nuevo!

¿Cuáles eran las expectativas (en términos de música, composición, etc) del nuevo álbum cuando ingresaron al estudio de grabación? ¿Excedió el resultado a las expectativas? ¿Cómo ha sido la recepción de «Rebirth» entre los fans?

Edu: El hecho concreto es que fue muy bueno grabar este álbum porque lo disfrutamos mucho, las ganas con que fue realizado se notan. Por otra parte nuestro productor , Dennis Ward, quedó muy conforme con el resultado y nosotros también, porque pudimos mantener la esencia verdadera de Angra!
La recepción de los fans no podría ser mejor….incluso entre los medios hemos visto un 100% de comentarios positivos!

Edú, has tus propios comentarios sobre el «Rebirth»…

Edu: Es complicado hablar tema por tema, pero te puedo contar que es un álbum conceptual que habla sobre un mundo que fue destrozado y ha sido reconstruido en base a la tolerancia, honestidad y valores afines………independiente de eso, todas las canciones tienen mucha energía.

Bueno, personalmente me gustó mucho el nuevo trabajo de Angra porque noté las raíces de la banda pero con más heavy metal, temas más poderosos (en esto la voz tiene un papel muy importante)……en mi definición de metal ahora Angra es con propiedad una banda de true heavy/power metal……estás de acuerdo conmigo Edú? ¿Tienes otros comentarios al respecto?

Edu: Primero que todo muchas gracias por tus palabras……estás en lo cierto, la esencia de Angra permanece y este es definitivamente un álbum de Heavy Metal! Yo no soy un cantante intelectual, sino un cantante de Heavy Metal!

Rafael, crees que después de la llegada de Edú, Angra es más heavy/power que antes?

Rafael: Sí, especialmente porque los nuevos elementos nos han brindado muchas nuevas ideas. Ellos tienen muchos deseos de tener éxito en la escena, por lo que la banda ha ganado mucho. En los últimos años Angra había perdido un poco su poder. Ahora sentimos realmente que una Nueva Era ha empezado, estamos muy contentos y los fans están sintiendo esa energía que tenemos ahora!

¿Qué podemos esperar del futuro de Angra en términos de música y composición?

Edu: Estamos siempre trabajando para ser creativos, sin perder la esencia del Heavy Metal y las raíces de Angra!! Eso lo resume todo.

¿Han pensado que con «Rebirth» podrían llegar a otro tipo de fans? Quizá a un público más del «heavy metal clásico»?

Edu: La verdad es que no lo hemos pensado, porque no estamos pendientes de a quién llegamos, sino sólo de hacer buena música, buen heavy metal.

Bueno, muchas gracias Rafael y Edú…. antes de despedirnos aprovechen de enviar un mensaje a todos los fans chilenos que los verán el próximo Domingo 25 en Santiago!

Muchas gracias a ti Cristian y aprovechamos de decirles a nuestros fans chilenos que estaremos allá para mostrarles que ANGRA está más viva que nunca!!! Nos veremos muy pronto y esperamos que cantemos todos juntos en el show!!!

Con una renovada y fortalecida estructura, la «Diosa del Fuego» vuelve a la batalla. Después del quiebre en su formación hace un tiempo, (debido a la salida de la banda de André Matos, Luis Mariutti y Ricardo Confessori), Angra ha tardado poco en reestructurarse. Con Eduardo «Edú» Falaschi como nuevo vocalista, Felipe Andreoli como nuevo bajista, Aquiles Priester como nuevo baterista, más los conocidos y excelentes guitarristas Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt, el nuevo trabajo de esta renovada banda demuestra categoría, tanto en las composiciones como en la ejecución misma, mezclando sus ya conocidas armonías con sensacionales ritmos progresivos y algunos toques de percusión brasileña ya tan característicos de esta banda.

«Rebirth»…. abre con la intro «In Excelsis», para transportarnos de inmediato a una nueva era… así es, el siguiente tema «Nova Era» brilla por sí solo, es sencillamente espectacular; veloz, melódico, con sutiles toques progresivos y un notable trabajo de Aquiles Priester en batería, el que permite apreciar claramente excelentes solos y un sonido fresco, limpio, que hace notar inmediatamente la comunión que se vive dentro de la banda … «la nueva era lleva a los ángeles de vuelta a la vida» es «la» frase del disco.

El álbum continúa con «Millennium Sun», tema progresivo, con un comienzo algo suave (violines, piano y voz) y un coro fascinante, que nos muestra una gran performance de Falaschi pasando de tonos bajos a altos sin mayores complicaciones y con muchos recursos… una excelente construcción melódica que constituye uno de los puntos más altos del disco. El disco prosigue con «Acid Rain», tema cuya versión demo fue conocida ya hace un tiempo y que fue re-grabado para el disco … posee una majestuosa e intensa introducción coral, seguida por un riff bastante progresivo, un coro absolutamente powermetalero (nuevamente gran performance de Edú) e incluso toques de percusión brasileña; todos estos elementos hacen que este tema constituya un paradigma de lo que Angra puede y sabe hacer muy bien. Si existía antes de escuchar el disco, alguna duda acerca de la capacidad vocal de Edú Falaschi por quienes no conocían su banda anterior «Symbols», creo que esas potenciales dudas quedan absolutamente aclaradas con “Heroes Of Sand”, tema lento que si bien no cuenta con una excesiva complejidad compositiva, nos muestra a un Falaschi (quien además compuso el tema) en un notable nivel, sin mucho que envidiarle a vocalistas con mayor trayectoria o reconocimiento en la escena. El disco continúa con “Unholy Wars”, tema que al escucharlo por primera vez recuerda a “Carolina IV” del disco “Holy Land”, con un intro bastante brasileño, para proseguir con un latigazo metalero, cambios de ritmo sensacionales y excelentes toques progresivos ….

Luego nos encontramos con el tema que da el nombre al álbum: “Rebirth”; canción algo lenta pero intensa, con una introducción cálida matizada con la voz de Falaschi y la guitarra clásica de fondo…….posteriormente aparecen  bastantes quiebres (incluyendo un solo bastante «powermetal») que lo hacen un tema algo “fuera de lo común”, pero muy interesante. El disco sigue con “Judgement Day”, tema que combina perfectamente lo progresivo con el power, mostrando un excelente trabajo de Felipe Andreoli en el bajo y del tecladista invitado a grabar el disco, Günter Werno (de Vanden Plas) … se aprecian también notables rendimientos individuales y sutiles toques de percusión brasileña tanto al comienzo como al final del tema, los que terminan por hacerlo sumamente interesante. El siguiente tema es “Running Alone”, con una introducción coral bastante en la onda de Edguy y Avantasia, y con una construcción al comienzo bastante más “alemana” que los otros temas, pero con espectaculares quiebres progresivos, especialmente en la parte de los solos (con una simbiosis espectacular entre el sonido del teclado, las guitarras y la batería), y una sucesión de inagotables cambios de ritmo, para terminar de forma espectacular … sin duda es uno de los puntos más altos del disco. Para terminar, Angra nos regala una versión adaptada por Kiko Loureiro del Opus 28 en Do menor de Frédéric Chopin, llamada “Visions Prelude”, la que cuenta con un excelente nivel de Falaschi (notable su sensibilidad al cantar un “cover”), y es un broche de oro para este gran trabajo.

En cuanto a los nuevos músicos, Edú Falaschi es un excelente vocalista, por algo Iron Maiden lo dejó como finalista para reemplazar a Bruce Dickinson cuando partió luego del «Fear of the Dark»; Felipe Andreoli resulta toda una revelación, mostrando un talento y una personalidad impensada e inesperada en el sonido de su bajo (considerando sus 20 años), superando notablemente las expectativas creadas desde la partida de Luis Mariutti; Aquiles Priester es un baterista extremadamente técnico pero con fuerza, con un espectacular dominio en especial de los platillos, además tiene una dosis de consistencia sumamente meritoria considerando los miles de cambios de ritmo que pasan por sus baquetas a lo largo del disco.

En resumidas cuentas, el tradicional toque que Angra siempre ha dado a sus composiciones se mantiene intacto, pero ahora con energía renovada y más heavy metal… “Rebirth” muestra un sonido excelente, muy bien producido, con temas excelentes (y algunos sencilla y sorprendentemente notables), con muy pocos puntos bajos y con gratísimas revelaciones, como lo son sus tres nuevos músicos. En definitiva, Angra sorprende con un álbum fresco, cargado de energía y melódicamente fascinante. Es de esperar (y seguramente así será) que su sonido en vivo refleje toda la energía que “Rebirth” trae consigo, y que el Domingo 25 de Noviembre los metaleros de corazón vibremos con el renacimiento de la “Diosa del Fuego”.