Entradas

Los hermanos Daniel y Vincent Cavanagh, junto al ex-miembro de ANATHEMA Duncan Patterson, anunciaron una visita al Teatro Nescafé De Las Artes para el Martes 29 de Enero donde presentarán “Acoustic Resonance”, show con clásicos de ANATHEMA en formato íntimo. Este concierto se enmarca en las celebraciones de los 20 años de “Alternative 4”, disco que marcó un cambio en el estilo de la banda dejando de lado el sonido más Doom y acercándose al sonido más Progresivo.

Las entradas ya están a la venta a través del Sistema Ticketek. Ojo que a través de Santiago Fusión se puede acceder a un 15% de descuento, el que es válido hasta el 10 de Diciembre o hasta agotar stock.

Los valores son los siguientes:

Primeras Filas – $ 45.000 (incluye  Kit con bolsa, mochila, poster, credencial) – Se entrega el día del evento.
Platea Baja Preferencial – $ 36.000
Platea Baja Central – $ 32.000
Platea Baja Lateral – $ 28.000
Platea Alta Central – $ 24.000
Platea Alta Lateral – $ 22.000

Siendo las 20:30 hrs. hicimos ingreso al Teatro Coliseo, recinto nuevo, bastante parecido al renovado Teatro Cariola, aunque a diferencia de este último, el Coliseo tiene un tercer piso. A esa hora se veía bastante público para faltar aún media hora para que comenzara el show. Ese tipo de cosas es una de las cuales reflejan fielmente el fanatismo que provoca Anathema en Chile; de hecho, las entradas se agotaron ya hace dos semanas, incluso a pesar de que no ha pasado mucho tiempo desde la última visita de la banda, en 2015.

Pasados unos minutos de las 21:00 hrs se apagan las luces y estallan los gritos de los fans. Los músicos salen con la cara llena de risa, siendo muy notoria la felicidad y lo cómodos que se sienten tocando en nuestro país. Daniel Cavanagh trae puesta una polera con la bandera de Chile, le habla al público y empiezan a tocar Untouchable 1 y el teatro se viene abajo, suenan potentes. Un comienzo así de intenso dio una gran apertura a su show, y como se trata de un tema así de conocido el público canta a la par con la banda, se ve la comunión que existe, ese ambiente especial que se da en los conciertos de Anathema: íntimos, pero con una energía tremenda.

Luego bajan la potencia con Untouchable 2, en una tónica que se dará todo el show, haciendo subir con toda la adrenalina para luego bajar a lo más profundo. Aquí es cuando Daniel le dice al público que han vuelto a casa (“back home to Chile”), simplemente nada más que decir, cuando la hermosa voz de Lee Douglas nos transporta en un viaje hermoso.

Continuaron con Leaving it Behind, tema favorito de quien escribe. Se siente el calor en el recinto, sumado a las palmas con que el público acompaña el tema, para luego saltar y bailar, y luego bajamos nuevamente con Endless Way, emocional, haciéndonos vibrar y elevándonos de a poco a medida que va subiendo el ritmo.

Con The Optimist la respuesta del público fue un poco mas fría, quizás debido a que es un tema perteneciente a su homónimo último disco, a igual que Endless. El público aún no ha creado un vínculo con este nuevo trabajo, aunque siempre escuchándolo con sumo respeto y aplaudiendo al final de este.

Luego, con los primeros acordes de Thin Air se vinieron los gritos nuevamente y los cantos acompañados de palmas al ritmo. Sinceramente, los fans de Anathema son de otro mundo, es increíble el nivel de entrega que tienen hacia la banda, casi religioso, coreando con los brazos en alto. Lo mismo ocurre con la hermosa Dreaming Light, es aquí cuando uno ve que muchos fueron en parejas que se miran y abrazan, y que la banda no sólo provoca fanatismo, sino algo más significativo, para muchos de ellos es parte de sus vidas.

Le sigue Can’t Let Go, también del nuevo disco y al igual que con los temas anteriores, la respuesta fue un silencioso respeto y aplausos. Sin embargo, con Lightning Song la audiencia se sintió más identificado y comenzó a acompañar con las palmas y balanceándose al ritmo de la música, convirtiéndose en un suave mar de cuerpos dándole un ambiente especial a la noche aún mas acompañado de los hermosos videos que se ven a espaldas de la banda.

Después de esto vino el momento más memorable de la noche, a gusto personal, en que premian a los fans con un shock del disco “Judgement” tocando Deep, seguida de Pitiless, Forgotten Hopes y Destiny is Dead, con un Vincent que no nos deja respirar, no da pausas, la entrega es total, con su voz que llena el recinto y todos cantando “ash to ash, dust to dust!!” en Pitiless. Con Forgotten Hopes, tan suave y tan intensa y cerrando este premio con el broche de Destiny is Dead.

Pero las sorpresas no terminan ahí: para júbilo del público tocan Storm Before The Calm por primera vez en nuestro país y se siente el agradecimiento de los asistentes. Le siguió Beginning and the End, tan hermosa, tan llena de sentimientos al igual que Universal, que te hace flotar suavemente.

Lo siguiente fue Closer que, con esa voz electrónica que fluye en el ambiente, hace que el público empiece una catarsis, siguiendo con las palmas, hasta llegar casi a echar abajo el recinto nuevamente a los gritos de “jump! jump!” de Daniel. Después vino un respiro, una pequeña pausa, para que Lee Douglas volviera con su suave voz en Springfield, otro tema del nuevo disco, conversan un poco con el público y como es habitual, piden que los iluminen, a los cual todos elevan sus celulares dando el ambiente adecuado para Natural Disaster, solo hubo un pequeño acople de la guitarra que rompió la delicadeza del tema, de igual manera hubo vítores y aplausos al final.

Luego, con un Vincent al frente del escenario empieza a tocar la percusión de Distant Satellites y esto se transforma en un ritual, va subiendo en intensidad hasta que te hace retumbar el pecho, después de eso necesitamos un nuevo descanso y la banda lo sabe, hacen una pausa para aparecer nuevamente en el escenario esta vez con la mayoría de ellos con poleras con la bandera chilena, la comunión es innegable, hasta que empieza Flying con los gritos del público de fondo para cantar a todo pulmón acompañando a la banda. Daniel se puso a a dirigir al público hacia el final de tema y se siente esa comunicación tan especial que se da con los músicos, gritos y aplausos. Lost Control sigue esa comunicación, con las palmas llevando el ritmo y cantando a coro esta lenta melodía pero con potentes guitarras para sumergirnos con Destiny y terminar arriba con Fragile Dreams, con un público con las palmas arriba y saltando, un broche de oro.

Es verdad que resulta innegable, pese a lo anteriormente dicho, que este no fue el mejor show presentado en nuestro país. El sonido a veces se sentía rebotar en el recinto, las personas que estaban en los palcos debían estar sentadas, cosas que a la mayoría no le agradó, y además la visual del escenario desde el tercer piso era pésima, por lo cual probablemente sólo la gente que estaba en cancha haya disfrutado más el show. El recinto no es malo, pero para bandas del nivel de Anathema se necesitan otros requerimientos para poder disfrutar el sonido y el espectáculo como corresponde.

Sin embargo, cabe hacer una reflexión: para quienes no somos acérrimos seguidores de la banda es difícil de entender esta conexión que existe entre el público y Anathema, una conexión casi religiosa, pero sólo basta asistir a un show de ellos para darse cuenta del porqué de esto. Con un show de casi tres horas en que no nos daban ni un respiro, con un ritmo que nos hacia subir a la estratósfera para después hacernos bajar a los abismos, con sonidos profundos y poderosos en que te hacen entrar en cuenta de que deben ser parte de la banda sonora de tu vida. Con fanáticos fieles que hacían sentir casi como si fuese un acto religioso, la mayoría de las veces con los brazos en alto y los ojos cerrados, cantando con el alma, quienes no somos tan fanáticos nos sentíamos casi como testigos de una especie de culto secreto, sumergidos en sonidos que suenan mucho más profundos y potentes en vivo con los cuales los asistentes se transportan a un lugar al cual queremos definitivamente ir. Un gusto tanto para los oídos como para el mar de sensaciones con las que nos retiramos del recinto.

Finalmente, por todo lo anterior, la fanaticada se dio por pagada, los shows de Anathema son algo imperdible, y de los cuales muchas bandas deberían tomar como ejemplo. Estar ante un show de ellos nos hace comprender por qué las entradas se agotaron con tanta anticipación. Muchas gracias, Anathema, por brindarnos algo que varios recordaremos por mucho tiempo.

Setlist de Anathema:

01. Untouchable, Part 1
02. Untouchable, Part 2
03. Leaving It Behind
04. Endless Ways
05. The Optimist
06. Thin Air
07. Dreaming Light
08. Can’t Let Go
09. Lightning Song
10. Deep
11. Pitiless
12. Forgotten Hopes
13. Destiny Is Dead
14. The Storm Before the Calm
15. The Beginning and the End
16. Universal
17. Closer
18. Springfield
19. A Natural Disaster
20. Distant Satellites
21. Flying
22. Lost Control
23. Destiny
24. Fragile Dreams

GALERÍA

 

 

 

Luego de haber agotado hace un par de semanas todas las localidades del Teatro Cariola, ANATHEMA tuvo que cambiar de recinto a uno de mayor capacidad, como es el Teatro Coliseo. Con esto, los británicos volvieron a ratificar porqué son unas de las bandas más queridas en Chile, ya que agotaron nuevamente las entradas adicionales que se pusieron a la venta.

La banda lanzó hace poco el álbum “The Optimist“, en el que prometieron volver un poco a la oscuridad que los caracterizó en un minuto. El disco fue producido por Tony Doogan y grabado en los estudios Attica Audio en Irlanda y Castle Of Doom en el Reino Unido.

El Teatro Coliseo está ubicado en Nataniel Cox 59, metro Moneda y el show está programado para las 21:0hrs del próximo martes 9 de agosto. Las entradas emitidas anteriormente para el Teatro Cariola siguen siendo igual de válidas.

 

Hace un par de semanas se anunció el lleno total de ANATHEMA en el Teatro Cariola. Tras la petición de los fans por más entradas, la producción a cargo del show (The FanLab) informó que el concierto se trasladó al Teatro Coliseo (Nataniel Cox 59, metro Moneda).

Las entradas de Cancha y Platea mantienen su ubicación, y se agrega la localidad “Tercer Piso” con un valor de $28.750, las que se pueden adquirir por sistema Puntoticket.com, tiendas Ripley y Cinemark.

 

 

 

¡A teatro lleno! El show de ANATHEMA en el Teatro Cariola agotó la totalidad de entradas disponibles para el show del 9 de agosto.

La banda lanzó hace poco el álbum “The Optimist“, en el que prometieron volver un poco a la oscuridad que los caracterizó en un minuto. El disco fue producido por Tony Doogan y grabado en los estudios Attica Audio en Irlanda y Castle Of Doom en el Reino Unido.

Así, ANATHEMA ratifica ser una de las bandas más queridas por los chilenos.

 

Una de las bandas más queridas en Chile regresa para ofrecer un concierto el 9 de agosto en el Teatro Cariola. En 2014 ANATHEMA editó “Distant Satellites” uno de lo más aclamados y exitosos álbumes de su célebre carrera, recibió un sinfín de buenas críticas especializadas y cimentó su reputación como una de las bandas más interesantes del circuito, y es el que vienen a presentar en su próxima visita a nuestro país, junto a una selección de sus éxitos de siempre.

Las entradas se venden por Sistema Puntoticket.com, tiendas Ripley y Cinemark. Sin cargo en tienda The Knife (Moneda 970, local 0123 (entre 11 a 20 hrs.) y en RockMusic (Portal Lyon). Stock limitado y sólo en efectivo).

Los precios son:

Platea: $29.000
Cancha: $29 mil
Palco: AGOTADO

Una de las bandas más queridas en Chile regresa para ofrecer un concierto el 9 de agosto en el Teatro Cariola. En 2014 ANATHEMA editó “Distant Satellites” uno de lo más aclamados y exitosos álbumes de su célebre carrera, recibió un sinfín de buenas críticas especializadas y cimentó su reputación como una de las bandas más interesantes del circuito, y es el que vienen a presentar en su próxima visita a nuestro país, junto a una selección de sus éxitos de siempre.

Las entradas ya se encuentran a la venta en Sistema Puntoticket.com, tiendas Ripley y Cinemark. Sin cargo en tienda The Knife (Moneda 970, local 0123 (entre 11 a 20 hrs.) y en RockMusic (Portal Lyon). Stock limitado y sólo en efectivo).

Los precios son:

Platea: $29.000
Cancha: $29 mil
Palcos: $40.000

Danny Cavanagh y Lee Douglas enviaron un saludo a sus fans que verán el próximo 10 de octubre a ANATHEMA en el Teatro Caupolicán.

En 2012, la banda de los hermanos Cavanagh editó el más aclamado y exitoso álbum de su célebre carrera: “Wheater Systems”. Recibió un sinfín de buenas críticas especializadas y cimentó su reputación como una de las bandas más interesantes del circuito.

Después del lanzamiento del álbum, la banda se embarcó en una larga gira partiendo con un espectáculo en el antiguo teatro romano de Philippopolis junto la Orquesta Filarmónica de Plovdiv, en septiembre de 2012. Este increíble espectáculo fue documentado por el aclamado cineasta Lasse Hoile (DREAM THEATER, OPETH). El resultado se llama “Universal”.

Las entradas para el show del 10 de octubre están a la venta por sistema Ticketek, callcenter 6902000, www.ticketek.cl, y en los puntos de venta de Cines Hoyts, Tiendas Falabella, boletería del teatro y sin cargo en The Knife (sólo en efectivo).

Los precios son:

General: $27.000
Día del show: $30.000
Palcos: $30.000

El próximo 10 de octubre en el Teatro Caupolicán se presentará por cuarta vez en Chile ANATHEMA. En 2012, la banda de los hermanos Cavanagh editó el más aclamado y exitoso álbum de su célebre carrera: “Wheater Systems”. Recibió un sinfín de buenas críticas especializadas y cimentó su reputación como una de las bandas más interesantes del circuito.

Después del lanzamiento del álbum, la banda se embarcó en una larga gira partiendo con un espectáculo en el antiguo teatro romano de Philippopolis junto la Orquesta Filarmónica de Plovdiv, en septiembre de 2012. Este increíble espectáculo fue documentado por el aclamado cineasta Lasse Hoile (DREAM THEATER, OPETH). El resultado se llama “Universal”.

Las entradas para el show del 10 de octubre están a la venta por sistema Ticketek, callcenter 6902000, www.ticketek.cl, y en los puntos de venta de Cines Hoyts, Tiendas Falabella, boletería del teatro y sin cargo en The Knife (sólo en efectivo).

Los precios son:

Pre venta hasta el 31 de agosto: $25.000
Desde el 1 de septiembre: $27.000
Día del show: $30.000
Palcos: $30.000

antmank18

Ciertamente era una noche muy especial la que habríamos de vivir el pasado Domingo. Ya habíamos sido honrados con la presencia de Anneke Van Giersbergen, tanto en solitario como con su anterior banda; también Anathema nos había visitado dejándonos memorables postales; incluso alguna vez pudimos ver a Anneke y Danny (guitarrista y ocasional vocalista de Anathema) juntos, pero jamás se había dado tener en una misma noche y en un mismo lugar a dos artistas tan connotados como Anneke y Anathema juntos. Sin embargo parecía ser cosa de tiempo para que esto cambiara, pues ya es conocida la gran amistad que une a los músicos y una gira en conjunto se hacía evidente. Añadamos a eso la decepción momentánea de los fans cuando hace un par de meses Anathema se vio obligo a posponer la gira por el continente, y nos daremos cuenta de cuan ansiada era esta velada.

Para los fanáticos de The Gathering, ver un show de Anneke Van Giersbergen es casi un deber. A punta de carisma, talento y entrega, la oriunda de Sint Michielsgestel se ha hecho de tantos fans como su anterior banda, fans que por cierto reconocen en ella un legado importante. Por esto y porque su propuesta musical simplemente convence (sumado, claro al hecho de contar con el apoyo de una banda de la envergadura de Anathema), no extrañó que fueran muchísimos los fanáticos que se apersonaron en el pequeño coloso Caupolicán. La verdad yo dudaba un poco sobre la convocatoria que pudiese tener el evento, pero lo concreto es que el sector de cancha se encontraba realmente repleto, y el sector central de la tribuna fue habilitado, con lo que caculo en unas 2.000 personas la asistencia. Número más, números menos, lo cierto es que el vínculo forjado con sus fans chilenos no se debilita con los años, si no que se fortalece.

antmank01Para convencerse de ello bastaría simplemente analizar los primeros segundos en los que la rubia (ahora está rubia) pisó el escenario, aún antes siquiera de acercarse al micrófono. Fue una ovación total que hizo estremecer al teatro y muy probablemente a ella también. Eran las 21:04 de la –muy fría– noche cuando sus músicos acompañantes comenzaron a ejecutar Fury, tema que puede encontrarse en lo que hasta hora es su más reciente producción: el disco en vivo Live In Europe. Pese a ser un tema relativamente nuevo, la recepción de la gente fue excelente, tanto así que fue muy coreada y bailada, y es que la energía de esta mujer contagia. Eso sí, aquél momento palideció al lado de lo que vino inmediatamente después. Fue genial, y no dejaba de pensar que hacía unas pocas semanas otra banda había estado en ese mismo escenario interpretando el mismo tema: Saturnine. Es simplemente una de las canciones más potentes y alucinantes en la discografía de The Gathering (y Anneke, pues ella lo compuso). Seguramente no fui el único que recordó esa mágica noche del 2007. ¡Fue estremecedor! Simplemente emocionante. Es uno de las canciones “regalonas” de la audiencia y de la artista, así que el nivel de entrega por parte de ambos fue máximo.

Luego, en un despliegue de multifuncionalidad que no deja de sorprender, Anneke se sienta al piano (que hasta ese momento había estado abandonado en el escenario) para interpretar Ice Water, que por cierto permitió apreciar la magnitud de su vozarrón. Y siguiendo con la demostración de su destreza, tomó luego una guitarra y dio el vamos a I Want, aquella extraña y feliz canción de In Your Room (2009). No se imaginan cuánta sensación provocaron sus “tu tu tu tu” del estribillo. Al terminar, y aún en medio de una ovación gigante, se anota con un C-H-I, algo que le fascina de nuestro país (¡pueden leerlo en su Twitter!), para dar rápidamente paso a Adore (de verdad, esto era sin pausa alguna), del mismo álbum. Acá el público tuvo una respuesta más bien pasiva (sin perjuicio de que varios cantaran), sólo al final vino a estallar en un gran aplauso. Algo similar ocurrió con Hey Ok, también de In Your Room, aunque aquí la gente prendió más, mucho más.

Con Laugh It Out la gente se dejó llevar por la vibra de la canción y por fin se pudo ver a una buena porción de gente saltando. Antes de eso sólo habían sido pequeños grupos aislados, y la mayoría se conformaba con alzar manos y puños. Luego de ese envión de energía, Anneke consideró que era hora de calmar el asunto, se fue nuevamente hacia el piano, mientras todos los demás músicos dejaban el escenario. Pregunta que si estamos listos para “una linda canción” y se ríe del hecho de que sólo las chicas contesten animosamente “¡Sí!” y de que los hombres más bien respondan “Seh…”. Preguntó por las personas enamoradas y se sorprendió (y se mató de risa) al ver que eran “tres personas”. Luego un enamorado fan (tratando de dar fe de que los hombres tenemos sentimientos) gritó algo así como “I love you forver”; no se entendió mucho y ella bromeando respondió “I love my mother? Me too! I’m gonna tell her when see her”. Y bueno, todo el mundo muerto de risa con aquél momento. Así, entre broma y broma, llegó uno de los momentos más lindos de la noche, con una atmósfera de intimidad y paz que rara vez se ve en un concierto de Rock. La calidez transmitida con Wonder es algo indescriptible, algo simplemente conmovedor, mágico.

antmank04

Luego vino una vuelta a la era con The Gathering, y la elegida fue ni más sin menos que Shrink, uno de los grandes clásicos de la banda, y como tal, no pudo sino ser coreada y rabiar por los más nostálgicos. Luego una suerte de rareza, y es que no todos los días se ve a Anneke versionando al maestro Devin Townsend. Lo cierto es que su versión de Hiperdrive (canción del álbum Addicted, y en el que por cierto aporta con su voz) resultó verdaderamente genial y al público le fascinó. Su disco Air había estado un poquito olvidado pues de allí sólo había rescatado I Want, por lo tanto era pertinente echar mano a Beautiful One, un tema que deja ver todo el gatherianismo que dejaba ver aún en su disco debut, cosa que (digámoslo sin rodeos) al público le encanta. Hubo un instante en que la música bajó de intensidad, y fue entonces cuando la totalidad de la audiencia pudo cantar casi por su cuenta en estribillo de la canción. Esto pareció emocionar a Anneke, o al menos la alegró mucho. Fue uno de los momentos más especiales de la noche.

Ya casi llegando al final volvió a su pasado con The Gathering, ahora para deleitar con Locked Away, uno de esos temas lentos, en toda la onda doom que aún no abandonaba a la banda durante los 90’s. Honestamente, es una canción que a mí nunca me gustó mucho, pero sentí que en esta versión de Anneke ganó mucho en fuerza y vitalidad. La que no necesita vitalidad extra es Witnesses, otro corte extraído de Air, y que destaca por sus cambios de ritmo. Si bien siempre mantiene esa atmósfera expectante y frenética, va constantemente acelerando y ganando potencia hasta convertirse casi en un caos. Una canción ideal, creo yo, para coronar un show notable, lleno de una impresionante variedad de momentos, climas y emociones. Fue exactamente una hora de show, trece canciones que dejaron todos los asistentes satisfechos y felices. Extrañamente, no hubo encore, aunque la gente lo pidió. Esto seguramente porque la banda de fondo tenía presupuestado un show más bien largo, así que se optó un número prudente de canciones. Y hablando de la banda de fondo…

Setlist Anneke van Giersbergen:

01. Fury
02. Saturnine
03. Ice Water
04. I Want
05. Adore
06. Hey Ok!
07. Laugh It Out
08. Wonder
09. Shrink
10. Hiperdrive
11. Beautiful One
12. Locked Away
13. Witnesses

antmank20Parto esta segunda parte con una confesión. La vez que asistí a un concierto de Anathema lo hice sin mayores expectativas. Yo iba con la esperanza de escuchar sus temas de Judgement o Alternative 4, pues su nueva propuesta me agradaba, no me fascinaba. Cuento corto: esa noche me di cuenta de que escuchar las canciones de Anathema en un disco es una cosa, y escucharlos en vivo es otra, y muy, muy distinta. Por otro lado, y quizás también a modo de confesión, pensé que una buena parte de la audiencia había ido a ver a Anneke, más que Anathema. ¡Error! O por lo menos eso me dieron a entender los multitudinarios “¡Anathema! ¡Anathema!” al final del show de Anneke, cuando ella ya se había retirado. Mayormente, no había fanáticos de uno u otro artista, diría que todos fanáticos de ambos.

Media hora después del show de Anneke aún sonaba una muy desagradable música envasada que no hacía sino aumentar las ansias de que los de Liverpool salieran de una buena vez. Era tan desquiciante la mencionada música, que no veía la hora de que se apagaran las luces y comenzara el show. Estaba en eso, lamentándome, cuando sucede lo que los 2.000 asistentes esperábamos: comienzan a salir uno a uno los miembros de Anathema. Daniel Cardoso fue el primer en ir a ubicarse tras sus dos teclados, al tiempo que John Douglas tomaba posición en su batería; luego el menor de los mellizos Cavanagh, Jamie, pasó a ubicarse con su bajo a la izquierda del escenario (derecha del público); el mayor de los hermanos, Danny, tomó su guitarra y se instaló del lado opuesto de Jamie; el último en salir fue Vincent, y para ese momento la ovación era tan enorme que la cara de sorpresa del quinteto lo decía todo: no lo podían creer. Cuando comenzaron a caer algunas serpentinas, (como las de los estadios) los tipos pusieron caras de “¡Qué cresta está pasando!” Y es que ni ellos se esperaban semejante recepción.

Incluso yo estaba sorprendido, y para cuando comenzaron con los primeros acordes de Thin Air todo era descontrol y catarsis. ¡Tremendo! Incluso en la parte inicial del tema, que es más bien tranquila y pausada, la gente elevaba sus manos y aplaudía al ritmo del bajo de Jamie, mientras gritaba la curiosa letra. Ni hablar del coro, ¡desmadre total! Fue un instante arrollador, y era sólo el comienzo. Hacia el final de la canción hizo su entrada Lee Douglas, la dueña de esa hermosa voz que ha venido acompañando a la banda desde el 2000, y cuya labor en las segundas voces le dio un toque genial. Cabe decir eso sí que el sonido no era el mejor en el arranque: sonaba todo (en especial la voz de Vincent) demasiado alto y por momentos se saturaba bastante. Independiente de eso, la energía del momento y el desplante de Vinnie hacia olvidar por completo esas falencias (netamente técnicas). Terminada la canción Lee devuelve unas serpentinas al público, la gente ríe, los tres Cavanagh con una sonrisa de oreja a oreja, y de pronto uno se sentía en un ambiente muy especial, casi de camaradería o celebración.

antmank23

Lee permaneció en el escenario, y cuando Les comienza a ejecutar con su teclado los acordes de Summernight Horizon, el público comenzó a gritar desaforadamente, como si se tratara del más grade los clásicos de la banda, lo que no dejó de llamarme la atención, pero no llegó a extrañarme. Y es que en términos de recepción, Anathema hace rato dejó claro que el camino que adoptaron con Eternity fue el más adecuado. La verdad, y lo digo con cierta pena, creo que son pocos los que echan de menos la etapa más oscura y Doom de los primeros discos. El nivel de euforia provocado por Summernight Horizon me hizo entender todo eso. La banda venía proporcionando su disco We’re Here Because We’re Here (WHBWH), con un Anathema modelo 2010, y ese es el Anathema que la fanaticada ama. Y hablando de promoción el nuevo disco, continuaron con Dreaming Light, ya sin Lee (quien se retiró tras el escenario), y aún con la ovación que dejó en el recinto el tema anterior. No había pausa entre medio de las cancines, pero el tránsito de emoción en emoción era muy natural. De la euforia de hacía unos segundos, a la más profunda melancolía de Dreaming Light. No me extrañó en absoluto ver a una chica a mi lado llorar de la emoción; y es que este corte evoca los aspectos más sensibles de cada quien, y la interpretación en vivo de Vincent y los demás exacerbaba eso mucho más. Un bellísimo momento. Inolvidable la expresión de emoción y gratitud en la cara del vocalista.

Si hay un tema que me gusta de la nueva placa, ése es Everything. Es que el coro me parece simplemente fuera de serie, sublime, prodigioso y muchos adjetivos más, así que hasta yo me volví loco cuando comenzaron a ejecutarla. Se convirtió así en la cuarta canción de la noche y la cuarta de aquél disco en ser interpretada. Como decía: esta canción me llega muchísimo, y escucharla en vivo fue uno de los mejores momentos que he experimentado en conciertos a lo largo de mi vida; y no exagero. Sentía que cada molécula en mi organismo se estremecía con los tonos que producía la banda, y cada nota de ese preciosísimo coro cantado por Lee, Vincent y Danny me hacían volver a creer en la humanidad. Quiero decir: es de una belleza tal, que hace desaparecer todo, y por un momento todo en el mundo está perfecto. Despegué mi vista del escenario un momento y hacia cada uno de mis lados podía ver la emoción en los rostros de los asistentes, más de alguna lágrima llegué a ver. Ese instante, amigos, los segundos finales, fue para mí el más hermoso de la noche. Se fue directo a la estantería de momentos inolvidables.

antmank26Por fin una pausa para interactuar algo más con la audiencia. “¡Hola, Chile!” Enuncia Vinnie en español, y el grito del público lo despeinó más de lo que estaba. Se mostraba muy feliz y agradecido de poder estar de vuelta en el país, y de algún modo uno sabía que eran palabras sinceras y no los clásicos clichés que todos dicen a donde sea que van. Ya siguiendo con la música, salieron de WHBWH para volver a Natural Disaster (¡del 2003!), su anterior trabajo, e interpretar la casi instrumental Closer. Fue como escaparse seis minutos a una especie de fiesta de música electrónica. Danny dejó su guitarra de lado y se dedicó por varios pasajes a dirigir la fiesta, pidiendo palmas y más energía, lo que por su puesto el público entregaba sin dudar. Vincent se fue a poner tras otro teclado (que hasta ese momento yo ni había visto) para poder reproducir los hipnóticos acordes de la canción. Terminada esa canción, le entregan a Vincent una electroacústica, al tiempo que Lee vuelve al escenario, de esta forma comienza a sonar Angels Walk Among Us, otro de los buenos cortes de WHBWH, y que dejó al público sumido en un evidente éxtasis.

Luego vino uno de esos clásicos que siempre están en las lista de “tienen que tocarlos o me mato” en lo que respecta a Anathema: Deep, del colosal Judgement (1999). Ni les explico el nivel algarabía desplegado por la audiencia apenas comenzó a sonar, ¡fue increíble! Luego de vuelta a WHBWH para regalar A Simple Mistake, que no hizo otra cosa que resaltar el hecho de que el nuevo disco ha tenido una aceptación enorme entre sus más fieles seguidores. Al terminar la canción el estruendo producido por los “¡Anathema! Anathema!” de los fans era tan grande que Vincent, notoriamente feliz y emocionado, agradeció mucho el cariño y el apoyo; dijo además que su madre, fallecida hace varios años, estaría muy orgullosa si pudiera verlo a él y a sus hermanos cosechando el éxito de su trabajo. Todo sirvió de introducción para la siguiente canción: One Last Goodbye. Bastó que Vincent nombrara la canción para que quedara la grande. Y es que es otro clásico de Judgement, y uno de las canción más bellas ya atesoradas por los amantes de Anathema. La atmósfera de nostalgia que se produjo en ese pasaje era casi palpable, la amargura y pasión en la voz de los Cavanagh helaba los huesos y anudaban la garganta. Al terminar Jamie, dibujaba una mueca de pena en su cara, y agradece aplaudiendo a la audiencia. Uno de esos momentos que como ser humano no te puede dejar indiferente.

Luego vino la tremenda Empty, uno de los cortes más poderoso de Alternative 4, y con el cual sencillamente la rompieron. Nunca antes en la noche había visto gente flotando sobre el público (stage diving), y Vincent se volvía igual de loco, rasgando su guitarra con ira y cantando con tal fuerza que lastimaba los oídos. Y como si ese paseo por Alternative 4 no fuera suficientemente majestuoso, permanecieron allí y nos regalaron Lost Control. ¡Qué temazo! Y qué maestro es Vincent, su interpretación simplemente atrapa. El público seguía vuelto completamente loco, y eso no cambió mucho con Universal, que significó un regreso hacia lo más nuevo. Fue notable el dueto realizado por Danny y Vinnie, ambos cantan realmente muy bien y, cuando quieren, te vuelan la cabeza. Al final una pausa para agradecer a su equipo técnico y por cierto a Anneke por acompañarlos. Así, luego de brindar con unas cervezas, John da el conteo e inicia Flying, cuyo desgarrado coro fue entonado sentidamente todo el mundo. Al finalizar, casi todos abandonan el escenario, por lo que Are You There? fue interpretada sólo por Danny, junto a su guitarra electro-acústica. Esto también trajo momentos memorables, como cuando dejó de tocar y cantar para permitir al público cantar a capella, fue muy, muy emotivo.

antmank39

Pero más emotivo fue lo que vino en seguida. Aprovechando que estaba él sólo en el escenario, y que Anneke andaba dando vueltas allá atrás, la llamó e interpretaron a dúo The Blower’s Daughter (del ya mítico Damien Rice). Nuevamente con un nudo en la garganta y la melancolía a flor de piel el público la cantó íntegramente, pero con un detalle: no la cantó a todo pulmón, sino que con mucha suavidad y sentimiento. Yo estaba absolutamente maravillado por la simpleza de la canción y por lo angelical de la voz de Anneke. De verdad: se apretaba el corazón. Al terminar la ovación para Danny y Anneke fue quizás de las más monstruosas de la noche. Después vuelve el resto de la banda, Vincent pregunta si estamos bien (“Are you ok!?”) y anuncia que se viene algo de lo antiguo de la banda. Creo que nadie imaginó de qué podía tratarse: la tremenda y mítica Angelica. Aquí sí que la gente se lo cantó todo a todo pulmón, como escupiendo el alma sobre el escenario. Sirvió para evidenciar el manejo que tiene Vincent del público, en un punto en que pide apoyo con los “oh oh oh”, con un solo movimiento de la mando pidió que estos fueran muy tenues, casi como un susurro, y así fue. “And I still wonder if you ever wonder the same… And I still wonder…” fue cantada como un susurro, para luego dejar que todo estallara en el momento del quiebre de la canción. ¡Monumental!

Luego otra joyita, y bastante inesperada: ¡Sleepless! Dejó la patá, de verdad. Uno como fanático del Metal más pesado (convengamos en que hace rato Anathema dejó de ser una banda de Metal) la verdad echaba de menos cortes de este tipo y tampoco tenía muchas esperanzas de escucharlos. Todo un regalito, sin lugar a dudas. Luego Natural Disaster nos trajo de vuelta a lo más reciente. Para esto Lee volvió a hacerse presente, y lo primero que hizo fue hacer un C-H-I. ¡Creo que ya está de moda entre los artistas! Todos quieren hacer un C-H-I, lo que a mí me parece genial. Luego se puso algo más seria para sorprender con su voz. Y es que anteriormente sólo había estado haciendo las voces de apoyo, sin hacer la voz principal. ¡Qué talento el de esta chica! Superlativo, por decir lo poco. Ya rozando el final, Vincent anuncia que volverán pronto, dentro de dos discos (el próximo lo lanzarían en Septiembre, el otro en “primavera”. Lo que no quedó claro es si es nuestra primera, o la de ellos, pero confiemos en que para Junio del próximo año tengamos ya dos discos nuevos de Anathema). Luego, la composición elegida para terminarlo todo fue Fragile Dreams, que resonó potentísima en las voces de los asistentes, y con la banda entregando absolutamente todo lo que les quedaba. Siendo las 00:28 termina la canción con el último “for you”. Un final épico.

antmank28Fueron diecinueve canciones, dos horas que demostraron que Anathema está más vigente que nunca en Chile, que cuentan con una fanaticada fiel y entregada. Demostraron también que son poseedores de una calidad musical enorme, siendo capaces de llevarlo a uno por todo el espectro emocional que es capaz de desarrollar el ser humano. Cada uno de los dos mil asistentes transitó por la nostalgia más profunda, hasta el éxtasis más elevado, cosa que uno siempre agradecerá, por es un recordatorio de humanidad. Yo iba a ver un concierto de una banda de Rock y a pasar un buen rato, y me fui con una de las mejores presentaciones que he visto. ¡Hay que cobrarles la palabra y exigirles que vuelvan pronto!

Setlist Anathema:

01. Thin Air
02. Summernight Horizon
03. Dreaming Light
04. Everything
05. Closer
06. Angels Walk Among Us
07. Deep
08. A Simple Mistake
09. One Last Good Bye
10. Empty
11. Lost Control
12. Universal
13. Flying
14. Are You There?
15. The Blower’s Daughter (con Anneke)
16. Angelica
17. Sleepless
18. Natural Disaster
19. Fragile Dreams

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Anathema y Anneke van Giersbergen volvieron a Chile para presentarse juntos por primera vez en el Teatro Caupolicán, ante cerca de 2.000 personas.

Fotos: Guillermo Salazar

Anneke

A días del show que dará en Chile como parte de una gira exclusiva con ANATHEMA por México y el Cono Sur, PowerMetal.cl entrevistó a Anneke van Giersbergen, quien conversó acerca del concierto del 31 de julio en el Teatro Caupolicán.

Con respecto a cómo será el recital de su banda con ANATHEMA, la ex cantante de THE GATHERING señaló: “(Nosotros) tenemos un full show porque estamos tocando… o sea, ANATHEMA está tocando al final, así que también tienen un show más largo, pero nosotros llevaremos nuestro espectáculo completo. No sólo los estamos “teloneando”, somos como una especie de “cartel doble”, por lo que el público verá dos shows completos, ¡lo que es grandioso!, ya que pienso que será una velada muy linda con todos juntos”.[audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/07/anneke_audio_02.mp3|titles=anneke_audio_02]
Anneke habló de su relación con ANATHEMA, de la producción que está escribiendo y grabando con el productor/compositor portugués Daniel Cardoso y que espera lanzar en enero del 2012, del repertorio de canciones de desplegará en su show en Santiago, entre muchas otras cosas. Como saludo a los fans, la artista dijo: “Espero que todos vayan a ver esto, ya que DE NUEVO será especial, puesto que ANATHEMA y nosotros nunca hemos tocado juntos, las bandas tocado juntas en un show en vivo antes. Entonces va a ser la primera vez, y de verdad será súper bonito. Estamos muy agradecidos de ir a tocar a tu país, es lo mejor del mundo”.

Escucha el saludo de Anneke a los chilenos haciendo click en el reproductor:
[audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/07/anneke_audio_11.mp3|titles=anneke_audio_11]

El lunes 25, podrás leer y escuchar la entrevista completa con Anneke en PowerMetal.cl. Además, en la exclusiva se anunciará un segundo concurso de entradas para el concierto de los ingleses con la holandesa. ¡Atentos!

Recuerda que puedes seguir participando en el actual sorteo de entradas haciendo click acá.

Venta de Entradas:
Sistema PuntoTicket: Tiendas Ripley y Cinemark habilitados (call center 600 462 6000, desde celulares 02-4645557 y desde el extranjero (56)02-464 5557).
Sin recargo en tienda SoldOut (Av. Providencia 2198 – Portal Lyon, local 79)

Valor entrada general:
$24.000 (sin recargo)
$26.400 (con recargo)

Después de los exitosos shows de Anneke Van Giersbergen junto a Danny Cavanagh, agotando función en Chile el pasado 30 de mayo del 2010, ambos vuelven esta vez con sus respectivas bandas para una noche memorable.

ANATHEMA y la ex vocalista de THE GATHERING actuarán juntos el 31 de julio en el Teatro Caupolicán, luego que debiera postergarse la fecha originalmente anunciada.

Anathema

Las entradas están disponibles a través de Sistema PuntoTicket (Tiendas Ripley, Cinemark, 600 462 6000), y sin recargo en tienda SoldOut (Av. Providencia 2198 – Portal Lyon, local 79). El valor es de $24.000.

Pero, si no alcanzas a juntar la plata para comprar tu entrada y ver a ANATHEMA y Anneke en vivo, ¡PowerMetal.cl te invita a participar en este concurso y ganar un ticket para el show!

Lo único que tienes que hacer es enviar un correo a concurso@powermetal.cl, con el asunto “Anathema – Anneke en Chile” y respondiendo la siguiente pregunta:

¿A qué país de África fue ANATHEMA en abril del 2009, donde no pudo tocar por problemas burocráticos y más encima le robaron una guitarra a Danny Cavanagh?

Recuerda colocar tu nombre completo y RUT en el mail con la respuesta. ¡Suerte!

ANATHEMA retorna presentando su aclamadísimo “We’re Here Because We’re Here”, material que tardó siete años tanto en escribirse como en grabarse. Además, fue mezclado por Steven Wilson de PORCUPINE TREE y escogido por Classic Rock como el “Prog Album of the Year” del 2010.

El mismo Danny guarda excelentes recuerdos de su primera concierto en Chile con ANATHEMA, el de octubre del 2006 en el Caupolicán: “Yo diría que ha sido el mejor. Bueno, es que la cosa es bastante simple para serte honesto: la audiencia era muy grande y muy ruidosa, llena de pasión y cualquier grupo adora aquello, ¿no?, y eso no lo sientes en todos los lugares así que es fantástico tocar en un país como Chile (…) Creo que algo hay en los latinos que son un poco más apasionados, que se involucran con la banda en cuanto a (…) despliegue de emociones y al hecho de que aparecen en gran número. La única razón por la que el concierto en Chile ha sido el mejor, es el público”.

Anneke

Anneke también tiene su historia con el país y no sólo con sus venidas con THE GATHERING el 2004, 2006 y 2007, esa última vez, cuando el grupo filmó su DVD “A Noise Severe”. Su trayectoria solista no ha dejado de acercarla a Chile y en esta ocasión acompañará a sus amigos y colegas de ANATHEMA en un concierto que une la veta más creativa y emotiva del rock europeo.

Después de los exitosos shows de Anneke Van Giersbergen junto a Danny Cavanagh, agotando función en Chile el pasado 30 de mayo del 2010, ambos vuelven esta vez con sus respectivas bandas para una noche memorable.

ANATHEMA y la ex vocalista de THE GATHERING actuarán juntos el 31 de julio en el Teatro Caupolicán, luego que debiera postergarse la fecha originalmente anunciada.

Los ingleses retornan presentando su aclamadísimo “We’re Here Because We’re Here”, material que tardó siete años tanto en escribirse como en grabarse. Además, fue mezclado por Steven Wilson de PORCUPINE TREE y escogido por Classic Rock como el “Prog Album of the Year” del 2010.

El cuatro de este mes, ANATHEMA sacó el segundo single en promoción de este álbum, Dreaming Light, cuyo video se puede revisar aquí mismo.

El mismo Danny guarda excelentes recuerdos de su primera concierto en Chile con ANATHEMA, el de octubre del 2006 en el Caupolicán: “Yo diría que ha sido el mejor. Bueno, es que la cosa es bastante simple para serte honesto: la audiencia era muy grande y muy ruidosa, llena de pasión y cualquier grupo adora aquello, ¿no?, y eso no lo sientes en todos los lugares así que es fantástico tocar en un país como Chile (…) Creo que algo hay en los latinos que son un poco más apasionados, que se involucran con la banda en cuanto a (…) despliegue de emociones y al hecho de que aparecen en gran número. La única razón por la que el concierto en Chile ha sido el mejor, es el público”.

Anneke también tiene su historia con el país y no sólo con sus venidas con THE GATHERING el 2004, 2006 y 2007, esa última vez, cuando el grupo filmó su DVD “A Noise Severe”. Su trayectoria solista no ha dejado de acercarla a Chile y en esta ocasión acompañará a sus amigos y colegas de ANATHEMA en un concierto que une la veta más creativa y emotiva del rock europeo.

Venta de Entradas:

  • Sistema PuntoTicket: Tiendas Ripley y Cinemark habilitados (call center 600 462 6000, desde celulares 02-4645557 y desde el extranjero (56)02-464 5557) .
  • Sin recargo en tienda SoldOut (Av. Providencia 2198 – Portal Lyon, local 79)

Valor entrada general:

  • $24.000 (sin recargo)
  • $26.400 (con recargo)