Entradas

Aunque parezca sorprendente, Accept está de vuelta en Chile por cuarto año consecutivo. Sí, tal como suena, los teutones vuelven a nuestro país habiéndose presentado ya el 2016, 2017 y 2018. Esta vez, al igual que los últimos dos años, con el tour de promoción de “The Rise Of Chaos”, algo muy coincidente con nuestra situación actual.

Pero este show traería consigo dos importantes diferencias con respecto a lo que vimos el año pasado. Lo primero es que la banda ya no cuenta con Peter Baltes en el bajo y en su reemplazo sumaron a Martin Motnik. Lo segundo, y que no deja de ser muy interesante, es la llegada de un tercer guitarrista a sus filas como es Philip Shouse, quien ya había estado en la banda acompañándolos como músico invitado, pero que finalmente Wolf Hoffmann decidió que era momento de sumarlo oficialmente.

Con todos estos cambios, y entendiendo que Accept es un obligado para los que gustan del Metal de la vieja escuela, se entiende la expectativa para presenciar el show que darían los alemanes en el Teatro Caupolicán

A las 20:10 aproximadamente se iniciaron los fuegos con los chilenos de Parasyche, quienes desarrollan un Metal más moderno, con clara inspiración en el sonido de Megadeth. La banda está formada por Nicolás Borie en voz principal y guitarra, Matías Becerra en guitarra, Nicolás España en batería y Cristian Suárez en bajo.

El cuarteto chileno mostró material de su disco “Insanity Origins”, lanzado el 2017. Una partida con un sonido un poco saturado pero que rápidamente mejoró y que se notó que tienen su propia hinchada local, ya que se vio más de alguna polera de la agrupación y mucha gente coreando con ellos, en particular la canción Te Importa Una Mierda, su último single lanzado este año.

Parasyche mostró que no tienen problemas de pararse frente a un público que venía a ver a una leyenda de la vieja escuela y sacaron un show impecable, dejando una muy buena impresión.

Setlist Parasyche:

  1. Cachafaz
  2. The Treason
  3. Te Importa Una Mierda
  4. The Wolf Inside
  5. Vesania

Y llegó el momento esperado de la noche. Nuevamente tenemos a Accept, leyenda del Metal, en nuestro país. A las 21:05, así como en sus últimas dos visitas, se deja caer todo el poder de Die By The Sword, canción que inicia también el último disco de los alemanes. No mucho que decir de una canción que muestra toda la potencia sonora de un grupo que se mantiene vigente. Pasan los años y sigue logrando sacar discos que quedan en las listas de lo mejor de la temporada.

No hay descanso y viajamos a la Madre Rusia, con ese monumento de canción que es Stalingrad. Canción que ya debe ser considerada un clásico moderno y donde la voz raspada de Mark Tornillo entrega pasajes sorprendentes, todo acompañado por una afiatada nueva formación de Accept con sus trío de guitarristas y el nuevo bajista Martin Motnik. Es cierto que este último no tiene un carisma como el de Peter Baltes -al menos por ahora- pero se muestra suelto y no se deja amedrentar por el hecho de tener que reemplazar en el escenario a la leyenda que lo precedió.

Hora de los clásicos: de golpe se vinieron Restless And Wild,London Leatherboys y Breaker, en lo que sería un viaje al pasado y, como ya no es sorpresa, la versión 2019 de los alemanes le hace justicia a la versión ochentera de la banda sonando perfecto, y con un público chileno totalmente entregado coreando cada tema en su totalidad. Claramente Wolf Hoffmann sabe que el público necesita escuchar clásicos y el chileno le agradece entregándose 1000%. Es cosa de ver las sonrisas en Uwe Lulis, Philip Shouse y en el mismo Wolf, donde se nota que disfrutan de la respuesta de la afición presente.

Continuamos con Life’s A Bitch, el último single de los alemanes lanzado este año. Una canción alejada de lo que vienen haciendo en el último tiempo (y también de sus clásicos). Más cercana al Hard Rock que al Metal pero que tuvo una aceptable recepción en el público presente. Seguimos con más temas actuales como la poderosa No Regrets y el humor de Analog Man, homenaje a toda la generación que nació escuchando Metal en vinilos, tapes o CDs y que aún no se acostumbran al mundo de Spotify y Deezer.

El momento de los temas actuales continuó con la apoteósica Final Journey -y con ese espectacular solo adaptando el movimiento Morning Mood del compositor noruego Edvard Grieg– , pasando posteriormente a una de las favoritas del público como Shadow Soldiers, que después de tres shows en Chile en los últimos tres años ya son parte del catálogo de nuevos clásicos que ha ido sumando el Accept contemporáneo.

Ya que estamos hablando de la actualidad es momento de dedicar unas palabras a la actuación de Philip Shouse, el tercer guitarrista que mostró sus ganas de comerse el escenario. Impresionante actuación. Sin fallas en el sonido y con un carisma que lo hizo parecer un miembro clásico. Se acopló perfecto al equipo de Hoffmann y Lulis e incluso más de alguno se sorprendió que el oriundo de Alabama tomara tanto protagonismo en el show, cumpliendo hasta algunas de las funciones coreográficas que antes estaban a cargo de Peter Baltes. A más de alguno le habrá recordado a Ritchie Faulkner de Judas Priest tanto por el parecido físico como por su desplante.

Seguimos con una favorita probablemente de todo amante del sonido que nos une: Princess Of The Dawn. Mark Tornillo, los tres guitarristas incluyendo a la nueva contratación Philip Shouse, la base rítmica y un coro de chilenos que parecía la Marea Roja en el Estadio esperando salir a la selección en la Copa América del 2015 con el «OOH OOOH OOOOOH» (ustedes entenderán), todo en un Caupolicán como marco perfecto para que este himno del Metal suene grandioso. De esos momentos para atesorar y después revisar miles de veces en YouTube.

Y de lo épico saltamos a la disco. Midnight Mover y Up To The Limit son temas que perfectamente pudieron sonar en un carrete bailable allá en los 80s. Tanto así que pudimos ver algunas parejas bailando y disfrutando del momento. Y regresamos al nuevo milenio con Pandemic, un tema gigante que ya es parte del catálogo obligado en vivo de la banda. Los alemanes, a todo esto, se muestran tan relajados y felices de la respuesta de los fans que incluso Mark Tornillo se da tiempo de firmar autógrafos mientras canta.

Llegamos al momento más esperado de la noche. Suena Hei–di, heido, heida / Heidi heido, heidaHeidi, heido, heidahahahahahahaha… ¡FAST AS A SHARK! Y el Caupolicán se quiere caer. Se formó un enorme mosh en medio de la cancha que dejo vuelto loco no solo a Accept sino también a Nergal y los integrantes de Behemoth …. Sí, Nergal y compañía fueron parte de Accept en Chile y quedaron ES TU PE FAC TOS (impresionante palabra) al ver como los chilenos se entregaron completamente al poder de la máquina cuyo motor sin dudas en este tipo de temas está en la enorme capacidad de Christopher Williams en la batería.

Pequeño respiro para empezar el final del show con Metal Heart, clásico inmortal de Accept que el público sabe de memoria y corea como si estuviera en la final de la Copa Libertadores. La comunión Accept / Chile en su máximo (mientras Nergal continúa impresionado y graba con su celular).

Y de un clásico antiguo pasamos a un NeoClásico como es Teutonic Terror. Canción que nos invita a subirnos al barco del Metal y dejar caer todo nuestro Axe … nuestras hachas de Metal. A esta altura ya Accept 2019, con todos sus cambios que incluyen perder a Peter Baltes y lanzarse a la aventura de ser un sexteto, se ganó una vez más al público chileno.

Cierran esta perfecta presentación con Balls To The Wall. Me quiero detener un poco en el concepto de perfección. Seguro alguno dirá que sonó mejor hace cuatro años, y otro dirá que esta formación no es la original, etc.. Pero personalmente esto es la perfección: pierdes a un integrante fundamental, lo reemplazas y no se nota. Decides pasar a tener tres guitarristas y no se nota… o más bien, sí se nota, pero para mejor. Te presentas en el Teatro Caupolicán y suenas perfecto. Accept tiene clara la película al punto que es capaz de presentarse en Chile por cuarto año consecutivo (tres con la misma gira) y aún así hacer sentir que es una obligación estar presente en este show.

Accept es una leyenda en vida. ¿Cuántas bandas de Heavy Metal son capaces de pararse en Wacken a hacer un show orquestado? ¿Cuántas bandas son capaces de perder algunos miembros notables y reemplazarlos de tal manera que sigan siendo y sonando a la perfección? No sabemos cuánto tiempo tendremos a Accept con nosotros, ni si Accept se repetirá por quinto año consecutivo venir a Chile. Lo que sí queda cada vez más claro es que Accept fue, es y será una leyenda del Heavy Metal. Dichosos aquellos que hemos podido disfrutarlos.

Setlist Accept en Chile 2019:

  1. Die By The Sword
  2. Stalingrad
  3. Restless And Wild
  4. London Leatherboys
  5. Breaker
  6. Life’s a Bitch
  7. No Regrets
  8. Analog Man
  9. Final Journey
  10. Shadow Soldiers
  11. Princess Of The Dawn
  12. Midnight Mover
  13. Up To The Limit
  14. Pandemic
  15. Fast As A Shark

Encore

  1. Metal Heart
  2. Teutonic Terror
  3. Balls To The Wall

Review: Karim Saba
Fotos: Guille Salazar

Aprovechando su visita a Chile para tocar hoy en el Teatro Coliseo, los integrantes de BEHEMOTH llegaron anoche al Teatro Caupolicán para disfrutar el concierto de ACCEPT en el histórico recinto de San Diego.

El frontman de los polacos, Adam «Nergal» Darski, disfrutó eufórico desde el palco del Caupolicán, coreando todas las canciones y alucinando con el mosh que se armó en cancha al momento de empezar «Fast As A Shark».

Nergal publicó varias historias en su cuenta de Instagram, pero además dejó un profundo mensaje en este post:

«Son los 80s en la Polonia comunista. Baby Nergal se enfrenta a su experiencia teutónica de Heavy Metal por primera vez en su vida. Los videos de los singles ‘Mightnight Mover’ y ‘Metal Heart’ se transmiten con bastante frecuencia en canales de música nacionales en blanco y negro… porque su televisor Neptun es solo en blanco y negro. Sin embargo, ama a la banda desde los primeros riffs. Y desde ahí que he sido un devoto. Ver a ACCEPT esta noche en Santiago de Chile me trajo nuevamente a los años de mi niñez… ¡Qué banda! ¡Qué vitalidad! Ver su conjunto perfecto me hizo pensar lo subestimado que está Wolf Hoffmann. ¡Sin duda uno de los guitarristas de género más notables de todos los tiempos!».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

It’s 80’s in communist Poland. Baby Nergal confronts his Teutonic heavy metal experience for the first time in his life. The videos for singles “Mightnight Mover” and “Metal Heart” are being aired quite often on a national music channels in black and white… coz his TV Neptun is black and white only. Nevertheless he loves the band from the very first riffs. And ever since I’ve been a devotee. Seeing @acceptworldwide tonite in Santiago Chile brought me back to my child’s years again… what a band! What a vitality! Watching their flawless set made me think how underrated Wolf Hoffman is. Hands down one of the most remarkable genre’s guitarists of all time!🤘🙌🙏

Una publicación compartida por Adam Nergal Darski (@nergal69) el

¡Todo listo! ACCEPT tocará este martes junto a PARASYCHE para celebrar el lanzamiento del sello Nuclear Blast en nuestro país.

A continuación te dejamos la lista de ganadores de entradas y encuentro con los alemanes (todos fueron contactados por email):

GANADORES INVITACIÓN

  • Romina Delgado
  • Carolina Silva
  • Alvaro Aguilera
  • Daniela Recabal

GANADORES MEET & GREET

  • Cristobal Peña
  • Luis Navarro
  • Evelyn Toro
  • Jorge Escobar
  • Romina Fernández
  • Ricardo Ossandón

Ultimas entradas a $20.000, sin cargo por servicio en The Knife de Eurocentro y Rockmusic del Portal Lyon. Con recargo por sistema Puntoticket.com y centros habilitados en el Teatro Oriente (Pedro de Valdivia #99, Providencia), PuntoTicket Store (Padre Mariano #236 local 102, Providencia y en Mall Parque Arauco Piso 2, Local 649, Las Condes), tiendas Hites y Cinemark que puedes revisar aquí.

Los horarios para mañana en el Teatro Caupolicán son:

Boletería: 16:00hrs.
Puertas: 19:00hrs.
Parasyche: 20:00hrs.
Accept: 21:00hrs.

El día del evento, Nuclear Blast Records estará presente en el Teatro Caupolicán con material del sello, además de promociones especiales  y otras sorpresas para los asistentes al show.

¡Comienza la semana de ACCEPT en Chile! Los alemanes tocarán mañana junto a los chilenos PARASYCHE para celebrar el lanzamiento del sello Nuclear Blast en nuestro país.

Las entradas para el concierto venden por sistema Puntoticket.com y centros habilitados en el Teatro Oriente (Pedro de Valdivia #99, Providencia), PuntoTicket Store (Padre Mariano #236 local 102, Providencia y en Mall Parque Arauco Piso 2, Local 649, Las Condes), tiendas Hites y Cinemark que puedes revisar aquí.

Los valores son:

Preventa 1
AGOTADA

Preventa 2:
Cancha y Platea: $25.000

Venta general:
Cancha y Platea: $29.000
Palco: $40.000

Los horarios para mañana en el Teatro Caupolicán son:

Boletería: 16:00hrs.
Puertas: 19:00hrs.
Parasyche: 20:00hrs.
Accept: 21:00hrs.

El día del evento, Nuclear Blast Records estará presente en el Teatro Caupolicán con material del sello, además de promociones especiales  y otras sorpresas para los asistentes al show.

A 3 días de tener a ACCEPT de vuelta en Chile para celebrar el lanzamiento del sello Nuclear Blast en nuestro país, PowerMetal.cl te invita a participar por una entrada al concierto que se realizará este martes en el Teatro Caupolicán.

Para participar, sólo debes enviar un mail a concurso@powermetal.cl con el asunto «Concurso Accept» y no olvides incluir tu Nombre Completo y RUT.

Las entradas para ver a ACCEPT en Chile venden por sistema Puntoticket.com y centros habilitados en el Teatro Oriente (Pedro de Valdivia #99, Providencia), PuntoTicket Store (Padre Mariano #236 local 102, Providencia y en Mall Parque Arauco Piso 2, Local 649, Las Condes), tiendas Hites y Cinemark que puedes revisar aquí.

Los valores son:

Preventa 1
AGOTADA

Preventa 2:
Cancha y Platea: $25.000

Venta general:
Cancha y Platea: $29.000
Palco: $40.000

Para todos los que ya tengan su entrada, ¡PowerMetal.cl sorteará Meet & Greet con ACCEPT + Fan Pack con productos de Nuclear Blast! Sólo debes enviarnos un correo a concurso@powermetal.cl, incluyendo tu nombre completo, RUT y número de entrada.

El Fan Pack de Nuclear Blast incluye una polera, vaso reutilizable, sticker, imán, pines, parche y CD a elección entre:

– Slayer – The Repentless Killogy
– Destruction – Born To Perish
– Rhapsody – Zero Gravity
– Possessed – Revelations Of Oblivion
– Avantasia – Moonglow

Si todavía no la tienes, recuerda que Nuclear Blast tiene un descuento especial con un valor de $20.000, tanto en Cancha como Platea. El stock está limitado a 500 tickets.

El día del evento, Nuclear Blast Records estará presente en el Teatro Caupolicán con material del sello, además de promociones especiales  y otras sorpresas para los asistentes al show.

¡Sólo falta 1 semana! ACCEPT vuelve a Chile para tocar el martes 3 de diciembre en el Teatro Caupolicán, celebrando el lanzamiento en Chile del sello Nuclear Blast.

Para todos los que ya tengan su entrada, ¡PowerMetal.cl sorteará Meet & Greet con ACCEPT + Fan Pack con productos de Nuclear Blast! Sólo debes enviarnos un correo a concurso@powermetal.cl, incluyendo tu nombre completo, RUT y número de entrada.

El Fan Pack de Nuclear Blast incluye una polera, vaso reutilizable, sticker, imán, pines, parche y CD a elección entre:

– Slayer – The Repentless Killogy
– Destruction – Born To Perish
– Rhapsody – Zero Gravity
– Possessed – Revelations Of Oblivion
– Avantasia – Moonglow

Si todavía no la tienes, recuerda que Nuclear Blast tiene un descuento especial con un valor de $20.000, tanto en Cancha como Platea. El stock está limitado a 500 tickets.

Las entradas para ver a ACCEPT en Chile venden por sistema Puntoticket.com y centros habilitados en el Teatro Oriente (Pedro de Valdivia #99, Providencia), PuntoTicket Store (Padre Mariano #236 local 102, Providencia y en Mall Parque Arauco Piso 2, Local 649, Las Condes), tiendas Hites y Cinemark que puedes revisar aquí.

Los valores originales son:

Preventa 1
AGOTADA

Preventa 2:
Cancha y Platea: $25.000 (solo los primeros 1.000 tickets)

Venta general:
Cancha y Platea: $29.000
Palco: $40.000

El día del evento, Nuclear Blast Records estará presente en el Teatro Caupolicán con material del sello, además de promociones especiales  y otras sorpresas para los asistentes al show.

Accept es una de las bandas más influyentes dentro del Heavy Metal clásico y sin duda una de las más queridas por la fanaticada chilena, tanto así que los teutones han agendado una cuarta visita a nuestro país en años consecutivos. Con más de cuarenta años de existencia y cumpliéndose ya una década de la exitosa reunión que revivió a esta verdadera leyenda del Metal alemán desde las cenizas, el líder indiscutible de la agrupación Wolf Hoffmann se tomó el tiempo para conversar con PowerMetal.cl, analizando el presente, pasado y futuro de esta icónica banda, además de dedicarle elogios al público chileno.

Entre otras cosas, hablamos sobre el progreso de su nuevo álbum de estudio y los recientes cambios de formación, incluyendo la integración de Philip Shouse como tercer guitarrista y su relación con Peter Baltes a un año de su abrupta salida de la agrupación. Le preguntamos también sobre cuál álbum considera como el mejor de la era con Mark Tornillo y la influencia de éste y del productor Andy Sneap en el sonido actual de Accept. Por supuesto conversamos sobre la contingencia actual de nuestro país y sobre su próxima visita a Chile el 3 de diciembre en el marco del lanzamiento de Nuclear Blast Chile.

Por David Araneda

Para escuchar las respuestas de Wolf Hoffmann, sólo haz click en el botón «play».

Comencemos con el gran anuncio que hicieron hace un par de semanas. Decidieron incorporar a Philip Shouse de forma permanente como tercer guitarrista. ¿Puedes contarnos la historia detrás de esto?

Conocimos a Philip o Phil, como lo llamamos nosotros, durante los shows con la orquesta. Hicimos una serie de conciertos con orquesta, donde tocamos con Phil y descubrimos lo increíblemente bien que encajamos juntos, y qué buen aporte es. Para resumir, pensábamos: ¿Por qué deberíamos dejarlo ir? Lo mantendremos porque él es realmente una gran adición a la formación actual de la banda, eso creemos. Es un poco inusual tener tres guitarristas, pero realmente puedes hacer cosas geniales con tres guitarras. Cuando tienes guitarras gemelas en ciertos pasajes, todavía puedes tener otro guitarrista haciendo las partes rítmicas. Por lo tanto, es realmente potente y versátil de alguna manera. Además, también es un tipo súper agradable. Entonces, pensamos que no queríamos dejarlo ir, así que lo agregamos de forma permanente.

Por lo que entiendo actualmente están trabajando en el álbum sucesor de «The Rise of Chaos». ¿Alguna actualización sobre el progreso de creación y su posible fecha de lanzamiento?

Bueno, avanza lento pero avanza. Quiero decir, estoy sentado aquí trabajando todos los días cuando puedo en nuevas canciones. Algunas de ellas están bastante avanzadas, otras están a medio completar y hay muchas que están muy lejos de estar terminadas. Entonces, ya sabes, es un amplio espectro y realmente no puedo decir cuándo … Estará listo cuando lo esté. Pero estamos trabajando en ello.

Lanzaron «Life’s a Bitch» como single en Abril. La canción tiene un sonido un poco diferente al que nos tienen acostumbrados últimamente. ¿Está destinada a ser una canción independiente, o será parte del nuevo álbum?

Realmente es un bonus track sobrante que habíamos tenido esperando durante algún tiempo. En realidad, se grabó durante las sesiones de «Stalingrad», y dado que tiene un poco de ambiente de fiesta, una vibra feliz, realmente no encajaba en el álbum, ya sabes. Entonces, pensamos que la dejaríamos reposar y esperaríamos a lanzarla en otro momento. Y como no habíamos lanzado nada en mucho tiempo, pensamos que ese podría ser un buen momento para entregarles un pequeño aperitivo. Realmente no pretende ser una representación del próximo álbum ni nada como eso. Es solo una especie de canción perdida que teníamos dando vueltas.

¿Hasta qué punto crees que tener un tercer guitarrista en la banda afectará tu forma de componer? Ahora hay más posibilidades de armonías y cosas así, si piensas en las actuaciones en vivo…

Sí, estoy pensando en eso ahora, ya sabes. Ahora que tenemos un tercer guitarrista, ya estoy pensando mientras escribo música: Oh, sería genial si él toca esto y yo toco esto. Eso hace una gran diferencia. Ya sabes, probablemente incorporaremos más guitarras gemelas … realmente no lo puedo prometer, porque tienes que hacer lo que la canción requiera. Realmente no puedes forzarlo y tocar cosas con guitarra principal doble por todas partes si no encaja con la canción. Entonces, realmente la canción lo dicta todo. Pero estamos tratando de encontrar más espacios para Phil, definitivamente.

Hablando de los cambios de formación. Ha pasado casi un año desde que Peter dejó sorprendentemente la banda. No sé si has estado en contacto con él. ¿Están en términos amigables?

Hombre, desafortunadamente cuando alguien se va de la banda, siempre es como: «ojos que no ven, corazón que no siente». Es triste, desearía que no fuera así porque hemos sido amigos durante mucho tiempo. Pero la realidad es que no he sabido nada de él, ya sabes. Aunque lo intenté contactar un par de veces, pero es realmente … es casi como si quisiera desaparecer, o como si quisiera dejar el negocio de la música por completo. Lo cual es triste, y todavía no entiendo lo que realmente sucedió. Pero es lo que es, y seguimos adelante, ya sabes.

Ya veo … Bueno, han pasado cuarenta años desde su debut y diez años desde que reformaste la banda. ¿Dónde ves a Accept durante la próxima década? ¿Se ven celebrando cincuenta años?

Absolutamente, quiero decir, no veo por qué no. Quiero decir, ¿quién hubiera pensado que podríamos celebrar cuarenta años? Es una locura, suena tan irreal. Parece como si fuera otra persona, cuando lo pienso yo mismo, realmente no siento que sea tan viejo. Pero supongo que es lo que es, es una locura. Cuarenta años, quién lo hubiera pensado. Por supuesto, ahora pienso que habiendo cumplido cuarenta años, ¿qué son otros diez años? ¡Nada! ¡Sí, seguiremos adelante, absolutamente!

¡Es bueno escuchar eso! Nos acercamos al final de la década y estoy seguro de que algunos de los últimos discos de Accept aparecerán entre los mejores álbumes de la década de 2010. ¿Cuál escogerías tú y por qué?

Bueno, eso es algo que las personas externas pueden decidir mucho mejor que yo, porque realmente yo estoy demasiado cerca de todo. Supongo que la mayoría de la gente probablemente elegiría «Blood of the Nations», simplemente porque apareció de la nada, sorprendió a tanta gente y realmente tuvo el mayor impacto en ese sentido.

Aunque claramente eres la mente maestra y el único miembro permanente de la banda, ¿cómo describirías la influencia de Mark Tornillo y el productor Andy Sneap en el sonido actual de Accept?

Ellos desempeñan un papel enorme, por supuesto, hemos producido todos los álbumes con Andy Sneap. Su influencia es muy valiosa para nosotros. Nunca hemos tratado de grabar sin él, y espero que no tengamos que hacerlo, ahora que él está en Judas Priest y constantemente de gira. No hemos discutido cómo funcionarán nuestras agendas para este próximo álbum, pero definitivamente esperamos que vuelva a ser parte del equipo, porque trabajamos muy bien juntos. Mi lema es: «si funciona, no lo cambies», ya sabes. No cambies un equipo ganador. Y Mark, por supuesto, siendo el cantante, tiene un gran impacto en todo, porque escribimos las canciones con él en mente, para él, y tratamos de encontrar el material que funcione particularmente bien para él. Y ya sabes, él interpreta todo en su manera hermosa. Lo viejo y lo nuevo, sí, él es una parte muy importante en todo esto. Aunque soy como dijiste, tal vez la mente maestra, siendo el miembro más viejo y realmente tomando muchas de estas decisiones, este es un deporte de equipo al final del día. La gente siempre me pregunta, ¿cómo es posible que Accept siga siendo Accept a pesar de que tantos miembros han cambiado? Pero creo que, en cada banda, tal como en un equipo deportivo, o como una orquesta, esto se transfiere de un miembro al siguiente, incluso de generación en generación. A pesar de que los integrantes puedan haber cambiado con los años, el espíritu y el sonido de la banda nunca han cambiado drásticamente.

Es verdad. En 2017, cuando tocaron el primer espectáculo sinfónico en Wacken, mencionaste que era un sueño hecho realidad para ti. ¿Hay otros logros en su lista de deseos o proyectos especiales en su mente en este momento?

Bueno, nada que se me ocurra ahora de inmediato. Quiero decir, todo esto de la orquesta fue una tarea tan grande desde el punto de vista logístico. Me alegro de que haya ido tan bien, pero también me alegro de que haya terminado, porque hombre, qué fácil es llevar a tus cinco muchachos de gira en comparación con todas estas otras cosas que hemos acabado de terminar. Entonces, realmente no tengo nada especial planeado en este momento, porque lo acabamos de hacer. Pero quién sabe lo que traerá el futuro, ya sabes. En este momento, como dije, estamos trabajando en el nuevo álbum, la nueva gira está por comenzar, al final todo encajará bastante bien. Hombre, nunca hubiera pensado que íbamos a lograr lo que hemos logrado. Entonces, estoy muy feliz de estar donde estamos ahora, pero quién sabe …

Tocarán en Santiago de Chile en diciembre y sé que ya te han preguntado sobre la situación actual aquí, así que no te haré exactamente la misma pregunta. Quería saber ¿cómo te sientes de tocar en Chile en medio de este movimiento social tan masivo?

Bueno, va a ser interesante. Siento que es una buena oportunidad para que los fanáticos olviden todo esto por un día. No estoy muy seguro de qué encontraremos cuando lleguemos allí, pero, según mi experiencia, cada vez que escuchas «bueno, hay disturbios en este o aquel país», entonces vas allí y es realmente menos de lo que crees. Quiero decir, los medios y la prensa siempre hacen que parezca tan peligroso que no puedes ir allí. Y luego vas allí y te das cuenta que la vida es bastante normal. Por supuesto, estoy seguro de que habrá protestas en ciertas áreas a las que quizás sea peligroso ir… pero generalmente no terminamos estando en esos lugares. Espero que podamos tener un espectáculo de Metal muy normal, y que todo sea tranquilo y seguro.

Espero que así sea. Este concierto también será la fiesta oficial de lanzamiento de la filial chilena de Nuclear Blast Records. ¿Prepararán algo especial para la ocasión?

Sí, como dije, traeremos nuevos miembros, traeremos una nueva lista de canciones, por supuesto. Quiero decir, no vamos a tocar ninguna canción especial de feliz cumpleaños ni nada, ya sabes (risas). Pero haremos que sea una ocasión que valga la pena, absolutamente.

Para finalizar esta entrevista. ¿Te gustaría dejar un mensaje a los lectores de PowerMetal.cl e invitarlos a su concierto el 3 de diciembre en el Teatro Caupolicán?

Absolutamente, ya hice una especie de video en español, pero mi español es tan malo que no puedo hacerlo en español ahora. Espero que todos puedan asistir a nuestro concierto el 3 de diciembre. Estamos totalmente ansiosos por reunirnos con los fanáticos chilenos, porque son algunos de los mejores del mundo. Quizás la mejor fanaticada del mundo. Y va a ser increíble, tenemos muchas ganas de volver allí. ¡Así que asegúrense de unirse a nosotros!

A 2 semanas de celebrar el lanzamiento de Nuclear Blast en Chile con ACCEPT, el show que se realizará en el Teatro Caupolicán ya cuenta con acto de apertura.

Los invitados serán los santiaguinos PARASYCHE, banda de Thrash Metal clásico que el 2017 lanzó su disco debut «Insanity Origins», y que en estos comentos se encuentra lanzando sencillos de su nuevo disco que se estima será lanzado a fines de este año.

Además, el sello anunció un descuento especial para el 3 de diciembre en el reducto de calle San Diego. Un stock de 500 entradas son las que se pueden adquirir con un valor de $20.000 tanto en Cancha como Platea.

Las entradas se venden por sistema Puntoticket.com y centros habilitados en el Teatro Oriente (Pedro de Valdivia #99, Providencia), PuntoTicket Store (Padre Mariano #236 local 102, Providencia y en Mall Parque Arauco Piso 2, Local 649, Las Condes), tiendas Hites y Cinemark que puedes revisar aquí.

Los valores originales son:

Preventa 1
AGOTADA

Preventa 2:
Cancha y Platea: $25.000 (solo los primeros 1.000 tickets)

Venta general:
Cancha y Platea: $29.000
Palco: $40.000

El día del evento, Nuclear Blast Records estará presente en el Teatro Caupolicán con material del sello, además de promociones especiales  y otras sorpresas para los asistentes al show.

En otra de las sorpresivas noticias del día, ACCEPT informó que durante su gira por Norteamérica (que comienza el 8 de noviembre) no podrá contar con el guitarrista Uwe Lulis, quien deberá mantener reposo por una lesión en su pierna tras un accidente que tuvo en motocicleta hace una década atrás.

En su reemplazo estará Philip Shouse, quien ocupó también su puesto durante la gira «Symphonic Terror» de este año. Pero eso no es todo, ya que los alemanes comentan que luego de varios e-mails y discusiones sobre la logística de los ensayos, surgió la inesperada interrogante de por qué no dejar a Shouse como guitarrista permanente, recibiendo un «sí» unánime.

Wolf Hoffmann comenta sobre Lulis: Uwe se convirtió en un gran amigo para todos nosotros y, después de su recuperación, podría necesitar ajustar un poco sus movimientos en el escenario, ¡lo cual no es un problema con todo el apoyo que tiene de nosotros! ¡Estamos aquí para ti, hermano!

La banda comunicó que Uwe Lulis se unirá a la banda para el tramo sudamericano de su gira, estrenando así una formación con 3 guitarristas en el escenario. Con esto, la formación de ACCEPT queda con:

Wolf Hoffmann – Guitarra
Mark Tornillo – Vocalista
Christopher Williams – Batería
Uwe Lulis – Guitarra
Martin Motnik – Bajo
Philip Shouse – Guitarra

Recuerda que ACCEPT vuelve a Chile el 3 de diciembre para tocar en el Teatro Caupolicán, día en que también se realizará el lanzamiento oficial en Chile de Nuclear Blast Records, uno de los principales sellos a nivel mundial especializado en Hard Rock y Heavy Metal. La disquera alemana inició operaciones en nuestro país el pasado mes de mayo editando a la fecha los últimos trabajos de bandas como POSSESSED, AVANTASIA, TURILLI/LIONE RHAPSODY, DESTRUCTION y SLAYER.

Las entradas se venden por sistema Puntoticket.com y centros habilitados en el Teatro Oriente (Pedro de Valdivia #99, Providencia), PuntoTicket Store (Padre Mariano #236 local 102, Providencia y en Mall Parque Arauco Piso 2, Local 649, Las Condes), tiendas Hites y Cinemark que puedes revisar aquí.

Preventa 1
AGOTADA

Preventa 2:
Cancha y Platea: $25.000 (solo los primeros 1.000 tickets)

Venta general:
Cancha y Platea: $29.000
Palco: $40.000

El día del evento, Nuclear Blast Records estará presente en el Teatro Caupolicán con material del sello, además de promociones especiales  y otras sorpresas para los asistentes al show.

 

Si hay una banda que se ha caracterizado por ofrecer uno de los shows más potentes de Heavy Metal en Chile, esa es ACCEPT. Los alemanes vuelven a nuestro país el 3 de diciembre con un concierto cargado de grandes éxitos.

Formados en 1976, la banda acumula más de 40 años de trayectoria, siendo una de las figuras fundamentales al momento de entender la evolución y auge del Metal en Europa. Esto se ha reflejado en sus quince discos de estudio, con los que han desarrollado un sonido propio que los sitúa dentro de la élite del género.

Liderados por el virtuoso guitarrista Wolf Hoffmann y con la potente voz de Mark Tornillo, el quinteto repasará su extensa trayectoria, la que comenzó con su disco homónimo publicado en 1979 y que tiene a The Rise of Chaos como su última producción, presentada en sociedad en el año 2017, tras lo cual recibió excelentes críticas por parte de la prensa especializada.

El concierto de ACCEPT marca también el lanzamiento oficial en Chile de Nuclear Blast Records, uno de los principales sellos a nivel mundial especializado en Hard Rock y Heavy Metal. La disquera alemana inició operaciones en nuestro país el pasado mes de mayo editando a la fecha los últimos trabajos de bandas como POSSESSED, AVANTASIA, TURILLI/LIONE RHAPSODY, DESTRUCTION y -próximamente- SLAYER.

El día del evento, Nuclear Blast Records estará presente en el Teatro Caupolicán con material del sello, además de promociones especiales  y otras sorpresas para los asistentes al show.

Atención: habrá una preventa especial para los fanáticos que adquieran una de las primeras 1.000 entradas (cancha y platea) con los siguientes precios a través del sistema Puntoticket:

Preventa 1
$20.000 (300 tickets)

Preventa 2:
Cancha y Platea: $25.000 (solo los primeros 1.000 tickets)

Venta general:
Cancha y Platea: $29.000
Palco: $40.000

A la venta desde el viernes 18 de octubre a las 11 hrs. en Puntoticket.com y centros habilitados en el Teatro Oriente (Pedro de Valdivia #99, Providencia), PuntoTicket Store (Padre Mariano #236 local 102, Providencia y en Mall Parque Arauco Piso 2, Local 649, Las Condes), tiendas Hites y Cinemark que puedes revisar aquí.

A Accept no le bastó con haber definido la identidad del Metal germano en los noventa…

Hoy, muy bien se puede decir que han sido la banda metalera de la década en Europa, y quizás de toda la escena. Sus trabajos actuales demuestran experiencia, pero no cansancio. Por el contrario, su energía y productividad en estudio es tan intensa como su fuerza en vivo, un conjunto que sabe hacer sonar bien hasta el teatro sudamericano más inadecuado, y que dicta cátedra y habla verdad con sus canciones llenas de calle y -al mismo tiempo- de pulcritud.

Qué delicia es tener el lujo de tener a Accept en Chile por, ¿tercer año consecutivo?, e irse del show como si hubiese sido la primera vez que han venido…

Qué importa que hayan pasado once meses desde la última vez en el Cariola: la banda responde y el público también, con una banda que enseña e irradia Metal con todas sus letras, lo que rejuvenece y se rejuvenece a casi cuarenta años de haber partido con visiones revolucionarias de agresividad, que ellos mismos transformaron en tradición eterna del Heavy Metal clásico.

Qué importa que hayan venido a volver a presentar el «The Rise Of Chaos» por segunda vez en menos de un año. El espectáculo fue otra vez una enorme fiesta, donde no interesa que los clásicos de antaño sean interpretados por una alineación muy diferente a la de esas épocas, simplemente porque la banda en vivo hoy en día entrega el espectáculo más sólido, hoy por hoy, en toda la escena metalera. Dicho eso, tampoco interesa que esta vez hayan mostrado con orgullo tantas nuevas canciones: la factura del nuevo material es demoledora, con temas de este ciclo como Stalingrad y Teutonic Terror que ya son imposibles de obviar al momento de hablar de los grandes clásicos en la carrera de Accept.

Fueron dos horas absolutamente exactas de descargas en el Coliseo de Nataniel Cox, recinto mucho más apto que el escogido para el 2017, y que recibió a tantos o incluso más fanáticos que la velada anterior, confirmando que Accept es sabido que entrega siempre y que los fanáticos del buen Metal no darán nunca por sentada una nueva visita de los héroes teutones del Heavy Metal.

De las 21:04 hasta las 23:04 fueron puros cañonazos de metal tradicional, de ese tan callejero, pero al mismo tiempo tan pulcro que solo Wolf Hoffmann sabe entregar. Y es que sin haber sorpresas, igual quedamos sorprendidos con la calidad, entrega y repertorio de un grupo que eleva estándares, y responde a una fanaticada fiel. Die By The Sword abrió como el año pasado, volviendo a provocar la respuesta de un público respetuoso y emocionado, a los pies de estos verdaderos próceres, que tienen nuevos clásicos como Stalingrad, un imprescindible ya a nivel de cortes como los más ochenteros del repertorio de la banda.

En la medida que el sonido se iba ajustando para llegar a su estándar habitual (en esto Accept nunca va ni querrá fallar), Restless And Wild fue traída a colación sin aviso, provocando un estruendo del público y las reacciones típicas de Wolf con su rostro alegre, en comunión con el público, alimentándose de su energía. Ya se veían telones desde el público, banderas desde la platea, una pierna ortopédica alzada cerca de Uwe Lulis, en una algarabía que continuaba con la interpretación de una T.V. War del “Russian Roulette” (gran acierto del setlist), que suena terriblemente intensa en vivo. Qué adelantados eran a su época, una canción que en perillas del productor Andy Sneap, perfectamente podría estar en cualquier placa de Accept de la actualidad y pasar como material contemporáneo.

Es que el estilo no se transa, lo verdadero se respeta, la mentira se desecha, a tal punto que una canción del ciclo actual como Pandemic, del «mejor» disco metalero de la década por su impacto y trascendencia, “Blood Of The Nations”, entró de forma muy natural para tomar la posta del corte anterior.

Recién aquí llegó la primera pausa en la descarga de Accept, con el fin de que Mark Tornillo pudiera dirigirse al público y anunciar una tanda de nuevo material a ser presentado, casi como pidiendo permiso. Fueron cinco canciones de corrido, partiendo por Koolaid y siguiendo con No Regrets, Analog Man y Final Journey, para terminar con la cuasi-clásica Shadow Soldiers. La efectividad de estas pistas es tal que, si bien es posible que muchos seguidores del Accept de los ochenta presentes en el concierto no las conocieran, igualmente terminaran coreando sus estribillos, después de un par de reiteraciones. Temas simples y contagiosos, nada más que decir.

La próxima parte del setlist se centraría en buscar cortes antiguos y la verdad fue que dicha dinámica provocaría un in crescendo de atmósfera en esta parte del concierto. Neon Nights apareció aquí sin anticipos ni anuncios, un punto alto que se elevó aun más con la llegada de Princess of the Dawn. Y si algún ingenuo quiere saber cómo es posible mezclar lo callejero con lo elegante en un solo riff, que escuche el que Wolf célebremente entrega en esta canción, patrimonio declarado del Heavy Metal.

Las canciones clásicas de Accept se escuchan tan potentes con esta alineación y sonido, influenciado posiblemente por la producción de estudio aportada por Sneap, que en algún momento pareció que Hoffmann decantaría por composiciones ciento por ciento más agresivas y metaleras, con el fin de aprovechar esta especie de “configuración”. Por ello, es que resulta tan gratificante ver que el guitarrista cada vez le esta dando más lugar a ese lado docto que destelló en los ochenta, adaptando pequeñas piezas clásicas en sus cuerdas estridentes, y replicándolas en vivo.

En este mismo espacio, se escucharon y vitorearon temas cumbre como Monsterman y Up to the Limit, que pese a su estatura, no hicieron presagiar la respuesta que provocaría la taquillera y elegante Metal Heart, contagiando saltos y coros de los 1.500 asistentes al Coliseo. Tan impresionante como aquello, fue el hecho de que la banda no esperara nada para, acto seguido, presentar sin advertencias a Teutonic Terror, otro polvorín que prendió fuego a la noche, la canción que nos vendió a todos este nuevo Accept de una segunda etapa dorada que continúa hasta hoy.

La banda no se venía con nada pequeño y Fast as a Shark generó el caos siempre esperable con su llegada. Cuánta potencia tenían en ese entonces, jóvenes y con los equipos de sonido no aptos para aquel poderío, y cuanta potencia tiene hoy en día, con el sonido actual del conjunto en vivo. Llega a ser intimidante que músicos de esta edad sean capaces de entregar más poderío que las nuevas y vigentes camadas, y el que no se estremece con esto, es que no entiende nada y tiene mucha tarea por repasar.

Stampede de “Blind Rage” abrió el encore final, uno al cual Midnight Mover, favorita de muchos y de quien escribe, le dio un sabor muy particular a la recta final de la velada de Accept en Chile. Por supuesto, Balls to the Wall era el cierre esperable y todas las energías se dispusieron para disfrutar el momento. Y por eso, la sorpresa fue grande cuando cerraron con I’m a Rebel, recurso ingeniosamente ocupado por la banda para dar un corte definitivo y positivo a un concierto otra vez redondo de Accept en Chile.

Jamás en nuestras vidas nos habríamos imaginado que costaría contar la veces que Accept ha venido a Chile, y ese es el escenario que nos encontramos ahora con los maestros teutones: amigos de la casa. Ciertamente que saben entregar, y claramente el público chileno responde en cada oportunidad, como la del 23 de octubre en este lugar. Qué tremendo privilegio es poder repetirse el plato hasta con Accept, como si Santiago fuera una parada más de las giras en bus por Alemania y Europa.

Sí, el mundo es más chico en estos días, pero la banda que nos está visitando más seguidamente no solo es una llena de historia, sino una que explota calidad y sonido en estos días en lo que es difícil impresionar, y en los que ellos impresionan con cada arremetida de estudio y en vivo. Así, una “enésima” vez se sentirá como la primera, siempre y cuando sea Accept la banda encargada de repetir la visita.

Setlist de Accept en Chile:

01. Die by the Sword
02. Stalingrand
03. Restless and Wild
04. TV War
05. Pandemic
06. Koolaid
07. No Regrets
08. Analog Man
09. Final Journey
10. Shadow Soldier
11. Solo de Wolf Hoffmann
12. Neon Nights
13. Princess of the Dawn
14. Monsterman
15. Up to the Limit
16. Metal Heart
17. Teutonic Terror
18. Fast as a Shark
Encore
19. Stampede
20. Midnight Mover
21. Balls to the Wall
22. I’m a Rebel

LIVE REVIEW: Jorge Ciudad
FOTOS: Guille Salazar

Los alemanes volvieron a dar una clase magistral de Heavy Metal en Chile ante cerca de 1500 personas que llegaron al Teatro Coliseo de Santiago.

Fotos: Guille Salazar

Los ya legendarios ACCEPT, a quienes tendremos este 23 de Octubre en nuestro país, se preparan para el lanzamiento de «Symphonic Terror – Live At Wacken 2017» su nuevo trabajo en directo que verá la luz este próximo 23 de Noviembre vía Nuclear Blast. Recordemos que este trabajo nos trae la presentación de la banda en el festival alemán que duró dos horas y se dividió en tres partes. Es así como podremos disfrutar una primera parte con antiguos y nuevos clásicos de la banda, una segunda parte con el inquieto Wolf Hoffmann presentando parte de su último trabajo solista «Headbanger’s Symphony» acompañado por la Orquesta Sinfónica Nacional Checa y una parte parte final en que la banda presenta clásicos de clásicos acompañados por la orquesta .

Este trabajo termina con una versión larga duración de «Balls To The Wall«, clip que han liberardo para promocionar este nuevo lanzamiento y puedes disfrutar a continuación:

«Symphonic Terror – Live At Wacken 2017» estará disponible en Blu-ray + 2CD digipak, DVD + 2CD digipak, 2CD digipak, box de 3LP (negro) con booklet y póster, box de 3LP (dorado) con booklet y póster (exclusivo para envíos por Nuclear Blast), Blu-ray + DVD + 2CD earbook y Blu-ray + DVD + 2 CD earbook + fotografía autografiada (exclusivo para envíos por Nuclear Blast).

Y no olviden que las entradas para ver a ACCEPT el 23 de octubre en el Teatro Coliseo se encuentran disponibles por sistema PuntoTicket.com y locales autorizados, que puedes ver aquí..

Los valores, con cargo por servicio incluido, son:

Cancha: $28.800
Platea Baja: $34.500
Platea Alta: $23.000

Los alemanes siguen la promoción de su último álbum “The Rise of Chaos”, que los llevará también por México, Brasil y Argentina.

El tracklist de «Symphonic Terror – Live At Wacken 2017» será:

Parte 1: Accept

01. Die By The Sword
02. Restless And Wild
03. Koolaid
04. Pandemic
05. Final Journey

Parte 2: Headbanger’s Symphony

06. Night On Bald Mountain
07. Scherzo
08. Romeo And Juliet
09. Pathétique
10. Double Cello Concerto In G Minor
11. Symphony N° 40 in G Minor

Parte 3: Accept con orquesta

12. Princess Of The Dawn
13. Stalingrad
14. Dark Side Of My Heart
15. Breaker
16. Shadow Soldiers
17. Dying Breed
18. Fast As A Shark
19. Metal Heart
20. Teutonic Terror
21. Balls To The Wall

Bonustrack:

22. Making Of: Wacken
23. Making Of: Headbanger’s Symphony

Cuando falta poco para volver a disfrutar de ACCEPT en nuestras tierras como parte de la gira de su último trabajo «The Rise Of Chaos», ahora hay que empezar a soñar con lo que vendrá después ya que en una entrevista para The Metal Voice, el guitarrista Wolf Hoffmann confirmó que la leyenda alemana tiene planeado hacer una gira el 2019 pero acompañados por una Orquesta, tal como se vio en la presentación que realizó la agrupación en Wacken Open Air este año:

«El show con Orquesta de Wacken estaba destinada a ser único, pero como a todos les encantó tanto y a nosotros también nos encantó tanto que decidimos que hay llevarlo a un tour de alguna manera porque así debe ser. Así que tocaremos con una orquesta el próximo año en todo el mundo. Comenzaremos en Europa, luego en Rusia y luego en el resto del mundo», comentó Hoffmann.

Las entradas para ver a ACCEPT el 23 de octubre en el Teatro Coliseo se encuentran disponibles por sistema PuntoTicket.com y locales autorizados, que puedes ver aquí..

Los valores, con cargo por servicio incluido, son:

Cancha: $28.800
Platea Baja: $34.500
Platea Alta: $23.000

Los alemanes siguen la promoción de su último álbum “The Rise of Chaos”, que los llevará también por México, Brasil y Argentina.

Desde esta mañana están disponibles las entradas para el próximo show de ACCEPT en el Teatro Coliseo, programado para el 23 de octubre. Los alemanes siguen la promoción de su último álbum «The Rise of Chaos», que los llevará también por México, Brasil y Argentina.

Los valores, con cargo por servicio incluido, son:

Cancha: $28.800
Platea Baja: $34.500
Platea Alta: $23.000

Las entradas se encuentran disponibles por sistema PuntoTicket.com y locales autorizados, que puedes ver aquí.

A 1 año de la clase magistral de Heavy Metal que realizaron en el Teatro Cariola, ACCEPT agendó su regreso a nuestro país para tocar el próximo 23 de octubre en el Teatro Coliseo.

Los alemanes siguen la promoción de su último álbum «The Rise of Chaos», que los llevará también por México, Brasil y Argentina.

La venta de entradas comenzará este martes 14 de agosto a partir de las 11:00hrs. por sistema Puntoticket.

Caña ibérica y Cañón teutón. Barón Rojo y Accept ofrecieron tremenda maratón de dos shows completos en un solo concierto, modelo de espectáculo que siempre cuando un par de bandas internacionales coincidían un mismo día en el país, los fanáticos pedían que ambas se juntaran en un solo recinto para que nadie se perdiera un acto por preferir otro. Y el resultado fue un despliegue de cuatro horas de Rock ‘N’ Roll de cilindraje por parte de los españoles, y de pólvora metalera pura cortesía de la banda alemana…

Me cuesta seguir escribiendo sin detenerme en los tremendos cañonazos que ofreció Accept en su concierto, así que prefiero decirlo ahora: ay mamita cómo sonaron en el Cariola, una muralla de guitarras absolutamente apabullante e insolente, con un bajo de Peter Baltes atronador, que se hacía respetar pese a lo fuerte del sonido, un Mark Tornillo que no se inmutaba en hacer reventar los tímpanos, una muestra sónica tan fuerte como clara, y de paradigma verdadero de Metal. No sé cuántos años más van a pasar en que una banda vuelva a imponerse con un sonido tan revienta pelotas e inconmensurable como Accept esa noche, de la cual fue un absoluto privilegio estar presente.

Y privilegio claramente lo fue, porque en ningún momento nos encontramos primero que todo con una actitud de Barón Rojo de ofrecer un support act, y la verdad es que el público que asistió por ellos así lo merecía. Fue una sorpresa tremenda ver cómo los hermanos De Castro no cortarían grasa de su show y que este se extendería hasta por dos horas, un regalo al rockero que vacila con esas guitarras que suenan a cañón de revólver con cada uñetazo de Armando y Carlos, con clásicos del Rock en español que fueron siempre coreados y que en la medida que se iban liberando, más y más fanáticos iban ingresando.

A la hora, hora y media de show de Barón Rojo, el recinto estaba llenísimo, con 2 mil ni que caben más personas haciendo una comunión con una alineación que si bien no es la más venerada en América Latina (en España siempre serán institución independiente de las caras actuales), se impuso al trasmitir un verdadero sentido de cultura española en veneración del Rock “cañero”, sucio y agitado, de actitud franca y de simple entusiasmo por la energía de este tipo de música. Cómo me gustaría tener tiempo para desmenuzar un show que incendió el Teatro Cariola y lamento tener que pedir excusas por no hacerlo de forma más extensiva en este review, como debiera.

Las imágenes y recuerdos, en todo caso, van hacia el inmenso tributo al rock que Barón Rojo realizó junto con el público chileno, desde la épica partida con Barón Rojo a las 8 de la noche, con imágenes en fondo del Der rote Baron o Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen, pasando por Son Como Hormigas’ y sus referencias a “figuras políticas” importantes para el acontecer español y europeo.

Larga Vida al Rock and Roll rápidamente confirmó que el repertorio de los hispanos sólo traería puntos altos. En Incomunicación los asistentes se hicieron y mucho notar con los cánticos de “estoy solo aquí”, para acto seguido pegar con El Enemigo a Abatir.

Pero no pienso renunciar al rock and roll” cantaba Carlos de Castro, dejando en claro que el show se extendería con una duración digna de un cabecera de cartel, disparando más tarde con joyas como Invulnerable, la fiestera Noches de Rock and Roll, Rockero Indomable, Caso Perdido y Breakthoven, cumpliendo recién la primera parte del set. Sin embargo, el encanto de la presentación subía mientras el teatro se colmaba de asistentes que no pudieron hacer más que ver el concierto en el sector donde se vendían las poleras de Accept, en un recinto que quedó chico en un momento para este doble cartel.

Otras canciones que Barón Rojo ofreció fueron Satánico Plan, Hermano Del Rock And Roll, la británica El Barón Vuela Sobre Inglaterra, El Malo’, Las Flores del Mal y Con Botas Sucias, destacando Hijos de Caín de forma épica en el repertorio. En la parte final, entre Cuerdas de Acero y Siempre Estás Allí, resaltaron momentos cuando las pantallas pasaron a caídos del rock como Malcolm Young de AC/DC y muchos de los evocados en la canción Concierto Para Ellos, antes de hacer estallar el teatro con Resistiré.

Setlist de Barón Rojo:

  1. Barón Rojo
  2. Son como hormigas
  3. Larga vida al rock and roll
  4. Incomunicación
  5. El enemigo a abatir
  6. Invulnerable
  7. Noches de Rock’N’Roll
  8. Rockero indomable
  9. Caso Perdido
  10. Breakthoven
  11. Satánico Plan
  12. El Malo
  13. Las flores del mal
  14. Con Botas Sucias
  15. Hijos de Caín
  16. Cuerdas de acero
  17. Los rockeros van al infierno / Los desertores del rock / Casi me mato / Los rockeros van al infierno
  18. Concierto para ellos
  19. Resistiré
  20. Siempre estás allí

LAS ÉPOCAS DORADAS DE ACCEPT

Evidentemente, la espera entre la salida de Barón Rojo y Accept no sólo fue tarde. También fue larga. Varios minutos después entenderíamos el porqué: una escenografía elaboradísima que se tuvo que montar apenas los españoles partieron a sus camarines, puesta en punto que a más de alguno hizo perder un poco la paciencia, sabiendo que eran las 22:30 y todavía no ocurría nada. De hecho, si eventualmente había que entregar el teatro a medianoche, como pasa a veces con algunos shows, hasta preocupaba la situación de si quizás los germanos podrían o no entregar su repertorio completo.

No obstante, la salida de Accept a la tarima del Cariola fue tan punzante con la canción Die By The Sword de “The Rise Of Chaos”, que la banda y su sonido no dejó otra opción que dejarse llevar por el espectáculo que de inmediato atropellaba al público. Canción nueva, sí, de una banda idolatrada por sus clásicos pero que tras su vuelta ha sabido convertirse en uno de los principales grupos metaleros de la presente década, con cuatro discos que presentan temas que sin duda ya son “clásicos” de nuestra época.

Esa sensación me dio al escuchar el comienzo de Stalingrad, seguida por la audiencia como si se tratase de una composición con treinta años de data. Sus elementos característicos del Accept docto pero con la potencia de un sonido moderno le dan al track y a sus músicos un segundo aire absolutamente glorioso, incrementado además por la fuerza inconmensurable de un Accept que en vivo de verdad muestra su mejor faceta. No hay productor ni un Andy Sneap que le haga justicia al poderío y simpleza cañonera de una banda que les enseña a todos cómo hay que sonar en un concierto de Heavy Metal, independiente de la fecha y el local. Nunca había escuchado un bajo tan poderoso y claro como el de Baltes, y qué decir de las guitarras de Wolf Hoffmann y Uwe Lulis, punzantes, brillantes e hirientes, construyendo un muro sónico que no perdía sentimiento pese a su físico.

A cada segundo me parecía estar presente en una cátedra de Metal, de “dejen esto a los que de verdad saben”, y la VERDAD es el sustantivo que dibujan Wolf y los suyos en cada nota, chillido, postura, sonido y coreografía. Increíble que personas que rodean los sesenta años de vida sean capaces de mostrar una consistencia que tantas bandas jóvenes sólo soñarían.

Sin anuncios ni anticipos, sino sólo con tocarlas, Accept haría su discurso con Restless And Wild, London Leatherboys y Living For Tonite (pequeñas fallas de micrófono aquí), temas con los que ya todos se olvidarían de la hora y se entregarían a la banda, a la suerte de quien fuera, triada de clásicos categóricos, mezclando fiereza con melodía y sincero goce del momento. Con sus gestos, Wolf Hoffmann siempre parecerá ser un niño, con un ánimo inalterable al momento de encontrarse en el escenario, pero siempre haciéndose respetar como el ícono del Metal que es.

Seguido vendrían cortes recientes como The Rise Of Chaos, Koolaid, No Regrets y Analog Man, cuatro canciones nuevas que recorren casi todos caminos donde Accept ha puesto su marcha: ritmos contagiosos, fiereza, etc.. Más tarde, luego de un grito de Tornillo invocando al disco “Blind Rage” (2015) para cantar la aguerrida Final Journey, Hoffmann presentaría Shadow Soldiers con una solemnidad que sólo se les da a los clásicos. Midió muy bien el nacido en Mainz, sin embargo, porque el público ya la había recibido de tal manera pese a tener el track apenas cinco años de vida.

En una de las pocas pausas del show, Wolf y Peter empezarían a intercambiar líneas de guitarra y bajo para dar comienzo a una nueva sección de cortes ochenteros. Así, desplegaron Neon Nights, Princess Of The Dawn, Midnight Mover y Up To The Limit, para finalizar con Objection Overruled de los noventa, que funcionó como una especie de orgasmo sónico de esta parte del repertorio.

Pandemic de “Blood Of The Nations” volvió también a sonar como un clásico para una audiencia que la disfrutó como si fuera un tema insigne de Accept, y la verdad es que algo sabe muy bien hacer la banda para sonar fresca, desenfrenada  y atemporal con cortes nuevos, que se ensamblan uniformemente con otros como Fast As A Shark.

Eso muestra que Accept está empezando a lograr algo sobresaliente: tener clásicos no sólo de una época dorada, sino también de una era más reciente, de la actual, de una que hasta la salida de “Blood Of The Nations” con un desconocido Mark Tornillo era impensada. Y si de esa nueva era gloriosa hubiese que tomar un ejemplo, sería Teutonic Terror, que bien tiene ganado su lugar en el encore, a la altura de Metal Heart y Balls To The Wall. Yendo igual de lejos con otra apreciación, me parece que Teutonic Terror es la canción más representativa del Heavy Metal de esta década, por su fuerza, su actitud, y todo lo que significaría posteriormente.

Habrán sido aproximadamente las 00:40 horas cuando terminó el show, con muchos saliendo hacia la calle San Diego sin dar la opción a que Accept se sacara la foto tradicional con los asistentes de fondo, pero con el recuerdo de haber escuchado una descarga de Rock y Heavy Metal del más sincero, del más fiero y categórico.

Setlist de Accept:

  1. Die by the Sword
  2. Stalingrad
  3. Restless and Wild
  4. London Leatherboys
  5. Living for Tonite
  6. The Rise of Chaos
  7. Koolaid
  8. No Regrets
  9. Analog Man
  10. Final Journey
  11. Shadow Soldiers
  12. Solo de Wolf Hoffmann
  13. Neon Nights
  14. Princess of the Dawn
  15. Midnight Mover
  16. Up to the Limit
  17. Objection Overruled
  18. Pandemic
  19. Fast as a Shark

Encore:

  1. Metal Heart
  2. Teutonic Terror
  3. Balls to the Wall

Live Review: Jorge Ciudad
Fotos: Guille Salazar

Anoche estuvimos en un repleto Teatro Cariola para ver una legendaria dupla de Heavy Metal europeo con Accept a la cabeza y Barón Rojo abriendo los fuegos.

Fotos: Guille Salazar

Con un Teatro Cariola repleto se encontrarán ACCEPT y BARÓN ROJO este martes 21, ya que en este momento se venden las últimas 100 entradas para el concierto, luego de agotarse las dos instancias de preventa y los sectores de Platea y Palco.

Los precios son:

Preventa 1: AGOTADA
Preventa 2: AGOTADA

GENERAL
Cancha: $30.000
Platea: AGOTADA
Palco: AGOTADO

Las entradas se venden por sistema PuntoTicket, tiendas Hites y Cinemark. Sin cargo por servicio se encuentran en boleterías del Teatro Cariola.

A estas alturas de la vida es poco lo que se puede agregar acerca del retorno de Accept, una banda respecto de la cual varios creímos, hasta hace algunos años, que ya nos había entregado todo lo que podía, y que la salida definitiva de Udo Dirkschneider había sido una daga que finalmente desangraría cualquier intento de retorno por parte de una banda extremadamente talentosa, pero que parecía haber dejado atrás sus días de merecida gloria. Por suerte estábamos equivocadísimos, y el resurgir de Accept tras la tremendamente sabia incorporación del enorme Mark Tornillo ha sido catalogado por muchos como uno de los retornos más potentes en la historia del Heavy Metal, con justa razón.

En ese sentido, lo que la banda nos ha entregado con el impactante “Blood Of The Nations”, seguido por los no menos grandiosos “Stalingrad” y “Blind Rage”, ha generado un catálogo de tal magnitud que sus temas son tan gozados en vivo como sus imperecederos clásicos de los ’80. Que la respuesta del público sea similar con Metal Heart y con Teutonic Terror o Stalingrad es suficiente resumen para destacar el estado de forma de un quinteto que, liderado por el interminable Wolf Hoffmann y su fiel escudero Peter Baltes, debió encontrar en el mercado dos buenos refuerzos tras la partida de Herman Frank y de Stefan Schwarzmann, dos connotados y experimentados músicos que quizás se hayan sentido algo incómodos con su labor más bien “de reparto” en la actualidad de Accept. Por suerte, las incorporaciones en 2015 fueron de gran nivel, con un Uwe Lulis que destiló talento en las seis cuerdas durante muchos años en otra máquina germana como Grave Digger, y el joven Christopher Williams en la batería, a quienes ya vimos en vivo como parte de la banda, pero que ahora verían su debut en las lides de los discos inéditos.

Accept es, en estos momentos, una apuesta segura, que ha logrado evolucionar desde un retorno increíble hasta convertirse en una máquina confiable y con un nivel de falla cercano al mínimo. Tan es así que la salida de un nuevo disco casi resulta como una especie de revisión técnica para esta máquina, para certificar su vigencia y su nula depreciación, y donde quizás el único elemento de cierta incertidumbre tendría que ver con cómo sonaría este trabajo con las nuevas incorporaciones anteriormente señaladas.

Y la verdad es que, anticipándonos un poco a la reflexión final, Accept pasa esta nueva revisión técnica con la suficiencia de los campeones, como ese lanzador del martillo que sólo necesita un intento para marcar su supremacía respecto a los demás competidores y luego de saludar al público, vuelve a ponerse el buzo y descansa mientras otros se desgañitan intentando lograr sus mejores marcas de la temporada para pasar a la final. Algo así pasa con este nuevo trabajo, “The Rise Of Chaos”, conceptuado por Wolf Hoffmann como un disco que habla de la destrucción del mundo actual, en el sentido de que “Lo que hay ahora puede desaparecer mañana y eso es irritante porque ocurre a todo nivel de cosas y nadie sabe qué vendrá después”. El arte de tapa, a cargo de Gyula Havancsák, muestra una escenografía de la banda, pero “claramente destruida como después de una catástrofe”, según el propio Wolf.

OK, demasiado preámbulo. ¿Qué tiene Accept para ofrecernos en este 2017? Bueno, partir con un sablazo como Die By The Sword tiene mucho de declaración de principios, con esa frase bíblica que ha sido traducida al español como “el que a hierro mata, a hierro muere”, y que no por haber sido utilizada hace más de treinta años por Slayer pierde brillo por ser ahora usada por Accept. Wolf demuestra de inmediato que su capacidad compositiva y riffera no sólo sigue absolutamente intacta, sino que reverdece sus laureles con una cotidianeidad y naturalidad que sorprenden. Porque no estamos hablando de riffs revolucionarios, pero es francamente impresionante que, a estas alturas del partido, esa guitarra suene tan fresca, limpia y contundente con notas que ya hemos escuchado varias veces. Un estribillo tan sencillo como “if you live by the sword, YOU WILL DIE BY THE SWORD!” resuena como una metralla con esa marcialidad tan característica del sonido de los alemanes, que estremece con esos “o-o-o-oh” y que ya nos hace cortar las huinchas por esperar la entrada de los músicos a escena con la introducción de este mismo tema. Un solo con el “sello de calidad Hoffmann” termina de configurar un inicio atronador, y que ya vimos con su colosal interpretación en el recién pasado show de la banda en el Festival de Wacken.

Bajando un poquitito la velocidad, pero no la intensidad, Hole In The Head quizás no marque historia o vaya a trascender demasiado en el tiempo, pero mantiene un nivel parejo, nuevamente con un riff a prueba de balas, y con un coro desafiante, agresivo y que sin dudas debe ser imposible de cantar sin empuñar la mano con su “I need you… LIKE A HOLE IN THE HEAD!”. Es más que seguro que será uno de los temas nuevos que la banda va a defender en vivo, y que recuerda a temas “de transición” en los shows en vivo como Bulletproof, por ejemplo.

Lo primero que escuchamos de Accept versión 2017 fue The Rise Of Chaos, con otro riff glorioso y pesado por parte de Wolf, que ya justifica el resto del tema. La banda recupera ese midtempo más acelerado que vimos en el inicio del disco, y donde se hace necesario destacar la enorme base rítmica que emerge desde las cuerdas del legendario Peter Baltes, otro de los nombres derechamente insustituibles de un Accept que no puede entenderse sin él. También en este punto hay que destacar el trabajo de Andy Sneap en las perillas, un disco que suena limpio, sin sobreproducción y sin dejar en el aire un ápice de la contundencia que nos entrega la banda. Aquí, nos regalan un puente muy melódico y un nuevo coro con esa entrañable marcialidad que sólo a Accept le sale tan bien.

Es cierto que en principio Koolaid parece un nombre algo ridículo para una canción, pero es necesario contar que tiene una de las letras más interesantes de este trabajo. En una historia que fuese ya tratada por Manowar con Guyana (Cult Of The Damned) en el “Sign Of The Hammer”, el tema nos cuenta acerca de un pastor estadounidense llamado Jim Jones, que en los años ’50 creó una secta llamada “El Templo del Pueblo”, que luego del creciente rechazo que estaba teniendo en San Francisco, California, en 1977 decidió partir hacia Guyana, país vecino a Venezuela, junto a más de 900 feligreses, y donde edificó una comunidad de nombre “Jonestown”. Para hacer más corta la historia, la conducta del amigo Jones comenzó paulatinamente a ser delirante y sostenía que el Apocalipsis estaba por llegar, y luego de la investigación por parte de un congresista estadounidense y algunos disidentes –a quienes mandó a matar a balazos, por supuesto–, ordenó el suicidio masivo de todos sus seguidores. Pues bien, muchos de esos 912 fallecidos –entre ellos, un montón de niños– ingirieron una mezcla entre cianuro y algunos medicamentos, en un delicioso vasito de jugo de la versión gringa de nuestro “Sip-Sup”. Exacto, usted adivinó: la marca del jugo era “Kool-aid”. Esta especie de “suicidio masivo” –que en realidad es una masacre– incluso generó la expresión “drinking the Kool-aid” en Estados Unidos, que muy básicamente se refiere a hacer algo peligroso debido a la presión social por hacerlo (citando a cualquier mamá de este sector del mundo: “o sea, si tu amigo se tira de un puente tú vas a hacer lo mismo”). En lo musical, la sencillez y el filo de la guitarra de Hoffmann y un ritmo más reposado determinan todo el camino de este tema, con un estribillo que nos manda a no tomarnos el Koolaid, “no matter what the preacher says”, y algo más melódica que los temas anteriores, con un trabajo a doble guitarra al momento de los solos que se antoja muy interesante en vivo y que ya pudimos apreciar en el show de la banda en Wacken.

Otra faceta de Accept llega con No Regrets, uno de los temas con mayor velocidad de todo el disco, con un trabajo soberbio de Christopher Williams en los tarros, con un coro tan sencillo como atronador con “I’ve got no regrets … No regrets / Nothing to forget … I’ve got no regrets”, y con uno de los mejores solos de todo este trabajo, en un contexto absolutamente reglamentario y catedrático para cualquier banda o músico que quiera hacer Heavy/Power Metal.

La letra más entretenida del disco sin dudas debe ser la de Analog Man, un tema muy en clave AC/DC y que es un homenaje de la banda a los rockeros más bien “viejos” que no se hallan mucho con las nuevas tecnologías, los que rebobinaban los cassettes con lápices Bic y hasta el día de hoy rinden culto al vinilo como formato confiable. Con gemas como “My cell phone’s smarter than me / I can’t keep up, my brains are beginning to burn” o “Don’t need no wifi, just want my hi-fi / Don’t need no data plan / Computers crashing, I want to smash ‘em / I just don’ t understand”, la banda sin dudas rinde tributo a buena parte de su fanaticada de la “vieja escuela” de hombres análogos debiendo sobrevivir en este infierno digital donde todo es más fácil, pero menos romántico. El detalle del sonido del primer internet hacia el final del tema hace aun más destacable un tema derechamente querible a la primera.

Otro riff catedrático e incluso por momentos armónico marca el inicio de uno de los mejores cortes de toda esta placa, What’s Done Is Done, a lo hecho pecho” nomás, “What is done is done / when the bullet’s left the gun”, que rítmica y melódicamente recuerda un poco a los temas más intensos de Rata Blanca, como la gloriosa Círculo de Fuego de “El Reino Olvidado”. Quizás baje un poquito –sólo un poco, recuerden que estamos hablando de Accept, que tiene a una metralla como Peter Baltes afirmando la estantería– la potencia de la banda y aumenta el énfasis en los aspectos más melódicos, pero los alemanes demuestran que en ese territorio levemente distinto, también ejercen el admirable camino de la docencia. El final con voces armónicas y la guitarra afilada en segundo plano es otro de los puntos más destacables de este solidísimo trabajo.

La consistencia de este trabajo se mantiene con Worlds Colliding, que retoma el filo del cuchillo y el midtempo más clásico de Accept. Una de las gracias de esta banda es su sencillez compositiva, que se aprecia en temas como este, y que hace pensar que componer Heavy Metal es una tarea casi simple. Pero por algo ellos –y no muchos más– tienen este nivel de maestría y casi todo el resto está compuesto por grumetes que pasan una mopa limpiando la cubierta del barco de la grandeza que tipos como Wolf Hoffmann capitanean con una taza de té frente al timón contemplando el horizonte en lontananza. Una nueva cátedra de calidad en función de una idea sin más pretensiones que mostrar la categoría, intensidad y fuerza de siempre, con un Mark Tornillo demostrando que ningún saco le queda grande. Además, ¿quién no ha sentido que uno es su peor enemigo, y que tiene dos mundos chocando en su interior? Excelente tema.

Sin dudas uno de los momentos más destacados de esta placa –probablemente el corte favorito de varios fanáticos– llega con Carry The Weight, el penúltimo tema del disco, y que probablemente sea el más veloz de todos (quizás junto a algunos pasajes de No Regrets). Una bestialidad energética y que llama a no hacerse el superhéroe ni cargar con los problemas de todo el mundo, con un estribillo fabuloso, un trabajo de las guitarras excelso, y una base rítmica con Baltes y Williams a prueba de cualquier bala. Las armonías vocales en el precoro, y el solo de Wolf, con una guitarra afilada en segundo plano, destacan por sí mismos.

El cierre, con Race To Extinction, carga con cierta pesadumbre inicial –formidable el trabajo, nuevamente, de Christopher Williams, especialmente en esta fase primaria del tema–, y luego el bajo de Peter Baltes resuena por todos lados. Un precoro nuevamente con armonías vocales –en la onda de Tornillo, por supuesto, sin delicadezas– lleva a un estribillo que quizás sea el menos inspirado de toda la placa, aunque sin ser malo, por supuesto. Ciertamente el pasaje de los solos de guitarra es de lo más destacado de un tema que probablemente subiría su cotización si no fuese el último de esta placa, y deja una pequeña sensación de gusto a poco, porque además el final del tema no resulta todo lo contundente que uno desearía. Como que faltó un tema más, quizás o un final un poquito más redondo, aunque por contrapartida, el disco se hace extremadamente corto, lo cual siempre habla bien de la calidad del trabajo.

A estas alturas por supuesto que no le vamos a pedir a Accept que reinvente la rueda ni mucho menos. Pero nos tienen “malacostumbrados” y eso es una realidad, pues la calidad de sus placas precedentes realmente ha convertido a la actualidad de la banda no sólo en una digna sucesora de su época clásica, sino que derechamente la pone a la par de sus tiempos más gloriosos. “The Rise Of Chaos” es un disco sin ningún punto derechamente bajo, quizás cuenta con un poco menos de destellos y de emociones que las placas anteriores, quizás por ahí haya faltado alguna referencia clásica en la guitarra de Wolf que se las gastó todas con su “Headbangers Symphony”, pero como decimos en Chile, eso a estas alturas ya es “quejarse de lleno”. La consistencia de los alemanes es una férrea muestra que el fuego está lejísimos de apagarse, que incluso se dan el espacio para bromear con sus edades (como en Analog Man), pero vengan, atrévanse y tírenle un pelotazo en la cara a Accept, y van a ver cómo la para de pecho. Hay Accept para rato y eso siempre es una buena noticia.