Metal Progresivo; fuente de eternas discusiones y debates acerca de si se pone o no se pone el corazón al componer material de esta índole; que no tiene sentimiento dicen algunos, aburrido para otros, demasiada técnica y correrías de virtuosismo sin sentido… incluso que no tiene ritmo… esos son algunos comentarios que recordé mientras presenciaba la actuación de una de las bandas estandarte del género en la actualidad, Symphony X, quienes se presentaron el martes 12 de junio en nuestra capital.

Por supuesto, es muy poco probable que alguna de las personas que se refiere de la forma descrita anteriormente hacia el Metal progresivo, haya estado presente la noche del martes. Que bueno que haya sido así!… porque fue una noche de esas que no se borran fácilmente y eso se palpaba a cada segundo, en cada rostro y en cada gesto de las cerca de 2.000 personas que presenciaron este espectáculo y hubiera resultado hasta desagradable ver alguna cara de aburrimiento entre el público… no había cabida para aquello esta ocasión.

LA ETERNA ODISEA DEL METAL NACIONAL

Los encargados de abrir los fuegos en esta oportunidad fueron Delta, banda que profesa un estilo de Power Metal con bastantes similitudes con la banda de fondo. Hasta la noche del martes lo único que había escuchado de ellos era un par de temas que alguien alguna vez publicó en algún foro y no había tenido ningún otro acercamiento a la banda. Sin embargo, la sorpresa fue extremadamente grata, en media hora o algo más demostraron ser un grupo que esta absolutamente a la altura de este tipo de eventos, haciendo gala de una gran presencia y desplante escénico, además de, por supuesto, los dotes musicales de cada uno. Gran mérito para esta joven banda santiaguina que aprovecho al máximo los minutos que tuvieron para mostrar lo suyo.

delta01 delta04

Luego tocó el turno de SteelRage, banda con bastante más trayectoria dentro de la escena nacional… escena… me suena esa palabra… a ver, nos detendremos un poco acá, ¿que podemos decir de la escena nacional? ¿la conforman solo las bandas? ¿o nosotros como público también formamos parte de ella?, para mí es lo segundo, una banda sin un público claramente no subsiste mucho tiempo y el público se alimenta de la música que las bandas nos entregan, es una relación sinérgica y simbiotica… o por lo menos debiera serlo.

steelrage02 steelrage04

SteelRage a lo largo de estos casi 10 años que llevan juntos nos han regalado un par de trabajos sumamente interesantes, un EP que prometía que pronto tendríamos un digno exponente del estilo en nuestro país y un larga duración que llegó para cumplir con esas promesas cabal y elocuentemente. Músicos consolidados y temas que ya se quisieran tener otras bandas… pero, ¿que paso?… acaso ¿tocaron mal? ¿el vocalista desentonó? ¿se les desconectó algún instrumento? ¿problemas de sonido?… no nada de eso… la banda realizó un exposición sólida de lo que son capaces de hacer sobre el escenario, Jaime Contreras demostró tener una de las voces más potentes y versátiles hoy por hoy en el medio nacional, Melvin y Pato Solar dejaron claro que juntos son dinamita pura, la base rítmica conformada por Franz y José es un bloque de acero difícil de corroer y Pascal en los teclados aporta aún más presencia a la banda. Pero nada de eso al parecer fue suficiente para que una parte del público con una impaciencia digna de prepúber comenzará a pifiar cada vez que podía, como si SteelRage tuviera la culpa de que aún no saliera el plato de fondo.

steelrage05 steelrage03

La banda concluyó su presentación de gran forma dejando extremadamente conformes a quienes saben apreciar cuando las cosas se hacen de corazón y a quienes aman lo nacional no solo de la boca hacia afuera. Ojala situaciones como esta no se vuelvan a repetir, porque para pararse allá arriba y tal como lo dijera en reiteradas ocasiones el Sr. Allen: hay que tener cojones!!!.

NOCHE DE PECADOS Y SOMBRAS: SYMPHONY X EN CHILE

Pasadas las 21:30, con un escenario sin mucha pompa y sin telón de fondo, partió la segunda presentación en Chile de la banda norteamericana Symphony X, quienes comenzaron en nuestro país el «Paradise Lost World Wide Tour 2007», que como bien lo señala su nombre, se trata de la gira de presentación de su nueva y aún no lanzada placa de estudio Paradise Lost. El tema encargado de abrir los fuegos fue Of Sins And Shadows, tema inicial de, hasta el momento, el disco clave en la discografía de la banda, The Divine Wings of Tragedy de 1997. Por supuesto que la impaciencia y los deseos casi incontenibles por ver a la banda en nuestro país se transformaron en un segundo en aplausos y gritos ensordecedores. Ciertamente Of Sins And Shadows es un tremendo tema para abrir un concierto, rápido, poderoso y melódico, características que provocaron la euforia inmediata en el Caupolicán.

symphonyx_allen

Tras el grán comienzo la banda no permitió que la intensidad decayera un ápice, ya que casi sin respiro atacaron con Domination, corte rápido y muy intenso de su nuevo trabajo. A juzgar por la cantidad de personas que cantó el tema y considerando que este aún no tiene un lazamiento oficial, quedó de manifiesto que la circulación del disco a través de internet ha sido importante, pero bueno… Inferno (Unleash The Fire) prosiguió en la lista de temas que Symphony X nos entregó en esta ocasión. A estas alturas el Caupolicán ya estaba totalmente entregado a la presencia de estos cinco monstruos, más aún cuando comenzaron los acordes de Evolution (The Grand Design)… que tema!, si bien The Divine Wings of Tragedy sigue siendo hasta el día de hoy mi disco preferido de la banda, V: The New Mythology Suite debe ser el que sigue en mi lista solo porque trae consigo esta canción… Evolution posee unas notables líneas vocales y un coro muy trabajado y melódico los que se hicieron sentir en cada espacio del teatro, la potencia de los riffs que salían de la guitarra de Romeo casi terminaron por derrumbar el recinto y el headbanging no cesaba en ningún momento, ya que además, se trata de un tema sumamente directo para lo que es la tónica característica de la banda.

symphonyx_allen03symphonyx_allen04

Communion And The Oracle llegó para otorgarnos un poco de aire y distender los músculos del cuello que a esa hora ya estaba pidiendo un receso. Dadas las características del tema, pude también relajarme un poco y apreciar con más detención el desempeño de los integrantes. Partamos por Allen, que se puede decir de un tipo que se basta el solo para hacernos sentir que el escenario esta lleno y que no es necesario nadie más mientras se dedique a interpretar las canciones como lo hizo el martes que pasó. Dueño de una voz envidiable y una empatía para con el público pocas veces vista, Sir Russel Allen se llevó todos los aplausos merecidos y se hecho al bolsillo a todo el Caupolicán, inlcuso se daba el tiempo de jugar a lanzarse botellas con uno de los roadies, para más tarde «calentar» un poco el cuerpo con un cálido Ron «Dourrado», como dijera en perfecto español, en realidad omitamos lo de perfecto.

symphonyx_allen02

Michael Romeo, uno de los cerebros de la banda, lejos de ser el tipo egocéntrico que me imaginaba que era, es uno de los músicos de más bajo perfil que he visto sobre un escenario, pero que no se mal entienda, me refiero a que simplemente se dedicó a hacer lo suyo, en su rincón, con una concentración absoluta, sin molestar a nadie, sin parafernalia, sin decirnos «miren, aquí estoy, admírenme»… como ha sucedido en otras oportunidades.

De iguales características es el Sr. Pinella, al que no se si será porque estaba más atrás en el escenario y la iluminación no lo favorecía mucho, lo encontré un tanto más lejano, no pesado, pero si indiferente con todo, con el público, con el resto de los músicos, con lo que estaba interpretando, etc… de hecho creo que lo vi sonreír 2 veces a lo largo de todo el concierto. En todo caso el tipo no viene a hacernos reír ni a hacerse el simpático, viene para entregarnos música y eso fue lo que hizo en un 100%… música de calidad, interpretada con presición única y con el respeto que merece la ocasión.

symphonyx_romeo symphonyx_pinella02

Y mientras continuaba observando el desempeño individual de la banda de pronto escuché los primeros acordes de Smoke And Mirrors y bueno, tuve que dejar los análisis para después porque tamaño tema ameritaba romperse el cuello unos minutos. Este corte que originalmente viene en su cuarta larga duración, Twilight In Olympus, encendió nuevamente al público, que si bien mantenía el entusiasmo mostrado desde el primer minuto, se había relajado bastante con Communion And The Oracle. Terminado este tema, Symphony X dedicó algo más de diez minutos a mostrarnos dos temas más de lo que será Paradise Lost. Los temas escogidos fueron Set The World On Fire y The Serpent’s Kiss, los cuales a pesar de no ser aún conocidos por todos, se hicieron sentir fuerte, convirtiéndose en delicia para aquellos más aplicados que escucharon Paradise Lost un sinnúmero de veces antes de ir al concierto… y de los cuales tenía unos pocos a un metro de donde me encontraba.

Así que mientras la banda continuaba mostrándonos el beso de la serpiente, continué observando a los otros integrantes y me detuve un poco en ese pequeño, pero gran batero que es Jason Rullo, quien a pesar de su estatura, sentado detrás de los tarros se convierte en un verdadero gigante. Durante todo el concierto Mr. Rullo nos dejó claro a todos que con un set de batería de tamaño medio, sin tantos platillos, ni toms, ni accesorios en exceso (que en definitiva no permiten ver a la persona detrás de ellos) también es posible tocar música progresiva.

symphony_rullo

El noveno tema que nos entregó Symphony X esa noche, provino de The Odyssey uno de los trabajos más polémicos de la banda y digo polémicos porque mientras para algunos es una de obra de arte, para otros es un error dentro de su discografía, con muy pocos temas dignos de rescatar… y supongo que uno de ellos debe ser King Of Terrors, porque al momento de comenzar las voces debo haber sido el único que no coreó el tema. Me permito aclarar que frente a este disco mi posición es de absoluta indiferencia.

symphonyx_lepondAsí que nuevamente me dedique un rato a observar lo extra musical del concierto y de la banda y mi vista se centró en el Ian Hill de Symphony X, Mike LePond, un tipo que a pesar de no tener un nombre tan reconocible dentro del ambiente metalero no es ningún aparecido. Formó parte de una de esas bandas que ahora son de «culto» para quienes gustamos de lo más «underground» de los ochenta, como lo es Heathen’s Rage, ha colaborado en producciones de Mr. James Rivera, como es el disco Welcome The End, de la banda Distant Thunder y estuvo en Sleepy Hollow, grupo que formara Bob Mitchell tras su primera salida de Attacker… hasta ahí por lo menos es lo que yo se de este tipo, ya que quizás en cuanto otro proyecto ha participado.

Todo esta experiencia se nota a la hora de tomar su bajo y dedicarse a hacer lo suyo. Sin duda que el señor LePond llegó a Symphony X no como un simple reemplazo, ya que a lo largo de estos años se ha convertido en parte fundamental de la sección rítmica de la banda. Y justo cuando observaba el desempeño de LePond se deja sentir Sea Of Lies, solo para reafirmar lo que hasta el momento estaba observando, ya que el comienzo con el bajo es inconfundible y por supuesto provocó una vez más el estallido del Caupolicán.

Concluído Sea of Lies la banda se retira del escenario para un reparador descanso, y no fue hasta transcurrido un buen espacio de tiempo que volvieron al escenario, para tomarse otro par de minutos de descanso más sobre el mientras Allen, botella de Ron en mano, presentaba a los integrantes de la banda.

symphonyx

Lo que quedaba para el final era sin dudarlo de proporciones, era lo que toda banda que se precie de ser progresiva debe tener y eso es… un tema de más de 20 minutos (!)… sé que The Odyssey es un gran tema, tiene partes sumamente interesantes, entretenidas, melódicas, potentes, lo que quieran… pero soy uno de los que piensa que podríamos haber escuchado 3 o 4 temas más en esos preciados 25 minutos. En lo personal el único tema de más de 20 minutos que me interesa oír en directo es The Ivory Gates Of Dreams de Fates Warning, pero como sé que eso no se hará realidad a menos que vaya a gringolandia a verlos, me hice de ganas y disfrute de la presentación de una de las tantas «opera prima» de los X.

De esta forma concluye la presentación de Symphony X en escenarios chilenos. Un gran espectáculo… acá no hay espacio para dubitaciones, fue un show redondo, de esos que no se borran fácilmente. Prometieron que no demorarán tanto en editar su próximo trabajo. Prometieron volver pronto. Incluso Allen prometió que el Ron que estaba tomando era bueno. Aunque nada de eso lo haya dicho en serio, nada importa si siguen ofreciendo espectáculos como el vivido este 12 de junio. Me imagino que para todos quienes tuvimos la dicha de presenciar este show, la conclusión del mismo es unánime: FUE UN TREMENDO SHOW! GRANDE SYMPHONY X!.

symphonyx_final02

Setlist:

01. Of Sins And Shadows
02. Domination
03. Inferno (Unleash The Fire)
04. Evolution (The Grand Design)
05. Communion And The Oracle
06. Smoke And Mirrors
07. Set The World On Fire (The Lie of Lies)
08. The Serpent’s Kiss
09. King Of Terrors
10. Sea Of Lies
Encore:
11. The Odyssey

1 comentario

Los comentarios están desactivados.