Striker es una de aquellas agrupaciones que, con la salida de cada uno de sus trabajos, ha visto como paulatinamente crece el interés en torno a ellos, generando positivas expectativas, disco tras disco. Así en el 2012 las opiniones fueron casi unánimes respecto a Armed to the Teeth y su demencial y elaborada apuesta por el speed heavy metal de factura ochentera. Ahora en el 2014, el regreso con City of Gold no viene sino a refrendar su hegemonía como una de las mejores formaciones que en los últimos años ha llegado desde Canadá, que junto a los clásicos Anvil o Exciter, o bandas más recientes como Ignitor o Skull Fist, han ido consolidando a esta parte del globo como una cuna para el heavy metal añejado con sentido de tradición.

Alejado de cualquier cliché, lo que Striker viene realizando hoy en día no se queda solo en ese speed metal que patentaron en sus primeros trabajos (de hecho nunca ha estado en sus intenciones, ya que lo de ellos va mucho más allá de apretar a fondo el acelerador), por lo que esta nueva placa simplemente resulta ser una soberbia patada en el culo para los cultores del buen metal, que de ninguna manera podrán pasar por alto sin dejar de disfrutar a uno de sus mejores exponentes hoy en día.

City of Gold es y se siente como un disco lleno de fortalezas más que de debilidades, en donde por una parte la performance bestial del gran Dan Cleary en el micrófono es una auténtica prenda de garantía para enganchar al respetable de inmediato, a lo cual se suma un par guitarristas de la mejor cepa como son Tim Brown y Chris Segger, que con una habilidad innata nos transportan casi de manera mágica a la década de los ochenta, consiguiendo un sonido y unas composiciones que parecen detener el tiempo justo en la segunda mitad de la dorada etapa en que brillarán muchas de nuestras actuales leyendas, como son Iron Maiden, Judas Priest, Grim Reaper o Skidrow.

Tomando algo de unos y de otros, en este disco se unen justamente ese tipo de tesituras, particularmente me recuerda muchísimo lo que oigo a una versión más actual de Grim Reaper (era Rock you to Hell) con un Cleary que a ratos guarda fuertes paralelismos con el gran Steve Grimmett.

Underground se encarga de abrir los fuegos con una mezcolanza de thrash y heavy que, aquí en los primeros segundos, es donde más uno podría percatarse de ese olorcillo e influjo de Grimmett en la actual parada de Striker, como si Onslaught de la era In search of Sanity se hubieran fundido en uno con los Grim Reaper, consiguiendo un tema explosivo en toda regla, con un Dan Cleary rugiente al frente de la banda.

City of Gold además de sus memorables e incendiarias guitarras, contempla un riff central asesino a lo Judas Priest, y luego tras cartón Start Again, con sus melodías más técnicas y esos coros omnipotentes que cumplen un gran cometido en pos de levantar en términos de fuerza e intensidad. Por su parte Bad Decisions realiza un ejercicio de melodías hard y heavies que rozan aires a lo Saxon y Persian Risk, con una clase magistral y elegante en su ejecución.

A esta altura los momentos de speed son bastante equilibrados en relación a los tiempos más calmos, como ese “opener” ya nombrado y ahora también una pieza como Crossroads, en donde la descarga en el doble pedal a cargo de Adam Brown suena letal, en un corte cuya orientación es eminentemente thrashera, con otra tanda de riffs y solos que demuestran una atesorable calidad técnica por parte de su dupla de hachas, lo cual se ve continuado con otro tema mucho más speed metal a la antigua, con resabios de sus contertulios de Exciter, aunque algo más melódicos gracias al enfoque que Dan Cleary otorga al sonido de la banda con su espectacular vozarrón (ojo con ese mortal solo central ¡que está de chuparse los dedos!).

Mind Control, luego de una marcada entrada de bajo a cargo de William Wallace, se vuelve en otro ataque de guitarras algo más marcadas y melódicas, con otra sección de solos sin cesar, que logran un efecto fulminante gracias a esa encomiada técnica de la cual hacen uso estos tipos. Second Attack retoma la senda de la velocidad comandando una feroz escalada de armonías y doble bombos, esta vez mucho más thrasheros en su desenlace, con una sección central que haría pasar susto al mismo Dave Mustaine en sus mejores días.

Otro punto alto es el final y moshero Taken By Time, con unos primeros segundos asesinos a rabiar, para luego redoblar esfuerzos con unas potentes estrofas más melódicas, que hasta el último segundo no dejan de martillar neuronas, en un equilibrado corte que muestra toda la esencia de Striker, entre lo veloz y lo melódico.

City of Gold es un discazo explosivo, que con mayúsculas y letras doradas puedes tildar como de auténticamente tradicional dentro de la movida revival que atraviesa la escena de hoy en día. Con Striker tienen acá a uno de sus mejores exponentes.

 

4 comentarios
  1. Claudio Dice:

    Lo unico que me sigue molestando de cierta forma es los reviews es que siempre uno encuentra las frases ‘muy a la…’ y/o ‘como si fuese sacado de…’; e inclusive en la descripcion del lyric video oficial de uno de los temas se mencionan comparaciones como estas, creo que eso no le hace bien a las bandas, desde mi punto de vista es una mala forma de promocionar el producto. Lo que de deberian dejar de lado es el describir cada uno de los temas y describir en lineas generales el disco, lo hacen, pero mas extenso si fuese posible.

    En todo caso se agradece el review por que la banda la verdad no la ubicaba. Saludos

  2. Starship Trooper Dice:

    Esta banda mejora con cada disco, han ganado cuotas más pesadas y a la vez más serias, y les ha valido sacarse un disco muy potente este año. Destaco especialmente los temas City of Gold y Crossroad, pero están todas suculentas.

    Hablando de bandas heavy del milenio, el nuevo disco de Wolf tambi{en está bien degustable.

  3. Chronologo Dice:

    OOOH CTM, gracias PowerMetal por darme a conocer este pedazo de banda. Me volaron la cabeza, cualquier energía!!

Los comentarios están desactivados.