La trayectoria no asegura que una banda trascienda, no. Creo firmemente que los pocos pero inspirados momentos de genialidad y maestría, de esos que marcan la diferencia, son los que garantizan un espacio en la posteridad. Para decirlo de otra forma, para ser importante hay que remecer la realidad de la vida. ¿Fue la irregular trayectoria de Metallica la que los llevaron al cetro que gozan en el mundo del metal? No. Lo mismo para Stratovarius. ¿Fue su progresiva búsqueda de un sonido en sus primeros discos, o  bien, el maravilloso eureka representado por los trabajos de la segunda mitad de los noventa el que los hizo tan relevantes?

Stratovarius será recordado por lo hecho en esa época y el Visions vaya que significó, para afirmar lo soberbiamente realizado en el Episode, como para Tolkki y los suyos adelantarse a la vanguardia del Power Metal. Esto, con un disco tan bueno e importante como los mejores de Helloween o el Land Of The Free de Gamma Ray, con música y elementos dictando cátedra a toda una nueva generación de grupos que saldría de Finlandia. No todo el metal melódico tenía que ser exclusivamente germano… ¿cierto?

A título personal: Visions simplemente cambió mi vida y el modo de ver las cosas, un giro en cuanto a todo lo que escuchaba en ese entonces, Metallica, Maiden, Megadeth, Slayer, Testament, Death, Helloween, Angra. Vivía en Punta Arenas, era un cabro de colegio y cuando lograba juntar plata iba al tiro a ver qué discos habían llegado a la pequeña pero fiable tienda Madmusic, esquina Bories con Mexicana. Era una suerte que tuviéramos la oportunidad de contar con ella, ya que en Coyhaique, por decir, ¡la única manera de tener cedés originales era por envío de encomiendas que demoraban días si no semanas! Una vez fui directo a buscar The Jester Race de In Flames, del que había oído y leído muy buenos comentarios y visto días antes en la vitrina. Al escucharlo no me llamó suficientemente la atención como esperaba así que no me lo llevé, pero como no quería perder en otras cosas la plata ahorrada, me compré otro. Así fue cómo llegó a mis manos, por casualidad (si es que esta existe), el Visions de Stratovarius… ¿Cómo? Aún no capto. La razón de por qué elegí el Visions fue harto más estúpida que la que me convenció de no llevarme el de In Flames. No pedí escucharlo pero la portada me pareció bonita, interesante, y el nombre de la banda ingenioso.

De noche, ¡a las cuatro y media de la tarde!, ¡sí!, escarchado, muy helado y con el típico viento desde el cerro hacia el estrecho, llegué a mi casa para escuchar mi nueva adquisición. Y me pregunto otra vez, ¿casualidad?, porque sin querer queriéndolo me encontré con todo aquello que por mucho tiempo buscas inconscientemente pero no eres capaz de describir hasta que das con él… el corazón que no les entraba en el pecho… la emoción, melodía, técnica, elegancia, rapidez, en fin, una mística que nunca había experimentado. Todo un descubrimiento, como si hubiese sido hecho a mi deseo, como si hubiese estado por siempre en esa tienda a la espera… como si tuviese voluntad propia… él había fijado sus ojos en mí, no yo en él.

La emoción explotaba en Forever Free y Legions. The Kiss Of Judas mostraba una elegancia y formalidad cautivadoras con su semi galopeo y coros. Los solos de Timo Tolkki en guitarra y de los teclados de Jens Johansson volaban en Holy Light, ¡qué pedazo de instrumental! Paradise, tremenda, me recordó sin dificultad a Future World, pero sacándole el humor de Helloween para agregarle su propia estampa, mientras que la canción título, Visions, parecía tener trama, principio, desarrollo y desenlace en la música y sus letras de profecías de Nostradamus… podía sentir el quiebre, el conflicto, una lucha, el clímax, un final… tenía los ratos más calmos y los más potentes del álbum, pura maestría.

¿Black Diamond? Totalmente aparte, fuera de este mundo y de lo que conocía. En ese primer momento pensé que nunca más me emocionaría con otro tema en mi vida, que acababa de escuchar la última y máxima forma de música, lo perfecto. El doble bombo y las guitarras marcando fuerte el paso en contraste con la melodía principal de los teclados… mis preceptos de lo que se podía o no hacer en el metal se habían trastocado en sólo minutos. Apenas me sabía el nombre de la banda hace una hora atrás y ahora era fanático.

Lo compré un sábado, estuve todo el fin de semana escuchándolo encerrado en mi pieza… sin comer, ver la tele ni dormir, sin cambiar a otro… todo lo demás en ese momento me era indiferente, sin gracia… ¡Uf! Ni me acordé de mostrarle el disco a un gran amigo, compadre y compañero de curso que tocaba teclados y con quien siempre intercambiábamos música. Pronto lo solucionaría ya que el lunes llevaría el disco para escucharlo en el optativo de música. Éramos siete en esa clase, cinco que escuchaban metal… no hacíamos nada, a la profe se le olvidaba hacer las pruebas, nos ponía puros siete sólo por quedarnos callados cuando colocaba música clásica y  le acertábamos a la nota que tocaba en el piano. Al final, ocupábamos esas horas para escuchar metal o simplemente mirar el techo. Pero ese día la profe se me adelantó. Nos avisó que en dos o tres días más era la ceremonia de inauguración del campeonato patagónico de voleibol y el director del colegio, un viejo escocés fanático de Elvis y Led Zeppelin, veterano de Woodstock, le había pedido que con mi amigo -yo aprendía guitarra- hiciéramos un número… ¡DE ROCK! La raja, le dijimos que no había problema, pero ¿cuál tema escogeríamos? La profe quería que tocáramos Queen e hiciéramos el ridículo con Bohemian Rhapsody, pero yo salté con el Visions en mano y lo puse en el equipo de la sala… ¿Qué tal si ésta?, y así fue, ¡tocamos Black Diamond!

Sin insistirle a la profe -daba lo mismo- y sin preguntarle a mi compañero qué le había parecido, empezamos de inmediato a trabajar en la canción. Nos dieron todas las facilidades así que llamamos a un baterista fanático de Maiden, de un curso más arriba. Mi amigo buscó a su hermano para la otra guitarra y yo, a un bajista compañero de mi hermano. ¿¡Cómo nos iban a decir que no!? Nos habían dado el permiso para faltar a clases hasta el jueves, ¡incluyendo postergación de pruebas!

Sacamos Black Diamond en dos días y fue en la primera tarde cuando mi compadre cayó en shock con la canción. “City esta wea es la raja, espectacular”. Antes de terminar el día, Stratovarius era ya también su banda favorita, “lejos”. La sacamos bien rápido y en el resto invitamos a más gente para pasar el rato y ensayar pedazos de temas de Maiden y Metallica. Nadie afuera notaba cuándo estabamos trabajando y cuándo estabamos simplemente hueveando, ni siquiera el director que llegaba de repente para ver cómo andaba nuestra crítica e importante misión de salvar la gala. ¡Esa misma pieza vacía al lado de la secretaria y administración se había transformado en una congestionada sala de ensayo!

El día de la ceremonia en el Gimnasio Fiscal, con harta gente presenciando, tocamos sólo con un bombo, cambiamos los solos, tuve que cantar yo, ni modo, y ahí fue cuando me di cuenta del fabuloso vocalista que era Timo Kotipelto y su espléndido trabajo en Visions, pero sentíamos que habíamos descubierto toda una nueva dimensión con Stratovarius y queríamos dar cuenta de ello… y nos fue muy bien… ¿Qué hay de pose en eso?

Además, Visions tiene una cualidad que por estos días tiende a no valorarse: estábamos ad portas del nuevo milenio y la temática del fin de siglo, las inquietudes, y todo lo que aquello encerraba, se reflejaban exquisitamente en el disco. Por qué estamos acá, qué hemos hecho, hacia dónde vamos, qué ira a ser de nosotros… temor al futuro desconocido, el tiempo como enemigo del hombre, pero con ojos de esperanza. El fin del mundo y la venida de uno nuevo en el siguiente milenio eran las preocupaciones de la humanidad, lo que se demuestra en el álbum con su título, el arte de tapa en la que están ilustradas las señales del fin de los tiempos, las visiones de Nostradamus. Las profecías del astrólogo francés del siglo XVI (de él son las manos de la carátula), inspiraron también el corte Visions (Southern Cross) y este mismo personaje apareció en el primer vídeo clip de Stratovarius, hecho para promocionar el single de The Kiss Of Judas. Las letras también hacen referencia al asunto, en términos análogos como en la primera canción y Paradise, y religiosos como el nombre de la instrumental Holy Light, además de las fotos del booklet. A su vez, Forever Free abarca el tópico en el sentido de la existencia de un orden, actual o venidero, que hay que rechazar. Media’s new illusion, creating more confusion, but I know that they’ll soon be gone… They can try to bind our arms, but they can´t change our minds or hearts.

De seguro, fuerte temática para un Stratovarius que, con el arribo del 2000 y el Infinite, pasó de esta “incertidumbre” en las letras a una actitud mucho más positiva acerca del futuro y del mundo, como si la humanidad hubiese vivido su mayor prueba tras cruzar el portal del milenio, como si Stratovarius hubiese prevalecido en la suya tras el lanzamiento de Visions. Curioso, ya que las actitudes positivas de la banda salieron cuando ya habían ellos demostrado ser quienes son ahora, sólidos referentes del metal melódico.

Y nosotros en Punta Arenas seguimos por un muy buen tiempo escuchando Stratovarius en los recreos y varios otros amigos se nos unieron en esta especie de “Stratomania”. Nos conseguimos rápidamente el Episode (historia aparte, vendí todos mis cassettes y CDs de Metallica para comprármelo), luego Visions Of Europe (otra), videos piratas, el Destiny… el Infinite. Todos los fines de semana nos juntábamos a sacar temas para dejarnos maravillar e influenciar por Tolkki y Johansson, hasta que seis meses después formamos una banda de covers, Antarctica, que duró hasta que varios de nosotros nos fuimos a estudiar a Santiago y Valparaíso el 2001.

Otro compadre, que para proteger su integridad voy a darle una identidad falsa, Eusebio Ríos -en realidad se llama Eusebrio-, estaba escuchando Black Diamond solo en el colegio, en la tarde, de noche, escondido de los ensayos de la PAA, unas semanas después de la ceremonia, cuando una mina x entró  al momento de terminar la canción. Ella le preguntó atónita qué banda era esa, pero mi amigo la hizo callar y se lo puso (el tema, está claro). Y le encantó… ¡PARA BAILARLO!, ¡en serio! Ella era del equipo de barras y salió corriendo a buscar a sus amigas para mostrarles ¡la nueva canción que ocuparían para la COREOGRAFÍA! La leyenda dice que incluso empezaron a practicar pasos y vueltas mientras sonaba Black Diamond. De alguna manera se sacó el pillo y no les pasó el CDR, evitando el morboso y aterrador sacrilegio, pero malas lenguas me delataron como el dueño del cedé original. Vino la misma profe del grupo a pedirme el disco, pero como no se lo pasé -ni cagando, si se lo prestaba sabía que nunca más lo vería- nos acusaron a los “rockeros” de machistas, resentidos, fascistas y de hasta “haberle mentido y respondido a la profesora y al grupo”, lo que me causó más de algún dolor de cabeza en inspectoría. Terrible, las minas que todos deseaban ya no estaban a nuestro alcance, mas no permitimos que Stratovarius se transformase en música para bailar… triunfo moral, aunque no pudimos hacer lo mismo después cuando en el Festival de Viña la (De)Generación 2000 empezó su espectáculo con Destiny…

La música es un lenguaje universal, y todo lenguaje genera realidades, moldea nuestro mundo y es fuente de experiencias. Al final, cada disco considerado importante nos marca de distintas maneras, obras que dejan huellas en las personas, las que todas en suma convierten a un trabajo en un referente artístico, de una época y de una vida. Si no fuera por sus efectos, The Number Of The Beast, Master Of Puppets, Painkiller, los Keeper Of The Seven Keys, no serían nada. Por eso, si hay que definir el Power Metal de la segunda parte de los noventa, levanto el Visions como icono, obra cumbre de Stratovarius que abrió un nuevo mundo para el metal y los que lo siguen.

Nota 2011: una de las mejores decisiones de mi vida ha sido no haberle pasado el CD del Visions a esa vieja de mierda. Años después, cuando Strato tocó el gimnasio de San Miguel, logré que toda la banda me firmara el libro del disco, y aproveché de contarles que lo había comprado en la ciudad más austral de Chile, en el fin del mundo. En ese momento cerré un ciclo y hasta ahora guardo esta copia autografiada en mi repisa.

21 comentarios
  1. Topo Dice:

    puta que alguien se consiga un videito de la generacion 2000 bailando destiny porfa que lo he buscado y no lo encuentro Dx

    hahahhahaa

    y el disco, bueno, una obra maestra como todos los discos de estos maestros(excepto el homonimo).

  2. kai Dice:

    q buen review!!
    que da gusto saber que uno no es el unico que siente esa pasion por la musica que t llega a volar los cesos
    dias enteros escuxando esos casettes piratas durant las horas d clacs mientras los zombies al frent trataban de lavarnos el cerebro, en los recreos con tus amigos marginados con ese grupo minoritario que siempre fue mirado como bixo raro

    you either feel it or you don’t. If metal doesn’t give you that overwhelming surge of power and make the hair stand up at the back of your neck, you might never get it” and you know what? that’s ok

    we’re just fine without you!! \m/

    PD:nunk se t hubiese perdonado q le pasaras el casette

    • Chronologo Dice:

      Es como 5ta vez que leo este review, y no me aburre!!, sinceramente refleja lo que muchos sentimos al descubrir a esta maravillosa banda, en mi caso con una ordinaria copia pirata del chosen ones XD hace mas menos 10 años

  3. Father Time Dice:

    Pedí este review y por fin lo leo nuevamente. Desde mi época universitaria hasta hoy es uno de los mejores que he podido ver. El City tiene una pluma privilegiada y eso siempre se agradece. Esta revisión interpreta muchas sensaciones que sentimos todos los metaleros al escuchar un disco que ha quedado grabado a muerte en nuestra vida, son recuerdos imborrables.
    Es una crónica fantástica… y es también la hora en que nos sentimos orgullosos de ser metaleros, porque créanlo o no, en este tribu urbana como en pocas, la mayoría es gente educada y bastante culta.
    Saludos al City en el recuerdo… y a todos los chicos del actual staff de PowerMetal.cl que siguen haciendo de este sitio web nuestro favorito.

    HEAVY METAL IS THE LAW !!!

      • Guillermo Stackwitz Barrera Dice:

        No puedo estar más de acuerdo con todo lo que se ha dicho aquí. Son muchas las reseñas excelentes del equipo de Power Metal, y esta del “Visions” de Stratovarius debe ser una de las mejores, por lejos. Se desvía notoriamente del contenido del álbum, pero hace notable hincapié en lo medular de nuestra música: la importancia que tiene en la vida de cada uno de nosotros.

        Hay muchas historias personales de cada uno asociadas a obras del Heavy Metal (felices, graciosas, tristes, emocionantes, de compañía, de soledad, inolvidables). El comentario de Ciudad -una vez más, con destacable habilidad- logra reflejar que más que sólo música, el Metal es una manera de ver el mundo y de vivir la vida. Todos somos personas muy distintas, pero hablamos el mismo idioma.

        Nuevamente felicitaciones a este equipo: 10 años de un trabajo de nivel superior. Y lo digo 100% convencido. Me ha costado encontrar este nivel de calidad, compromiso y cercanía en otras páginas especializadas (en cualquier idioma).

        Gracias por desempolvar documentos que se hacía necesario volver a revisar. Ha pasado mucho tiempo, pero me doy cuenta de que el sentimiento sigue siendo tan fuerte como al principio.

        Un cordial saludo al equipo y a los lectores.

        G. S. B.-

  4. necrophagist Dice:

    EL PRIMER TEMA QUE ESCUCHE DE STRATOVARIUS, FUE FATHER TIME, Y DESPUES DE ESE, TUVE MI VISIONS, DESDE ESE MOMENTO SE CONVIRTIO EN MI BANDA FAVORITA, AL PUNTO DE SER UN ENAGENADO POR LA BANDA… EL 2000 NO PUDE IR A VERLOS, NO ME DEJARON, Y EL 2003, CON 13 AÑOS, LOGRE QUE ME DEJARAN VIAJAR DE VALPO A SANTIAGO… A VERLOS, QUE EMOCION WN… QUE EMOCION COMPARTIR Y LEER WEAS QUE TE PASARON TAMBIEN.

  5. El Palta! Dice:

    Me hubiese gustado haber conocido a Stratovarius en esa época, pero bueno, los conocí cuando pensé que la banda ya había terminado, pensando que nunca los vería, por eso el 2008 cuando supe que podrían volver fue lo mejor.

    Buen review

    “pero mi amigo la hizo callar y se lo puso (el tema, está claro)” xD!!

  6. oscar Dice:

    yo tambien los conoci con el Visions y fue una de esas voladas de cabeza que no suceden muy a menudo, notable la fuerza, delicadeza, maestria compositiva, instrumentación de altisimo nivel y temas imborrables (todos). _Un disco trascendental en la historia del metal melodico que aseguró un lugar en la eternidad a la banda. Buen review
    haaa, yo tambien lo conoci el disco mas menos de cuea¡¡¡,…en algunos programas de metal habia escuchado “The kiss of judas” pero no sabia a que disc pertenecia, lo compre en casette pirata y tenia al frente para elegir el “fright night” y el “visions” de Strato, le pregunte al loco que los vendia, cual es mejor, y me dijo: el Visions, lo compre…y ese disco marco una epoca y vida, discos como este son los que te anclan por siempre al metal

    Mi lista de discos vuela que marcaron epoca (no en orden de preferencia necesariamente):
    -Iron Maiden: The number of the beast, Piece of mind, Powerslave, Somwhere in time, Seventh son, The X factor, Iron Maiden
    -Helloween: Keeper I y II, Time of the oath, Better than raw
    -Stratovarius: Visions, Episode, Destiny
    -Gamma Ray: Land of the free,Somwhere out in space, Powerplant
    -Blind Guardian: Nightfall in middle earth, Imaginations from the other side, Somwhere far beyond
    -Metallica: Master of puppets, Ride the lightning, And justice for all, Melallica
    -Megadeth: Rust in peace, Peace sells…but who´s buying,Youthanasia
    -Death: The sound of perseverance
    -Avantasia: Metal opera I, The wicked simphony, Angel of babylon
    -Rhapsody: Legendary tales, Simphony of enchanted lands, Dawn of victory, Power of the dragonflame
    -Mago de Oz: Finisterra, la leyenda de la mancha, Gaia II: la voz dormida
    -Sonata Arctica: Ecliptica, Silence, Reckoning night, Unia
    -Dream Theater: Images and word, Scenes from a memory, Systematic chaos, Train of Thoughs
    -Simphony X: Paradise Lost
    -Bruce Dickinson: Accident of birth, The chemical wedding
    -Blaze Bayley: The man who would not die, Promise and terror
    -Judas Priest: Painkiller, British steel, Sad wings of destiny, Jugulator, Defender of the faith
    -Nightwish: Oceanborn, Wishmaster, Century´s child
    -Therion: Gothic Kabbalah, Lemuria, Sirius B, Deggial
    -Kamelot: The fourth legacy, Karma, The black halo
    -…y varios mas que se me quedan por ahi

  7. MASTERSANDROCK Dice:

    CASI LLORO CON EL REVIEW Xd

    UNA PREGUNTA:

    QUE ONDA CON ESO DE LA INTRO DEL DESTINY PARA EL FESTIVAL DE VIÑA?

    NO ENTIENDO LA TALLA ALGUIEN QUE ME LA EXPLIQUE PORFAVOR. ME PERDI DE ALGO PARECE

    • Darío Dice:

      El grupo de baile “Generación 2000” que aparecía en el programa del Pollo Fuentes “Venga Conmigo”, participó en el Festival de Viña… y al salir al escenario, ocuparon la intro de Destiny y la pegaron -creo- con una canción de los Backstreet Boys.

      • JAIMETAL Dice:

        de hecho también apareció – desgraciadamente – en la final de mundos opuestos… :P

  8. ozzyves Dice:

    De verdad me gusto mucho la reseña, con mis amigos, (todos en ese tiempo muy pelusones y con muy poca plata) vacilamos mucho a stratovarius, es mas yo que en ese tiempo no tenia uno, grabe de la antigua radio concierto en un cassette el vision of europe, se los hice escuchar a mis amigos y quedamos para la caga al final todos lo piratearon y nos terminamos de conseguir los otros discos. Demas esta decir cuantas historias y carretes, cantando y carreteando en la calle, legions, blac diamond, forever, entre otros. Creo q definitivamente la reseña nos ha identificado a todos y en lo personal me ha hecho recordar un periodo de mi vida hermoso con mis amigos del barrio (Ñato, pirata, Lalo, Rriggo, seba, entre otros) a los que gracias a Dios a poesar de la distancia y de ya tener casi 30 años aun nos juntamos sin q se haya perdido la magia. Un saludo gigante a todos…

  9. JAIMETAL Dice:

    Escuchar el Visions antes del 2000 fue lo mejor… la mejor época para discos como Holy Land – Legacy of Kings – Better than raw – Return to heaven denied – Unification – etc… antes del 2000, estos discos no se catalogaban power metal, sino heavy metal….

  10. Ravenlord Dice:

    Yo fui uno de tus detractores en el comentado review del disco Imaginaerum de Nightwish, y de verdad menosprecie tu talento compadre en esto de las letras…

    UN review emocionante…Aunque nunca tuve la suerte que tuviste tu de poder tocar un tema metalero avalado por el colegio (lo mas lejos que estuve de eso fue haber tocado Up in the Sky de Joe Satriani y salio la raja!!)…..Tu relato de tu vivencia me recuerda muchisimo esos años de Liceo, esos años donde la juventud nos permitia ser explosivo y apasionados al maximo xon nuestra convicciones una de ellas el Metal y ro supuesto esta obra maestra que es Visions..

    Te felicito por la acertividad de compartir algo tan personal para poder relatar de manera brillante este disco…de verdad cuando vi el titulo de este reviw pense que era un reviw mas cancion pro cancion dandote una breve reseña de como es y a que suena, pero me encuentor con un relato que me transporto varios años atras, a tan lindos momentos y tanto metal csm!!

    FELICITACIONES COMPADRE!!

Los comentarios están desactivados.