Si alguien pensó que el hecho de que ésta fuera la tercera venida de esta banda finlandesa, iba a mermar el entusiasmo de los fans del heavy metal, deberá retractarse de lo pensado. Pues, a la luz de lo que aconteció ése cálido Domingo, lo vivido por toda la gente que asistió, por todos los que allí concurrimos, podemos decir que estuvimos en presencia de un suceso memorable.

strato03cl-01 strato03cl-02

Es que Stratovarius es una banda que ya entró a las grandes ligas del metal, no sólo por su talento y sus composiciones, sino por que sus presentaciones en directo son francamente demoledoras. Existe la garantía de que una vez iniciado el show, el resto sólo dará paso al disfrute y al éxtasis.

strato03cl-03

Por lo mismo desde tempranas horas, hordas de poleras negras decidieron tomarse las cercanías del Gimnasio San Miguel, para aguantar una espera que, a pesar de lo larga que pudo haber sido, fue entretenida, ya que con la grata compañía que te puede brindar un “bebestible”, no hay espera que no aguante.

strato03cl-04 strato03cl-05

Pero las horas pasaban y, puntualmente se abrieron las estrechas puertas del coliseo sanmiguelino, alternativa desconocida para todos nosotros, pero de una estructura amable y acogedora. A pesar de que la entrada se hizo un tanto “apretada”, fruto de que a medida que pasaba el tiempo seguían llegando fans de todas las edades, la sensación de ya estar adentro y de empezar a ser protagonista de una noche llena de sorpresas, llena de metal, hizo que el sacrificio hecho en la entradas valiese la pena, mal que mal, los guerreros del metal no escatiman en recursos cuando enfrente está una de sus bandas íconos.

strato03cl-06Una de las cosas que llamó la atención apenas uno entraba al recinto era su carácter cuasi monumental, y eso estaba dado desde un principio por lo inmenso del escenario que cubría todo el fondo del gimnasio. Y en eso ya podíamos percatarnos de que el show iba a ser con todo, que Stratovarius no se reservaría nada (o casi nada) y que el show que íbamos a presenciar era de las mismas características del presentado en Europa.

Se acercaba la hora señalada para la salida a escena de las bandas nacionales, que en esta oportunidad vinieron de regiones, Alquimia, de la V región y Magnalucius de la VIII serían las encargadas de abrir los fuegos en esta noche. La primera en descargar su poder fueron los porteños de Alquimia, los que con un heavymetal directo, muy en la veta de Iron Maiden y Judas Priest, lograron encender a la concurrencia.

A pesar de los nervios iniciales, y con un repertorio basado principalmente en su álbum debut Fe Contra Fe, más algún corte nuevo, como Sed De Rebelión, que abrió los fuegos de su presentación, Alquimia supo moverse en escena, con un sonido que no estuvo muy fuerte, pero que se entendía y disparar descargas de heavymetal con una innegable influencia inglesa, la que quedó plasmada en su cuarto corte, la legendaria Breaking The Law de los no menos legendarios Judas Priest.

strato03cl-07 strato03cl-08

Setlist Alquimia

1. Sed de Rebelión
2. Justo Aquí justo Ahora
3. Noche de Horror
4. Breaking The Law (Judas Priest)
5. Fuerza Ancestral
6. Juego Sucio

Luego de la descarga de Alquimia fue el turno de los penquistas de Magnalucius, quienes deleitaron con la otra vertiente del heavy metal, un power metal con tintes épicos y un marcado sonido italiano, desde su intro, más la excelente Prometheus, se echaron al bolsillo al respetable, sobretodo con una puesta en escena y una seguridad al tocar innegable.

strato03cl-09 strato03cl-10

De hecho, su partida pudo haber sido débil, debido al problema que tuvo en su guitarra Sergio, pero la banda entendió que una vez tocado el primer acorde, no había vuelta atrás, por lo mismo siguieron tocando como si nada sucediera. Basaron su show en su placa debut, The Quest, como señalamos, de una forma muy correcta, donde destacaron su vocalista, Yabi, con un manejo de escena envidiable, y su batero, Manuel.

Setlist Magnalucius

1. De Historia Et Veritate Prometheus (Intro)
2. Prometheus
3. Hords Under The Moon
4. Never Dying
5. Claws
6. Fight For Power

Felicitaciones a ambas bandas nacionales, no sólo por demostrar que en Chile existen bandas que se pueden parar ante miles de personas, y que no son las consagradas de siempre, sino que además porque cumplieron a cabalidad su compromiso de entrega y puntualidad. Bandas como las que estuvieron arriba del escenario el pasado 17 de Agosto demuestran que la escena local no es sólo Santiago, y que como ellos hay muchas bandas esperando la posibilidad de mostrar su trabajo. Excelente Muchachos!!!!!

El corazón del águila comienza a latir…

strato03cl-11

Luego de la magnífica presentación de las bandas nacionales, la espera se empezó a hacer larga, aunque amenizada por el dvd de Helloween que se proyectaba en la pantalla gigante que estaba tras escena y que nos indicaba dos cosas: la primera que como señalábamos hace un poco, Stratovarius traía todo su arsenal, y la segunda, el anuncio de que Helloween, la leyenda alemana pisaría nuestra tierra para el aniversario patrio. Pero esas cosas empezaron a quedar en el olvido, cuando, justo a la hora señalada, se apagan las luces al son de parte del soundtrack de Jurassic Park, los músicos que van entrando, y el delirio de las casi 5 mil personas (sí, 5 mil) que empezaban a caldear el ambiente.

Con los tiempos marcados por Jörg se daba inicio al concierto, Eagleheart, era un casi obvio inicio, pero no por ello menos espectacular, con la gente que desbordaba, con un Kotipelto que ya comenzaba a dar muestras de que ésta sería, por lo menos en Chile, su noche más inspirada. Y aquí ya comenzamos a notar los detalles, cada tema tenía su propio telón, dado por la pantalla desplegada. El coro fue memorable, a pesar de ser su último disco, el “heart of an eagle, he flies to the rainbow” sonaba monstruoso, con un Kotipelto que hacía el ademán de ser empujado por el público. Sin que este tema alcanzara a terminar, el ya clásico The Kiss of Judas hizo temblar el agradable recinto de San Miguel.

strato03cl-12

Debemos reconocer, sin pecar de autocomplacientes, que el sonido no fue de los mejores, que Johanssön fue el que más se “notó” (junto con Michael, por obvias razones), que a veces la guitarra de Tolkki no se sentía demasiado y que por momentos Kotipelto se escuchaba bajo. Pero todo ello fue sustituido por 5 mil gargantas, además de que el sonido fue mejorando a medida que avanzaba el concierto. Pero detengámonos en The Kiss Of Judas, un tema que a pesar de que los hemos escuchado en sus tres conciertos, no deja de sonar cada vez mejor, Stratovarius es una banda que logra plasmar en escena todo su poder, y no sólo eso, sino que las canciones suenan aún más potentes, algo que se agradece y que los coloca en el sitial en que están. Esto además fue un adelanto para lo que vendría (puesto que el espectacular Visions, su mejor placa, fue base del concierto) e hizo olvidar a Find Your Own Voice, que estaba originalmente contemplado.

Timo Kotipelto que por primera vez se dirige al público para presentar uno de los pocos (casi el único) tema del Episode, el magistral Speed Of Light, el que por su velocidad y potencia provocó un espontáneo mosh en el centro de la cancha. Y es que como se señaló anteriormente Michael ocupa un rol fundamental en el desarrollo de la banda en vivo, pues los temas rápidos los hace aún más rápidos, de hecho un par de veces la banda lo miró de reojo como diciéndole “oye Jörg… cálmate un poquito”, pero no Mr. Michael, la velocidad y precisión se agradece.

strato03cl-13 strato03cl-14

Luego fue el momento en que presentarían uno de los cortes de la placa que nominalmente vinieron a mostrar, Elements Pt. I, con el emotivo Soul Of A Vagabond, que fue recibido con respeto más que con euforia, pero que nos mostró una banda más madura, que logra penetrar el alma con sus temas y con un Timo Kotipelto, simplemente genial…
Pero el relax duró sólo lo que duró Soul Of A Vagabond, puesto que Kotipelto nos señala que el siguiente era un tema que a la banda le gustaba bastante, Forever Free, del Visions, volvió a encender el ambiente, volvió a hacer que las cabezas se agitaran, al ritmo de este himno del powermetal. Vuelvo a resaltar, y no me voy a cansar de decirlo el impresionante trabajo de Kotipelto, maneja la garganta a su antojo, con una técnica vocal exquisita, que lo hace llegar a los más insospechados tonos.

Lo siguiente fue un momento emocionantemente sorpresivo, debido a que la banda, mostrando no sólo su madurez, sino que la inteligencia en escoger su track list nos regala un momento de añoranza con clásicos de la época pre – Kotipelto, esa de Lassila y Tolkki en las voces, la primera en aparecer a escena fue la gran Fright Night, de su disco homónimo, seguida por la impresionante The Hands Of Time, de su segundo disco, Twilight Time, la que prosiguió con una excelente We Are The Future, cuántos de nosotros soñamos con escuchar estos clásicos en voz de Kotipelto???, uno de esos sueños se hacía real. El medley siguió con Dreamspace, la candente Tears Of Ice, y la gran We Hold The Key. Una tras otra, sin pausa un mazazo tras otro, qué gran momento.

strato03cl-15

Sin embargo, y a pesar de que el éxtasis era total, Timo nos presenta el tema que abre el Fourth Dimension, la monumental Against The Wind, y nuevamente Jörg Michael tocando a una velocidad endemoniada, otro de los puntos altos de la noche que fue seguida por la infaltable y siempre emocionante Forever, con las 5 mil gargantas cantando a capella, ya que los Timos, que eran los que se quedaron en el escenario, callaron y dejaron que el público hiciera el resto, creo que a muchos (entre los que me incluyo) se les puso la piel de gallina escuchando las miles de gargantas que emocionaron a ambos músicos. Forever fue pegada con la hermosa A Drop In The Ocean, que a pesar de que el público no la conocía tanto (de hecho, cuando Kotipelto dio la voz a la gente, fue poca la que la coreó) fue uno de los momentos emocionantes de la velada, con los encendedores arriba cuales antorchas encendiendo una noche inolvidable.

strato03cl-16Pero lo señalé, ésta era una noche de sorpresas y lo que siguió rememoró aquella tarde del 99, cuando Stratovarius pisaba por primera vez nuestro país e iniciaba una gran noche con el tema que ahora sonaba. Sin intro, potente desde su inicio, Destiny hizo vibrar a las almas que se congregaron en el gimnasio de San Miguel, con un sonido que de a poco se fue haciendo más entendible, con una banda que a pesar de lo parco que fueron, disfrutaban el show, y sobretodo el calor y cariño del público, uno de los mejores públicos del mundo. Cabe señalar que Destiny fue pegada con Fantasia, de su última placa, una decisión inteligente, puesto que ése es uno de los temas más bajos del Elements Pt. I, pero que sin embargo sirvió como preciso complemento.

Las sorpresas no acababan, con un pentagrama musical de fondo, se dio inicio a Twilight Symphony, uno de los mejores cortes de su Fourth Dimension, que mostró toda la precisión de esta banda finlandesa, ya que los violines del intermedio fueron perfectamente ensamblados en el tema dándole una gran atmósfera, la que fue acentuada con la interpretación siempre magistral de Kotipelto.

Stratovarius no quiso dar margen a ningún respiro, ejecutando otro clásico, el extenso Visions (Southern Cross), otra grata sorpresa para quienes asistimos al show, magistral, intensa, con un Michael y un Kotipelto en gran nivel, y con una banda entregada, el tema (con voces finales incluidas), dio paso al ganchero Hunting High And Low, el que nuevamente hizo que las estructuras del recinto parecieran ceder, el Hunting High And Low!!!! gritado por los 5 mil asistentes se sintió e hizo temblar el local y sus alrededores, no tengo recuerdos de un concierto donde el público estuviera tan entregado a la banda, donde cada tema fuese ejecutado como himno, realmente una sensación indescriptible para cada uno de los que estuvieron allí.

strato03cl-17

Con Hunting High And Low se cerraba la primera parte de un show que ya todos los que estábamos presentes sabíamos memorable, la gente no se pensaba ir, y no mostraba cansancio, puesto que los gritos de STRATOVARIUS!!!!, NO NOS VAMOS NI CA…!!!!, y otros similares se sentían con una fuerza sobrecogedora. Stratovarius no se hizo de rogar e inició la segunda parte de su show con algo que nos descolocó no sólo por lo sorpresivo, sino que por lo emocionante. Muchos íbamos dispuestos a escuchar ciertos temas, pero nadie imaginó que la banda iba a ejecutar Coming Home, el bello tema del Visions. Por lo mismo el grito, el coro salió del alma agradecida de cada fan de Stratovarius presente, fue un momento íntimo, en que la banda, ya un poco más expresiva, entendía que estaba ante un público único, que tiene una pasión y un amor por el metal que se da en pocas partes del mundo, la alquimia que se sintió fue un agradecimiento de la banda por la entrega del público y un agradecimiento de todos nosotros por regalarnos momentos inolvidables, como la preciosa Coming Home.

strato03cl-18Y como era una noche clásica, qué más que seguir tocando temas del Visions (la segunda parte fue exclusiva de su mejor álbum), el riff de Tolkki (de un bajo perfil súper interesante, pues da paso a que la banda se muestre como tal y no cae en el egocentrismo de otros “gordos” virtuosos) da paso a una muy vacilada Paradise, el tema en sí es para disfrutarlo completo, muy enganchadora, muy bien recibida por un público pletórico. Ya llegaba el final, pero no se acababan las sorpresas, Legions, fue la penúltima en ser ejecutada, y nuevamente el fervor se hacía presente en el coliseo sanmiguelino, un mosh instantáneo sacudió el lugar, nuevamente la sorpresa, nadie pensó que Legions podría ser interpretada, pero ahí estaba, sonando fuerte y demostrando que a la banda le importan sus fans y que el show era para ellos.

Parecía el fin, la banda baja de escenario, pero todos sabíamos que algo faltaba, a pesar de que intuíamos que lo que quedaba era sólo un tema, nadie se acordó de Will The Sunrise?, o de Father Time (que ojo!!!, no fue tocado), sino que de las gargantas brotaban dos palabras, sólo dos palabras que en su conjunto conforman un himno, la banda lo sabía, y al subir al escenario, con bromas de Kotipelto mediante (vamos a tocar un cover de las Supernova, dijo), los ojos de todos se posaron en Johanssön quien no se hizo de rogar y comenzó a escribir una de las páginas más emocionantes no sólo del show, sino que de las vidas de quienes presenciábamos el show. Black Diamond, sonó impresionante, la conexión público – banda, fue notable, Kotipelto estuvo brillante, Kainulainen mostró que es un eximio bajista y la dupla Tolkki – Johanssön se entiende a la perfección. Fue un gran momento, la banda se divertía en escena, Jörg Michael sin perder el pulso, le lanzaba las baquetas a un roadie en un costado, y las recibía de vuelta.Un final simplemente notable.

strato03cl-20 strato03cl-21

Qué mas se puede pedir. Está claro que el sonido no estuvo en un 100%, pero hasta eso pasó a segundo plano, muchos de los que estábamos presentes salimos del show con una abierta sonrisa, satisfechos, conscientes de que lo que acababan de presenciar sería inolvidable, digno de enmarcar, de esos momentos que uno disfruta decir “yo estuve allí”, viviendo un sueño, con una banda excelente, pero con un público que sobresale, que se entrega, que vibra, que hace que un concierto de rock se transforme en uno de esos momentos que se quedan en tu alma para siempre.

Setlist Stratovarius

01. Eagleheart
02. The Kiss Of Judas
03. Speed Of Light
04. Soul Of A Vagabond
05. Forever Free
06. Medley: Fright Night / The Hands Of Time / We are the Future / Dreamspace / Tears Of Ice / We Hold The Key
07. Against The Wind
08. Forever / Drop In The Ocean
09. Destiny
10. Twilight Symphony
11. Visions (Southern Cross)
12. Hunting High And Low
Encore 1
13. Coming Home
14. Paradise
15. Legions
Encore 2
16. Black Diamond

strato03cl-22 strato03cl-23

strato03cl-24 strato03cl-25

12 comentarios
  1. Felipe Dice:

    tremendo recital…. el setlist espectacular.. estuve en primera fila y la coronar la noche pesque la baqueta!
    tremendo…

  2. Adolfo Estay Dice:

    Yo le tiré una bandera de Chile a Timo Tolkki y la colgó en su guitarra!!! En este concierto iba en 3ro medio y quedé loco después del tremendo show que dieron! Años despúes -en el Caupolican- le tiré a Kotipelto una bandera de Chile con una Flor de Liz gigante dorada pintada (como la del Álbum homónimo) mientras cantaba Destiny y la colgaron en un amplificador! En el último concierto no pudé porque no estuve tan cerca de escenario…veremos que pasa en esta ocasión! Saludos!

  3. Darío Dice:

    Qué joya de show este, un tracklist increíble… a mi gusto sólo superado por el segundo show del 2000 en la Laberinto, alguien fue a ese? Irrepetible show!!!!!

  4. chumy♫ Dice:

    Recuerdo la broma que tiro Kotipelto respecto a tocar un cover de «SUPERNOVA», no muchos captaron su ingles en el momento. Momento comiquisimo para quienes entendieron.

  5. chumy♫ Dice:

    Recuerdo la broma que tiro Kotipelto respecto a tocar un cover de «SUPERNOVA», no muchos captaron su ingles en el momento. Momento comiquisimo para quienes entendieron.

  6. chumy♫ Dice:

    Recuerdo la broma que tiro Kotipelto respecto a tocar un cover de «SUPERNOVA», no muchos captaron su ingles en el momento. Momento comiquisimo para quienes entendieron.

  7. rokreator Dice:

    muy weno estuvó ese concierto, fue el unico recital de strato ke he asistido pero ahora se viene y con helloween. falta poquito wn… de alla somos el viernes!

  8. necrophagist Dice:

    QUE RECUERDOS … ESTABA EN 8º BASICO, VIAJANDO DESDE VALPARAISO … EL UNICO CONCIERTO QUE RECUERDO DE PRINCIPIO A FIN…

  9. RSH Dice:

    este concierto fue una experiencia inolvidable, probablemente uno de los mejores (si no el mejor) al que he ido…

    el setlist de lujo

  10. Franco PJ Dice:

    Tb fue mi primer concierto de metal.. y fue la cagá !!
    Fue una wea única y épica, gracias a la pachamama por haberme llevado ahí :D !!!

Los comentarios están desactivados.