Esta debe ser la primera vez que me aproximo a un disco de Sonata Arctica sin expectativas. También es la primera vez que lo hago sin ninguna esperanza de encontrar alguna canción powermetalera que luego pudiese agregar a la lista de himnos. Creo que con The Days Of Grays (2009) terminé de entender que la banda responsable de esas joyitas llamadas Ecliptica (1999) y Silence (2001) de alguna forma ya no existe más. Cambiaron de estilo, punto. También esa la primera vez en muchos años en que un lanzamiento de estos finlandeses no me deja un mal sabor de boca (u oídos) luego de la primera escucha. No sé bien si esto se debe a lo que señalaba anteriormente o bien a que la propuesta ha terminado de cuajar. Como haya sido, la primera impresión que deja este Stones Grow Her Name es mucho más positiva que la de discos anteriores.

Esta buena impresión se da desde el comienzo, de la mano de Only The Broken Hearts (Make You Beautiful), muy alejado del mencionado Power Melódico que la banda ayudó a perfeccionar a mediados finales de los noventa y comienzos de los 2000. Así es: se trata de una canción que deja de lado la velocidad en pos de un ritmo a medio tiempo, pero que a la vez privilegia líneas vocales muy dinámicas. Diría que es una canción de Hard Rock, con ciertos elementos técnicos (no sé si podamos decir “progresiva”) pero con un aspecto melódico muy marcado. Y es que el trabajo de Henrik Klingenberg siempre será fundamental en la obra de Sonata Arctica. Lo que hace aquí con su teclado tiene bastante protagonismo, tanto como las guitarras, tornando este corte en algo melódico y potente a la vez. Este inicio no es nada que te vaya a volar la cabeza, hay que decirlo, pero también digamos que se disfruta y agrada bastante.

En seguida tenemos a Shitload O’ Money, cuyos primeros segundos parecen de música tecno (electrónica, o como sea que se llame, ustedes entienden), pero enseguida hacen su aparición los buenos riffs de Elias y paulatinamente se convierte en un buen corte de Heavy Metal, con ciertas tendencias a un Hard Rock más bien moderno (para que no piensen en los ochenta cuando digo “Hard Rock”). Comienza de inmediato con el estribillo, pero vemos sus mejores pasajes durante el puente, donde aparece un Tony Kakko muy inspirado en cuanto a interpretación, haciendo uso de esa voz rasgada que en lo personal resulta fascinante. Escúchenlo al final de aquella parte, genial. Destaco también esa imperecedera fijación de Kakko por los detalles. Aquí y allá, por ejemplo, se puede escuchar de cuando en cuando un piano. Y ni hablar lo activo que se muestra Henrik en general y en ese tremendo solo en particular. Entretenida canción.

En el tercer lugar aparece Losing My Insanity, canción muy variada, con muchos momentos distintos entre sí y un número importante de cosas a destacar. Creo que en la ponderación final de la placa es una de las que más se destaca. Cómo no resaltar ese genial solo de piano con que Klingenberg inicia el show. Luego unos breves riffs y se mandan con una de las mejores partes del disco en cuanto a arreglos vocales, uno muy bien logrado y con una melodía muy pegadiza. También es necesario destacar los destellos de metal progresivo que se dejan oír por momentos (pienso principalmente en los monstruosos solos de teclado y guitarra), así como el hecho de que es el primer momento donde aparece el doble bombo de Tommy Portimo¸ cosa no menor a la luz del peso que ese detalle termina brindándole a la canción. Este corte está unos peldaños por encima de las dos anteriores. Excelente.

Riffs muy densos, graves y pesados marcan el inicio de Somewhere Close To You, una característica que se mantendrá durante casi toda la canción y que al final es casi lo único que tiene para ofrecer, junto al desempeño de Kakko. Más allá de eso, la verdad es poco lo que se puede destacar. Algo muy distinto ocurre con el siguiente corte: I Have A Right. Es en principio una canción muy sencilla, hasta simple si se quiere, pero tiene algo que yo valoro y hecho mucho en varias canciones de Sonata Arctica y que antes tenían de sobra: sentimiento. Se trata de una composición muy oscura y melancólica en cuanto a atmósfera. Los versos portan una amargura que la música dibuja de forma muy clara. Imposible no destacar los desgarradores gritos de Tony en momentos claves. El “cause I’m not you!” es impresionante. Un pequeño chispazo de pasión que no deja indiferente. Y en esa atmósfera de la que hablaba es decisivo el trabajo de Klingenberg. Es increíble, pero si sacas las voces y los teclados tendríamos una potente canción de Heavy Metal, y no una balada. Además tenemos la letra: es, por un lado, una crítica social hacia el cuidado inapropiado del que son víctimas algunos pequeños. Por otro, es un simple grito desesperado por afecto y atención. Como dije: muy oscura y potente, en todo sentido. De lo más significativo que la banda ha hecho.

Continuamos con Alone In Heaven, otra buena canción, sobretodo en el aspecto lírico pues plantea algunas cosas que más de alguna reflexión generarán. Por ejemplo, “¿puede ser esto el Cielo si todos mis amigos arden en el Infierno?”, o “¿qué tal si lo que para ti es el cielo, es el Infierno para alguien más?”. Para pensar, digo yo. Y musicalmente la verdad es que, si bien no es un derroche de potencia y energía, no está nada mal. Comienza lento y con guitarras acústicas, dando la impresión de que se tratará de una balada. Luego inicia el Metal y esa sensación persiste, hasta que inician los versos y evoluciona a una canción más rápida. Ese quiebre es soberbio. El coro tiene nuevamente un ritmo más bien lento, pero que potencia mucho aquellas interesantes líneas vocales y termina logrando algo genial. Como dijimos: ¡buen corte!

Luego, en el séptimo lugar de la lista aparece The Day, canción que por cierto me encantó desde la primera vez que pude oírla. Sus melodías son todo un acierto y armónicamente también es formidable (nuevamente habría que destacar allí lo hecho en composición en cuanto a los sintetizadores). Los estribillos, aunque sencillos, son tremendos, llenos de fuerza y sin duda que logran su cometido de transmitir sensaciones gracias a los impresionantes de Kakko. Eso en lo sonoro. Luego en lo lírico debo decir que me dejó sin palabras y nuevamente me hizo preguntarme qué cosas pasarán por la mente de Tony. Esa pregunta me la hago a menudo. Trata de un hombre que lo perdió todo en un maremoto, incluso a sus seres queridos y no hace sino pensar en ellos. Una situación terrible, pero no lejana a la realidad, y esa ida la hace incluso más terrible. Da mucha tristeza a decir verdad. También me parece pertinente señalar que tiene un sonido sencillamente maravilloso, especialmente en aquella parte casi instrumental del final que por instantes te hace acariciar la libertad, un sonido prístino para un momento bellísimo que no puede dejar de conmoverte. Un temazo que espero no pase desapercibido, pues merece alguna atención.

Señoras, señores, bienvenidos, estos es: ¡Banjo Metal! O algo así, ¿no? Bueno, convengamos en que es algo bastante peculiar lo de esta Cinderblox, pero no por eso deja de tener su mérito. De hecho, eso podría ser un mérito en sí mismo (la originalidad, quiero decir). Al principio no estaba seguro de si iba en serio o qué, pero más allá de eso, lo concreto es que algunos de los momentos instrumentales más notables del disco están en este corte. Noten, por ejemplo, el solo de guitarra de Viljanen, los mismos arreglos para banjo ejecutados por Peter Engberg o el tremendo despliegue powermetalero de Tomy y Marko durante el coro. Y hablando del coro: ¡cuánto Winterheart’s Guild! O al menos a esa época me transportó. Es un tema verdaderamente rescatable, a pesar de su peculiaridad y de que al comienzo resulte extrañísimo. De hecho, con el paso de sucesivas escuchas va a agradando bastante.

Turno de la infaltable balada en un disco de Sonata Arctica. Si bien hay canciones anteriores que muestran elementos propios de una balada (I Have A Right, por ejemplo), creo que Don’t Be Mean es la única que lo es claramente. También creo que sin ser realmente mala, es poco lo que aporta, aunque siempre es un agrado al buen Tony en una faceta interpretativa más sentida y manteniendo una buena técnica. Alguna mención merece ese breve solo de violín cortesía de Pekka Kuusisto, que aunque no deja de ser un pequeño detalle, sí ha de ser valorado.

Llegando casi al final encontramos Wildfire, Part II: One With The Mountain, cuyo arranque trae de vuelta el Banjo Metal e interesantísimos elementos folk. Representa además el rescate de una de las mejores canciones que nos dejara el disco Reckoning Night (2004). No sé si en este entonces Wildfire fue pensada para ser continuada como saga pero, independiente de eso, sus secuelas resultan muy interesantes desde el punto de vista narrativo. Y en lo musical, esta parte II tiene mucho que entregar, muchos segmentos altamente destacables. Misma cosa se puede afirmar respecto de la parte III, Wildfire Town, Population: 0, pues exhibe a uno de los Sonata Arctica más progresivos, agresivos y oscuros que recuerde. Ambas partes suman casi 16 minutos y claro, son muchos más los momentos de genialidad en ambas entregas. Creo que en su conjunto conforman uno de los puntos más altos esta producción. Y por cierto: más allá de la siniestra historia que cuenta, hay todo un mensaje que bien vale la pena considerar. Me aparece que entre ambas hacen un muy buen cierre.

Esas son las once canciones de este Stones Grow Her Name. Creo honestamente que es un buen disco, pero es muy posible que muchos no lo vayan a entender. De hecho, yo mismo quedé con cara de pregunta cuando terminé de oírlo la primera vez, pero es necesario darle alguna otra oportunidad para que las piezas vayan cayendo en su lugar. Y ni hablar de la necesidad de escucharlo sin esperar un disco como los de antaño, porque evidentemente no lo vamos a encontrar. Consta de un par de canciones alucinantes, otras un poco más que correctas y otro par que poco aportan, pero la valoración final es positiva. No es un álbum brillante, pero es consistente y se enmarca dentro de lo que la banda ha venido proponiendo. Por fin un disco de Sonata Arctica me vuelve a dejar conforme. Y eso, tratándose de una banda tan querida, significa mucho.

38 comentarios
  1. Warrior of Ice Dice:

    Falto el bonus tonight i dance alone ajajaja… Debo decir que es mejor que el unia y TDOG, aun extraño ese power metal del ecliptica loco…

  2. the crow Dice:

    al principio no me convencio el disco quede como que xuxa pero poniendome a escucharlo mas a fondo y detenido me di cuenta que es un buen disco no digo que sea el mejor o uno de los mejores pero lo encontre bastante correcto grandes pasadas como los wildfire, alone in heaven, the day o losing my insanity aparte del gransolo de guitarra en cinderblox mencion tambien a los bonus tracks que los encontre muy bueno

  3. rocko Dice:

    buen review, solo que no estoy de acuerdo con lo dicho en cuanto a «somewhere close to you», para mi es un TEMON!, y para mi «Alone in heaven» esta a la altura de Last Drop Fall o The Misery ;)

    bless!

  4. farfaramir Dice:

    Mi problema con este CD es la parada de Tony Kakko de venir a hacer temas más simples en estructura (que no es invento mío, es como presenta el CD en cada entrevista que da), que puede ser pegajoso, pero rompe absolutamente la evolución que llevaba Sonata. El disco es muy entretenido y todo, pero flojo en estructura de canciones, salvo claro por los dos últimos temas (y eso que soy de los defensores del Sonata Reckoning Night en adelante).
    No es malo. Pero se espera más del señor Kakko y compañía.

  5. George Dice:

    Bueno concuerdo con el review no es un disco que entra a la primera escucha hay que escucharlo un par de veces y fijarse en los detalles que antes no tomabas encuenta porque ya sabias como sonaria un album de Sonata Artica el clasico sonido power las melodias happy y los coros positivos pero en este album ya terminaron con esa etapa y nos encontramos unos Sonata mas actuales pero sin perder del todo la escencia apesar de que ya han dejado de lado el sonido power lo escuchas y siempre notas el clasico sello de sonata muy buen disco para aquellos que no sean de mentalidad tan cerrada grande Sonata

  6. Mauricio Dice:

    I Have a Right y Alone in Heaven, lo unico rescatable el disco… lo demas no calienta a nadie…

    Mal Sonata, ya no suena a nada…

  7. rocka_rolla Dice:

    el review me suena a fanboy (con todo el respeto lo digo), por que por mas q lo escucho con todas las ganas de salir positivo, no pasa nada, encuentro muy malo el disco…. demasiado basico, en fin, segun yo, la banda ya no calienta a nadie

  8. GodinaOfWarina Dice:

    Me considero una gran fanática de Sonata, pero este disco es un verdadero asco para mi al menos, solo unas cuantas canciones se salvan del CD.
    Definitivamente Sonata ya no volverá a ser lo que era.

  9. Oscar Dice:

    La gracia de sonata arctica es q es una banda q no tiene miedo,se arriesga en la busqueda de nuevos sonidos,la variedad de canciones en cada disco no es casualidad,y desde luego q arriesgar traera resultados diversos q unas veces gustaran y otras no.El desmarcarse del resto los diferencia,y eso se agradece y valora

  10. Pepito Dice:

    Me pareció un buen disco, aunque noto un cierto estancamiento en Sonata Arctica. Después de un disco tan grandioso e innovador como Unia, llegué a esperar una evolución más radical, pero después de «the days of grays» y de este disco, me doy cuenta de que la banda tampoco quiere «alienar» a sus fans, y por eso estos dos últimos discos, aunque tienen algo de innovación, son más tradicionales. Espero que con el siguiente disco se alejen aún más del power metal. No es que yo tenga nada en contra de ese estilo (por el contrario, soy fan de muchos grupos de power), pero me parece que la sensibilidad de Sonata Arctica es distinta; para ellos el power fue solo una etapa antes de hacer música más personal. Espero sorprenderme mucho más con su siguiente disco que con este.

  11. Gaburieu Dice:

    Es un gran disco, un muy ben regreso, despues su ultimo trabajo bueno el Reckoning night, a mi parecer.
    No encontre canciones malas, mi favorita es I have a right, la letra es preciosa, y a mi parecer, es la que mas sentimiento expresa de todo el disco, aunque antes lei que a muchos les parecia la mas flojita, no digo que es la mejor, pero si mi favorita.
    Es un agrado ver que Sonata va progresando no tan solo en diferentes sonidos, sino que tambien en calidad compositiva, creativa y no se quedan pegados siempre en lo mismo.

  12. Alejandro Dice:

    The Day la mejor cancion que kakko ha escrito en su vida…. Cabe destacar q esa cancion es dedicada al desastre ocurrido en japon y aparte q en el tema participa nada mas y nada menos que el Señor Timo Kotipelto….. El disco es bueno, denle unas 3 escuchadas y lo sabran, y entiendan algo, El SONATA ARCTICA «powermetalero» quedo atras con el reckoning night, este es un nuevo sonata y lo seguira siendo…

  13. angelo Dice:

    a mi me parece el segundo mejor disco de sonata luego de Unia, el único detalle malo que le encuentro es la simplicidad, pero se entiende ya que muchas personas desean ser atraídas por un disco a la primera escucha.
    en lo personal me parece mejor la etapa post reckoning que la del típico power metal que a la larga aburre .

  14. cris Dice:

    a mi me gusta mucho este disco, menos mal que sonata dejo de hacer ese powermetal casi infantil.
    ahora hacen discos mucho mas maduros.

  15. Rafa Dice:

    Me gusta que no se conformen con repetir lo mismo y prueben con nuevos elementos, le da un valor agregado. Me dio la impresión que los últimos discos eran más por cumplir, pero este me da la sensación de algo más elaborado, y no lo digo por lo virtuoso ni nada de eso, sino por la combinación de tematicas interesantes con música ad hoc(The Day, Alone in Heaven, I Have a Right o los Wildfire). Me gusto!

  16. HelloweeN Dice:

    .. Lo he escuchado ya varias veces, pero sigue sin gustarme, como ya lo mencione antes esta banda se fue a la mierda, creo que mas que hacer buena música lo único que les importa es ser la Madonna del metal.

  17. YACARE Dice:

    Buen disco, se alejaron de las cuestiones medias pretenciosas progresivas que no le resultaron en The Days of grays o Unia. Esto es mas simple, pero no por lo mismo facilon de hecho mejora tras varias escuchas. En todo caso es valorable cuando las bandas se animan a experimentar y no repetir formulas gastadas

  18. z Dice:

    y otro que merece reseña es el dicto de Royal Hunt – Show How To Live 2011, de lo mejorcito del año pasado, y no le han hecho review a la fecha… que feo tito…

  19. Jorginho_GT Dice:

    WOW, si que hay críticas diversas, a mí me gustó mucho el disco, más que nada que al ser un poco más simple que sus 2 antecesores pos es más digerible y sencillo de comprender.. lo he escuchado unas 10 veces ya y me sigue dejando satisfecho.. decir cualquier cosa de q ya no es el sonata d antes sería cansino.. en fin yo lo disfrutaré con el paso del tiempo.. abrazo desde Guayaquil

  20. Rockscar Dice:

    Nooo… me están bromeando?! un 8 ??!! Esto ni de sombras es lo que fue Sonata. Seamos objetivos, es «basura» pop. Ya no es el mismo sonido de sus inicios. El Power está muriendo. Sólo basta escuchar los últimos trabajos de bandas como Stratovarius, y Hammerfall para darse cuenta de ello. En fin, parece que a los Finlandeses se les olvidó hacer METAL.

  21. Oblivion Dice:

    Objetivamente es un muy buen disco, pero que fome que algunos todavia estén con esos tabúes sin sentido que se dan en el mundo del metal, a la hora de criticar y evaluar una banda . En fin, que pena.

  22. Floydianalvaro Dice:

    Sonata Arctica seguirá siendo Sonata Arctica. Han madurado. No es tiempo de hacer un power metal todo happy como lo fue en Ecliptica y Silence. Diría que de todas las bandas Power Metaleras, la mejor parada es SA. Casi todos los demás si que se fueron al carajo, sobretodo STRATOVARIUS.

    • Fabian Rabítö Dice:

      Yo diria que la banda con mas dignidad que ha llegado a estos tiempos es lejos gamma ray… seguido por helloween

  23. powerdave Dice:

    tienes razon brother este album tiene mas sentmiento que los ultimos 2 yo desde wintehearts les perdi la fe, pero he vuelto a recuperarla tras escuchar i have a right y otras quiero ese disco, en ecliptica y silence geniales, y si en vivo no son el mejor grupo pero en estudio maestrazos

  24. Brian Dice:

    Me sorprende bastante ver el desagrado que muchos le tienen a Unia, entiendo completamente el desprecio hacia The Days Of Grays, pero ¿Unia? Obviamente no es como Ecliptica o Silence, discos en los que todas las canciones son extraordinarias. Sin embargo yo pondría a Unia por encima de, por ejemplo, Winterheart’s Guild (que me gustó bastante). La primera vez que lo escuché no me agradó, pero tras preestarle un poco más de atención encontré que canciones como Caleb, The Vice, The Harvest, Paid in Full o My Dreams But a Drop of Fuel for a Nightmare. Proponen una combinación de ritmos y tonalidades que me gustó bastante (en especial las dos primeras canciones que mencioné).

    Pero dejando eso de lado, Stones Grow her Name me parece un disco bastante interesante. Mejoraron muchísimo tras The Days of Grays, pero a mi parecer este disco tiene un nivel similar al de Unia o Winterheart’s Guild. Si tuviera que calificarlo, y considerando que Ecliptica y Silence tienen 10, creo que un 7.5 es una calificación adecuada.

Los comentarios están desactivados.