Por todo lo hablado desde fines del 2011 y todo lo que se ha publicado en los medios, ya es de seguro conocimiento el carácter de Falling Angels, el cuarto disco de Six Magics, que enseña virtuosismo y fuerza pero también lo asimilado en Behind The Sorrow en cuanto a producción. Por eso la oportunidad de entrevistar a su guitarrista y líder abría muchas otras aristas y así nos enteramos que Erick Ávila se ha vuelto a encantar con el metal, que su ilusión está de regreso y sus sueños de triunfo se ven más próximos.

Haciendo preguntas calibradas, también levantamos el velo y divisamos más allá del aspecto musical de Falling Angels, descubriendo el lado emotivo, desgarrador y nostálgico de sus letras, sus dedicatorias, su reflejo de vivencias inolvidables en Alemania y de terribles lecciones en Chile, cuando la cantante Elizabeth Vásquez debió superar de nuevo un cáncer, esta vez al colon. Lo de ahora es más que entregar los verdaderos detalles del álbum. Es poner la mano en el corazón de Falling Angels y sentir sus latidos, experimentar sus sentimientos, alegrías, recuerdos y tristezas, comprender su origen sincero y extenso bajo la mirada de Erick Ávila.

Six Magics también actuará con Epica este 26 de septiembre en el Caupolicán y algo de aquello también nos adelantó, en la entrevista más amplia que hayamos hecho en PowerMetal.cl… 

OPORTUNIDADES: CON LA MIRA EN FESTIVALES

Erick, son los primeros días tras la salida en Europa de Falling Angels, el cuarto de Six Magics, por lo que me imagino que han visto la respuesta no sólo de quienes han podido y querido escucharlo, sino también de los medios a los cuales se les entregó el promocional. ¿Cómo mides o describes la reacción que ha generado este trabajo?

Mira, igual hay una notoria diferencia con el anterior, se nota que hay una mayor inyección de contactos y más ganas de promocionarlo. En la cola del Behind The Sorrow (2010), al final apenas pudimos entrar a Nuclear Blast para venderlo ahí. Ahora, en la partida, en la semana del lanzamiento como al tercer día había una página especial de ese sello, con el CD, con las poleras, incluso promocionando el Behind The Sorrow, el álbum y las poleras. También nos llegó un review de la Rock Hard de Alemania, una de las revistas más grandes de metal allá, con un review espectacular, súper bueno. Quedamos muy contentos, no esperábamos tan buena puntación ni tan buenos comentarios de Frank, quien lo escribió. Todo fue en la primera semana, mientras que con el anterior tomó meses para llegar a la Rock Hard o a Nuclear Blast, así que creo que nos encontramos sobre una buena plataforma para salir adelante con Falling Angels. Hemos comenzado súper bien, con mucha confianza y eso es lo que puedo decirte de los medios grandes, ya que por los seguidores… afortunadamente en nuestra gira hicimos buenos contactos que nos han mantenido al tanto de cómo han recibido el disco los fans alemanes de Six Magics, ¡y les ha encantado! Han estado súper contentos enviándonos mails todos los días y agradeciéndonos porque les hicimos un homenaje a estos amigos que tenemos allá, así que por parte de los medios grandes y los fans, la cosa va mucho más avanzada que antes. Nos sentimos súper contentos por eso.

Y con tales resultados, ¿qué expectativas reales se pueden tener tanto afuera como en Chile?

Mucho mayores, partiendo que por primera vez trabajamos con un sello acá que está súper metido con todos los medios, que se está haciendo cargo incluso de la distribución y tiene grandes plataformas para vender el material en todo el país sin los atados de antes, siendo que nosotros en el pasado lo hacíamos prácticamente a pulso acá en Chile. El asunto aquí está mucho más seguro con el nuevo sello que tenemos. Y por lo de Europa, me parece que con la entrada de este disco, por cómo partimos, hay muchas posibilidades efectivas de que el 2013 salga por ahí otra gira para promocionarlo, por lo que obviamente aumentaría las ventas, la venta de merch que es súper potente cuando uno toca en festivales. Esa es la idea, apuntar a festivales grandes ojalá el próximo año y estamos trabajando a full para ello, viendo además cómo nos metemos en el medio para difundir bien el lanzamiento, puesto que igual nos encontramos partiendo. Queremos proyectarlo para el 2013 y necesitamos harta promoción, por lo que estamos viendo algunas cuestiones que nos ofrece ahora la misma gente que nos apoya desde allá y tiene contactos importantes para dar a conocer el álbum. La idea es el día de mañana repetir otro tour pero más grande y con festivales ojalá. Ahí las ventas subirían mucho.

Hablabas que la red de contactos armada con Behind The Sorrow ha servido de catapulta para este trabajo. Sin embargo, ese disco en Chile recibió críticas encontradas. Hubo quienes se volvieron seguidores de Six Magics gracias a Animal/Behind The Sorrow y la voz de Elizabeth, aunque por otro lado provocó un quiebre con los  antiguos fanáticos del Dead Kings Of The Unholy Valley (2001) o The Secrets Of An Island (2003). Ahora que tienen un material más balanceado, con partes virtuosas y más secciones sinfónicas, ¿qué respuestas has visto de aquellos que se desencantaron con el grupo en su momento?

Mira, yo… sí, fue así y mira, ganamos mucha gente que antes no le gustaba mucho la banda. Creo que lo más importante que logramos con Behind The Sorrow fue el aprendizaje de poner todos tus conocimientos de una manera simple en una canción. Eso lo adquirimos netamente por David Prater. Y lo otro súper positivo es que el cambio del Checho (Domínguez) a la Eli llamó mucho la atención de los medios extranjeros por el asunto que ella, al no ser soprano, entregaba un poco de aire, un poco de cambio de atmósfera que no se daba en conjuntos metaleros con mujeres. Así fue cómo apareció la Rock Hard, así fue cómo apareció el interés de Nuclear Blast. También hubo un interés súper fuerte de AFM Records por sacar este disco, sello con el que estamos en conversaciones y ojalá podamos trabajar con ellos, pero toda esta gente metida en el medio se acercó justamente por la voz de la Eli, que le parece súper especial dentro del estilo. Esas dos cositas sirvieron mucho para entrar fuerte en el mercado extranjero, y a nosotros como un aprendizaje para saber cómo hacerlo de forma profesional. Por ejemplo, yo estuve a cargo de la producción del Dead Kings y el The Secrets, y tenía tanto conocimiento en esos momentos -justo estudiaba en la Escuela Moderna- que lo único que hacía era meter todo a la fuerza en un tema sin saber cómo iría a sonar después, que habrían choques de frecuencia y todo eso lo aprendí con David Prater. No tenía cómo saberlo hasta que llegó este compadre (risas) de Norteamérica diciéndome ‘mira, aquí tienes que hacer de esta manera las canciones’, por lo que personalmente fue fundamental para conseguir un equilibrio entre lo virtuoso y la buena producción musical en el sentido de sonido, que se entienda y llegue a cualquier persona sin tanta información. Esos dos elementos fueron esenciales en el proceso de Behind The Sorrow. Me gusta muchísimo ese esfuerzo, es como un relajo sí y está súper claro porque todos tocamos bastante calmados, aunque tiene unas atmósferas que nunca habíamos logrado. De hecho eso se ve bien plasmado en el nuevo y son cuestiones que aprendimos y las fusionamos con el virtuosismo de antes, sólo que bien producido.

EN BEHIND THE SORROW “TUVE QUE AGACHAR EL MOÑO DE FORMA HUMILDE”

Lo interesante de Falling Angels es que pese a mantener la esencia de Behind The Sorrow, enseña más de todo. Un ejemplo muy claro son las partes sinfónicas. Al menos la mitad de los temas cuenta con un clímax de cuerdas o coros, elementos que en cierto modo algunos los habían echado de menos. ¿Cómo te sentiste al encontrarte de nuevo con esa cantidad de secciones?

Fue un desafío, en el fondo uno nunca sabe si está preparado (risas). Sólo cuándo ya estás con el disco afuera y ves las opiniones sabes si realmente lo estuviste, entonces siempre fue un reto decir ‘miren, tenemos que poner más elementos, tenemos que mostrar más lo que hacemos musicalmente todos los días’, ya que todos son profes y el batero toca fusión, así que ‘tratemos de mostrar lo que hacemos pero de un modo simple y bien producido en el sentido musical’. Fue un muy buen desafío y para mí fue un manjar, sobretodo el asunto de incursionar con instrumentos reales. He participado en orquesta cuatro años estudiando chelo, con amigos súper capos, y siempre he comprendido el timbre del oboe, del clarinete, de las tubas, del fagot, los ensambles de cuerda, el cómo armonizar, cómo hacer movimientos contrarios, movimientos oblicuos. Si bien el tema armónico siempre lo manejé auditivamente, nunca fui el director de la orquesta, y en este material tuve que hacerlas de director con toda esa experiencia. Fue un gran desafío, nunca lo había hecho con instrumentos reales, si por lo general siempre lo trabajábamos con VST (Virtual Studio Technology) y ahora tuve que meterme ahí a ver exactamente cómo podía ser y, por fortuna, hemos salido con buenos comentarios en los reviews, así que creo que la prueba fue exitosa y nos sentimos súper contentos con los resultados. En su momento sentía dudas ante el desafío que debía enfrentar, pero contento y emocionado también con lo que más gusta y me encanta que es la orquesta.

¿Y cuánto entonces echaste de menos “la orquesta” en Behind The Sorrow? Allí sólo hay dos pistas con clímax sinfónicos, Animal y All My Dreams, mientras que en Falling Angels aparecen en Rolled, Do You Remember?, Sick & Tired, Icy Lips, How To Live… en Why incluso mezclas cueca y ensambles…

De hecho hay algo súper importante, que en el Behind The Sorrow no se trabajó con coros sinfónicos y ahora volví a meterlos, un recurso que ocupé bastante en The Secrets Of An Island. Mira, yo igual lo eché de menos en el tercer disco, bastante, aunque era parte del desafío. Cuando decidimos trabajar con David Prater nos pusimos a su disposición y esa parada de ser súper receptivos con él nos sirvió para aprender a ordenar de mejor manera los elementos en Falling Angels. Al principio me costó eso sí en Behind The Sorrow, sobretodo que siempre he estado involucrado en la composición. Tuve que retraerme y ahí sale el asunto de la humildad y el ego. Cuando dijimos ‘ya, vamos a contratar a un productor que nos guié’ los egos no pueden existir (risas), si no todo se va a la pailas y terminas agarrándote con el productor (risas), ¡y el resultado será horrible! Pusimos a prueba ese aspecto de la banda, lo que a la larga se tradujo en un gran aprendizaje. Sí, lo eché de menos, no te lo niego, pero salieron cosas muy positivas al ser capaz de ceder esa parte, mis ganas de poner arreglos orquestales y coros. David me comentó ‘mira, en dos temitas hazlo bien y todo, aunque el resto tratemos de hacerlo de acuerdo a esta nueva propuesta’. Tuve que agachar el moño de forma humilde y darle nomás (risas), y lo agradezco como te digo Jorge porque fue un gran aprendizaje musical para mí. Nunca había visto la música de ese modo.

Considerando esta curva de aprendizaje y los contactos que hicieron durante sus dos visitas a Alemania el 2010, en las que hasta conocieron a productores como Charlie Bauerfeind (Helloween, Blind Guardian, Rage, Hammerfall), ¿qué los llevó a decidir que tú fueras el productor de Falling Angels y Javier Bassino hiciera la mezcla?

Bueno, mira, el sello vio la opción de trabajar de nuevo con David Prater pero no hubo acuerdo entre ellos… cosas netamente de negocios de las que nunca estuvimos muy al tanto, si Coroner ahí pone todo lo que es la producción. Después quedamos como a la deriva con la opción de trabajar con Charlie además, que estaba con el asunto de Blind Guardian en el momento y nosotros estábamos dependiendo mucho de su tiempo. Le mandamos unas maquetas, le gustaron harto pero nos contestaba tarde, mal y nunca. Nosotros no queríamos seguir atrasándonos, habían canciones escritas y hablando con el sello… yo ya había compuesto un tema en nuestra gira cuando fuimos donde nuestros amigos alemanes… a modo de agradecimiento… de hecho fue el que salió por la PowerMetal.cl, Dreamer (B:O:M), lo hice para agradecerles por lo espectacular que habían sido con nosotros, nos trataron como reyes… y ese track ya estaba listo al igual que Falling Angels, el que da el título, entonces había mucho avanzado sin ninguna respuesta rápida de los productores, por lo que decidimos mandar al sello las maquetas. Las escuchó, le gustó harto, preguntó ‘oye, ¿quién produjo esto?’ y le dijimos ‘bueno, Erick ha estado haciendo todo así que si te parece podemos incursionar con él para el nuevo disco’. Respondió ‘ya, perfecto, háganme llegar unas cinco pistas más y decidimos’. Y así fue, estuve el verano terminando cinco pistas más (risas) para enviarle los demos, los aprobó y empezamos al tiro para no atrasarnos y poder editar el CD este año, sino hubiese salido para el próximo y tú entiendes que no se puede estar tanto tiempo sin material. Por eso la decisión final y le gustó mucho al sello así que súper contento. Y el grupo también, estaba súper contento con los resultados.

SINCERIDAD POR EL METAL: ERICK REENCANTADO EN ALEMANIA

Ahora que te adentraste en las canciones Erick quiero preguntarte por Dreamer, de estilo bien alemán en su composición. Por lo que comentaste un par de veces antes, se comprende entonces el vínculo entre las letras -la dedicatoria a la comunidad Brotherhood Of Metal (B:O:M) de ese país- y el toque tan heavymetalero, powermetalero y acelerado, con harto doble bombo, armonías, coros explosivos, etc., como a ellos les gusta escuchar metal. ¿Qué pasaba por tu mente cuando la escribías?

En realidad la historia es bien bonita aunque un poco larga (risas). A ver, la comunidad Brotherhood of Metal organizó un concierto  en su ciudad, en Binsfeld, y resulta que fueron más de 300 personas a un local por el cual con el manager de la gira no teníamos ninguna expectativa previa (risas), ya que eran unos fans y pensábamos poco menos que íbamos a tocar en la casa de uno de los compadres del B:O:M. Íbamos con esas expectativas con el manager y, de hecho, cuando nos mandaron la fecha del tour dudamos en agregarla, no sabíamos qué tan bien resultaría. Pero la agregamos y todo porque igual era importante que unos fans alemanes te produjeran un show. Lo hicimos como te digo con bajas expectativas y cuando llegamos empezamos a ver afiches gigantes de Six Magics en las calles. De repente habían autos pasando con los afiches puestos y promoción, promoción y promoción. Llegamos a un local maravilloso donde nos tenían un banquete de bienvenida y, al final, fue una de las presentaciones más bonitas de la gira por lo emotivo y demostrativo de cariño por parte de ellos hacia nosotros. Imagínate, hablamos de un lugar que cuando tocamos estaba lleno, con toda la gente después pidiéndonos autógrafos, comprando merch como locos, algo inesperado. No hallaba cómo agradecerles por todo lo que habían hecho cuando nos dicen ‘oye, estamos tan agradecidos que les vamos a armar una fiesta mañana en la casa de uno de los integrantes de B:O:M, ¡así que están todos invitados!’. Seguían llegando los regalos y nosotros sin más qué hacer (risas). O sea, yo de verdad me sentía demasiado avergonzado, ‘¿¡pero cómo tanta buena onda!?’, y ellos mismos nos contestaban ‘no, es que la música de ustedes…’. Y hay una cosa que me gatilló, una que causó que hiciera el tema… yo igual estaba desencantado, muy desencantado con el ambiente… mira, hay mucho metalero en Chile que de repente cree que esta cuestión es una chacota, que ‘después, cuando tenga 20 años escucharé jazz y me olvido del metal’, y lamentablemente si vives en un país así, también te pones prejuicioso y yo me reencanté con el metal en ese viaje justamente por estas personas, ya que habían tipos de 60, 40 años con toda su familia, hijos, tíos y todos metaleros a morir, y de verdad. Esa sinceridad entonces por el metal a mí me llegó en lo más profundo y estaba tan agradecido después de todo lo que hicieron y la fiesta que nos prepararon que, finalmente… de hecho nos quedamos a dormir donde el compadre, ¡como cien locos dentro de una casa dándonos carne, cerveza, un banquete! Tras eso nos devolvimos al hotel con un sueño cumplido y todo lo vivido en ese momento que despertó de nuevo el metal en mi corazón, se tradujo en esa canción. Me quedé en el hotel ese día, me desperté temprano y con el laptop de mi compadre Mauro (Nader) comencé a hacer maquetas, a trabajar, ¿y sabes qué?, como en dos horas ya tenía más o menos la composición lista. Fue una cosa súper espontánea y rica, realmente como con todo lo que había vivido, esas emociones reflejadas en un tema que fluyó. Los cabros más tarde se levantaron, se los mostré y les encantó, así que decidimos regalarles ese corte el mismo fin de semana antes de partir a Bélgica y los tipos súper agradecidos. Dreamer tiene un significado muy especial para la banda, para el disco y para los B:O:M. De verdad considero que nos representa en lo que somos metaleramente hablando, y a los que DE VERDAD son metaleros (risas).

Señalaste Binsfeld, la ciudad donde te encontraste con estas personas y cuyo nombre titula al instrumental de Falling Angels. Tengo entendido que lo habías escrito para un trabajo solista, no obstante aparece acá y eso me provoca un par de dudas. ¿Por qué Binsfeld como Six Magics en vez de solista y qué ocurre con tu proyecto instrumental?

Mira, ¿la verdad? Yo mi disco solista ya lo tengo grabado… a ver, como siempre he estado a la cabeza de Six Magics en el sentido de ver con quién lanzamos el álbum, los videos, la música  y todo lo que envuelve a un conjunto, lo cierto es que no he tenido el tiempo que merece el proyecto y no he podido dedicarme en un ciento por ciento. Creo que si me pongo a ver mi proyecto solista ahora descuidaré Six Magics y siempre mi prioridad ha sido lo último. ¿Qué pasó y por qué está en el CD? En paralelo trataba de buscar apoyo de un sello para sacar bien el material solista y no terminar editándolo independiente. Esa era la idea al principio ya que con el respaldo de una compañía es mucho más profesional, por lo que intenté con todos los contactos y bueno, sinceramente, el asunto como “instrumental” en ese contexto no era lo que más les llamaba la atención, así que no había interés de algún sello por sacar un registro instrumental. Pero mientras le mandaba las canciones a la gente, entre esa a Ettore de Coroner, resulta que escuchó Binsfeld y dijo ‘oye Erick, ¿no lo podemos poner en el tracklist?’, y le respondí ‘mira, en realidad la producción la estás sacando tú y si crees que es lo mejor, ¡es tu decisión!, contigo tenemos la media vitrina’. La cosa es que se entusiasmó, lo agregó y nos pareció bien. Lo conversé con el grupo y lo positivo de todo es que pese a que el sonido no es del de Javier, lo mezcló Pablo Stipicic, el estándar y la calidad son súper buenos. Lo otro es que los mismos músicos de Six Magics me acompañan en el proyecto por lo tanto pensamos que aportaba un descanso a la Eli para más tarde volver con How To Live. Fue idea del sello y en común acuerdo decidimos hacerlo. Volviendo a lo de mi proyecto solista, espero el día de mañana hacer algo, sin embargo Jorge hoy en día lo veo súper complejo por la dedicación que tienes que darle. Por el momento me encuentro ciento por ciento enfocado en Six Magics y con todo lo que nos está saliendo no quiero descuidar ningún ámbito para no perder las oportunidades que puedan aparecer, las oportunidades que hemos buscado por tantos años. Sería un poco irresponsable de mi parte desviarme con mi proyecto solista, aunque ahí está y espero sacarlo el día de mañana (risas), porque hartos me preguntan lo mismo. Ahora, por el terreno que estuve tanteando finalmente pienso que tendré que hacerlo independiente, es súper complicado el estilo instrumental dentro del medio. A los sellos les interesa más que haya alguien cantando entonces me parece que será algo bonito y personal para cumplir con toda la gente que me ha preguntado por el proyecto.

EXPLOTÁNDOSE LA CABEZA: “DEJO DE COMER, DE DORMIR, DE VIVIR POR LA MÚSICA”

Erick, estamos cumpliendo media hora de entrevista, que es lo que duran por lo general pero con Six Magics siempre será imposible restringirse a eso así que seguiré haciendo preguntas (risas), principalmente debido a que quedan varias aristas que me interesan muchísimo (risas).

(Risas).

Primero, a diferencia Behind The Sorrow donde tuviste a Gabriel Hidalgo escribiendo contigo, ahora en Falling Angels te encargas del 95 por ciento de la composición tu solo. Todos los cortes son de autoría tuya a excepción de Rolled, que lo hiciste con el nuevo guitarrista, Pablo Proharam…

Siempre ha sido complicado tomar la batuta porque nunca me ha gustado ser el cabrón de la banda (risas), aunque los mismos cabros como que me lo pidieron. Pese a que querían participar, al final yo era más rápido que ellos. Te soy súper sincero: la música es lo que más me apasiona en este mundo y de repente yo dejo de comer, de dormir, de vivir por la música. Mis compañeros tienen sus vidas y me dicen ‘no, yo no soy tan loco como tú, sigo mi vida normal, si TÚ quieres explotarte la cabeza, ¡explótatela solo (risas)!’. ¿Qué fue lo que pasó?, que cuando yo tenía cinco temas compuestos, los muchachos tenían medio tema compuesto entonces ellos mismos me dijeron ‘Erick, dale tú nomás y si necesitas ayuda, nosotros vamos hasta allá y hagámoslo así, saquémoslo rápido’. Al final terminé armando las canciones y después me juntaba obviamente con cada uno para ver sus partes, ya que como son los especialistas yo siempre les propongo. La batería se la escribo a Pablo (Stagnaro) y le digo ‘mira, este es el pattern y todo pero hay ciertas partes que me gustaría que viéramos juntos’. Así, se venía para mi casa, revisábamos las maquetas, veíamos los arreglos, al igual que con el Mauro y al igual que con el Finfan. Fue algo que se dio y sólo así me sentí cómodo para avanzar, ya que siempre ofrecí la alternativa de trabajar a la par. Y terminó de esa manera aprobada por todos, funcionó bien y me sentí cómodo. Y sobre Finfan entrando en la composición de Rolled, para mí fue un agrado y una sorpresa… no sé si sorpresa puesto que una de las cosas por las que pensé que el podía ser una muy buena opción para reemplazar a Gabriel que es, uf, un medio músico y súper complicado de sustituir… a ver, Finfan no poseía la técnica de Hidalgo y pese a que tuvo que adquirirla a patadas sacando Caleuche, Trauco y todos los demás (risas), al momento de entrar no era tan dotado como nuestro enorme Gabriel. En todo caso, elegí a Finfan justamente porque siempre vi en él una capacidad musical rítmica fuera de lo común, una capacidad de armar canciones, de dar ideas. Como escucha harta música y dentro del metal Opeth, Meshuggah, o de repente hasta Alice In Chains, él es muy variado y rockero y eso se traduce en un excelente gusto para dar ideas. Finfan ya tenía la composición preparada, me la mostró, los riffs eran demoledores y él mismo había hecho la melodía de las voces. De ahí le arreglé algunos detalles para que quedara más comercial, o sea, lo que aprendí con Prater, y funcionamos espectacular. Me reuní una noche con Finfan para arreglar el corte y luego le dije ‘déjame a mí que quiero colocarle una parte sinfónica al medio para que tenga una unidad con todo lo que estamos haciendo’. Me pasó los riffs, me pasó las baterías, me pasó las melodías… el verso es de él, los riffs principales todos de él y yo fui haciendo el arreglo de las armonías, ajustando las melodías para que quedara más comercial. La sección orquestal de Rolled, ese desarrollo lo trabajé inspirado por lo que Finfan me había traído, entonces fue un agrado. Estuvimos una noche armando todo y la parte sinfónica quedó como para después, ahí yo solo con todos los instrumentos y arreglos. Para la próxima deberá estar más presente en la composición, ¡necesito canciones así (risas)!, por lo que se vienen grandes cosas a futuro con mi compadre.

Hablemos ahora de una de las grandes sorpresas de Falling Angels, Start Another War, un número no sólo bien thrashero en la onda Anthrax, sino que además lo cantas tú, con letras escritas por ti. ¿Cuán especial fue para ti y cuánto pudor puede sentir un guitarrista como tú al cantar así en el estudio, haciéndose responsable de las voces principales?

Debo ser sincero: ¡NUNCA QUISE GRABARLO YO (risas)! Siempre tuve la idea de buscar un invitado para este track y yo había grabado las vocales justamente con esa intención. A través de Ettore teníamos hartos músicos de su sello que podían verse interesados en colaborar, ¡incluso conoce al de Soilwork y habría sido un manjar trabajar con él (risas). Súper difícil (risas), pero si nos hubiese dado la opción, la voz que estaría ahí sería la suya y no la mía (risas), aunque me dijo ‘mira, déjame hablar y todo’. Mientras pasaba el tiempo entonces yo igual grabé las maquetas y se las mostré a la banda. ‘Chiquillos, esta es la canción. Obviamente que mi voz… olvídenla, es una referencia’, y cuando la Eli y el Finfan la escucharon me dijeron ‘oye, pero Erick, ¡canta tú!, ¡está la raja!’, y yo no me creía el cuento hasta que todos empezaron ‘hueón, dale tú nomás, si suena bacán y será un plus que salgas cantando’, ¡y terminaron convenciéndome! Ahora, ¿qué fue lo positivo de todo esto? Yo siempre, siempre, siempre, desde que partí con esta locura de la música, que he sido fanático de todo el Thrash. Me encanta Kreator, me encanta Megadeth, me encanta Metallica, Overkill, siempre me apasionó ese estilo. Por lo tanto, después me creí el cuento y una vez que el grupo me dio la plataforma como para darle, volví a escuchar las bandas que escuchaba de chico y fue súper emotivo, pues quería plasmar esa energía que me cautivaba cuando era pequeño y creo que me sentí súper cómodo por lo mismo, ya que en el fondo fue como un sueño cumplido y la música que más me gusta es el Thrash. Para mí es lo más potente que existe en el estilo metalero y me manejo muy bien con esos riffs, ¡si me sabía el Rust In Peace de memoria (risas)! Fue como situarme en mi lenguaje y salirnos un poco de lo que es Six Magics, que siempre ha sido más Power Metal, más Heavy, para incursionar en un estilo que siento que siempre ha sido mío y que nunca lo había plasmado, dado que la propuesta es más sinfónica, más progresiva, y fue la oportunidad. Me sentí demasiado cómodo y no me avergüenzo de los resultados para nada (risas), así que todo bien con eso.

UN REGALO A ELIZABETH EN SU MOMENTO MÁS DIFÍCIL: “NO SOY MÉDICO SINO MÚSICO Y ESPERO AYUDAR EN ALGO”

Otras letras tuyas son las de Sick & Tired que son, cómo decirlo, bastante positivas dentro de todo lo sombrío que ocurre, mostrando el conmovedor conflicto de una persona que se empecina a no perder la vida por culpa de lo que sufre en ese momento. “This is for the ones who lose all hope: I’m still alive in this World / I’m living my life, my plan is not to die from this”, y por favor, déjame preguntarte cuál es la relación entre estas letras y lo que vivieron con el cáncer de la Eli, que lo enfrentó, lo sobrevivió y lo superó… 

Hm (silencio). Mira en realidad es como bien fuerte porque justamente… voy a ser bien claro sobretodo contigo Jorge que ya tenemos experiencia en entrevistas (risas), me gusta cómo las tratas así que voy a ser súper transparente. Mira, como dices tú el año pasado fue muy difícil. Justo cuando empezamos a hacer este disco, las letras, la producción, la grabación y todo, fue súper complicado por lo de la Eli, que entra en una nueva enfermedad que ya había tenido antes (risas). Incluso terminó con quimioterapia y tuvo que registrar las voces mientras se sometía al tratamiento, entonces fue súper fuerte lo vivido. En específico, la inspiración que tuve para Sick & Tired como para arriesgarme a escribir otra letra, puesto que siempre la Eli ha estado a cargo de eso por manejar el inglés al revés y al derecho… yo lo hablo aunque champurreado, siempre con la asesoría de la gente metida en el grupo, viendo y revisando todo lo relacionado con el idioma… la cosa es que igual me atreví ya que estábamos en (silencio), estábamos en la etapa cuando la Eli recién había salido de la operación y en mi impotencia de no poder hacer nada, de ver a los médicos hablando por acá y por allá cosas que uno ni entiende y se desespera, sin saber si está bien o está mal, lo único que atiné a hacer esa noche fue componer ese tema, escribir la letra y dársela como regalo para subirle el ánimo en la mañana, si ella estaba súper mal en el momento, saliendo recién de la operación. Fue muy desgarrador, una situación bien jodida y la canción habla de eso, de seguir adelante, que esta nueva enfermedad no nos va a robar la vida y más que nada va enfocado netamente a eso, ‘no soy médico sino músico y espero ayudar en algo en esto’, y eso fue lo que hice. Al otro día le tenía la maqueta lista y fui al hospital a entregársela, ‘oye Eli, para que tengas ánimo y salgas adelante’. Así que fue muy emotivo y cada vez que… y bueno, el hecho de escuchar el tema grabado por ella, ya que la maqueta la canté yo… cuando oigo a la Eli después de toda la pesadilla que vivimos, para mí esa es la vida y da lo mismo todo el resto. Eso es lo que importa de este disco, ese tipo de situaciones son las que dejan contento y conforme, así que eso fue (risas), ese fue el origen de Sick & Tired.  Fue la desesperación de no poder hacer nada y tratar de hacer algo con lo que hago (risas). No estudié medicina, sino música y durante harto tiempo. ¡Algo debía hacer (risas)!

Y de la misma manera que le haces regalos a tus amigos de Alemania con Dreamer y a tu pareja con Sick & Tired en un instante tan duro, también le haces un regalo tremendo a tu hermano Brian con Do You Remember? En reviews se comenta que es el track con mayor potencial para ser un hit y algunos fanáticos exclaman que ojalá Helloween pudiera hacer hoy en día baladas como esa. Sin embargo, me parece que el verdadero valor de Do You Remember? es su dedicatoria… y lo más increíble es que la Eli y no tú fue quien escribió sus letras…

Bueno, igual es súper choro resaltar todo esto de Falling Angels, aparte de la musicalidad que tiene. Encuentro súper importante el álbum por el contenido de las letras que nos representan mucho y no sólo a nosotros, dado que son situaciones que mucha gente ha debido enfrentar y vivir. Lo mismo de la Eli, ¿cuántos no han estado enfermos y han salido adelante? Son cosas que nos reflejan e identifican bastante. En el caso particular de Do You Remember?, siempre quise regalarle algo a mi hermano porque nunca ha dejado de estar en Six Magics, con el Dead Kings, con el The Secrets a cargo de toda la gráfica, de toda la escenografía, de todas esas actuaciones que veías en el Teatro Providencia. Mi hermano era el responsable, el director. De chicos teníamos un grupo y él tocaba la batería, sacábamos Metallica, Megadeth y Iron Maiden, que le fascinaba. Aparte de ser gemelos estamos muy unidos por la música y el metal, entonces siempre quise entregarle un regalo y Do You Remember? fue la oportunidad de hacerlo. Le señalé a la Eli lo que quería en las letras más o menos y como nos conoce perfecto a los dos, hizo unas líricas desgarradoras. Las escucho y realmente me emociono, representa nuestra infancia. Con Brian soñábamos esto que de alguna forma vivimos ahora con Six Magics y qué mejor que una canción dentro de todo este sueño que sea suya. Habla de eso en el fondo, de la infancia, de cuando uno es chico, está tan tranquilo y no quiere crecer, sino seguir en lo mismo. De hecho, entremedio, hay un pasaje súper corto ahí de la Guerrade las Galaxias, la película que nos ponían a cada rato cuando teníamos siete, ocho años (risas), sentados ahí en el dormitorio de nuestros viejos viendo la Guerrade las Galaxias para que no dejáramos la embarrada (risas), ¡si como buenos hermanos gemelos siempre teníamos la cagada (risas)! Nos sentaban ahí tranquilos para ver la Guerra de las Galaxias y ese tema para nosotros es, uf, ¡muy emotivo! Habla de la niñez, de no querer crecer, de quedarse siempre tranquilo y no vivir una vida de adultos que al final termina en puras complicaciones. Cuando uno es chico lo único que hace es reír,  jugar y pasarlo bien. El contenido para mí es súper fuerte y representa a cabalidad lo que uno puede sentir en relación a tener un hermano pequeño, no sólo gemelo sino cualquiera. Cualquiera que tenga un hermano le llegará esta letra. Me lo han dicho ya así que se cumplió el objetivo parece (risas).

Y hablando de Another Name, que muy rápido se ha transformado en una de las canciones más queridas por los actuales fanáticos de Six Magics, siendo que su estreno fue recién en noviembre para el recital de la Cúpula, causando inmediatas reacciones. Es el opening track de Falling Angels, tiene un video y la gente debe conocerlo muy bien, así que lo que quiero preguntarte guarda relación de nuevo con las letras, porque parece que acá hay una historia de una persona que es buscada o perseguida… 

A ver (risas), bueno ahí la mejor para responder vendría siendo la Eli, ella hizo la letra, aunque siempre estuve a su lado y lo que más o menos puedo contarte y representar de ella… lo que quiso resaltar fue lo que sufrimos en nuestra historia con el golpe de estado y justamente es súper crudo, súper agresivo por la impotencia que genera. El mismo Another Name es de los tipos que en la práctica deben cambiar todo para que no lo encuentren y lo maten, por eso el coro dice ‘tomaré otro nombre’, enfocado de manera precisa en aquello, con relatos muy potentes que también tienen que ver con nuestras vidas, de estar en la calle, que le disparan al padre por la espalda. Todo eso es bastante desgarrador y muy ad-hoc con la música en sí, que es súper agresiva y de repente hasta deathmetalera. Hay muchas influencias de Death en esa canción por lo mismo, pura violencia y power que se enfocan en el mensaje.

SIX MAGICS CON EPICA EN SEPTIEMBRE: «QUE LAS COSAS SIGAN CRECIENDO COMO HASTA AHORA EN TODO SENTIDO, MEDIOS, BANDAS Y PÚBLICO»

Sobre las próximas apariciones de Six Magics en vivo, acaban de anunciarlos como banda invitada para el show de Epica, el próximo 26 de septiembre. ¿Qué los motiva de volver a actuar en el Caupolicán como acto de apertura? ¿Qué los motiva de tocar frente al público de los holandeses?

Bueno, mira, nosotros hace unos años atrás tuvimos la opción de presentarnos ante una audiencia similar, ante la de Tarja, y realmente fue una experiencia súper bonita. Allí conocimos mucha gente. De hecho, personas importantes del fan club aparecieron gracias a ese concierto y ahora se han transformado en grandes amigos del grupo, entonces vamos con muchas ganas porque como es más o menos parecido el público, que escucha una cantante femenina en un conjunto de metal, tenemos grandes expectativas que puedan aparecer nuevos seguidores de Six Magics que se sumen a lo que ya se ha estado haciendo con el fan club de hoy en día. Nos sentimos súper motivados y siempre será muy emocionante tocar con harta gente en un lugar como el Caupolicán, que cuenta con la infraestructura para realizar buenos espectáculos.

(Risas) creo que hemos terminado la entrevista Erick, aunque siempre faltará tiempo y espacio para hacerte todas las preguntas que me gustaría hacer, ¡y a ti responder (risas)! Para finalizar, todos quienes quieran escuchar Falling Angels saben que lo pueden encontrar en varios lugares y que ya no hay excusas para no comprarlo (risas). ¿Cómo presentarías el álbum a los que están pensando en darle una oportunidad?

(Risas) bueno, Falling Angels para nosotros, aparte de lo musical que ha sido un logro pues se mezcló la producción que aprendimos con Prater con el virtuosismo que teníamos antes y la gente extrañaba, tiene un contenido súper potente en las letras. Es más, yo creo que pronto a través del fan club trataremos traducirlas para que las personas se sientan más comprometidas con los mensajes que son muy, muy importantes. Y bueno, ojalá que se apoyara a todas las bandas chilenas -nos incluimos nosotros ahí- comprando el CD y yendo a los conciertos. Esto recién parte. Además de lo de Epica, hay posibles fechas de un lanzamiento para octubre en vivo así que atentos, y como decías tú, ¡ahora no hay excusas para no comprarlo! Se encuentra en Bigstore para todo Chile y también en las tiendas The Knife y RockMusic, por lo que los invito a escuchar este álbum producido el 2012 y que estuvimos todo el año pasado e incluso en la misma gira del 2010 escribiéndolo. Espero entonces que les guste y agradecer también a todos los que ya lo han comprado, nos han enviado mensajes y les ha encantado, lo que nos tiene súper contentos. Agradecer a esta gente que siempre nos ha apoyado y que va a nuestras presentaciones… a nuestros fans que ya son nuestros amigos del alma, pues gracias a ellos seguimos adelante. Un abrazo grande y también a ti Jorge, a la PowerMetal.cl por todo el espacio que siempre entregan a los grupos, y que las cosas sigan creciendo como hasta ahora en todo sentido, medios, bandas y público. Un gran abrazo a todos.

7 comentarios
  1. Xween Dice:

    Me alegra el presente de Six Magics.. a seguir esperando buenas entregas!! … la entrevista se veía re larga, pero se avanza rápido!! felicitaciones!!

  2. MIT Dice:

    Muy buena entrevista y muy buena banda. Tremendo disco el que se mandaron, el mio me llego hace menos de una semana y no he parado de escucharlo y realmente me encantó, muy bien compuesto, muy variado y de gran calidad. Se nota en las palabras de erick todo el empeño y esfuerzo que han tenido que poner como banda para salir adelante y todos los problemas que han tenido que superar y es un agrado poder ver a personas tan comprometidas con la música y con lo que les apasiona. Ojalá sigan cosechando muchos éxitos tanto en chile como en el extranjero y espero en algún momento poder verlos en vivo

  3. Manu Dice:

    No hay otros como ellos…
    El sentimiento, la pasión y la entrega que tiene Six Magics para hacer todo lo han realizado es única.
    Increíble músicos, tremenda calidad y por sobre todo… unas grandes personas.
    Un orgullo mi amigo Erick.

  4. Christian Dice:

    Muy buena la entrevista! Está genial el disco!
    Un consejo en buena onda, es que cansa caleta leer letra blanca sobre fondo negro. Ojalá consideraran otro formato.

    Ojalá hagan un concierto solos pronto.

  5. kai Dice:

    puta q me senti identificao cuando erick dice

    «hay mucho metalero en Chile que de repente cree que esta cuestión es una chacota, que ‘después, cuando tenga 20 años escucharé jazz y me olvido del metal’, …. habían tipos de 60, 40 años con toda su familia, hijos, tíos y todos metaleros a morir, y de verdad»

    todabia no escuxo el disco pero si viene como el single que sacaron me lo compro al toque XDXD..

    pd: = erick cantando un tema medio thrashero es un plus

    • Claudio Palma Dice:

      Es verdad esa wea. Aquí la gran mayoria es metalero al peo y de moda, cero compromiso. Los weones crecen y empiezan a escuchar otra musica renegando lo que escuchaban antes.

  6. karon Dice:

    Me parece una hueá eso de que crean que hay metaleros que piensan ‘después, cuando tenga 20 años escucharé jazz y me olvido del metal’…
    No conozco a nadie así, qué tipo de metaleros hueones conocen ustedes!!!!

Los comentarios están desactivados.