“El viaje de mil millas se empieza con el primer paso”. Lao-Tse.

Si nos detenemos un momento para reflexionar lo que ha transcurrido desde hace doce años, encontraríamos que en aquella ocasión en la que esta banda eligió su nombre recién dos horas antes de salir a tocar por primera vez fue precisamente de lo que hablaba Lao-Tse. Ese simple paso que más tarde los habría llevado a una aventura que recorrería diferentes partes del mundo y que ahora obliga a preguntarse ¿cuántas millas más se agregarán a esta travesía que ha tardado doce años?

La historia de esta agrupación parece de aquellas de la banda de un amigo del colegio, o la del vecino que se junta todos los fines de semana a tocar en el patio, o como la de cualquier otra que disfruta haciendo covers de Iron Maiden para los conocidos en algún local.

Six Magics no empezó más que como un grupo de fanáticos metaleros adolescentes antes que de músicos, cuyas actividades se centraban en las obligaciones del colegio pero que les permitía, al menos en forma de aspiración, el poder dedicarse a la música. Era un grupo de compañeros de curso y conocidos de tocatas que empezaron a crecer con música y a llenarse de ella, tomándola como un estilo de vida, en el sentido más serio. Quién se habría imaginado que doce años después se convertiría en uno de los grupos más grandes de metal en el país, que sería capaz de realizar un concierto de estándares internacionales, que para el 2004 editarían en Europa y Japón no el primero, sino que su segundo disco… ¡Y que todo esto en Chile lo conseguirían solos!

Si hoy decidieran acabar con todo esto, ya podrían decir que dejaron su estela en el medio nacional, pero que dejarían muchísimo sin completar, porque Six Magics está para logros más grandes e increíbles. De aspiración a realización, ese es el testimonio…

“NOS PUSIMOS SIX MAGICS DOS HORAS ANTES DE TOCAR”

Entremedio otros intentos, Six Magics no fue el primer grupo en el que sus integrantes fundadores se pasearon con sus instrumentos. Salió de la fusión de Anemia y de un trío de compañeros de curso del SEK. Erick Ávila era el líder de Anemia, según sus palabras en ese tiempo “fanático del metal y súper encasillado, que iba a todos los conciertos, me metía en los slams y odiaba el pop”, pero que siempre tuvo una inclinación a la guitarra. Seguidor de Megadeth, Metallica, Annihilator, Slayer, a los 14 años cuando estaba en primero medio, empezó a tomar más en serio dicho instrumento. Decidió comenzar a aprender solo y se juntó con un amigo, Pablo Vidal, para hacer un primer grupo que no tuvo ni nombre, pero tal amague de proyecto terminaría por dar forma a Anemia. Se les unió en la batería el hermano menor de Erick, Brian, y el bajista sólo recordado ahora como “Pepe Maiden”. Su estilo era Heavy Metal, en parte gracias a que en esos días llegó a las manos de Erick un cassette de Manowar el que por sus temáticas guerreras “lo encontré increíble, pero cuando aparecieron las motos, se me fueron porque mi interés iba en lo medieval y lo épico”.

Vidal además de encargarse de una guitarra haría las voces, “en la onda gutural”, pero sólo duraría hasta la primera presentación del grupo que realizaron en el Colegio El Dorado, oportunidad en que Erick conoció a Sergio Villarroel, cantante que había visto al cuarteto en acción. Por su gran voz y registro más claro se ajustaba a lo que querían, Ávila le ofreció que se les uniera. Anemia se presentaría en varias tocatas colegiales presentando covers de Iron Maiden, Megadeth y temas propios entremedio, con Checho en las voces y guitarras. Vidal sólo aportaría esporádicamente.

Era 1996 ya cuando a Erick se le acababa su tiempo en el colegio, cada vez veía más claro que la música era el camino que quería recorrer en su vida, pero como tal decisión significaba estudiar música, tuvo problemas en su establecimiento que como dice Erick, “por los prejuicios y el dinero, por un colegio demasiado materialista que odiaba todo lo relacionado con carreras artísticas”, no estuvo más opción que tomar otro ángulo hacia el mismo objetivo y cursar ingeniería de sonido. Sin embargo tendría ramos musicales en los que aprendería teoría, armonía y les sacaría provecho para aproximarse a sus verdaderas intenciones. Por mientras, seguía en el colegio en el que en vez de salir a carretear con sus compañeros “taquilla”, se quedaba ensayando toda la noche y aprendiendo a sacar solos de guitarristas como Marty Friedman.

Este mismo año, durante las fiestas patrias, Anemia fue invitado por el fundador de Panzer, Juan Álvarez, para participar en la Fonda Rock que se haría en el antiguo pub Obelix, ahora sala Omnium, en Las Condes. La banda aceptó y corrieron la voz entre sus amigos. Entre ellos, Erick avisó a un conocido suyo llamado Nicolás “Chino” Espinoza. Era otro guitarrista que tenía una banda formada con compañeros del SEK Internacional.

Uno era el bajista Juan Pablo Pizarro, cabeza que pronto le daría nombre a este proyecto, y el batero Pablo Stagnaro, un adolescente que se leía en su currículum vitae rockero el haber comenzado a escuchar Guns ‘n’ Roses y Poison a los nueve años, en cuarto básico siguiendo los pasos de su hermano mayor, haber asistido al concierto de Axl Rose y Compañía, Morbid Angel, entre más experiencias. Desde un principio le llamó la atención los bateristas, sobre todo el de los Guns, “por la estética, los movimientos detrás de la caja y la forma de tocar”. Empezó a sacar temas con los brazos y armaba baterías con los cojines. En séptimo, cuando tenía once años, le compraron su primera batería, tiempos en que sus influencias eran Megadeth, Death y Iron Maiden. A los 15 empezaría a tomárselo seriamente y tomaría clases con Darío Rojas.

El Chino no sólo llamó a sus compañeros de banda para que fueran al Obelix, sino que llenó el pub el día que Anemia se presentó. Sucedió que el guitarrista quedó impresionado, según Erick recuerda, con la voz de Checho. El trío quedó tan a gusto que Nicolás y Juan Pablo alcanzaron a Erick para felicitarlo y proponerle una idea: fusionar las dos bandas para tocar el 19 en la misma Fonda Rock.

Seguramente Juanzer aprobó porque así se hizo. Se juntaron los tres del SEK con Erick y Checho, haciendo el último sólo las voces. En dos días ensayaron temas de Iron Maiden y para el 19 de septiembre estarían listos. Sólo faltaba el nombre y el líder intelectual del trío, Juan Pablo, propuso el que tenía para su banda: “Yo con mi grupo -recuerda Erick que decía J.P. Pizarro-, hemos estado trabajando un nombre hace mucho tiempo atrás. Y hemos llegado a la conclusión que…” Juan Pablo le expuso un ensayo filosófico, antropológico, de fondos esotéricos y ocultistas sobre el origen de Six Magics, tan convincente e interesante que Erick lo compró de inmediato, convencido que ellos siempre se habían llamado así. Pero en verdad, esa banda nunca había tenido nombre, buscaban, recuerda Pablo, sin éxito palabras en el diccionario que pudieran ocuparse y hasta esa misma tarde aún no se llamaban nada. “Nos pusimos Six Magics dos horas antes de tocar”.

Six Magics nació entonces el 19 de septiembre de 1996. Aunque sólo se trató de una presentación con algunas canciones de Iron Maiden, Erick encontró que había sonado muy bien, mucho más que Anemia. Para Erick estaba claro que había que seguir ese rumbo. Encontró que Checho se desenvolvía mejor sólo cantando, que el Chino la hacía en la guitarra y que Juan Pablo era un muy buen bajista que veía más seria la música, a diferencia de Pepe Maiden que la tomaba como un hobbie… como también quedó impresionado con Pablo, el baterista, pero ahí surgió un problema… Erick quería seguir tocando con su hermano Brian.

Los hermanos Ávila, debido a la personalidad más introvertida de Pablo, habían malentendido que se había mostrado muy desagradable con ellos, por lo que los motivos de maquinar un complot para deshacerse de Stagnaro y después llamar a Brian para reemplazarlo, no hicieron más que acrecentarse. Sin embargo, los primeros ensayos de Six Magics se hicieron en la casa del baterista -hasta el día de hoy- así que empezaron a conocerlo hasta que toda primera impresión fue borrada y enterrada. Para mala fortuna de Brian, cualquier razón para que no estuviera Stagnaro se había esfumado… Erick hasta pensó en fórmulas insólitas como tener dos baterías en el grupo, idea que por supuesto no funcionó. Al final, por capacidades y disposición, Pablo siguió en la banda, lo que no significaría el último aporte de Brian.

EL DEMO GRACIAS A “NECROMULA”

Con esta primera alineación, Ávila, Villarroel, Espinoza, Pizarro y Stagnaro, comenzaría Six Magics a trabajar en sus composiciones, de Heavy Metal melódico con letras en castellano, más que por el gusto de hacerlas así, porque el cantante no manejaba el inglés. Muy pronto, Erick llegaría a un ensayo con una maqueta de Necromante que el resto de la banda escuchó y le gustó. La empezaron a armar y el objetivo sería montarla para el concurso y café concert del colegio Manquehue que se realizaría en noviembre, ese mismo año. El premio al grupo o solista ganador eran 12 horas en un estudio para poder grabar lo que quisieran o alcanzaran, pero sabían que no iban a ganar. Las bandas que se presentaban eran buenas y de variados estilos, todas más aceptables para el oído general que el metal, entre las que había un trío funk en la que un reformado Pablo Vidal, “antiguo” miembro de Anemia, tocaba la guitarra, con un jurado que no entendería la propuesta de Six Magics y ante un público familiar, en general, que con suerte habría escuchado el nombre Iron Maiden.

Pero eso no era nada. Con sólo ver que irían a cantar una canción a la que no habían alcanzado a escribirle las letras, quizás otra banda, con más experiencia, habría preferido no presentarse, pero Six Magics se tiró. Erick le preguntó a Sergio si es que sabía inglés, y como le respondió que no tenía ni idea, el guitarrista le dijo “bacán. Entonces muléa las letras”. Y así, si alguien pudiese explicar por qué ocurren de vez en cuando estos lapsus fuera de todo pronóstico, dignos de ser enmarcados en relatos y mitos urbanos, Six Magics se paró en tarima y, cantando “Indochubeinshen suntime desire in the window”, ganó el producido café concert y se llevaron el premio para grabar el demo, ante los seguramente atónitos contendientes y un maravillado jurado. “Si es que habíamos ganado así -señala Erick-, con todas las buenas bandas que estaban, significaba que realmente estaba pasando algo”.

Terminando el “glorioso” ’96 para la banda, Ávila llegó con dos temas más: El Lago de la Tristeza y Fuego de Eterno Odio, que junto con Necromante, ahora sí con letras listas, fueron las canciones grabadas gracias al premio. Pero como la intención era escribir y registrar otro cuarto tema y juntar todo para lanzar un demo promocional, el grupo ahorró plata e hicieron Trilogía. Trilogía de un Guerrero se tituló la maqueta sacada en 1998, año en que la banda se afiató y adquirió experiencia gracias a numerosas presentaciones en la capital y en el sur del país como en Temuco, Talca y Curicó, en esta última ciudad, en un concierto al aire libre, donde Villarroel no pudo cantar porque se había enfermado y lo reemplazó el Chino en los temas de ellos y un vocalista de un conjunto death metal local para Hallowed By Thy Name. Allí la banda conoció a Elizabeth Vásquez, la persona que sería la manager de Six Magics.

El EP tuvo una buena recepción dentro del género, en momentos que Radio Concierto y revistas impresas daban su apoyo. “Pese a que este trabajo -señaló Erick- no tenia ninguna proyección profesional, la respuesta del público hizo tomarnos más en serio nuestro trabajo y surgió la idea de grabar un disco de forma profesional y con un equipo profesional”.

Con un “equipo profesional” se refería a los cambios que vendrían en la banda. Todavía habían miembros que estudiaban en el colegio y otros que estaban por salir que tenían otras ambiciones, como el bajista. Después de la gira en el sur, Juan Pablo, el mismo que había bautizado apuradamente al grupo y quien escribía las letras, decidió partir a Francia. En su reemplazo entró un compañero de colegio de Stagnaro y Espinoza, Rodolfo Sánchez.

Lo último que hicieron Juan Pablo y Erick juntos fue una colaboración con Bewitched, antes de irse. Ya con el Fito en la alineación, Six Magics grabó su quinta canción: Tormenta, predecesora de Storm, a la que le hicieron una mayor promoción en las radios. Con el tema en rotación radial se fueron a Concepción invitados a tocar a la Havana Club, donde recibieron una respuesta eufórica ya que “la gente ya se sabía las letras, fue muy bacán”, como recuerda Erick, además de volver a Curicó a otro festival en la calidad de banda invitada junto con Poema Arcanvs, esta vez sí con Sergio.

Pero esta alineación duró poco. Tormenta fue la última que harían en castellano porque al año siguiente, otro cambio acontecería en la banda. Sergio Domínguez tomaría las voces en lugar de Sergio Villarroel. La versión oficial cuenta que fue porque el grupo, en especial Erick, quería empezar a escribir letrasen inglés y tener a un cantante que las pudiera interpretar, pero lo que no se reveló es que en ese tiempo Six Magics estuvo a punto de disolverse.

Erick conocía al Checho D. de antes debido a que era el vocalista de la banda de Brian, llamada Gandalf, y porque se lo encontró en una tocata de Bewitched, donde le ofreció hacer un proyecto paralelo a Six Magics, junto con Sebastián Carrasco, pianista desde los ocho años, un “cabro chico que tocaba la raja”. Escribieron canciones más complejas como Merlín, con referencia a leyendas medievales. Empezaron a grabar y “todo estaba quedando la raja -Erick-.

Me estaba embalando más con la idea de cantar en inglés y hacer algo más complejo, porque Six Magics era más rockero, a lo Maiden. Me gustaba la onda pero necesitaba hacer algo más a lo que yo iba, más arreglos”. Fue ahí cuando pensó que lo mejor era dejar el conjunto y trabajar con Domínguez y Carrasco aparte. En vez de pedir o comunicar que Villarroel debía dejar su espacio a Domínguez, “a lo cabrón, porque no me correspondía”, dijo que se iba porque no quería seguir con letras en castellano “aunque Checho ‘1’ cantara la raja”. Pero la banda en vez de dejarlo ir, cerraron filas hacia Erick. Pablo, muy amigo del cantante, optó por irse con el guitarrista por el hecho que Ávila era el que componía las canciones. A esto lo siguió Fito y el Chino… “será”. No tuvieron más que decirle a Villarroel la decisión que la banda había tomado y entró Domínguez, casi al mismo tiempo, un poco después, que el Seba, transformándose el grupo en un sexteto el 2000.

Así la idea de grabar un primer LP se empezó a planificar… incluso Erick, ya en tercer año de ingeniería de sonido, se retiró para estudiar en la Escuela Moderna de Música la carrera de intérprete instrumental.

La primera “tocata” del nuevo Six Magics, el debut de Sebastián y el sonido de los teclados, fue nada menos que en el Teatro Providencia, el 18 de julio del 2000, teloneando a Nightwish en su primera visita. Sólo interpretaron repertorio de la banda, sin covers, en adelanto de la producción que comenzaría tan luego se presentaran con los finlandeses: Talisman, Metal Century, Storm, Eternal Warrior, Prince of Pure Light…

Con el proceso de composición listo, entraron en enero a los estudios Procor. Según Erick, sería la primera oportunidad en que grabarían algo serio y desembolsando tanto dinero para cubrir los gastos. Aún así pudieron sólo ocupar los estudios una vez a la semana entre enero y febrero del 2001, durante las grabaciones, y al entrar a clases para terminar las mezclas y la masterización.

Erick comenta: “Partíamos a las ocho de la noche y terminábamos a las seis de la mañana y como no habían micros, con el Pablo nos devolvíamos en bicicleta y lo llevaba, para el otro día volver a seguir grabando y la misma tanda”.

Pero a Erick le preocupaba mucho el sonido… estaba muy escéptico de trabajar con Raphael França, el productor, debido a la experiencia que habían tenido con otros ingenieros. “El problema grave que había en Chile -sentencia Ávila- eran los sonidistas, tienen esa mentalidad que prometen mucho y entregan poco. Me cargó cómo sonaba Tormenta y me peleé con el sonidista. Lo mismo cuando quisimos grabar Talismán en castellano, antes”. Esa desconfianza hizo que aparecieran diferencias y fuertes discusiones entre Ávila y França en un principio, pero que se fueron limando a medida que avanzaba el trabajo. Incluso França, viendo que no alcanzarían a terminar, logró que grabaran en horas extra fuera de planilla, casi a escondidas y con el productor justificando el tiempo que la banda no pagaba.

Pero más allá de las intenciones, se terminó en marzo y el resultado dio un álbum con un muy buen sonido, gracias al productor que el 2001 agarró vuelo no sólo con éste, sino que además con Poema Arcanvs y el Raging Planet de Bloden Wedd. El sexteto actuaría en una de las tres presentaciones que Rhapsody hizo en Santiago, exactamente un año después de haber teloneado a Nightwish, para después de inmediato lanzar, independientemente, el primer disco de Six Magics, Dead Kings of the Unholy Valley.

LA NUEVA TRILOGÍA

Dead Kings of the Unholy Valley muestra una propuesta de Six Magics evolucionada a vertientes power, melódicas y sinfónicas, influenciado por “el barroco y el clásico romántico”. Son en total once temas, de los que ya se han grabado en la mente colectiva del medio Storm, Infinite Keeper, Talisman, Agony of a Hero, entre otras. Pero lo que más representa a Dead Kings es la trilogía final, Eternal Warrior, Prince of Pure Light y el extenso tema título que desarrollan el concepto del álbum. La siguiente es la historia:

“La dinastía compuesta por los reyes Dacrol, Fhernon, Zerlek and Sigurd regían dos imperios: los primeros tres el Imperio de la Oscuridad y Sigurd el Imperio de la Luz Pura. Sangrientas y crueles batallas tuvieron lugar por estos dos imperios, volviendo el paisaje en un desolado lugar, donde la muerte lo cubría todo. Durante el período de luchas, Sigurd preparó a su hijo, el príncipe Ilgard para enfrentar al ejército de la oscuridad. En la región de Holdness, el joven príncipe enfrenta a Dacrol y Fhernon, reyes de lo inerte, quienes guiaron sus fuerzas en una forma brutal. Aún así, la espada de Ilgard termina con sus vidas y los cuerpos son enterrados por sus clanes en el Valle Profano.

Zerlek trata de vengar la muerte de sus hermanos y destruir el Imperio de Luz Pura, él ataca frontalmente el castillo de Sigurd sin conseguir su objetivo y muere en su intento. Los clanes, desconcertados por la muerte de sus líderes encuentran la solución en una vieja leyenda que dice: “La desolación vendrá a todo signo de vida, el día en que los cuatro reyes de la dinastía Gwez estén enterrados en el Valle Profano”.

Sigurd es asesinado y su cuerpo es enterrado por los clanes enemigos en el portal que separa la vida de la muerte. Ilgard, hecho rey, confronta la desgracia que cae en su reino y es instruído por Zoser, el hechicero más importante del reino, quien le revela el extracto de un pergamino: “El triunfo del mal será eliminado cuando un noble guerrero rescate el cuerpo de su padre desde el valle profano y lo queme en el Volcán Darkaria, pero si él se equivoca y elige el portal equivocado, él deberá enfrentar el alma del rey que allí yace”.

El primer portal es el equivocado y el heroico guerrero enfrenta a Dacrol, derrotándolo fácilmente. Ilgard falla nuevamente en el segundo portal y enfrenta al poderoso Zerlek, quien le deja caer el peso de su espada, destruyendo su armadura y casi matándolo. Ilgard se recobra con dificultad y ante al asombro de Zerlek lucha con más fiereza hasta matarlo. Ilgard se dirige al otro portal temeroso de equivocarse, pero los dioses se han apiadado del joven rey. Ilgard llega al portal donde su padre yace… Cabalga con el cuerpo e su padre hacia el volcán Darkaria en donde realiza el ritual. Ilgard libera sus tierras y las otras.

Liberó a su pueblo y a su padre. Los dioses lo quisieron así… El guerrero eterno salvó sus tierras de la absoluta oscuridad…” (Extraído de sitio oficial de Six Magics).

El trabajo recibió críticas muy positivas en los sitios y revistas del ambiente metalero chileno, que recalcaban el buen sonido y el talento de una joven pero no recién llegada agrupación, como también haciendo comparaciones con bandas extrajeras como Rhapsody a causa del concepto medieval fantástico que encerraban las letras. Erick era el creador de la historia: “Me encanta evadirme de la realidad, la música junto con las letras son una puerta a un mundo del cual yo soy dueño y puedo hacer lo que quiera, me gusta mucho el tener la libertad de inventar lo que sea sin restricciones”.

Se vendieron rápidamente 300 copias en las tiendas especializadas durante el tiempo que sucedió al lanzamiento comercial del disco, sólo por medio de promoción en Internet, ya que la banda no quería, según su criterio, “saturar con tocatas porque se perdía un poco la magia. La idea de nosotros siempre ha sido tratar de dar más importancia al recital, que no sea una cosa de todos los fines de semana”.

Pero la baja cantidad de presentaciones después de la salida del disco se debió más bien a dificultades internas. Sólo meses después que Dead Kings of the Unholy Valley viera la luz, Nicolás Espinoza, el guitarrista fundador, dejó Six Magics antes de terminar el 2001.

PICKBLADE & THE CLAW

Sin tener en mente a ninguna guitarra que pudiera venir a reemplazar, Erick llamó a un amigo de la Escuela Moderna de Música con el que había preparado algunos temas para presentaciones en ese establecimiento, Mauricio Nader, para pedirle consejo o alguna recomendación. Como él no tocaba la guitarra sino el bajo, buscó entre conocidos a alguien que pudiera audicionar, sin éxito. Pero su movida no terminaría acá.

Por otro lado, el que se había enterado por comentarios de Checho D. que Espinoza se había ido era Gabriel Hidalgo, reconocido guitarrista de la escena metalera chilena. El 2000 se fue a probar en Bewitched, donde conoció a Freddy Alexis quien también estaba audicionando. Allí surgió la idea de unirse a Witchblade y entró a finales del 2000. El disco de esta banda se estaba grabando al mismo tiempo que el de Six Magics y, como era amigo de Sergio Domínguez, ambos iban intercambiando materiales avanzados e impresiones. Después de su polémica salida de Wichtblade junto con la otra guitarra, Soledad Genua, los dos trataron de crear un proyecto con el cantante de Six Magics, el cual no funcionó. Entretanto, Pickblade fue pieza importante en los orígenes de Fahrenheit pero decidió alejarse el grupo porque no coincidía con las intenciones del resto de producirse estéticamente con una imagen ochentena glam. Así le llegó el dato que a Six Magics le faltaba un guitarrista y habló de vuelta con Erick, quien le pidió que sacara un par de canciones. Para el mero trámite, porque en enero del 2002, Gabriel entró de inmediato.

Pero justo cuando estaba el “atado con el Chino”, el bajista Rodolfo Sánchez desapareció de vista. En la segunda mitad del 2001, tenían que participar en una tocata y fueron a buscarlo a la casa, pero en vez de encontrarlo se enteraron que andaba en Perú y que no volvería hasta marzo. Para Erick, el bajista había perdido interés en este tipo de música y tenía su mente en otras cosas. “El Fito entró en el Dead Kings y empezamos a avanzar, las proyecciones se fueron tornando mucho más serias y el Fito como que no siguió ese ritmo porque quizás no le interesaba. Se retiro sin decir nada”. La situación era incierta, no sabían si él seguía en la banda. Aún así empezaron a buscar un nuevo bajista y otra vez Erick acudió a Mauricio Nader.

Él los había conocido años atrás en una tocata al aire libre en el Parque Intercomunal, y desde ahí los empezó a seguir, comprando el demo y yendo a las presentaciones. Su principal interés era el unirse al grupo, pero no se movió al saber que Juan Pablo Pizarro había partido a Francia. En vez, entró a la Universidad de Chile el ’99 a estudiar bioquímica, carrera de la cual se retiró ese mismo año para entrar a Composición y Arreglo en la Escuela Moderna. Así conoció a Erick y a Seba el 2001, un día en que Six Magics fue a ensayar a una sala del lugar para su presentación con Rhapsody. Se hizo amigo de Erick debido a que tenían que preparar unos temas para presentarlos en la Escuela, Mauro aprovechó de decirle que los seguía desde hace tiempo y que quería ayudar en la banda.

En esos meses, no había razón de por qué cambiar de bajista. De hecho lo llamó esa vez para preguntarle por un guitarrista que tomara el lugar del Chino. Pero cuando la banda se decidió a buscar un nuevo bajo a causa del viaje de Rodolfo, Mauro estaba también fuera del país, en Londres, donde estaba ahí desde hacía un mes y con firmes intenciones de quedarse a vivir. “Pero como cachaba que Erick no estaba ni ahí con el otro bajista -agrega Nader- un día lo llamé (a Erick) y me dijo que me quedaba allá o me devolvía para probarme. ‘Si te sacas dos temas y los tocas, estás dentro”. Así hizo Mauro, volvió, audicionó y quedó, al mismo tiempo que Gabriel. “Yo no tocaba tan bien para lo que Erick quería, como el bajista anterior, pero traté de responderle sacando los temas, poniéndome las pilas con el bajo y ayudarlo en las tareas”, dice Mauro, mientras que Erick reconoce que “me habría ahorrado caleta de malos ratos si le hubiera echo caso antes”.

“MÁS VALE TARDE QUE NUNCA”

Con nueva alineación empezó Six Magics el 2002, con muchos planes como replanificaciones y replantamientos no para grabar un segundo disco… había mucho que hacer aún con el Dead Kings. Redefinir la banda con sus dos nuevos miembros, la imagen y promoción. Inauguraron el sitio web oficial. En tocatas y en el concierto de Sonata Arctica, en marzo, repartiendo promos del disco. Ese mismo mes empezaría la preproducción del primer vídeo clip, al mismo tiempo que la banda ensayaba para sacar los temas con sus nuevos músicos.

Buenas noticias llegaron desde el extranjero. Moon Records de México, interesado en el disco, negoció con Six Magics para vender Dead Kings en ese país, obteniendo la licencia. También ahora desde Europa, el sello italiano Underground Symphony empezaría las conversaciones más tarde para distribuir el álbum en el Viejo Continente y en Japón.

Mientras ocurría esto y trabajaban en los preparativos del postergado lanzamiento, por la llegada de los nuevos integrantes y las planificaciones, el sitio nacional Rockaxis invitó al grupo para tocar en un ciclo acústico que se haría en junio en la House of Rock, por medio de un llamado de Claudio Torres a Erick. El conjunto, que para colmo acababa de reaprenderse los temas del disco, tendría que sacarlos de nuevo en otras versiones.

El 28 de junio fue la primera presentación de Six Magics con su nueva alineación con las versiones unplugged de su disco. Y al sábado siguiente, 6 de julio 2002, en la Laberinto, se hizo el lanzamiento en vivo de la producción. Se realizó un año después de que Dead Kings viera la luz en el mercado, pero “más vale tarde que nunca” dijo el frontman Sergio Domínguez durante el espectáculo, preparado, al igual que el álbum, de manera independiente con la ayuda de familiares y amigos, con el resultado de una muy cuidada escena que incluía un telón de fondo con cruces de motivo, fuegos y llamas que salían de encima de los parlantes, coros a cinco voces, monjes con candelabros, cellos, estrenos de vestimentas con el logo de la banda, etc.

Las 700 personas, conteo oficial, que asistieron vieron el debut en sociedad de Mythology, banda de los ex Polímetro Carlos y Patricio Esquivel, mientras que Six Magics interpretó todos los temas de Dead Kings más el ya clásico Necromante, con todo el público coreando las canciones.

Erick comenta: “Antes habíamos tocado con harta gente, pero estaba súper lleno y empecé a tiritar en el primer tema, nunca me había pasado. Fue la primera vez que tuve nervios reales. Ha sido uno de los más increíbles que hemos tenido porque fue la primera vez que había tanta gente conglomerada para ver sólo a Six Magics. Nunca había tenido la experiencia de hacer un concierto donde éramos el grupo principal. Fue lo mejor del año”.

Los dos meses siguientes fueron claves. En agosto 2 volvieron a repetir set acústico en la ex Oz, junto con The Shrink, Fahrenheit y Alejandro Silva Power Cuarteto. El empujón del lanzamiento y dicha exposición les valió para el 18 tocar ante mil 800 asistentes como número de apertura en el concierto de los alemanes Blind Guardian realizado en el Estadio Chile. Y luego de este muy buen momento, el mejor hasta esa fecha, firmaron contrato de distribución por cinco años con el sello Underground Symphony, después de meses de negociaciones. De este modo, el álbum Dead Kings Of The Unholy Valley sería vendido en digipack en Europa y Japón. Sin embargo el lanzamiento mundial del disco se retrasaría hasta abril del 2003 porque la intención del representante de dicha discográfica, Maurizio Chiarello, era colocar una sección multimedia con el vídeo clip que Six Magics estaba por hacer…

El tema que se eligió fue Prince of Pure Light y partieron el primer fin de semana de octubre al sector de El Volcán en el Cajón del Maipo para realizar las tomas. De entre tantas tareas como despejar escombros durante toda la noche para que después el director dijera que iban a grabar en otro lugar, arreglando plumavit, pintando y maquillando personajes, de dormir media hora en los autos, despertándose con la llegada de un bus “lleno de niños chicos con tambores”, devolviéndose con las cabras que iban cagando los asientos y a punto de arrollar a ciclistas en la carretera por el cansancio, salió un video en el que se recrea la trama de la trilogía narrada en el disco, ambientado en el Valle Profano, que muestra a Ilgard, sentado cerca de una fogata recordando a su padre, decidido a encontrar su cuerpo y salvar su reino.

El clip fue estrenado en un “mega asado” en una parcela de La Reina, donde el sexteto aprovechó de compartir con las más de 200 personas que fueron. En esa oportunidad también estuvo Ethernia, la banda viñamarina de Power Metal en castellano en la que participaba Brian Ávila, y Awake, tributo a Dream Theater en la que sus filas contaban con Stagnaro y Nader. Six Magics tocó canciones de su primer LP y un adelanto de lo que sería su próximo disco, ya que en ese momento estaban avanzados con el proceso de composición para el siguiente álbum.

Y así cerrarron su primera gran etapa profesional y musical, ya que anunciarían cambios importantes para el futuro: “El álbum estará basado -decía un comunicado- en nuestra mítica tierra de Chiloé, mostrando los aspectos más oscuros de la mitología chilota. Con esto, Six Magics deja de lado las letras relacionadas con temas épicos y comienza una nueva etapa musical, a la vez que pretende aportar con su música en el acervo cultural de nuestro país y por supuesto exportarlo al mundo”.

Erick ya había cumplido un sueño: “De corta edad me gustó todo lo relacionado con el medioevo, alucinaba cuando con mi imaginación, me hacía parte de este mundo, pero creo que llegó el tiempo de alejarse de esta fantasía y abrir mi mente para conocer aún más, ya cumplí un sueño de los muchos que tengo”.

TESTIMONIO DE CHILOÉ

Para terminar con el primer disco, Dead Kings of the Unholy Valley recibió en Europa comentarios de medios italianos, alemanes y rusos, entre otros, y se encaramó en rankings de los discos de metal importados más pedidos en Japón en una revista de ese país, a la par con Nightwish y encima de Rata Blanca. “El grupo se esta moviendo bien allá y nosotros tocando en Chile -Erick-. Tenemos que ir para cachar qué está pasando”. 500 copias se vendieron durante las dos primeras semanas y en las próximas subiría a más de mil, cantidad que en Chile se vendió en un año. Incluso, a Six Magics le llegó una oferta de la banda británica Dragonforce, que estaba interesada en llevarlos para tocar en Inglaterra, pero que por falta de tiempo, dinero y organización, estuvo muy lejos de concretarse. Erick: “Había muchas cosas que hacer todavía para poder ir”, como el grabar y sacar el segundo disco.

Desde diciembre se empezó a trabajar en la preproducción del álbum para poder entrar de lleno en su grabación a partir de marzo del 2003, aunque sobre qué iba a tratar el disco, ya estaba definido hace mucho tiempo. “Todo esto partió a principios del año pasado (2002), eran dos proyectos paralelos los que se estaban formando -Mauro-. El otro era de leyendas chilenas, pero después nos enfocamos en lo de la isla de Chiloé”, a pesar que cuando salió Dead Kings, la promesa fue el hacer un siguiente disco que explicara una concepción profunda del nombre de la banda.

Para este propósito, Gabriel examinó libros del tema en la biblioteca de la universidad donde estudiaba historia, y Erick viajó a Chiloé para escuchar historias de los lugareños, conocer la mitología e “invocar” al Caleuche a ver qué pasaba. “¡Y pasó algo! Estaba tan sugestionado que escuché unas cadenas (…) Pensé que era cuestión mía, pero de repente el que estaba al lado se acercó y me dijo ‘oye Erick, ¿cachái como que hubo una persona que estaba andando?’ ¿¡Adónde huevón!? ‘¡Para allá!’ ¡Y de ahí venía el sonido de las cadenas! (…) En Castro me dijeron que el Trauco sí existía, ‘yo encontré caca del Trauco’ así convencido”.

Durante las vacaciones de verano, Six Magics sólo interrumpiría la preproducción para tocar el 5 de enero en La Batuta con Burning Tears, Alta Densidad y Mythology, para el Tributo al Rock Finlandés, y en marzo para un recital en Quinta Normal, porque de ahí se dedicarían exclusivamente a grabar, con França nuevamente, quien se había ganado la entera confianza por los resultados del Dead Kings, esta vez en los Pig Power Studios, los coros en Cactus Room, y el piano de cola en la Escuela Moderna de Música.

A pesar de los siempre infaltables inconvenientes como juntar el coro, discusiones y trabajar hasta muy tarde, en abril iba todo sobre ruedas. Pablo en dos días había terminado no de grabar, sino de “clavar” las baterías, lo que dio rápido paso a que se completara la base rítmica con el bajo de Mauro y algunas guitarras. Un problema llegó cuando Sebastián no pudo continuar con sus grabaciones… le dio tendinitis en una de sus muñecas, debido a que estaba estudiando trompeta (¿?) y había dejado de un lado las teclas.

Lo más difícil fue cuando Sergio Domínguez apareció un día, a la mitad del proceso, con una muy mala noticia: tendría que ausentarse del país antes de que terminara el año porque tenía una complicación en su salud que debía ser tratada en Estados Unidos. Le dijo a Erick que lo mejor para él era hacer este viaje lo más pronto posible, y que lo mejor para la banda era buscar a otro cantante que pudiera grabar las pistas vocales. Como balde de agua fría cayó esta noticia a Erick, pero ante la propuesta de Checho de abandonar el grupo, el guitarrista de respondió “¡No huevón! Cómo se te ocurre… grabas y te vas. Nosotros buscamos reemplazante hasta que vuelvas”. Así, Checho les agradeció y grabó feliz, cosa que, según Ávila, no hizo que las sesiones fueran más relajadas o “mágicas”. Erick quería sacarle provecho a los registros bajos y medios del vocalista, que eran lo que más le acomodaban a su timbre, lo que generó discusiones entre Erick y Checho cuando este último proponía hacer líneas melódicas en tonos altos, además de repasar una y otra vez con profesores de inglés la pronunciación y la fonética.

Y más estresante porque debían buscar, al medio de la producción, a un cantante que ocupara el lugar de Checho mientras estuviera afuera. Mas la banda, dicen ellos, tuvo suerte en encontrar a Cristóbal Flores, de registro más alto, vocalista sin quererlo.

Cristóbal cursaba enseñanza media, vivía rodeado de tíos que escuchaban Kiss, Deep Purple, Led Zeppelin y odiaba la música, pero le fascinaba las artes plásticas y a eso quería dedicar su vida. Esto fue una fuente de conflictos con sus padres quienes le prohibieron que estudiara arte. Para Cristóbal fue una frustración, pero que lo acercó a la música, a tomar una guitarra y escuchar grunge, pasando por todo un rápido proceso hasta llegar al metal, atraído por “el fenómeno estético y emocional que trasmite la música”. A Cristóbal lo “descubrieron” como vocalista cuando unos amigos desde afuera lo escucharon cantando en la ducha, quienes “me engrupieron para tocar una canción de Malmsteen”. De ese entonces agarró más confianza y se lanzó a aprender solo. El 2001 entró a cursos vespertinos para “educar la voz” y al mismo tiempo que Six Magics sacaba Dead Kings, se encontraba escribiendo temas con Oniria. El grupo había dado con Flores debido a contactos con Hidalgo, que le había ofrecido grabar sus demos. “Todo se gana por mérito. Se probó a varia gente… No estoy aquí porque sí”.

Con cantante ya localizado, Six Magics terminó en agosto la grabación y entró en las mezclas en la segunda quincena y en septiembre, y al final en la apurada masterización en la misma mañana en que tenían que enviar el master para reproducir las copias. Como las anteriores masterizaciones no habían funcionado, “nos quedamos desde las once del mediodía hasta las siete de la mañana del día siguiente, cansados con caras de pescado… más encima el master no grababa y no pudimos llevarnos la copia para la casa… y para colmo se apareció Peter Rock en el estudio, abrazándonos a todos, entero enfiestado puro dando jugo”.

Cuando al fin quedó todo listo con la producción, se subieron tres canciones en el sitio oficial, relanzado con un nuevo diseño acorde a la nueva imagen de la banda y al concepto del disco, a cargo de Brian Ávila. Éstas fueron Caleuche (The Flying Dutchman), Brutal Sacrilege y Trauco (Seed of Pain), las que sirvieron para generar no sólo expectativas para la venta del disco, sino también para el lanzamiento que se haría el primero de noviembre en el Teatro Providencia.

The Secrets of an Island salió a la venta el miércoles 22 de octubre, nombre que guardaba consigo toda una superproducción del metal chileno. Con un sonido de brillante factura, con músicos invitados e instrumentos folklóricos, métricas y timbres de música chilena, con un trabajo del piano y la voces de Domínguez formidable y con coros jugando el papel de un séptimo integrante, contribuyeron a la génesis de un álbum temático y conceptual sobre Chiloé, que trata por separado en sus canciones sobre los seres de la mitología de la isla y porque al final devela toda una trama que une todos los elementos. El diseño del booklet con 32 páginas y la portada fue cargado a los créditos del hermano de Erick, Brian, quien llevaría a otro nivel la imagen de Six Magics, entre muchas otras cosas, dándole a cada músico de la banda un personaje para llevar consigo: El Coo (Erick), Invunche (Seba), el Trauco (Mauro), la Voladora (Pablo), la Viuda (Checho) y el Basilisco (Gabriel). Y los aportes de los que no fueron parte de la grabación del Dead Kings se hizo también notar en la composición, ya que Hidalgo escribió The Basilisk, mientras que Nader entraría en Chaos and Fury y Caleuche.

Apenas sí quedó tiempo entremedio para el lanzamiento en vivo de The Secrets, el primero de noviembre con los amigos de Mythology otra vez participando, otro conjunto de punta del Heavy y Power Metal criollo. Esta vez, se trataría de un gran recital hecho y derecho, con la diferencia que sólo habrían bandas chilenas y que sería aún más: Six Magics se las jugó con una escenografía que grupos extranjeros no habían podido hacer antes en el Providencia, con una imponente gigantografía de fondo, decorados en el escenario, una enorme tarima para la batería en un lado, el coro situado en el otro, actuaciones durante los temas, iluminación del estándar de shows de Chayanne o de grandes convocatorias, y la presentación de animaciones 3D. Ante mil concurrentes, Six Magics tocó cerca de dos horas canciones de ambos álbumes. Erick: “En estos casos tienes todo el control en la producción del evento, y puedes hacer cosas grandes sin ningún límite. Para mí fue espectacular ver después en fotos la cuadra que doblaba con gente. O cuando corría la cortina para ver cómo estaba el teatro casi lleno con el público gritando el nombre del grupo”.

Este mismo show mostrarían para el Festival del Power Metal Alemán, el 22 de noviembre. El sexteto nacional iba a presentarse, no como teloneros, sino como banda invitada junto con Masterplan y Gamma Ray. Pero como ese día se realizaba la Teletón y Marcelo de Cachureos y el Gato Juanito irían a desocupar el Estadio Chile a las cuatro de la tarde, sin dejar tiempo para las pruebas de sonido de las tres bandas, el grupo chileno tuvo que echar pie a un lado. Después la situación se hizo tan crítica que no hubo más remedio que trasladar el concierto al Teatro Providencia.

En Chile el nuevo álbum ya está circulando, The Secrets of An Island, con el que ya han avanzado hacia un nuevo nivel en la escena metalera nacional, sin importar cuál estilo. No es sólo porque se trate de un segundo disco de un conjunto chileno, hecho que ya en este país es remarcable, contando con los recursos y medios, sino que por el “pedazo” de trabajo que es, a nivel sudamericano y mundial, por lo que representa, un pedazo de la tradición de narraciones y cultura de Chile… que la fusión de entre el metal y elementos folklóricos funciona…

Como muestra de los buenos frutos que habían estado cosechando, el ocho de mayo de 2004 organizan un concierto tipo despedida, pues partirían a promocionar su segundo largaduración en países de Europa como Francia, España y Alemania en donde hubo un buen número de sitios web y revistas especializadas –como Kerrang y Rockhard- que los tuvieron en la mira e hicieron muy buenos comentarios acerca de la agrupación y de su material.

Un año más tarde, dejan constancia de su éxito a través de un DVD que grabaron en un recital en el que todos los lugares del teatro estaban ocupados. Éste fue editado en el 2007, año en el que también se dan la tarea de empezar la grabación de su tercera placa. Pero claro, como Six Magics no es una banda estática sino por el contrario, en cada oportunidad sube un peldaño más, el productor sería nada más y nada menos que David Prater, quien había realizado trabajos con bandas de renombre como Dream Theater. Pero los obstáculos no fueron factores aislados de Six Magics, pues Sergio Domínguez anuncia su salida definitiva de la banda y es entonces cuando Elizabeth Vásquez toma la batuta de la voz y debuta como vocalista oficial con el tercer disco, Animal.

Elizabeth, cuyas influencias vocales son más que todo de géneros como R&B, Jazz y Soul, pasó por momentos intensos no solo por el ritmo de trabajo de Prater y su meticulosidad con relación a las líneas vocales (improvisación y cambios de última hora) sino también porque dos meses atrás ella había pasado por una operación de cáncer de tiroides, lo que la obligaba a retirarse por momentos de la grabación para cumplir con algún tratamiento y luego regresar al estudio.

Fue así como cinco años después de haber lanzado The Secrets of an Island, por fin estaban listos para presentar Animal y a la vez, estrenar la voz de Elizabeth junto a la banda. El show de lanzamiento había sido fijado inicialmente para el 11 de octubre en el Teatro Teletón, sin embargo, el 3 de septiembre cuando Tarja Turunen ofreció un concierto en Santiago, estrenaron oficialmente ciertos temas del tercer material de estudio.

Contrario a los dos discos anteriores, Animal tiene un significado conceptual pero eso no quiere decir que haya una historia en él, es decir, cada tema es autónomo y se relacionan solo en cuanto realidades cotidianas de la humanidad. Además, con Animal, el grupo transmite la madurez y el nivel que han alcanzado con el paso de los años y ya lejos de ser considerados como una banda influenciada por otra, ofrecen un estilo propio y evolucionado que logra diferenciarse de los canones establecidos para poder posicionarse como un nuevo referente dejando a un lado el miedo de ser distintos.

No hay ninguna duda de que todo lo que ha conseguido Six Magics ha sido gracias al empeño que cada uno de sus integrantes ha puesto. Se la han jugado, y no como apuesta o tiros al aire para ver si cae un pájaro, sino que por el trabajo que han hecho, garantía de sus buenos resultados, pues no solo han demostrado que su talento se ha quedado chico en el mercado nacional sino también que el metal hecho en casa es digno de ser escuchado en cualquier lugar del mundo. Son músicos de gran categoría y profesionalismo que creen firmemente que su único desafío es superarse a sí mismos y mejorar cada vez más para cumplir no solo uno, sino miles de sueños y metas que se van cumpliendo a paso lento, pero seguro.

3 comentarios
  1. ROCK A TU NIVEL Dice:

    este sabado 28 de octubre 2010 especial de SIX MAGICS behind the sorrow POR radio mediterraneo Oruro-Bolivia

Los comentarios están desactivados.