Estamos viviendo tiempos en que la gente busca volver a los orígenes. En los videojuegos nos encontramos con compañías que hacen juegos en 8 bits tal como se hacían en el clásico NES del 84. En diseño por su parte, cada vez es más común encontrar vestimentas que busquen rememorar los 70s o los 80s. Así también en la música actualmente hay una búsqueda de olvidar todo agregado y volver a los orígenes y en el metal esto no es distinto. Las bandas quieren sonar como el thrash de principios de los 80s o como el death de finales de la misma década. En esta búsqueda de volver al pasado nos encontramos a Seven Thorns, que es una banda proveniente de Dinamarca y que desde el año ‘98 viene haciendo power metal “a la vieja escuela” y que ahora nos entrega su última producción (tercera de hecho) llamada simplemente II. Al parecer el significado del nombre es que este es el segundo de la actual formación de la banda, ya que del primer trabajo solo se mantiene el baterista.

Una corta intro nos da paso a Eye Of The Storm, un tema que nos lleva a los tiempos del Episode y el Visions de Stratovarius, clara influencia de los daneses. Lo primero que marca un poco la diferencia es la voz de Gustav Blide, quien destaca por una voz más baja de lo que acostumbramos escuchar en el estilo y aunque en algunos momentos da la impresión que le cuesta un poco manejar tonos más altos, la verdad es que entrega mucha fuerza y potencia, recordando en ocasiones a Jorn Lande. Atención a los teclados que son realizados por André Andersen de Royal Hunt.

Seguimos adelante con Revelation que inicia con un ataque de las guitarras de Gabriel Tuxen junto con Christian B. Strøjer, quienes suenan totalmente acoplados, más aún cuando se suman los teclados de Asger W. Nielsen, formando un triunvirato que suena compacto y que de nuevo nos recuerda los mejores tiempos de los Stratovarius clásicos. Nielsen, de hecho, en todo momento puede llegar a confundirse en el sonido de sus teclas a lo que realizaba Jens Johansson.

Queen Of Swords es un tema mucho más ganchero, más hardrockero, perfecto para ser un single, que permite poner más atención a la base rítmica que componen Lars Borup en batería y Nikolaj Marker en el bajo. Una canción que baja las revoluciones para colocarse más en el clásico tema que esta hecho para disfrutar en vivo coreando “THE QUEEEEN OF SWOOOOORDS” a todo pulmón.

Aceleramos de nuevo para pasar directo a Justice, que es mucho más happy y que nos aleja un poco del sonido finlandés para llevarnos a Alemania, a sonar más a lo Helloween, aunque con unos juegos de teclados que recuerdan a Rising Force de Yngwie Malmsteen. Veloz, entretenido, donde vemos algunos de los mejores momentos de las voces de Blide, pasando por una variedad de tonos sin perder la fuerza en ningún momento. Night Of Temptation es rapidísimo, alemán, pero y espero, que alguien note lo mismo que yo: no tengo idea porque me recuerda a los locales Fireland. Ganchero, hecho para quedar en el listado de canciones para escuchar en cualquier momento. Guitarras afiladas, el doble bombo marcando el ritmo acompañado por las cuatro cuerdas y el teclado de Nielsen que nunca deja de marcar presencia, en ningún momento del disco. Excelente canción para dar paso a la vedette de la placa.

Redemption es sin duda una canción que suda power metal. Es EL tema del disco, el punto más alto. Aquí Seven Thorns deja claro que ellos no están para improvisar o innovar en el estilo, lo suyo es sonar como los clásicos. Solo puedo decir que esta canción perfectamente se pudo haber compuesto hace 20 años. Está llamada a convertirse en un clásico de la agrupación danesa. Dato importante es que en esta canción las voces son compartidas con David Henriksson, quien canta en Heel y fue parte también de Insania.

Pero no puede ser un disco ciento por ciento powermetalero, sino cuenta con la clásica balada. En el caso de II los honores corresponden a You’re Not Brave (If You Are Not Scared) que parte con un inspiradísimo y entregado solo de guitarra por parte de Gabriel Tuxen, para luego dejar a la voz de Gustev Blide cantando a capella en otro gran momento. De a poco empieza a sumar elementos con la entrada de teclados, batería y bajo para luego entregarnos otro gran solo de guitarra. Una bonita balada, pero que en todo caso considero que no pasara a la historia.

A Joker’s Game cierra el disco en su edición normal. Volvemos a la velocidad aunque con toques más oscuros que lo que han mostrado los daneses en el resto de la placa, bastante directo. Un mazazo final para cerrar redondamente II. Poco que decir de After The Storm, salvo que es el outro del disco.

Seven Thorns nos guarda una sorpresa, por lo menos en la versión promocional, que es el cover de Mamma Mia, clásico de Abba. Sinceramente debo decir que no me gusto la versión. Siento que no cuaja bien o que no está completamente terminada. Me parece metida a la fuerza. El disco no gana nada con este cover y me parece que el cierre correcto es con After The Storm.

No se puede cerrar el análisis de II, dejando de hacer notar la elección de Seven Thorns respecto de a quien dejar a cargo la masterización del álbum con el fin de sonar totalmente old school: el legendario Tommy Hansen. Para quienes no lo conocen, el estuvo a cargo de los Keeper Of The Seven Keys de Helloween y el Sigh No More de Gamma Ray y es quizás uno de los creadores del sonido “power metal”. Claramente se nota su mano en el disco y creo que fue una decisión acertadísima por parte de la banda.

Seven Thorns es una gran sorpresa en un estilo que hace unos años estuvo tan saturado que llevó a la desaparición de muchas bandas. En un tiempo en que el power metal está teniendo una nueva vida con grandes discos de las agrupaciones clásicas del estilo, los daneses se presentan con un entretenido y redondo trabajo, que contiene todo lo que hizo grande al género. Recomendado 100%.

“Reaching higher, there’s no limits to the wonders I see”

3 comentarios
  1. mindfreack Dice:

    Kami sama que grato verlo por aqui hace tiempo que no lei un articulo tuyo, que bakan la cajita de los desconocidos como cuando uno va o iba, hablo de la vieeja escuela, a la tienda de discos y pilla una banda que llama la atencion, grande powermetal por estas sorpresas

  2. rod Dice:

    No tenia idea de los cambios internos de la banda ya que no es muy conocida, yo hace tiempo me descargue un disco por recomendación de un amigo el glow of dawn que es el primero, al parecer la banda que saca este disco es una completamente distinta (en cuanto a formación) habrá que escucharla ya que el primero me parecio muy bueno

Los comentarios están desactivados.