Live Review: Sebastian Bach en Chile (2016)

Bajo el marco de la gira “Give ‘em Hell Tour”, la cita estaba dada para reencontrarnos con un Hard Rock que, sin duda, marcó desde finales de los 80′ a diversas generaciones. El gran protagonista de la noche estaba anunciado, la voz de Skid Row, Sebastian Bach, era el nombre por el cual el Teatro Cariola comenzaba a recibir a fanáticos con el afán de saciar su nostalgia de buen Rock and Roll.

QUEENMILK

Pero el plato fuerte vendría al final, y antes –para calentar motores– saltó a escena la banda nacional QueenMilk, dando la partida a eso de las 19:30 horas con un público que paulatinamente comenzaba a llegar al teatro.

sbach16cl-queenmilk

QueenMilk mostró una gran capacidad escénica, logrando la expectación y buen recibimiento del público desde el primer momento. Un sonido que se enmarca en fuertes influencias de los 70′, logrando un excelente magnetismo y participación de la gente presente, en  canciones como Brazil y These Times. Realmente se agradece que se logre –por parte de una banda– un ambiente y puesta en escena tan completa.

Setlist de QueenMilk: 

  1. Knock Down The Fish
  2. Nowhere
  3. Smash
  4. Voodoo wizard
  5. Poison Snake
  6. These times
  7. Brazil

KING OF LIARS

El reloj marcaba las 20:00 horas y se abre paso la segunda banda nacional que nos acompañaría en la previa a Sebastian Bach: era el turno de King Of Liars. Como elemento particular, cabe destacar que ambas bandas nacionales, desarrollan e interpretan sus letras en inglés, cosa que para algunos es bien visto y para otros produce cierta distancia.

sbach16cl-kingofliars

Con un sonido más underground, King Of Liars lanzó sobre el escenario riffs y letras que hablan sobre lo que podemos vivir principalmente de noche. Un factor a lamentar fue el sonido, ya que por pasajes sonó muy saturado y con poca definición de cada instrumento sobre el escenario. Fuera de este gran detalle, -recurrente con las bandas que preceden el show principal, se valora la entrega realizada por estas agrupaciones.

Setlist de King Of Liars:

  1. The bad in me
  2. 4U
  3. Lie
  4. Careless love
  5. Falling down

SEBASTIAN BACH

Finalmente llegaba el momento que todos estábamos esperando. El sector bajo del teatro estaba virtualmente lleno, y es cierto, siempre se espera un lleno total, pero lamentablemente no fue el caso. Pese a esto, estaban todos los ingredientes para una gran noche.

Restando cinco minutos para las 21:00 horas, Sebastian Bach y los suyos saltan a escena con un cover cuya versión de Skid Row estremece: Little Wing de Jimi Hendrix. Quizás gran parte del público esperaba un comienzo más avasallador, pero la fórmula preparada para la noche iba por otro camino. Continuó con Breakin’ Down, otro tema de medio tiempo con el cual Bach ya comienza a mostrar su ángel y por supuesto, su gran presencia en el escenario.

sbach16cl-2

Llega el primer gran momento de la velada, con una algo forzada introducción en español por parte de Bach, lo cual a lo largo de la noche se fue repitiendo y aportó al lado lúdico del show. Era el momento del gran clásico 18 and Life, donde por fin se dejó caer el poder de la banda que acompañaba a esta gran voz. Junto con ello, el público reaccionó de forma inmediata coreando tal hit de comienzo a fin –dejando en segundo plano los problemas de sonido– y echando a andar un momento que nos trasladaba a otra época por la energía y ambiente generado. Qué poder interpretativo por parte de Bach, qué solidez por parte de los músicos, qué gran Rock.

Si bien el momento emocional había comenzado a aflorar, se intensificaría aún más con Wasted Time y Quicksand Jesus. Ambas canciones fueron interpretadas en una versión más acotada que la original,  y muestran todo el bagaje y experiencia que posee un frontman como Sebastian Bach, que logra administrar el magnetismo de tal manera que explote en los coros de intensa emoción, sin abandonar el poder en el que se enmarca el Rock.

Bastó unos segundos del característico riff acústico en guitarra, para que todo el público sacara sus celulares para grabar –cosa que no aporta mucho a la experiencia en vivo– y comenzara a corear I Remember You. Llamaba la atención que un clásico de tal magnitud no fuera usado para cerrar de forma redonda el show, y lo tocaran prácticamente al principio. Pero esto tendría una gran lógica de aquí en más. Finaliza I Remember You y el Cariola se ve rendido ante el momento regalado por Bach y sus músicos.

sbach16cl-1

Se apagan las luces y la banda sale de escena, dejando escuchar en los parlantes un cover a Aerosmith, Back in the Saddle interpretado por Bach. La banda retorna al escenario tras unos minutos de break, algunos con cambio de vestimenta. Y es aquí, donde toma relevancia en como planteó el show Bach, sobre todo, en cuanto a la gradualidad con que iba tomando fuerza y poder a medida que avanzaba la noche.

Desde esta pausa tomada a mitad del show en adelante, sería un golpe tras otro sin dejar respirar, ni mucho menos dejar sentado o aburrido a alguien. Como el rugir de un gran motor se dejó sonar Slave to the Grind para comenzar a echar abajo el Cariola en esta segunda parte del show.

Bach, con destreza, hizo girar su micrófono como si fuera una soga al ritmo de tan potente riff. El público no terminaba de aplaudir cuando llega la velocidad de Sweet Little Sister, golpe musical que provocó en el público femenino la euforia para comenzar a bailar y mover sus cabelleras de manera descontrolada, hipnotizadas por el despliegue entregado por parte de Bach en escena.

Otro espacio para que Bach siguiera con su fallido intento de hablar español, por más que lo estuviera leyendo, era muy poco lo que se le entendía realmente, cosa que poco importaba a esa altura de la noche, y sobre todo con el nivel de energía con la que tenía a la gente. Todo era motivo de rugido y gran aceptación por parte del público hacia la banda.

sbach16cl-4

Se deja sonar una introducción de caja y bombo en el que Bach interactúa junto al público, realizando cantos acompañado con el brazo en alto –todos respondieron a tal estímulo– y el descontrol se volvió a tomar el teatro, Big Guns, The Threat y Piece of Me es el tridente de ataque elegido para no dejar cabeza quieta. Gran puesta y destreza escénica, tanto en conjunto como de forma individual. Una precisión que ayudó a olvidar y casi dejar totalmente de lado los detalles técnicos referente al sonido. Esperando una pausa tras este intenso momento del más puro Rock, Bach anuncia un tema de su repertorio como solista el cual lo dedica –en español– “para los verdaderos metaleros en Chile”. De corte mucho más pesado  y denso se dejó caer y retumbar American Metalhead, cover realizado a Painmuseum.

Otro momento alto de la noche se produciría bajo el sonido de Monkey Business. Nuevamente el Cariola se vino al suelo con la potencia de esta gran obra de Hard Rock, el descontrol provocado en el público de pronto pasaría a una gran sorpresa, ya que, en medio de Monkey Business, la banda ejecutó de manera magistral un extracto de Tom Sawyer de los magníficos Rush, excelente.

Por la calidad de show entregada hasta este momento, a nadie le hubiera extrañado una pausa o un breve encore, pero no; el Rock and Roll no paraba de rugir ahora junto a Rattlesnake Shake, pero aun había más. Llegaba el momento en el que Sebastian Bach lograría hacer funcionar la maquinita del tiempo, esa que sólo puede hacer funcionar la música. Y así fue como sucedió, pues Youth Gone Wild, nos trasladó a otra época, a una en donde el Rock era sinónimo de fiesta. Un himno cantado con el corazón, cosa que conmovió y dejó “arriba de la pelota” a todos, tanto así que la agrupación realizó su protocolo de despedida terminada la gran ejecución de Youth Gone Wild  para finalizar el show según lo presupuestado.

Pero quisieron regalar algo más. Un enérgico Bach insta a la banda a tocar algo más, miró hacia atrás como diciendo «no nos podemos ir aún«, y la fiesta continuó. TNT de AC/DC interpretado por Sebastian Bach realmente fue un regalo y bálsamo para todos los que añoramos vivir en algún momento un concierto de los australianos. Qué gran cierre, qué gran show acabábamos de presenciar, tanto así que a muchos les costó creer y volver a la realidad, al presente, al ver que las luces se encendían y la fiesta llegaba a su fin.

sbach16cl-3

Setlist de Sebastian Bach: 

01. Little Wing
02. Breakin’ Down
03. 18 and Life
04. Wasted Time
05. Quicksand Jesus
06. I Remember You
07- Slave to the Grind
08. Sweet Little Sister
09. Big Guns
10. The Threat
11. Piece of Me
12. American Metalhead
13. Monkey Business/ Tom Sawyer
14. Rattlesnake Shake
15. Youth Gone Wild
16. T.N.T.

 

6 comentarios
  1. Daniel_conce Dice:

    buen setlist de bach… q’ lastima no vivir en santiago solo por la gran cantidad de conciertos, sobretodo estos de menor convocatoria pero igual de emotivos o quizá incluso más que los mega conciertos.

  2. Rodrigo Astt Dice:

    Lo mejor el set list, lo malo , la poca cantidad de gente, el sonido estuvo mejor en la primera parte del show… Buen concierto, a la salida pase por las tejas un local al lado y había una tocata con más gente que Bach, en fin….el raro público chileno

  3. angus_maiden Dice:

    siempre lo he dicho…mejor un show en local pequeño o de medio aforo….lo del publico..ya lo hemos dicho infinidad de veces….si no preguntenle al Metal Fest..

  4. Juan Rivera Dice:

    yo creo que debe incluir «you dont understand» «by my side»»falling into you» para que la gente conosca sus discos y no dependa de su pasado

Los comentarios están desactivados.