Saratoga

El 2009 Saratoga intentó tocar en Chile. Se anunció un concierto de la banda española en abril de ese año e incluso su líder, Niko del Hierro, se contactó con los medios para hablar de esa -al final frustrada- visita. De aquella oportunidad desempolvamos una entrevista especial, cuando todo iba en camino y el bajista no podía esconder su entusiasmo por llegar a Santiago.

“Yo sé que el público chileno es un público muy (risas), ¡muy conocido de los temas!, ¿no?, sabe de qué va la historia y queremos ofrecerles un espectáculo que puedan ver todo”, comentaba del Hierro. “Txus de Mägo de Oz siempre me ha dicho durante años ‘tío, ¡tenéis que salir!, ¡tenéis que cruzar el charco!, que os quieren mucho allí en todos esos países y debes ir’. Y bueno, yo tenía un amigo maravilloso que es Big Simon (1972-2006), que él era nuestro productor y era chileno, ¿no?, tenía mucha relación con él y me comentaba muchas cosas del país. Ojalá él pudiera haber estado aquí para ir con nosotros”.

Pero el músico no sólo habla de ese concierto sino de toda su carrera, del recuerdo de integrantes esenciales como Leo Jiménez y Jero Ramiro, de la nueva formación que este 2012 ya cumple cinco años de vigencia y varios otros temas que hacen de esta entrevista una lectura más que interesante el día de hoy.

Saratoga

“¡ESTO ES SARATOGA!”

Si bien hay muchas bandas melódicas europeas que han venido, sean de Finlandia o Alemania, todavía no se ha afirmado una relación del todo sólida con las españolas, ya que a excepción de Mägo de Oz las demás no tocan acá de forma tan seguida. ¿Cómo ves tú la relación entre la escena metalera española y sudamericana? ¿Cómo la notas desde allá?

Yo la relación que veo, de lo que conozco y a través de los mails que me envía la gente que son un montón, es un cariño especial que nos tienen. Y yo siempre he querido ir a visitarlos a todos, a todos esos países, ¿no?, evidentemente. Lo que pasa es que se tienen que dar las circunstancias, pues a un poquito de calidad de equipo, de poder hacerlo bien y no ir a ofrecer una chapuza, ¿no (risas)? Entonces bueno, ahora es que se están dando las cosas, confío en la gente que está organizando y que bueno que hay allí un montón de fans que quiere allí a la banda, ¿no? Yo lo que sí te puedo decir es que ofrecemos un espectáculo de cuatro tíos que dejan el alma en escenario. Somos europeos y latinos, ¿no (risas)?, sobretodo eso y tenemos en común el idioma que creo que es muy importante.

Justamente hablando de los últimos años de Saratoga, nos encontramos con una banda que desde el 2007 tiene una nueva “marca”, si pudiésemos hablar en términos de Deep Purple, que básicamente la armaste a partir de cero con Tete Novoa (voces), Tony Hernando (guitarras) y Andy C. (batería). ¿Cuál es la diferencia del show que tenías con la Leo (Jiménez), Dani (Pérez) y Jero (Ramiro)…?

¡(Interrumpe) pues nada!, que con ellos hay una amistad. O sea no hemos sacado para nada mal. El otro día estuve en la presentación de Leo que está haciendo pues varias cosas y demás, ¿no?, y con Dani pues me veo muchísimo. Y bueno, hay una relación muy buena, lo que pasa es que desafortunadamente ellos decidieron marchar. Dani lo hizo primero. Andy lleva ya con nosotros de la gira de Tierra de Lobos aquí por España y ya con esta formación pues que estoy muy contento. Ha sido muy difícil poder conciliar todo porque evidentemente lo otro también era muy bueno. O sea, jamás me escucharás una mala palabra de ellos. Pienso que es una gran banda también lo que teníamos en ese entonces, pero no los menos ahora mismo. Podéis ver muchos documentos en el Youtube, ¿no?, poniendo Saratoga con la formación actual y ver un poco cómo es la historia. Pienso que teníamos que hacer una cosa muy digna porque yo, evidentemente, le tengo un enorme respeto a lo que es nombre de Saratoga. Son 17 años y no iba a ofrecer una cosa que fuera una chapuza como decimos aquí, ¿no? Creo que la gente le puede gustar más o menos, pero indiferente no se queda y te puedo asegurar de que dejamos la piel allí arriba y que el resultado pues con esta formación es idóneo. Yo a veces no me lo creo, ¿no (risas)?, ver a un Tony Hernando tocando la guitarra de esa manera cómo la toca es impresionante, o Andy con sus baquetas y qué te voy a contar de Tete, ¿no?, quien tenía quizás la parte más difícil, el sustituir a un cantante como Leo. Era un tío que tenía que cantar los temas antiguos de manera que… claro, me gusta ir a un concierto y escuchar los temas como son, ¿no?, no me gusta que me los estén cambiando de arriba abajo y no sepa ni qué canción está cantando, porque canta tres tonos por debajo o por arriba. Entonces Tete es un tío capaz de hacer eso y al mismo tiempo con nuestro disco VII (2007) transmitir una personalidad brutal. Y ya hay grandes clásicos como El Vuelo del Halcón, El Dueño del Aire, ¿no?, de este último trabajo nuestro y bueno, estamos muy contentos. Lo que pasa es que ya han pasado caso dos años casi desde que ocurrió aquel cambio de formación y para mí pues ya estoy muy acostumbrado.

Saratoga

CON GANAS DE CONTINUAR: “CUESTA MUCHO SUBIR A UNA BANDA ARRIBA COMO PARA DEJAR QUE SE ESCAPE Y OLVIDARLA DE GOLPE”

Enfrentaste el desafío de rearmar esta banda y quizás tu misma experiencia de haber estado en Barón Rojo reemplazando en cierto modo a Sherpa en el bajo, pudo haber ayudado mucho a tus muchachos al momento de lidiar con esta presión. ¿Qué apoyo les diste en especial a Tete por ejemplo y a Tony, cuando debieron reemplazar a grandes referentes?

Sí, evidentemente lo que dije fue que cuando hiciese Saratoga de nuevo… o sea, nunca lo paré, ¿no?, decidí seguir adelante y lo dejé muy claro desde el principio. Dije que no me iba a esconder a tocar en pequeños pubs para que la gente nos pudiera ver, para ver qué era lo que hacíamos, no, no, no. El primer concierto de esta formación de Saratoga fue en un festival que se llama Viña Rock aquí en España, tocamos ante 20 mil personas y yo les dije ‘esto es lo que tenemos que hacer, salir allí arriba y tocar como sois. No hace falta hacer nada más. La gente está ahí, los temas están y tenemos que morder el polvo del escenario y apretar los dientes y salir’. Y la verdad que fue una responsabilidad auténtica porque imagínate a Tete… primer concierto, 20 mil personas de golpe y dice ‘¡¡¡madre mía (risas)!!!’. Es como decimos aquí, hay que acojonar un poco, ¿no (risas)? Pero bueno, que lo hicieron muy bien y yo quería hacer eso, no me quería esconder. Si la gente no nos quería pues que nos lo dijera mejor, ¿no?, porque eso de esconderse no va conmigo, siempre doy la cara y me gusta salir allá arriba haya 100, 200, mil personas o 20 mil, me es igual. Siempre ofrezco todo lo que llevo dentro y jamás me esconderé.

De hecho, quizás con Leo y Dani pasó lo mismo que contigo cuando formaste Saratoga después de Barón Rojo, que ellos optaron por sus propios proyectos lamentablemente en desmedro de Saratoga. Para Leo tal vez el esfuerzo de estar en Saratoga y Stravaganzza al mismo tiempo era demasiado brutal. ¿Cuándo se dieron cuenta de lo pesada que era esa tarea?

No, fue inmediatamente que decide irse de la banda. El primero fue Dani porque hizo Stravaganzza con Leo y después hizo Skizoo, la banda también española, y entonces bueno, nos planteó que quería volcarse en Skizoo y que quería pues eso, salir adelante con su banda.  Lamentablemente también dejó Skizoo y ahora está haciendo otro grupo que se llama Khael. Y bueno, son decisiones personales que toma cada uno al igual que Leo cuando ya decide irse… porque Andy sustituyó a Dani, ¿no?, y luego pues pasado un año tanto Jero como Leo estaban cada uno en su historia, ¡pues no tenían ganas de continuar! Evidentemente YO SÍ TENÍA GANAS DE CONTINUAR y seguir para adelante. Creo que cuesta mucho subir a una banda arriba como para dejar que se escape y olvidarla de golpe, ¿no? Pero bueno, cada uno toma sus decisiones me parezcan aceptables o no y evidentemente… pues eso, como yo un día decidí marcharme de Barón Rojo y hacer una banda que llama Saratoga, o antes me marché de una banda que se llamaba Ñu, otra que se llamaba Panzer (risas), ¡50 mil bandas (risas)!, hasta que al final encuentras tu destino y pienso que hacen bien, ¿sabes? Para la gente es malo el tema de los cambios. Evidentemente es muy difícil volver a encausar al grupo, a tener gente buena, ¿no? Pero bueno, creo que Saratoga es así, son siete formaciones ya las que llevamos y el primer cantante que tuvimos fue Fortu (Sánchez) de Obus… ¿qué te voy a contar?, ¿no?, y entonces pues ha habido muchos. Después estuvo Gabi Boente y Leo fue el que más huella dejó, evidentemente, pero cada uno tiene su oportunidad en la vida y debemos aprender de lo bueno y de lo malo. A mí la ilusión no me la quita nadie, de pelear y sigo peleando con Tete, con Tony, con Andy.

Cada separación, cada distanciamiento que se ha generado con los miembros de Saratoga siempre ha sido en términos amistosos. ¿Cuán importante es para ti tener no sólo una relación buena de negocios con tus colegas, sino también una relación humana?

Para mí es una de las cosas más importantes. Si tú vas a cualquier trabajo, en una oficina, en una mina, en un (risas) banco, en un… donde sea, una fábrica, y te vas todos los días a disgusto al final tu vida es una mierda, ¿no? Entonces, lo que hay que tratar es que si tienes un curro que no te gusta, hacerlo lo mejor posible con la amistad, con los amigos que tengas y tirar pa’elante, ¿no? Cuando es un grupo son muchas horas juntos, muchas historias, muchas vivencias, entonces creo que… no es necesario ser el mejor amigo del mundo de uno, de otro, pero es una cuestión de tener claro dónde quieres llegar y qué quieres hacer. Yo me siento un privilegiado de poder vivir de la música y a mí pues no me apetece dejar absolutamente nada de lado. Y creo que en una banda es importante llevarse bien porque si tienes un mal rollo, ¿para qué vas a estar? Es muy duro, es muy complicado, o sea no es cuestión de llegar y besar el santo como decimos aquí, ¿no?, llegar y ‘¡ole!, ¡todo es pasta!, ¡todo es dinero!’, no, no. Esa pasta tarda mucho en llegar, se va muy fácil y tienes que tenerlo claro, ¿no? He me tirado currando en 50 mil cosas antes de poder vivir de esto y afortunadamente pues como te digo me siento muy privilegiado, pero la amistad es importante y tenerla presente siempre, y sobretodo no creerte nada, ¿no?, eso pienso que es una parte importante. Quiero que me recuerde la gente como un tío que pasó por la música, que estuvo aquí y no le hizo daño a nadie, sino que peleó por su historia y que allí está. Te puede gustar o no pero pienso que es importante el llevarte bien con la gente y ser gente sana, ¿no?

Saratoga

DE LA FURGONETA A LA CONSOLIDACIÓN

Te creo harto cuando hablas del tema de la humildad porque nosotros vemos que a Saratoga, si bien comenzó como una especie de súper-proyecto, súper grupo de grandes conocidos del metal español, del rock español, no fue quizás hasta la última década que empezó realmente a tener éxito con sus canciones y de verdad se llegó a consolidar. Al principio hubo diez años muy duros, antes de hacer a Saratoga conocido…

¡¡¡Muy duros (risas)!!! Sí, la verdad es que cuando creamos el grupo… pues eso, veníamos de Barón Rojo, de Ñu, de Obus, de todos esos, de Muro, y la gente creía que esto iba a ser muy fácil, ¡pero ni siquiera una compañía se brindaba! Tuvimos que sacar un disco, el primer disco (Saratoga del ’95) con un sub sello de Avispa que se llamaba Foque y fue con lo que empezamos, ¿no?, pero realmente nuestro éxito no llegó hasta el disco Agotarás (2002). Quizás también tenga que ver los temas y las canciones, o sea, no por el hecho de un nombre ya lo tienes todo hecho, qué va, qué va. La gente no es tonta, no hay más en nuestro medio. La gente es muy inteligente y conoce muy bien si sabes tocar, o sabes tocar mal, y yo creo que los temas también fueron importantes. A lo mejor no llegaron grandes canciones hasta cierto momento y o no se dio el momento adecuado, ¿no?, y ahora estamos en un camino pues que empezamos a pelear, a luchar, y yo pienso que con buenas canciones, con buenos temas se pueden conseguir las cosas. Aparte de un esfuerzo de currar y lo que te digo, creer en tu música pero no creerte nada personalmente, ¿no? Puede llegar otra persona por detrás y UFFF, mirar para arriba y decir ‘¡¡¡MADRE MÍA COMO TOCA ESTE CHICO!!!’. Otra cosa es que puedas transmitir o no puedas transmitir, ¿no? Hay muchos músicos muy buenos que lamentablemente no transmiten, y músicos un poquito más malos tienen la genialidad de poder transmitir a la gente. ¡Y hay otra pues que toca y transmite muy bien!

Y dime tú, ¿cuándo crees que Saratoga empezó a transmitir como un grupo propiamente tal? ¿Cuándo se le empezó a reconocer como grupo propiamente tal en lugar de una súper banda con grandes nombres mezclando rock clásico con metal actual? ¿Cuándo crees que la gente se olvidó de las credenciales de los integrantes y comenzó a escuchar las canciones?

Yo creo, que te digo, que casi en Agotarás. Vientos de Guerra (1999) ya empezó la cosa, ya empezó la gente a ver que era un grupo serio porque el primer disco que sacamos… pues eso, decía ‘reunión de maestros (risas)’. Después hicimos un disco de tributo a bandas españolas y ahí… bueno, no sé, la gente lo tomó un poco… le gustó mucho pero parecíamos un grupo de década, ¿no?, un grupo de versiones, ¿no? Entonces dejamos aquello e hicimos Mi Ciudad (1997), un disco más metalero con Gabi ya ahí. Era muy bueno y ahí la gente nos empezó a reconocer también como grupo, no como solamente nombres. Y luego en Vientos de Guerra yo pienso que ya se asentó la cosa, empezamos a coger carretera, la furgoneta y viajar arriba abajo haciendo kilómetros, tocando en salas pequeñas, en salas grandes y pues eso… llegó el disco Agotarás y empezamos a tocar por más festivales y pegamos otro cambio también con El Clan de la Lucha (2004), en el cual el sonido era ya bastante más potente, bastante mejor. Tierra de Lobos (2005) y el VII, el último disco que hemos sacado, pues ya son muy profesionales, o sea que realmente pues uno le puede sacar pegas, ¿no? ¡Yo como músico siempre saco!, ¿no? Evidentemente después de 17 años lo que te vas encontrando es gente de otras edades, de otras historias. Como diría Mick Jagger, ¿no?, si tocamos para gente de nuestra generación, ¡tocaríamos en cabinas de teléfono porque no vendría ni ése (risas)!, porque no, ya está con los niños, ya está con no sé quién, ‘es que no me apetece, estoy cansado’. Entonces mantener aquello que teníamos y la gente nueva que viene a vernos, eso que es importante.

Saratoga

“MOMENTOS MALOS, MOMENTOS BUENOS, MOMENTOS MEJORES, MOMENTOS PEORES”

Y bueno, Jerónimo y tú fundaron Saratoga y aguantaron todos esos años hasta llegar a la consolidación. Entendiendo que siguen siendo amigos, ¿qué es lo que echas más de menos de su compañía?

No se trata de echar de menos, simplemente yo pienso que es una época que has vivido. Estamos bien y es mejor tenerlos con una imagen buena. O sea, evidentemente ha habido momentos malos, momentos buenos, momentos mejores, momentos peores, pero yo decidí tirar a Saratoga adelante, él decidió tirar pues un disco en solitario, creo que está haciendo una banda nueva y allí es donde tiene puesta toda su fe, ¿no? Y bueno, hemos pasado muy buenos momentos y ahí están, lo que pasa es que yo ahora tengo mi banda que se llama Saratoga en la cual tengo un guitarrista maravilloso, Tony Hernando, un batería que se llama Andy y un cantante que se llama Tete. El recuerdo está muy bien y lo tengo siempre con lo mejor, ¿me entiendes?, pero hay que mirar al futuro y no hay más.

Pero recuerdo que los medios españoles dijeron que el conjunto casi se había roto tras la salida de Leo y Jero por ejemplo y en ese momento se vio como una especie de crisis. Para ti, ¿cuán difícil fue realmente esa época antes de dar con la nueva formación?

Sí, evidentemente hubo mucha gente que hablaba y evidentemente el tiempo la ha puesto en su sitio porque Saratoga sigue, ha hecho más de 50 galas este verano con lo cual se equivocaban, ¿no?, ¡el que no estaba equivocado era yo (risas)! Eso es evidente porque si yo hubiese parado y no hubiese hecho nada y les hubiese hecho caso… lo que no puede ser es que la gente piense que sólo hay un cantante en el mundo, que sólo hay un guitarrista en el mundo, que sólo hay un bajista en el mundo y que sólo hay un batería en el mundo. Eso sería triste, ¿no? Es como el que lee, te gusta ver libros y dices ‘bueno, pues me gusta Paulo Coelho, nada más que leo a Paulo Coelho y joder, me dejo todo lo demás, ¡todos los demás escritores me los dejo porque son malos!’, ¿¡cuál es el problema!? Evidentemente sí hay una crisis cuando un grupo se disuelve y te quedas después medio solo con Andy… Andy se va a Holanda de viaje y yo tengo que hacer todas las gestiones, pero siempre he sentido mucha capacidad de moverme y de hacer y mucha fe en lo que creo cuando estoy haciendo una cosa. Y yo te aseguro de que hubiese sido el primero que habría tirado la toalla si esto no era bueno, ¿sabes? Yo creo que es un buen Saratoga el que estoy mostrando aquí y no he venido a esconderme. O sea, al año he tenido un disco nuevo en la calle con nuevos temas, no quiero vivir de las rentas de antiguos temas y es lo que he hecho. Evidentemente que esto es Saratoga y tiene temas muy bueno antiguos, desde el primer disco hasta el último. No soy tonto y sé lo que la gente quiere escuchar y es más, a mí me encanta tocar Las Puertas del Cielo, Angel de Barro, Maldito Corazón, Perro Traidor, pero también me gusta tocar El Vuelo del Halcón o Dueño del Aire, ¿no?, pienso que son temas que merecen estar en un setlist donde estamos tocando casi dos horas en directo, con lo cual la gente que acuda al concierto verá a un Saratoga de toda la vida, no un Saratoga nada más que del 2007, no, no. Le tengo un gran respeto a los temas que tenemos, a las composiciones que hemos tenido, ¡y esto es Saratoga!, si no se llamaría de otra manera. Yo espero que tenga esta alineación por bastante tiempo, espero que sí. Nunca puedo decir ‘de esta agua no beberé’ o ‘ni este cura es mi padre’, pero bueno (risas), creo que sí.

Y hablando de Tony, el guitarrista líder hace como el papel de segunda voz con sus solos en una banda. Considerando sobretodo eso, Tony es un virtuoso de la guitarra que ha trabajado con Mike Terrana, con mucha gente en su carrera solista. Para ti, ¿cuáles son los principales ingredientes que le ha entregado a la banda con su llegada?

Muchos, él es un tío muy trabajador, muy constante, muy buen músico. O sea, es impresionante verle tocar. De hecho yo he grabado el disco que acaba de sacar ahora a la venta hace muy poquitos días, Tony, Mike Terrana y yo. Entonces yo creo que sí estoy compenetrado con él, que me encanta cómo toca y cómo hace cosas, ¿no? ¿Pues qué te voy a decir?, ha aportado muchísimo. Aunque sus discos sean -digamos- más virtuosistas que Saratoga… ¡pero entre comillas porque mantenerlo quieto es difícil (risas)!, con lo que toca, ¿no? Entonces lo que te digo, que es muy heavy, es un tío muy heavy. La gente se sorprendería de que le puede gustar Dimmu Borgir o le puede gustar Pantera o le puede gustar Dream Theater, ¿no? ¡Pues que a mí me ocurre lo mismo (risas)!, me gusta todo tipo de música… ¡yo pienso que existe la música buena y mala y punto!, ¡no hay más! Tony lleva un montón de discos ya y ha peleado por esa historia, las personas saben lo que hay allí, no tiene la necesidad de ponerse a buscar y decir ‘oye, voy a intentarlo con lo mío solo porque tal’, ¡él ya lo ha hecho!, ¿sabes? Hay una diferencia de cuando no has hecho nada nunca y quieres empezar una nueva etapa con un nuevo grupo, una nueva historia, evidentemente te tienes que volcar, pero lo que él quiere es estar en Saratoga, no en otro grupo, y evidentemente sacar sus discos como lo hace y yo colaboro con él en todo lo que puedo.

Saratoga

POWER METAL Y LETRAS EN INGLÉS: “NO SOY TAN DE SHAKESPEARE”

Luego de hablar de Mike Terrana y de bandas extranjeras, me gustaría preguntarte acerca de tus “experimentos” con las letras en inglés que has hecho con Heaven’s Gate (2003) y The Fighting Clan (2006), con la idea quizás de insertarse en el mercado del viejo continente. Sin embargo, ese material tuvo mucha mayor aceptación en tu país que en el resto de Europa. ¿Cómo explicas ese fenómeno?

¡Pues yo que lo tengo muy claro (risas)!, yo lo tengo muy claro. Se hizo un intento con Heaven’s Gate, con un maxi single de varios temas cantados en inglés, y con El Clan de la Lucha también en inglés… lo que pasa es que las adaptaciones al inglés seguramente no eran todo lo buenas que debían ser ni las canciones estaban adaptadas todo lo bien que debían estar, ¿no? Entonces fue un capricho el hacerlo, se hizo y ya está, ¿no? Yo supongo que era el fan inglés o el fan alemán acostumbrado a producciones en inglés como las de Helloween, como las de Scorpions que son alemanes, o las de Maiden o Judas… ¡pues tienen que notar algo raro en el lenguaje!, ¿no (risas)?, entonces aquí en nuestro país yo creo que fue un caso anecdótico. Hay gente que le ha gustado mucho esos discos y está. Todavía pienso que hay una parte que hacer ahí importante y creo que la retomaremos en breve puesto que Tony estuvo viviendo en Los Ángeles mucho tiempo y controla perfectamente el inglés, y Andy igual, que ha estado viviendo en muchos países, ha estado tocando en un montón de sitios y lo controla perfectamente también, con lo cual ya no va a ser un tema de elegir el lenguaje, ¿no? Podremos volver a intentarlo quizás más adelante. Pero bueno, eso fue una simple anécdota y no tiene mayor importancia, ¡como ves (risas)!

(Risas) en todo caso y como estarás de acuerdo conmigo, nosotros los latinos como también los italianos y ustedes los españoles tenemos un acento muy fuerte cuando hablamos el inglés, uno muy feo…

¡EXACTAMENTE!, ahí está, pero no, ¡nuestro acento es muy bonito (risas)! Lo que pasa es que cuando nos queremos poner a hablar japonés es jodido (risas). ¡Que nuestro acento es muy bueno!, si las cosas que han hecho a lo mejor Bon Jovi o David Lee Roth cuando los hemos escuchado en castellano también un poco, ¿¡pues qué hemos dicho!?, ‘¡PUES WHOAH (risas)!, ¡qué acento más raro tienen!’, ¿no? Pues imagínate eso por dos en inglés (risas).

Pero bien (risas), con Saratoga has tenido la oportunidad de tocar con muchas bandas Power Metal de las que estábamos hablando hace poco, haciendo giras con At Vance, con Kamelot incluso…

…y con Saxon, con Nightwish… con un montón de gente. Con Deep Purple he tocado como tres veces ya, ¿no?, y fue maravilloso tocar juntos con ellos y estar en escenario con Roger Glover, Ian Paice, Ian Gillan… es impresionante.

Saratoga

Sí, pero a lo que quiero llegar es que tú te has relacionado con letras de Power Metal de mucho antes que incluso se definiera a Saratoga como una banda de Power Metal. Ya hablabas mucho de cosas fantasiosas y cuestiones por el estilo. Mi pregunta va por cuánto en realidad te ha marcado este movimiento europeo de metal melódico, de Power Metal, como compositor de Saratoga.

No. Pude hablar en un momento de castillos y de mazmorras y de dragones o de lo que sea, ¿no?, pero no es mi norma. Yo lo que sí hablo es de las vivencias que tengo como persona pero sí utilizo mucho la metáfora, ¿sabes lo que te digo? Llego a un terreno a lo mejor quizás más lírico, más poético, ¿me entiendes?, aunque no es necesariamente que tenga influencia del metal alemán, primero porque tampoco me entero mucho de sus letras (risas). No soy tan de Shakespeare (risas), ¡puedo ser más de nuestro Don Quijote (risas)!, ¿no?, entonces pues bueno, yo pienso que son las vivencias lo que tú tienes y peleas por hacer poesía con la música y lo vas a retomar un poco, pero evidentemente me gusta todo tipo de letras, no te puedes quedar como te decía antes con un solo libro. Si te gusta la novela policíaca no te niegues a la novela de otro tipo. Y por supuesto, o sea a nivel musical te cuento que Saratoga se acerca a  cosas como Edguy, Stratovarius, entonces evidentemente te influyen. También hemos tenido a Helloween mucho tiempo, ¿no?, lo que pasa es que intentas no coger, no copiar todas esas cosas. Yo pienso que tienes que tener tu propio sello pero estamos en la música metidos y al igual que en un momento dado haces una canción más tipo Manowar por ejemplo, puedes hacer un temón más Helloween o algo así similar, ¿no? Cuando llevas tantos discos y tantas historias pues ya es un más Saratoga.

Por último, con todos los miembros que han pasado por tu banda, con cuatro cantantes, tres bateristas, ¡más bateristas!, dos guitarristas, ya a estas alturas mucha gente dice que Saratoga es Niko del Hierro. ¿En qué medida encuentras tú que eso es cierto, que ahora Saratoga es sinónimo nada más que de Niko del Hierro?

No, yo creo que eso no puede ser. O sea, evidentemente si eso fuera así yo no estaría en Saratoga. Se puede ver en VII que todo el mundo ha compuesto y también se verá en el próximo que todo el mundo ha compuesto, ¿no? Una cosa es que sea la cabeza un poco más visible de la banda y en eso evidentemente estoy de acuerdo, yo soy el que llevo los hilos de esta historia, pero todo el mundo comparte opinión, hablamos, decidimos cosas, si vamos, si no vamos, si hacemos, si no hacemos, ¿no? Yo pienso que bueno, es un peso importante dentro de la banda, aunque no soy yo ni mucho menos (risas).

4 comentarios

Los comentarios están desactivados.