Rob Dukes, ex-vocalista de EXODUS, dio una entrevista a The Talking Metal donde relató lo que fue estar enfermo con Coronavirus:

«Terminé en el hospital, pero solo por 12 horas. Luego me pusieron en cuarentena durante dos semanas en casa. Tomé esteroides y un montón de otras drogas diferentes para tratar de evitar contraer neumonía. Así que eso fue lo que hice. Me quedé en casa por un par de semanas. Tuve mucha bronquitis. Estaba tosiendo tanto que me dolía el pecho y me dolía la garganta. Tosía sangre. No podía dormir. Estaba adolorido, febril durante la primera semana. Y luego seguí bebiendo un montón de agua. Eso es lo que hice; estaba bebiendo un montón de agua. Era realmente difícil de comer. Pero luego, apenas mejoré, me puse a llorar. Probablemente engordé 5 kilos desde entonces»

«En un momento, estaba en la ducha y tuve que ir a acostarme. Estaba como, ‘Muy bien. Ya terminé’. Me di una ducha fría para tratar de enfriar mi cuerpo, y luego fui y me acosté en la cama. Y luego, otra vez, estaba acostado en un sofá. Tenía mis auriculares inalámbricos en el auto. ‘Oh, déjame ir por ellos’. Simplemente caminé hacia mi auto, unos 15 metros. Y cuando llegué a mi auto y regresé, me tuve que ir a acostar durante una hora, porque estaba tan exhausto. Era brutal»

«Lo que hace este COVID-19 es que entra en los pulmones y básicamente sofoca a las personas. Debe ser una forma miserable de morir. Porque no puedes respirar por completo y quedas sin aliento tras simplemente caminar 6 o 9 metros, fue jodidamente brutal. He estado enfermo muchas veces, hombre. Esta fue la enfermedad más grave de mi vida. Fue completamente debilitante»