Requiem

Mask of Damnation

Álbum - 2004

Valoración
6.5
requiem - mask of damnation

Con sólo ver los apellidos de los integrantes de Requiem ya se sabe qué vamos a escuchar: metal melódico con velocidad y teclados. Ahora es imposible no relacionar este estilo con Finlandia. Harto del Power Metal finlandés con sus ejemplos en Stratovarius y Sonata Arctica. También un poco de Rhapsody, Labÿrinth, una pizca de progresivo, y algo de Kamelot en la imagen en lo que respecta a la carátula del disco que pasamos a revisar: Mask of Damnation.

No debería sorprender de una banda con el perfil de Requiem… Provienen de Finlandia, el álbum fue masterizado en los famosos Finnvox Studios por el aún más reconocido Mika Jussila, que ha trabajado con adivinen quiénes. Su vocal Jouni Nikula colaboró en Altaria, proyecto que involucra a músicos de Sonata Arctica y Nightwish nada menos. Por si fuera poco, el mismo tecladista que grabó en este disco ahora participa exclusivamente de la banda de Tony Kakko. Su nombre es Henrik Klingenberg. Escuela finesa de metal sinfónico, como les gusta calificarse, tan fuerte que cabe señalar que Requiem empezó tocando Death Metal en sus inicios allá por 1999, cosa que cambió y es patente en su segundo LP.

Por ello, tampoco es un trabajo que debería sorprender. Mask of Damnation es la interpretación de las innovaciones que hace un tiempo salieron de su país, y si alguien queda asombrado es porque empezó al revés y debería escuchar primero las obras maestras del género. No habría otra explicación. Sin embargo, cuando se abren los primeros cambios en Blinded y entra la voz de Jouni, nos damos cuenta que Requiem sí tiene algo que decir, lo que es reconfortante. Es uno de esos temas que, sí, comienzan rápido y se mantiene con algunas variaciones su ritmo, dando cuenta que prefieren hacer gancho de esa manera, pero se nota que quieren seguir una lógica diferente a la conocida, con quiebres que usualmente esta tendencia no expone, intentos que re repetirán en el trascurso de los temas…

…Pero no en todos. La segunda canción es completamente tradicional, por lo que no se gana mucho en describirla a menos que empecemos a fijarnos en la interpreación individual, aspecto en el que llama la atención el cantante que con su timbre intenta emular a un tenor, a la usanza de la ópera. Mask of Damnation, la tercera, debe ser la con mejor comienzo de todo el álbum, con unos teclados que dibujan una nota a la vez, sin acorde o armonía, elegidas con un muy buen gusto, notas que dan empuje a una composición más lenta, progresiva y con sonidos que aluden al arte de tapa.

Aires de fantasía abren Divine Illusion, que presenta una sección con reminiscencias a Rhapsody para después volver a la ecuación mas segura y conocida, pero sin perder esa aura del principio. Ethereal Journey, la número cinco, es con autoridad la mejor canción del Mask of Damnation. El coro algunas veces bajo la doble maza y otras, galopeadas, una sección instrumental sencilla pero inesperada, unos solos de la dupla de guitarras muy interesantes, el gran corte del LP. En Shrine of the Ocean vuelven a intentar esos quiebres más rebuscados. Perdí la cuenta de cuantos cambios escuche en el primer minuto y medio de su recorrido. No estamos hablando de Spiral Arquitect o Liquid Tension, o de un tema como Awakenings de Symphony X, pero lo curioso es escuchar estos argumentos en un álbum de estas características, lo cual Requiem hace impecable en esta. No hay caso con Dagger, aún no he podido encontrarle el brillo a ese track que está al medio de dos bien buenos temas: al que me referí antes y la última, The Rival’s Spell, que además de hacer el papel de telón, reúne todos los elementos que el disco mostró por separado, incluso, en su desarrollo, incluyendo piezas de piano.

¿Cuál es mi queja? Mask of Damnation es anémica en guitarras. Los riff no existen, Arto Räisälä y Teemu Hänninen se contentan con acordes o seguir los juegos que hacen los bombos. No creo que sea un juicio sin peso ya que otras bandas como Stratovarius y Labÿrinth sí tienen con que atacar. No hay que echarle la culpa al contexto del estilo en el cual se mueven sino que a sus propios criterios.

El trabajo es bueno en cuanto a que entregan satisfactoriamente su visión de innovaciones pasadas. Si eres seguidor de Sonata Arctica, Nightswish… o mejor sea dicho, del Power metal finlandes -para que nombrarlas todas- es seguro que te gustará esta banda, pero no quedarás pegado en el techo.

Tracklist:

1. Blinded
2. The Dying Ember
3. Mask of Damnation
4. Divine Illusion
5. Ethereal Journey
6. Shrine of the Ocean
7. Dagger
8. The Rival’s Spell 

Jorge Ciudad

Tags: , ,