Tombstone – Shadows Of Fear

Tombstone es una banda finlandesa, y “Shadows of Fear” corresponde a su segundo lanzamiento, nueve años después de su primer disco. A pesar del gran lapsus que hay entre sus dos trabajos, la formación se ha mantenido intacta desde ese lejano debut en el 2010. Siguiendo un poco su historia, la banda fue formada el 2001, así que estamos ante una agrupación que se toma su tiempo para hacer las cosas. Cuando pensamos en Finlandia y el Heavy Metal, nos encontramos con un equivalente de melodías, una producción impecable y cristalina. Si a esto adicionamos las influencias de Manowar y Wizard,  este “Shadows of Fear” navega en su totalidad por las corrientes del Heavy/Power más cercano al estilo teutón, donde hallaremos himnos épicos y momentos en donde la batería es machacada al son de las afiladas guitarras.

Can’t Kill Metal es un buen comienzo, las tres guitarras (una de ellas interpretada por su vocalista Kenneth Nylund) les permite infundir algo de potencia y variación. La base del disco son riffs  feroces y pesados, con momentos muy veloces entre sus canciones y juegos con voces más altísimas y agresivas cuando se requieren. Kenneth tiene una voz interesante y poderosa, claro ejemplo de esto es demostrado en Toxic Avenger y The Master. Las canciones son divertidas y llenas de clichés, pero en su medida necesaria y sin ser tediosos.

A pesar de las influencias mencionadas en un principio, podemos encontrar muchos elementos presentes en nuevas bandas dentro del campo melódico europeo. Lanzaron su primer disco (“Made in Metal”) hace mucho tiempo y fue bastante promedio, podías vislumbrar buenas ideas, pero en general no fue tan bueno como el reciente “Shadows of Fear”, habiendo mejorado en todos los aspectos. Si bien no hay nada nuevo bajo el sol, cualquier amante de la música que no haya escuchado de ellos antes, se encontrará con un disco frenético y lleno de energía, adecuado para un fan incondicional del género.

Por: Herrant

Widek – The Garden of Existence

Desde Gdańsk, Polonia, ciudad también conocida como Danzig, el guitarrista Maciej Dawidek junto a su banda Widek, lanzaron su sexto disco de estudio titulado “The Garden of Existence”, álbum netamente instrumental caracterizado por las armonías y sonoridad que ofrece el Metal Progresivo, proporcionando así atmósferas cálidas y fantásticas. Este nuevo trabajo de Widek fue lanzado a través de su sello independiente, mientras que a cargo del artwork estuvo el artista polaco Gru.

El disco abre con We Whisper, con melodías que evocan todo el esplendor de la naturaleza y el universo, como el título lo señala, es un susurro. En Echo of the Past se puede apreciar el despliegue más directo que ofrece la banda sin dejar de lado la magia de del ambiente, como lo confirma Wonders, que pone una cuota de nostalgia al álbum. Nandaya posee un inicio con potencia y muy lúcido, en el que se aprecian sutiles cambios de ritmos sin pasar a llevar la atmósfera creada. En este tema lo acompaña el guitarrista Marcin Majrowski. En Falling from the Sky sigue ese ambiente mágico y sublime que Dawidek ha querido demostrar, mientras que en There & Beyond se aprecian más matices en cuanto a cambios de atmósfera y melodía. G.O.E., por otra parte, es una canción que pretende hacer sentir al oyente paz y tranquilidad, que se ve evidenciada en A Safe Place to Stay, el cual cuenta con la participación del guitarrista griego Stel Andre. El álbum finaliza con Rebirth, tema que es un cierre al más puro estilo de banda sonora de película.

En simples palabras, este último trabajo de Widek intenta refleja todo lo puro y lo divino que existe en el universo, llevando la mente a parajes de paz y plenitud con riffs potentes y arpegios «tranquilos». Muy buen trabajo de este guitarrista polaco.

Por: Samuel Lorca

Skyblood – Skyblood

Skyblood es la banda del cantante sueco Mats Levén, conocido por haber sido parte de bandas tales como Candlemass, Therion y At Vance, en donde después de haber participado en las bandas anteriormente mencionadas, encontró el espacio para darle énfasis a su nueva banda y así poder lanzar su debut: Skyblood.

La introducción la da Skyblood Manifesto que da el paso a The Voice, un tema enérgico y directo que no deja nada a la imaginación y da una perspectiva al disco en general. The Not Forgotten es más pesado, con un compás que va guiando toda la canción hasta el fin, tal como ocurre en Wake Up To The Truth; directo y certero. El misterio va por parte de Once Invisible, una canción con tintes muy lúgubres que construyen un tenebroso ritmo a medida se desarrolla la canción, algo que continua con One Eye For An Eye, el cual pretende mostrar todo el terror detrás de esos electrizantes riffs. Out of the Hollow continúa con esa línea melódica mostrada al principio del álbum, con riffs que arrastran la canción sin grandes emociones, y For Or Against no es la excepción. La placa llega a su fin con Le Venimeux, que tiene un inicio lento con un piano abriendo paso a la voz junto con los arpeggios de la guitarra que después ponen un toque de folk que pretende estallar; sin embargo, continúa con unos riffs pegadizos que dirigen la canción hasta su final.

En síntesis, el álbum posee un gran sonido, potente y electrizante que sin duda es un buen punto a favor, pero con canciones muy lineales a tal punto de que parece ser todo mecánico, cosa que para un disco debut no es muy favorable. Quizá no son palabras muy alentadoras comparando la magnitud de vocalista que es Mats Levén, pero esperamos que a futuro Skyblood pueda sacarle mejor partido a la tremenda voz del sueco.

Por: Samuel Lorca

Cyhra – No Halos in Hell

La banda sueca CyHra, compuesta por exintegrantes de In Flames, Amaranthe, Rhapsody y Shining, publicaron en Noviembre a través de Nuclear Blast su más reciente placa, titulada “No Halos in Hell”, disco con mucha potencia que hace de esta una banda muy promisoria. Los miembros de este «supergrupo»son Jake E en voces, Euge Valovirta en guitarras, Alex Landenburg en batería y nada menos que Jesper Strömblad en guitarras.

El álbum abre con Out of My Life, tema pegadizo y con mucha energía que tiene su apogeo en el coro con la fuerza de la voz, como también lo plasma No Halos in Hell, llevando a pasajes nostálgicos, la que continúa con Battle from Within, uno de los temas más tranquilos del disco. Para continuar con el brío está I Am the One, un corte plagado de entusiasmo apenas comienza y con coros muy pegadizos como se viene tejiendo el álbum hasta ahora. Bye Bye Forever es un tema sin grandes lujos, que permite demostrar todo el despliegue y fuerza de la banda, tal como lo son Dreams Gone Wrong y Kings Tonight.

La balada corre por parte de la emotiva y conmovedora Lost in Time, una canción que tiene como protagonista el piano y la impresionante voz de Jake E. I Had Your Back continua por la senda de la efusividad, con riffs directos y poderosos, no así en Blood Brothers, canción más elaborada y cargadas de matices con electrizantes solos de guitarra, mientras Hit Me sigue por el camino de la potencia como lo son Man of Eternal Rain, Kings and Queens y Lies, sin dejar de lado lo electrizante de sus coros. El final llega con Lost in Time, donde se une la banda completa para armar esta emotiva balada. Además, este trabajo cuenta con las versiones acústicas de Dreams Gone Wrong, Kings Tonight y I Am the One.

Este trabajo de los suecos presenta pasajes algo similares al sonido de Kamelot, con teclados muy melódicos y riffs potentes. En definitiva, un disco marcado por la potencia, energía y efusividad de su sonido, sin dejar de lado la nostalgia y emotividad que presentan sus baladas.

Por: Samuel Lorca