rata15cl-13

Para nadie es sorpresa que Rata Blanca es una banda que nunca, pero nunca va a entregar un show mediocre o defraudar en vivo, sino que muy por el contrario, se encarga de deleitar a su fanaticada, eligiendo buenos setlist y entregando lo mejor de sí siempre, como si cada concierto fuera el último. Probablemente sea esta una de las principales razones que expliquen el imperecedero interés que concita la banda, aun cuando sus visitas sean tremendamente frecuentes, porque el marco de público que convoca La Rata siempre es, al menos, respetable. A esto también sumémosle que es una de las bandas más “radiales” dentro del espectro Heavy Metal, ayudado por sus letras en español y cercanía geográfica por supuesto, lo que aumenta el “target” de público metiendo a la juguera chascones, pololas, señoras de las cuatro décadas y caballeros con una buena cantidad de canas entre otros, generando siempre la masa crítica necesaria para llevar a cabo un show de estas características. Todo lo anterior permitía pronosticar que, una vez más, estaban los elementos necesarios para que disfrutáramos de un gran concierto.

En esta ocasión Rata Blanca nos venía presentando su último registro, el interesante Tormenta Eléctrica, siendo esta la ¿décimosegunda? vez que la banda se presentaba en nuestra copia feliz del Edén, si la memoria no nos falla… no es difícil perder la cuenta de las veces que Rata Blanca ha pisado territorio nacional, aunque este hecho lejos de ser criticable, me parece un lujo y un privilegio considerando la innegable calidad de la banda en cuestión.

Y hablando de calidad innegable, en esta velada tendríamos la oportunidad de presenciar dos actos más que prometían una gran antesala: los nacionales Alto Voltaje y Iron Spell tendrían el privilegio de compartir escenario con la leyenda argentina.

SUBIENDO EL VOLTAJE PARA LA TORMENTA ELÉCTRICA

Siendo las 19:03 y con unas 200 personas en el teatro, suben al escenario los integrantes de Alto Voltaje y con un «Buenas noches Caupolicáaaaaaaaaan» de Ery López, dan comienzo a la velada con La Ciudad, potentísimo tema del disco «Historia De Mi Vida Hasta Mi Muerte», destacando inmediatamente el excelente sonido con el que la banda saltó al escenario. Se agradece enormemente que cada una de las bandas pueda gozar de un correcto trabajo en las perillas, y no solo la banda principal como sucede en otras ocasiones. En esta ocasión guitarras, bajo y batería sonaban muy claro, bien definidos, solo un poco altos en volumen, y sólo la voz de Víctor Escobar se escuchaba algo opaca y abombada en momentos, pero nada que empañara la mezcla general. Alto Voltaje es una banda con bastantes años en el ruedo, lo cual se nota en la soltura de los integrantes, quienes se desenvolvieron cómodamente en este potente tema y durante toda su presentación.

rata15cl-35

Potentes golpes de caja abren paso a Adiós a la fábrica donde la dupla de Jonatan Cáceres y José Canales se lucen compartiendo el protagonismo de los solos, demostrando el tremendo talento de ambos, mientras Víctor acompaña con su air guitar a José, al ritmo que sostienen Ery y Pedro Muñoz con tremenda soltura y presencia en el escenario. Bajando las revoluciones la banda nos entrega Agonía, sumando una cuota de melancolía al frenesí del comienzo. Nuevamente las guitarras destacan en un lucido solo a dos voces. Dedicado a todos los rockeros de verdad Alto Voltaje nos presenta Rocker, que no necesita de adornos ni pretensiones para entusiasmar al público presente, la propuesta directa es suficiente para transmitir el mensaje que la banda busca entregar.

El quinto tema proviene de su próximo disco y se llama Despierta… un nombre más que apropiado considerando que la batería inicial de Pedro es una aplanadora infernal y nos introduce un tema igual de agresivo, tanto en términos musicales como líricos. Imposible quedarse dormido con semejante batacazo. Es un tema muy interesante con un trabajo instrumental brillante, que en momentos recuerda a los temas más heavy de Megadeth, consiguiendo sonidos más contemporáneos dentro de lo clásico que es el sonido de Alto Voltaje. Luego, dedicado a todas las chicas ricas llega Ruda y Sexy, donde rubias, morenas, pelirrojas y trigueñas por igual tienen cabida en este homenaje, según nos canta el enérgico Víctor.

El último tema llega acompañado de una sorpresa que de seguro cayó bien en la fanaticada masculina… Rock y Burdel es un tema literalmente «putero», vacilón, que llegó acompañado de dos muchachas bastante ligeras de ropa, que se encargaron de encender los ánimos, jugando con la banda y deleitando al respetable en una postal que varios recordarán. Las luces color rojo burdel ambientan la fiesta final de Alto Voltaje, mientras las chicas se llevan encadenado a Víctor y el público aplaude entusiasmado y agradecido la muy buena presentación de Alto Voltaje, que en media hora exacta nos entregó una excelente selección de lo mejor de su repertorio.

AltoVoltaje

SOMETHING OLD, SOMETHING NEW… ¡IRON SPELL A LA CANCHA!

Si esto fuera un partido de la selección chilena, podríamos decir que es momento de hacer un cambio: Sale el experimentado y siempre contundente Chupete Suazo, y entra el joven y prometedor Alexis Sánchez. Siendo las 19:45 y ya con unas 300 personas en cancha, se apagan las luces y comienza a sonar una introducción envasada que propone una interesante mezcla de sonidos tribales, ocultistas y de iglesia, que da paso a la potente descarga de Heavy Metal tradicional que nos ofrece Iron Spell, comenzando su presentación con dos adelantos de próximo disco llamado «Electric Conjuring», en donde al igual que en el caso de Alto Voltaje, el sonido fue muy bueno desde el comienzo. La propuesta de la banda es un revival de tomo y lomo, un homenaje a los precursores del Heavy Metal en su estado más tradicional, y así lo demuestran en su música, su vestimenta, su forma de interpretar los temas, y las temáticas líricas que nos entrega la banda, elementos que en su conjunto forman lo que ellos mismos denominan como el New Wave of Chilean Heavy Metal. Las guitarras de Raven y Fire Jack suenan potentísimo manteniéndose siempre armonizadas, Rocko Van Romman impone una tremenda presencia en el escenario con movimientos a lo Steve Harris cuando nos apunta con su bajo mientras Merciless K.co despliega unos tremendos agudos haciendo gala de su generoso registro vocal. Finalizado el segundo tema, Merciless pronuncia sus primeras palabras de agradecimiento hacia el público y nos adelanta que en Marzo de 2016 lanzan su próximo disco. El tercer tema es Evil Gypsy, proveniente del tremendo «Heavy Metal Witchcraft», donde nos presentan una atmósfera dura y oscura, a lo King Diamond, donde el trabajo de Merciless K.co es notable jugando con gritos endemoniados agudos, a veces limpios, a veces raspados, recordando al mismísimo Halford en su mejor época.

rata15cl-34

Dedicado a todos los rockeros de verdad, aquellos que sostienen la escena, llega el cuarto tema presentado como We Are Legion según se pudo escuchar entre los vítores del público. Se trata de un tema muy macizo, más lento que los anteriores pero contundente, donde Rocko muestra que no solo es bueno con el bajo sino que canta muy bien, por el apoyo en segundas voces que realiza constantemente. Un potente grito da comienzo a Storm Rider, otro tremendo tema sacado del sombrero por parte de Iron Spell que no forma parte de su EP, por cuanto podemos suponer que viene en su próxima placa, y ojalá así sea porque es un temazo que nos muestra toda la madurez de la banda, en una composición llena melodía y potencia.

Merciless señala que todos nos hemos encontrado con alguna bruja en la vida, no sé si será cierto, pero dicha conjetura nos introduce a The Witch, un tema directo, sin grandes arreglos, con un FC Steelhammer sobrio y preciso en cada baquetazo, formando una base rítmica muy contundente. Destaca nuevamente el gran trabajo de sonido, las armonizaciones sonaban claras y se distinguían los pasajes a dos y tres voces perfectamente, en un tema donde Merciless brilla nuevamente con su performance vocal. Para cerrar la presentación, Iron Spell nos trae los primeros temas de su EP, Midnight Fire y el homónimo Heavy Metal Witchcraft que el público disfrutó a cabalidad, con gritos, aplausos y puños en alto, en lo que fue un cierre de oro a un tremendo show. Con presentaciones como esta, las ansias de escuchar el nuevo disco aumentan exponencialmente y Iron Spell sigue consolidándose como uno de los nuevos estandartes del Heavy Metal nacional.

IronSpell

LA TORMENTA ELÉCTRICA SE DESATA EN EL CAUPOLICÁN 

Aproximadamente 2.000 personas tomaban posición para disfrutar del plato de fondo de la velada, y a las 20:45 se apagan las luces, la pantalla de fondo proyecta imágenes de tormenta y comienza una introducción que nos indica que Rata Blanca llegó para abrir fuegos con Tormenta Eléctrica, tema homónimo de su última placa y motivo de la presente gira. Con un gran sonido y un volumen más moderado, lo cual agracen nuestros tímpanos, comenzamos a disfrutar esta nueva visita de la leyenda trasandina. La voz de Barilari suena extraordinaria, acompañada del siempre protagonista Giardino y su omnipresente Stratocaster, la sobriedad de Guillermo Sánchez en el bajo, la solidez de Fernando Scarcella en la batería y los órganos Hammondianos de Danilo Moschen. Bastan uno o dos minutos para seguir sorprendiéndose con lo incombustible de Barilari, es como el vino decían por ahí, mientras más tiempo pasa pareciera que canta mejor, un crack.

La Rata sigue en su plan de calentar motores con temas nuevos, y es el turno de Los Chicos Quieren Rock. Efectivamente los chicos del público se nota que querían rock porque los ánimos se van prendiendo cada vez más, con un tema que rescata lo más clásico de la escuela española, recordando himnos de los legendarios Obús. El volumen sube junto con el ánimo y la afluencia de público también, pues la cancha luce cada vez más llena, mientras Adrián le pide al público que sean los encargados de corear «Los chicos quieren ROCK», y el público obedece, cómo no.

rata15cl-11

El tema siguiente no necesita presentación, pues el legendario riff de guitarra de Solo Para Amarte es inconfundible, se presenta por sí solo. Es el primer clásico de la noche. Por supuesto el primer verso es propiedad del público, todas las gargantas al unísono pronunciaban el «Enloquecido estoy por amarte una vez más, dale algo a mi existir», mientras la banda se deleitaba con la reacción del respetable. Y es que con un temazo así no hay como restarse a la euforia que siempre desata Rata Blanca en nuestro país. Finalizado el tema se deja caer la primera gran ovación de la noche.

Adrián habla por primera vez, señalando que Chile es como su segunda casa y de inmediato nos presenta el cuarto tema del show, extraído de «El Reino Olvidado» y para muchos el mejor tema del disco: El Círculo De Fuego, en lo que podríamos considerar uno de los nuevos grandes clásicos de la banda. Luces rojas y fuego en la pantalla ambientan correctamente este temazo que fue cantado enérgicamente por el público. Barilari sale de escena para entregar todo el protagonismo al extenso solo de Walter Giardino, quien se come el escenario con sus shredding endemoniados. Tema gigante y ovación ídem, que grita el primer «Olé olé olé oleee, Rataaa Blancaaaa».

rata15cl-12

Los trasandinos consideran que es momento de dejar un poco atrás la furia del Heavy Metal, para dar espacio a la elegancia del rock de uno de los mejores temas de «Tormenta Eléctrica», hablamos de Tan Lejos De Aquel Sueño. Una especie de Mujer Amante pero más contemporáneo y con toques AOR, donde Barilari le pide al público el tarareo de la melodía principal mientras el romanticismo y melancolía inundan el Caupolicán. Aparecen banderas chilenas en el público ondeando al ritmo de este gran mid-tempo que se nota conocido por el público, a pesar de lo nuevo que es. Sentidos aplausos cierran uno de los momentos más románticos de la noche.

La emoción sigue con Volviendo a Casa, otro de los clásicos “contemporáneos” de la banda (y bien entre comillas, porque el tema ya tiene trece años de carrete, considerando el lanzamiento de «El Camino del Fuego» por allá por el 2002). Bastaron los primeros compases del tema para que el público saltara eufórico y cantara sin Barilari el comienzo de la canción. Para qué decir como cantaron el “Ángel, ella es un aaaangeel”, con un Giardino desbordante de pasión en el solo, sonando cada vez más fuerte y afilado. Hacia el final todos vuelven a saltar al ritmo de este gran tema que, a estas alturas, es un infaltable en las presentaciones de La Rata.

rata15cl-16

Siguiendo en la tarea de repasar lo mejor de su discografía llega un tema de «La Llave de la Puerta Secreta», y el elegido es La Otra Cara De La Moneda, siguiendo con la onda hardrockera de la banda que tan bien funciona en vivo. Sin muchas pausas se activa la distorsión y el flanger de Giardino para comenzar con el crudo riff de El Jugador, otro buen tema de «Tormenta Eléctrica». Haciendo caso a la letra del tema, las luces comienzan a jugar con el público, Adrián salta por todo el escenario al son del macizo bajo galopante de Guillermo y el público se contagia con el júbilo que entrega la canción.

El prístino sonido de la guitarra de Giardino da comienzo al noveno tema de la velada, Talismán, el cual no venían tocando regularmente en la gira, así que fue una sorpresa para muchos. Es un tema bastante romántico que genera un ambiente íntimo, muy coreado por gran parte del público donde las parejas abundaban y aprovechaban de abrazarse al ritmo de este mid-tempo, que cerraba con gran ovación.

Un riff inconfundible e incombustible vuelve loco al Caupolicán en un tema que no necesita presentación alguna, pues el riff irrumpe sin permiso rellenando cada espacio del teatro… nos referimos El Sueño De La Gitana, clásico imperecedero perteneciente al lejano disco Rata Blanca. Qué tremenda pieza de Heavy Metal que compusieron los trasandinos, un tema que está cerca de cumplir treinta años pero suena más vigente que nunca. Los teclados de Moschen acompañan de gran forma este tema que en su mezcla original suena más crudo, y Barilari respetando la interpretación original de Saúl Blanch, pero dándole su sello característico llegando muy bien a los exigentes agudos de esta canción. La ovación al final del tema es estruendosa, acorde a lo que merece esta cátedra de Heavy Metal que nos entrega La Rata.

rata15cl-01

Pasando rápidamente de lo más antiguo a lo más nuevo, llega Rock and Roll Hotel. Rata Blanca sube el volumen con un tema que es puro Hard Rock, un tema de estadio dirían algunos, diseñado para cabecear y saltar sin parar, que cumple a cabalidad dicha premisa en vivo. Un tema a lo AC/DC que pasa volando. La euforia sigue con Aún Estás En Mis Sueños, otro de los clásicos más “nuevos” de la banda que hace delirar a los fanáticos más romanticones de Rata que se desgarraban cantando el “y poooor laaas noooches puedo sentir su calor”, mientras Barilari se emociona con la respuesta y hace saltar al público manejándolo a su antojo, como el gran frontman que es. Hacia el final Giardino dispara sus fuegos artificiales con la guitarra, cerrando un outro emocionante y lleno de emoción.

Walter se queda en el escenario y comienza un solo con piruetas a la velocidad de la luz, lleno de talento y virtuosismo pero algo ensimismado a decir verdad y sin mucha interacción con el público, lo que cambia en un par de minutos cuando intercambia los shredding imposibles por una bella melodía que es acompañada por el resto de la banda, para más tarde volver a su performance en solitario.

Cuando el solo parecía terminar, lo conecta directamente con un clásico traído de la edad de piedra. Es el turno de Chico Callejero, clásico jurásico interpretado en una versión algo más moderna, igual de Heavy pero menos rústica, que el respetable disfrutó de inicio a fin. Cuando terminaba este clásico, la banda amaga brevemente la salida del escenario pero de un momento a otro la guitarra esboza un shredding conocido, que da comienzo a otro temazo de la banda, La Llave de la Puerta Secreta. Un acierto conectar rápidamente estos temas, que siendo muy distintos el uno del otro, te mantienen arriba y no te dejan caer. Los «Ohh ohhhh, ohh ohhhh» que inician el coro son cantados por todas y cada una de las gargantas del teatro, que aún retumba con el remate “debes luchar, hijos del sooooooolllllllll”. Tras este temón, llega el primer encore, que se hace eterno con lo prendido que nos dejó la banda.

rata15cl-06

Después de unos cinco minutos la banda vuelve al escenario con la introducción que da paso a El Reino Olvidado, otro de los temas favoritos del público. El riff agudo y característico que da comienzo a este tema retumbaba en el teatro, en parte por el elevadísimo volumen de la guitarra que, si bien no tapaba los otros instrumentos, podría haber bajado unos decibeles y seguro seguía sonando bien. A estas alturas el público ya estaba entregado disfrutando la batería de clásicos que nos estaba ofreciendo la banda.

El siguiente tema no estaba siendo tocado en la gira y fue una absoluta sorpresa para todos. Tuvimos el privilegio de escuchar Días Duros, gran tema del clásico «Magos, Espadas y Rosas». ¡Cómo sonaba ese teclado de Moschen! Los sonidos de órganos llenaban perfectamente la canción mientras Adrián cantaba y bailaba a la vez, misma cosa con el público, que a estas alturas era todo felicidad.

Y para terminar, los cuatro temas dieron forma a un bombazo brutal, que a mi humilde entender, incluyó los mejores temas de la banda. Los elegidos fueron Guerrero del Arcoiris, Abrazando Al Rock And Roll, Mujer Amante y La Leyenda del Hada y el Mago. O sea, si leer estos títulos juntos suena poderoso, imaginen lo que fue escucharlos en vivo juntos. Una experiencia increíble. No hay muchas palabras para describir lo que fue este final, probablemente todo apelativo quedaría chico. Tampoco había mucho que analizar, era simplemente mirar, disfrutar, escuchar, emocionarse, cantar, gritar, catarsis individual y colectiva, elijan lo que quieran, todo eso aplicaba y más. Hablar sobre lo bien que interpretan y ejecutan los temas es a estas alturas una obviedad y en el caso de Rata Blanca eso viene por defecto. Analizar otros aspectos como los juegos de luces, el sonido, o la reacción del público es casi perder el tiempo. El final fue perfecto. Temas históricos, alucinantes, cada uno con sus elementos que los hacen únicos, sobre todo la que para mí es la santísima trinidad de la banda: La elegancia, técnica y neoclasicismo de La Leyenda del Hada y el Mago, la pasión infinita de Mujer Amante y la potencia de Guerrero del Arcoiris forjaron la leyenda de Rata Blanca, de la misma forma que esta noche quedará forjada a fuego en el corazón de cada uno de los asistentes de esta maravillosa velada, repleta de magos, de espadas y de rosas.

rata15cl-15

Solo resta agradecer el compromiso y profesionalismo de Rata Blanca, que teniendo once giras anteriores en nuestro país, nos sigue sorprendiendo y deleitando. Una banda que convoca varias generaciones siempre debe tener el espacio que se ha ganado. Por último, si cada concierto de La Rata va a ser como éste, que vengan doscientas veces más. Ahí estaremos para disfrutar de una de las leyendas más grandes del Heavy Metal sudamericano y mundial.

Setlist de Rata Blanca:

01. Intro + Tormenta eléctrica
02. Los Chicos Quieren Rock
03. Sólo Para Amarte
04. El Círculo De Fuego
05. Tan Lejos De Aquel Sueño
06. Volviendo a Casa
07. La Otra Cara de la Moneda
08. El Jugador
09. Talismán
10. El Sueño De La Gitana
11. Rock And Roll Hotel
12. Aún Estás En Mis Sueños
13. Solo de Walter Giardino
14. Chico Callejero
15. La Llave De La Puerta Secreta
Encore
16. Intro + El Reino Olvidado
17. Días Duros
18. Guerrero del Arcoiris
19. Abrazando Al Rock And Roll
20. Mujer Amante
21. La Leyenda del Hada y el Mago

4 comentarios
  1. Rodrigo Salazar Dice:

    Gracias Rata Blanca por entregarnos nuevamente un show memorable y una mención especial para la gran calidad vocal de Barilari….

    • Courage Dice:

      Mario Ian es mejor, otra cosa es que en Rata Blanca pegue más un cantante más limpio.

      Si Barilari no se dedicara a imitar a Dickinson ganaría mucho

  2. Francisco Vásquez Román Dice:

    Días Duros y Abrazando al Rock&Roll, dos temazos que pensé nunca oiría en vivo en el mismo concierto.
    Pedazo de show que se mandaron los Rata Blanca.

    Alto Voltaje y Iron Spell muy bien también, a los primeros les he oído una par de veces antes (también como teloneros) creo que corresponde ya ir a verles a un show propio. Iron Spell buena energía y derroche de entusiasmo

  3. abrancillo Dice:

    woooow nada que decir, tuve el privilegio de estar en cancha , y ver el poderio musical de rata blanca es espectacular….

Los comentarios están desactivados.