Largos años pasaron entre la primera y la segunda venida de Rata Blanca a Chile, desde aquel lejano 1992 cuando vinieron como acompañantes de L.A. Guns (¿alguien se acuerda de ellos? Urgente un “Sábado Taquilla”), hasta el año 2000, donde nos mostraron un buen show, pero aún no como cabeza de cartel (en este caso Barón Rojo, en el Víctor Jara). Al fin, en agosto del año 2002, Rata vino como plato principal, con la misma formación de hoy (es decir, Adrián Barilari en las voces, Walter Giardino en guitarras, Guillermo Sánchez en bajo, Hugo Bistolfi en teclados y el en ese entonces bisoño Fernando Scarcella en batería), mostrando un show realmente espectacular, emotivo y sobre todo, histórico, considerando que se trataba de una banda que tenía una deuda con Chile, pues era inconcebible que un grupo de tal calidad y que nos queda tan cerca, hubiese venido tan poco a nuestra larga y angosta faja de tierra.

ratablanca08_11

Pues bien, pasaron los años y Rata ha ido pagando esa deuda visitándonos, en adelante, prácticamente todos los años. Dicha frase dicha por sí sola quizás denote que el quinteto argentino podría haber caído en una especie de “relajo”… pero nada más alejado de la realidad, como veremos.

ratablanca08_01En esta ocasión Rata Blanca nos visita a propósito de sus veintiún años de carrera y del lanzamiento de su nuevo larga duración, “El Reino Olvidado” (2008). Lo hablábamos a priori con algunos amigos, que quizás la visita de Rata fue “muy luego”, considerando no sólo que la gran mayoría de los asistentes no sólo no había escuchado el disco sino que además ni siquiera aún sabían de su existencia… pero dicha situación no es atribuible a la banda ni mucho menos. Algunos de todas formas “hicimos las tareas” y escuchamos el disco, algo más soft que sus predecesores (el espectacular El Camino del Fuego (2002) y La Llave de la Puerta Secreta (2005)), pero igualmente con ese sello rocanrolero tan característico de la Rata.

Con media hora de retraso, sin teloneros y sin telón, se apagan las luces y comienzan los gritos enfervorizados de las más de 4.000 personas presentes en el Caupolicán. Los sones de la intro Las Voces del Mar, de su nuevo trabajo, una especie de canto de sirenas, dio paso a la salida a escena de Fernando Scarcella (aún con la mayoría de las luces apagadas), y luego de Giardino, Sánchez, Bistolfi y por supuesto Barilari, para mostrarnos el primer corte de su nuevo trabajo, al cual le da el nombre, El Reino Olvidado. Un excelente tema, incluso se hizo un interesante trabajo de pistas con la voz de Barilari en los coros (se enredó un poco con la letra eso sí). Habría sido mucho mejor que la gente la conociera más, tal como sucedió con el resto de los temas nuevos, aunque insisto que no es culpa de la gente ni mucho menos de la banda, sólo es cosa de momentos. De todas formas, fue un tema muy bien recibido y que dio inicio de excelente forma al show.

ratablanca08_10

Inmediatamente conectamos con La Otra Cara de la Moneda, tema de La Llave de la Puerta Secreta (2005), tema bastante rockero y suficientemente conocido por el público, tras el cual vino el primer saludo de Barilari, señalando incluso “nos están dejando sordos”. Párrafo aparte para el notable Adrián, un tipo que canta cada vez mejor, que tiene un envidiable desplante escénico y dominio de situaciones, un frontman de tomo y lomo.

ratablanca08_08Un momento realmente extático se vivió con uno de los temas que podríamos denominar “nuevos clásicos” de Rata Blanca. Así, con Volviendo a Casa (aún hay mucha gente que cree que se llama “Ángel”), corte del notable El Camino del Fuego (2002), el Caupolicán casi se vino abajo, particularmente con el “ángel, ella es un ángel”, coreado por todos. Alguna vez le pregunté a Barilari si la “ella” referida en este tema era la propia Rata Blanca…

Tras ese gran momento, Barilari nos presenta el que sería el segundo corte de El Reino Olvidado a presentarnos: El Círculo de Fuego, realmente un temazo con todas sus letras, absolutamente, bien metalero a lo Rata, en el cual la voz luce extraordinariamente. Me sorprendió además el uso de pistas para hacer que el solo de Giardino sonara con dos guitarras en armonía. Muy aplaudido, sin ser conocido.

Un altísimo momento se vivió en el que personalmente es uno de mis top 5 favoritos de Rata Blanca. Con Sólo Para Amarte (un tema que tiene ya… ¡¡20 años!!), la gente gritó a rabiar desde el “enloquecido estoy por amarte una vez más…” y nos mostró a un Giardino tocando hasta con los dientes. Ya nos referiremos a él en particular, un genio de las seis cuerdas.

ratablanca08_12Barilari luego hizo referencia a temas a los que les guardan bastante cariño y uno de ellos es La Llave de la Puerta Secreta, el title track que abre el disco homónimo, que vino a consolidar el regreso a la escena de la alineación dorada de Rata Blanca. Acto seguido, Barilari nos recordó que Rata estaba celebrando sus veintiún años de carrera, lo que fue reconocido como corresponde por el público, y tras ello nos presentaron Diario de una Sombra, corte de su último disco, un tema muy rockero y muy dedicado a algún personaje en especial (tal como lo fue “El Gran Rey del Rock’N’Roll” para Carlos “Indio” Solari, el líder de la banda Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota).

Tras ello, vendría uno de los momentos más especiales de la noche, Walter Giardino deleitándonos con su talento en solitario. Aunque de manera un poco extensa, Giardino pasó prácticamente por todos los estilos, paseando desde el blues hasta una simpática especie de cover de Comfortably Numb de Pink Floyd, demostrando una versatilidad sin límites cognoscibles, tocando incluso a lo Jimi Hendrix con los dientes, realmente notable, confirmando ser uno de los mejores guitarristas eléctricos salidos desde Latinoamérica.

Un momento simpático se vivió después, con Adrián Barilari presentando a la banda: al momento de presentar a Giardino, éste saludó a la gente, se acercó al micrófono y dijo “vamos mañana eh”, refiriéndose indudablemente al partido por eliminatorias entre la selección chilena y el scratch brasileño. Tras ello, Barilari le cantó el cumpleaños feliz a Fernando Scarcella (33) casi como tenor, una joya. Todo esto fue preámbulo para presentarnos uno de los mejores cortes de su nuevo disco, El Guardián de la Luz, un temazo pero temazo, de los mejores de la época de Rata Siglo XXI, nuevamente una pena (sé que soy majadero con esto) que no haya contado con un ambiente más acorde.

ratablanca08_13

Barilari comenzó a interactuar con el público señalando “necesito cuerdas” para dar inicio al siguiente tema, otro de los nuevos clásicos y que casi podría denominarse como la “Mujer Amante del Siglo XXI”, Aún Estás en mis Sueños, otro temazo, el “hoy desperté con un montón de marcas en mi piel” retumbó de manera sensacional. Uno de los mejores momentos de la noche, tras el cual la banda presentó otro tema de su nuevo disco, 71-06 (Endorfina), un corte muy pero muy rockero, típico de Rata.

ratablanca08_15Tras un par de jammings de temas de rock clásico por parte de Giardino, Barilari sacó su tan característico pandero y comenzaron los sones de otro clásico, Chico Callejero, un tema realmente entrañable para quienes seguimos la carrera de Rata y que fue disfrutado de notable manera por un público que se entregó ante cada son de la guitarra de Giardino y cada agudo de Barilari.

Después de un breve solo del festejado Scarcella, Rata nos presentó el que sería el último tema tocado perteneciente a su nueva placa. Con una versión alargada de la rockera No Es Nada Fácil (Ser Vos), en que Barilari nuevamente sacó el pandero y Giardino se fue a jammear al lado de Bistolfi, terminó la primera parte del show, con un final bastante grandilocuente.

Tras un breve encore, vendría lo que sin dudas sería lo mejor de la noche. Obviamente todos (o la gran mayoría) esperábamos la tríada de canciones que vendrían e incluso el orden en que las ejecutarían, pero no por ello dejamos de disfrutarlos ni de sorprendernos al ver a una banda que toca y toca y toca y no defrauda nunca, unos verdaderos monstruos y sin duda una de las mejores bandas latinoamericanas de todos los tiempos.

Al volver, los sones del espontáneo “ole, ole ole ole… Rata… Rata…” fueron utilizados por la banda, que se retroalimentó de los mismos para hacer una versión metalera del mismo cántico, un gran momento. Segundos después, los inconfundibles sones de la batería nos guiaban hacia Guerrero del Arcoiris, el único corte del disco homónimo que fue ejecutado esta noche. Impresionante el “ayúdame, tu ser también es de este mundo”, como siempre, créditos para todos quienes lo coreamos.

Lo que vendría después con Mujer Amante sería maravilloso, prácticamente Barilari no la cantó. Fueron todas nuestras gargantas quienes corearon total y absolutamente este clásico del mítico Magos, Espadas y Rosas (1990), en una atmósfera absolutamente entregada al quinteto del Bajo Flores.

ratablanca08_18

Finalmente, con la no menos mítica La Leyenda del Hada y el Mago, uno de los más grandes temas de la historia del metal en español, Rata cerraría a lo grande su presentación en tierras nacionales, agradeciéndose mutuamente con el público por su entrega, en un show de poco más de dos horas de duración.

Quizás si una de las grandes “gracias” que tiene Rata Blanca es superar y destruir esas atávicas e idiosincrásicas broncas que mantuvimos, mantenemos (y seguramente mantendremos) con los argentinos, es pasar por arriba de cualquiera de esas diferencias, en base a su enorme talento y a su humildad (más allá de la demostración de grandeza de Giardino, que valga decir, es un grande), y en buena parte gracias a hacer conciertazos cada vez que vienen a Chile. Eso siempre se agradece y se disfruta.

Setlist:

01.- Las Voces del Mar (intro)
02.- El Reino Olvidado
03.- La Otra Cara de la Moneda
04.- Volviendo a Casa
05.- El Círculo de Fuego
06.- Sólo Para Amarte
07- La Llave de la Puerta Secreta
08- Diario de una Sombra
09.- Solo de Walter Giardino
10.- El Guardián de la Luz
11.- Aún Estás en mis Sueños
12.- 71/06 Endorfina
13.- Chico Callejero
14.- Solo Fernando Scarcella
15.- No es Nada Fácil (ser vos)
Encore
16.- Guerrero del Arco iris
17.- Mujer Amante
18.- La Leyenda del Hada y el Mago