«…entonces renuncié y formé mi propia banda… Rainbow. Le di ese nombre a la banda porque vi ese enorme, brillante y colorido arcoíris en el escenario y nosotros tocando bajo el. ¡¡¡El final de todas las tormentas!!!. Hicimos el show en el California Jam donde tocamos con ese arcoíris tras el escenario y pensé: debo tener uno de esos también.»

<<Ritchie Blackmore>>

Rainbow es un referente obligado de muchas de las mejores bandas de Heavy/Power que nos ha entregado el Metal, ya sea en los ochenta, noventa y hoy… y sin duda que su legado continuará dando que hablar.  Muchísimos son quienes han versionado sus temas: Yngwie Malmsteen, Gamma Ray, Hammerfall, Stratovarius, Mundanus Imperium, por nombrar algunos.  Su música continúa siendo influencia transversal en muchos estilos de metal, partiendo por el heavy, el power, pasando por el thrash y llegando incluso en algunos casos al black metal.

Sin duda que en el mundo del rock/metal, Ritchie Blackmore es sinónimo de excelencia y buena música, cada disco donde imprime su nombre termina siendo un gran trabajo, pero para llegar a ser lo que hoy es, Blackmore debió pasar por un sin fin de agrupaciones hasta consolidar su propio estilo. Tantos son los nombres con los cuales ha tocado Blackmore (incluso con Jerry Lee Lewis), además de por supuesto su brillante carrera en Deep Purple, que dejaremos todo eso para otro momento.  Por ahora, nos dedicaremos a revisar uno de los trabajos fundamentales de su carrera como músico y de la discografía de la mítica formación que surgió bajo el nombre de Rainbow en 1975, nada menos que Rising.

Ritchie Blackmore, luego de retirarse no muy pacífica, pero sí libremente, de los ya en esos años consagradísimos Deep Purple, se decide a formar su propia banda, una donde no tuviera que lidiar con ninguna otra individualidad que le opacara y donde solo él fuera el que pusiera las condiciones del como, donde, cuando, con quien, y que tocar… es decir, donde él fuera el líder indiscutido. Comenzó la búsqueda de músicos y no dudó en recordar y contactarse con una banda cuyo vocalista lo había maravillado tanto por su fuerza interpretativa, como por su voz, potente y segura. La banda era Elf, quienes habían girado como banda soporte de Deep Purple en 1974, y el vocalista… Ronald Padavona, mejor conocido como, Ronnie James Dio.

El primer acercamiento se produce aún con Blackmore en Deep Purple, cuando este se decide a grabar un proyecto en solitario, para lo cual Ritchie y Elf se dirigen a los estudios para registrar un single, Black Sheep Of The Family (originalmente grabada por Quatermass). Posteriormente y tras el excelente resultado obtenido con el primer single, Blackmore le pregunta a Dio si estaría dispuesto a grabar otro tema con él.  Dio, ni tonto ni perezoso, la misma noche de recibido el llamado escribió el tema que sería grabado, Sixteenth Century Greensleeves. Otro éxito.

Blackmore, ya fuera de Deep Purple, y decidido a que Dio fuera el vocalista de su proyecto, le propone a él que hablara con el resto de Elf (obviamente menos el guitarrista), a que se unieran y formaran una nueva banda. Además de Dio, en Elf se encontraban Gary Driscoll en batería, Craig Gruber en bajo, Mickey Lee Soule en teclados y en guitarra, Steve Edwards.

Con esa formación, ya sin Edwards, entran a estudios y graban lo que sería el debut de esta nueva banda, Ritchie Blackmore’s Rainbow, el cual trae consigo una buena cantidad de clásicos tales como Man On The Silver Mountain, Catch The Rainbow, The Temple Of The King, Sixteenth Century Greensleeves y Still I’m Sad.  Ya con un disco dando vueltas, y lo más importante, con Dio en la banda, Blackmore da su siguiente paso.

Cabe mencionar que además de ser un excelente guitarrista, Blackmore es un hombre sumamente inteligente y lo demuestra con una jugada magistral. Como lo que a él realmente le interesaba en la banda era tener a Dio en la voces, lo convenció de que se unieran a él todos los miembros, así se aseguraba a Ronnie.  Pero luego del lanzamiento del primer disco, los echó a todos (menos Dio obvio), y así trajo a los músicos que él tenía en mente. En todo caso Elf fue puesto en el congelador, e incluso después intentaron una reunión a la cual llego a tocar el bajo un tal Joey DeMaio, ¿les suena?.

A las filas de Rainbow entonces pasarían a integrarse el tristemente desaparecido Cozy Powell en batería, Jimmy Bain en bajo y Tony Carey en teclados.

En 1976 y ya con su formación configurada como él quería, Blackmore y compañía se dirigen a los Musicland Studios, en Munich Alemania, para grabar el disco que hoy nos reúne… nada menos que Rising, la segunda placa de Rainbow.

Tan solo con algo más de 30 minutos de duración, Rainbow lanzaba una joya de disco, un clásico de clásicos, un trabajo digno de imitar y seguir, lleno de mística y fuerza, en donde cada uno de los integrantes dio lo mejor de sí para configurar un trabajo redondo. Extrañamente cuando se habla de temas que podríamos llamar clásicos de de la banda, por lo general solo se rescata de este álbum a Stargazer, sin embargo, cuando hablamos del mejor álbum de la discografía de Rainbow, muchos coincidimos en que ese sería Rising… casi anecdótico ¿no?.

A pesar de que en Rising tan sólo nos encontramos con 6 temas, se puede decir que es uno de los discos más variados de esta primera etapa de la banda… temas a medio tiempo, rockeros, temas rápidos, temas épicos, o sea, para todos los gustos, pero si hay algo que los une, es una extraordinaria base Heavy/Rock a cargo principalmente de Cozy Powell y su magnífico trabajo tras los tarros.  Basta con escuchar el comienzo de Stargazer para entender con claridad a lo que me refiero.

Si de ponernos a nombrar temas se trata habría que nombrarlos a todos, ya que sería hasta triste dejar alguna de estas piezas afuera, pero si me permitiré destacar 2 de ellos, porque, y siendo una opinión absolutamente personal, creo que estos dos temas marcaron muy hondo en la historia del heavy en general.  Estos serían A Light in the Black y Stargazer.

El primero por dejar patentado lo magnífico que puede llegar a ser la combinación entre una guitarra y un teclado (ambos bien trabajados) en un tema Heavy.  Hasta el momento no he logrado encontrar una mejor fusión entre ambos instrumentos en un disco de Heavy Metal, que la que se deja oír en los solos de este tema (quizás el único que le hace el peso sería otro de los mismos Rainbow, Kill The King).  Además, A Light In The Black hace gala de una rapidez que no era muy común en esos años, lo que sin duda marcó pauta para nuevas agrupaciones que recién se formaban en ese entonces. Demás está decir la influencia que ha tenido en bandas de este último tiempo, pero bueno, no solo este tema, sino que la carrera de Rainbow en general.

El segundo simplemente por su magnificencia. Las palabras para describir a Stargazer sobran y es con este tema que uno puede decir con total tranquilidad que «la música habla por sí sola».  Desde su espectacular comienzo, con ese corto pero increíble solo de Powell, hasta el clímax provocado por la Orquesta Filarmónica de Munich, junto a la voz de Dio vociferando con tal fuerza frases como «My eyes are bleeding And my heart is lead ahead», que hacen pensar que en realidad le sucedió eso cuando grabó sus partes… qué manera de entregarse a la música la de este «enano maldito» (con cariño); Stargazer es sin duda EL tema del disco, brillante, de una exquisita elegancia, potente y épico hasta decir basta… irrepetible e inimitable.

A pesar que la carrera de Rainbow después de este álbum siguió viento en popa y que posteriormente continuaron lanzando discos en los cuales todos tienen sus grandes momentos y grandes temas, Rising continúa siendo para muchos un disco de culto, un clásico indiscutido y que no permite objeción alguna a su grandeza.

Track list:

1. Tarot Woman
2. Run With The Wolf
3. Starstruck
4. Do You Close Your Eyes
5. Stargazer
6. A Light In The Black

2 comentarios
  1. Sauron Dice:

    Este disco es una oda de lo que es el Hard Rock, de lo que es el Heavy Metal y lo que seria despues el Power Metal, no hay momentos bajos, esta bien estructurado y a mi opinion es que va in crescendo con cada tema y eso pocos, pero muy pocos pueden lograr.

    Respecto a Stargazer, es una cancion que provoca sensaciones, el solo de Cozzy Powell es monumental, el riff de Blackmore te adentra en la historia (algo que tambien se puede notar en Gates Of Babylon), para que decir Dio, un excelente narrador con un poderio de nivel incomparable. Despues con el coro y esos pasajes sinfonicos… wow, es un climax, magico y desgarrador, el solo se acopla bien a ese ambiente algo denso que se produce con los otros instrumentos, pero estos tipos te sorprenden y cuando crees que el coro era un climax, el outro te demuestra que aun puede ser mejor y con ese maravilloso «I see your Rainbow Rising» queda claro porque su musica es tan magica.

    A pesar de que Stargazer es una de las mejores canciones de la historia, encuentro algo injusto que generalmente al hablarse de este disco se mencione a Stargazer unicamente, este disco es magico, con mucho misticismo y mucho virtuosismo, todos sus miembros desarrollan su papel de manera magistral.

  2. INGRID Dice:

    Es verdad, canciones como Tarot Woman no se pueden ignorar, cuando escuche el disco me senti en una especie de MUNDO APARTE y eso que era una admiradora de ritmos como el funk!. Pero fue Strgazer que me hizo enamorarme de rainbow y todo el power metal, pase de KC a Kamelot a stratovarius, etc…de hecho a persona que le gusta el rock lo OBLIGO a escuchar Stargazer para que aprenda que Bon Jovi es una escuelita de niñas lindas al lado de este «monstruo» de DIO cabezas…jejeje un chiste jejeje

Los comentarios están desactivados.