Rage en Chile + Iron Spell y Austral (2018)

Rage es una banda de culto. Es cierto que a estas alturas ello suena a frase cliché, pero es una realidad palpable y verificable. El inagotable caudal compositivo de Peter “Peavy” Wagner sigue generando admiración: ¿cuántas bandas, hoy en día, son capaces de sacar tanta música nueva como Rage? Sólo un botón de muestra: la banda registra un disco el 2016 y otro el 2017. Eso lo hacían las bandas en los ´80, hoy prácticamente nadie saca discos así de seguido –con el devenir de la tecnología, las formas de generar recursos por parte de las bandas distan de orientarse hacia la creatividad compositiva–.

Pero Peavy es un experto remero contra la corriente. La primera –y hasta esta jornada, única– vez que vino Rage a Chile fue en ese enorme 2011 plagado de conciertos que muchos pensábamos como irrepetibles. Y creo que muchos pensamos en que Rage no volvería a pisar estas tierras, son un grupo más bien de “nicho” y difícilmente sea un gran negocio económico aventurarse a traerlos. Sin embargo, se hacía realidad la chance de tener nuevamente a Peavy sobre un escenario nacional, esta vez junto a Vassilios “Lucky” Maniatopoulos en batería, y al venezolano Marcos Rodríguez en guitarra y coros.

Para intentar resumir en una frase corta lo que fue el show, me daré el lujo de plantear una situación de gusto personal. Quien escribe estas líneas es fanático de la guitarra del bielorruso Victor Dmitrievich Smolski, un verdadero genio de las seis cuerdas a quien vimos con Rage el 2011 y que hace algunos años abandonó la banda. A tal punto que quizás Smolski esté convocado a su banda ideal, o al menos sea un reserva de lujo de Wolf Hoffmann y Kai Hansen. Sin embargo –e intentando ahora dar con la frase prometida al principio de este párrafo–, lo mejor que le pudo haber pasado a Rage es la llegada de Marcos Rodríguez.

Qué está diciendo este caballero”, se preguntará el amigo lector que no fue al concierto. O el que fue. Intentaremos explicárselo a lo largo de estas líneas que, como nunca, procurarán ser breves.

Llegamos al Pub Subterráneo poco antes de las 20.00 y nos encontramos con la primera banda soporte, Austral, probando sonido y con un telón de fondo con el logo de la banda. Palabras aparte para Subterráneo: un recinto ordenado, con buenas instalaciones, menos caluroso de lo previsto, con buena venta de productos, hasta con baños sin necesidad de usar gualetas, sin olores inaceptables ni mucho menos nauseabundos. Dedo para arriba.

Con unas doscientas personas en el recinto, y con algo de atraso respecto a lo previsto, los muchachos de Austral comenzaron su presentación a las 20:15 horas. No había tenido la oportunidad de escuchar a estos muchachos y de verdad su propuesta de lo que ellos mismos denominan como “Metal Étnico” es bastante interesante y admite muchas posibilidades de desarrollo. Presentando buena parte de su trabajo que mezcla elementos de Metal con influencias evidentes de nuestra música de pueblos originarios –particularmente de la zona sur–, este quinteto nacido en el 2009, compuesto por Pablo Yáñez en voz, Mario González en guitarra, Juan Francisco Contreras en bajo, Luis González en batería y Jorge Saldaña en percusión, exhibe un atrevimiento que hace inevitable recordar a “Roots” de Sepultura, aunque evidentemente desde una perspectiva chilena, con diversos instrumentos extra.

Con algunos ritmos de cueca, momentos en que Pablo sacó sonidos de una trutruca o de cascabeles, el propio Pablo con Mario tocando flautas, lo de Austral llama la atención no sólo por su puesta en escena, sino porque además no pierden la esencia de ser una banda de Metal, con actitud, incluso el propio Pablo recuerda –guardando las proporciones– algunas cosas de Phil Anselmo aunque sin ese elemento tan cuestionable de autoinferirse lesiones craneanas con el micrófono. Presentando material de su disco 2017 “Patagonia”, que busca representar los genocidios de pueblos originarios en el sur profundo de nuestra tierra –particularmente los Selknam–, son una banda para darle más de una vuelta. “Patagonia” está completo en YouTube y definitivamente vale la pena explorar la propuesta de Austral, que a lo mejor cuesta un poco en principio conectar con ella –para quienes somos un poco más cerrados–, pero que pasado ese umbral de cierta incredulidad, uno logra apreciar y disfrutar. Muy interesante lo de Austral, que en media hora de show capturó nuestra atención –incluso la de “Lucky” Maniatopoulos, baterista de Rage, a quien vimos presenciando parte del show como un asistente más, probablemente le haya llamado la atención ver a un percusionista además del baterista– y nos hizo sentir un poco más chilenos, no en el sentido chauvinista, sino que como parte de esa mezcla racial siempre dinámica que nos hace ser quienes somos.

Setlist de Austral:

Newen
Kloketen
Cacería
Mantra Suicida
Franja de Sangre


Luego de que la organización hiciese pasar a los ganadores del Meet & Greet con Rage, a las 21:00 horas sería el turno de Iron Spell, una de las bandas insignias de ese Metal más tradicional que tiene un circuito extremadamente fiel en nuestro país, ese Metál con tilde en la á, con esas cosas retro de escucharlos en cassette y con walkman mientras uno se hace una piscola con Free y pisco Control, más metálico que metalero. En este circuito al que hacíamos referencia, Iron Spell la rompe con su puesta en escena retro y con mucho cuero, genera una adhesión tremenda por parte de su fanaticada, y si bien ahora los asistentes iban primordialmente a ver a Rage, el quinteto compuesto por Merciless en voces, Rocko Van Roman en bajo, Raiden y Terry en guitarras y Steelhammer en batería no tuvo el más mínimo problema en conquistar a una audiencia ya cercana a los trescientos espectadores y convertirla en esa caldera que ellos logran formar en sus presentaciones.

A estas alturas no es disparatado sostener que Torches In The Woods, We Are Legion o Heavy Metal Witchcraft son clásicos del Metal nacional, y particularmente este último corte, con el cual cerraron su presentación tras media hora una importante dosis de Metál tradicional, con Merciless mostrando un vinilo de su ya famoso demo “Heavy Metal Witchcraft” que le fuese entregado desde el público. A estas alturas del partido, Iron Spell es jugar a la segura y siempre es un agrado presenciar su entrega, puesta en escena y capacidad de transportarnos a años fenomenales que a muchos nos habría gustado haber vivido.

Setlist de Iron Spell:

Evil Gipsy
Night of The Mothman
Torches In The Woods
We are Legion
Riding in the Darkness
Heavy Metal Witchcraft 

Cambia el telón por parte de la portada del último trabajo de los alemanes, el solidísimo “Seasons Of The Black”, y llegaría lo que todos estábamos esperando: la salida a escena de Rage. A las 21:45 se fueron las luces y una intro mezcló algunos pasajes de canciones de Rage sonando como en una radio AM mal sintonizada –alcanzamos a detectar Until I Die y Soundchaser–, pasando a la breve instrumental Gaia como intro de Justify, tema de la última placa de la banda y que abriría los fuegos del plato de fondo de la velada. Sale primero Lucky hacia la batería, luego el venezolano Marcos con su guitarra y, finalmente, por supuesto, el gran Peter “Peavy” Wagner, respecto del cual a uno se le ocurren muchos adjetivos calificativos, pero uno se aventura a sostener que el que quizás mejor le quede, sea el de ser un tipo querible. Con esa impronta temible de ser un individuo de más de 1.90 metros de estatura, superar con largueza los tres dígitos en la balanza y una barba intimidante, Peavy sonríe, nos saca la lengua y se le nota feliz en el escenario con su voz raspada, quizás no virtuosa, pero con la solidez y potencia de siempre.

A continuación de los primeros “Peavy, Peavy” que después derivaron a “Marcos, Marcos” y finalmente a “Rage! Rage! Rage” por parte del público, Peavy nos saluda en español diciéndonos “hola amigos, ¡qué pasa!”, y luego nos pregunta en inglés si estamos listos “for some fucking Metal!”, y sin respiro nos lanzan uno de los más intensos, rápidos y descuajaringadores temas de toda la carrera de Rage, una joya como Sent By The Devil. Uno veía la cara de Lucky machacando los tarros con ese incesante “tuca tuca” y se conmovía, y también llamó la atención que Marcos logró hacer la armonía de parte del solo, recordando que en el tiempo en que se lanzó el glorioso “Black In Mind” –disco al que pertenece esta canción– la banda tenía dos guitarras.

Después de bajar un poco las revoluciones con From The Cradle To The Grave de “XIII, Peavy nos dice que es maravilloso estar de vuelta en Chile y nos presentó a la banda, y en su primera intervención con el público, Marcos derechamente se robó la película, en el buen sentido. Un individuo con un talento sorprendente, como iremos viendo, no sólo por ser un muy buen guitarrista, sino que un tipo muy carismático y simpático, que no sólo nos habló en español, sino que imitó el acento chileno con frases “cantaditas” como “la raja hueón”, causando carcajadas del público. Y Peavy nos pregunta si nosotros los metaleros somos gente que hacemos las cosas a nuestra manera, evidentemente introduciendo lo siguiente, que sería My Way, uno de los temas más destacables de los últimos años de carrera de un trío que suena con tal nivel de potencia y sincronía que uno no puede entender cómo cresta pueden hacerlo si son sólo tres.

Los “o-ooo-oh, o-ooo-oh” del público, tan típico de los conciertos metaleros, fue seguido por Marcos y Lucky durante algunos instantes, previos a que Peavy nos presentara Nevermore, clásico de “The Missing Link”, otra de las joyas con las que cuenta el catálogo de Rage, muy coreada por un público que respondió de la misma forma con el corte que abre la última placa de la banda, Season Of The Black, una patada en la cabeza con estoperoles. En este tipo de conciertos, quizás menos masivo y más de nicho, una de las gracias es que el público generalmente es muy fanático y aplicado, y reacciona casi de la misma forma con clásicos de los ’80 o ’90 que con temas actuales. Lo que en otros conciertos marca contrastes evidentes en ese aspecto, en este show no se vio y parece un buen momento para destacarlo en esta reseña.

Vendrían nuevos “Rage! Rage! Rage!” del público y agradecimientos de Peavy (“muchas gracias, cabrones!”), tras lo cual líder nos comenta que van a tocar un tema que no han ensayado mucho, y la intervención de Marcos “en chileno” diciéndonos “puta que buena, hueón” causó una nueva tempestad de risas, que aumentaron cuando el propio venezolano nos dijo que lo siguiente provendría de un disco lanzado en 1996, y que fue uno de los primeros temas de la banda que él escuchó porque ese año él nació. Luego, con un ceño forzadamente adusto nos dice que “ahora, serio, porque somos Rage”, nos presentaron Deep In The Blackest Hole y End Of All Days, dos solidísimos cortes del propio “End Of All Days”, uno de los trabajos más queridos de toda la carrera de la banda. Excelente momento de sing-along con el segundo de los temas mencionados.

A continuación de Turn The Page, con Peavy sacando la lengua en su forma tan característica, Marcos nos dice que su madre está en Tenerife, al otro lado del “charco” (refiriéndose al Océano Atlántico), y quiere que ella escuche cómo lo estamos pasando, haciéndonos emitir un grito colectivo que, esperamos, se haya sentido en las Islas Canarias. Un tipo muy simpático y sencillo, con el cual tuvimos la oportunidad de intercambiar un par de palabras antes del show, mostrándose muy contento por estar por primera vez en La Patria Grande junto a Rage, dándonos las gracias por el recibimiento y presentándonos un tema de “Black In Mind” compuesto –cómo no– por “la leyenda Peavy, y que espera que el propio Wagner se lleve un lindo recuerdo de la reacción del público con The Price Of War, otra gema destacada de una placa extraordinaria como la señalada.

Nuestra reacción fue calificada como “amazing!” por parte de Peavy y Marcos, y acercándonos –lamentablemente– al final del show, la banda nos entregaría el single de su último disco, la excelente Blackened Karma, tras lo cual Marcos nos dice “nos vemos, chao”. Ante nuestra negativa, vendría otro de los platos fuertes, “la canción más antigua de la noche”, incluso Peavy nos señaló que “ni siquiera me acuerdo cuándo la compuse”. Nada menos que esa gloriosa pieza llamada Don’t Fear The Winter, probablemente el tema insignia de Rage, que provocó la reacción enfervorizada de un público que quería más. Sin embargo, la banda se despidió por unos momentos del escenario, terminando la primera parte del show.

Pero quedaba algo más. La banda vuelve a escena con la última canción de la jornada, nada menos que Higher Than The Sky, sin dudas uno de los temas más queridos de la banda y con la que acostumbra cerrar sus shows. Pero la interpretación contaría con un Marcos que se robaría la película. Peavy es tan inteligente como humilde y no tuvo problemas en ceder el protagonismo a un hermano hispanoparlante tocando en Latinoamérica, que se sintió a sus anchas llamando a los “higher than the sky, we’re / higher than the sky, sky, sky”. Sin embargo, el jam de guitarra y los homenajes a Ronnie James Dio con pasajes de Heaven And Hell y Holy Diver fueron realmente impresionantes, fundamentalmente gracias al histrionismo, talento y carisma de Marcos para no sólo cantar muy bien, sino que imitar excelentemente el timbre y el lenguaje corporal del fallecido Enano Maldito. Así, a las 23.10 horas, y con la banda manifestando desear vernos pronto nuevamente, Rage se despide del escenario, con Marcos metiendo pasajes de La Marcha Imperial en el final del tema y con un Peavy dándole un fraterno y paternal beso en la cabeza al momento de otorgarnos su reverencia de despedida.

¿Bueno, pero corto? ¿O corto, pero bueno? Queda a criterio de quien haya estado presente. Lo que sí, parece no haber duda alguna en que se trató de un show redondo, que no decayó en ningún instante, con un sonido bastante bueno y con una banda cuya solidez y redondez sigue sorprendiendo, y perdura esa sensación de incredulidad de cómo se puede sonar así siendo apenas tres músicos. Se nota una banda rejuvenecida y revitalizada con esta formación, y definitivamente hay Rage para rato. Y si además tenemos ahí a un hermano latino, ¿qué mejor?

Setlist de Rage:

Gaia (Intro) / Justify
Sent by the Devil
From the Cradle to the Grave
My Way
Nevermore
Season of the Black
Deep in the Blackest Hole
End of All Days
Turn the Page
The Price of War
Blackened Karma
Don’t Fear the Winter
Encore:
Higher Than the Sky / Heaven and Hell / Holy Diver / Higher Than the Sky

Review: Darío Sanhueza De la Cruz
Fotos: Diego Pino