Cuando hablamos de Pretty Maids no solamente nos referimos a una de las bandas más importantes del Metal melódico de su natal Dinamarca, sino además de toda la escena escandinava y europea. La banda liderada por los incombustibles Ronnie Atkins (voz) y Ken Hammer (guitarras), se ha caracterizado a lo largo de su carrera por entregar producciones de una categoría superlativa, además de tener un estilo muy particular siendo lo suficientemente hábiles para incursionar de manera exitosa en terrenos del Metal tradicional, como también del  Hard Rock y AOR melódico. Para poder constatar esto es cosa de tomar discos como Red, Hot & Heavy (1984), Future World (1987), Jump The Gun (1990), Sin Decade (1992), hasta su excelente y exitosa placa Pandemonium (2011), que dicho sea de paso fue importantísima al ayudar a reactivar el interés por la banda a nivel mundial, introduciendo su música a toda una nueva camada de fans hambrientos de Metal melódico.

Otro de los factores “marca registrada” de Pretty Maids es su reputación como banda en vivo, lo cual puede ser corroborado viendo el DVD lanzado en 2012 “It Comes Alive”, que deja en claro la potencia de la formación que completan Rene Shades (bajo), Allan Tschicaja (batería) y Morten Sandager (teclados). Nota aparte, si no lo han visto ¡Háganse el favor ahora ya! Lo que suenan en vivo llega a ser hasta ridículo, haciendo gala de una frescura y potencia pocas veces vistas en una banda que lleva tres décadas de recorrido.

Como es lógico, viviendo un presente tan bueno la consigna será aprovechar al máximo esta curva ascendente, que es precisamente lo que se busca con este nuevo trabajo titulado Motherland. En una época donde en la escena metalera lo predominante son los “revivals”, es un agrado ver como las bandas clásicas como estos daneses buscan reinventar su sonido, esmerándose por entregar algo nuevo a sus seguidores pero sin renunciar a su esencia e ingredientes característicos.

En ese aspecto esta producción tiene mucho de eso, siendo una especie de continuación a lo que pudimos escuchar en Pandamonium, mezclando en su justa medida Heavy Metal, con AOR y ciertos elementos atmosféricos, semi progresivos y hasta industriales. El single Mother Of All Lies es la apertura con riffs gancheros característicos cortesía del Mr. Hammer y la atmósfera semi industrial que le adhieren los teclados de Morten Sandanger. Por su parte Ronnie Atkins se pasea de forma magistral desde la sutileza a la agresividad en cuestión de segundos.

Los hardrockeros, pomposos y ultra melódicos arreglos de To Fool A Nation se complementan de muy buena manera con las aguerridas líneas vocales de Atkins. El trabajo de Ken Hammer es sobresaliente, matriculándose además con un solo de gran factura. La intro Confession cuenta con una parte narrada e interesantes arreglos que dan paso al potente The Iceman, un corte que cuenta de gran atmósfera y algunos arreglos orquestales que les recordaran a sus coterráneos Royal Hunt. Tiene un aura muy misteriosa, donde de todos modos los elementos “catchy” están presentes, dando como resultado uno de los puntos destacados de esta producción.

El aire popero se deja sentir en Sad To See You Surfer, un canción sumamente melódica, con elaboradas líneas vocales que atrapan a la primera y no te sueltan más. Como viene siendo la tónica los arreglos y la producción son de un nivel sobresaliente, que hacen de ella un lujo auditivo si lo tuyo es el Hard Rock melódico. Con Hooligan en cambio notamos la poderosa base rítmica cortesía de la dupla Shades/Tschicaja, con Atkins más agresivo, así com también arreglos que la harán rozar el metal industrial. El coro es simple, efectivo y recordable a la primera.

La balada Infinity es una inspirada y épica balada, llena de sutilezas y detalles de la producción. Aquí Ronnie explora su lado más sensible vocalmente  hablando, en especial en la parte del coro: “We’ll never let it slip away / Let this feeling go / You know our star will never fade / Never loose the glow / We let our hearts and souls / Engage eternally / Into infinity”. Crear baladas de alto octanaje emocional es otra marca registrada del conjunto. Cómo olvidar algunas gemas de su catálogo, como Savage Heart o Walk Away, y esta sin dudas podría entrar en ese lote de las memorables que ha hecho.

Why So Serious? es una de las más oscuras del trabajo, algo que se siente desde la introducción, pasando por los riffs entre cortados de Hammer y, cómo no, los agresivos fraseos de Atkins. El coro es simple y a la vez ganchero. Motherland sigue en esa la línea más metalera, en este caso recordando en algunos momentos al super clásico Future World, con una batería machacante y las melodías de teclados características de fondo. Podría tratarse del corte más Power metalero de la placa y la que más se asemeja al Pretty Maids de la década de los ochenta.

La tónica de riffs afilados prosigue en I See Ghosts, que se enmarca en la misma línea de Why So Serious? haciendo gala de ingredientes e intencionalidad similares. Bullet For You es un intento por hacer otra balada en la línea de Walk Away, que si bien se trata de un esfuerzo más que correcto a ratos se queda corta y no alcanza los niveles de excelenciad de su antecesora, por ejemplo.

Ya en la parte final nos encontramos con los gancheros y agresivos riffs de  Who, What Where, When, Why, añadiendo hipnóticas melodías del teclado, pero conservando el gancho y la melodía siempre. Atkins acá se florea de nuevo ¡Es impresionante este tipo! Un cantante con una variedad de matices envidiables que me parece que aun no recibe el reconocimiento que se merece. El final llega con otra gran balada como lo es Wasted, donde los teclados nuevamente gozan de gran protagonismo, proporcionando cierta aura “espacial” por llamarlo de un modo. Una buena forma de cerrar un disco de muy buena factura.

Motherland es un más que digno sucesor del tremendo Pandemonium, quizás menos metálico que su antecesor, pero que de todos modos contiene canciones de alto calibre y una cuidada producción a cargo de Jacob Hansen (Volbeat, Amaranthe). Luego de tres décadas Pretty Maids vive uno de los mejores momentos de su carrera, y esperemos que con producciones como esta su popularidad siga expandiéndose fuera de Europa y llegue fuerte por estas latitudes. Sería maravilloso ver en acción a esta leyenda viviente tocando en nuestras tierras en un futuro cercano… soñar es gratis dicen por allí.

 

6 comentarios
  1. Esteban Poblete Araya Dice:

    Soy de los que no conocía a la banda… la escuché bien luego de ver que Atkins participaría en el nuevo disco de Avantasia, y la verdad me sorprendió, tanto los primeros como los últimos discos son muy buenos… creo q lo más destaco es como naturalmente se pasean x altos muy rasgados y tonos más graves que me recuerdan un poco a Roy Khan… Sobre el review está muy bueno. Felicitaciones!
    PD: me parece levemente superior el Pandemonium de todas formas

  2. sajon Dice:

    no me gustó este disco (igual sólo lo he escuchado una vez… ya le daré más oportunidades) pero la primera impresión que me dejó no fue grata.
    es muy “modernoso”… no tiene riff más clásicos. pareceuna banda de rock del montón. ojo que sólo me refiero al disco. no la banda, que tiene DISCAZOS! y no me refiero sólo a los primeros. el “spooked” (’97) es maravilloso… igual tiene cosas más “modernas” (por el año) pero supieron usar bien esos recursos.

  3. marcos Dice:

    parece que le quedo grande el disco…. es un discazo de principio a fin, “bullet for you” es un tremendo tema no se porque dices que se queda corto, pero fin, lo que concluyo al leer regularmente reviews y comentarios es que cuando se acaba el tarrerrio y comienza la melodia aparece el prejuicio, la musica hay que disfrutarla sin tantas etiquetas, quizas soy mas viejo y por eso veo esto de manera diferente, puede ser, al menos publicaron este review y eso se agradece, o quizas debamos agradecerle a tobias.
    saludos

    • Pedro Dice:

      Una pregunta: ¿Leíste el review? Me deshago en elogios hacia el disco y la banda, le puse un 8.7/10.0. No entendí eso de que “se acaba el tarrerio y comienza la melodía aparece el prejuicio.

  4. granDesign Dice:

    La evolución y dureza en el sonido de Pretty Maids no ha hecho mas que engrandecer a la banda. Pandemonium fue un discazo. Melódico y poderoso… una verdadera patada en el culo! Este Motherland sigue la línea pero con un sonido menos pesado, aunque intenso y con unas letras bastante interesantes. Me alegra saber que aún siguen (y más firmes que nunca) sacando verdaderas obras maestras de buen Hard Rock. Tenemos PM para rato!!!

  5. dave ten Dice:

    Me encanta Pretty maids, me parece que sus mejores tiempos quizas ya pasaron pero esa cancion “drops of heaven” es genial hablo del cd pandemonium, espero adquirir este nuevo, pero la verdad me quedo con anything worth doing is worth overdoing

Los comentarios están desactivados.