Live Review: Noche Escandinava III (2018)

Por nostalgia fue que me sentí más que feliz de ir a la Noche Escandinava III. Por pertenecer al equipo de PowerMetal.cl desde 2001, debo decir que uno de los recuerdos más grandes que tengo es esa primera Noche Escandinava, del 29 de mayo de 2002, cuando ayudamos en la producción de un evento que varios de los que participamos, recordamos hasta el día de hoy.

“Las 3 Sopranos”, quisimos llamar a esta exposición de lied y música docta de Tarja Turunen y sus amigas de la Universidad de Música de Karlsruhe, Alemania, una idolatrada y angelical cantante de un Nightwish que escribía historia y posteriores clásicos (solo faltaban días para el lanzamiento de “Century Child” y seguíamos alucinados con “Wishmaster”), y que venía a mostrar una faceta íntima. La finlandesa no solo veía a cantar acompañada de solo un piano, sino también visitaba Santiago para encontrarse con sus fanáticos, marcando una relación que ha seguido siendo especial durante estos dieciséis años.

Tarja en ese tiempo se mostraba risueña, se mostraba feliz, y se mostraba cercana, facilitando una comunión que hasta hoy le ha ayudado a sostener el cariño de sus seguidores, sea de la generación de ese entonces o sea aquella que por primera vez tuvo la oportunidad de presenciarla en esta faceta en el Teatro Cariola.

Del 2002 también recordamos una frase muy particular de Tarja de la conferencia de prensa previa a la presentación del Teatro Tobalaba, cuando se le preguntó si había pensado en dejar Nighwish en algún momento: “La verdad es que no me veo para nada como vocalista de Metal con chaqueta de cuero y jeans cuando tenga 40 años”, reía. Y bien, es curioso avanzar en el tiempo y llegar a este 2018, dieciséis años después de esos dichos, viendo a Tarja consolidada como ícono del Metal sinfónico, como una de las mujeres más idolatradas y queridas del Metal, quitándole incluso el cetro a personalidades como Doro Pesch, y convertida en una verdadera reina del movimiento, en una influencia, en una inspiración, muy ligada al Rock pero al mismo tiempo muy representativa de su propia aura, de su propio carisma y su propio sello.

Y en esa libertad, se permite ella retomar estos proyectos que parecían de etapas pasadas, como la Noche Escandinava, que reposó lo suficiente como para que toda una nueva generación de seguidores se expusiera por vez primera a este encanto que, dicho sea de paso, es tan mágico como hace tantos años atrás.

Ella ha crecido, nosotros también y muchísimo, el tiempo nos hace ser distintos y ser otros, pero esa sensación del 2002 fue exactamente la misma vivida este 22 de mayo en el Teatro Cariola. ¿Quién no sintió que Tarja te miró a los ojos y te sonrió mientras cantaba al menos por un par de minutos? Ella es terriblemente especial, con un carisma sin igual, tan intenso que de inmediato la echas de menos cuando dice con sus gestos que no tiene más repertorio preparado siquiera para improvisar un segundo encore. Eso fue lo que cautivó tanto, su sencillez combinada con su poderío interpretativo, y el ambiente que generó con su amiga fundadora del proyecto Marjut Kuhnhenn, el barítono Juha Koskela, y la pianista Anu Rautakoski, fue electrizante y emotivo.

En PowerMetal.cl no pretenderemos mostrarnos doctos en música clásica, y el solo hecho de relatar el setlist de la Noche Escandivana III pieza por pieza, como si fuera un concierto metalero, es algo que lamentablemente está fuera de mi alcance. Como fanático y periodista. Por ello, me excuso desde ya si no soy capaz de hacer una descripción de cada composición interpretada. Lo cierto es que muchos, como fanáticos de Tarja Turunen, aprovechamos la ocasión para verla a ella y apreciar bajo su prisma y timbre la música escandinava, europea, finlandesa y latina (española y argentina) que venía presentando. Y es gracias a ella, a su proyecto de la Noche Escandinava, que nosotros como fanáticos del Metal hemos podido aprender un poco sobre esta música que con tanto cariño nos ha acercado.

El espectáculo partió con Juha Koskela en las voces con una interpretación de Jean Sibelius, uno de los pilares inspiradores de esta Noche Escandinava. Desde ya, ya asombraba lo pristino del sonido, lo limpio del performance y la pulcritud con que el barítono se desplegaba. Apareció más tarde Marjut, con un timbre vocal refinadísimo y delicado, como violín. En contraste, la voz de Tarja Turunen se mostraba mucho más oscura y violenta, con ese tono característico de todo su catálogo, dando la sensación de que cada nota alta traía consigo una tormenta. Es ese el estilo que genera tal pasión en sus seguidores, y su entrada con piezas de Sibelius generó un verdadero vendaval entre los asistentes.

Entre los grandes instantes que me llevo de recuerdo de la tercera Noche Escandinava, están la interpretación de Koskela y Rautakoski de la intensa pieza Merellä de Oskar Merikanto, la primera y segunda aparición de Kuhnhenn entonando composiciones de Manuel de Falla en castellano. A diferencia de los lied nórdicos que evocan “visiones de crudos inviernos cubiertos de nieves blancas”, como decía el programa que Marcelo Cabulli vendió a mil pesos en el teatro (ese material debía estar a disposición como en todos los eventos de música clásica), las adaptaciones de canciones argentinas por parte de Tarja y Marjut nos llevaban a paisajes más campestres y luminosos, de verde y sol, cumpliendo con la premisa de una música que transportaba a lugares de ensueño.

También destaco los duetos, las armonias preciosas que lograban las sopranos, el canon desplegado por Turunen y Koskela, la especie de opera romántica presentada por Marjut con su compañero, la participación de todos los intérpretes en Oi kiitos sa Luojani arminillen de Merikanto, y por supuesto el encore, donde Tarja y Marjut amenizaron al público con maullidos y diálogos gatunos.

La gira de cinco fechas de la Noche Escandinava III finalizó en Santiago, solo con los cuatro músicos presentando tango finlandés en escenario, sino a las afueras del teatro. Muchos admiradores esperaban a Tarja a la salida y la finlandesa se detuvo para dedicarles unas pocas notas de Gracias a la Vida de Violeta Parra, en otro momento cúlmine en que los afortunados solo atinaron a contemplar en silencio, pero con mucha emoción.

De verdad, pareciera que Tarja no solo es la musa de estos seguidores, sino una más de ellos. Los mira como si los conociera, comparte miradas cómplices con sus fanáticos y vaya que lo hace de buena gana, en un concierto donde cada nota que cantaba y cada reacción que generaba la llenaba de alegría. Es así como ella mantiene su carisma, su juventud y vigencia, siempre ideando conceptos en vivo que le permitan seguir cerca de su fanaticada. Y es por ese mismo motivo que nunca el fin de un show de ella en Santiago será una despedida, sino un hasta pronto.

Programa Noche Escandinava III

Jean Sibelius
Illalle Op. 17, Nº6

Oskar Merikanto
Muistellesa Op.11, nº2
Kevätlinnuille etelässä Op.11, nº1
Illansuussa Op.69 nº2

Jean Sibelius
Säv Säv, sussa Op.36 nº4
Den första kyssen Op.37 nº1
Var det en dröm Op37 nº4

Oskar Merikanto
Merellä Op. 47 nº4

Manuel de Falla
Siete canciones populares españolas
Nana
El paño moruno

Oskar Merikanto
Onnelliset Op.15
Kansanlaulu Op.90 nº1

Einojuhani Rautavaara
Three Sonnets of Shakespeare Op.14
That time of year
Shall I Compare

Erich Wolfgang Korngold
Mein Sehnen, mein Wähnen

Carlos Guastavino
Canciones Argentinas
Hermano
Bonita rama del sauce
Pampamapa
La rosa del sauce

Oskar Merikanto
Elämälle Op.3 nº4
Annina Op.51 nº2

Waolgang Amadeus Mozart
Lá ci darem la mano

Oskar Merikanto
Oi kiitos sa Luojani arminillen

 

Live Review: Jorge Ciudad
Fotos: Guille Salazar