arena_01

Recién estamos empezando junio, y ya podemos decir que este año ha sido uno de los mejores que nuestro país ha tenido en materia de conciertos. Maiden, Deep Purple, Ozzy, Helloween, GammaRay, no se puede pedir más, sin embargo, hace un par de meses, recibimos la noticia de la venida de una de las bandas pioneras del Heavy Thrash Metal: Megadeth. A dos años y medio de su última visita, acompañado de una formación distinta (algo típico en los últimos años del grupo), Dave Mustaine volvería a pisar tierras Chilenas para atacarnos con su descarga sónica. La expectación era importante: en el papel al menos, este nuevo Line-Up Mustaine, Shawn Drover en la batería, Chris Broderick en la guitarra solista y James Lomenzo en el bajo era superior al anterior, lo que aseguraba un interpretación de primer nivel. Lo anterior, sumado a la adición de un telonero de primerísimo nivel (los ya-no-tan-Chilenos Criminal) provocó una convocatoria que sorprendentemente estuvo cerca de doblar la del 2005, consagrando a Megadeth como uno de los grupos más masivos en nuestro país, trascendiendo las barreras del Heavy Metal.

Rise and Fall of a Bass Drum

criminal_01Poco después de que el frío comenzara a despedir la tarde santiaguina se comenzaron a abrir los accesos al Arena Santiago, recinto elegido para la realización del evento. Tras una larga espera amenizada por los tontitos que creen que empujando van a abolir las leyes de la física para llegar a la reja, comenzó el show de una de las bandas que han logrado surgir de la escena criolla para tener reconocimiento a nivel mundial. Criminal comenzó un recorrido por su discografía en el que clásicos como New Disorder, Collide, Slave Master e Hijos de la Miseria lograron su cometido de prender al público a pesar de tener dos factores muy importantes en contra: la impaciencia por ver al acto principal y el sonido. Este último al parecer fue demasiado pesado para las características del lugar, por lo que no contó con la claridad necesaria para entender los riff (Peavey 5150 con la perilla de TeH Br00tLZ T0nE a 11 parece no ser una buena opción en un local de esas características). El colmo de la mala suerte fue la falla de la bartería durante Rise and Fall, que obligó a la banda a comenzar otra vez esa brutalidad de tema. Una pena por el grupo de Anton, pero por lo menos no se trataba de un telonero que tuviera mucho que probarle a una audiencia masiva; Criminal ya es una banda consagrada, y seguramente tendremos la posibilidad de disfrutar su show en más de alguna otra oportunidad.

Sleepwalker Wakes Up Dead

megadeth07Terminado el accidentado show de la banda Chilena, comenzó lo que sería la última de las esperas. Esta, de una duración infinitamente menor, se vio amenizada por una «popular» selección de canciones de parte de la productora (fue realmente agradable escuchar ese masivo coro al Run to the Hills). Durante ese lapso, un sobrio telón negro con el logo de Megadeth se elevó lentamente en el fondo del escenario, desatando la primera gran ovación de la noche; uno de los íconos más importantes de la historia del Metal generó la agitación de la multitud que repletaba el coliseo. Luego, se apagaron las luces, y una intro de guitarra acústica dio paso a Sleepwalker, el tema que da inicio al disco que la banda promociona en este Tour of Duty. A pesar de ser bastante masivo, por ser uno de los primeros temas del nuevo trabajo que la banda de Mustaine mostró al público, la concurrencia cantó con fuerza solamente los coros y los puentes, fenómeno que se repetiría con los demás tracks del United Abominations.

Sólido, este opener consiguió su objetivo de abrir del concierto, aunque sin la gloria que podría haber tenido un Rattlehead o un Set the World Afire… Para nadie era una sorpresa que la reacción del público ante los clásicos inmortales de la banda de Mustaine sería demoledora, pero la explosión con la que las 15.000 personas que repletábamos el Arena Santiago recibimos Wake up Dead fue sencillamente impresionante; cada palabra que salía de la afilada garganta de Dave, cada nota que las torres de parlantes enviaban a cortar el aire santiaguino era devuelta por un público que coreaba con la misma vehemencia con la que, al menos en la cancha, saltaba o se empujaba… la Dean VMNT cortaba la muralla de sonido con unos solos que marcaron a fuego la historia de la música en 1986 y que reafirman (por si alguien necesita una reafirmación) el status de Leyenda que Megadave indiscutiblemente ostenta hasta hoy.

megadeth10

Take No Prisoners CREMATE THEM!!!

Luego, casi sin pausa, fuimos castigados con uno de los tantos temas de la banda que fueron capaces de consagrarse como clásicos sin necesidad de MTV, de radio, de nada. Take No Prisoners, si bien fue desempolvado por Megadeth hace bastante tiempo ya, fue una sorpresa para muchos de los asistentes al concierto (a la salida del evento escuché muchas variantes de NO PUEDO CREER QUE HAYAN TOCADO TAKE NO PRISONERS, condimentado con distintas palabras de grueso calibre…). Un detalle importante a tomar en consideración durante este tema era que, por lo rápido de las líneas de guitarra, y las notas en las que el tema está escrito, pondría a prueba la calidad de la amplificación, y su comunión con el recinto; lo que escucharíamos bajo la voz de Mustaine podría variar entre una masa inmensa de ruido o el intenso ataque de una pareja de guitarras al que Megadeth nos tiene acostumbrado… el resultado estuvo bastante más cerca de la segunda opción. Si bien el sonido no alcanzó la calidad de la penúltima presentación de la banda en nuestro país, la claridad con la que todos los instrumentos llegaban a la cancha era más que suficiente para convencer incluso a los más exigentes.

megadeth52A pesar de los movimientos casi patológicos, de la sonrisa incontrolable que se veía en mi cara al comienzo de Skin O` My Teeth, la euforia no era la sensación más importante en mi cabeza en ese momento. La discografía de la banda de Mustaine y el trabajo de los guitarristas solistas que lo han acompañado a lo largo de su ilustre carrera son algunos de los más importantes motivos que muchos tenemos para tocar guitarra, ¿no es cierto?. A esa altura de la noche estaba completamente concentrado en la guitarra de Chris Broderick. El solo de esta canción, una de las obras maestras de Marty Friedman, es una prueba de las más difíciles que puede tener un reemplazante, y por mucho que los videos que circulan en la red muestren un monstruo de las seis (siete, en este caso) cuerdas, los metaleros sabemos que es sobre el escenario donde se ve quienes sobreviven y quienes no… y Broderick puede decir orgullosamente que no solo sale de la prueba ileso, sino que además lo hace victorioso. El ex Jag Panzer debe ser el único solista que ha pasado por Megadeth que no toca los solos de Friedman a su manera y opta por la dificilísima tarea de intentar reproducirlos nota por nota, consiguiendo un resultado francamente impresionante. Aplausos para él, y para Dave por haber encontrado un sustituto a la altura de las circunstancias.

Bienvenidos a la Casa de Megadeth!!!

megadeth37El primer respiro de la noche vino con el típico saludo de Megadave, Bienvenidos a la casa de Megadeth!, luego del cual guardó silencio para escuchar a la multitud que lo aclamaba: la escena metalera Chilena se rendía una vez más ante uno de los personajes más importantes del mundo de la música. Luego de un pequeño discurso acerca de lo pobre que era su manejo del español, Mustaine presentó el segundo tema del United Abominations que interpretarían durante el show: Washington Is Next! La performance, como durante todo el concierto, fue impecable, destacándose el alto nivel de los coros deLomenzo. Desgraciadamente, es momento de resaltar el primer punto negativo de la noche: la gente no demuestra interés en estos temas, en comparación con los clásicos, y se genera una quietud tan notoria que llega a ser molesta, parece ser que uno de los costos de la masividad, para una banda de estas características, es la mediocridad de algunos seguidores, volveremos sobre este desagradable detalle más adelante en el análisis.

Una costumbre que he tomado en este último tiempo es la de no leer los setlists, ni nada relacionado con las presentaciones de las bandas que voy a ver, como una manera de añadir algo de sorpresa a las singulares experiencias que son los conciertos. Así, lo imprevisto del potente riff inicial de Kick The Chair hizo aún más agradable la sensación de escuchar el único tema que la banda extrajo del subvalorado The System Has Failed para esta presentación. Cada nota del magistral solo fue coreada por un público que ya comenzaba con el aplauso final, y que fue en vez de una pausa recibió.

megadeth40

IN MY DARKEST HOUR!!! La interpretación de este clásico del So Far, So Good, So What! fue uno de los momentos más emotivos de la noche, y ahora si el público estuvo a la altura acompañando en cada palabra que cantaba a un Dave que se veía sorprendido por la cantidad de banderas que le llegaban del público. La base rítmica tuvo uno de sus varios puntos altos en la performance de este himno, con la batería de Drover y el bajo de JLo sonando como truenos bajo la voz de Mustaine a medida que la cancha se iba convirtiendo en un campo de batalla gigante al tempo de la música. Otra vez aprobó Broderick en la interpretación de ese breve pero complicado solo de Jeff Young (quizá el guitarrista con el estilo más peculiar que ha acompañado al Colorado) y otra vez la concurrencia se deshizo en una ovación durante los últimos compases del séptimo número de la noche, clamor que hubiese continuado por largo rato de no ser por la nuevamente inesperada – irrupción del siguiente tema…

megadeth46¿Hasta donde puede llegar la intensidad en un concierto de esta categoría? ¿Hasta donde pueden llegar las fuerzas de los fanáticos? Megadeth obliga a pensar más de una vez las respuestas a ambas preguntas. Si con el final de In My Darkest Hour el concierto parecía llegar a su climax, Hangar 18 es una reafirmación de que en el Metal, a este nivel, no hay descanso, no hay piedad. Es que en este tipo de situaciones se te olvida que has viajado una noche entera para llegar a la ciudad de destino, se te olvida que estuviste vagando todo el día por las calles de una ciudad que no conoces, se te olvida la espera interminable, el hambre, el sueño, se te olvida todo… porque al final de cuentas no es la fuerza sino la pasión lo que movía a los afortunados asistentes a el que seguramente será recordado como uno de los eventos Metaleros del año en Chile. Un detalle: ¿Cuántas son las bandas que son capaces de componer un tema con MAS DE DIEZ SOLOS DE GUITARRA que no aburra a una audiencia masiva a la mitad de su ejecución? Ese, entre muchos otros, es uno de los motivos por los que el sábado pasado estuvimos en presencia de una leyenda.

megadeth48Gears of War no debería haber significado, por ningún motivo, una baja en la energía del espectáculo, pero otra vez el público se guardó la voz, coreando solo el nombre de un tema para el que esperaba más reacción de la audiencia. Llegamos al que sin lugar a dudas fue el momento más emotivo de esta increíble noche: A Tout Le Monde. Esta balada, único corte del Youthanasia elegido por la banda para este setlist fue interpretada en su versión original, contrario a lo que se podría pensar estando el remake en el disco que se promocionaba en esta gira. Acá Mustaine dejó al público cantar la primera estrofa, y la voz del Arena Santiago resonó imponente en una estructura que estaba teniendo una de sus noches más memorables. El espectáculo que significó mirar la galería y verla llena de encendedores y celulares había que verlo para creerlo… Recién hablaba de intensidad, y esta es una perfecta manera de demostrar que para tener una actuación llena de energía no es necesario elegir los temas más rápidos del repertorio, y tocarlos a una velocidad tres veces más rápida que la versión de estudio; ¿Cuánta gente no lloraba a mares mientras cantaba este himno? ¿No es eso intensidad acaso? Gran trabajo de la banda del colorado, uno de los puntos altos del show.

Tornado Of Shred

Al terminar el arpegio final de A Tout Le Monde, Chris Broderick empezó a hacer unos de esos tapings a ocho dedos por los que era famoso entre los aficionados a la guitarra antes de entrar al grupo que lo trajo a nuestro país. Una demostración de habilidad sencillamente impresionante, pero que fue muy corta para considerarla un solo… fue más bien una introducción a uno de los temas más esperados de la noche, una de las piedras angulares de cada presentación de la banda desde el lanzamiento del primer disco con que se hicieron masivos, Rust In Peace. Tornado Of Souls es otro de los motivos por los que Megadeth se encuentra en un nivel completamente superior al común de las agrupaciones, del estilo que sean. Todos los riffs que la componen, la letra, los recursos de los instrumentos son de una categoría elevadísima y el solo de guitarra es una historia aparte. Cuando hablé de que cada lead era una prueba de fuego para Broderick, muchos de ustedes habrán pensado justamente en este momento del show, en la obra maestra más imponente de Marty Friedman, en el que me atrevo a decir es EL solo de guitarra de la historia de la música. Chris es capaz de reproducirlo quirúrgicamente, algo que no he visto a nadie más hacer sobre un escenario y que hizo reventar en aplausos a un Arena Santiago en el que debe haber habido un porcentaje importante de guitarristas con lágrimas en los ojos. Increíble.

megadeth51

Luego de ese episodio imborrable, vienen las dos canciones que podríamos catalogar como el peor momento de la noche: Ashes In Your Mouth y Burnt Ice. El fenómeno del que hablaremos ahora no fue causado por la banda (como podría llegar a pensarse), ni por la producción, ni el sonido, ni la seguridad los culpables del caso fuimos nosotros, los asistentes al evento. Los temas mencionados fueron los dos que tuvieron una recepción más fría por parte del público; quizá el caso de Burnt Ice se explica por el hecho de no ser uno de los temas más pegajosos del United Abominations, por ser el último tema del disco. Pero lo de Ashes In Your Mouth no tiene nombre. ¿Por qué prácticamente nadie la cantaba? ¿Por qué no sale en el Arsenal Of Megadeth? ¿Por qué no la alcanzaron a bajar de Internet antes del concierto? No me puedo explicar, ni aún después de buscar una respuesta durante días, como es posible que un público de 15.000 personas no sea capaz de hacerse sentir durante un tema CLÁSICO que está en el disco más famoso del grupo. Simplemente impresentable.

Pero bueno, el show continúa, y tras el demoledor solo con que el sólido Grover terminó Ashes… comienza uno de los temas más peculiares de la banda: el diálogo de Mustaine consigo mismo en Sweating Bullets fue acompañado por una audiencia que pareció haber despertado después del suceso comentado en el párrafo anterior.

megadeth42

Symphony of Deth

No soy muy amigo del famoso grito de «Megadeth, Megadeth, Aguante Megadeth» que se venía anunciando desde las filas anteriores a la entrada al recinto; si lo inventaron al otro lado de la cordillera, preferiría que se quedase allá. Sin embargo, si lo iban a gritar (y era obvio que lo harían), lo mínimo es que dieran la vida por hacerlo sonar más fuerte que allende los Andes. No tengo idea que tan ruidosos serán nuestros vecinos pero, por lo menos en la cancha, el estruendo que bajaba de la galería durante Symphony Of Destruction era atronador. La banda tocó una versión extendida del tema, con Mustaine “shredeando” sobre una melodía similar a la del coro durante un par de minutos luego del final del track que conocemos, un lujo.

megadeth33El final de la primera parte de un concierto que quedará en la memoria del ambiente metalero chileno vino con Trust, el primero de los dos cortes del Cryptic Writings que fueron interpretados a lo largo del show. Drover dio la partida y el demoledor bajo de Lomenzo, ecualizado idénticamente a como lo fuese alguna vez el de Dave Ellefson, puso a saltar a una audiencia que no paró de cantar (e incluso tuvo la oportunidad de hacerlo en su idioma) hasta el final. Luego de una breve despedida, vino un encore con las luces apagadas que no duró más de un par de minutos, todos sabíamos que el castigo no terminaba ahí…

La banda volvió con She-Wolf, un tema en el que se produjo un episodio singular: Lomenzo tuvo problemas con el bajo, y, luego de cambiarlo una vez, volvió al escenario a hacer los coros sin su instrumento. Ganó aplausos por su actitud relajada ante el problema, no teniendo problemas en salir a corear con nosotros este temazo. Ah, un detalle: En los fills, Broderick demostró que no es una máquina, es humano…

Megadeth Sells… And Chile Is Buying!!!

megadeth28Acercándonos al final, Megadeth nos regaló uno de los momentos más llenos de historia de la noche: desde que Shawn comenzó a marcar los tiempos con el bombo, Arena Santiago comenzó a agitarse esperando el tema homónimo de uno de los discos más legendarios de 1986. Peace Sells… But Who`s Buying? cortaba el aire y parecía que el suelo temblaba, parecía que la cancha se convertía en un solo mosh gigante; mosh que se paralizó por un segundo cuando por las torres de amplificación, en vez de escucharse el mítico thrash break, empezó a sonar The Mechanix. Sorpresa para algunos, el momento más esperado de la noche para otros fue una especie de viaje en el tiempo hacia la primera mitad de la década de los ochenta, y la impecable ejecución por parte de una banda que funciona como un reloj convirtió este Mechanix en uno de los puntos altos de la velada.

Otro pequeño encore más, luego del cual la banda sale por última vez al escenario para ser presentada por su frontman. Una tras otra, las ovaciones premian a tres músicos de excelente desempeño que nos demostraron que a pesar de venir de bandas menos conocidas, no les falta habilidad para desenvolverse en las grandes ligas del Metal. El cuarto de los integrantes de la banda no se presentó por su nombre; lo hizo con su obra. “This song is called Holy Wars” fue, además, una señal que provocó contradicción en los fans: uno de los clásicos (si no EL clásico) más importantes de la banda serviría además como cierre de un espectáculo de categoría mundial, de esos a los que la banda de Mustaine nos está acostumbrando.

megadeth20

Es muy difícil expresar lo que se siente al terminar uno de estos conciertos. A pesar de la falta de temas como Train Of Consecuences o Reckoning Day, dudo que uno solo de los asistentes haya dejado el recinto disconforme con un show que, repito con el riesgo de parecer majadero, quedará grabado en la historia del metal en Chile.

Setlist:

01 – Sleepwalker
02 – Wake Up Dead
03 – Take No Prisoners
04 – Skin O’ My Teeth
05 – Washington Is Next
06 – Kick The Chair
07 – In My Darkest Hour
08 – Hangar 18
09 – Gears Of War
10 – A Tout Le Monde
11 – Tornado of Souls
12 – Ashes In Your Mouth
13 – Burnt Ice
14 – Sweating Bullets
15 – Symphony Of Destruction
16 – Trust
Encore 1:
17 – She Wolf
18 – Peace Sells
19 – The Mechanix – Peace Sells
Encore 2:
20 – Holy Wars

2 comentarios
  1. Likan Dice:

    CSM!!!!!
    Reviví todo el fokin concierto del 2008, estuvo la rajaaa, todo el público prendido al máximo, Mustaine tocando su tocarra perfectamente junto a todo el resto de Megadeth.

    TREMENDO Setlist!!!!!

    Excelente Review del recuerdo!, gracias Powermetal!!!!

    Salu2!

Los comentarios están desactivados.