Los que hemos tenido la oportunidad de ver a Leo Jiménez en vivo con anterioridad y a su vez hemos seguido su carrera con el pasar de los años, sabemos perfectamente de lo que es capaz de hacer sobre un escenario. Su lugar entre los grandes cantantes españoles de toda la historia está asegurado hace un buen tiempo y por el momento no parece que eso vaya a cambiar de forma alguna.

Si bien la visita originalmente estaba agendada para noviembre del año pasado, diversos problemas obligaron a postergar la fecha para marzo del presente, aumentando la expectación y la impaciencia de los más acérrimos. Así, la tercera visita del cantante a nuestro país se concretaría bajo la gira denominada «América Contrastour», centrada en su último larga duración «La Factoría del Contraste» (2016). Veamos qué tal estuvo la jornada.

STEELRAGE

Comandados por el cantante Jaime Contreras, SteelRage tenía la misión de abrir los fuegos y de comenzar a animar a los asistentes en un día particularmente frío. Difícil misión puesto que en media hora debían condensar parte de sus éxitos y así dar un show lo suficientemente cohesionado para los fanáticos que ya se agolpaban en la Discoteque Blondie.

Siendo las 18:55 horas., lamentablemente la realización de un numeroso Meet and Greet con Leo junto al resto de la banda en la planta baja del recinto, impidió que pudiéramos ingresar a la cancha y presenciar los primeros minutos de Long Way To Hell. Aún así, desde ya se podía ver la energía que transmitían cada uno de los integrantes hacia el centenar de personas que estaban presenciando el show. Siguiendo con el orden de «All In» (2015), No More Excuses y My Dark Passenger hicieron participar el público con los típicos «eh! eh! eh!» durante las partes instrumentales. Punto aparte es el desplante escénico de la dupla de guitarristas conformada por Patricio Solar y Hugo Sánchez, quienes se despacharon unos solos de gran calidad con total soltura.

Aludiendo a que el número principal cantaba en idioma español, Jaime señala que ellos no pueden ser menos y presentan la llamativa Sangre y Libertad, estrenada hacia finales del año 2016 con un videoclip grabado al interior de la ex cárcel de Buin. Interpretada de gran forma, salvo por pequeños acoples que se hicieron presentes un par de veces. De todas formas el estribillo contó con la fuerza y la intensidad necesaria. Mención aparte para el baterista Rodrigo Villena y para el bajista Raimundo Correa, quienes estuvieron a cargo de poner la calma durante cada verso.

Finalmente, la dupla conformada por The Last Card y Kill or Die puso término a una destacable actuación de los compatriotas, donde el único punto bajo estuvo presente en el altísimo volumen de la amplificación y en algunos acoples durante las partes instrumentales. De todas formas, el oficio de una banda que lleva años en el ruedo, el carisma de su frontman y la constante participación de los más entusiastas hizo que SteelRage sacara la tarea adelante. Felicitaciones a los afortunados que recibieron un CD de regalo de parte de la agrupación.

 Setlist Steelrage

  1. Eternal Sorrow (Intro)
  2. Long Way to Hell
  3. No More Excuses
  4. My Dark Passenger
  5. Sangre y Libertad
  6. Last Card
  7. Kill or Die

EXXOCET

A las 19:50 horas sale a escena Exxocet, quienes traerían un setlist cargado con canciones de su último álbum «Rock and Roll Under Attack» (2015). Súbitamente y tras un gran grito agudo, arremeten con dos piezas extraídas del LP mencionado: Heavy Metal Angels y Speed of the Wind. En cuestión de minutos se nota la cohesión entre toda la sección de cuerdas, puesto que se mantienen constantemente haciendo juegos y coreografías que resultan bastante llamativas y efectivas. Por cierto, bastante más bajo el volumen en comparación a sus predecesores, lo cual pudimos comprobarlo de mejor manera durante Alive (un temón con todas sus letras por lo demás). Si bien al micrófono de Chriss Lion le faltó definición durante varios minutos, sus agudos y gesticulaciones bastaron para sobreponerse al percance.

Es cierto que la participación del público disminuyó un tanto a lo largo del show, pero eso no quitó que Estrella Fugaz fuese seguida con detención por los presentes que en su mayoría presenciaba por primera vez un show de los coterráneos. Por su parte, When The Roses Die trajo la emotividad y esa nostalgia ochentera excelentemente plasmada en la bella melodía de esta pieza. Súmenle un punto al bajista Danny Crow que se muestra bastante activo y entusiasta a lo largo del escenario.

Generando una progresión plausible a todas luces, el clímax del show vendría de la mano de la notable Battleline, un cañonazo que desborda acero por los poros donde Tom Azzter hace de las suyas en los tarros. Pero acá todos colaboran, ya que los guitarristas Richie Love y Lukky Sparxx ayudan al fraseo de un estribillo que funcionó a la perfección. Este último ayuda a introducir Rock and Roll afirmando que es primera vez que lo tocarían en vivo. Uno de los momentos para enmarcar sin duda es la armonía de la parte instrumental que se robó todas las miradas al centro del escenario.

Para culminar, la entretenida Party Tonite puso fin a un poco más de media hora de esta propuesta ochentera con toques modernos que no deja nada al azar. Están los apodos, la vestimenta y sobre todo la actitud consistente y consecuente. ¡Bien por Exxocet!

Setlist Exxocet

  1. Heavy Metal Angels
  2. Speed of the Wind
  3. Alive
  4. Estrella Fugaz
  5. When The Roses Die
  6. Battleline
  7. Rock & Roll
  8. Party Tonite

LEO JIMÉNEZ

Con un pequeño retraso según los horarios establecidos, a las 20:50 horas sale a escena «La Bestia» junto al resto de la banda para tomar posición en el escenario que ya tenía proyectado en su pantalla el lema «Fuerza y Honor». Por supuesto que los gritos de «Leo, Leo, Leo» no se hicieron esperar y fueron cada vez más estridentes. El frontman toma el micrófono y exclama: «Santiago de Chile, ¿cómo están hermanos?». Ante la obvia respuesta, nos promete dos horas de buen Heavy Metal y presenta Desde Niño. La reacción fue instantánea y en cosa de segundos los alrededor de cuatrocientos asistentes estaban entonando cada palabra de este temazo junto al cantante. Está demás mencionar lo bien que fue recibido el coro y lo enérgica que se mostró toda la agrupación. Quizás el único punto bajo que empañó una ejecución impecable, fue el desperfecto en la guitarra de Adri que impidió escuchar con claridad el solo de la parte media de la canción.

Esta contrariedad atrasaría a su vez el inicio de Condenado, ya que pasarían un par de minutos antes de que los técnicos pudieran arreglar dicho problema. Mientras tanto, Leo supo aprovechar la situación y comenzó a tocar un extracto de Walk de Pantera para no enfriar los ánimos y así prender aún más a la audiencia. Centrándonos en el track extraído de «Títere con Cabeza» (2009), nunca deja de llamar la atención la potencia que imprime el español en cada una de sus frases. Basta recordar cuando se desgarraba cantando «Y el dolor me hizo soñar / apretar dientes y llorar / Y el dolor me hizo sentir / me entraron ganas de seguir» para entender este punto.

Tras la presentación de cada uno de los músicos (siendo Carlos Espósito y Rufo Cantero los más ovacionados), vendría la interesante Misantropía, segunda revisión a «Animal Solitario» (2013). Les mentiría si les dijera que es una de mis favoritas dentro del catálogo de la banda, pero hay que reconocer que escucharla en vivo tiene un plus que la hace brillar como pocas. Esto último, probablemente por los cambios de tiempo en la batería que marcan el coro y los agudos sobrehumanos del frontman. A su vez nosotros no nos quedamos atrás y nos encargamos de aportar un enérgico headbanging en las partes más cañeras. Por otro lado, muy personalmente esperaba que el show comenzara de distinta forma a la presentación del año 2013, pero viendo la calidad y la entrega de cada uno de los integrantes, la verdad es que poco importó.

Volviendo al «Títere con Cabeza«, sin duda una de las más coreadas de la noche fue Volar. Y cómo no iba a ser recibida de tal forma, si a estas alturas es un clásico con todas sus letras. Con este status, sumándole una ejecución excelsa de principio a fin y la performance de Leo que derechamente te deja sin palabras, el resultado no es otro que la euforia ensordecedora de cada uno de los presentes.

Tras las típicas frases provocadoras del tipo «El público de Perú lo hará mejor mañana«, «La Bestia» se tomó un par de segundos para pedir un aplauso más que sincero en apoyo a los damnificados por las intensas lluvias e inundaciones que azotan el país vecino. Bajo esta temática social, presenta el primer track de «La Factoría del Contraste» (2016), Hambre. Al igual que Misantropía, esta pieza toma matices distintos al escucharla en vivo y en directo, principalmente por lo arrolladora que suenan las guitarras y la base rítmica durante el «Puede usted dormir, no tiene usted conciencia / Esta es su misión, es el hambre que se acerca». Y si esto fue aplastante, faltan palabras para describir lo ocurrido en Con Razón o Sin Razón. Ya lo recalcábamos hace un par de días: el estribillo funcionaría a la perfección en vivo. Dicho y hecho entonces, puesto que el caos en la cancha no se hizo esperar. ¡Temón!

Mencionando nuevamente las tragedias a causa del clima y tomando a Perú como referencia, el cantante hace una pequeña reflexión sobre la función de los voluntarios en dichas emergencias. Señal inequívoca de que lo siguiente sería Vuela Alto. Es sabido que la Blondie se convierte en un karaoke con esta canción, pero no puedo dejar de mencionar la maestría implantada en los susurros de Leo que por momentos pasan a segundo plano gracias al cántico de la audiencia. Y haciéndole honor al nombre del último disco, vaya contraste que se generó una vez que comienzan con Soy Libertad. El español deja su guitarra de lado y nos asevera que «anteriormente sólo estaban calentando«, dando así el inicio al mencionado opening track de «La Factoría«. Me generaba particular curiosidad como llevarían a cabo este tema, puesto que los matices que presenta de por sí no son para nada sencillos y más aún considerando el directo. Pero el conjunto se encuentra en el mejor nivel instrumental desde su formación y vaya que lo demostraron con creces. ¡La interpretaron como si nada! Es posible que el «Libre, yo siempre libre / Aunque me arranques la piel…» aún resuene en el recinto. Y para qué mencionar los guturales y el breakdown comandado por Carlos y Edu Fernández. Otro de los clímax de la noche, sin dudas.

Las palabras de agradecimiento y de cortesía por ser «uno de los mejores públicos para tocar» no se hicieron esperar. Así, con el vocalista mucho más cómodo y demostrando un mayor desplante escénico, llegamos a otro temazo rescatado del «Títeres«: Bebe de Él. ¡Como sonaban esas guitarras dios mío! La verdad es que entrar en detalles sería ser redundante, básicamente porque los más acérrimos saben que deben reaccionar y comportarse de acuerdo a la importancia de lo que están escuchando. Mismo asunto con Caminos de Agua, otra de las infaltables en el catálogo del oriundo de Fuenlabrada.

Mi favorita del último LP sin pensarlo es Caballo Viejo. Ya habíamos mencionado con anterioridad lo bien que va fluyendo esta composición sin caer en la sobrecarga de recursos. Y precisamente eso es lo que la hizo brillar la noche del viernes: fue ejecutada con calma, solemnidad y sutileza. En este punto la banda sencillamente hizo un trabajo perfecto, ya que permitieron que las estrofas fueran tomando forma lentamente hasta llegar al coro sin llegar a la euforia y al descontrol. Nosotros en tanto de alguna forma entendimos esto último y supimos comportarnos acorde a la situación. Decimos esto porque es sabido que en algún punto del setlist los ánimos estallarán y volverá el descontrol total en la cancha.

Las últimas escogidas de «Animal Solitario» serían las potentes No Hay Más Canciones Para Ti y Tu Destino. Por supuesto ambas fueron ejecutadas a la perfección. Eso sí, y al igual que en su anterior visita, la primera sería conectada de gran forma con un solo de batería donde Carlos mostró una pequeña parte de su arsenal. Personalmente, esta vez lo noté un poco más «recatado» en comparación al año 2013. De igual manera el público conectó con la interpretación y se hizo partícipe en los momentos precisos. En tanto, la segunda fue realmente arrolladora, dejando una hermosa postal con un headbanging generalizado en respuesta a la agresividad de la agrupación. De esta forma, la banda comienza a despedirse a las 22:17 hrs. poniendo fin a la primera parte del show.

Los «Olé, Olé, Olé, Leo, Leo» no tardaron en llegar y tras un par de minutos todos los integrantes vuelven a escena para arremeter con las últimas canciones que iban quedando. Minutos atrás, Leo nos había prometido que «si seguíamos igual de prendidos» tocarían uno o dos temas de Saratoga. Demostrando que es un hombre de palabra, lo siguiente sería una sorpresa mayúscula para los seguidores más antiguos. Durante su speech nos cuenta que el siguiente track se lo compuso hace algunos años a su difunto abuelo. Y en ese momento la reacción de cada uno de nosotros lo dijo todo. Sí señoras y señores, ¡Parte de Mi sonaría por primera vez en nuestro país! Sin exagerar, no había absolutamente nadie que no cantara «Y su luz se apagó como la llama / del candil que hace tanto tiempo ardió / Y su voz susurraba y susurraba / liberadme de todo el dolor». Lo demás queda para el recuerdo personal de cada uno. ¡Qué discazo es «Agotarás«!

Entendiendo que cada vez estábamos más cerca del final, la petición de hacer un wall of death en el centro de la cancha al inicio de Vientos de Guerra y de Resurrección fue acogida sin ninguna oposición. Y cómo no hacerlo, si los españoles nos habían brindado un show superlativo en todos los aspectos. Más que justificado el caos y el mosh pit que se formó para acompañar a dichos clásicos que no necesitan presentación y de los que prácticamente se ha dicho todo.

Mirando la hora y sacando cuentas del setlist mentales, tal como lo mencionó Leo, no podían irse sin tocar un tema de Stravaganzza. ¿El escogido? Obviamente Hijo de la Luna. Fácilmente se puede hacer una especie de resumen del estilo del cantante con este cover. Básicamente porque permite apreciar en primera persona el matiz que generan sus susurros que contienen una técnica envidiable, pasando luego a una agresividad que pareciera arrollar todo a su paso. Por nuestra parte, intentamos seguirle el paso de la forma que fuera posible. Así, a las 22:43 hrs. los españoles ponen fin a su actuación despidiéndose con un «Hasta siempre Chile«.

La gran cantidad de veces que se escucharon los gritos «Olé Olé Olé» y «Leo Leo Leo«, el karaoke estridente en el que se convirtió la Blondie y la presencia de extranjeros en la audiencia que sólo viajaron por ver a Leo Jiménez en nuestro país, da cuenta de la fidelidad a prueba de balas existente hacia este prodigio de la voz. Queremos dejar en claro a su vez, que sin los musicazos que tiene tras de sí, difícilmente podríamos presenciar un show de esta calidad que por momentos rozó la perfección. Digámoslo aquí y ahora, que tanto o más que el cantante, Rufo, Adri, Edu y Carlos lo dejaron todo en una presentación inolvidable.

Por otro lado, una crítica más que aceptable, es que quizás el setlist escogido corrió pocos riesgos en sí. Fórmula probada y que por ahora pareciera ser infalible. Pero seamos justos en decir que la cara de felicidad de principio a fin de todos los que estábamos presentes no permite dobles lecturas. Por mi parte «La Bestia» sigue siendo el mejor cantante de toda Hispanoamérica.

Setlist Leo Jiménez

  1. Desde Niño
  2. Condenado
  3. Misantropía
  4. Volar
  5. Hambre
  6. Con Razón o Sin Razón
  7. Vuela Alto
  8. Soy Libertad
  9. Bebe de Él
  10. Caminos de Agua
  11. Caballo Viejo
  12. No Hay Más Canciones Para Ti
  13. Solo de Batería
  14. Tu Destino

Encore

  1. Parte de Mi
  2. Vientos de Guerra
  3. Resurrección
  4. Hijo de la Luna

GALERÍA

 

 

1 comentario
  1. Joaquin Esteban Ignacio Uribe Dice:

    Muy buena noche definitivamente leo es y sigue siendo la BESTIA o/

Los comentarios están desactivados.