Timo Tolkki rompe el hielo

Dos décadas en los escenarios metálicos son muestra del buen trabajo y aceptación que llevó a Stratovarius hasta su quintaesencia. Sin embargo, mantener una banda unida no es una tarea fácil, sobretodo porque siempre existirán discrepancias entre los mismos integrantes, razón por la que se debe reconocer que, al estar en una banda, llegar a un punto en común implica capacidad en general y voluntad en particular.

De acuerdo con el comunicado que Timo Tolkki publicó en su sitio oficial, la decisión de finalizar labanda fue tomada desde octubre del año pasado, y entre otras razones, se debió a que desde que Kotipelto y Jörg entraron a la banda, el ambiente se tornó negativo y tenso: “He llegado a mi decisión después de pensar cuidadosa, larga y racionalmente durante un año y sé que este es el camino correcto para mí. Me sentí muy mal estando en Stratovarius. Algo andaba terriblemente mal y a nadie parecía importarle”, expresó Tolkki. De hecho, calificó las razones por las que Jari Kainulainen fue expulsado de la banda como “absurdas”, pero no escribió más detalles sobre eso, más bien conservó las dudas por si algún día escribe un libro.

También explica que desde hace doce años aproximadamente recibía quejas de Jörg acerca de Kotipelto y viceversa, pero eran cuestiones que desaparecían a la vista de sus fans cuando el telón se subía. Además, añade que cuando fue hospitalizado por su crisis nerviosa en abril del 2004, solamente Johansson le demostró su apoyo a través de llamadas telefónicas. Fue entonces cuando se dio cuenta que las cosas empezaban a cambiar.

Contra el Viento

Según Tolkki, a partir del álbum “Stratovarius” (2005) el ambiente en la banda era demasiado extraño, nadie parecía interesado en planear los shows y los ensayos eran incómodos. Entre los aspectos malos que Timo especifica sobre ese tour (Stratovarius) es que Jörg usó una polera de su banda anterior, Saxon, en la mayoría de las presentaciones.

Otro factor de tensión era que Kotipelto no lograba encajar en los gustos de Tolkki en relación a la composición de letras y música porque, de acuerdo al ex líder, no sonaban a Stratovarius sino a Kotipelto. “Debo decir que él ha escrito varias canciones buenas durante su carrera de solista. Probablemente él dirá lo mismo sobre mi estilo de componer. Somos muy diferentes. El tiene un sentido de humor diferente del mío”, afirmó Tolkki.

No sería nada justo señalar a Timo Tolkki por la difícil decisión que tomó de “retirar de la industria” a la banda de la que fue líder y con la que expresó su sentido musical durante tanto tiempo, pues una de las razones que mejor fundamentan el fin de Stratovarius es que la emoción de tocar se había desvanecido. Habían pasado de tocar con el corazón a tocar sólo por trabajo y por lo tanto, por dinero.

Lo más extraño de todo esto es que Tolkki asegura que ninguno de los “ex Strato” fueron realmente amigos. Cuenta que en doce años, visitó a Kotipelto nada más cinco veces y que los más allegados a él eran Johansson y consecuentemente, Lauri Porra. Pero definitivamente, la amistad no tenía lugar en la banda.

Al parecer los malos momentos predominaban sobre los buenos, así que a Tolkki se le ocurrió que el próximo disco, denominado hasta ese entonces como “RR”, tendría el estilo del “Visions”, quizá era una manera inconsciente de querer volver a aquellos tiempos. En el 2006 grabaron un demo que contenía diez temas que presentaron a la compañía disquera. Luego, Tolkki reservó por doce días el estudio Sonic Pump para marzo del 2007, pero las sesiones no fueron las mejores porque nadie había ensayado las canciones. Fue entonces cuando Tolkki se dio cuenta que no podía seguir luchando por una banda que ya había perdido el alma.

El 2007 fue para Stratovarius un año de discusiones, peleas y decepciones. Jörg y Kotipelto eran los encargados de la “Stratotienda” de la página oficial. En la misma, había artículos a la venta y por ende, las personas querían comprar lo que veían en el sitio pero la mercadería se había agotado y Jörg se negó a producir más.

Paralelamente, Tolkki se daba cuenta que disfrutaba más su proyecto de rock ópera, Saana: “Me di cuenta de que lo que hacía falta en Strato era entusiasmo, creatividad y diversión”. No obstante, ese mismo año todavía estuvieron en ocho festivales y fue en el Wacken Germany que Tolkki reflexionó sobre la verdadera situación de la banda: habían llegado al final.

Nueva Era

Ahora, Timo Tolkki ha decidido formar una nueva banda bajo el nombre “Revolution Renaissance” y según él, “continuará el legado de Stratovarius”. El álbum debut lleva el nombre “New Era” y estará listo el seis de junio de este año, a través de Frontiers Records. Al parecer, éste se remontará a los viejos tiempos de Strato, específicamente de “Visions”. Además, Michael Kiske y Tobías Samment son los vocalistas invitados para este trabajo, que considera desde ya como una obra maestra del power metal melódico.

Si bien es cierto que un grupo de fanáticos ha colocado en la web una petición para manifestar su deseo de que Stratovarius no se disuelva, también es cierto que muchos  comentarios que se han hecho al respecto en diferentes sitios de Internet han demostrado que Stratavarius dejó conformes a la mayoría de sus seguidores, quienes más que lamentos, han expresado las ansias por escuchar todo lo nuevo que viene.

A pesar de esta fisura en el género power-metalero, Stratovarius tiene una historia que va más allá de sus trece discos de estudio, de sus incontables conciertos, los tres discos de oro y un grammy finlandés: es símbolo de evolución y éxito, la insignia de un metal potente y al mismo tiempo melódico.