El ex guitarrista y co-fundador de JUDAS PRIEST alzó la voz ad portas de una nueva gira de los ingleses para promocionar su último disco «Firepower».

«Las noticias de que Glenn finalmente se vio obligado a aceptar su desafortunada condición de largo plazo me provocan una profunda tristeza. Igualmente, el término de nuestra era como dúo de guitarristas es algo que también tengo que aceptar», comentó K.K. Downing en un comunicado emitido esta mañana. «El apetito insaciable que Glenn y yo teníamos por crear una música inspirada y única que el mundo pudiese disfrutar por décadas, es algo que nunca se podrá borrar. Sin embargo, todos los que han sido testigos de la evolución de nuestra amada música deben aceptar el hecho de que las cosas inevitablemente cambian, o simplemente terminan».

El legendario guitarrista no puede creer que JUDAS PRIEST no lo haya llamado de vuelta tras conocerse la situación de su compañero Glenn Tipton: «Tengo que decir con gran tristeza también que estoy muy sorprendido y shockeado de que no me hayan contactado para asumir mi rol original como guitarrista de JUDAS PRIEST. Si hubiera podido regresar a la banda o no, la posibilidad de que surgiera esta situación nunca se me pasó por la cabeza cuando me fui, aún cuando yo sigo siendo, oficial y legalmente, miembro de JUDAS PRIEST. 

Downing disparó hacia «algunos integrantes de la banda» comentando que «ahora sé mejor que nunca que hice lo correcto al dejar la banda en el momento que lo hice, ya que parece que mi tiempo en la banda y mi valor en términos de crear su legado, no fue ni es apreciado por algunos integrantes de la banda. Sinceramente, espero por el bien de los fans, que la decisión de no acercarse a mí no sea financiera».

El puesto de Glenn Tipton será ocupado por el también productor Andy Sneap, haciendo pareja con Richie Faulkner, quien llegó a la banda precisamente en reemplazo de K.K. «Conozco a Andy Sneap, y él es uno de los mayores contribuyentes al Rock y al Metal que alguien tendría el privilegio de conocer. Por tanto, no tengo dudas de que su contribución al nuevo álbum de JUDAS PRIEST fue mucho más que sólo producción. Lo único que queda es que los fanáticos vayan y disfruten de la banda tal como es, para completar una parte de la historia de la música en la que cada uno de ustedes haya desempeñado un papel muy importante», concluyó Downing.