Seis largos años pasaron para que tuviéramos la oportunidad de escuchar material nuevo de, en mi opinión, la banda que ejemplifica la evolución del Heavy Metal: Judas Priest. Puede sonar exagerado, pero siempre he considerado que esta banda trasciende el género, así lo han demostrado a lo largo de los años, siempre estando uno o dos escalones adelantados a sus contemporáneos.

Y seis años han pasado también desde que lanzaran el experimental, ambicioso y controversial Nostradamus (2008), producción que dividiera aguas entre los fans: a muchos les encantó y lo encontraron realmente una obra maestra, mientras que otro sector de la fanaticada lo odió considerándolo largo, pretensioso y aburrido. Como sea desde 2008 a la fecha ha pasado mucha agua bajo el puente, siendo lo más relevante sin lugar a dudas la partida de uno de los integrantes originales y pilares fundamentales en el andamiaje de Priest: K.K. Downing. Era imposible imaginar a Glenn Tipton sin su compañero de toda la vida pues, a mi juicio, se trataba de la dupla más compenetrada, consolidada y definitoria de todo el género. Prácticamente no existe banda de Heavy Metal con dos guitarristas líderes que no se haya inspirado en esas dos leyendas vivientes.

Por eso se agradece que más allá de traer a alguien a llenar el lugar de Downing hayan traído a un músico joven como Richie Faulkner, que además de traer vitalidad a la banda, aporta con un estilo propio, que se ha involucrado a fondo en las labores creativas, tanto así, que todos los cortes que cuenta esta nueva placa son compuestos en conjunto por el trío Halford/Tipton/Faulkner. Restando y sumando su inclusión, más allá de cualquier reparo obvio dado la falta de uno integrante icónico, terminó resultando ser un acierto.  Pero vamos a los que nos interesa.

Redeemer Of Souls no es un disco de perfecto, pero sí tiene todos los ingredientes para convertirse en un digno integrante del catálogo de Judas Priest. Esto queda demostrado desde la partida con Dragonaut, track que si bien está bastante lejos de meterse en el grupo de los mejores opening que han hecho, si cumple con la función de pegar de entrada. Los riffs son simples y efectivos siendo fácil notar la forma en que Richie se despega del estilo de K.K. Downing; por alguna razón me recordó más a lo que Halford nos tiene acostumbrado en sus trabajos solistas y por cierto las loas se las lleva el coro: “Fire in the sky / Paralyzing fear / You know you’re gonna die / Dragonaut is here”. Le sigue el tema que da título a la placa, Reedemer Of Souls, que podríamos decir que se trata de un hijo bastardo de la clásica Hell Patrol del álbum Painkiller (1990). Cuenta con una estructura similar, así como una línea vocal en ese estilo, aunque claramente un par de escalones más abajo en cuanto a calidad.

Estas dos canciones apenas cumplen con darle una partida correcta a la producción, pero lo mejor está por venir y eso comienza inmediatamente al escuchar la solemne introducción de Halls Of Valhalla. Porque esta debe estar fácilmente entre las composiciones más épicas en la carrera de Priest, donde el desgarrador grito de Halford al principio es solo el aperitivo a lo que se viene. Los riffs de la dupla Tipton/Faulkner (¿suena raro que no sea Tipton/Downing?) a ratos podrían traernos a la memoria ciertos pasajes de Painkiller, pero es en la línea vocal y el coro es donde agarra brillo propio. Por otro lado Scott Travis y Ian Hill no se quedan atrás con su base rítmica realmente musculosa. Seguimos con la excelente Sword Of Damocles, que si bien baja la intensidad respecto a su antecesora no disminuye en ningún ápice el contenido épico. Desde los double leads, pasando por un Scott Travis que acá está particularmente intratable, a un Rob Halford que se pasea por diversos matices vocales. Es interesante ver como el Metal God se desempeña sabiendo que su registro ya no es el de antaño, no obstante esto no es impedimento para  lograr líneas vocales creativas sacándole el mayor provecho a lo que tiene actualmente. Quizás puede tener menos registro vocal, pero la creatividad sigue estando intacta.

March Of The Damned nos devuelve a terrenos rockeros con riffs simples y pegajosos, donde el calvo es el que lleva la batuta y sus fraseos esta vez me recuerdan ligeramente a lo que hiciera en Fight en la década de los noventa.  En cambio Down In Flames tiene un aire más “ochentero” poniendo mayor énfasis en las melodías y en la línea vocal.  Un corte que al menos por línea estilística, podría haber entrado perfectamente en un álbum como Defenders Of The Faith (1984) o Ram It Down (1988).  Eso también lo podremos sentir con el poderoso Hell & Back, en el cual el trabajo de Tipton/Faulkner es sobresaliente y que cuenta con los ingredientes necesarios para convertirse en uno de los tantos tracks de Priest del tipo para “levantar el puño en el concierto o bar más cercano”.

Cold Blooded es quizás el corte más elaborado que contiene esta producción: con un inicio que va creciendo en intensidad, donde la parte instrumental es realmente sobresaliente, conteniendo partes complejas, simples, cambios de velocidad, todo embarcado en lo que Priest sabe hacer a la perfección. Uno de esos cortes memorables con los que siempre sorprende la banda, como para graficarlo mejor, podría ser lo que  Night Comes Down fue para Defenders Of The Faith o Blood Red Skies para Ram It Down, por citar un ejemplo cercano.  Al menos para mí fue un deleite de escuchar y uno de los puntos altos del disco.

Nunca está demas recordar que Priest es una banda que ha creado su propio universo y ha dado tantos personajes de los que bien se podría hacer un comic (Tyrant, Sinner, The Sentinel, Painkiller, The Metallian, Hellion, Jawbreaker, etcétera), en esa línea Metalizer es el nuevo personaje que pasa a engalanar esta extensa galería. Por supuesto su historia es acompaña de un soundtrack donde predomina la metralleta, digo bombos, de Travis, los solos de Glenn y Richie, más fraseos bastardos del Metal God: “He will find you goes for your throat / Memorize you / He is the Metalizer”. Seguimos con el ultra ganchero Crossfire que atrapa de entrada con una simple pero mágica introducción: un corte donde más que el poder y el chacalismo lo que predomina es el groove y la onda.

Entrando a tierra derecha, Secrets Of The Dead tiene cierta atmósfera experimental a lo que hicieron en Nostradamus, aunque añadiéndole un par de cosas nuevas  logrando con ello un resultado de altos estándares de calidad. Las melodías son atrapantes, los riffs llenos de pasión y la producción –parte narrada incluida- es notable. Un corte épico y porque no decirlo, semi progresivo, que muestra una vez más como Priest sigue siendo una banda tremendamente creativa por sobre todas las cosas.

Llegando a la parte final nos encontramos con Battle Cry la última descarga de Heavy Metal tradicional marca registrada de Priest: con un coro ultra hímnico, con Halford tratando de llegar al límite con sus agudos, aunque dando indicios de notorio cansancio y desgaste. Un buen intento pero prefiero escucharlo usando sus matices en lugar de exigirse en tratar de lograr las notas imposibles que lograba en los ochenta, ya no está para esos trotes aunque exista el autotune y todas las herramientas que permiten que los cantantes suenen mejor en estudio. El telón se baja con la inspirada balada The Beginning Of The End, muy melancólica y de una atmósfera muy intimista. Es como el intento de Priest por hacer algo tipo Catch The Rainbow pero con su estilo y sello; ¿la letra será el indicio de algo? Pues ya han manifestado la intención de retirarse, al menos de las giras mundiales. ¿Pero tendrán en mente retirarse definitivamente luego? Creo que el interés que despierte esta placa puede ser clave para el futuro del grupo.

Como comenté más arriba, no es un disco perfecto pero si muestra a un Priest vigente. No obstante, es imposible no extrañar a ratos el inconfundible estilo de K.K. Downing, aunque el aporte de Richie Faulkner ha resultado ser una inyección de vitalidad y le ha dado nuevo bríos, si la apuesta es llegar a una posible quinta década de su extensa trayectoria. Cuenta de al menos seis cortes de gran factura y, como es la tónica en todos los discos del grupo, siempre es fácil de reconocer detalles en las canciones que no se les había escuchado antes, lo que prueba que aún tienen gasolina en el estanque para sorprender a los fans y, mientras eso exista, confiemos en que tendremos al sacerdote Judas entre nosotros por un buen rato.

 

14 comentarios
  1. Chronologo Dice:

    Discrepo con la nota. La producción es ahí no más, excesivo chorus en las guitarras. Me gustaron como 5 temás, Halls Of Valhalla, Dragonaut, Crossfire, Metalizer y una que venía en el cd bonus, Tears Of Blood que es por lejos el mejor tema y ni siquiera lo pusieron en el track principal. Soy fanatico de Judas, sabemos que Halford esta viejo, pero suena cansado en casi todas las canciones menos en las que mencioné. El tema March of The Dead es monotono, más allá de que Judas nunca se ha caracterizado por una gran complejidad pero ese tema salvo por el riff es bastante pobre, la voz sobre procesada de Rob lo hace parecer Ozzy. Pero es mi opinion nada más.

  2. Diego A. Arcis Dice:

    Suena como un álbum clásico, no es una obra maestra, pero me gusta. No le pido más a Judas!

  3. Starship Trooper Dice:

    No esperaba menos, me gustó mucho este disco. Me parece que contiene temas muy potentes, a pesar de la producción, principalmente lo hecho en Halls of Valhalla y Battle Cry está al nivel de los mejores Judas Priest. Se les nota lo viejetes, pero para su edad, lo hacen la mar de bien. Quizás dentro de la gran cantidad de temas, haya alguno que no sea tan logrado, como es el caso de Crossfire, pero vamos, en general me parece un disco digno para su legado, compitiendo ahí con Angel of Retribution, y por supuesto superando por patadas sangrientas a Nostradamus.

    GRANDES JUDAS, NO MUERAN NUNCA!

  4. Mariano Dice:

    De antemano cuando uno ve que en el nuevo disco van a haber 18 temas (13 y 5 de bonus), uno puede imaginar que podria haber mucho relleno. Mejor menos cantidad y mas calidad!. Y efectivamente, me parece que hay varios rellenos. El disco es correcto en lineas generales,pero despues de 6 años de espera y a una banda como Judas priest se le puede exigir un poco mas. Hay temas sobresalientes como Halls of Vallhalla, Battle cry o Cold blooded,pero el resto algunos buenos sin deslumbrar, otros regulares y otros que pasan sin pena ni gloria. Otra cosa desconcertante es la produccion!.. muy cruda, mucho efecto de guitarra en muchas partes y como que falta fuerza. Despues del sonido pulido y producido de los 2 ultimos discos, me parece que el sonido de este disco es pobre. El trabajo de Halford es correcto,aunque algo monotono y en algunas partes con muy poca expresividad, como en March of the Damned por ejemplo y hay lineas vocales que podrian haber estado un poco mas inspiradas. Por otra parte es innegable que se extraña a K.K., es imposible no nombrarlo. Richie Faulkner cumple pero K.K. es irreemplazable. Repito, un disco correcto que cumple,pero despues de tanto tiempo y siendo Judas Priest,se esperaba un poco mas!.

    • Chronologo Dice:

      Concuerdo con el tema de la producción, despues de un sonido tan trabajado y pulido como el Nostradamus no puede ser que la batería suene como si la estuvieran tocando en el baño. Demasiado cruda en mi opinión. Lo que si destaco del disco es que de los temas buenos hay variedad, es como un recopilatorio de todas las eras de Priest.

      • mariano Dice:

        Si, lo de la produccion es chocante y hay temas donde las guitarras suenas muy debiles, como en redeemer of souls, mas teniendo en cuenta que Judas siempre tuvo producciones trabajadas y pulidas, no tan caseras como esta. Tambien en Metalizer,hay un efecto horrible,que supongo que debe ser el bajo, que no aporta positivamente al tema. Es verdad que hay una saludable variedad en el disco, pero me parece que hubiera sido mas acertado agarrar 9 o 10 temas y trabajarlos lo maximo posible hasta conseguir el mejor resultado, menos cantidad y mas calidad. Los temas mas trabajados me parecen los mas destacables, cold blooded, Halls of valhalla, Sword of damocles, Secret of dead..en los mas directos y clasicos es en donde me parece estan los menos inspirados.

  5. Rafael Andres Vargas Miranda Dice:

    BUENO EL REVIEWS…lamento decir esto …SIN KK, JUDAS PERDIO LA FUERZA…LE FALTO UN «FREEWHEEL» ALGO FUERTE …y habrá que ver como suene Haldford en vivo …aunque «SnakeBite», no sé si es Slaugther, Whitesnake se pasó!

  6. Jorge Ciudad Lara Dice:

    No esperaba nada de este trabajo, no le creía a la banda cuando hablaba de lo excelentemente logrado que era este album, ni siquiera veía cómo serían capaces de atrapar con un material «tradicional» (en ese minuto, algo que interpretaba como «predecible»). Pero de suerte me encontré en youtube con la canción Sword Of Damocles, donde de unos riff blueseros toman ribetes enormes en una canción tan épica como pesada… y quedé alucinado…

    La verdad es que el disco me tiene loco, me tiene atrapado el 90% de la edición normal de este disco, con ingredientes de todos mis discos favoritos de Priest (Sin After Sin, Hell Bent For Leather, Screaming For Vengeance, Painkiller… y aun así con un color propio), y una que otra sorpresa como Secrets of the dead y Down In Flames. Redeemer es un himno, Halls Of Valhalla y Battle Cry son una muestra de poderío gigantesca, sin contar que lo que sucede en Sword Of Democles es alucinante… Crossfire me transporta al Priest de fines de los setenta, en composición, interpretación y sonido (comprendo a quienes no les guste el sonido, pero no comparto esa apreciación)

    Después de Nostradamus no me imaginaba otra vez comprando un álbum de Judas Priest, y ahora es el lanzamiento que más contento me ha dejado desde que escucho a esta banda.

  7. Baco Dice:

    Buen disco, en términos generales, pero deslumbrante no. Desde luego hay temazos Dragonaut, Battle cry, halls of valhalla, crossfire por nombrar algunos. Pero también hay bastante relleno. Sin embargo, es meritorio el hecho de que sigan sacando material nuevo, cuando podrían estar vacilando en Las Vegas forever, los fanáticos se le agradecemos. Respecto a Halford aunque tenga ya tenga la voz gastada, siempre sera el Metal God.( no se como algunos pretenden otro Painkiller a esta altura) Por otro lado dupla de guitarras dentro de lo poco que se esperaba con Faulkner, cumplidora. El sonido es crudo pero me gusto, en el afán de recuperar el sonido de antaño setentero o de comienzos de los 80.( a diferencia del sonido plástico y artificioso de Nostradamus).

  8. Carlos Dice:

    lo escuche lo recontra escuche y sigue sin convencerme hay temas que les falto sacar provecho, la afinacion mas baja que estan usando para que la voz de Halford calse sin exigirse demasiado, obvio sin esperar un Painkiller que dicen por ahi, no me convence ya que debiesen haber aprovechado la afinacion que tienen ahora para dar un peso impresionante con una voz mas rasposa y gastada como esta la de Halford, pero sin duda como acertadamente dice la critica es un digno exponente de la discografia de Judas, pero sin salirse de los esquemas como nos tenian acostumbrados

  9. Vic 34 Dice:

    Un disco muy bueno, pero nada espectacular, aunque se fue K.K (mi guitarrista favorito de Priest), Richie Faulkner, les da un nuevo aire a la música y creo que seguirán haciendo discos de buen nivel

  10. José Ignacio Gutiérrez Reyes Dice:

    No superó a Nostradamus, de hecho superar tal obra maestra de conceptualismo, es imposible.
    Pero si es un buen álbum, muy al estilo de Angel of retribution, casi la segunda parte de tal.
    No esperaba más ni menos, buen álbum y punto.

  11. pedro Dice:

    es un disco solo para fanaticos de los priest canciones como valhalla o swords of domocles son canciones de himnos muy parecido a saxon canciones de guerreros sajones , march of damned es un obio repertorio de halford ( como solista) hay canciones que el fanatico las familiariza con disco de los 80 defender o screaming
    y por ultimo para el que no escucho el disco bonus lo recomiendo 5 temas clasicos sonidos priest y con never forget una cancion dedicada a cada fan de la banda
    DISCAZOOOO

  12. PIERO Dice:

    creo que es un discazo, a muchos no les podrá gustar por que no esta k.k. downing,pero es un disco que tiene mucho power y con ganas de demostrar que la banda sigue vigente al puro estilo painkiller y que ninguno de los discos anteriores posee,me refiero especialmente a nostradamus y angel of retribution.
    No hay que dejar de conciderar los años que tiene halford y sigue demostrando que esta en escena con discos de primer nivel.

Los comentarios están desactivados.