¿Lo mejor de Inglaterra? bueno, porqué no decirlo, la respuesta a esa pregunta ciertamente que podría ser sin ningún tapujo la siguiente: el Fútbol, el Gin, y Iron Maiden (fanáticos del Whisky, dije Inglaterra, no Escocia(!)), y bien, hablando ahora muy en serio, lo que va a vivir el mundo del metal a partir del 1 de febrero del 2008 es algo tan tremendamente especial, que merece que todas las páginas del género en todos los continentes brinden el debido homenaje a este grupo de músicos que cambió las vidas de muchos de nosotros, los británicos Iron Maiden, quienes a través del “Somewhere Back in Time World Tour”, cual máquina del tiempo, nos llevarán atrás en las eras y edades…no solamente a lo mejor de los 80´s, sino también a Egipto (Powerslave), Macedonia y Persia (Alexander The Great), Mongolia (Gengis Khan), la Segunda Guerra Mundial (Aces High), la alta mar de los piratas (The Rime of The Ancient Mariner), la batalla de Balaclava (The Trooper), el mito de Ícaro y tantos, tantos otros lugares a través de la magia de la música reforzada con la potencia del metal…esta gira es un regalo de los Dioses…

Para muchos de nosotros Iron Maiden es mucho más, pero es que mucho más que la banda favorita, ellos ya son nuestros amigos, parte de nuestras vidas, “blood brothers” de verdad, no importa que no los conozcamos en persona, al momento de tener un álbum y un tema para cada una de las etapas de nuestras vidas, ya son parte de la historia que escribimos en esta tierra, y parte de las vivencias que nos llevaremos a la tumba, momento en que ciertamente recordaremos el tema “Die with your boots on”! la verdad mientras escribo estas líneas me parece increíble que en el 2009 tengamos las oportunidad de revivir en un show los grandes éxitos de los 80´s con motivos escenográficos del Powerslave…para los “viejos” sobre 30 será la mejor forma de recordar nuestra niñez y juventud de una época increíble del heavy metal, para los más jóvenes, la oportunidad de sus vidas de conocer a UNA BANDA DE VERDAD, así de simple, sin más que decir en estos meses de emoción extrema, ahora más que nunca hermanos de sangre en el metal, esperemos nuestro turno con un eterno UP THE IRONS!!! (prólogo de MTWebmaster)

EL COMIENZO DE LA LEYENDA

En 1971, un quinceañero llamado Stephen Percy Harris, nacido en Leytonstone, Londres, el 12 de Marzo de 1957, vivía entre dos pasiones: la música y el West Ham United, equipo de fútbol de la Premier League de Inglaterra. Steve, quien poseía (y posee) bastante talento para el fútbol, se vio un tanto decepcionado al ver que muy pocos de los jóvenes como él llegarían a ser futbolistas profesionales, por lo que poco a poco fue trasladando sus esfuerzos hacia la música y decidió adquirir un bajo por la módica suma de 40 libras esterlinas. Así, inspirado en bandas como Jethro Tull o Genesis, formaría después de poco tiempo lo que fue su primera banda, llamada Influence, que posteriormente cambió su nombre a Gypsy’s Kiss. Después de algunas pequeñas tocatas, el imberbe Steve abandonó la banda para unirse a Smiler, agrupación compuesta de jóvenes bastante mayores que él, y con la cual adquirió la experiencia suficiente como para dar a luz a su proyecto personal.

Así, ya en 1975, inspirado en la película “The Man In The Iron Mask” y en la dudosa femineidad de la Primera Ministra de Inglaterra de aquellos entonces, Margaret Thatcher (apodada “la Dama de Hierro”), Steve Harris encontró el nombre para su banda: Iron Maiden. Ya con el tema del nombre resuelto, Steve comenzó a buscar músicos en su barrio, el East End de Londres, reclutando a Terry Rance y Paul Sullivan en las guitarras, a Ron Matthews en la batería y al cantante Paul Mario, quien fue reemplazado poco después por Dennis Wilcock (con quien había tocado en Smiler). Éste recomendó a Steve a un rubio y joven guitarrista, con rostro felino, que hacía sus primeras armas en Urchin, llamado David Michael Murray, nacido en Edmonton, Londres, el 23 de Diciembre de 1958, lo que motivó la partida de Rance y Sullivan de la banda (quienes vieron esto como una falta de respeto), llegando Bob Sullivan (“Bob D’Angelo”) a suplir esa plaza faltante. Y además, Ron Rebel reemplazó a Matthews en la batería. Poco después, luego de múltiples cambios -donde incluso Iron Maiden tuvo ¡tecladista!, Tony Moore, y Dave Murray fue echado de la banda por Wilcock, para posteriormente volver-, otro ex-Smiler, Doug Sampson, llegaría a tomar las baquetas, mientras buscaban otro vocalista. Y en ese entonces un compañero de Steve le recomendó a un cantante de apellido italiano con tendencias algo punk y con un gran carisma, que mostraba sus virtudes en Bird Of Prey. Su nombre era Paul Andrews, más conocido como Paul Di’Anno, nacido el 17 de Mayo de 1958, en Chingford, Essex.

En esos entonces la situación de Iron Maiden era complicada. Las casas discográficas les hicieron algunas ofertas, a condición de que se cortaran el pelo y se volvieran una banda punk, lo cual Steve Harris estaba lejos de desear. La dura indiferencia, sumada a la reticencia de las radios a incluir bandas metaleras en sus programaciones, se convirtieron en una gran razón para no claudicar. Pero a fines de 1978, tiempo en el cual tocaban por algunas cervezas y se trasladaban en una furgoneta que ellos llamaban “The Big Goddess”, la situación comenzó a cambiar y lograron grabar un demo, que contenía los temas “Prowler”, “Invasion”, “Strange World” y “Iron Maiden”. Para dimensionar la pobreza franciscana en la cual Maiden se inició, hay que decir que no pudieron pagar el cassette original. Dave Murray le entregó su copia a Neal Kay, un DJ que dirigía la noche rockera en “The Soundhouse”, un lugar casi de mala muerte, donde Maiden comenzaría a pavimentar su camino a la fama. En honor a esto, la banda elaboraría poco tiempo después un EP llamado “The Soundhouse Tapes”, que fue originalmente distribuido en forma independiente y que llegaría a transformarse en un ícono de colección.

Una de las copias de la cinta llegó a manos de Rod Smallwood -personaje clave en la historia de Maiden- quien, encantado con la banda, acudió a una presentación en vivo bastante accidentada de la doncella en donde Paul Di’Anno fue detenido horas antes por posesión de arma blanca, por lo que el repertorio fue en su mayoría instrumental y Steve las hizo de vocalista en los restantes temas. A pesar de este inconveniente, Smallwood ofreció ser el manager de la banda, lo cual aceptaron. Poco después, tras una presentación en “The Marquee” con alrededor de 700 fans, Iron Maiden firma contrato con EMI, en lo que se convirtió en un tremendo paso. Ya con EMI, la banda grabó en 1979 dos temas, “Sanctuary” y “Wrathchild”, para la compilación “Metal For Muthas”, con Di’Anno en las voces, Murray y el recién llegado Tony Parsons en las guitarras, Steve en el bajo y Doug Sampson en batería.

EL SEXTO INTEGRANTE Y LOS PRIMEROS DISCOS

Doug comenzó a tener algunos problemas de salud, por lo cual salió de la banda, siendo sustituido por Clive Burr, nacido el 8 de Marzo de 1957. Y Tony Parsons nunca enganchó con la “onda” de la banda, por lo cual también la dejó, llegando en su reemplazo Dennis Stratton, nacido el 9 de Noviembre de 1954 en Londres, quien era el gerente de “The Cart & Horses”. Así, con una formación renovada, la banda salió de gira en Febrero de 1980 para promocionar el “Metal For Muthas” y celebrar la edición de su primer single, “Running Free”, que ascendía al nº 44 en los rankings británicos. La banda recibe una oferta de la BBC, para tocar en el programa “Top Of The Pops”, lo cual aceptaron a condición de tocar en vivo (serían los primeros desde que The Who lo hiciera ocho año antes), en actuación que puede chequearse en el uno de los discos del DVD “The Early Days”.

El día 14 de Abril de 1980 la doncella da a luz a su primer hijo. “Iron Maiden” alcanzó el nº 4 en los rankings, lo que fue consecuencia de la enorme popularidad que estos jóvenes estaban alcanzando -con temas increíbles como “Phantom Of The Opera”, “Running Free” o “Prowler”, entre otros- lo que trajo como consecuencia que incluso fueran invitados a la gira británica nada menos que de Judas Priest, quienes recientemente habían lanzado su clásico de clásicos, “British Steel”.

Y en ese tiempo, puntualmente en Enero del mismo año 1980, nace el -en ese entonces- sexto integrante de Iron Maiden. De la mano de Dave “Lights” Beasley, nace “Eddie”, la mascota de la banda, que aparece en todas y cada una de las carátulas oficiales de los trabajos de la banda. Se dice que el nombre “Eddie” se habría originado de un viejo chiste inglés, que hablaba de un niño llamado Eddie que no tenía cuerpo sino sólo cabeza, que rogaba no recibir más sombreros de regalo para Navidad. Perfeccionado y rediseñado posteriormente por Derek Riggs, Eddie, quien ha aparecido como un faraón, un cyborg o un demente con camisa de fuerza, ha pasado, por derecho propio, a transformarse en un integrante más de la banda, estando presente en las presentaciones en vivo y evolucionando al mismo ritmo que lo ha hecho la banda.

Posteriormente, la banda hizo una gira de dos meses por las islas británicas, además de cuatro presentaciones en “The Marquee”, con lleno total. En el mes de agosto, acompañan a Kiss en su gira europea y en el Festival de Reading, donde además comparten escenario con UFO. Y al terminar la gira, la tensa situación entre Dennis y el resto de la banda se hizo insostenible, por lo que Iron Maiden se quedó con sólo un guitarrista. Pero no sería por mucho tiempo, pues Dave Murray recomendó a un ex-compañero de Urchin, un delgado y pulcro guitarrista llamado Adrian Frederik Smith, nacido el 27 de Febrero de 1957 en Hackney, Londres Este, quien se unió a la banda poco después.

Con esta nueva alineación, y bajo la producción de Martin Birch, el 2 de Febrero de 1981 salió al mercado el segundo trabajo de Iron Maiden, denominado “Killers”, que obtuvo doce discos de oro alrededor del mundo y llegó a situarse en el nº 12 de los rankings ingleses. Con temas como “Purgatory”, “Wrathchild” y “Murders In The Rue Morgue”, Iron Maiden mostró una mayor sofisticación en la elaboración de sus canciones, sin perder la fuerza con la cual emergieron en una escena inhóspita. Tras visitar por primera vez países como Canadá, EEUU y Japón, lanzan un single en vivo (con temas grabados en este último país) , llamado “Maiden Japan”, parafraseando al clásico “Made In Japan” de Deep Purple.

A pesar del éxito anteriormente señalado, existía algo que la banda nunca había tenido: estabilidad. Y ahora el turno de abandonar la banda era de Paul Di’Anno, quien llevaba una vida totalmente ligada al “ideal” rockero del “sexo, drogas y rock’n’roll”, lo cual estaba deteriorando su salud y especialmente sus cuerdas vocales. Y este hecho marcaría historia, pues su reemplazante, un ex estudiante de historia, admirador de Ian Gillan y talentoso esgrimista -incluso se señala que fue invitado a participar del equipo olímpico de esgrima de Inglaterra para los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992-, un tal “Bruce Bruce”, el enmascarado cantante de Samson, se transformaría en uno de los más grandes vocalistas de la historia del heavy metal.

LA FORMACIÓN IDEAL Y LA ETAPA DORADA

En efecto, a Bruce Bruce, el vocalista de Samson, le encantó la idea de tocar con Iron Maiden. Tras una audición en la cual Steve quedó sorprendido por la potencia de la voz de Bruce, éste quedó oficialmente integrado a la banda, retomando su verdadero nombre, Paul Bruce Dickinson. Nacido el 7 de Agosto de 1958 en Worksop, Nottinghamshire, cantó por primera vez en público cuando era muy pequeño, haciendo una sui generis interpretación de la canción de su héroe del momento, Popeye el Marino.

Con el objeto de que Bruce se acoplase, Iron Maiden realizó algunos recitales en Italia, para posteriormente presentarlo al público inglés, quien lo apodó “The Air Raid Siren” (sirena de ataque aéreo), por la potencia de su voz. Y es sabido que el público metalero no es muy dado a dar oportunidades a los reemplazantes, pero Bruce se metió al público al bolsillo en muy poco tiempo.

Ya con Dickinson en la banda, llegaría el momento de la consagración definitiva. Su nuevo trabajo, “The Number Of The Beast”, salió a la venta el 29 de Marzo de 1982, ubicándose en los primeros diez lugares en los rankings de toda Europa, y fue el primer álbum de Maiden en ubicarse en el nº 1 de las listas inglesas. Con temas clásicos como “The Number Of The Beast”, “Run To The Hills” (el single del álbum, que llegó a ubicarse en el nº 7 de los rankings) y “Hallowed Be Thy Name”, entre otros, este trabajo es considerado como el que llevó a la consagración a esta banda inglesa, mostrando una actitud arrolladora, sonidos armónicos con el notable aprovechamiento de las twin guitars y sobre todo con la maravillosa voz de Bruce. Como consecuencia de este éxito, Iron Maiden hizo un tour, “The Beast On The Road”, que duró cerca de 8 meses, donde en alrededor de 180 conciertos visitaron lugares como Australia, Nueva Zelanda, Nueva York, culminando con una gran presentación ante 35.000 personas en el festival de Reading.

Pero el final de la gira marcaría un punto oscuro en la banda, pues el baterista Clive Burr, aludiendo a una serie de problemas personales y al intenso ritmo de trabajo, decide abandonar la banda. Y es así como Iron Maiden recordó al baterista de los franceses Trust, quienes apoyaron a Maiden en la gira del álbum “Killers”. Y es así como Michael Henry McBrain, nacido el 5 de Junio de 1952 en Hackney, Londres, arriba a la banda, configurando lo que, para muchos, es la alineación ideal de Iron Maiden. Cabe señalar que su apodo, “Nicko”, proviene de su niñez, en la cual su hjuguete favorito se llamaba “Nicholas the Bear”, por lo que sus padres lo llamaban “Nicky”, lo que derivaría en “Nicko” poco tiempo después, adoptándolo como nombre artístico..

La banda voló a Nassau, Bahamas, para grabar su cuarto disco, y aprovechando su estancia en aquel paradisíaco lugar, decidieron aprovechar de grabar el video de su nuevo single, “Flight Of Icarus”. El guión del video indicaba que apareciera alguien maquillado de azul y vestido de monje, papel que fue representado por Nicko. Y así, en Mayo de 1983 salió a la venta “Piece Of Mind”, trabajo que en su artwork muestra a un Eddie con camisa de fuerza y encadenado. Rápidamente, este disco alcanzó el nº 3 en los rankings británicos. Este trabajo mostró otras facetas de la banda, con un sonido un poco más elaborado y con un pequeño toque de mayor complejidad en las composiciones -como vemos en la maravillosa “To Tame A Land”-, aunque sin perder la actitud guerrera, como vemos en el clásico “The Trooper”, o en “Where Eagles Dare”.

La banda llevó a cabo entonces el “World Piece Tour”, recorriendo prácticamente los mismos lugares de su gira anterior, culminando con una presentación televisada en Dortmund, Alemania, en cuyo show la banda atacó “brutalmente” a Eddie, lo cual causó cierta controversia.

Si lo que hemos visto hasta ahora es histórico y consagratorio, lo sucedido en 1984 lo sería aun más. La salida a la venta en Septiembre de su quinto trabajo en estudio, “Powerslave”, marcó una etapa importantísima en la banda. En este trabajo, que cuenta con un artwork absolutamente de lujo, con Eddie convertido en una especie de faraón en medio de una pirámide egipcia, la complejidad compositiva insinuada en “Piece Of Mind” llega a niveles fantásticos, especialmente con dos joyas de la historia del metal, como “Rime Of The Ancient Mariner” y “Powerslave”, sin perder la agresividad, que vemos en “Aces High”, y sobre todo marcando el “sonido Maiden”, con el bajo en un rol protagónico, las twin guitars haciendo de las suyas y Bruce retando a que alguien cante como él.

El éxito de “Powerslave” hizo que Iron Maiden llevara a cabo un tour a gran escala, llamado “World Slavery Tour”, que constó de alrededor de 300 conciertos en poco más de un año, visitando incluso países sometidos a regímenes comunistas como Polonia, Hungría o Yugoslavia, en pleno período de la guerra fría entre EEUU y la URSS, y la “Cortina de Hierro”, que dividía al mundo occidental del comunista. Y la doncella demostró que su música estaba más allá de las luchas políticas, en lo que fue considerado como un hito histórico. Además de esto, la banda visitó por primera vez Sudamérica (puntualmente Brasil), en lo que fue un majestuoso Rock In Rio (con un público aproximado de 200.000 personas), compartiendo escenario con Queen, AC/DC y Ozzy Osbourne, entre otros. Con un Eddie transformado en un atemorizante monstruo de casi 20 metros de altura y con un Dickinson recordado (y en vigencia) como uno de los mejores frontman de la historia, la puesta en escena de la banda sobresalía, resaltándose las performances en el Hammersmith Odeon y cuatro noches consecutivas en el Long Beach Arena en California, Estados Unidos, las cuales fueron aprovechadas para sacar para grabar un disco doble y un video de sus presentaciones en vivo, en el mejor momento de la banda. El disco y el video, llamados “Live After Death” (uno de los mejores discos en vivo de la historia del metal), salieron a la venta en Octubre de 1985, llegando al nº 2 del ranking de ventas.

El 29 de Septiembre de 1986 salió a la venta el sexto disco en estudio de la banda. “Somewhere In Time”, grabado en Munich, Alemania, y Nassau, marca un notorio cambio en el sonido de la banda, pues ésta comienza a utilizar sintetizadores como fondo en varios temas, lo cual causó escozor en algunos fans. Pero tras escuchar temas como “Caught Somewhere In Time”, “Heaven Can Wait” o la fantástica y épica “Alexander The Great”, los temores se esfumaron. Y un punto aparte en este trabajo es su artwork, para muchos metaleros el mejor que se haya hecho en la historia, pues muestra a un Eddie futurista en el centro de Londres, y con una serie de detalles (que especialmente pueden apreciar quienes tengan la versión en vinilo) perfectamente diseñados por Derek Riggs que lo hacen merecedor de comentarios y análisis aparte.

Lamentablemente no todo podía ser color de rosa. El aporte creativo de Bruce Dickinson se redujo notablemente, al tiempo que Steve Harris tendía a ensimismarse en la composición de los temas. Y esto se unió a que se originó un montón de versiones separatistas debido a la poca repercusión del disco, considerando las expectativas generadas. Todo esto se vio acrecentado debido a que Steve Harris decidió dedicarse a trabajar con su amiga, la cantante Anita Dobson, componiendo algunos temas y participando de la grabación de su álbum. Y otra revista especializada señalaba que Bruce estaba hastiado de las “tiranteces que imperan en Maiden”. Pero la gota que rebalsó el vaso emanó del propio sello grabador de Iron Maiden, el que señaló que la grabación del nuevo álbum estaba postergada indefinidamente, y que sería reemplazada por una remasterización de “Killers”. Esto provocó la reacción de Dave Murray, quien desmintió tajantemente los rumores de separación, tranquilizando de cierta forma a los fans.

A pesar de todos estos problemas, la banda llevó a cabo el “Somewhere On Tour”, que contaba con un inmenso Eddie convertido en cyborg, y que comenzó en Belgrado, Yugoslavia, y terminó en Osaka, Japón, en lo que fueron más de ocho meses. La banda registró algunos momentos del tour y algunas entrevistas y los lanzó a la venta en 1987, en un video llamado “12 Wasted Years”.

EL SÉPTIMO HIJO Y LA PARTIDA DE ADRIAN

La banda ya se encontraba preparada para lanzar su séptimo trabajo en estudio. Pero antes de ello decidió grabar un video promocional de su single, “Can I Play With Madness”, el que sería dirigido por Terri Gillian, director de la película “Brazil”, y que sería una especie de “mezcla entre ‘Monty Phyton’ y ‘Los Cazadores del Arca Perdida’”, según Gillian.

Ya con el video estrenado, Iron Maiden lanzó su séptima placa, titulada “Seventh Son Of A Seventh Son”, que inmediatamente alcanzó el nº 1 en el ranking inglés y se mantuvo durante muchas semanas en el top 5. Con un artwork rayando en lo demoníaco y convertido por la historiografía metalera como uno de los mejores álbumes conceptuales de todos los tiempos, este trabajo, que es considerado por muchos dentro de lo mejor de la discografía de Maiden, acentúa las bases de sintetizadores esbozadas en “Somewhere In Time” (de hecho en los shows habría un tecladista invitado, Coun Kenney), sin perder su sonido clásico y llegando a niveles de majestuosidad con temas como “Seventh Son Of A Seventh Son”, “Infinite Dreams” o “Moonchild”, entre otros.

La banda decidió entonces centrar su gira, denominada “Seventh Tour Of A Seventh Tour”, en Estados Unidos, la cual se desarrolló con mucha efervescencia por parte de los fans, pero sin provocar mayores altercados. Pero lo que verdaderamente generó comentarios de toda índole fue la actitud de ciertos personeros estadounidenses, entre los cuales se incluía al conservador reverendo Jimmy Swagart, quienes enarbolaron la bandera de la censura contra esta banda británica, calificándola de satánica, e incluso utilizando una foto del mismísimo Steve Harris para la portada de un libro en el que hablaba de los “alcances demoníacos y degenerantes” del Heavy Metal, ante lo cual Steve demandó a Swagart por el uso sin autorización de su imagen, y además se determinó a arrasar en los Estados Unidos, con el fin de obtener el reconocimiento que sí tenían en Europa. Y no está de más señalar que en aquel entonces el señor Swagart, cuyo pasado no era muy católico, estuvo involucrado en escándalos con prostitutas, lo cual restaba toda validez a sus críticas acerca de ética y moral. La consecuencia no era su virtud más destacada, al parecer.

El punto más alto de la gira se logró en el recital de Donington, en lo que según muchos constituyó el mejor recital de la historia de Maiden y que contó con dioses del rock como Kiss, David Lee Roth, Guns N’ Roses y Helloween, entre otros. Y la banda decidió tomarse un reponedor descanso en 1989, tiempo que Bruce y Adrian aprovecharon en llevar a cabo proyectos solistas. Bruce grabó junto a otros rockeros ingleses una versión de “Smoke On The Water” de Deep Purple, donde conoció a su ídolo Ian Gillan, y se decidió a lanzar su primer álbum solista, denominado “Tattooed Millionaire”, que se enmarca en un estilo que no tiene mucho que ver con Maiden, más relajado y rocanrolero, en el cual trabajó con un guitarrista llamado Janick Robert Gers, nacido el 27 de Enero de 1957 en Hartlepool.

Lo de Adrian tuvo otros matices. Además de su intención de sacar a la luz su proyecto solista con su banda Adrian Smith & Project (A.S.A.P.), llamado “Silver And Gold” -proyecto en el cual además se hizo cargo de la vocalización-, era sabido que, debido a su introvertida personalidad, a Adrian le resultaba cada vez menos cómodo y satisfactorio el estar en una banda tan importante, y que requería tanto desgaste, como Iron Maiden. Y es así como, poco tiempo después de sacar a la venta su video “Maiden England”, y conjuntamente con la celebración de los diez años de la banda como la estrella de la compañía EMI, Steve Harris anunciaba la amistosa salida de Adrian Smith de Iron Maiden. Y sólo siete días después se anunciaba su reemplazante, que, para variar, estaba al alcance de la mano: el propioJanick Gers.

El trabajo, que vagamente había comenzado antes de la salida de Adrian, continuó como si no hubiese habido cambios. Y es así como el 1 de Octubre de 1990 Iron Maiden lanza su octavo trabajo en estudio, llamado “No Prayer For The Dying”, trabajo que, extrayendo el sonido de teclados y sintetizadores, intenta dar al sonido Maiden una connotación un poco más sencilla y directa, como se ve por ejemplo en temas como “Holy Smoke” (que tiene un video bastante divertido), “Tailgunner” o “Run Silent Run Deep”. Y si bien es cierto el álbum debutó con un nº 2 en los rankings ingleses, no consiguió la popularidad de los álbumes anteriores. Con un afán de hacer más sencilla y directa su puesta en escena, la banda, en su “No Prayer On The Road Tour”, sólo usaba un telón gigante en sus presentaciones en vivo, las cuales se vieron ciertamente limitadas en su número debido a la tensión internacional emanada del conflicto bélico entre Estados Unidos e Irak, en la llamada “Guerra del Golfo”. Y el toque de distinción lo hizo el gran despliegue escénico de Janick Gers, quien demostró que su carácter y su entusiasmo estaba lejos de ser similar a la pulcra timidez que Adrian Smith mostraba en escena.

Para el nuevo disco, se hizo una especie de concurso entre varios artistas para diseñar a Eddie. Y así fue como triunfó el modelo diseñado por Melvyn Grant, con un terrorífico Eddie saliendo de un árbol que, sin duda, se convirtió en una de los mejores cover arts de Maiden. El 11 de Mayo de 1992 salió a la venta la novena placa de Iron Maiden, llamada “Fear Of The Dark”, que a pesar de haberle dado a la banda su tercer nº 1 de la historia, es un disco un tanto irregular, que en todo caso llevó un par de gemas al olimpo del Metal, “Fear Of The Dark” y “Be Quick Or Be Dead”, además de otros temas muy interesantes como “Afraid To Shoot Strangers” o “Judas Be My Guide”.

La banda inició en Escandinavia su “Fear Of The Dark Tour”, para posteriormente, en Agosto, presentarse por segunda vez en Donington, donde grabaron un nuevo disco doble en vivo. Incluso la banda visitó Sudamérica, y estuvo algunas horas en Chile, donde tenía presupuestado tocar el día 23 de Julio en la Estación Mapocho, pero no pudo hacerlo debido a que grupos ultra católicos y moralistas, que tildaron a la banda de satánica -a oesar que la versión oficial hablaba de problemas con el recinto- terminaron por impedir la realización del recital de Iron Maiden en nuestro país, para desazón y furia de los fans y de los integrantes de la banda. A pesar de este impasse, la banda continuó su exitoso tour a lo largo del mundo. Pero algo no andaba bien.

LA PARTIDA DE BRUCE

Bruce Dickinson estaba cansado. Sentía que no podía desarrollar todo su potencial compositivo con Iron Maiden, y que su etapa en la banda estaba cumplida, por lo que, en términos más o menos amistosos, emigró de la banda. Steve Harris no manifestó su molestia de inmediato, sino que primero se encargó de recopilar el extenso material en vivo generado de sus múltiples presentaciones, y decidió que se lanzaran dos discos en vivo por separado, uno con material anterior a 1985, “A Real Dead One”, y uno con material posterior, “A Real Live One”. Bruce fue despedido en un impresionante recital, que se llamó “Raising Hell”, televisado a muchos países.

Después de pasada la efervescencia y la desazón por la partida de Bruce, Steve Harris señaló a la prensa su molestia no por la salida de Bruce, sino por lo que éste declaró a la prensa, en el sentido de que su molestia y desmoralización respecto a la banda venía desde mucho tiempo antes. Steve declaró entonces que si Bruce se sentía así, él mismo le habría dicho mucho antes que se fuera de la banda.

Y obviamente la búsqueda del reemplazante de Bruce sería una cuestión que no sólo llamaría la atención de la banda, sino que del público metalero en general. Así, se realizaron audiciones por todo el mundo, rumoreándose que el vocalista podría haber sido Michael Kiske, en ese entonces vocalista de Helloween, o Joey Belladona, ex-Anthrax, o incluso el mismísimo Paul Di’Anno. Pero nada de eso llegó a ser cierto, pues después de escuchar más de 5.000 cintas, la banda se decidió por un discreto y poco conocido vocalista de una banda conocida por Maiden llamada Wolfsbane. Su nombre era Bayley Cook, nacido el 29 de Mayo de 1963 en Birmingham, más conocido como Blaze Bayley.

LA ERA DE BLAZE

Con la llegada de Blaze, y de su nuevo productor, Nigel Green (quien compartiría funciones en ese ítem con Steve Harris), Iron Maiden comenzó a trabajar en lo que sería su décimo trabajo en estudio. Y así, el 2 de Octubre de 1995 (año en el cual Bruce Dickinson visitó por primera vez nuestro país, el día 9 de Marzo en el Teatro Monumental) sale a la venta “The X-Factor”, un disco bastante largo y con un sonido absolutamente distinto a cualquier otro trabajo de Iron Maiden, que raya en lo oscuro, intentando explotar al máximo el limitado campo vocal de Blaze. Con temas como “Man On The Edge”, “Lord Of The Flies” y sobre todo la magistral “Sign Of The Cross”, Maiden marcaba el comienzo de una era distinta, quizás más oscura, con menos revoluciones y, sobre todo, intentando sopesar el enorme fardo que les dejó la partida de Bruce pues, para la mayoría de los fans, era imposible imaginar a Maiden sin Dickinson.

Y así fue como Iron Maiden quiso mostrar su nueva conformación al mundo metalero. El tour, al cual llamaron “The X-Factour”, los llevó a lugares “exóticos” para estos efectos, como Israel o Sudáfrica y, ¡al fin!, a nuestro país, donde llevaron a cabo una presentación el Jueves 29 de Agosto de 1996. Con un Teatro Monumental lleno hasta las banderas, Iron Maiden llenó de emoción a los fans que los esperaron durante tanto tiempo, a pesar de la limitadísima voz de Bayley y de un par de incidentes (inolvidable el impresentable incidente con el batero de Héroes del Silencio, a quien a los 40 segundos de haber salido a escena le lanzaron nada menos que un palo, así como el “No more! I fuckin’ kill you!” de Blazey la cara de perro de Steve Harris tocando “The Trooper” ante los escupitajos recibidos), que no lograron empañar el éxtasis de aquella noche.

El nuevo Maiden decidió echar una mirada hacia atrás, para lanzar su primer álbum recopilatorio, que se llamaría “Best Of The Beast”, que incluiría un tema nuevo, “Virus”. Con el “pretexto” del nuevo disco, la banda prolongó la gira, mientras se preparaba el material para el nuevo trabajo, el segundo de la era Blaze.

Mientras tanto Bruce Dickinson, un poco aburrido de sus experimentaciones cercanas al rock alternativo (junto a su banda “Skunkworks”, con la cual realizó un disco llamado de la misma forma), lanza, con el tremendo apoyo de la guitarra de Adrian Smith, un tremendo disco, llamado “Accident Of Birth”, en el cual volvía a sus raíces metaleras y a mostrar que su voz estaba más vigente que nunca. Y con la gira de ese disco, Bruce nos visitó por segunda vez la noche del Viernes 21 de Noviembre de 1997 en el Velódromo del Estadio Nacional, junto a Ronnie James Dio, Jason Bonham y The Scorpions, en una presentación memorable para quienes tuvieron la fortuna de asistir, especialmente para los fanáticos de Iron Maiden, quienes deliraron con los tres temas de la doncella que Bruce, Adrian y compañía ejecutaron aquella noche.

La banda se preparó entonces para lanzar su undécimo álbum en estudio. Intentando abordar el tema de la computación y la consecuencial deshumanización por parte de la sociedad, mezclado con alusiones futboleras (incluyendo la polera oficial de fútbol de la banda y a varios futbolistas usándola, como Paul Gascoigne o el Tino Asprilla, entre otros), “Virtual XI” salió a la venta a fines del mes de Marzo de 1998. Con, según muchos, el peor cover art de la historia de Iron Maiden, y sólo ocho temas, este trabajo desilusionó a muchos fans y reactivó la ilusión de otros. Temas como la excelente “The Clansman”, “Futureal” y “When Two Worlds Collide” llamaron la atención de los fans, y muestran una buena vocalización por parte de Blaze.

Y mientras tanto, Bruce Dickinson junto a Adrian Smith estaban lejos de perder el tiempo, lanzando a la venta un tremendo disco llamado “The Chemical Wedding”, que llevó, tanto a muchos de los fans de Maiden como a la crítica especializada, a manifestar que el trabajo de Bruce como solista superaba con creces al de Iron Maiden con “Virtual XI”.

Y era el turno del tour mundial, que los llevaría a múltiples lugares del mundo, incluyendo una nueva presentación en Santiago el día 10 de Diciembre de 1998, junto a los dioses del Power y del Thrash Metal, Helloween y Slayer, respectivamente. Pero nuevamente las circunstancias jugaron una mala pasada, puesto que el gobierno inglés recomendó a sus artistas connacionales que no visitaran nuestro país, por temor a algún tipo de represalias de inadaptados y subnormales debido a la detención en Londres del General Pinochet. Y así, por segunda vez, los fanáticos mordimos el polvo de la derrota.

CINCO, MENOS UNO, MÁS DOS, SON MÁS QUE SEIS …

Pero después del trago amargo que vivimos al no poder, por segunda vez, ver a Maiden en Chile, el día Viernes 12 de Febrero de 1999 recibimos una sorprendente noticia: Bruce Dickinson regresaba a Iron Maiden, marcando la salida de Blaze Bayley casi por la puerta de atrás. Pero Bruce no volvía solo, lo hacía junto con Adrian Smith, configurando un inédito trío de guitarras sólo experimentadas por Lynyrd Skynyrd. Bruce aprovechó de hacer unos últimos recitales junto a su banda, para lanzar un excelente disco en vivo titulado “Scream For Me Brazil”, para luego incorporarse a Maiden.

Ante esta increíble noticia, el lanzamiento del videojuego “Ed Hunter” pasó a segundo plano. Lo que más resalta de este período es el mini tour que la “nueva” banda realizó, ejecutando temas elegidos por los fans, quienes deliraban e imaginaban la majestuosidad de la tríada de guitarras, y soñaban con un nuevo disco. Esto se convertirían en realidad a fines de Mayo del año 2000, con el lanzamiento de su duodécimo disco en estudio, llamado “Brave New World”, el que sería producido por Kevin Shirley. Con un artwork fantástico, que vuelve a la excelencia de las épocas pretéritas, y un sonido fresco, poderoso, conjuntamente con el inagotable caudal vocal de Dickinson, hacen de este trabajo uno de los mejores desde “Seventh Son Of A Seventh Son”. Con temas como “Dream Of Mirrors”, “Ghost Of The Navigator”, “The Fallen Angel” o “The Wicker Man”, Maiden muestra un sonido muy “de banda”, quizás por el hecho de haber grabado conjuntamente todos los instrumentos (y no por separado como se estila el día de hoy). Además, unos sutiles toques orquestados marcan a este trabajo como uno de los mejores de Iron Maiden.

Y llegaría la hora, al fin, para los fans chilenos, de ver a Maiden en su esplendor, sin problemas políticos, religiosos o de cualquier otra índole. La tarde-noche del Lunes 15 de Enero del 2001, iniciada por el magistral recital de Rob Halford, en ese entonces ex vocalista de Judas Priest, llevaría a los casi 25.000 fans de la doncella que se dieron cita en la pista atlética del Estadio Nacional a delirar, enloquecer y ser felices con la presencia de los 6 británicos que conquistaron nuestros oídos y, a muchos de nosotros, nos llevaron al camino del metal. Con una presentación no exenta de imperfecciones técnicas en el sonido, pero con emoción y adrenalina a raudales, Iron Maiden hizo historia aquella noche, saldando una deuda (que no se originó por culpa de ellos) que ya casi duraba 10 años, desde aquel ingrato episodio con ciertos personeros de la Iglesia Católica chilena.

Luego, Iron Maiden se tomó un pequeño descanso, Bruce planeó algunas presentaciones como solista (entre ellas en el Wacken Open Air de Alemania, junto a Blind Guardian, entre otros), la banda realizó algunos recitales a beneficio de su ex baterista Clive Burr, quien está afectado de una seria enfermedad llamada esclerosis múltiple. Además, se lanzó una edición especial del single “Run To The Hills”, cuyas ganancias irían directamente a Clive y su fundación.

El 10 de junio de 2002 editarían “Rock In Rio”, su primer DVD en formato doble, con la actuación que el grupo ofreció en el famoso Festival en Rio en el año 2001 ante 250.000 personas. También se editaría en algunos países en formato de doble VHS, doble CD y triple vinilo de edición limitada. El concierto fue filmado por Globo TV con 14 cámaras, incluyendo 2 grúas y un helicóptero, dirigido por Dean Karr, quien trabajó anteriormente con la banda cuando dirigió el clip para “The Wicker Man”. El segundo DVD consiste en entrevistas con el grupo y material extra para los fans. El lanzamiento obtuvo un éxito inmediato, llegando al número uno en las listas de video en Reino Unido, al número 2 en las de DVD en Alemania y 4 en las de video.

El 4 de noviembre de 2002, Iron Maiden lanzó un box set llamado “Eddie’s Archive”, que contiene dos discos dobles que recogen las primeras grabaciones en vivo de la banda, que van desde 1979 hasta que lideraron el Festival Donington en 1988, más otro disco doble bautizado como “The Best Of The B’ Sides”, que recoge todos los temas que no entraron en los discos oficiales. La presentación del box-set es sencillamente notable: una caja con la cara de Eddie plateada, una especie de pergamino en donde se narra la historia completa de Iron Maiden,más un vaso de cristal con la cabeza de Eddie. Junto con lo anterior, la banda lanzaría su segundo disco de grandes éxitos, llamado “Edward The Great”, que contiene 16 temas.

Con un afán comercial, Iron Maiden comenzó, a fines de Mayo del 2003, un tour denominado “Give Me Ed… Til I’m Dead”, efectuando alrededor de cincuenta conciertos en Europa y Estados Unidos, donde además se estrenó un tema nuevo, “Wildest Dreams”. En Junio, la banda lanzó su segundo DVD, llamado “Visions Of The Beast”, que reúne todos los videos de la historia de la banda y que no tiene desperdicio.

LA DANZA DE LA MUERTE … Y NUEVAMENTE A CHILE

El 8 de Junio del 2003 saldría a la venta el décimotercer disco en estudio de la doncella, el segundo tras la vuelta de Bruce y Adrian. Este trabajo se llamaría “Dance Of Death”, y si bien su carátula deja bastante que desear, es un disco sólido y con momentos brillantes. Con 11 temas y sesenta y ocho minutos de duración, “Dance Of Death” destaca por su tema homónimo, además de las potentes “Montségur” y “Rainmaker”, entre otros, además de ser el primer disco que cuenta con Nicko McBrain como compositor de un tema, para la rockera “New Frontier”.

Era más o menos obvio que Maiden nos visitaría el 2004, fijándose como fecha el Martes 13 de Enero, a las 21.00 horas, en la Pista Atlética del Estadio Nacional. En una jornada que marcó ciertas similitudes con su venida anterior (fecha, alineación, recinto y los “scream for me, Santiago!”) y, por cierto, varias diferencias (telonero, disco, una performance acústica con “Journeyman” y un artero pisoteo en el piso a Blaze subiendo una octava en el coro de “Lord Of The Flies”). De todas maneras, una performance a la altura de la grandeza de Iron Maiden.

En Noviembre de 2004, la banda lanza un DVD doble: “The Early Days”, que en su primer disco muestra grabaciones inéditas de los primeros años, es decir, la época que va desde antes de “Iron Maiden”, hasta “Piece of Mind”, y en el segundo disco, quizás lo más trascendente: la aparición de prácticamente todos los integrantes de la banda en el periodo que abarca 1975 a 1983, incluyendo a quienes no alcanzaron la parte “profesional” de la banda. Destacables los “uuuh!” que seguramente provocan las apariciones de personajes con pinta de cajeros de banco y que alguna vez tocaron con Steve Harris. Para promocionar este DVD, la banda efectuó durante algunos meses de 2005 una gira que abarcó principalmente Europa, en conciertos en los que sólo tocó temas de aquellos años. Y mientras tanto, Bruce Dickinson lanzó “Tyranny Of Souls”, un excelente trabajo en solitario.

ENTER WWII !!! A MATTER OF LIFE AND DEATH IS COMING

En Septiembre del 2006 el mundo del heavy metal vio nacer un emotivo y prolijo trabajo sobre la Segunda Guerra Mundial, el álbum “A Matter of Life and Death”, el que incluso podría ser considerado la obra de arte musical más relevante que se haya hecho jamás sobre el tema.

En las composiciones se destaca algo que no pasaba desde el tiempo del “Seventh Son”, y es el trío compositivo Harris-Smith-Dickinson. Con una banda muy afiatada y compositivamente mejor que nunca, este álbum olvida un poco las guitarras paralelas y se adentra musicalmente en la potencia de Bruce, las guitarras más crudas y un bajo de Steve obsesivo y determinante; elementos que Nicko complementa brindando detalles increíbles en muchos temas.

Puntos altos del AMOLAD son “Different World”, “These Colours Don’t Run”, “The Longest Day” (debe estar entre los Top 10 históricos de la banda, temazo absoluto), la emotiva “For the Greater Good of God”, la esotérica “Lord of Light” y la magnánima “The Legacy”. Importante es mencionar que en la gira del “A Matter of Life and Death”, se dieron el lujo de tocar el álbum completo, lo que fue gratamente recibido por los más leales fans de la banda, lamentablemente no pasaron por sudamérica, pero el destino nos tenía preparada una gran gran sorpresa a cambio de esta ausencia….

LA GRAN GIRA DE TODOS LOS TIEMPOS

Lo que se comentaba como gran rumor resultó ser cierto y más aún, ¡incompleto!, más que un “Early Days Recargado” u otra “gira de clásicos”, expectación mundial causó Iron Maiden cuando en Septiembre del 2007 anunciaron el “Somewhere Back in Time World Tour”, mega evento que traería de vuelta los grandes éxitos de los 80`s, pero con motivos escenográficos cercanos al Powerslave y Somewhere in Time.

Elementos muy importantes a destacar de la gira es que fue realmente mundial, visitando la banda Asia, Oceanía, Europa, Norte y Sudamérica y por primera vez América Central. Por otra parte, banda arrendó un avión especial para transportar a los músicos, staff, equipamiento y demases, siendo el mismo Bruce el piloto en al menos la mitad de los kilómetros recorridos. El avión denominado “Ed Force One” y decorado al estilo Iron Maiden, sin duda que fue la gran atracción de los aeropuertos que visitó.

La expectación extrema que provocó la gira hizo que en Brazil y México se acabaran las entradas en el mes de Diciembre (2007), en Chile se agotaron el 18 de enero 2008, casi 2 meses antes del show, lo que provocó reventas a precios inimaginables, exigencias a la Intendencia de Santiago para autorizar más personas en la Pista Atlética y otros que se quedaron afuera. Fue un concierto difícil de borrar de la memoria de cada uno de los cerca de 30 mil asistentes, con un setlist soñado y una banda que cada vez que viene demuestra su entrega ante un país que se rinde a sus pies.

Para recopilar algunos de los temas que fueron traídos al presente con la gira “Somewhere Back in Time World Tour” la banda realizó el 27 de junio del año pasado, el lanzamiento de un disco con el mismo nombre. Esta gran gira, que dio inicio en la India el 1 de febrero de 2008 se extendió hasta inicios de este año debido a su prominente éxito a lo largo de todo el mundo y, para alegría de las y los devotos seguidores en Chile, la Bestia regresa una vez más a Santiago, presentándose el domingo, 22 de marzo a las 19:00hrs, esta vez en el recinto con mayor capacidad que pudo encontrar la producción del show debido a los arreglos del Estadio Nacional: el Club Hípico de Santiago, con capacidad en este concierto para 50 mil espectadores. La banda aprovechó su regreso a Latinoamérica para presentarse en países donde nunca lo había hecho como Ecuador y Perú.

Hace una semana precisamente, Bruce Dickinson anunció a sus fans colombianos que al finalizar esta gira Iron Maiden se dedicará tiempo completo a la composición y producción de un nuevo material, planeado para el 2011. Así mismo, sólo un mes después de su visita a Santiago, publicarán un documental llamado “Flight 666” en el cual se podrán observar escenas de esta magnífica gira.

Con seguridad, el mundo del metal vivirá la última fase del tour de una manera tan especial que merece ser conmemorado en todas las páginas del género ya que a través de “Somewhere Back in Time World Tour”, cual máquina del tiempo, Iron Maiden nos llevará atrás en las eras y edades, no solamente a lo mejor de los 80´s, sino también a Egipto (Powerslave), Macedonia y Persia (Alexander The Great), Mongolia (Gengis Khan), la Segunda Guerra Mundial (Aces High), la alta mar de los piratas (The Rime of The Ancient Mariner), la batalla de Balaclava (The Trooper), el mito de Ícaro y tantos, tantos otros lugares por medio de la magia de la música reforzada con la potencia del metal de esta banda británica que sin duda alguna nos ha dejado un rico legado de inolvidables experiencias y música incomparable. Sabemos que vendrán múltiples sorpresas a lo largo de la próxima jornada de la Bestia. Mientras tanto, disfrutemos esta gira que es un regalo de los Dioses…

Y para no cerrar con el típico “Up The Irons!”, una mini trivia: ¿sabía usted que el citado “Up The Irons!”, adoptado por Iron Maiden, es en realidad un grito de apoyo al West Ham United, apodados antiguamente “The Irons” en razón a su antiguo nombre, “Thames Ironworks F.C.”?

8 comentarios
  1. SUELEN POLET Dice:

    ESTA MUY BUENA LA HISTORIA EN VERDAD ESTA BKN Y INTERESANTE ADEMAS YO NO CONOCIA MUCHO LA HISTORIA DE MAIDEN PERO AHORA ME LA APRENDI GRACIAS A QUIEN LA SUVIO Y ESO SIEMPRE CON MAIDEN Y EL METAL JEJEJE

    GRAX

  2. Francisco Vásquez Dice:

    muy bueno el texto, excelente!!
    y genial el ultimo dato del “Up the Irons!” xD

  3. Franzisko Dice:

    Stois de akuer2 total mente lejos “La Doncella es La mejor Banda d Inglaterra y de4l mundo…..
    Spero q vuelvan pronto a territorio nacional, por que el concierto del 2009 fue al primero que asiti y qd imoacta2 y con ganas de ++

Los comentarios están desactivados.