¿Qué rayos es el heavy metal?   ¿sentirán lo mismo los fans de otros estilos de música cuando escuchan el nuevo trabajo de su banda favorita?   ¿es “fanatismo cerrado” o sencillamente algo especial de parte de los metaleros? Todo esto me preguntaba de forma profunda e instrospectiva un par de viernes atrás, cuando estaba emocionadamente insertando el nuevo CD de Maiden en mi equipo de música…

La verdad es que la 2ª y 3ª preguntas anteriores se volvieron totalmente intrascendentes luego de haber escuchado el último monumental trabajo de una de mis dos bandas favoritas, porque ahora algo demasiado especial pasó, por primera vez en mi vida me sentí “pequeño” frente a la majestuosidad de un álbum que puede provocar ecos en la eternidad por su contenido (más adelante explico bien porqué), no sé cuántas veces escuché el álbum, sólo sé que fue como un momento de “transe” porque realmente fue algo mágico y extraño, tantos recuerdos, vivencias, emoción y alegría también al sentir que era lo que esperaba, pero “mucho más de lo que esperaba”  (esa es la maldita bendición de ser fan de Maiden, nunca han cambiado su esencia, uno podrá tener trabajos “más o menos favoritos”, pero en el fondo cada nuevo álbum ES una alegría)…….

Temas como The Longest Day, For the Greater Good of God y The Legacy tanto por letras, música y también por cómo se combinan estos dos elementos entre sí, son como martillos especialmente preparados y diseñados para golpear brutalmente los cráneos de los hombrecillos de hoy día, acostumbrados a la banalidad, irresponsabilidad y materialismo asqueroso de estos tiempos, nada comparable a la valentía, sufrimiento y fatalidad de generaciones anteriores que vivieron dos guerras mundiales en el siglo pasado, en particular, el drama absoluto y titánico de la Segunda Guerra Mundial….el mayor conflicto de todos los tiempos, la Segunda Guerra Mundial, tema recurrente de Iron Maiden, y de muchas otras bandas, pero, sólo de Metal….¿qué otro tipo de música habla más de la WWII? ¿pop, jazz, clásica, etc? Busquen y no encontrarán, repito, busquen y no encontrarán, sólo los metaleros estamos acostumbrados a estos temas…desde bandas de metales más extremos hasta Maiden hay algo que hace que los “arquetipos” tengan mejor eco en el bombo, bajo y guitarras de nuestras bandas, ¿porqué? Nadie puede dar una respuesta exacta porque el arte no es ciencia, pero obviamente algo se puede decir…
Para continuar, déjenme seguir con un relato que tiene mucho que ver con el AMOLAD y lo que es esta editorial de Septiembre 2006, ésto ocurrió en una conversación de sobremesa de dos familias amigas una tarde del ya algo lejano 1983, el tema que llegó de improviso era la 2ª guerra mundial…

«….pero si durante la Batalla de Inglaterra (-2ª guerra mundial-) los aviones de los alemanes no eran mejores que los nuestros, volábamos respetando la pericia de los buenos pilotos germanos, pero sabíamos que podíamos derrotarlos con valentía y arrojo, nadie me saca de la cabeza que nuestros Spitfires eran mejores que los 109´s”

“Don William, ¿porqué dijo “nuestros Spitfires”? ¿Acaso usted estuvo ahí? ¿cuándo llegó a Chile entonces?”

“…¡Pensé que Willy te lo había dicho! Ja ja (y miró a su hijo con la aprobación que los secretos de la familia sólo lo saben los amigos), así es, volví a Chile en los 50´s, y sí, fui piloto de la RAF (Real Fuerza Aérea británica) en la 2ª Guerra Mundial, pero, ¿quieren escuchar más de la guerra niños? No siempre quiero hacerlo, pero hoy es un buen día para recordar, comencemos…”

“Por ser hijo de escocés, me llegó el mensaje de Su Majestad que debíamos servir en la guerra que había comenzado, y así nos convocó a todos los posibles alrededor del mundo para una urgente instrucción militar…de esta forma volví a Gran Bretaña a pelear en la guerra que los jóvenes no queríamos pelear, hace 20 años que habíamos combatido a los alemanes, ¿porqué de nuevo?    En un comienzo no se veía tan dramática como lo fue y la irresponsabilidad de la juventud hace que uno haga cosas sin pensarlo mucho (de ahí en adelante el relato bajaba en entusiasmo y se nutría de melancolía y una reflexión agónica que exultaba algo de obscuridad y un constante y obsesivo “porqué”).

Bueno, nos encontrábamos en una de las zonas de instrucción de la RAF, y luego de haber aprobado los exámenes médicos comenzó un entrenamiento físico tan brutal que lo menos que causaba eran vómitos, pero éramos jóvenes, ¡y éramos británicos!, ¡nada nos podía amedrentar! !Le íbamos a dar un buen merecido a los Stukas y 109´s!

Cuando llegó el momento del combate y teníamos las instrucciones asignadas a las unidades, salíamos a veces en grupo, a veces de a pares, y qué les puedo decir, tan distinto fue el momento de enfrentamiento real a la instrucción, estábamos bien preparados, pero el combate en el aire es tan extraño, de repente tantos aviones, de repente nadie, de repente nada, uno se enfrenta a uno mismo en la guerra también, darse cuenta de eso es duro.

Los Stukas alemanes, como bombarderos livianos y menos ágiles que los cazas fueron la verdad un blanco no muy difícil para mis compañeros, aunque sus bocinas de aire eran aterradoras para los objetivos terrestres, más aterrador era para nosotros combatir con los 109´s; eran buenos cazas, con buenos pilotos, pero como nos decían nuestros instructores, los alemanes tenían pocos minutos para combatir, había que obligarlos a hacer maniobras, que aceleraran, que perdieran combustible, y una vez que eso ocurría, obligarlos a seguirnos en círculos cerrados, para aprovechar la ventaja de los Spitfires nuestros, ¡tenían un ala elíptica que permitía hacer giros cerrados como el infierno! No nos podían seguir en el giro, luego nosotros los perseguíamos y los encañonábamos por atrás….en la teoría funcionaba bien, pero en las primeras misiones era difícil hacerlo por la falta de experiencia.

Pero llegó el día, en una de esas tardes tensas de espera suena la maldita alarma antiaérea y ahí estábamos nosotros, los jóvenes de Churchill defendiendo a Inglaterra…no sé porqué me sentí diferente, volaba con mi compañero al lado y nos enfrentamos a ellos, fue un día diferente, venían más, más agresivos, peleamos, ascendí, descendí, giré, y en el momento menos esperado tuve en frente a un 109, lo perseguí incluso hasta llegar sobre el canal de La Mancha, minutos que eran como años, la ansiedad, el cumplimiento del deber, tantos pensamientos que duran sólo milésimas de segundo, !y al fin! lo derribé…desde ese momento la guerra fue otra para mí, volví con una victoria para mí, mi país y mi unidad, estaba contento y conforme, pero desde también sentía una inquietud, una melancolía que nunca me ha dejado…”

“Pasó el tiempo y el año 1940, y fue en otro día, cuando un cielo nublado me anunciaba que algo fuerte iba a pasar, ahora venían diferente, y como nunca sentí la presión de la muerte, perseguí y fui perseguido, luché como nunca, pero ahora sentía más peligro, los combates aéreos no son muy largos en minutos pero eternos en intensidad, debo haber estado unos 30 minutos arriba, pero fueron como 30 años, y no me podía sacar de encima a un alemán que me seguía como si yo fuera el mismo Churchill, me obligó a escapar hacia el agua (canal) y seguía sin poder sacármelo de encima, en un instante noté que no era un 109 sino que uno de los más modernos Focke Wulf 190 lo que me seguía, cazas que realmente nos complicaban mucho más…ya volaba sobre el Canal cuando comencé a transpirar helado y sentir confusión angustiante porque la muerte realmente me rondaba…,pero eso ya no importaba, pronto mi avión fue alcanzado, perdía el control y fui derribado, caí en el mar….”

Aunque este texto puede ser para ustedes una recreación casi exacta del gran tema «Aces High» (álbum Powerslave, Iron Maiden), por favor déjenme decirles que esos niños a los cuales estaba dirigido el relato, eran Willy (Guillermo Stevens, mi mejor amigo) y yo………ambos teníamos 11 años y estábamos acongojados y emocionados hasta las lágrimas por lo escuchado (detalles más, detalles menos, lo recuerdo como si hubiera sido ayer), para mí fue una de los momentos mágicos de mi vida. ¡pero por la cresta!  ¡¡¡ El papá de mi mejor amigo había sido piloto de la RAF!!! ¡Estaba conversando con un veterano de la Segunda Guerra Mundial! Mi padre me heredó desde niño el interés por la historia, las guerras y los inventos mecánicos, autos, aviones, barcos, etc. Conversar con un veterano de la WWII era como un sueño, más encima que era el papá de mi mejor amigo; muchas otras veces le podría preguntar cosas.

Para cerrar y acortar lo relatado (podría escribir cientos de páginas), les puedo decir que el piloto de caza de la RAF y papá de mi mejor amigo, Sir William Stevens, fue rescatado y algunos meses después siguió combatiendo por Inglaterra pero en tierra, ajeno a los duelos caballerescos y más épicos del aire, se vio enfrentado al infierno y angustia de los combates con metralleta y tanques, donde el soldado anónimo es sólo un número más y las palabras vida, muerte, “amor”, “guerra” (las mismas del coro de «For the Greater Good of God» -AMOLAD, Iron Maiden-) son agujas que punzan el cerebro en cada momento de lucidez….la compañía de Don William fue alcanzada por una experimentada unidad de la Wermacht germana que les dio con todo; en una ráfaga de metralleta una de sus piernas fue alcanzada y desde ese día que nunca más pudo caminar normalmente, quedando algo cojo…tuvo que salvar su vida metiéndose entre una pirámide de muertos porque los alemanes vencedores de esa batalla pasaron a ver si efectivamente estaban todos muertos…algo común en los dos bandos, quizás fue suerte, quizás el destino, quizá la misericordia de un soldado enemigo, el asunto es que no lo descubrieron, pasó un par de días sin comer casi nada, pero con el alma quebrada… (¿Fortunes of War? The X Factor…)

Una vez rescatado por 2ª vez en la guerra, pero con más heridas en el cuerpo y el alma, fue informado de una batalla cruenta que había ocurrido donde una pequeña unidad alemana no se quiso rendir y fueron muertos todos, salvo algunos agonizantes que estaban a punto de partir, fue a hacer la patrulla que le pidieron con otros aliados, y fue ahí donde se encontró con “el incidente” de su guerra, algo que sólo un veterano puede sentir….vio un soldado alemán, de no más de 17 o 18 años, tirado en el lodo, ensangrentado y agonizante, que lo único que decía susurrando era “mutter, mutter” (madre, madre)…unos instantes después murió,  y con él, con aquel soldado alemán, se fue también la fe religiosa del papá de mi amigo, desde ese momento Don William, el veterano de guerra, se hizo ateo…”si Dios existe no puede permitir que cosas así pasen, esto es más que demasiado”…de esa forma, paradojalmente fue un alemán el que le hizo entender de otra forma la guerra, en particular la cruenta y brutal guerra sin espadas en tierra…

De lo que yo recuerdo nunca habló “mal” de los alemanes, “somos y seremos naciones rivales en muchas cosas, pero no grandes enemigos” decía más menos de lo que recuerdo, y la verdad, nunca habló tampoco de política, porque para los veteranos europeos la WWII es un tema en extremo complejo, ajeno al sensacionalismo que de repente se ve, es como si algo que no entienden los hubiera hecho pelear, pelear entre hermanos de la misma raíz, es difícil explicar todo lo que se puede saber un veterano, incluso algunas cosas se pueden malintepretar así que es mejor no relatarlas, pero con el tiempo me ha tocado ver que ciertos documentales sencillamente mienten sobre la guerra cuando sacan de contexto hechos que sólo los veteranos saben que fueron así, cierro su recuerdo con una frase que en estas dos semanas cobra mucho sentido por el trabajo de los británicos de Iron Maiden llamado “A Matter of Life and Death”:    “vendrán tiempos en que nos recordarán mucho más que ahora, porque lo que pasó en los 40´s es mucho más importante de lo que se ve”….

Bueno, sólo quiero dejar claro que escribí esto porque luego de aquella tarde en que por 1ª vez hablé con un veterano de la WWII, no ha habido nada, nada que me recuerde más el relato de Sir W. Stevens que el último trabajo de Iron Maiden, el AMOLAD, dada la forma en que Maiden relata la guerra en «The Longest Day» y las consecuencias de la misma en «For the Greater Good of God» es algo sencillamente magistral, ¿cuántos hijos, nietos, bisnietos europeos se animarán ahora a preguntarle a padres, abuelos y bisabuelos lo que realmente pasó en la WWII, debido al AMOLAD?  Este es un tema que en muchas aristas no está resuelto para los británicos, y no me cabe duda que Maiden seguirá hablando de ello en casi todos sus trabajos futuros;   el haber recordado de esta forma responsable, respetuosa y sensata (a ratos épica) lo que pasó, es una venia a los veteranos que participaron en la guerra de las guerras…, venia en un estilo que sólo el heavy metal puede hacer.

“Sliding we go, only fear on our side” es el coro MAJESTUOSO con que Maiden relata los momentos en que un soldado aliado comienza su combate en el Desembarco de Normandía en el tema «The Longest Day»; tanto la voz potente de Dickinson, como la combinación sencilla pero GENIAL y fuerte de acordes, y la sensatez británica en las letras que reconocen que había miedo es un real reconocimiento a la valentía, no es para nada un “mensaje barato antibélico”, de hecho, describe lo que es realmente ser valiente: tener miedo pero atreverse, por más que no se entienda, el sentido de deber de los ingleses, escoceses y el resto de la gente de esa isla es tan grande que si el destino los requiriera de nuevo, ahí estarán, aunque eso no quita que relaten que en la 2ª guerra los combates de tierra fueron infernales y que hay algo que hizo que esa guerra fuera especial, con algo inentendible de fondo…

¿Qué Puede ser el Metal? ¿porqué ninguna otra música puede relatar la guerra mejor que él? Quizás porque los arquetipos épicos, esotéricos y profundos no encuentran mejor eco que en la batería, bajo y guitarras de nuestras bandas favoritas…

No terminaré la editorial con un Hail and Kill!, ni con un Up the Irons!, siguiendo con el espíritu del reciente trabajo del Jefe Harris y Cia., de recordar en este año 2006 a la Guerra de las Guerras, y como un homenaje True Metal a todos los veteranos que arriesgaron su vida en esta gesta que trasciende al tiempo, les pido que inclinemos nuestras cabezas por un minuto y meditemos todo lo que se peleó en aquellos años, gracias por darte el tiempo de leer estas palabras….