En el último tiempo no lo había pasado Iced Earth del todo bien. A mediados de 2014, en medio de la gira en promoción de “Plagues Of Babylon”, su fundador Jon Schaffer tuvo que poner pausa indefinida a todas las actividades de la banda, para someterse a una operación que lograra corregir su dolencia crónica del cuello (a causa de una lesión cervical no tratada por un accidente en escenario en 1996), que ya no le permitía seguir con su intenso día a día dedicado a su música.

Schaffer se enfocó en su recuperación, para más tarde construir lo que ha llamado su centro de operaciones en Indiana donde trabajar, ensayar, grabar y gestionar las futuras acciones de Iced Earth. Recién en 2016 empezaron tímidamente a volver a conciertos y festivales, etapa en la que dedicaron principalmente a componer un álbum que de haber sido escrito antes, “habría sido mucho más negativo y oscuro”, sentencia, debido a lo que habían estado enfrentado.

Por eso es que “Incorruptible”, el duodécimo lanzamiento de estudio de Iced Earth, suena agresivo aunque al mismo tiempo colorido, hasta incluso positivo, tras haber soltado tensiones por medio de una producción que para ellos resultó ser una terapia. Así lo indica el vocalista Stu Block, el integrante solicitado por PowerMetal.cl para hablar de lo sucedido, lo aprendido, lo grabado en el disco y lo esperado para este postergado regreso.

Stu, “Incorruptible” debe ser el disco más variado de Iced Earth desde tu llegada, el más diverso incluso desde “Something Wicked This Way Comes”. Es muy colorido, con canciones distintas entre una y otra, y con nuevos elementos que nunca habían sido explotados del todo, con nuevos recursos de guitarras y estilos vocales. ¿Cómo presentarías este trabajo?

Sí, como dijiste, es muy colorido, me alegra que lo digas y gracias por tus palabras tan amables al respecto. Hay muchas emociones en cada uno de los temas, hay un montón de asuntos personales, de cosas que conversamos. Hemos pasado por mucho, hemos atravesado por varias situaciones, por lo que quisimos retratar todo eso… y simplemente estamos hablando desde el corazón, eso es lo único, estamos tratando de hablar desde el corazón, de escribir con el corazón. No podemos hacer nada más que eso, y los sentimientos son muy poderosos. Fue como una especie de terapia para nosotros también, y con la composición fuimos capaces de sacarnos muchas cosas de encima, de dejar salir de muchas cosas que teníamos guardadas. La verdad es que necesitábamos hablar de muchas cosas y sacarlas de nuestros pechos, ¿ya?, y no fue tan difícil hacerlo porque todo provenía desde un lugar real, todo surgía desde un lugar honesto. Algo así sucedió.

Justamente te quería preguntar sobre ese trasfondo, entendiendo que Iced Earth tuvo un parón importante en sus actividades, de al menos un año y medio a partir de junio de 2014, tras la cirugía de Jon Schaffer. Hubo que parar las giras, se tuvo que atrasar el calendario de lanzamientos. ¿En qué medida te refieres a esto cuando dices que “hemos pasado por mucho”?, ¿cómo recibieron la noticia y cómo lo apoyaron a Schaffer?, ¿y cuán difícil fue para ustedes, como músicos y personas, el no poder dedicarse al grupo en ese tiempo, con todo lo que conllevaba en lo anímico y lo financiero?

Sí, a ver, cómo puedo explicártelo… como lo he dicho anteriormente, Jon es uno de mis mejores amigos y lo apoye un 110% tras su decisión. Cuando llegó el momento entonces en que nos dijo que debía tomarse un descanso, le respondí “no hay problema”. Y no había ninguno en realidad, que si había algo en lo que pudiese ayudar, estaría allí para él. No hubo dudas ni cuestionamientos… le dije “tómate todo el tiempo que quieras para que puedas recuperarte”. Y estuve totalmente de acuerdo con él, porque había estado con él en las giras y sabía que necesitaba de un buen reposo, si estaba con un dolor tremendo, con muchísimo dolor en todo su cuerpo, sus brazos y todo. Sabíamos que Jon tenía que darse un tiempo, que debía darse ese tiempo para recuperarse…

Entre paréntesis, Stu, para que luego continúes… me acuerdo del show de Iced Earth aquí en Santiago, el 22 de marzo del 2014, y si bien lo pasaron bien, se veía a Schaffer en momentos con el cuello rígido y la cara roja, apretada de dolor por esta lesión que mencionas… ¿cómo lo recuerdas?

Al respecto, en ese momento que señalas cuando Jon tocaba con mucho dolor en escenario… cada uno de nosotros estaba viajando con él, ¿ok? Tratábamos de ayudarlo, llegábamos a los conciertos y teníamos que realizar nuestro trabajo, al igual que él, y buscábamos que se sintiera lo más cómodo dentro de lo posible. No obstante, sabíamos que Jon tenía que darse un tiempo para recuperarse de su dolencia. Entre “Dystopia” y “Plagues Of Babylon” tocamos muchísimo en vivo, lo que nos terminó pasando la cuenta, por lo que me parece también que necesitábamos todos de un tiempo para retomar energías. Ahora, soy una persona muy resiliente, ¿ok?, durante el receso tuvimos todos simplemente que hacer lo que había que hacer para sobrevivir y ganarnos la vida, y si eso significaba tomar un empleo de día y hacer todo tipo de cosas, entonces eso era lo que debíamos hacer. A mí no me asusta el trabajo duro y tengo la bendición de contar con la capacidad de hacer ese tipo de cosas para mantener, ya sabes, mi estilo y estándar de vida. No gasto más de lo que tengo y… bueno, prefiero no meterme en eso, pero todos debimos tomarnos un descanso y todo tuvimos que hacer lo necesario para sobrevivir durante el receso de la banda. Y bueno, estábamos más que felices de apoyar a nuestro hermano, y considero que necesitábamos de ese time-off para quitarnos tensión de encima, porque realmente nos ayudó. Tuvimos ese descanso, nos descomprimimos y resurgimos con toda la energía, con un disco increíble y asombroso, del cual nos sentimos verdaderamente orgullosos.

DE CANCIONES INDIVIDUALES, Y EVOLUCIÓN DE ESTILO PROPIO

En esta oportunidad, Iced Earth propone un regreso con un trabajo que no es temático ni conceptual, como ha sido la tónica general en la historia del conjunto de Schaffer. “Incorruptible” se muestra como una colección de canciones con temáticas individuales. ¿Cuán distinto y entretenido fue trabajar un concepto particular para cada tema del disco?

No es complicado para nada. Si te fijas en la discografía de Iced Earth te encontrarás con álbumes que son ciento por ciento conceptuales, pero “Plagues of Babylon” solo la primera mitad lo era, mientras que el resto se trataban de canciones individuales. En “Dystopia” también había algunas así y… bueno, hemos pasado por tanto y teníamos tantas cosas de las cuales conversar, que no terminó siendo difícil tomar una temática para cada composición. De hecho, terminó siendo bastante emocionante hacerlo de esa manera. Teníamos una idea, por ejemplo, que queríamos hacer un tema sobre piratas (Black Flag), por lo que básicamente Jon escribió la música y después nos ocupamos de las letras. Por lo general la música influye en cómo la canción tiene que ser compuesta en cuanto a lo letrístico, y dejaremos que la música nos guíe. Ahora, si ya tenemos una temática, todo puede ser tomado en consideración. Allí, cuando empezamos a crear la música, y sabemos que las letras contarán con un feeling de piratas, las letras abarcarán todo lo que se nos ocurra al respecto. Queremos que las líricas encajen con la música también. Ahora, como bien captarás, Jon es un tipo muy sabio. La verdad es que se lo dejamos a él lo de las canciones, porque él las crea. Simplemente estoy acá para ayudarlo con las letras, las líneas vocales y todo ese tipo de cosas. De verdad que se apasiona mucho con la creación de los temas…

“Incorruptible” es un álbum, como hemos hablado, bastante variado. ¿Cómo “lees” las canciones y para saber qué estilo vocal o recurso encaja mejor con la música?

Saldrá de manera orgánica, saldrá de forma natural. Quizás probemos una cosa y la grabemos en los demos y así. Por eso nos gusta grabar demos del disco para después revisar lo hecho y decir “oh, esa parte tal vez no funcione tan bien, después de todo”. La regrabamos, la escuchamos… quizás comparemos las dos versiones y luego vemos por cuál nos dirigimos. Por ese motivo tenemos distintas tomas de líneas vocales y todo ese tipo de cosas, pero nos gusta hacer un demo del trabajo completo, con el fin de probar distintas ideas y ver después cuál nos agrada más. Sin embargo, no nos ponemos a pensar demasiado sobre el asunto. Jamás querremos detenernos a pensar mucho. Si lo haces así, entonces se volverá en algo muy forzado y terminará saliendo de forma poco natural.

Hablando de tu desempeño en el nuevo lanzamiento, diría que si tu performance en Dystopia era una interpretación que reflejaba el estilo vocal de Iced Earth, tu performance en Incorruptible es una muestra del estilo vocal de Stu Block. ¿Cómo describirías tu evolución como frontman de Iced Earth en estos años?

Quiero ser yo, ¿me entiendes? No quiero ser nadie más que no sea yo, ¿ya?, y nunca he tratado de ser otro, solo que al principio estaba descubriendo este nuevo approach vocal, ¿ok? Ahora, con el pasar de los años, empecé a aprender cómo ejecutarlo y ser yo mismo, interpretándolo con mi propio estilo, ¿ok? Con eso creo yo es con lo que los fans se van a conectar… ellos agradecen el hecho de que detrás de mi voz haya emoción, ellos agradecen el hecho de que sea capaz de hacer los falsetes altos y todo lo demás, pero quiero que aquello me refleje a mí. ¿Sabes?, habrán por supuesto ciertos momentos en que… TENGO influencias de Matt Barlow, y no puedo hacer nada al respecto. Muchas de mis influencias provinieron de Tim Owens, Matt Barlow, Ralf Scheepers, Bruce Dickinson, Rob Halford y todo ese tipo de vocalistas. De aquello junto piezas y me moldeo a mí mismo, ¿sabes?, pero me alegra que te hayas dado cuenta de aquello y me lo digas. Muchas gracias.

CRECIMIENTO: “SI SIENTES QUE NO VAS APRENDIENDO CONSTANTEMENTE, ENTONCES DEBES PARAR DE HACER LO QUE ESTÁS HACIENDO”

Refiriéndonos ahora a la grabación de “Incorruptible”, esta vez el proceso fue muy distinto al de Plagues Of Babylon, álbum que registraron en los estudios de Grave Digger en Alemania, al mismo tiempo que la banda tocaba en giras y festivales. Debían ir al estudio, salir del estudio, tocar en vivo, ir a los festivales y rápidamente cambiar el switch de los conciertos para regresar a trabajar en la producción. Ahora, todo lo pudieron hacer con más calma desde sus propias instalaciones en Indiana, sin tener que moverse desde ahí. ¿Cuánto más fácil les resultó esta vez, sin tener que ir y salir del estudio como antes?

No quisiera decir que… bueno, nunca será fácil, ¿OK? No me importa dónde estés o cómo lo estés haciendo: siempre será complicado grabar. Sin embargo, sí señor, sí estoy de acuerdo contigo con que el hecho de no volar ida y vuelta de los Estados Unidos a Europa, ir de un concierto a otro, luego ir a los estudios para grabar el álbum y bla, bla, bla… está bien, eso es harto difícil, porque en tu espacio mental quieres concentrarte en el modo estudio, no querrás estar en un modo de música en vivo, sino solo hacer el trabajo en el estudio, y eso fue lo complejo para nosotros durante la producción de “Plagues Of Babylon”. Ahora, en cambio, que tenemos nuestro propio estudio, ahora que el estudio está construido, somos capaces de concentrarnos mejor, de tener mayor independencia, lo que es muy bueno y hace que se nos haga un poquito más fácil, y un poquito menos estresante.

Ahora, en Alemania para la grabación de “Plagues Of Babylon”, pudiste trabajar junto a Hansi Kürsch de Blind Guardian en el registro de las voces, con un cantante como él que, nuevamente, es muy colorido y posee muchísimos recursos. Asimismo, para la producción de Dystopia, pudiste trabajar con un productor de la talla de Jim Morris, quien ha sido clave en el desarrollo artístico de Iced Earth desde los noventa. ¿Cuánto puedes aprender de personajes como ellos, incluido Jon Schaffer, cada vez que puedes trabajar con ellos?

Sí, tienes razón… aprendí un montón, aunque implicó muchísimo trabajo de mi parte. Desde “Dystopia” hasta este nuevo álbum, creo que lo que más he aprendido es a cómo manejarme o controlarme mejor en un estudio, cómo estar más relajado al minuto de grabar. La otra cosa es que… bueno, muchos no lo recuerdan, pero antes de llegar a Iced Earth estaba en una banda extreme-progressive Death Metal, Into Eternity, donde hacía switch de voces limpias a voces deathmetaleras, ¿cierto? Más tarde, sin embargo, me metí en Iced Earth y tuve que desarrollar esta nueva especie de rango vocal medio para mí, con el carraspeo incluido, lo que era novedoso para mí. A veces era un tanto difícil, pero aprendí a controlarlo. Jim Morris me enseñó a controlar mejor mis recursos vocales, mientras que Jon siempre me ha ayudado para que ese estilo ronco salga de una forma más natural… y los años de gira. Lo cierto es que los tours te ayudan bastante también, ya que te permiten moldear y calar ese tipo de voces. En este momento puedo ejecutarlos de un modo mucho más eficiente. Pienso que en este disco, en especial, enseño un mejor control, muestro otro tipo de cosas que puedo hacer con mi voz, puedo hacer sonar más fuerte los chest-notes (voces profundas) y cuestiones por el estilo. Sin duda que eso refleja todo lo que he aprendido. De todos quienes he aprendido, siempre he tratado de “sondear” sus cerebros y aprender algo de ellos. Con Hansi en especial, lo miraba cómo cantaba, lo miraba cómo hablaba, lo miraba cómo hacía las cosas y… no era mi intención molestarlo demasiado (risas), pero lo pasábamos muy bien conversando de lo que fuera… y claro, siempre que puedo trato de aprender cosas distintas de las personas. Si sientes que no vas aprendiendo constantemente, entonces debes parar de hacer lo que estás haciendo. Si sientes que ya lo sabes todo, entonces debes parar lo que estás haciendo y reevaluar tu situación. No importa si eres el mejor cantante del mundo, siempre podrás aprender de otro.

Por último, Stu, para cerrar y agradecerte por tu tiempo, quiero preguntarte sobre Chile. Ya hablamos un poco del 2014, pero me gustaría saber cuál fue tu impresión de los seguidores locales cuando viniste por primera vez el 2012, y si tienes conocimiento acerca de fechas latinoamericanas, incluyendo Santiago por supuesto, para la gira que se aproxima…

Ok. ¿Cómo es tocar en Chile? ¡Increíble!, nos encanta tocar allá. Chile es un lugar fenomenal, los fans son hermosos. Ustedes muchachos son muy apasionados y no podemos esperar la hora de volver a tocar… ¿Cuándo estaremos de vuelta? En este mismo momento no puedo decirte: no lo sé. Pero vamos a regresar y estén atentos, pongan oídos y ojos al anuncio de un próximo show en Chile, porque les digo lo siguiente: Iced Earth está de vuelta y estamos listos para dejar la cagada. Les vamos a llevar, probablemente, el espectáculo más intenso que hayan visto de nosotros en mucho tiempo, ¿les parece? Entonces lo que haremos será tomar y borrar ese dolor que ustedes pudieron ver el 2014, ¡verán solo sonrisas y lo pasaremos increíble! Muchas gracias y espero verlos pronto.

 

1 comentario

Los comentarios están desactivados.