El regreso de Matt Barlow el 2007 para grabar The Crucible Of Man (2008) parecía en vano, incluso hasta amargo por el desempeño tan débil de aquel material. A Jon Schaffer se le veía con un talante ambicioso, pero sin chispa justo en el momento clave, justo en el desenlace del conceptual basado en Set Abominae, la mascota de Iced Earth. Al menos quedaban las breves giras para escuchar en vivo a la banda con su voz más querida, pero en una lluvia que caía sobre mojado, el cantante anunciaba su retiro definitivo de la música. La reunión quedaba en nada, con ningún tema rescatable de ese lapso, con un pálido Schaffer viendo cómo su disparo salía por la culata, jugándosela por el retorno de Barlow y dejando en la calle a Ripper Owens. Sin pan ni pedazo se quedaba el guitarrista, con una movida que ponía en jaque su carrera.

No sólo sin el cantante más preciado, sino además sin la inspiración de Schaffer, y más encima con un vocal reemplazante que en un principio lo consideraba un patán con vistoso manejo técnico, pero sin alma ni identidad propia, mi espera por Dystopia fue muy apática, indiferente, sin ganas. Entonces, encontrarme con un disco que invita a olvidarse de aquellas desilusiones, a olvidarse de casi todo lo hecho desde el Horror Show (2001), borrando de forma categórica el trago amargo de The Crucible Of Man, e incluso apaciguando la sensible partida de Matt Barlow, es algo tan inesperado como increíble, ¡aunque real!

Se acabaron las súper o sobreproducciones, las capas tras capas de leads y voces, las composiciones complejas sin gancho, y volvió el alma al cuerpo de Iced Earth a través de un álbum directo, furioso, sencillo en términos creativos pero de nuevo con esos riffs resistentes, duros, físicamente imposibles de seguir por cualquier otro guitarrista rítmico, que hacen que la muñeca se pulverice y las uñas sangren contra las cuerdas. Jon Schaffer tiene un brazo de hierro y en Dystopia lo saca a relucir, reencontrándose de forma emocionante con lo que mejor ha mostrado en los momentos más notorios de su carrera.

¿Hace cuántos años que Iced Earth no sonaba tan Iced Earth como ahora?

Sin ir más lejos, el disco encierra elementos de los mejores tres que la banda ha realizado en su historia, incluyendo la producción de The Dark Saga (1996), los riffs de Night Of The Stormrider (1992), y tanto las melodías como el flujo de Something Wicked This Way Comes (1998). Después de haber escuchado canciones como Behold The Wicked Child, I Walk Alone o When Stars Collide (Born Is He), de los anteriores dos trabajos, jamás me habría imaginado encontrarme con un material que recordase a temas como Travel In Stygian, Desert Rain, Angels Holocaust, Violate, Prophecy Disciples Of The Lie, a esos que impactaban y dejaban en el piso sin respiro.

La sorpresa que el material mismo trae consigo hace que todo escepticismo quede en segundo plano, ¡incluyendo el cambio de cantante! A diferencia de Tim Owens, que llegaba para colocar su estilo y color propio en las pistas, el canadiense Stu Block adapta por completo su registro para lo que Iced Earth necesita, para lo que los fans de Iced Earth exigen, adecuando su timbre, moldeando su voz para la ocasión. No suena como al frontman de Into Eternity, suena a Iced Earth ciento por ciento, con un estilo que fusiona los gritos agudos de John Greely y los bramidos cálidos de Matt Barlow. En realidad, no sé si eso habla bien o mal del sujeto. Es un gran, gran intérprete, excelente en lo técnico, pero aún no se logra distinguir cuál es su verdadera identidad vocal, ya que en Into Eternity hacía confusa mezcolanza de recursos y ahora, “imita” registros a los que los seguidores están acostumbrados. Sin embargo, su aporte ayuda a que el espíritu de Iced Earth se recomponga en Dystopia, sin importar su sacrificio. Block al parecer está muy consciente del lugar donde se encuentra ahora, sabiendo cómo es la maquinaria detrás, y se afirma a ella con mucho éxito. No sabría tampoco quién es el responsable de esto, si Stu o el equipo de producción conformado por Jon Schaffer y Jim Morris, pero hay algo que puede ser cierto: Dystopia suena más Iced Earth que The Crucible Of Man con Barlow, ya que en ese disco, las innumerables capas vocales anulaban su estilo. Acá, Block se vale más de su fuerza, y vaya que se siente.

Las impresiones a prueba de escepticismos se muestran de inmediato en el repertorio, desde el mismo momento con Dystopia y su intro con marchas a lo Angels Holocaust del Stormrider. Se arma un ambiente fantástico, glorioso, y luego de un grito áspero por parte de Stu, la música se desbanda en unos riffs y baterías aplastantes. Los versos iniciales hacen presentir que algo bueno está por venirse y, de la nada, el coro otorga un giro melódico más moderno, a lo The Dark Saga o The Glorious Burden (2004). Es posible que hasta el más incrédulo levante una ceja con esta apertura, ¡y eso que apenas se empiezan a calentar los motores! Y la que sigue, Anthem, sin ser una balada propiamente tal, o ni siquiera una canción lenta, cumple la misma función que I Died For You o Melancholy (Holy Martyr) en sus respectivas placas. Es un tema enrabiado pero majestuoso, con esa cadencia tan única que sólo Iced Earth puede reproducir, antémico, profundo, reflexivo y poderoso, la primera gran joya de este álbum que destella de perlas.

Las dos canciones que siguen son las que más se acercan a la etapa de Horror Show. Me refiero primero a la furiosísima Boiling Point. Jeckyl & Hyde podría ser una buena referencia de lo que se escucha acá, pero suena más enojada, a punto de reventar, con gritos callejeros, agudos filosos, bramidos potentes, guitarras veloces. Y hasta Anguish Of Youth, el disco presenta la misma dinámica interesante que proponía Something Wicked This Way Comes, alternando un un track “rápido” con otro “lento” y así, lo que no sólo trae recuerdos muy agradables. Sin embargo, este flujo se rompe con los tres temas a continuación, una triada colosal de metal al más puro estilo Iced Earth con V, Dark City y Equilibrium, encerrando el instante más espectacular de este álbum. El primero es posible que se convierta en el himno de Dystopia, un himno de resistencia y rebelión, con un sólido ritmo épico que lo acerca a Don’t Tread On Me de Metallica. Cómo se extrañaban pistas así de antémicas y directas en el trabajo anterior, y ahora Jon Schaffer vomita una que no puedo esperar más a escuchar en vivo.

La segunda, Dark City, ¡aún me tiene de una sola pieza! Encontrarse con una canción que mezcla Desert Rain del Stormrider con Prophecy de SWTWC, con esa misma furia y arranque épico vistoso, es algo que me deja helado, atrapado de improviso. Su atmósfera al comienzo es perfecta. Y su mitad instrumental es maravillosa, sacada de Iron Maiden en los días del Powerslave (1984), melódicamente inspirada a más no poder. Y en Equilibrium, ¡la cosa se pone aun más increíble! Su partida engaña, hace que sus infernales riffs galopeados golpeen de sorpresa y de forma letal, muy similar a Travel In Stygian en lo rítmico y con mucho aire a la etapa del Somewhere in Time (1986) en sus leads. Lo más notable es que esta es la pista donde más sobresale el performance de Stu Block, con versos extraordinarios, de melodías simples, hasta predecibles, ¡pero maravillosas! El coro convence sin procesarlo dos veces y los gritos de nuevo dejan congelado. Es un clímax absoluto, pero aún falta el orgasmo y quizás ese sea Days Of Rage, en honor a Violate de The Dark Saga y Disciples Of The Lie del Something Wicked. Decir que en esta canción se escuchan enfadados es poco, dos minutos de furia irreprimible, tensa y compacta.

Casi todas las canciones, de algún modo, tocan el tema de la frustración, del enojo, de la inconformidad ante lo que sucede hoy en día en el mundo y sus sociedades. Anthem por ejemplo relata casos reales de gente angustiada, desesperada, personas de bien que lo pierden todo, niños en riesgo social, madres solteras sin nadie que las apoye económicamente, espíritus doblegados. Algo parecido se oye en Anguish Of Youth, hablando de una mujer cansada de vivir, acongojada, intranquila, sufriendo mucho con una existencia que la va apagando de a poco. Dystopia es un disco muy oscuro en ese sentido, pero al mismo tiempo positivo, pues los mensajes de hacer algo al respecto abundan en una placa furiosa que no se conforma con tales miserias. Llama a levantarse, a no resignarse, a despertarse y rebelarse, con muchísima rabia aunque también con harta determinación. El mismo coro de V pregona “¡prepárense para la victoria!, nuestras mentes han sido despertadas. Saca de tu vida toda tiranía, ¡somos la resistencia!”. Y el discurso es radiante, ya que incluso en los instantes más sombríos, como en Anthem, se hace honor a la vida: “tenemos el poder para hacer de nuestras vidas lo que deben ser, reconectémonos con la humanidad. Trascendamos a un lugar más alto, aceptando la realidad: tú eres la clave de la vida que buscas”. En todo caso, Schaffer está enojadísimo, y tanto en Boiling Point como en Days Of Rage se encarga de dejarlo en claro.

El mensaje de la pista final, Tragedy And Triumph, es muy transparente: este es el momento de reaccionar y vivir. Desde que hizo su proyecto Sons Of Liberty, impresionado por todo lo que descubrió acerca de las teorías de conspiración, que Jon ha logrado encontrar una fuente de inspiración que le ha devuelto el alma a sus temas y sus riffs. Aquel disco ya mostraba algo fresco, pero Dystopia va más allá en todo sentido. Y no quiero pasar por alto esta canción, puesto que en lo musical, trae de vuelta a clásicos como When The Night Falls del debut de Iced Earth, con tripletas terribles, riffs velocísimos y ritmos descarrilados.

Ahora, el único track que se aleja del tópico común de Dystopia es End Of Innocence, que extrañamente logra ser uno de los más especiales del material. Escritas por Block, las letras hablan de la batalla de su madre contra el cáncer, de lo que le dice para cuando ella no esté. Es como una equivalente de Watching Over Me, con referencias sónicas inmediatas a Consequences de Something Wicked This Way Comes, incluyendo guitarras electroacústicas y voces limpias, pero con secciones más aguerridas dentro de un coro muy emotivo.

Sobre la producción, la sencillez de los instrumentos y los arreglos hace que todo se escuche con más claridad, actitud y fuerza. Creo que desde The Dark Saga que el bajo en Iced Earth no se oía con tanto cuerpo. Freddie Vidales suena increíble sosteniendo los leads de Equilibrium, y en Days Of Rage hace unas locuras que ni siquiera Steve DiGiorgio en Horror Show pudo mostrar a causa de la mezcla tan densa. Los solos de Troy Seele se sienten muy frescos, sueltos, espontáneos, hasta vintage en algunas ocasiones, haciendo el contraste con la siempre dura Gibson de Schaffer.

Dystopia es el álbum que al menos desde el 2005 quería escuchar por parte de Iced Earth y que nunca jamás me habría atrevido a pedir por si acaso, menos en este momento, después de álbumes tan en vano y noticias tan desalentadoras. Jon no tenía nada que perder y descargó un trabajo con furia, reencantándose con lo que más sus seguidores le pedían. Block nos cierra la boca, Schaffer recobra su vitalidad, pareciera que el grupo se sacara diez años de encima y se devolviera a los días que salía Alive In Athens (1999). Muy improbable que vaya a trascender como lo hicieron The Dark Saga o Something Wicked This Way Comes en su momento, debido al cambio de vocal, al instante que aparece en la discografía de Iced Earth y otros motivos, pero esa sensación de que tiene cosas al mismo nivel no me la quita nadie de mi sonrisa. El pasado inmediato es sólo un mal recuerdo. ¡Atentos los incrédulos!

58 comentarios
  1. gemeloko Dice:

    ohhhh ojalá sea la mitad de lo que leí en el review. Iced earth iba re bien y so aé qué hueá le pasó, no le hecho la culpa al pobre ripper que es un vocalista de excepción, pero las composiciones de jon estaban algo debiluchas. A escucharlo se ha dicho

  2. comentador Dice:

    chu, no tenia idea que ya habia salido. le dare una oportunidad.. quede pegado con sus discos antiguos hasta el horrow show, de ahi que no los he escuchado con ganas..

  3. Starship Trooper Dice:

    Pero donde chucha está el disco para escucharlo?? (no me vengan con que hay que comprar, porque sale en octubre a la venta ¬¬) Me muero por escucharlo ctm!!!

  4. Mighty Warrior Dice:

    Pero si los que hacen review , en general , le llegan los discos antes que salgan … además Jorge tiene contactos .. solo hay que fijarse que él hace las entrevistas …

      • King of Pain Dice:

        no siempre, pq muchas veces se bajan con 1 mes o mas de la web, asi que esa wea que le llegan los discos antes a la gente que hacen los reviews, no es del todo cierto…

  5. alexander Dice:

    con el exo de escuxar »dante infierno» cantada por stu se me pusieron los pelos de punta,, es una version muxo mas brutal ke la original! kiero puro escuxar este nuevo trabajo ctm!!!!!

  6. ... Dice:

    He de entender que le mandaron una version promo del disco, que por lo general se utilizan en revistas y paginas web para poder hacer los reviews

  7. Chronologo Dice:

    Pta quiero puro escucharlo, desde que escuche la nueva versión de dante’s inferno supe que la banda estaba lista pa volver en gloria y majestad. Ojala vengan por fin a Chile, aunque una lata no haber tenido la oportunidad de verlos con Barlow pero aun asi me imagino un show potente.

  8. Serra Dice:

    Vaya pedazo de review que nos has lanzado. No me lo puedo creer.
    El caso es que con la nueva versión de Dante’s Inferno ya he comprobado que Stu es el mejor cantante para Iced Earth.

    Me espero un discazo, poder rememorar la mejor época de Matt Barlow, y también olvidar los últimos 3 discos de la banda que son muy flojos.

    Larga vida a Iced Earth.

    Por cierto, ¿8.8 como lo podemos comparar con SWTWC o Horror Show?

    • StormRider Dice:

      El The Glorious Burden siempre lo he encontrado increíble, el Framing Armaggedon lo paso bastante. El Horror Show para mi es una música desechable y efectista, mientras que el The Crucible Of Man, simplemente lo encuentro muy débil. Me habia gustado muchisimo el The Glorious Burden cuando salio, pero ni comparado a lo que escuchara acá en Dystopia!!!

  9. mindfreack Dice:

    me gustoooo jaa envidiando las versiones promo en este momento jajaja grande powermetal ahor aun paso mas adelante que internet SE PASARON!!!
    taringaa preparatee que en unos dias mas allas voy!!!
    la comentario del disocoo tremendooo esa pincelada que dieron con dante inferno me gustoo y por como relatas el disco se ve LA RAJA!

  10. Julio S Dice:

    Leo el review y me lleno de ansias por escuchar esta nueva entrega de Iced Earth. Qué envidia a Jorge Ciudad, que pudo escuchar el trabajo antes que todos nosotros.

  11. METAL GOD Dice:

    Por la CTM!!!! esperar tan to para escuxar el disco, resien estoy vajando un promo con 2 temas, esperando volver a escuchar ICED EARTH como en sus mejores tiempos, que vengan a Chile por la xuxa, y que no pase de nuevo tener que devolver la entrada, como en aquel año….ICED ERTH RULES!!!!!!!!!!

  12. Serra Dice:

    Sonrisa de oreja a oreja, lo nuevo de Iced Earth es simplemente aplastante.

    La voz de Stu Block para su etapa Iced Earth me ha dejado alucinado: Alguien capaz de tener esos tres registros: 1) voz normal, 2) voz aguda perfora-timpanos y 3) voz death metal … ha demostrado ser capaz de cantar tal y como Iced Earth requiere (muy ala Matt Barlow con algún agudo tipo Owens/Halford).

    El aperitivo Anthem y Days of Rage son extraordinarios.

    En fin, como estoy en modo coleccionista me toca comprar el Rock Hard de octubre, «en alemán», la carátula es fantástica.

    • StormRider Dice:

      absolutamente de acuerdo con todo! a excepcion del registro Death Metal, Stu en este disco me parece que no lo ocupa, por el contrario, como dices se adapta completamente a lo que Iced Earth requiere… trato de contenerme pero de verdad el material es tremendo, saludos!

  13. Serra Dice:

    Quiero decir otro par de cosas.

    1)Felicito a Jorge Ciudad por la review, es excelente, un 10/10. Soy un apasionado de las reviews, de Iced Earth sobre todo. Has desgranado de tal manera el disco, que sin haberlo escuchado, me puedo ir a dormir tranquilo pues sé que este disco será histórico. Gracias.

    2) También soy un amante de la ciencia ficción y espero que la gente se lance a ver la película EQUILIBRIUM, una total desconocida, una película muy «underground» como lo és el heavy metal, que sólo funcionó gracias al boca a boca. Espero que con este disco se sumen unos pocos fans más esta película de culto.

  14. Erestor Dice:

    Otro boludo mas q se pregunta de donde sacaron el disco para hacer el reviews, igual muy bueno como siempre…

  15. King of Pain Dice:

    no opino pq nolo he escuchado aun, y tampoco lo he encontrado.

    saludos.

    el de almah si, anda un promo por ahi.

  16. fergus 69 Dice:

    estoy totalmente extasiado Iced Earth es mi banda Favorita al leer esto no aguanto mas para escucharlo y volver a esa sensación de clásicos de antaño de los primeros discos wn quiero algunos temas ya para escucharlos alguno
    CSM quien iva a decir que Stu iva a revivir a Iced Earth
    y que Jon volvería hacer el mismo de los 90 que emocion wn
    Grande Iced Earth CSM !!!!

    • fergus 69 Dice:

      yo igual lo e escuchado varias veces como 15 veces en el día de ayer y lo aye a toda rajja lo que me convenció este disco es que las Baladas como Iced Earth no las crea nadie mejor , Anguish of Youth y End of Innocence son temasos!!!para que hablar de las baladas clásicas del grupo , espectacular álbum le da mil patadas a The Crucible of Man eso es seguro

  17. Astaroth Dice:

    Album qlo la raja csm !!!… puta q sere feliz este 17 cuando me llege copia :D !!!!! mientras tanto a escucharlo en el pc xD !!!!

    no tngo palabras para el disco .. simplemente la zorra !! ojalá esa supuesta visita a Chile el 30 de marzo sea verdad !!

  18. Seba Dice:

    El disco esta increíble!…. El maestro Jon Schaffer lo hizo de nuevo. Revivió, creo que será uno de los mejores discos de este 2011, espero con ansias su visita a Chile, veremos algo épico.

  19. Fafhrd Dice:

    Lamentablemente no puedo tener la misma opinión que varios de acá. Me parece que el disco es bastante soso (para lo que se le exige a una banda como Iced Earth). Bastante aburrido, me parece un refrito de antiguos discos, amén que la producción deja bastante que desear en el tema de las guitarras las que parecen haber perdido peso. A mi gusto lo último realmente espectacular que ha dado el grupo fue The Glorious Burden.

  20. david Dice:

    Lo he escuchado y es una alegria ver de vuelta al verdadero iced earth es como decis en el review es un gran disco,no se,sino es el mejor de este año por lo menos para mi si grande iced!!!

    • fergus 69 Dice:

      pero si están todos amigo Anthem no pone el nombre pero igual habla de el »Y la que sigue, sin ser una balada propiamente tal» eso sale después de comentar la canción Dystopia y se refiere a esa canción y solo faltan los bonus canciones que no deberían aparecer en el review

  21. José Francisco Guarda Arriagad Dice:

    No puedo entender por qué nunca hablaste de Dante’s Inferno… yo creo que la mayor obra de arte q tiene Iced Earth…. Dejaste prácticamente de lado el Burning Offerings, esa weá es como marginar the Dark Saga dos de los cuatro discos más significativos del grupo, junto con el Something Wicked This Way Comes y el Stormrider. Hablamos de iconos de su estilo, el cual es muy versátil, por lo cierto, pero insisto, me llama mucho la atención no hablar de Stu y su desarrollo e interpretación con el Burning Offerings.

Los comentarios están desactivados.