Desde Polonia nos llega el primer trabajo de Hybris, banda que ejecuta un poderoso y técnico death/thrash metal, el que, como veremos, recuerda bastante a algunas viejas glorias del estilo. La agrupación se encuentra conformada por cuatro integrantes: Ozzy (claramente no el que todos conocemos) en voces y guitarras, Pisston en el bajo, Joey en la batería y Mateusz Jaśkiewicz en la otra guitarra, aunque para la grabación de este EP aún no formaba parte del grupo, siendo un tal Johan quien se hiciera cargo de las pistas en cuestión.

Tres son las canciones quedan vida a este primer EP de los polacos, el que lleva por título Blinded Thoughts y que totaliza algo más de dieciocho minutos, partiendo con Amnesia, corte cuyo primer minuto tiende a darnos una idea equivocada de lo que se nos viene, al tratarse de un inicio alejado totalmente del death técnico que es preponderante en el resto del disco y el que, si logran darse el tiempo de buscarlo, se darán cuenta que posee una fuerte influencia de Death, sobre todo de la etapa Human / Individual Thought Patterns, lo que en mi caso fue muy grato de oír, ya que anteriormente había tenido oportunidad de escuchar algunas bandas que intentaban hacer algo parecido, pero sin mayor éxito, en cambio lo de Hybris me parece muy bien logrado, ya que plasman su influencia desvergonzadamente, pero también adosan pasajes que se perciben totalmente propios.

Amnesia alcanza casi los ocho minutos de duración, por lo que podrán gozar de una gran cantidad de cambios de ritmos y pasajes en donde brilla la experticia de cada uno de los integrantes con sus respectivos instrumentos. Un comienzo realmente auspicioso.

El segundo tema se llama Egyptian Darkness, y ahora, además de ese parecido en el coro a Lack of Comprehension, es posible encontrar guiños a Possessed en algunos riffs, así como también a Deicide, sobre todo cuando aparecen esas dos voces guturales superpuestas, una profunda y grave y la otra más aguda. Aun cuando esos nombres resulten demasiado extremos para algunos de nuestros lectores, no pierdan de vista que el aspecto técnico en la música de Hybris, también los hace mantenerse ligados en buen medida a una faceta melódica que se da principalmente en las guitarras de Ozzy y Johan, sobre todo cuando se trata de la ejecutar algunos de sus solos.

En la tercera posición y final de este corto, pero intenso EP, tenemos a Mystic Circle, otra canción en donde resulta sumamente fácil reconocer las influencias de la agrupación polaca. El tema es muy entretenido, son muchos los pasajes, ambientes y ritmos sobre los cuales se desarrolla, lo que le da mucha variedad y dinamismo a la placa en general, logrando que cada corte se transforme en un viaje metálico digno de recorrer. Quienes gusten del trabajo del finado Schuldiner fuera de Death, más exactamente en esa tremenda aventura llamada Control Denied, notarán que uno de los cambios de ritmo en Mystic Circle está absolutamente inspirado en el corte Expect The Unexpected, perteneciente a aquella magnífica obra titulada irónicamente como The Fragile Art of Existence. Un verdadero deleite para quienes gustamos de estas expresiones extremas, pero a la vez muy técnicas.

Ahora, todo lo señalado anteriormente respecto a las influencias de la banda, puede resultar contraproducente en algunas personas que no gusten de refritos de algo ya oído, algo totalmente comprensible, pero la verdad es que a pesar de las marcadas y fuertes influencias -y como les decía más arriba- Hybris también tiene mucho que decir en términos propios. Las canciones están muy bien estructuradas, hay cierto feeling en la composición que las hace agradables de oír, y el aspecto técnico está plasmado en su justa medida, solo para hacer de cada tema algo más entretenido, sin sacrificar en ningún caso la musicalidad de la banda.

Recomendado para todos aquellos que aún esperamos por un digno sucesor de los últimos trabajos de Death o el segundo álbum de Control Denied que nunca llegó a ver la luz. Guardando las debidas proporciones, Blinded Thoughts es un muy buen aperitivo. Denle un par de vueltas, no se arrepentirán.