Este 2013 ha sido un año extraordinario en cuanto a shows en vivo, lo repasamos hace un tiempo en una editorial, donde pasamos revista a la múltiple cartelera de conciertos de este año, donde actos de las más variopintas tendencias dentro del Heavy Metal dieron en el gusto a prácticamente todo el mundo. Pero los años terminan en Diciembre y en dichas circunstancias lo que nos convoca sería, precisamente, el comienzo del fin de un año que quedará marcado a fuego al momento de revisar la historia de los conciertos de Heavy Metal en Chile.

En ese sentido, es difícilmente posible haberse imaginado un mejor final para este 2013, sobre todo para el público más powermetalero, que contar con Helloween y Gamma Ray nuevamente juntos en nuestras tierras, tal como lo hiciesen hace ya cinco años en aquél Hellish Rock Tour en el Teatro Caupolicán. Y es que no vamos a descubrir ahora lo que cada una de estas bandas significa e implica en este estilo de música, derechamente son los que tomaron buena parte lo que venía de la NWOBHM, le agregaron algo de velocidad y, entre otra multiplicidad de factores, terminan creando lo que hoy entendemos como Power Metal. Y más allá de que hayan venido antes (algo que repasaremos a continuación a grandes rasgos), verlos en vivo siempre es una experiencia valiosa e imperdible.

Por el lado de Gamma Ray, son difíciles de olvidar sus presentaciones anteriores en nuestras tierras. Desde ese show en el ya lejano 1999, en el en ese entonces Teatro Monumental (hoy Caupolicán), hasta su intensa y lluviosa presentación en el Teatro Novedades del 2010 (inolvidablemente gráfico fue ver caer gotas desde el techo de ese vetusto recinto hacia el escenario, mientras Kai Hansen cantaba “rain is falling down on me”), hemos tenido diversas oportunidades de verlos en vivo, cada una con su propia historia. ¿Favorita personal? La del 2003 en La Batuta, una presentación algo más íntima y con toda la vibra de una tocata en Hamburgo en los ’80. Ahora vendrían a presentar a su nuevo “chiche”, el batero Michael Ehré, pero hay otro componente muy especial de la visita de Gamma Ray, que no es muy conocido y que me parece pertinente comentar: hace aproximadamente dos semanas, los “Hammer Studios” de Hamburgo, conducidos por Kai y por el bajista Dirk Schlächter, sufrieron un dantesco incendio, que consumió prácticamente todas las dependencias de dicho recinto, al igual que una serie de instrumentos y equipos técnicos. Ver fotos de la destrucción causada por el fuego es tristemente conmovedor, y por lo mismo, cabía cuestionarse si el ánimo de la banda iba a ser el de los mejores considerando lo terrible de la situación, pero al mismo tiempo cabía la esperanza en Kai Hansen como un símbolo de superación, garra y resiliencia.

Y por el lado de Helloween, es sin duda un período de conmemoraciones: junto con formar parte de la fase final de celebración de los 12 años de PowerMetal.cl, en Diciembre también se cumplen quince años desde el debut de la calabaza en Chile. Cómo olvidar la que fue la primera presentación de una banda de Power Metal en esta larga y angosta faja de tierra ese 10 de diciembre de 1998 en un repleto Velódromo del Estadio Nacional, en el contexto de un Monsters Of Rock inolvidable que contó, además, con la presencia de dos gigantes como Anthrax y Slayer. Y así, los hemos tenido el 2001 en el Estadio Víctor Jara (en ese entonces “Estadio Chile”), el 2006 y 2008 en el Caupolicán, y la última el 2011 en el Teatro Teletón junto a Stratovarius, el que, nuevamente a opinión personal, ha sido el show más sólido y brillante que la calabaza ha efectuado en nuestras tierras.

Era hora de probar un recinto relativamente “nuevo” para estos efectos, como lo es el Teatro La Cúpula, al interior del Parque O’Higgins, en Santiago. Digo “relativamente nuevo” porque si bien ha habido ya otras bandas que han tocado allí (Sodom, Exodus, Húsar, Therion, Paul Di’Anno, Adrenaline Mob junto a Halestorm, entre otras), es distinto al clásico Caupolicán o en menor medida al Teatro Teletón, y para no pocos fans esta fue la primera vez en que asistirían a este algo caluroso recinto –una de sus contras, junto con el difícil acceso a movilización en la salida–, con una capacidad aproximada de 1.600 espectadores.

El calor reinante en Santiago no conspiró para que una masa de poleras negras comenzara a acercarse paulatinamente al recinto capitalino, y se aguantara de forma ultra pacífica la larga espera para la apertura de las puertas, que se produciría cerca de las 20.00 horas, y el inicio del show, agendado para las 21.00 horas. ¿Habrá influido en esa tranquilidad la cantidad de “verde” y la poca contaminación acústica del Parque O’Higgins? Quién sabe, pero la onda que se vivía era muy positiva y ello, como veremos, se mantendría durante toda la jornada de este “Hellish Rock Part II”.

Y de esta forma, ya con unas 1.300 a 1.400 personas apostadas efervescentemente en el pequeño recinto santiaguino, veíamos el telón de Gamma Ray de fondo y las dos baterías instaladas, siendo obviamente la de adelante la que minutos más tarde usaría el debutante en Chile Ehré.

LA RADIACIÓN GAMMA

Con una puntualidad ejemplar salieron al escenario los viejos cracks de Gamma Ray, a las 21:01 si de precisión se trata, y con un Teatro virtualmente lleno. Todo al son de la reconocida Welcome, introducción del mítico Heading For Tomorrow, placa con la que iniciaron sus periplos hace ya 23 años. Eso sí: adornada, como viene siendo costumbre, con una voz femenina que presenta a la banda al final, tal y como lo hace la leyenda nipona de X-Japan, aunque claro, aquí es “G-Ray, G-Ray, G-Ray…”, hasta desvanecerse por completo. Estaba todo listo para dar inicio al Hellish Rock Part II. Todo listo para hacer historia de las leyendas del Power Metal.

Rápidamente todos toman posiciones y el Señor Don Profesor Sensei Kai Michael Hansen empieza a entonar lo que, para mí, fue una sorpresa: Anywhere In The Galaxy, temazo que enfervorizó a los asistentes desde sus primeros y suaves acordes, pero que no hizo explosionar el lugar sino hasta que llegó a la parte que reza “…are running low!” Desde ese momento y hasta el final, todo sería fiesta. Sonido más que aceptable, muy bueno de hecho, sólo con algunas pequeñas falencias que se irían solucionando en la marcha. Destacable cometido de Dirk Schlächter en las segundas voces, que sumándose al aporte del público, hizo que a nivel vocal todo sonara grandioso durante todo el concierto (si bien en algunos pasajes del show se abusó del efecto de reverberación que da esa impresión de notas más largas en la voz principal). Y muy, pero muy bien el muchacho Michael Ehré, “nuevo” baterista que reemplaza a Dan Zimmerman, y a quien por cierto yo al menos venía recién conociendo. Impecable.

Vino enseguida, sin pausa alguna, un temón extraído desde Somewhere Out In Space (1997), nada menos que Men, Martians, and Machines, una canción que, si no me falla la memoria, es inédita en nuestro país. Y la verdad es que al ver cómo la gente lo coreaba con todo y al escuchar retumbar hasta los cimientos durante el estribillo, uno no podía evitar preguntarse por qué no es un tema más recurrente en los repertorios en vivo de la banda, ¡pero qué más da! Quién sabe cuándo la vayan a tocar de nuevo, ¡así que mejor dejar la vida en cada verso! Misma situación ocurrió con la también debutante en suelos nacionales The Spirit, del notable Sigh No More (1991). ¡Qué lindo y esperanzador coro! Nunca creí que tendría la posibilidad de escucharla en vivo, así que fue un regalo muy apreciado. Por otro lado, Kai Hansen demostró que está en un muy buen nivel vocal, llegando de buena forma a los tonos altos del final.

Una pequeña pausa al final para dar las gracias al respetable y anunciar la siguiente patada, aprovechando de paso de recordarnos que el próximo disco de la banda, Empire Of The Undead, se viene en marzo de 2014 (¡atenti!). Claro, y es que de allí se descuelga lo que sería el cuarto tema de la noche, Master Of Confusion, cuyo riff inicial es en definitiva muy parecido al de otro tema que diría presente más tarde (el último). Buena canción, y ciertamente funciona muy bien en vivo. Aun siendo nueva, se las arregló para sonar fuerte en voz de los asistentes.

Posteriormente vendría el momento excluyente de la presentación de Gamma Ray: ¡Rebellion In Dreamland! Clásico imperecedero que no puede faltar en una presentación de la banda. La monumentalidad hecha canción. Y vaya que es hermoso ver a miles de voces entonando con tanta pasión y sentimiento un mismo mensaje. Uno ha ido a tantos conciertos que de pronto pierde la perspectiva de lo especial y lindo del momento que se está viviendo, pero chispazos de vida como éste te aterrizan y te revelan que lo que se está desenvolviendo allí, justo frente a ti, no es ni más ni menos que lo que te mantiene latiendo el corazón. ¡Qué grande Gamma Ray! Gracias, ¡gracias por tanto! ¡Temazo! Y resulta muy genial el ver también todas las variaciones que se van dando en la audiencia conforme avanza el tema: de la solemnidad al éxtasis, del éxtasis a la locura, todo en unos pocos versos. Genial en verdad. Pero eso no sería todo, porque pegada a Rebellion In Dreamland vendían otros dos cortes tremendos, conformando una especie de combo devastador: Dethrone Tyranny y Empathy, aunque con la respectiva baja de revoluciones inicial de ésta última. Aquí pudimos ver a un Kai prendidísimo, que se dio tiempo incluso de saltar para motivar a la gente, ¡que en todo caso estaba ya bastante motivada!

Tras una muy breve pausa el genio señala que se viene uno de esos temas rápidos que tanto nos gustan. Y en efecto: Rise seguiría la senda devastadora que iniciaron los cortes anteriores. Antes eso sí el público aprovechó el momento de calma para regalarle a la banda una ovación, vociferando “¡Gamma Ray! ¡Gamma Ray!”. Tras eso sí vino el estallido brutal de Rise, que hasta un mosh provocó allí en el repleto sector de cancha. Después vino un breve interludio en el que amagaron tocar King Of The Mountain Hall, pero era una especie de treta para que el gran Henjo Richter pudiera ejecutar un solo. Solo que, a su vez, serviría de puente para que, de forma muy imprevista, llegara Future World. ¡Qué enorme! Y aquí la banda se notó mucho más distendida, con bailes y todo el asunto. Mención especial para Kai, que no lo ha pasado nada de bien con la noticia del incendio que afectó a sus estudios, en Alemania, y sin embargo pone su mejor cara y todo el aguante para dar un show como corresponde. Impresionante lo del público aquí. ¡En las partes más altas fue ensordecedor!

Llegando casi al final Kai señala que es hora de honrar a la música que tanto amamos todos los presentes, y qué mejor manera de hacerlo que con To The Metal, esa especie de tributo que rindieran al género inspirándose en Metal Gods de Judas Priest. Apabullante el nivel con que se coreó todo este corte. De principio a fin a nivel máximo y quizás más. Y la banda seguía pasándola de lujo, hasta solos de rodilla sobre el escenario vimos, ¡a lo vieja escuela! Notable momento. Para finalizar una noche memorable regalaron la infaltable Send Me A Sign, pedazo de canción que vino a poner un broche de oro a una presentación solidísima, sin momentos bajos. Algunas imágenes para el recuerdo, como la de Hansen sosteniendo y Flying V de forma invertida, cual señal de victoria al tiempo que con su mano izquierda también hace la “V” de victoria. Y ni hablar del impresionante (¡50 años tiene el hombre!) salto que da hacia el final, como remate definitivo. Extraordinario.

Repertorio algo inusual: con más de una canción debutante, algunos clásicos y otras de discos que aún no han salido, muy variado, pero en general la gente recibió de excelente manera cada uno de los capítulos regalados y disfrutó además de un gran sonido y una apasionada entrega por parte de la banda. Concierto realmente redondo, sin baches. Uno hubiese querido otras 5, 6 o… 98 canciones más, pero no se puede tener todo en la vida. Esperemos que vuelvan pronto. Y como dijimos antes: ¡GRANDE GAMMA RAY!

Setlist de Gamma Ray:

01. Welcome (Intro)
02. Anywhere In The Galaxy
03. Men, Martians and Machines
04. The Spirit
05. Master of Confusion
06. Rebellion in Dreamland
07. Dethrone Tyranny
08. Empathy
09. Rise
10. Future World (cover de Helloween)
11. To the Metal
Encore:
12. Send Me a Sign

EL RETORNO DE LA CALABAZA

Tras el intenso show de Gamma Ray, con The Seven Angels de Avantasia de fondo, los técnicos desmontaron la batería de la banda de Kai Hansen y reemplazaron el telón por el correspondiente a Helloween, todo con bastante relajo. Mientras, y ya con unas 1.500 personas casi repletando el Teatro, algunas de ellas ataviadas con poleras y adminículos conmemorativos de Halloween, la densidad atmosférica se hacía paulatinamente más pesada gracias a esos muchachos que, pese a que hay una ley que lo prohíbe, persisten en fumar en lugares públicos, cerrados y sin ventilación, haciendo caso omiso a la molestia que eso genera en el resto y mostrando que ese lamentable y triste vicio les arruina tanto la cabeza que no son capaces de exhibir un mínimo de conciencia cívica y aguantarse un rato, provocándole a uno bastantes ganas de extraer ese aglomerado de tabaco con nicotina, mezclarlo con vidrio molido, hacer un lulo e insertárselos a dichos lolos por alguna vía destinada al efecto. Abrazo cordial para ellos.

Pero más allá de esto –que mucho tiene de diatriba personal, probablemente, pero alguien tiene que decirlo–, a las 22.35 horas le suben el volumen al último tema envasado, “la Doctor Doctor” de Helloween, la popular For Those About To Rock de los australiano/británicos AC/DC. En medio del tema, se apagan las luces, y mientras truenan los “for those about to rock, we salute you”, ya sabemos que se viene el número principal de la velada.

Y es así como, con un pequeño problemita de “enganche” del audio, nos da la bienvenida nada menos que Walls Of Jericho, la intro del disco homónimo y que ya es un clásico de apertura de los shows de la banda. Quedamos al borde de una epilepsia aguda fulminante con lo destempladas que estuvieron las luces en ese instante, pero ello dejó de importar en el momento en que una voz en off nos dice “ladies and gentlemen, please welcome… Helloween!”, donde Dani Löble, Sascha Gerstner, Markus Grosskopf, Michael Weikath y Andreas “Andi” Deris irrumpen a escena y da inicio a su performance con un caballito de batalla fiel e inmortal, la gloriosa Eagle Fly Free, no sólo uno de los mejores temas de la calabaza, sino que derechamente una de las más grandes composiciones musicales que se hayan hecho alguna vez. Un inicio cargado de emotividad, es sin dudas una de las canciones más queridas de la banda, que lo sabe y optó por iniciar su show regalándonos su versión 2013, que pese a algunos problemas de sonido (que se repetirían con posterioridad), salió “de puta madre” como el propio Andi Deris, con su polera con la cara de Chaim Witz, se encargó de señalar.

Tras un par de “yeah, yeah” de Andi, haciendo gritar al público y de hecho poniéndolo derechamente en sus bolsillos, vendría la primera defensa en vivo de su último trabajo, el impecable Straight Out Of Hell, con su single Nabataea, un verdadero temazo, que salió airoso, pese a que Deris sonó un poco destemplado, y el sonido no era de los mejores, con uno que otro acople y con unas guitarras que no sonaban lo prístinas que uno hubiese deseado, especialmente la de Weiki.

Sabemos que el carismático Andi Deris vive en las Islas Canarias y que por lo tanto ha logrado ir desarrollando un español más que decente, y que ya el 2011 le permitió llevar el show casi sólo en la lengua de Cervantes. Y era de esperarse que este 2013 mantuviese e incrementase sus capacidades en dicho sentido, ratificándolo desde un primer instante, pues tras otros “yeah, yeah”, comenzó a hablar en castellano, y por cierto recordando esa frase que pasó a la historia en el show del 2011: “me recuerdo, hace dos años, que un profesor me ha enseñado que aquí no se dice ‘de puta madre’… se dice LA RAJA!”. El orgullo que siente uno como chileno –cuya conducta típica, cuando conoce a alguien que no habla nuestro idioma, generalmente es enseñarle garabatos en primer lugar– al escuchar un alemán diciendo “la raja”, es difícil de describir. Más allá de ese festivo instante, Andi nos dice que vienen presentando su nuevo disco, y que el siguiente tema se llama igual que el disco, es decir, Straight Out Of Hell, otra notable pieza de su última placa y que aprobó de muy buena forma, con un público bastante participativo, ayudado por un Markus muy activo escénicamente y que pedía aplausos del respetable.

Hay temas que a la bandas les gustan más que a los fans, eso pasa con todos los grupos, aparte con bandas que tienen tan prolíficas discografías es difícil darle en el gusto a todo el mundo. Y me parece claro que lo siguiente, Where The Sinners Go, sin ser para nada un mal tema,es una de aquellas canciones que padece dicha característica, aunque de todas formas, la personalidad escénica de Deris se encarga de suplir buena parte de esos aspectos. A esas alturas lamentablemente estábamos un poco acostumbrados a ciertos acoples en el sonido, pero que con toda la vibra del concierto y con Andi haciéndonos cantar y sacándole el jugo al tema, pasaban a un segundo plano.

La defensa de su disco nuevo continuaría exitosamente con uno de sus mejores temas, la exquisita midtempo Waiting For The Thunder, donde vimos a un Sascha Gerstner haciendo sus mejores esfuerzos en las segundas voces –saliendo bastante airoso–, y donde se logró quizás uno de los mejores sonidos de la noche, con las dos guitarras en armonía, francamente alucinantes.

Lo siguiente sería particularmente una sorpresa, puesto que todo indicaba que la calabaza ejecutaría Hell Was Made In Heaven del Rabbit Don’t Come Easy. Pero no fue así sino que la reemplazó por un gran corte de uno de mis discos favoritos de Helloween (y si me apuran, pelea mano a mano, tras los Keepers, la medalla de bronce de la carrera de la calabaza junto al Walls Of Jericho), la gloriosa y muscular Steel Tormentor. Un temazo y hitazo en vivo, donde Andi Deris aprovechaba los lyrics en la parte que reza “I’m a mean imperator of my intimate machine” para tomarse las partes pudendas y luego gesticular especulando con la cuantía de las mismas. Notable además el final, con Sascha y Weiki cada uno a los costados del pedestal de la batería.

El escenario quedó vacío y comenzaron a escucharse sirenas, a lo War Pigs. Con un juego de luces muy bien pensado, Dani Löble llega a la batería y nos entregó un solo correcto y que permitió que el resto de la banda descansara unos minutos, los años no pasan en vano (Deris tiene 49, Weikath 51, Grosskopf 48). Lo mejor del solo de Löble fue su capacidad de interactuar y hacer participar al del público que, a esas alturas, pese al calor y el humo, estaba totalmente entregado.

Tras el solo, vendría otro clásico antiguo de la banda, de la época de Michael Kiske, que en el fondo es su tema debut. Quienes tuvimos la fortuna de ver el año pasado a Unisonic en La Batuta pudimos ver esa versión de I’m Alivecon el calvo en las voces y después de ello la vida no volvió a ser la misma. Sin perjuicio de ello, siempre es grato rememorar este tipo de temas que básicamente son piedras angulares en el estilo que justifica la existencia de esta página, interpretados por sus creadores y por un aguerrido Andi Deris, un tipo que con su carisma y su espectacular calidad como frontman subsana muchos de sus puntos menos fuertes. Es como una joven que a lo mejor no es tan bonita como otras, pero que tiene estilo, es inteligente, se sabe arreglar, vestir y sacar partido, viéndose siempre mejor de lo que en realidad es (la analogía también aplica al sexo opuesto para que no me tilden de machista).

Deris nos recuerda, en un español algo rústico pero impecable, que hubo un proceso por Internet para elegir uno de los temas que ejecutarían en esta gira, y que ganó una canción de 1994, de su disco Master Of The Rings, la impecable Where The Rain Grows. Un saludo a la distancia a Uli Kusch que en esos años nos regaló una de las mejores intros de batería de la historia del Power Metal, correctísimamente tributada por Dani Löble. Un tema cuya altísima votación (“más de un 50%”, según el propio Deris) tuvo correlato en la reacción del público, que lo coreó a rabiar. Palabras aparte nuevamente para el muy correcto desempeño de Sascha Gerstner en las segundas voces, excelente aporte.

Lo siguiente sería la última revisión de su último disco, que desparrama calidad a raudales. Uno podría haber esperado idealmente otro tipo de temas, quizás alguna de las gloriosas World Of War, Far From The Stars o Church Breaks Down, pero la elegida fue Live Now!, un tema bastante más sencillo y que también, a mi juicio, ingresa a esa categoría de canciones que les gusta más a las bandas que a sus fans. Sin embargo es necesario destacar la inteligencia y perspicacia de Helloween y especialmente de Andi Deris a este respecto, porque a un tema que no tiene mucha historia, fue capaz de extraerle todo el jugo, haciendo participar al público, repitiendo que todo estaba “la raja” e invitándonos a “un juego muy estúpido” según sus propias simpáticas palabras, repartiendo a la audiencia en izquierda-derecha para cantar “live now”, y luego los “o-o-o-o-oh”, hasta haciéndonos callar de forma muy simpática. Tal es el manejo escénico del profesor Deris que incluso se dio el lujo tanto de regalarle al escenario de La Cúpula un fluorescente esputo para poder aclarar sus cuerdas vocales. Brillante.

Ya acercándonos a la primera parte del show, llegaría la hora de rememorar ese gran disco que es The Dark Ride, con su single If I Could Fly, cuya intensa ejecución provocó grandes aplausos del respetable, y al cual le siguió un correcto y breve solo de Sascha Gerstner, que nos tuvo a todos haciendo –o intentando hacer– el saludo trekkie (ese con los dedos índice y medio pegados, y separados del anular y meñique que a su vez están pegados) durante algunos segundos.

La primera parte del show culminaría con uno de los más grandes clásicos de la era de Andi Deris y, a estas alturas, del Power Metal, la gloriosa Power, un tema cargado de garra, bolas, convicción y choreza bien entendida. A estas alturas es un deber de Helloween tocarla, fundamentalmente porque es una declaración de principios atemporal de una banda que lleva casi treinta años manteniendo en lo más alto su propia bandera, que ha pasado por quiebres fuertes, y que ha sido capaz de reinventarse y mantenerse en el pináculo de los grandes. Así, con todos coreando el “uo-o-o-o-o-o-o-oooh” y gritando el coro, la banda se despide por primera vez, a las 23.45 horas.

Tras un par de minutos de descanso, el teclado de esa deliciosa tempestad de clichés que es Are You Metal? marca la vuelta de la banda al escenario, con un Andi Deris ataviado de un elegante sombrero de copa, como un perfect gentleman. Y nuevamente nos hizo cantar y nos preguntó “¿cómo están? ¿todavía bien? ¿están cansados?”, atronando en toda La Cúpula la respuesta positivo/negativa ante dichos cuestionamientos.

La segunda parte del show culminaría con otro clásico, la inevitable Dr. Stein, que en otras ocasiones incluso ha contado con muchachos/as ataviados de batas médicas en el escenario, no siendo esta la ocasión. Pero no por ello iba a dejar de ser coreada en su totalidad por un Teatro absolutamente efervescente, y con una banda que se notaba pasándola bien, incluso vimos a Sascha tirándole uñetas a Markus para que éste las pateara de volea hacia el público, con magros y divertidos resultados. Los más peloteros recordaremos el pase cuchareado que le da Claudio Borghi en un tiro libre a Jaime Pizarro en un partido de Colo Colo con Cobreloa en 1992 y que Pizarro clavó dicha volea en el ángulo. Fue lo mismo, pero el resultado en el concierto fue precario. Y así, con Sascha y Markus poniendo sus instrumentos entre sus piernas (!) y dándole la espalda al público (como una “gran Willy” de tenis), la banda nuevamente se despidió del escenario.

Y tras el segundo encore, vendrían los que probablemente fueron los momentos más emotivos de toda la velada. No porque se supiese anticipadamente fue menos emocionante ver a Kai Hansen junto a Sascha Gerstner (la diferencia de estatura los hacía parecer una alcuza) con sus respectivas guitarras para comenzar a ejecutar uno de los más grandiosos temas de la calabaza, la extraordinaria Halloween. Se une el resto de la banda y Andi Deris se sacó el sombrero de copa y se puso un “gorro de calabaza”, desconozco si lo traía o se lo regalaron en el público, pero le dio un toque lúdico a un momento que de por sí ya era inolvidable.

Tras el inicio de Halloween y sumagistralcoro, que cantamos todos, se engancha con otro clásico de los primeros tiempos de la calabaza, la emocionante How Many Tears, cuya letra se cuestiona el sufrimiento del mundo en plenos tiempos de Guerra Fría en los ’80, lo cual también habla del tiempo que lleva la banda en la escena. Personalmente, debe haber sido el tema que más canté, es de mis favoritas de la historia de la calabaza y si no me equivoco no la tocaban desde el ’98, realmente fabulosa, aunque hayan tocado sólo parte de ella.

Porque al llegar al momento de los solos, engranaron How Many Tears de manera perfecta con otro clásico que siempre esperé escuchar en vivo, la gloriosa, hímnica y emblemática Heavy Metal (Is The Law). Al ver a Kai Hansen y a Michael Weikath tal como hace más de 25 años en sucuchos hamburgueses, uno se pregunta: ¿se habrán imaginado que estarían pasados sus respectivos 50 años tocando este tema, juntos, en Chile, y que habría gente desquiciada precisamente por esta circunstancia? Difícil, la magia de la música. Entre medio, faltaba el momento de lucimiento de Markus Grosskopf, fenomenal bajista que conoce “todos los secretos del puesto” y que su categoría, tanto en su calidad de instrumentista como en su faceta de miembro fundador de la banda, lo pone en el pedestal de los imprescindibles, y lo ratificó con su mini solo de bajo. Luego, y en medio de la base rítmica, Andi y Kai comienzan a interactuar y a “competir” con gritos y a veces alaridos inentendibles para que todos cantáramos y lo pasáramos bien, lo que incluso provocó que Kai –de forma simpática por cierto– tratara de “loco” a Deris. Finalmente y tras corear los “heavy metal, hey”, volvieron a la gloriosa Halloween y su final ultra veloz y melódico. Fantástico mix, qué más hubiera querido uno que tocaran los tres temas completos, pero la mezcla salió muy bien, intensa, emocionante y evocadora de tiempos pasados.

Y el dulce final sería por cierto I Want Out, probablemente el más clásico de los clásicos de Helloween, donde no sólo Kai se quedaría en escena con su guitarra, sino que se unirían Dirk Schlächter y Henjo Richter para ejecutar una versión de este tema a cuatro guitarras y dos bajos, un maravilloso desparramo de técnica, poder, melodía y bolas. Además la gran cantidad de músicos en escena se prestaba para situaciones simpáticas, como ver a Dirk (que no es ningún petiso) empinándose para alcanzar el pedestal del micrófono de backing vocals de Sascha, o al propio Schlächter ensayando una especie de baile sound junto a Weikath. Nuevamente Andi nos propone “otro juego estúpido, súper tonto”, causando nuestras risas, y nos hace cantar el “I Want Out!” ensordecedoramente. Más risas aun causó cuando les dijo en alemán a sus colegas que iban a hacer el “I want out” una vez más, y luego nos dijo a nosotros que el alemán era “un idioma de mierda, súper difícil”, provocando aún más risas y aplausos. Y así, a las 00.20 horas, y con un Kai Hansen usando otro gorro de calabaza –que esta vez pudo apreciarse que se lo entregó una chica del público–, culminó este intenso, entretenido y emocionante concierto. Kai le fue a devolver el gorro a la niña y le plantó un ósculo –no pierde el tiempo el profesor Hansen– y se despiden de un público que les agradeció sinceramente su entrega, profesionalismo y su capacidad para reinventarse, transportarnos en el tiempo y emocionarnos como si los viéramos por vez primera.

Es un lujo poder haber visto nuevamente a dos de nuestras bandas de cabecera, juntas, en nuestra tierra. Más allá de algunos líos de sonido, o que uno siempre quiere escuchar otro tema, o cambiar uno por otro –cosa que pasa en todos los shows del mundo-, es grato y bonito renovar los votos con una pasión que uno tiene desde chico, que en muchos sentidos ha afectado nuestras vidas para bien, nos ha dado energías cuando pensábamos que no había por dónde. Además, uno nunca sabe cuándo va a ser la última vez que los veamos, a medida que pasan los años la vida se va poniendo, por lógica, más traicionera y canalla, y por lo mismo siempre la decisión de ir a ver y tributar a los tipos que, sin saberlo, te han ayudado en tu vida, va a ser la correcta. Por eso, gracias Gamma Ray, gracias Helloween, por haber venido en esta oportunidad, por haber venido antes, y por estar. Siempre.

Setlist de Helloween:

01. Walls of Jericho (intro)
02. Eagle Fly Free
03. Nabataea
04. Straight Out of Hell
05. Where the Sinners Go
06. Waiting for the Thunder
07. Steel Tormentor
08. Drum Solo
09. I’m Alive
10. Where the Rain Grows
11. Live Now!
12. If I Could Fly
13. Power
Encore:
14. Are You Metal?
15. Dr. Stein
Encore 2:
16. Halloween / How Many Tears / Heavy Metal (Is the Law) (con Kai Hansen)
17. I Want Out (con Gamma Ray)

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

 

54 comentarios
  1. Valeria Vicencio A. Dice:

    «provocándole a uno bastantes ganas de extraer ese aglomerado de tabaco con nicotina, mezclarlo con vidrio molido, hacer un lulo e insertárselos a dichos lolos por alguna vía destinada al efecto. Abrazo cordial para ellos.»
    Entiendo super bien esa frase, y eso que fumo, pero cacho cuando a la gente le molesta, o sea, dos dedos ;).
    Pero, hablando del show en sí, fue épico, y está muy bien plasmado aquí.
    Buenísimo.

    • Darío Sanhueza D.L.C Dice:

      Exacto. No es una crítica al fumador, sino al que es inconsciente con el resto que no lo es. Saludos y gracias Valeria!

    • Cony Dice:

      Ajajajajaj lo peor es que vi por lo menos a 3 músicos entre Gamma Ray y Helloween fumando arriba del escenario xD

  2. Fisaulerod Dice:

    En general buen review, pero pasaron muy por alto el pésimo sonido. No fueron «algunos problemas de sonido», fueron grandes problemas de sonido. Aún asi fue un buen concierto.

    Como comentario aparte, ¿qué onda que la gente prendió más con master of confusion que con the spirit?

    • Krad Dice:

      la gente esta muy pitia… pero igual se entiende, muchos son fans de clásicos nomas o de temas mas «movidos»… pero cada uno con sus gustos,, yo sigo alucinando con que hayan tocado The Spirit, debo confesar que se me cayeron algunas lagrimas en ese tema XD

    • Leena Dice:

      Aparte de que la gente esta «pitia» o no se… personalmente alucine con «The Spirit» pero prendi mas con «Master of Confusion» por que el tema salio en un momento en que andaba super deprimida y en toda la onda de odio al mundo… y gracias a «Master of Confusion» me inspire a escribir unas historias con las cuales gane un concurso de literatura. Puede ser una razon weona, pero eso me ayudo a superar el mal momento y la cancion me recuerda a toda esta filosofia positiva del power metal, que hay que superar los problemas (tal como dijo Kai) y seguir no mas.

  3. paxem Dice:

    fue un gran concierto emocionante en todo momento solo espero volver a verlos de nuevo algún día fue la raja xD

  4. Hansen25 Dice:

    Por no ser de la capital tuve irme antes del espectáculo,, después de Power,,, me perdí los medios temones por la cresta,, y todo por alcanzar el bus pa no quedar votado,,,, pero fue un show de primer nivel,, a toda raja,, se difrutó a concho……

    Grande Helloween , Grande Gamma Ray……

  5. Chucao Dice:

    Excelente reseña, les agradezco a ambos, y también (cosa que nunca he hecho, y no recuerdo que muchos usuarios hagan: patá en la raja pa nosotros) a Guillermo por sus fotos, realmente están de «puta raja».

    Una precisión: Kai no devolvió el gorro, lo tiró al público, y fue la joven la que se lo quiso comer (¿quién no haría lo mismo?), ante lo que Kai, como buen hombre sencillo que es, respondió con cortesía.

    Qué decir, emocionante, varias lágrimas me corrieron, incluso en temas que no son mis favoritos, como Rise o Where the rain grows. Ah, otro alcance, fue notable cuando Hansen hablaba del sentido del heavy metal, de cómo ayuda a dejar atrás los problemas, volar alto, tomar fuerzas para enfrentar la vida, todo muy profundo y solemne, y termina coronándolo con un «it makes you cum!» con el respectivo gesto técnico. (a saber, imitando con su mano derecha una manfinfla). Notable, recuerdo hace 10 años, un amigo me decía «Hansen es como un eterno adolescente». Tal cual.

    Me estoy alargando mucho, así que hasta acá no más. Conciertazo, gracias, universo mío, por haberme permitido estar ahí.

    • Darío Sanhueza D.L.C Dice:

      La foto 13 del Guille (la de Kai Hansen volando) es de lo mejor que ha salido en la página alguna vez, jaja. Gracias!

    • Boo S. Dice:

      Yo estire mi mano como todos lo hacian, para tocar la suya.Y para mi sorpresa el mismo se acerco, no me lo esperaba , no es mi culpa si a ud no lo besaron ajajaj :P tengo el video incluso , querer «comermelo» já , y con mi pololo sosteniendome , si claro . Fue un beso en la mejilla con todo el respeto que merece a grande como el , y un hermoso regalo para mi, que jamas olvidare !

      • Chucao Dice:

        era un decir, y bueno, así lo vi de lejos, pero ahora leyéndote, na de pajarón don Kai jajaja

        En todo caso, si mi polola me dijera que se va con Kai Hansen, me voy con ellos, les pago las cuentas y les cocino

  6. Luis Rojas Kern Dice:

    Viaje todo el día en varios aviones y escalas. Asi q agradeci el horario de inicio….

    Realmente me da rabia que una banda con mas de 25 años no sea capaz de ecualizar bien. Asi mismo no entiendo como siendo fundador de la banda no puedas hacer sonar tus solos como en estudio.. aparte contrataste a ese guitarrista » cinco» gote xxD…

    El setlist fue tremendo, las canciones bien elegidas, hansen haciendo lo que sabe; y deris derrochando su carisma como un frontman.

    Ojalá vuelvan se les necesita para recordar la infancia, y gran parte de nustras vidas

  7. infernal dio Dice:

    La raja el concierto, punto aparte la productora como no tenían a nadie vendiendo aunque sea una bebida, estaba entero volao y con la boca terrible de seca y niuna bebidita?

  8. Leena Dice:

    Alguien recuerda cuando Kai presento a la banda… con que frase se refirio exactamente a Henjo? me dejo en la duda, por que justo sono mi telefono y lo unico que cache fue a la mina que estaba al lado mio, gritando como loca y diciendo que habia sido «mucho» y hasta «gay» lo que Kai habia dicho.

  9. Cristiansen Lopez Dice:

    el mejor concierto del año casi colapso de sed cante cada una de gamma y hello el espacio de la cupula es demasiado chico para esas poderosas bandas quedo muchisima gente afuera de la cupula . por mi parte yo llegue a las diez de la mañana a esperar quede satisfecho cuando kai me apunto cuando cantaba dethrone tyranni impagable lo mejor de este año en el power metal

  10. HolyDio Dice:

    el wn se queja por los weones que fuman cigarros, jajaja, pero tay cagao por que para la marihuana no hay ley en los recintos cerrados… pastel!!!! «Sexo, drogas y Rock and Roll», el recital estuvo la raja como decía Deris… grande Helloween…

      • If Ess Dice:

        Es la esencia del Metal fumar tomar y hacerse cagar mosheando, hoy en dia el fans cada vez es mas delicado y pierde la rudeza del metalm Gamma Ray un 10. Helloween pa la otra seleccionen sus temas del time of the oath hacia atrás. Aaahh si…es cierto sonaron como la mierda. Es la tercera vez que los veo en vivo se lo que digo.

  11. Sebastián Dice:

    Primero que todo, gracias Power Metal por brindarme la oportunidad de poder asistir a este gran concierto por medio de su concurso.

    El concierto fue genial, me agradó que esta vez, contrario al 2011, hubiese más canciones de la época Deris, ya que es sabido por todos que no los temas de la época Kiske, aunque los bajen un tono entero, nunca sonarán de total manera.

    Sobre los problemas de sonido, le recomiendo a todos los metaleros que lean este mensaje, que se compren un buen par de tapones para los oídos, no de estos desechables, sino los que vienen con un hilo para unirlos. Cuestan alrededor de 2 lucas en cualquier farmacia y 1. Mejora mucho el sonido que escuchas, apreciando más detalles, como los bajos, por ejemplo 2. Te cuidas los tímpanos.

    Comencé a usar tapones cuando tocaba con mi banda (www.soundcloud.com/umvral) y desde allí nunca los he dejado de usar. Muchachos, con tapones ganan por todos lados: se cuidan los oídos y aprecian mejor el sonido ;)

  12. Diego A. Arcis Dice:

    Muy buen review, no estuve ahí (los vi en otra parte), pero se enota que fue un gran show. Mención honrrosa al comentario sobre el cigarro, que bastardos todos estos adictos, ojala algún día aprendan a respetar un poco!

  13. Malo el live review Dice:

    Le faltó más emotividad al review de Gamma Ray que fue infinitamente superior a Helloween, el público canto y se movió con todo, era solo ver como fue la batalla en Dethrone Tyranny.
    La reseña realizada a la calabaza es muy poco objetiva, muy condescendiente y con un análisis malo al igual que el grupo que toca los mismo temas siempre, el mismo show en todas las giras, una perdida de tiempo excesiva y absurdo con solos y juegos innecesarios. Pero rescatare algo bueno y lo mejor fueron When the rain grown y Steel tormentor. Por favor señores de PM sean más críticos con una banda que puede dar mucho más de lo que hizo el martes, el set fue discreto y el meddley asesinó a Heavy Metal is the Law.

    Los fanáticos moda quedarán con progeria si leen que alguien encontró mala la banda en vivo y les digo que es una de mis bandas favoritas y la he visto tantas veces en vivo que por algo digo lo que digo de un concierto plástico, sintético y con falta de actitud y emotivadas por el verdadero Metal.

    • Darío Sanhueza D.L.C Dice:

      Ojalá para la próxima incluyan When The Rain Grown sólo en un meddley y no completa. Saludos!

    • Fisaulerod Dice:

      Concuerdo, el show de gamma fue bastante más sólido.
      Siendo esta la tercera vez que veo a la calabaza, esta fue por lejos la más débil. ¿No estaban tocando hell was made in heaven, qué pasó con ese temazo?
      Se me ocurre que los problemas técnicos provocaron problemas de tiempo y la banda no se sentía cómoda (era cosa de ver cómo se acercaban a hablar a un costado con cierta incomodidad).

      • Juanito Dice:

        Me alegro el día este review después de leer otro review del álbum de los Rhapsody of fire en otra web que me entristeció un poco porque al parecer decepcionará un poco. En definitiva, Gamma fue mejor, siempre son mas divertidos en el escenario, pero que paso con Hevy Metal Universe?.

        El desempeño de Hello creo yo se debe a los problemas de Deris, ya no esta cantando ni siquiera decente, no digamos genial, por los años, si, pero creo que desde ahora, será un cantante de estudio. Lastima, es mi perspectiva, pero se disfruta presenciarlos aun, y siempre me eh quedado con ganas de escuchar en vivo Why?. Ni modo, nunca será.

      • Jorge Giorgio Leyton Navarro Dice:

        hell was made in heaven la cambiaron por Steel Tormentor, que era la que no estaban tocando.

  14. Cryogenized Dice:

    ¡Pedazo de concierto! Lleno de emociones y poder, Power Metal a la vena, Sólida Presentación de Gamma Ray vasilando todos sus temas, Anywhere In The Galaxy, Men, Martians and Machines y The Spirit fue una wea Bíblica!!! eso si me dejó con ganas en rebellion in dreamland con la parte final jajaja, No podis tirar Dethrone Tyranny pegada, Hansen eres el puto Amo !!!.

    Helloween estuvo de puta madre una vola muy prendia igual que la vez anterior, Deris se robó la Pelicula. La raja poder haber escuchado Steel Tormentor, Where the Rain Grows, If i could Fly y power Que wea mas hermoza weon, un concierto memorable.

    PD: Extrañe el lienzo de powermetal.cl, parece que faltó teatro jaja Gran Review muchachos!

  15. Maria Fernanda Alonso Peña Dice:

    Realmente los ame!!! me gustaron muchisimo…pero creo que el sonidista relamente era una mierda :/ y el lugar era muy pequeño D: hacia mucha calor :c
    El resto fue hermoso *—*!!! uno de los conciertos mas epicos de mi vida :3
    PD: Le eche de menos a «heavy metal universe» :c

  16. Esteban Wongraven Dice:

    Tengo la uñeta de Kai Hansen repetida, la cambió por una de Helloween (la que se sea) por si alguien le interesa! Deje facebook para contactarlo si le interesa :)

  17. Pato Blackmore Dice:

    Kai Hansen….puta el qliao joya, jamás dejaré de admirarlo, qliao idolo, verlo en vivo ya es un privilegio… NO TE MUERAS NUNCA KAI HANSEN !!!!!!
    Andi Deris…puta el qliao wena onda, y para mi cantó la raja, se roba el espectaculo con su personalidad, sin duda el alma y presencia del actual Helloween.
    Quedé mas feliz que la chucha, ver a dos de mis bandas favoritas, juntas, no tiene precio.
    GRANDE EL POWERMETAL POR LA CTM !!

    • Belen Andrea Lillo Dice:

      ya cumplí mi primer sueño de ver a mis dos bandas favorita, ahora el próximo es que se hagan una gira piolita pero helloween el original!, chao Andi, chao sascha, HANSEN Y KISKE WN! y que se canten los 2 keeper XD quedaría la zorra n_u

  18. drummaster Dice:

    la verdad yo estando de frente al escenario a una distancia prudente….solo me molestaron los acoples que eran pequeños pero en general encontre un gran sonido del show….buen local pero los weones nos tenian cmo obejas saliendo de la wea jajajaj y no vendian ni una aguita

  19. drummaster Dice:

    ahhhhh y otra cosa ….venia escuchando cosas de andi en vivo y cantaba como las pelotas y esta vez me dedique a escucharlo y estuvo a un respetable nivel.

  20. Cero Aporte Dice:

    ESPANTOSO sonido. No hubo aquí atenuantes ni «algunos líos de sonido». El show fue perfecto, ambos setlists mejor de lo que esperaba, pero todo estropeado con una falta de definición evidente, guitarras y solos que no se escuchaban. Aludir tangencialmente a estos problemas en el review es del todo inexplicable. Falta mas objetividad en el tema.

  21. Daniel Villagran Dice:

    Fue Muy chistoso trato de que le dijeramos en aleman y saliojzklxakjsa y dijo a Aleman Idioma de mierda muy dificil !

  22. FernandoUFO Dice:

    Es mi idea o a deris le están saliendo mal casi todas las
    canciones? para los que lo vimos en el 98 y el 2001 saben lo que digo, no tiene
    comparación con lo de ahora.

Los comentarios están desactivados.