Todo parecía estar muy bien. La legendaria banda Helloween acababa de lanzar uno de los mejores discos de su carrera –The Dark Ride–, coronaba una exitosa gira que incluso los trajo a tocar a nuestros confines. Helloween lograba afirmarse como una de las bandas líderes del power metal y no dejaban duda alguna acerca de la estabilidad y unión de su formación actual. Esta última afirmación era totalmente falsa. Todo el mundo heavy-metalero fue repentinamente golpeado por la noticia de la partida de 2 de sus integrantes: Roland Grapow y Uli Kusch, guitarrista y batero de la banda, respectivamente.

Roland ingresó a la banda en 1989, cuando reemplazó al padre del power metal Kai Hansen, quien desertó, más que nada, debido a diferencias musicales con el resto del grupo. Pero su papel no fue sólo el de cualquier reemplazante. Apenas llegó a Helloween, Roland contribuyó de manera importante tanto como con sus composiciones como con su virtuosismo en la guitarra, además de un gran despliegue de personalidad en presentaciones en vivo. Grapow brillaba con luz propia. Lo mismo se puede decir de Uli. Como reemplazo de Ingo Schwichtenberg, Kusch llegó desde Gamma Ray, junto con Andi Deris, vocalista de Pink Cream 69. Desde el disco The Time Of The Oath, Uli adquirió más protagonismo y empezó a escribir canciones de excelente calidad, temas como Revelation, Push, Mr. Torture, entre otros. En fin, la intención de esta nueva formación (Weikath, Markus, Andi, Roland y Uli) era darle un nuevo rostro a la banda con respecto al mal ponderado álbum Chamaleon (1993), y lo lograron. Al año siguiente, en 1994, el nuevo Helloween lanza el tremendo disco llamado Master Of The Rings, trabajo aclamado por toda la crítica. Pero no fue sólo una coincidencia. Luego, en 1996, viene The Time Of The Oath, disco en el cual se confirma que la actitud de la época de los “Keeper” estaba de vuelta. Luego viene el disco doble en vivo, High Live, Better Than Raw el ’98 y, finalmente, el más oscuro y vanguardista disco de esta formación: The Dark Ride, en el 2000.

RAZON Y REACCION

Volvamos al tema que nos interesa. ¿Cuál es la razón de la partida de Roland y Uli? ¿Cuál ha sido la reacción de los ya ex miembros? ¿Qué pasará con Helloween en el futuro? Son muchas las interrogantes que surgen luego de lo acontecido, al igual que los rumores. Se ha dicho que Roland y Uli fueron despedidos de la banda porque dedicaban mucho tiempo a sus proyectos solistas, que surgieron diferencias irreconciliables durante la gira latinoamericana e incluso de que Kai Hansen estaría volviendo a Helloween. Es más, las fuentes oficiales han entregado versiones confusas y contradictorias. Pero todos los rumores fueron dispersos gracias a las entrevistas hechas en el Helloween Radio Marathon –en Cleveland, EE.UU.–  a Michael Weikath y Roland Grapow. Ellos mismos fueron los que revelaron la verdad de los hechos.

Las diferencias musicales fueron el detonante para la partida de Kusch y Grapow de la banda. Weiki –como le dicen a Weikath–no estaba contento con The Dark Ride. Y no se refería al sonido, la producción o el resultado final, sino a la dirección que Helloween apuntaba con el disco: un sonido más moderno, progresivo y vanguardista. Según él, Roland y Uli eran los responsables del giro que estaba dando Helloween, por lo que ya hace mucho tiempo Weiki y Markus con el apoyo de Andi Deris, decidieron actuar y hacer los cambios respectivos en la formación para recobrar el estilo tradicional de la banda. “No tenemos nada personal en contra de Roland o Uli –agrega Weiki–. Como personas las encontramos muy valiosas, pero no podían seguir siendo miembros de Helloween. Sus puntos de vista y opiniones no calzaban con lo que pensábamos nosotros”. De paso aclaró que el proyecto que Grapow estaba haciendo junto con Uli no era la principal razón de la decisión tomada, pero que era “un detalle dentro de todo el cuadro”, ya que esto no permitía a los ex miembros concentrarse ciento por ciento en Helloween.

Roland, por su parte, quedó completamente sorprendido por la noticia, la cual le fue comunicada vía telefónica por su esposa mientras él estaba en Los Angeles junto con Roy Z –quien trabajó en The Dark Ride– escribiendo material para su próximo disco solista. Para Roland todo parecía estar bien, nunca esperó que sucediera algo así. “Teníamos nuestras pequeñas discusiones y diferencias, por supuesto –comentaba Grapow en la entrevista–, pero esa no era razón para que me echaran de la banda (…). Estoy decepcionado, pero no tengo nada en contra de Weiki o del resto. Si me los encuentro en un club de Hamburgo, los saludo”. Con respecto a Uli Kusch, nada se ha sabido de él desde que fue dada a conocer la noticia de su desvinculación.

UN FUTURO CON DIRECCION HACIA EL PASADO

Roland Grapow y Uli Kusch ya no son parte de Helloween, pero siguen vivos. Antes de ser despedidos de la banda, Roland y Uli tenían presupuestado hacer un proyecto, paralelo a Helloween, pero “ahora tendremos que replantearnos las cosas con calma –respondió Grapow al entrevistador–. Tendremos que hacer una nueva banda. Ese proyecto que queríamos hacer, seguramente se va a transformar en nuestra banda principal. Vamos a mantener el estilo de Helloween en nuestra música (…), o incluso más poderosa, no tan moderna y progresiva como la que hicimos en The Dark Ride”. También adelantó que él tiene escritas ocho canciones (según lo que dijo, más rápidas y tradicionales que las que escribió para Helloween), mientras que Uli tiene cinco. En total, trece, número más que suficiente como para empezar a grabar un álbum, el cual podría dar a luz entre febrero y marzo del 2002.

Eso es lo que van a hacer los ex músicos de Helloween. Pero con Helloween mismo, ¿qué va a pasar? Bueno, la banda seguirá en pie, eso es seguro. La cosa no es preguntarse si siguen o no, sinomás bien quiénes van a ser los nuevos integrantes. Respecto al tema Weiki señaló que estaban buscando personas fieles al estilo clásico de Helloween, músicos old school como él mismo señaló. Todo esto fue confirmado cuando se anunció, a principios de septiembre, que Mark Cross iba a ser el nuevo batero de Helloween. Mark proviene de Metalium, banda alemana con marcada influencia de Judas Priest y Helloween, es decir,  todo un músico heavy tradicional, tal como la banda estaba buscando. Así “vamos a tocar la música que nos gusta a gente que le guste, y a los que no les parezca… bueno… ¡cállense!”, agregó Weikath. Mientras tanto, la banda sigue buscando un guitarrista.

Al mencionar el tema de grabar un disco, Weiki dijo que no iba a ser posible hasta el próximo año. Sin embargo, señaló que esperan lanzar en el futuro cercano un best of, es decir, un disco con las mejores canciones de la banda, en el cual piensan remezclar todos los temas de la época del Walls of Jericho y los Keeper. Sólo después y  con guitarrista nuevo Helloween se va a concentrar en escribir nuevo material para, luego, entrar en el estudio.

Finalmente, déjenme agregar que veo el futuro con optimismo. Primero, si Roland dice que los temas que ha escrito son más rápidos y tradicionales que los que hacía en Helloween y si confiamos en que Uli va a crear temas como Revelation, vamos a tener un excelente disco en nuestras manos. Segundo, aparentemente, Helloween quiere volver a sus raíces. Si razonamos de esta forma, podemos deducir estamos en vísperas del nacimiento de trabajos tan memorables como los Keeper.

Sonrían

1 comentario

Los comentarios están desactivados.