1992 pudo haber sido la primera vez en Chile, pero tuvimos que esperar 17 años más y un cambio de nombre para poder prescenciar en vivo la magnitud de un concierto en el que figuras como Dio y Mr. Iommi se paran en el mismo escenario simultáneamente. ¿La formación clásica de Black Sabbath? Largo debate se nos vendría encima si ese fuera el punto. El caso es que una de las más trascendentales y fundamentales alineaciones de los ingleses acaba de pisar suelo nacional, esta vez tomando el nombre de su «opera prima», Heaven & Hell.

hh09_01

La jornada del viernes, según comentarios escuchados, partió aproximadamente a las 20:00 hrs. de la mano de los nacionales Kingdom of Hate, a los que por diversos motivos no pudimos presenciar. A esa hora aún estabamos en las inmediaciones del Arena Movistar, en donde un escaso, pero constante flujo de metaleros ingresaban poco a poco con el único objetivo de poder presenciar a las leyendas vivientes en que se han transformado estos cuatro señores. Si bien el Arena es un excelente recinto para conciertos de esta clase, en esta oportunidad quedó «grande» para la afluencia de público que llegó al concierto. ¿4.000? ¿6.000? ¿8.000 asistentes? Varios se han aventurado entregando sus aproximaciones, yo solo diré que el Caupolicán hubiera estado ad-hoc para esta ocasión, ya que se hubiera visto repleto, pero problamente un buen puñado hubiera quedado fuera.

EL DIABLO QUE TODOS CONOCEMOS ESTUVO EN CHILE

hh09_02Cerca de las 21.05 aprox., se apagaron las luces del Arena, lo que dio paso inmediato a E5150, aquel extraño instrumental del Mob Rules que han estado ocupando como intro para todos sus conciertos y que da pie para que Iommi haga su entrada con, ahora sí, el primer tema de la noche The Mob Rules. Bastaron los primeros acordes y que Iommi pusiera un pie en el escenario para que el público asistente comenzara a delirar ante su presencia. El sonido no partió del todo bien y eso que estuvimos solo a un par de metros del escenario, pero mejoró bastante con el correr del tema. Terminado, Dio se dirige a los asistentes para presentar el siguiente corte de la noche, el que tal como lo señalara el «pequeño gigante» es la primera canción que escribió junto a los Sabs y que sería incluída en el ya mítico álbum que ahora da nombre a la banda, Heaven And Hell. Se trataba, por supuesto, de Children of The Sea, tema que comienza de forma muy delicada con la guitarra de Iommi sonando, ahora sí, con claridad absoluta y con un Dio que desborda talento por cada uno de sus poros. Es increíble la potencia vocal de este señor, pero ya hablaremos de ello.

Hasta ahí teníamos recién 2 cortes y el público ya estaba entregado, son dos gemas dentro de la discografía de Dio con Sabbath que el público supo agradecer coreando cada estrofa de ellos, tal cual lo hiceran con el siguiente de la lista, el primero de los únicos 2 temas «nineties» que sonarían el viernes en el Arena. La mayoría de los presentes ya tenía clara certeza de lo que que iban a escuchar esa noche, sin embargo, los más ilusos, entre los que me incluyo, siempre vamos con la ilusión de oír alguna sorpresa y poder escuchar el tema que siempre hemos querido oír, pero bueno, no fue una noche de sorpresas, para nada, ya que lo que sonó era exactamente lo que venían tocando desde el comienzo de la gira. De todas formas, cualquiera de las canciones de su discografía sería agradecida, en realidad daba lo mismo lo que tocaran, la cosa era poder oírlas interpretadas por ellos, así que I fue recibida con bombos y platillos, ya que se trata de uno de los tantos excelentes cortes que encontramos en el impresionante Dehumanizer.

hh09_06

LLegaba el turno de la primera canción nueva de la noche. El tema escogido fue el hasta ahora, único single de The Devil You Know, Bible Black, el que fue recibido como si se tratara de uno de los grandes clásicos de la banda. Después de oír el disco y, con mayor razón, después de oírla en vivo, queda claro que lo de «clásico» sólo es mera cuestión de tiempo. Es un temón que en directo suena realmente apabullante y que por lo que pude presenciar, había una gran cantidad de público que ya le había dado varias vueltas antes de pararse en el Arena, ya que muchos corearon cada estrofa de la canción, la que, como dije, no demorará mucho en convertirse en clásico, eso es seguro. En medio del tema, Dio, antes de comenzar el solo de Iommi, deja el microfono en el atril para ir a beber algo, momento en el cual se acoplo el sonido y mirando hacia el costado le dio una mirada a alguien del crew que llegó a dar miedo, quedo clarísimo que ese tipo de errores a una persona tan profesional en lo suyo como Ronnie no le hacen ninguna gracia.

hh09_12

Heaven & Hell, sin más demora que los respectivos agradecimientos de Dio por la recepción de Bible Black y la presentación del siguiente corte, arremetió con Time Machine, uno de los cortes up-tempo de Dehumanizer, que en este caso se convirtió en el segundo y último de aquel disco que oiríamos. En mi caso hubiera preferido After All (The Dead) o en su defecto, TV Crimes, pero bueno, quede con el mismo sinsabor dell Monsters of Rock del ’94 y no es que Time Machine sea un mal tema, de hecho esta muy lejos de eso, es solo que cualquiera de los otros 9 cortes presentes en Dehumanizer es mejor. De todas formas escucharlo cantado por Dio es otra cosa. Al finalizar Time Machine, Appice continúa tocando y Dio lo presenta al público dando pie a un solo que comenzó muy discreto, pero que de a poco fue mejorando sustancialmente y terminó siendo notablemente superior a lo que hubiera esperado de Vinnie, el integrante que menos brilla dentro de una alineación conformada solo por próceres.

hh09_21

A continuación otro corte de su última placa, bueno, en estricto rigor, del debut de Heaven & Hell. Fear uno de los mid-tempo de The Devil You Know, denso, con un coro oscuro y con los pesados e hipnóticos riffs de Iommi, que en vivo suenan atronadores. Termina la canción y caen algunas banderas al escenario, Dio, muy empático con el público y agradecido del cariño que sabe que le tienen en Chile (si mi memoria no falla, esta ya es la cuarta vez que Dio pisa suelo nacional), se dio el trabajo de recoger cada lienzo o bandera que llegó, desenrollarlo, mostrarlo al público y agradecerlo respetuosamente. Un caballero como pocos.

hh09_18La siguiente canción vino desde Mob Rules, la espléndida Falling Off The Edge Of The World, en una versión sobrecogedora, impactante, que en lo personal me sirvió para redescubrir un álbum que nunca me ha convencido del todo, sin embargo, los temas que lo conforman funcionan de tal forma y suenan tan potentes en vivo que cualquiera se vuelve fan inmediato de ellos. No logré dilucidar de donde provenían los teclados que se hicieron más patentes en este tema, si eran pistas grabadas o si efectivamente había un quinto miembro entre las sombras tocándolos, la cosa es que la atmósfera lograda era notable.

Finalizado Falling Off The Edge of The World, Dio nos presenta y deja sobre el escenario al maestro Iommi, quien interpretó un solo de aquellos que son puro sentimiento y acá me detendré un momento. Sir Tony Iommi es un personaje ícono en la historia del género que nos convoca, es indescriptible el tener frente a uno a un tipo tan trascendental en la historia del metal como lo es este señor. En el ’94 cuando ví a Sabbath me pareció estar viendo a un ser todopoderoso, años después pensé que no sentiría lo mismo, pero fue imposible. Para muchos era probablemente la primera vez viendo al maestro de los riffs infernales, Tony «Corleone» Iommi, me imagino lo que seguramente sintieron esas personas. Su presencia en un escenario inspira un respeto único, estamos hablando del tipo que prácticamente inventó el sonido que a todos nosotros nos atrae, creador de una larga lista de temas que son clásicos del estilo y una cantidad de riffs inolvidables que están en la memoria colectiva de varias generaciones. Está claro que no es el tipo más técnico dentro de este medio, pero ya se quisieran algunos el swing que le imprime a sus creaciones. Un señor de la guitarra, sin duda.

hh09_31

Y que mejor si a su lado ponemos a otro grande en la historia del metal, dueño de una de las voces más versátiles, potentes e inconfundibles del medio, un tipo que ha grabado tantos clásicos durante su carrera que faltan dedos para contarlos. A sus «tiernos» 66 años, el queridísimo Ronnie James Dio canta como si tuviera la mitad de esos años, de hecho la noche del viernes cantó increíblemente mejor que lo que se puede oír en el disco en vivo de Heaven & Hell, el tipo no se desgasta ni un ápice y conserva la voz de una manera impresionante. Solo elogios para Dio.

hh09_09Pero bien, la base rítmica también es importante destacarla y como no si entre ellos tenemos a Geezer Butler, quien realiza su labor sobre el escenario de una forma concentradísima, inmutable, no equivoca una sola nota y aporta con tal contundencia que Iommi sabe que puede descansar y tocar tranquilamente sus solos mientras Geezer este a su lado, ya que es en estos momentos donde uno podría extrañar quizás una segunda guitarra rítmica, pero no, con Geezer basta. Si bien al comienzo el bajo no sonó con la potencia justa, la cosa mejoró con el correr de los minutos, ojalá se haya escuchado así en platea también. Por último Appice, quien definitivamente sorprendió con su solo, que partió bastante flojo, hay que decirlo, pero que terminó luciéndose y ganándose a todo el público. Appice para mí siempre ha sido sólo el tipo que tuvo la suerte de toparse en algún momento de su vida con Dio y Iommi, ya que creo sinceramente que cualquiera de los otros bateros que han estado en Sabbath es superior que Vinnie, pero claro, eso no significa que sea malo, el tipo es un reloj tras los tarros, no se la va un solo golpe y el viernes tuvo una performance notable. La compacta maquinaria que conforman estos cuatro señores es impresionante, es una muralla sónica que se instala en el escenario y arrasa con todo.

Pero bueno, estábamos en el solo de Iommi, el que sirvió como intro para Die Young, un clásico que volvió loca a la audiencia. Increíble realmente haber podido presenciar este temón en directo, tocado por Iommi y cantado por Dio, es por decir lo menos, un sueño hecho realidad. Nos acercábamos ya a la hora de concierto y lo que venía era el tercer y último corte proveniente de The Devil You Know, el denso Follow The Tears, que como ya lo habíamos comprobado con los otros temas nuevos, funcionó de forma perfecta. A continuación probablemente el momento que muchos esperaban, «…la canción que comenzó todo, esto somos nosotros…» dijo Dio antes de presentar Heaven And Hell, que desde el primerísimo momento fue coreada por todos quienes tuvimos la dicha de presenciar todo esto en vivo, ahí en el Arena. El público cantó todo el tema guiado por Dio y los suyos en una versión que se extendió más que la del DVD incluso, llegando casi a los 19 minutos ¿aburrido? ¡Para nada! lo único que extrañé fue el solo de Iommi para el cambio de ritmo. Bueno, nada es perfecto dicen algunos.

hh09_37La banda en pleno se despide del público para descansar un par de minutos, literal, ya que al cabo de alrededor de dos minutos regresaron para descargar Country Girl, aunque en realidad solo tocaron un minuto de esta canción que más bien fue la intro para Neon Knights, el clásico tema que por supuesto hizo vibrar y delirar a toda el Arena. Todos teníamos claro que ese era el final de la noche, por lo que la entrega fue total, cerraron con un último fraseo del coro de Heaven And Hell, el que seguramente rondará la cabeza de muchos durante los próximos días. Se despiden del público, agradeciendo el cariño y recepción de la audiencia, pero nadie se movía de su lugar, impávidos ante lo que acabábamos de presenciar. La probabilidad de un nuevo encore era nula, así lo sabíamos todos, de pronto se prenden las luces moradas del escenario nuevamente y el público exacerbado gritó esperando lo imposible… pero no, al parecer fue una pésima broma de alguien de iluminación. No fue hasta que se prendieron los focos que comenzó el éxodo del recinto.

El Cielo y el Infierno se dieron cita en el Arena Movistar, en Santiago, ¡en Chile!. Una velada inolvidable y un momento probablemente irrepetible, porque aunque se hagan llamar como quieran, lo que vimos el pasado viernes no fue otra cosa que una de las alineaciones más importantes de las que ha tenido la mítica banda inglesa, por lo que no puedo dejar de cerrar este review simplemente con un:

¡¡¡ GRANDE BLACK SABBATH !!!

hh09_36

Set List:

01. E5150
02. The Mob Rules
03. Children of The Sea
04. I
05. Black Bible
06. Time Machine
07. Drum Solo
08. Fear
09. Falling Off The Edge of The World
10. Guitar Solo
11. Die Young
12. Follow The Tears
13. Heaven And Hell
Encore:
14. Country Girl/Neon Knight