Grande fue la expectación cuando el año 2006 se anunciaba una nueva compilación de Black Sabbath, esta vez, incluyendo solo material grabado junto a Ronnie James Dio. Pero claro, una nueva recopilación de Sabbath no era ninguna novedad a estas alturas, hay cientos de ellas; el motivo de la expectación estaba dado porque se anunció además, que Dio y Iommi unirían fuerzas para grabar nuevas canciones especialmente para esta ocasión. El resultado de esta nueva aventura fueron 3 temas titulados The Devil Cried, Shadow of The Wind y Ear In The Wall, los cuales fueron un excelente entremés para quienes gustamos de esta formación de los veteranos ingleses.

Luego del lanzamiento de The Dio Years (título de la recopilación), la banda en pleno tomó la decisión de continuar trabajando juntos, «…esas canciones salieron tan fácilmente que decidimos seguir adelante», señaló un entusiasmado Dio. El anuncio y confirmación llegó en octubre del 2007. Sin embargo, Sharon Osbourne, previendo lo que se venía, hizo firmar a Iommi un acuerdo que señalaba que el nombre de Black Sabbath solo volvería a ser usado si Ozzy era uno de los miembros de la banda. Es principalmente por este motivo que Iommi y Dio comienzan la búsqueda de otro nombre para rebautizar a la banda, decidiéndose por Heaven & Hell, debido a que supuestamente el sonido de lo que estaban creando se acercaba al de aquel mítico álbum.

Lo primero que hizo Heaven & Hell fue realizar una gira, de la cual escogieron el concierto realizado en la ciudad de New York, en el City Music Hall para lanzarlo en formato CD y DVD. No contentos con el extraordinario resultado de estas presentaciones, deciden que el momento es el propicio, no para componer un par de temas solamente, sino que para lanzar un nuevo álbum.

The Devil You Know es uno de los lanzamientos más esperados de este 2009 y no es para menos, es el nuevo álbum de los creadores de trabajos como Heaven And Hell o Mob Rules, que independiente que lo lancen bajo otro nombre, para todos quienes seguimos la carrera de los ingleses viene a ser un nuevo álbum de Black Sabbath después de casi 14 años de espera; 17 años si contamos desde la última vez que Dio estuvo en la banda.

Diez cortes componen esta nueva entrega, o bueno, la primera en estudio de Heaven And Hell (que esperemos no sea la única). El disco parte con la potente, pesada y muy doom Atom & Evil, que de inmediato nos deja muy claro que la cosa va en serio y que esta placa esta lejos de ser solo una excusa para seguir girando juntos. Los duros y arrastrados riffs de Iommi más la voz de Dio, lo convierten en un tema denso y casi hipnótico, ya que la tónica no cambia para nada en los más de cinco minutos que dura. Un comienzo espectacular, al que le sigue Fear, el que es un poco más rápido, lo que viene a significar en realidad que se trata de un tema mid-tempo. Los excelentes riffs de Iommi no cesan de cautivar, lo mismo que Dio, que con un tono un poco más alto que en el tema anterior, se luce a lo largo de toda la canción, nada extraño en todo caso, considerando que estamos ante una de las voces más extraordinarias que le ha regalado el rock y el metal al mundo de la música. ¿Exagerado?. No lo creo.

El tercero en la lista es el tema escogido como primer single de esta nueva placa, Bible Black, ¡temazo!, desde el primer apronte acústico hasta el mismo final, el que hubiera preferido que fuese más repentino que el fade-out con el que finaliza, pero bueno, nada es perfecto. En más de 6 minutos Heaven & Hell continúa con su excelsa demostración de lo que son capaces estando juntos. Butler suena mejor que nunca en este disco y junto a Appice, quien desempeña un más que correcto papel tras los tarros, conforman un solidísima base rítmica en la que Iommi sabe que puede dejar caer todo el peso de los riffs que acostumbra a componer. Double Pain es otro pesado corte que comienza con el bajo de Butler para luego sumarse la guitarra y la batería y conformar algo que pareciera ser otro tema «doomy», pero esto dura exactamente 30 segundos, ya que en realidad se trata de un mid-tempo con un pre-coro muy oreja y melódico. Rock And Roll Angel, quinto en la lista, trae un par de riffs similares a algunos de los que encontramos en Into The Void, lo que claramente es algo positivo, ya que en términos generales es probablemente el corte «menos bueno» del álbum, talvés sea por las partes melódicas que se sienten un tanto ajenas al resto, pero bueno, de hecho hay un intermedio demasiado relajado y semi-acústico sobre el cual Iommi descarga un inspirado solo (muy pasional, nada de virtuosismos, eso ya lo deben tener claro la mayoría que conoce el trabajo del maestro), además del final, que es en plan acústico.

La potencia comienza a regresar nuevamente a nuestros oídos, primero de la mano de The Turn of The Screw, un tema en donde se nota de inmediato la mano de Dio(s) en el. Si bien el comienzo lento y denso es inconfundiblemente producto de Iommi, cuando comienzan las estrofas y el fraseo de Dio el tema adquiere un matiz que lo podría hacer encajar perfectamente dentro de alguna de sus últimas placas; luego viene Eating The Cannibals, el tema más rápido y corto del disco, con un marcado riff más bien rockero, pero lo suficientemente oreja como para quede dando vueltas en tu cabeza. La verdad es que a pesar de darle un poco más de dinámica a la placa, en sí la canción me parece un tanto forzada y débil, como si la idea hubiera sido incluir un tema rápido solo por incluírlo, le falta peso y la comparación con cortes estructuralmente similares como TV Crimes o Time Machine se vuelve inevitable, dando como conclusión única que esta muy por debajo aquellas pistas rápidas de Dehumanizer, por ejemplo; ¡OJO! el tema no es malo, es solo «el más débil» dentro de una placa a la cual es difícil encontrarle puntos bajos, por lo que probablemente muchos estarán en desacuerdo con lo señalado.

Follow The Tears es otro denso corte que supera los 6 minutos de duración. Se trata de un mid-tempo en donde el peso del tema recae en la mano de Iommi y sus riffs, pero que además cuenta con gran presencia del bajo de Butler. Que agradable resulta oír una placa en la que por fin la mezcla favorezca el trabajo de Geezer. Si bien siempre se ha notado su contribución en las placas en las que ha participado, en este disco las líneas de Butler suenan perfectas y se perciben clarísimas, sin hacer esfuerzo alguno para ello. Pasamos a Neverwhere, noveno en la lista y segundo tema medianamente rápido del disco. Se repite la formula de Eating The Cannibals, solo que esta resulta a la perfección con esos riffs un poco más «metal» que en el mencionado corte. El final esta dado por Breaking Into Heaven canción que, con un marcado comienzo doom, retoma la veta más dura y densa del disco. La lentidud característica del estilo se mantiene a lo largo de sus casi 7 minutos de duración, salvo durante el solo de Iommi, en donde se torna un tanto más rápida. Otro de los puntos altos del disco, sobre todo para quienes gustan del «heavy metal ralentizado» como le llaman algunos.

The Devil You Know es un disco que probablemente cumple con las expectativas de todos quienes nos declaramos seguidores de Black Sabbath (o Heaven & Hell), quienes a esta altura de su trayectoria nada tienen que demostrarnos, eso simplemente porque su legado fue escrito hace ya bastante tiempo y todo lo que nos puedan entregar de aquí en más es casi un privilegio. Esto último no significa que durante este rato hemos estado hablando de una de aquellas «vacas sagradas» que todo lo que sacan debemos encontrarlo bueno, para nada. Con la confabulación de los talentos de Dio y el nivel que sigue mostrando, los siempre monumentales riffs de Iommi y la solidez de la dupla Butler-Appice, los elogios son simplemente una consecuencia lógica y directa de su trabajo en conjunto. Un deber.

1 comentario

Los comentarios están desactivados.