Desde los primeros años de esta década que HammerFall está viviendo una muy buena etapa musical.  Después de tres discos de estudio prácticamente iguales, el 2011 se atrevieron a romper la rutina, hacer algo distinto con «Infected», cambiar de temática, de actitud y -más importante- del sonido de juguete que les forzaba a tener el alemán Charlie Bauerfeind. Digan lo que digan, fue una tremenda bocanada de aire fresco. Luego, con «(r)Evolution» volvieron a encantarse con la producción y la presentación de fines de los noventa, en un reencuentro con aquello que los definió en sus momentos más relevantes, por los años de “Glory to the Brave” y “Legacy of Kings”.

Built to Last” continuaba por ese camino de una banda que se sentía rejuvenecida, aunque sin la intención de romper moldes, sino de extender la racha, lo que ciertamente se logró. ¿Pero hasta cuándo era posible sostener ese momentum, en especial si hablamos de una banda que durante toda la primera década del siglo XXI puso piloto automático a sus discos? Daba susto otro estancamiento en reiterativos lugares comunes porque… digámoslo, HammerFall es uno de nuestros bastiones del Power Metal, uno de los responsables del resurgimiento del Heavy Metal en Europa a fines de los noventa, con canciones que gritaban con orgullo el amor por lo tradicional y lo mágico del Power, una sensación que muchos que éramos adolescentes en la época de «Glory to the Brave», no queremos dejar de sentir.

Para esas personas, puedo decir que “Dominion” terminará sacando una sonrisa a más de alguno, con un repertorio de nivel muy alto, y también consistente, con cada canción más convincente que la anterior en esa particular tarea. Al final del disco, uno se siente como en casa, una vibra que ya empieza a sentirse tímidamente al escuchar el track inicial, Never Forgive, Never Forget, 100% HammerFall pero en clave Helloween en velocidad y paralelas, mostrando que la banda no quiere dejar de sorprender, al mismo tiempo de enseñar que no se ha olvidado de saber hacer lo que los hizo leyendas un día.

Ahora, el tema título nos lleva a los midtempos tipo Let the Hammerfall de «Legacy Of Kings», un riff grueso y atronador, acompañado de un ritmo tan pegadizo como pesado. NUNCA podré digerir el tono alto en las líneas vocales de Joacim Cans y que ya lleva tantos años siendo su trademark, ya que siento que ablanda el sonido completo de la banda, sin embargo el resto de los elementos de la canción se maneja con un drive muy contundente.

Testify, que viene a continuación, se muestra sumamente priestera en sus riffs principales. No obstante, lo que más destaca son los gritos que invocan al título de la canción. Y ojo con el solo de Pontus Norgren, en magnífico homenaje a Glenn Tipton. Se trata de una pista con muchísima energía, desde la composición hasta el sonido.

Dominion” continúa con One Against the World, una canción que si queremos poner entre las pistas más antémicas de HammerFall, tendrá algo qué decir al respecto. La batería de David Wallin y el bajo de Fredrik Larsson son absolutos truenos galopantes, en una configuración muy noventera de lo que se entiende como épico, para pasar sin aviso a unos leads que parecieran ser una adaptación del riff principal de Fear of the Dark de Maiden. Nuevamente es Joacim quien ablanda el resultado final, pero los tímpanos quedan vibrando con cada golpe de los instrumentos de este tema.

Ahora, lo que me gustaría decir de (We Make) Sweden Rock es que no hay que dejarla pasar solamente como el “single simplón” del trabajo. Una cosa muy distinta es escucharlo en YouTube o algún stream en la calle, con audífonos, solo notando las melodías como lo primero y lo único, y otra es hacerlo en la casa con los parlantes al máximo. “Dominion” es un trabajo para escucharlo de verdad, sentir la intención de todas sus capas, y percibir la solidez sónica de un trabajo muy bien logrado. La canción en particular tiene todo el espíritu de los singles de HammerFall entre 2002 y 2006, melódicos pero contundentes y con una producción a la altura.

Siempre será difícil explicar después cómo una balada puede ser uno de los principales momentos de un álbum, pero creo que Second to None es absolutamente brillante. Trae consigo el performance más extraordinario de Cans en el disco, en tonos y líneas. El piano es sobrio pero oscuro, muy sentido, haciendo un contraste con la irrupción de las guitarras y las baterías. HammerFall logra sonar con mucha seriedad, sin que aquello signifique un sacrificio en emociones. Y los suecos no solo saben cómo hacer este tipo de composiciones, también entienden en qué parte del tracklist deben estar, y la pieza en ese lugar juega un papel fundamental.

La placa, de esta forma, vuelve a comenzar con riff sacado de los dos primeros álbumes de HammerFall con el tema Scars of Generation, pero con una repentina vocación powermetalera en las melodías, la batería y los coros. Aquí se puede percibir aquel HammerFall que muchos consideramos como clásico: pesado, emocionante, mágico y orgulloso, con todos los elementos que hicieron que alguna vez nos enamoráramos de esta banda, y pensáramos que era la segunda venida de Helloween o Manowar al mundo. Temazo, y no hay mucho más que pueda decirse, solo que la entrega va de más a más.

Un nuevo midtempo se acerca con Dead by Dawn, quizá con el coro más oreja de todo el trabajo, una canción que puede recordar tanto a la etapa dosmilera de HammerFall como a material más antiguo como Stone Cold. Al final, muestra a un conjunto que no se siente que esté desgastando su fórmula haciendo lo mismo, algo que sí ocurría -y con mucha lástima- antes de la salida de «Infected«. Será madurez, será mejor sonido, será sabiduría, pero HammerFall se hace respetar dominando su arte, como sucede también con la variada y épica Bloodline, con fuertes raíces del «Legacy of Kings«, y con cambios que le dan un toque fresco a otro gran despliegue. Quizás pueda ser el corte que mejor funcione en vivo, por su energía, velocidad, melodía y todas sus líneas que invitan a cualquiera a seguirlas con las voces o los puños. Otra vez Pontus suena pletórico con sus solos, y otra vez la banda suena reencantada con su espíritu. Es más, mientras más canciones pasan, más se convence uno que “Dominion” es superior -al menos- a «Built to Last».

Dicha sensación no se detiene con Chain of Command, ochentera a rabiar, contagiosa y muy festiva, otro pequeño recreo en la propuesta. Y, por último, qué se puede decir del cierre con Yet I Smile, la pista más inusual de todo este álbum, solemne y extraordinaria, oscura y reflexiva, con leads principales muy al tono de ese Maiden que transitaba hacia los noventa. Cargada de emoción, deja un sentimiento de intranquilidad y poco consuelo, y eso que no siquiera estoy mencionando las letras. Todo un logro de la banda completa, una pequeña obra maestra.

Estamos al menos una década y media atrasados para pensar que un disco de HammerFall va a ser uno de los más destacados del año, porque trabajos de este tipo ya no están hechos para marcar épocas, pero lo concreto es que cuesta dar con puntos débiles en este disco. No es solo actitud, tampoco solo buen sonido, “Dominion” es una propuesta excelsamente consistente, y hace honor a lo que HammerFall significa para muchos. Volver a reencontrarse con ello es impagable, con HammerFall en conexión con su legado.

Review: Jorge Ciudad