Live Review: HammerFall en Chile (2017)

¡Qué manera de comenzar a cerrar el año! Sí, digámoslo desde un comienzo, ¡aguante HammerFall loco! Gran, gran show de los suecos. Y es que los comandados por Joacim Cans y Oscar Dronjak tienen esa mística y esa prestancia en cada uno de sus shows. Porque además de ser considerados uno los pilares fundamentales del Power Metal mundial con justa razón, si hay algo que podemos destacar y aplaudir de esta agrupación, precisamente es la constancia, la consecuencia y la coherencia en cada uno de sus trabajos que posteriormente se ve reflejada en su puesta en escena reconocible a kilómetros de distancia. Entonces, más que merecida la presentación que nos brindaron, ya que en su última visita a nuestro país (año 2014, junto a Edguy y Gotthard), muchos quedamos con gusto a poco dada la duración del concierto, por lo que, de alguna forma, nos desquitamos en todo aspecto posible durante la noche de este martes 05 de diciembre en la siempre polémica discotheque Blondie. Veamos que tal.

NEOGENESIS

La jornada daría el puntapié inicial con los oriundos de Valparaíso, quienes básicamente seleccionaron lo mejor de su LP “Desde las Cenizas“, publicado en agosto del 2016, para dar un show contundente y sin pausas que mostró lo mejor de los compatriotas. Así, con una puntualidad más que destacable, evidentemente tras escuchar la intro a medida que los músicos tomaban posición, la escogida para dar el primer hachazo sería la entretenida Cy. Es cierto que durante los primeros minutos hubo algunos problemas en la definición del sonido, pero esto no fue problema alguno para que el tecladista Carlos Silva y el guitarrista Ricardo Martinez se despacharan esos solos de gran factura que se llevaron los correspondientes aplausos de los cerca de trescientos asistentes que se encontraban a esa hora en el recinto. Por su parte, durante Volviendo a Nacer, Raymundo Meza y Patricio García (bajo y batería respectivamente) aplastaron todo a su paso de principio a fin mientras el frontman Daniel Sandoval cantaba el “Hoy vuelvo a ser el mismo, atrás quedó el abismo en que un día me perdí…“. Pedazos de agudos que se mandó por cierto. Muy buen comienzo.

¿Escucharon con detención la introducción de Oscura Soledad? Lo decimos en serio, ¡ejecutada a la perfección y casi sin ningún esfuerzo! Cuánta calidad señoras y señores. Y de ahí en adelante el nivel solo fue subiendo. Vale decir, están las estrofas cantadas de excelente forma, los interludios del teclado antes y después del “Quiero olvidar el dolor, no puedo seguir ya sin ti…“, los cambios de tiempo, cada uno de los solos en la parte instrumental, el tapping inhumano cortesía de Ricardo y así un largo etcétera. Sin duda uno de los clímax de toda la presentación. Y a modo de contraste y para bajar un poco las revoluciones, Sonidos del Metal trajo consigo esas armonías y esos estribillos un poco más “orejas” o “radiales” -por tratar de etiquetarlos de alguna forma-, pero que en ningún caso se apartan de la propuesta y de las influencias tan marcadas de los porteños.

Por último, la dupla conformada por Aferrado a Todo y Desde las Cenizas mostró todo el virtuosismo y la compenetración de la banda frente a una audiencia que siguió muy de cerca cada uno de los movimientos y pasajes de ambas canciones. De esta forma, tras un poco más de media de duración, Neogenesis comienza a despedirse entre gritos y aplausos cada vez más estridentes. Como mencionamos anteriormente, en esta oportunidad solo escogieron lo mejor de su álbum para una performance que rozó la perfección. ¡Notable!

Setlist Neogenesis

  1. Intro
  2. Cy
  3. Volviendo a Nacer
  4. Oscura Soledad
  5. Sonidos del Metal
  6. Aferrado a Todo
  7. Desde las Cenizas

HAMMERFALL

Mientras la Blondie se iba llenando poco a poco, cada uno de los presentes iba buscando el mejor lugar posible para presenciar al plato principal. Así, con una puntualidad increíble, a las 21:00 hrs. en punto se apagan las luces e inmediatamente bajó una ovación cerrada mientras sonaban las primeras notas Hector’s Hymn. Desde luego que resulta increíble como esta canción en tan solo un par de años se ha transformado en una de las favoritas de la fanaticada. Y cómo no serlo, si la letra es una oda al acero y a las chaquetas de cuero, es rápida, vertiginosa y por sobre todo, tiene un coro a prueba de balas que hace que levantes el puño automáticamente. ¡Como retumbó, madre mía! Nadie se quedó sin gritar el “Hammer high, to the sky/ Follow the warrior and king/ Call out Hector’s Hymn“. Desde luego que los “oh oh oh” tan propios de las canciones de los suecos se hicieron notar en un sin fin de oportunidades. Y como si esto fuera poco, la siguiente sería Riders of the Storm. En serio, ¡qué temazo! Toda la cancha saltando y coreando la introducción como si su vida dependiera de ello. Qué gusto además presenciar todas las poses y coreografías de toda la sección de cuerdas mientras Joacim Cans cantaba cada una de sus líneas con total soltura. Para qué mencionar el “Riders of the storm – one with the wind, defenders of creation/ Riders of the storm – aligned with the sun“, que fue cantado a rabiar por cada uno de nosotros. Por último, dentro de la trilogía inicial, vendría la primera revisión a “Built to Last” (2016). La escogida desde luego que fue el opening track Bring It!, que si bien durante los versos fue recibida de manera más bien tibia, apenas llegó el “Bring it, just bring it” la euforia y los puños en alto volvieron en gloria y majestad.

Terminados estos tres cañonazos, el frontman se dirige al respetable con un enérgico “Good evening, Templars of Santiago de Chile!” y aprovecha la instancia para darnos las palabras de agradecimiento correspondientes. Sobre la misma, Pontus Norgren lo “interrumpe” tocando las notas del estribillo de Blood Bound. El cantante se suma y nos incita a cantar el “We’re Blood Bound, we aim for the sun/ The luminous moon will take us high over ground“. Tras esta pequeña intro, comienza a sonar el tema en sí y rápidamente el headbanging generalizado se multiplicó en cosa de segundos. Además, aprovechamos esta pequeña pausa de la euforia inicial para poner atención en algunos aspectos que en un comienzo se pueden pasar por alto. En primer lugar debemos dar cuenta del gran momento que vive la banda emocionalmente hablando. Irradian energía y felicidad por los poros. Luego, el sonido y la ecualización era óptima y cada instrumento se podía escuchar con total claridad. Finalmente, mencionar el excelente trabajo coral que sirvió de apoyo durante todo el setlist. Esto último se vio reflejado aún más con Any Means Necessary, primera revisión a “No Sacrifice, No Victory” (2009). Solo basta recordar como sonó el “Kill by any means necessary/ Win by any means necessary…“. Todos saltando y cantando, como era de esperarse.

Hora de otro clásico de aquellos. ¡Y qué clásico! El sonido del motor arrancando fue la señal inequívoca de lo que se vendría. Sí, Renegade aplastando todo a su paso y demostrando porque la consideramos como una de las “incombustibles”. Dicho de otra forma, podrán tocarla una y mil veces y el recibimiento será el mismo. No queda nada más que entonar el “Renegade, renegade/ Committed the ultimate sin/ Renegade, renegade/ This time the prowler will win” como si no hubiera mañana. Por esta razón es que posteriormente el vocalista dice que “You are fucking crazy, Templars of Santiago“. Inmediatamente pronuncia otro speech en el que básicamente da a entender que no sólo tocarán canciones antiguas, sino que también interpretarán material nuevo perteneciente a “Built to Last“. Además, nos regaló un momento realmente jocoso al olvidar el nombre de la canción que seguía, mirando el setlist que se encontraba en el piso y exclamando “What the fuck is the name?!” desatando las risas del público. Un crack con todas sus letras. Así, llegaría el momento de escuchar una de las mejores de la última placa, la grandilocuente Dethrone and Defy. Pedazo de base que conforman David Wallin y Fredrik Larsson y pedazos de estrofas que canta Joacim. Recibida de gran forma.

Sin transición alguna nos sorprenden con Crimson Thunder y Last Man Standing, que fácilmente podríamos afirmar que ambas conformaron uno de los clímax de la noche. Lo cierto es que cualquier calificativo para describir lo estridente que sonaron los coros o los cánticos tipo estadio que suelen acompañar las melodías, se queda corto en relación a lo vivido. Para la primera, imposible no destacar la pausa y el sing along que se produce en la parte media-final. El juego de luces y el énfasis en Joacim mientras cantábamos el “Follow the signs of the crimson thunder…” fue sutil y lleno de clase. Todos sabemos que esto es un preludio para que luego caiga la base instrumental con una potencia y una garra admirable, siempre dirigidos por el gran Oscar Dronjak, quien con su guitarra en forma de hacha jamás deja de aleonar a los suyos. Para la segunda, solo queda decir “…but in the end I’d be the last man standing!“. No por nada es una de las infaltables dentro del setlist de los suecos y todos la apreciamos de la misma forma. ¡Para enmarcar!

Nuevo speech del frontman y pronto viviríamos otro de los puntos altos-altísimos de la velada. Tras bromear un poco con el ambiente y la atmósfera que había dentro de la discoteque, el cantante pregunta al respetable sobre quién está en su primer show de HammerFall y quién ya ha visto con anterioridad a la banda en vivo. Entonces, dice que los más “antiguos” deben enseñarle a los “nuevos” a responder la frase más importante del concierto. Vamos con todo entonces. “Let the hammer“…”Fall!” respondimos todos de forma inmediata. Cómo habrá sido de estridente si todos los integrantes pusieron una cara de entre sorpresa y satisfacción para estar orgullosos como público. Lo demás es tierra conocida, con Let the Hammer Fall no necesitamos entrar en mayores detalles. Eso sí, no podemos dejar de mencionar lo que ocurrió una vez terminado este clásico. Hablamos de que se produjo una pausa un tanto incómoda para los músicos arriba del escenario. Pronto el cantante nos cuenta de un problema en la amplificación de la batería ya que algo estaba roto e impedía seguir tocando con normalidad. Él mismo afirmó que de ninguna manera acortarían el setlist, aludiendo a que todos los kilómetros recorridos no serían en vano. Así, se tomaron un pequeño descanso mientras solucionaban el inconveniente y nosotros abajo aprovechábamos de comentar el calor infernal que había en toda la cancha. Tras un par de minutos, vuelven a escena para interpretar de manera correcta Built to Last, homónima del LP que da origen al tour.

Lo siguiente sería un regalo para todos los fanáticos de la vieja escuela. Concretamente, Mr. Cans nos lleva de vuelta al año 1997, época en que un disco “cambió la vida de cinco jóvenes en Suecia“. Desde luego que se refería a “Glory to the Brave“, trabajo que los situaría y los haría destacar dentro de la ola de Power Metal de los años noventa. La mejor manera de poder resumir dicho LP, sería con el denominado Medley to the Brave, que básicamente es la interpretación de las partes instrumentales de cortes como Stone Cold, Unchained, The Metal Age, Hammerfall y Steel Meets Steel. No resulta difícil entonces dar cuenta de la calidad demostrada por Pontus y Oskar en cada una de las armonías y riffs de dichos temas, siempre con David y Fredrik marcando los cambios de tiempo de fondo. ¡Cuánta carretera señores! Pasaban de una canción a otra como si nada. Y ojo, que viéndolo de manera más fría, todo esto solo era la introducción para The Dragon Lies Bleeding, que fue interpretada casi en su totalidad. Ni siquiera la nueva falla en la batería durante las primeras notas importó, pese a que tuvieron que parar durante algunos segundos. Tanto así que todos la recibimos de manera apoteósica, donde nadie se quedó sin cantar el “Come across to the promised land/ Close your eyes, I will take your hand/ Through the river of steel we’ll go/ When the dragon lies bleeding“. ¡Temazo!

Siguiendo la línea anterior, llegaría del turno de una de las mejores baladas jamás compuestas dentro del género musical que nos convoca: Glory to the Brave. Personalmente, lo que me encanta de esta canción es que, además de ser musicalmente perfecta, la letra en cierta forma toma significado para cada uno de los fanáticos individualmente hablando. Todos tenemos alguien a quien dedicársela. Así de simple. Entonces, no queda nada más que cantar cada línea con un sentimiento y una emotividad pocas veces vista. Hablamos de un momento tan personal para algunos, que entrar en detalles es prácticamente innecesario. Los que estuvieron ahí saben de lo que hablo. Solo queda agradecer a HammerFall por la ejecución superlativa.

Para finalizar esta parte del show, Origins y Punish and Enslave mostraron los atributos de los álbumes más “recientes” en comparación a las interpretadas anteriormente. Si bien el recibimiento en relación a cada uno de los clímax ya descritos fue bastante menos eufórico, por ningún motivo decayeron los ánimos y la energía predominante. Ambas fueron recibidas de gran forma y a pesar de no ser de las más esperadas de la noche, estuvieron a la altura de la situación logrando cerrar de manera óptima la primera tanda. Hemos de mencionar también la forma jocosa en que el vocalista presentó a David y Fredrik antes de tocar la perteneciente a “No Sacrifice, No Victory“. El primero volvió con “la cola entre las piernas” a la banda, mientras que el segundo volvió luego de “arrancar” del tour para presenciar el nacimiento de sus dos hijos. Risas y ovación cerrada. Pero si de ovaciones se trata, Pontus y Oskar hicieron que el recinto casi se viniera abajo. Este último sobre todo, quién luego de su presentación realizó la pose característica del archiconocido Triple H, demostrando todo su fanatismo por la lucha libre. Solo bastaba ver su polera con el estampado de “Just bring it” de The Rock o la de “Rated R” perteneciente a Edge. Un tipazo. Finalmente, él mismo se encargaría de presentar a Joacim emulando la entrada del Road Dogg antes de pronunciar el nombre del cantante. ¡Momentazo!

Tras un par de minutos de descanso, rápidamente vuelven todos los músicos al escenario para interpretar el último triplete del setlist. Con total soltura podemos afirmar que Hammer High logró posicionarse dentro del Top 5 de canciones de “estadio” de todo el repertorio. Imposible no cantar el “Hammer high this is a freedom cry/ Hammer high, no one should ask me why/ It’s my life, tell me I will defy/ Hammer high until I die” con el puño en alto, tal como lo pidió Joacim. Luego, muy personalmente Bushido está bastante lejos de ser de mis favoritas dentro de “(r)Evolution“, pero sí debo reconocer todo lo que gana una vez que la tocan en vivo. Al igual que en su anterior visita, el “I’m the warrior, I am/ In the rising sun I stand…” tomó mucha más fuerza que su versión en estudio. Y por último -era que no-, la encargada de poner el broche de oro sería nada más y nada menos que Hearts of Fire. Cánticos, descontrol y un mosh al centro de la cancha. Qué manera de cantar el “Hearts of fire, hearts on fire/ Burning, burning with desire!“. Casi una catarsis colectiva. Lo cierto es que esta es una fórmula conocida y todos sabemos que hay que dejar la vida de principio a fin. Así, tras casi dos horas de show, los suecos comienzan a despedirse frente a una audiencia rendida a sus pies.

A modo de cierre, no queda nada más que agradecer la entrega de cada músico y de los metaleros que prácticamente llenaron la Blondie. Para que un show sea de gran factura se necesitan de ambas partes, y en la noche de ayer, todos cumplimos con nuestra misión. Los coros sonaron estridentes y la energía se mantuvo en lo alto casi sin interrupciones. Como mencionamos al inicio de este review, muchos vimos esta oportunidad como una opción para demostrarle a la banda que por estas tierras siguen teniendo el éxito asegurado. Excelente presentación, la cara de felicidad de todos daba cuenta de ello. ¡Prometieron volver lo antes posible!

Setlist HammerFall

  1. Hector’s Hymn
  2. Riders of the Storm
  3. Bring It!
  4. Blood Bound
  5. Any Means Necessary
  6. Renegade
  7. Dethrone and Defy
  8. Crimson Thunder
  9. Last Man Standing
  10. Let the Hammer Fall
  11. Built to Last
  12. Medley to the Brave
  13. Glory to the Brave
  14. Origins
  15. Punish and Enslave

Encore

  1. Hammer High
  2. Bushido
  3. Hearts of Fire

Live Review: Gino Olivares
Fotos HammerFall: Guille Salazar
Fotos Neogenesis: Fabián Ortega