Noche de debuts fue la que vivimos el pasado viernes. Adrenaline Mob hacía su estreno en tierras nacionales, si bien todos sus integrantes habían estado ya por aquí con sus respectivas bandas de origen. Para los otros jóvenes, los de Halestorm, era una historia distinta, pues ellos sí que pisaban tierras chilenas por primera vez en sus vidas. Nada raro, considerando lo corta que es su carrera. Y aunque los integrantes de Adrenaline Mob ya tienen más años de ruedo en el cuerpo, su quehacer discográfico es también reducido. Para decirlo de algún modo sencillo: ambas bandas venían con apenas dos discos en la mochila (uno y medio en el caso de AM). Poco material que mostrar. Y también el tiempo para exhibirlo ha sido breve.

¿Por qué digo esto? Porque quizás lo anterior tuvo que ver con que la respuesta del público local no fuese lo masiva que uno hubiese esperado para dos bandas de la calidad como las que se nos ofrecían. Porque hay que decirlo: la gente que llegó al Teatro la Cúpula con suerte lograba llenar la mitad del recinto. Lo anterior en todo caso no menguó la calidad del espectáculo entregado por los músicos, ni les privó a ellos ni al público de pasarlo excelente. Lo lamentable pasa más bien por el hecho de que la gente se haya perdido tan buenos shows. Pero bueno, no hay que llorar a los ausentes y sí hay que celebrar a los presentes. Volviendo sobre la actitud mostrada por las bandas: una mezcla de profesionalismo y de saberse novatos en cuanto a producción de material. Sólo eso explicaría su buen ánimo y que actuaran como si estuviesen tocando en un estadio lleno. Bien por ellos y los fans que les acompañaron.

Entrando ya en materia, los primeros en presentarse fueron Adrenaline Mob, liderados por el monstruoso Mike Portnoy y el tremendo Russell Allen, dos genios que son acompañados por los no menos destacables Mike Orlando (guitarra) y John Moyer (bajo). Eran las 21:05 cuando ingresan al son de God’s Gonna Cut You Down, clásico de Johnny Cash; y cuando lo hacen la ovación es inmediata, siendo claramente Russell y Mike los más favorecidos. Unas pocas señas hacia el público y vámonos de inmediato con Psychosane, cuyos grandes riffs pusieron a varios a saltar. Increíble, pero esa sola primera intervención la valió a Allen echarse al público al bolsillo. ¡Qué voz! Y se podían escuchar a varios coreando el “Heavy Thunder blows my mind!” Un gran inicio.

Sin pausa lanzaron Feelin’ Me, donde ya podíamos ver eso que mencionaba al comienzo: ¡la banda pasándolo más que bien! Russell se mandaba uno maicheljacksianos pasos de baile, Moyer y Orlando se divertían haciendo piruetas con su manos al ejecutar los acordes en sus instrumentos. Y Portnoy en lo alto de la tarima no paraba de masacrar las partes de sus kit. Parecía un octópodo, de verdad. Incluso por momentos su clásica pose tocando de pie, gritando y pidiendo más entusiasmo. Luego vino una pequeñísima pausa para un saludo en español y presentar Down To The Floor. Gran cometido técnico de los muchachos. Uno está “acostumbrado” a semejante nivel de calidad, pero la verdad nunca deja de sorprender cuando se presencia algo así en vivo. Lo mismo me hizo pensar el siguiente acto: Angel Sky. Uno lleva años escuchando al gran Russell y tiene clarísimo que es una de las voces más privilegiadas del mundo, pero lo escuchas cantando una pieza como esta allí, en frente tuyo, y no puedes dejar de asombrarte. Lo que hizo el hombre sobre el final quitaba el aliento. Y no menor fue el mini espectáculo montando por Mike Orlando a la hora de ejecutar ese buen solo que tiene la canción. Algo de su cosecha le añadió y el resultado fue una delicia para los oídos.

Continuamos con la prendidísima Indifferent, donde volvimos a ver al gran frontman que es Allen. Interactuaba siempre, ya fuese con sus compañeros, haciéndoles caras u otras bromas; o con el público, haciendo gestos con sus manos y diciéndoles cosas. Ni hablar de todo lo que saltaba ni de sus desplazamientos sobre el escenario. Bien ahí. Gran participación del público también, que invitados por Russell con un “C’mon, let’s do it” se puso a saltar en buen número. Tras esto, un genial mini solo de Portnoy marcaba el inicio de Believe Me, cuyo portentoso coro enganchó a varios en sus versos. Si me preguntan, creo que es uno de los mejores cortes de Omertá (2012) y eso quedó refrendado por la respuesta de los presentes. En seguida vendría un pasaje muy emotivo. El buen Russell hace una pausa para agradecer el recibimiento y para presentar la siguiente canción: All On The Line. Señala que es un tema dedicado a su hijita, quien es autista. Añade que ha sido muy difícil para él y su familia, pero que obviamente la ama mucho. Realmente emotivo ver a uno de tus grandes ídolos así de vulnerable y tan humano. Bastaría decir que hasta lágrimas se descolgaron de los ojos del genio de la voz para entender la magnitud del instante. Monumental interpretación de parte de él y sus compañeros además.

Bien, con Hit The Wall quedó atrás toda la nostalgia y la melancolía de instantes anteriores. ¡Qué potente corte! Y si bien el sonido proporcionado por los técnicos no era perfecto, sí fue lo suficientemente bueno como para poder apreciar todos los detalles. Tras ese enorme despliegue de fuerza vendría uno de los puntos altos de la noche: la colaboración de la vocalista de la banda estelar. Claro, porque tocar Come Undone (de Duran Duran) sin la señorita Elizabeth Hale habría sido un despropósito. Sobre el escenario estaban dos de las veces más potentes de la actualidad, era un enorme momento y la gente así lo entendió. ¡De ahí que el coro se cantara con tanta fuerza! Para finalizar vino un doblete extraordinario: Undaunted, que puso a la mayoría a saltar; y ese inmortal clásico de Black Sabbath que es The Mob Rules, una composición que con el poderío de Allen le hace mucha justicia al registro original con San Ronnie James Dio en la voz.

Una muy sólida presentación de los estadounidenses, llena de técnica y potencia. Con actuaciones particulares de Portnoy y Allen superlativas, y donde Moyer y Orlando supieron ir lucir sus cualidades. Buena recepción para una banda que, como dijimos antes, y pese a poseer en sus filas a figuras muy conocidas, tiene recién un disco y su obra no es tan conocida.

Setlist Adrenaline Mob:

01. Psychosane
02. Feelin’ Me
03. Down To The Floor
04. Angel Sky
05. Indifferent
06. Believe Me
07. All On The Line
08. Hit The Wall
09. Come Undone (cover de Duran Duran)
10. Undaunted
11. The Mob Rules (cover de Black Sabbath)

Es lamentable tener que iniciar esta parte de la crónica señalando que al terminar la presentación de Adrenaline Mob, varios de los concurrentes se retiraron, evidenciando cierto desinterés por Halestorm. ¿Por qué? Vaya a saber uno. Quizás los que fueron querían ver algo más Heavy/Progresivo y la propuesta de los hardrockeros Halestorm no les satisface. O tal vez no los conocen. O quizás tenían que agarrar el Metro antes de que lo cerraran. Ahora, yo me pregunto: ¿pagar más de veinte mil pesos para escuchar once canciones? ¿En serio, muchachos…? Raro, por decir lo mínimo. Igual no faltó la gente que llegó sobre la hora sólo para ver a Halestorm, algo que ayudó a disimular el decrecimiento en la cantidad de asistentes.

Como haya sido, cuando eran las 22:32 los hijos de Pensilvania comienzan a llenar el escenario. El primero fue Arejay y su llamativa chasca roja-fucsia. Rápidamente se fue a ubicar tras su batería y en seguida se suman el guitarrista Joe Hottinger y Josh Smith, a la derecha e izquierda del escenario respectivamente. Segundos más tardes llega ella y todos en la Cúpula comienzan a ovacionarla. Y es que claro, gran parte del atractivo que genera Halestorm está marcado por el de su vocalista y segunda guitarra Elizabeth “Lzzy” Hale. Increíble la admiración que despierta ella. Una especie de heroína para las chicas y un monumento a la belleza para los chicos.

No hubo mayores sorpresas sobre el arranque, pues el corte seleccionado para arrancar la fiesta fue Love Bites (So Do I), de su último álbum. Los cientos de asistentes que se quedaron reaccionaron de inmediato y de pronto todos estaban saltando con los puños en alto. Lo anterior puso en evidencia que, pese a no ser un público multitudinario, sí iba a estar muy motivado. Esto a su vez entusiasmó a la banda, que desde el inicio y hasta el final dio siempre lo mejor de sí. Con un “¡¿Qué pasa Chile?!” en perfecto español, Lzzy da comienzo a It’s Not You, también de su disco debut. Un gran primer acto, muy enérgico.

El Hard Rock continuaba de la mano de cortes de su segundo disco, como son Freak Like Me y la Heavy You Call Me A Bitch Like It’s A Bad Thing, con las que Lzzy volvió a exhibir su poderosa voz, que afortunadamente se vería potenciada por una buena calidad de sonido. Destacable cómo la gente coreó el entretenido coro de Freak Like Me y empuñó sus puños al ritmo de esos “¡Eh! ¡Eh!” que presenta. Y con Dirty Work dio muestra de que los tacos de diez centímetros no es impedimento para saltar sobre el escenario. ¡Gran mérito! Luego con Innocence mostraron que el medio tiempo se les da bien, mientras daban oportunidad a la gente de cantar con fervor, lo que me llamó la atención, puesto que no sabía que esta canción en particular fuese tan reconocida. Punto aparte esa transición de tonos medios a altos que Lzzy ejecutó de forma prodigiosa.

Posteriormente vino la que, para mí, es la mejor canción de Halestorm: la tremenda Rock Show. ¿Cómo conviertes la temática de la experiencia de ir a un concierto en algo tan magnífico y épico? Inexplicable. Lo que sí entiendo es que un tema llamado “Rock Show” no puede faltar en un concierto de Rock, menos uno que exprese tan bien lo hermoso que es vivir un concierto y de lo bello que es corear una de tus canciones favoritas. Por el amor a la música, ¡fíjense en lo monumental que es ese estribillo! Es el canto por el canto; el Rock en nombre del Rock. ¡Soberbio momento! Los más fanáticos no pararon de cantar, y el coro sonó en verdad impresionante. En seguida la banda abandona el escenario y deja en solitario a Elizabeth quien, no sin antes interactuar con el público y demostrar su gran calidez y dulzura, comenzó a interpretar junto a un teclado la bonita Break In, precioso instante de pura pasión y sentimiento. E impecable presentación de la joven voz. Vuelven los demás y con una Lzzy al fin sin guitarra (esto le permitió más movilidad) ejecutan Familiar Taste Of Poison, que continuó con ese aire calmo y tranquilo de esta tramo del concierto. Buena disposición del repertorio.

Después de eso se retiran todos, excepto Arejay, pues era su turno de demostrar que el talento es cosa de familia en los Hale. ¡Pedazo de solo! No solamente demostró una buena técnica, sino también un gran sentido del espectáculo. Buena parte del solo la tocó a mano pelá. Luego sacó unas baquetas gigantes (que generaron risas), todo sumado a un hiperquinético ritmo. Por momentos se parecía a la Rana René cuando le daban esos ataques de histeria y se zangoloteaba como desquiciado. Muy entretenido de ver. Al terminar el pelifucsio señala lo hornado que se siente al compartir gira con alguien que para él es una leyenda, como Portnoy. A continuación dice “y hablando de leyendas”, para comenzar a entonar con su voz el memorable riff de Heaven And Hell. Eso indicaba que era la hora de proseguir con un grandioso cover a El Más Grande: Ronnie James Dio. ¿El tema elegido? ¡Straight Through The Heart! ¡Qué bien Lzzy! Porque hay que atreverse para hacer una tema de Dio, y hay que ser crack para que no te salga mal. Bonito regalo.

Avanzamos y la encargada de mantener los espíritus en alto fue Daughters Of Darkness, que más bien parece un himno de batalla, no solo por su letra, sino que también por ese bélico ritmo y es estridente “na na na”. ¡Cómo le llega a las chicas! ¡Cómo cantaban! Algo similar ocurre con Mz. Hyde, muy bien recibida. Iniciaba de forma normal, pero en seguida hacen una pausa y después Lzzy grita “Mz. Hyde” con su mejor voz gutural. Allí el Heavy Metal explota y todos se ponen a saltar. Luego llegaron I Get Off y la emotiva Here’s To Us, muy apropiada como última canción, pues fue como una forma de decir “salud por todos los que estamos aquí”. Excelente canción, es un “canto a la vida, a la dicha”, pero no al amor. La banda se retira pero de inmediato vuelve para regalar otro de sus cortes más reconocidos (gracias a su video promocional): I Miss The Misery. Potente final, con todos coreando y entregados por completo a la banda.

Me parece que más allá de la discreta convocatoria, fue un gran recital tanto para las bandas como para los fanáticos. En el caso de Halestorm, dio la impresión de que el grupo entiende que el mercado latinoamericano (y el chileno en particular) es un territorio aun por conquistar, y que esto no fue más que un primer paso. El camino que les queda por recorrer es largo, y seguro los traerá de vuelta a nuestro país. Quien sabe, tal vez la próxima vez vuelvan como una banda ya consolidada. Hasta entonces, habrá que guardar el recuerdo de esta gran presentación.

Setlist Halestorm

01. Love Bites (So Do I)
02. It’s Not You
03. Freak Like Me
04. You Call Me A Bitch Like It’s A Bad Thing
05. Dirty Work
06. Innocence
07. Rock Show
08. Break In
09. Familiar Taste Of Poison
10. Solo de batería de Arejay
11. Straight Through The Heart (cover de Dio)
12. Daughters Of Darkness
13. Mz. Hyde
14. I Get Off
Encore:
15. Here’s To Us
16. I Miss The Misery

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

 

8 comentarios
  1. Francisca Aurora Becerra Yáñez Dice:

    Hey! Más que a la rana René, Arejay se parece a Animal de los Muppets, de hecho así le llaman los demás miembros de la banda.

  2. Mt Trve Dice:

    Estuvo la raja Adrenaline Mob, hace tiempo que no disfrutaba tanto un show, eso logra Mike Portnoy al verlo en vivo, un master

  3. CuliaoPerver Dice:

    y nadie de los fotógrafos o fotógrafo le saco fotiwis a esos cachetitos de la loca que esta bastante agraciada :c

  4. sergio Dice:

    estubo increible, al final de adrenaline mob el comentario gral .. la mediaaaa bandaaa weoo ohhhhh
    y halestorm lo mejor que ha salido en el ultimo tiempo en el rock.

  5. Karla Dice:

    solo puedo decir que no solo para los chicos Lzzy es una belleza, para las mujeres igual, somos Lzzbians por ella <3 la amamos *-* y tendríamos sexo salvaje con Mz.Hyde :$ eso

Los comentarios están desactivados.